null: nullpx
Cuidado de la piel

¿Quieres que tu piel se vea joven y fresca? Entonces deja de cometer estos errores

Publicado 25 Feb 2019 – 11:00 AM EST | Actualizado 25 Feb 2019 – 11:00 AM EST
Reacciona
Comparte

Los años pasan, uno crece y tu cuerpo, quieras o no, envejece. Sin embargo, existen personas que se ven al menos diez años más jóvenes de lo que son. La genética puede tener mucho que ver con ello, pero también existen varios hábitos o decisiones que tomas día con día y que influyen en qué tan mayor te ves.

Te presentamos 14 hábitos que sigues todos los días y que te pueden hacer ver con más años de los que tienes. Evítalas y luce más joven.

Dejar el protector solar sólo para la playa

Playa, arena, sol, mar... ¿protector solar? Probablemente sólo ocupas protector solar cuando vas a la playa o disfrutas de un día en la alberca. Sin embargo, es necesario que dejes de usarlo exclusivamente en esas situaciones y lo hagas parte de tu rutina del día a día.

Además, no creas que un cielo nublado te protege del sol. De acuerdo con la Skin Cancer Foundation, en un día completamente nublado, hasta un 40 por ciento de la radiación ultravioleta del Sol llega a la Tierra y ¡todos esos rayos están llegando directamente a tu piel!

Con base en un estudio publicado por la Academia Americana de Dermatología, se estima que el 90 por ciento del envejecimiento de la piel es causado por el sol.

Asimismo, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Queensland, Australia, las personas que usan diariamente protector solar con un SPF de 15 o superior, muestran un 24% menos de envejecimiento en la piel que aquellas que no usan protector solar todos los días.

Más allá que el sol te envejece, éste es uno de los principales causantes de cáncer de piel. Un estudio publicado en el British Journal of Cancer demostró que alrededor del 86 por ciento de los casos de melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel, pueden atribuirse a la exposición a los rayos UV del sol.

Aunado a esto, un artículo de la American Society of Clinical Oncology sostiene que el uso cotidiano de protector solar SPF 15 o superior reduce el riesgo de desarrollar melanoma en un 50 por ciento. Realmente lo mejor que puedes hacer es ocupar protector solar todos los días.

No lavarte la cara en la noche

Cuidar tu piel es primordial para limitar los efectos del envejecimiento. Una de las acciones más sencillas que en ocasiones uno no hace, es lavarse la cara en la noche, antes de dormir.

Por más cansado que estés y por muy tentadora que se vea tu cama después de un día pesado, es muy importante que te des el tiempo para desmaquillarte y lavar tu rostro.

Al hacerlo retiras el maquillaje, aceites y demás suciedad que la contaminación del día provoca. Además de evitar problemas como acné, una piel limpia te permite tener una mejor renovación celular.

Permanecer mucho tiempo sentado

Piensa en todas las horas que permaneces sentado. Mientras esperas en el tráfico en tus trayectos casa-trabajo-casa, frente a la computadora en la oficina, durante tus comidas, mientras ves la televisión, etc. Son muchas, ¿verdad?

Lamentablemente, estar sentado durante varias horas puede causar diferentes daños en tu salud. Desde obesidad y problemas cardíacos, hasta envejecimiento.

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de California, en San Diego, demostró que las mujeres que pasan al menos 10 horas al día sentadas y con una actividad física baja, envejecen más rápido que las mujeres que son menos sedentarias.

Tal vez no puedes evitar estar sentada tanto tiempo, pero sí puedes incluir más actividad física durante tu día a día. Por ejemplo, puedes subir por las escaleras en lugar de ocupar el elevador. Basta con dedicar 20 minutos al día para tener una rutina de ejercicio efectiva. La actividad física es una excelente forma de combatir el proceso de envejecimiento.

Dormir boca abajo

Tal vez no lo habías pensado, pero la forma en que duermes tiene una repercusión en las lineas de expresión que se pueden generar en tu rostro.

De acuerdo con la dermatóloga Debra Jaliman, existen lineas de expresión que coloquialmente se llaman 'sleep lines' (líneas de sueño), las cuales se generan porque duermes con tu cara hacia la almohada.

Dormir con tu rostro apuntando a la almohada por una noche no te creará líneas permanentes. No obstante, si es tu posición favorita para dormir, con el paso del tiempo sí puede provocártelas.

No usar lentes de sol

Ante los fuertes rayos del Sol, uno suele entrecerrar los ojos para protegerse. Esta acción puede provocar arrugas importantes, por ejemplo aquellas que se conocen como "patas de gallo" y que se forman a un lado de los ojos.

Además de que los lentes de sol protegen tus ojos de los rayos UV, estos evitan que te arrugues prematuramente. Es importante que busques gafas que tengan protección contra los rayos ultravioleta, tanto UVA como UVB.

Procura que tengan un bloqueo del 95% al 100% y si son polarizados, mucho mejor. Las gafas polarizadas reducen el brillo del agua, la arena y la nieve.

Pocas horas de sueño

Sabemos que el ritmo de la vida actual muchas veces nos lleva a tener pocas horas de sueño. No obstante, es importante que dentro de lo posible procures tener un buen descanso.

La Universidad Case Western de Nueva York realizó un estudio donde demostró que dormir poco y tener una mala calidad de descanso acelera el envejecimiento.

