null: nullpx
Fashion Week

Si el promedio de la mujer estadounidense es talla 14, ¿por qué en NYFW desfilan solo mujeres talla 0?

Aunque los estudios dicen que en Estados Unidos hay más de 100 millones de mujeres plus-size y aunque los investigadores reporten que las mujeres en promedio se acercan cada vez más a la talla 18, los diseñadores siguen haciendo ropa diminuta en la que solo unas cuantas caben.
12 Sep 2016 – 4:44 PM EDT

No es difícil entender por qué a tantas mujeres les cuesta relacionarse con eventos como la Semana de la Moda en Nueva York, un compendio de pasarelas y fiestas que son a todas luces excluyentes, llenas de parafernalias incomprensibles para muchas y sobre todo, protagonizadas por cuerpos que poco o nada tienen que ver con la mujer común que camina las calles no solo de Nueva York sino de cualquier ciudad. Si bien la moda se hizo para soñar, se hizo también para vestir el cuerpo, pero esa segunda función parece cada vez más quedar en el olvido.

Así, desde que se inició la semana de la moda de la Gran Manzana el pasado 8 de septiembre, poco o nada hemos visto de ese reclamo que se escucha en tantos lugares por ver mujeres de cuerpos más reales. Pero, ¿por qué los diseñadores insisten en hacer tallas pequeñas si los estudios comprueban que la mujer promedio en Estados Unidos está más en las tallas 16 y 18, que incluso en la talla 14 con la que desde 2004 se vistió la mayoría.


Un estudio publicado el 8 de agosto de 2016 y realizado por el Departamento de Ropa, Mercancía y Diseño de Washington State University ha revelado que las mujeres plus-size cuentan con tan pocas ofertas en el mercado, que hasta tienen que usar ropa de hombre para ejercitarse porque no se espera que una mujer de talla grande trabaje en su físico. “Si una mujer quiere ser fashionista sencillamente tiene que perder peso. Las grandes compañías se excusan en la idea de que no quieren apoyar y condonar la obesidad”, dice la investigadora Deborah Christel.


El refinado académico y crítico de moda Tim Gum (que recordamos por ser el jurado del reality Project Runway) también ha llamado la atención sobre este asunto: “¿Por qué los diseñadores y las marcas masivas se rehúsan a hacer ropa grande si más de 100 millones de mujeres son plus-size en Estados Unidos, y en los últimos tres años han aumentado su consumo de ropa más que cualquier otra talla?”, increpa molesto en una reciente columna del Washington Post (que se hizo viral), en donde además asegura que muchos de sus íntimos amigos diseñadores simplemente le han dicho que "no les interesa ese tipo de mujer".

Pero ¿qué razón hay para que una mujer con curvas y redondeces no pueda lucir bella y a la moda, si en realidad, y eso lo saben todos los expertos en moda, vestirse bien va más de un juego de proporciones, siluetas y materiales que de tallas? ¿Por qué la ropa bella, vanguardista, impactante, que se encuentra en el escaparate en tallas 0, 2 y 6 simplemente no existe en talla 14? ¿Es de verdad esto un asunto de cuánta tela se usa en la ropa?

Las tallas se crearon en la década de los años 50, cuando después de mandar emisarios del departamento de agricultura de los Estados Unidos a medir muchos cuerpos se buscó encontrar unas medidas promedio que agruparan al conjunto de la población. Luego, sin embargo, el mercado empezó a determinar libremente qué medidas le correspondían a una talla y a otra, y con el arribo de los nuevos ideales lánguidos de belleza en los años 60, las tallas se fueron haciendo cada vez más pequeñas. Las demandas del mercado también le exigieron a los diseñadores hacer más por menos y eso afectó sin duda el tamaño de las tallas. Más ropa, menos tela, pareció ser la consigna.


Según un informe entregado por Bloomberg, en mayo de este año solo un 8,5 % de los vestidos que tenía Nordstrom en su tienda online eran plus-size, la marca J.C. Penny´s alcanzaba el 16%, mientras que Nike tenía solo 5 piezas y aunque en la Semana de la moda de Nueva York algunos creadores como Christian Siriano intenten cambiar esta realidad, lo cierto es que de las pasarelas solo podemos concluir una cosa: para las mujeres con curvas comprar ropa va a seguir siendo una tortuosa, aburrida y casi imposible tarea.

Lea también:


RELACIONADOS:Fashion WeekPlus-sizeModaTrendingPasarela

Más contenido de tu interés