Así se Vive Mejor Hogar

'Tips' para cuidar tus plantas de interior

Te dejamos algunas interesantes sugerencias para ayudar a tus plantas de interior a crecer sanas y hermosas.

Texto: Macarena García

Como son una parte importante de la decoración y una forma de purificar el aire de tu hogar, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a cuidar tus plantas de interior, para que crezcan bellas y saludables.

Limpieza: Es un paso importante para mantenerlas sanas y libres de plagas, además de hermosas. Aprender a limpiarlas no es difícil y existen varios métodos para hacerlo.

Desempolva las plantas: No es necesario comprar un limpiador caro o especial, puedes usar el detergente líquido con el que lavas la vajilla. Friega las hojas con una gasa o una toalla de papel humedecida. También puedes colocar el detergente líquido diluido en una botella rociadora.

Puedes incluso lavar tus plantas bajo la regadera del baño o en el fregadero con un pulverizador. Resultan métodos efectivos para combatir algunas plagas y ofrecerles a tus especies la humedad que necesitan.

Al limpiarlas: Incluye el lado inferior de las hojas, prestando atención a los tallos y al suelo. Nunca dejes el follaje muerto sobre la tierra, porque podría favorecer el desarrollo de plagas y enfermedades.

Inmediatamente después de regarlas, sacúdeles suavemente el agua y no las expongas al sol hasta que estén secas. Cuidado: evita que les quede agua en sus hojas durante demasiado tiempo, pues podrían comenzar a deteriorarse.

La luz: es una parte importante del cuidado de las plantas de interior. Con el fin de proporcionarles la cantidad adecuada, asegúrate de revisar la etiqueta de la especie cuando la compres. Y si fue un regalo, pregúntale a quien te la dio qué tipo de luz requiere.

Fuentes de luz: En general, una planta de interior necesita luz directa (brillante) o indirecta. La primera proviene de una ventana y será más brillante si está orientada al sur. La luz indirecta deriva de una bombilla o de la luz solar filtrada por una cortina, por ejemplo.

Tiempo de exposición: Además, estas plantas demandan distintas intensidades de luz. Si las instrucciones piden “luz alta”, esta especie requiere 5 o más horas de luz brillante. Las que indican luz media, deben estar expuestas a varias horas de luz brillante o indirecta.

Ubicación: Las plantas que necesitan poca luz, por lo general pueden ubicarse en habitaciones sin ventanas, aunque deberían recibir algún tipo de iluminación. Si el espacio no tiene ventanas y las luces permanecen apagadas la mayor parte del tiempo, no sobrevivirá.

Pódalas: Quitar las hojas y tallos muertos o enfermos, ayuda a prevenir que las plagas se propaguen y a mantener la planta en su tamaño adecuado. Además, retirar la punta de los tallos y de las hojas más altas, beneficia el crecimiento de los brotes secundarios.

Riego: Como regla general, aquellas cultivadas en suelos bien drenados, en un recipiente de tamaño adecuado, deben regarse cuando la parte superior de la tierra esté seca.

Los cactus y suculentas necesitan menos agua, y las plantas que tienen flores, un poco más. Ten en cuenta estos datos, ya que el exceso de riego podría matar a tus especies.