El sueño es importante para la renovación de múltiples sistemas fisiológicos, entre ellos el que provoca la regeneración de tu piel.

Mirar tu celular por mucho tiempo

Probablemente no pienses que mirar tu celular sea un hábito que te hace envejecer. No obstante, esta "inofensiva" acción genera un fenómeno conocido como tech neck (cuello tecnológico).

El tech neck surge a partir de mirar constantemente tu celular, computadora portátil o tableta. La inclinación hacia abajo que dicha acción te orilla a hacer, poco a poco cambia la anatomía de tu cuello.

Esta constante inclinación no solo afecta la estructura de la columna, también puede desencadenar la pérdida prematura de la firmeza en el cuello, así como el desarrollo de líneas de expresión y arrugas alrededor de él.

Bronceado artificial

Ya sabemos que los rayos UV del sol son de los principales factores de envejecimiento y cáncer de piel. Imagina ahora el daño que causa introducirte en una cama solar, donde los rayos UV deliberadamente afectan a tu cuerpo para conseguir un bronceado artificial.

De hecho, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer considera a los dispositivos de bronceado ultravioleta (UV) en su Grupo 1 de la lista de agentes que causan cáncer.

Un cóctel o cerveza en cada salida

Salir a un bar o de fiesta con tus amigos puede significar uno, dos o varios tragos o cervezas. No obstante, beber tus cocteles favoritos cada vez que sales no le hace ningún bien a tu cuerpo.

De acuerdo con Colin Milner, fundador de International Council on Active Aging, el alcohol deshidrata todo el cuerpo y eso incluye tu piel.

Asimismo, cuando el alcohol se metaboliza funciona como un vasodilatador, es decir, ensancha los vasos sanguíneos que llevan la sangre. En el caso específico de tu rostro, esto puede causar enrojecimiento, hinchazón y manchas.

El alcohol también puede tener un gran impacto negativo en tu nivel de vitamina A, la cual es un antioxidante muy importante para tu piel y cuerpo, además de que es vital en la regeneración de nuevas células.

Sumado a eso, la vitamina A es muy importante en la producción de colágeno. Cuando tienes cantidades bajas de colágeno, pierdes elasticidad en tu piel.

La clave es la moderación. Una o dos copas está bien. El punto es que no olvides que el alcohol es una toxina que en exceso le hace daño a tu cuerpo.

Fruncir demasiado el ceño

Sí, a veces fruncimos el ceño. Es un gesto natural ante un enojo o situación desagradable. No obstante, en otras ocasiones parece ser un gesto automático de nuestro rostro cuando ni siquiera hay razón para estar así.

Estar mucho tiempo con el ceño fruncido invariablemente te llevará a generar arrugas, principalmente en la frente. Piensa en las veces que lo haces, como cuando lees o estás concentrado, sé consciente de ello y procura evitarlo.

Un estudio de la Universidad de Berlín demostró que las arrugas generadas por este tipo de gestos (muchas veces no intencionados) son percibidos por los demás como verdaderas muestras de enojo.

Las arrugas tristes o de disgusto que se muestran en nuestro rostro, pueden ser percibidas como tales y tendrán un impacto en las opiniones que generen los demás sobre nosotros.

Tomar bebidas con popote

Sabemos el daño ecológico que causan los popotes. Por ello, día con día hay menos personas que los utilizan y optan por tomar sus bebidas sin estos plásticos.

Si necesitas otra razón para dejar de utilizar este objeto, piensa en las líneas de expresión que generan alrededor de tus labios. Sí, por muy extremo que parezca, fruncir los labios para beber con popote puede causarte arrugas.

Comida chatarra

No debería sorprendernos: tener una dieta donde la comida chatarra predomina, es malo para tu salud. Independientemente de que puede provocarte enfermedades cardiovasculares o diabetes, también puede afectar significativamente tu aspecto.

En el libro The RealAge Makeover, el doctor Dr. Michael Roizen comenta que «una dieta deficiente, llena de grasas saturadas y grasas trans y cargada de calorías, acelera el envejecimiento... Una mala dieta puede hacerte lucir hasta catorce años mayor».

Además, una dieta alta en azúcar (panquecitos, caramelos, postres y demás antojos dulces) afecta a las proteínas de colágeno y elastina de la piel.

Fumar

Existen cientos de estudios e investigaciones que explican y muestran los daños del cigarro. Fumar es uno de los peores vicios que afectan tu salud.

Dentro de las muchas consecuencias negativas de este hábito se encuentra el envejecimiento de tu piel. Un estudio comparativo entre gemelos (uno fumador y otro no) de la Universidad Case Western Reserve, Ohio, demostró que fumar desarrolla un envejecimiento prematuro.

Los efectos del cigarro en el rostro se notan principalmente en arrugas cerca de los párpados, en la papada, alrededor de los labios, así como bolsas debajo de los ojos.

No dejar ir resentimientos

Guardarte ira, estrés, resentimientos y demás cargas que uno acumula día con día no sólo puede generarte problemas de salud, también es un factor en el envejecimiento prematuro.

Una investigación de la Universidad de California, en San Francisco, demostró que la depresión a largo plazo puede estar asociada con el envejecimiento y mortalidad temprana.

Además, se ha demostrado que los altos niveles de enojo pueden ser un factor de riesgo para generar enfermedad coronaria (cuando las arterias coronarias se angostan y limitan el paso de sangre al corazón).

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte