null: nullpx
Cambios en el Cuerpo y Tatuajes

No vas a creer dónde termina parte de la tinta de tus tatuajes

Publicado 4 Jul 2018 – 01:14 PM EDT | Actualizado 19 Ene 2021 – 10:53 AM EST
Reacciona
Comparte

Quizás estás planeando hacerte un tatuaje o tal vez ya tienes alguno, ¿pero te has puesto a pensar a dónde va la tinta y cómo afecta a tu cuerpo?

La creciente popularidad de los tatuajes hace que los científicos vean como una necesidad estudiar no solo los procesos de higiene en la realización de estas obras de arte en la piel, sino también los compuestos químicos de las tintas.

El estudio publicado en Nature Research Journal demostró por primera vez a dónde se van las partículas de la tinta de los tatuajes.

Para la investigación se usaron tejidos de cadáveres y técnicas de fluorescencia de rayos X. También se requirieron métodos para detectar el transporte de pigmentos orgánicos, metales pesados y dióxido de titanio. Es decir, todo lo que contienen las tintas.

Como muchos saben, los tatuajes se forman mediante depósitos de tinta en la dermis, pero lo que halló este estudio es que la tinta no se queda completamente ahí. Hay partículas que viajan a los ganglios linfáticos por medio de las células fagocitas.

La investigación de este fenómeno sería de gran utilidad, pues los ganglios linfáticos se encargan de combatir las infecciones del cuerpo. «Funcionan como filtros, y atrapan virus, bacterias y otras causas de enfermedades antes de que puedan infectar otras partes del cuerpo», precisa Mayo Clinic.

Entre los descubrimientos del experimento, se encontró que los colores naranja, rojo y verde alojaron partículas en los ganglios linfáticos. Sin embargo, no se encontraron rastros de color negro, al menos con este método. También se demostró que la tinta blanca genera reacciones cuando se expone al sol, por ejemplo, cicatrización retardada, queloide o comezón en el proceso de sanación.

Aún no se sabe a ciencia cierta cómo la tinta puede afectar nuestros ganglios linfáticos y si esto nos debilita para combatir enfermedades, pero este tipo de estudios podrían ayudarnos a que los tatuajes sean cada vez más seguros.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte