null: nullpx
Cuidado de los ojos

El «ladrón silencioso de la vista»: síntomas que denotan que podrías tener glaucoma

Publicado 12 Mar 2019 – 03:31 PM EDT | Actualizado 13 Mar 2019 – 09:53 AM EDT
Reacciona
Comparte

Poco se sabe sobre el glaucoma, pero es importante informarse porque puede ocasionar daños irreversibles en la visión y no suele presentar síntomas que nos alerten con anticipación. Por este motivo, los especialistas suelen llamarlo « el ladrón silencioso de la vista».

La buena noticia es que con un diágnostico a tiempo y un tratamiento adecuado los pacientes con glaucoma no necesariamente pierden su visión. Esta enfermedad puede aparecer a edades muy precoces, pero por lo general, ocurre mayoritariamente después de los 40 años.

Siendo sus síntomas nulos o imperceptibles, es sumamente imporante que nos prestemos a un examen ocular completo, que incluya la toma de la presión ocular. Una vez que el daño de la enfermedad se instaló en nuestro organismo es muy difícil revertirlo.

Qué es el glaucoma

En términos generales el glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. Por lo general, esto sucede cuando se acumula fluido en la parte de adelante del ojo, causando el aumento de la presión ocular y, por ende, el daño del nervio óptico.

El 50% de los pacientes con glaucoma no saben que padecen esta enfermedad y es una de las principales causas de ceguera en personas mayores a 60 años.

Los síntomas del ladrón silencioso de la vista

Como antes mencionábamos, es muy dífícil que aparezcan síntomas para una detección temprana del glaucoma. Sin embargo, existen excepciones donde se presentan presiones muy altas.

Por lo general, cuando el paciente se acerca al oftalmólogo o a la consulta profesional es porque ya percibe disminución en el campo visual y ello significa que la instancia ya es tardía.

Es primordial que el especialista pueda tratar la enfermedad en una instancia temprana. Tratándose de forma rápida y oportuna es muy probable que la vista se pueda conservar.

El diagnóstico del glaucoma

El glaucoma se puede diagnosticar en una consulta de rutina con el oftalmólogo. Además de encontrar la presión ocular alta, el especialista puede hallar anomalías en el nervio óptimo o algún otro indicio que, al estudiar, podrían dar con el diagnóstico de la enfermedad.

Claro que además existen algunos factores de riesgo. El oftalmólogo puede reparar en antecedentes familiares del paciente, en características como la miopía o características propias del globo ocular de la persona.

Tratamiento y posibles mejoras de la enfermedad

Si bien el daño ocasionado no puede revertirse ya que es permanente, existen tratamientos del glaucoma para detener su avance a base de medicamentos o de cirugía.

  • Es muy común que el oftalmólogo elija iniciar un tratamiento de gotas diario, para disminuir la presión del ojo.
  • Cirugías láser en centros ambulatorios: muchas veces se realizan en el mismo consultorio oftalmológico. Depende de las características del glaucoma, el especialista puede utilizar rayos laser para lograr que el ángulo de drenaje funcione mejor o bien para crear un pequeño orificio en el iris.
  • Cirugías en quirófano: aquí directamente el médico intenta crear un nuevo orificio de drenaje, para que el humor acuoso pueda abandonar el ojo.

Lee también:

Reacciona
Comparte