null: nullpx
disciplina

Aprende la técnica de las tres llamadas de atención: dejarás de regañar a tus hijos mil veces

Publicado 4 Ago 2021 – 06:08 PM EDT | Actualizado 4 Ago 2021 – 06:08 PM EDT
Reacciona
Comparte

Si tienes hijos es probable que alguna vez te hayas peleado con ellos o hayas levantado la voz porque no hacen caso. Sin embargo, no es bueno que les llames la atención una y otra vez porque al final aprenden que no hay consecuencias y terminan ignorándote.

De acuerdo al Instituto de la Mente Infantil, si un niño tiene problemas constantes con su comportamiento puede ser porque no han desarrollado las habilidades necesarias para lidiar con la frustración y el enojo.

Los berrinches son parte normal de una niñez sana, puesto que son una señal de que los niños están aprendiendo sobre independencia y desarrollando opiniones.

Es por ello que es necesario disciplinar, esto quiere decir enseñarle al niño a distinguir entre lo que está bien y lo que está mal. Los regaños son parte de la educación, pero la disciplina no se trata únicamente sobre ellos.

Según la Asociación Americana de Psicología, el estilo de paternidad más efectiva es la autoritaria. En éste los padres son cariñosos, pero firmes al establecer límites.

Los papás autoritarios explican las reglas, razonan y escuchan el punto de vista de su hijo. Esto provoca que los pequeños crezcan como personas controladas, curiosas y amistosas.

De acuerdo a un estudio publicado por la Sociedad para la Investigación del Desarrollo infantil, educar con gritos puede resultar en adolescentes con problemas de comportamiento y depresión.

Técnica de las tres llamadas de atención

La técnica de las tres llamadas de atención es importante porque los niños aprenderán a obedecer y tú no tendrás que gritar.

Cuando un niño recibe una llamada de atención se le da la oportunidad de cambiar su actitud y aprende que sus acciones tienen consecuencias.

Para que sea eficaz, esta técnica debe comenzar a usarse desde pequeños, porque de grandes podrían ya estar acostumbrados a los regaños sin repercusiones.

Primera llamada

La primera vez estás haciendo un pedido, así que debes estar calmada y tranquila, y pedirle que haga las cosas por favor. Explícale el motivo de tu solicitud para que comprenda.

Segunda llamada

Si te ignora la primera vez, vuelve a decirle, pero esta vez usando un tono más severo para que sepa que estás hablando enserio. No grites, si suenas enojada podría ser menos efectivo.

Tercera llamada

La última llamada de atención debe ser más firme y contundente, pero recuerda no enojarte. Ya no es una solicitud, ahora es una orden.

Durante esta llamada es importante que se incluya la consecuencia. Como: “si no lo haces, no puedes ver la tele en la noche”.

Dale unos segundos a tu hijo para que realice lo que le pediste, si no lo hace es momento de cumplir la consecuencia o no te tomará enserio.

Si hizo lo que pediste, puedes reforzar su comportamiento y premiarlo con un abrazo o una felicitación, no con algo material.

Si comienzas a usar esta técnica debes ser constante. No puedes usarla unos días si y otros no porque entonces no funcionará. Cuéntanos si ya la has utilizado y si te funcionó.

Disfruta estas canciones infantiles con tus pequeños:

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte