null: nullpx
colores para decorar

Decoración de interiores y el uso del color

Publicado 15 Oct 2012 – 10:11 AM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Como diseñadora y decoradora de interiores siempre he escuchado y leído de parte de los especialistas que el color no existe, y de ahí surgen montones de gráficos que aluden a esta idea. Lo cierto es que, llanamente hablando, el color en su concepción puede ser la mezcla de miles de químicos pero desde la percepción visual, sí lo comprobamos y en la decoración de interiores tiene un papel fundamental. Pues aquí voy a comentarles algunos tips de la teoría del color, muy en general, ya más adelante iremos entrando en particularidades.

Teoría del color en la decoración

El color es un tema muy paradójico en el momento decidirse por la decoración de un espacio. Muchas veces sujeto a preceptos establecidos por nuestra educación, familia, y otras por un gusto más creado por la misma persona. También puede darse el caso de justificar determinada selección con la temporada que se vive o lo más común seleccionar una idea que hemos visto en un catálogo de diseño.

Lo cierto es que lo que nos lleva a elegir los colores para decorar nunca tiene consigo una “ teoría del color” bien explícita porque en muchos casos carecemos de este conocimiento. Debido a ello, queriendo copiar ideas que nos gustan a simple vista, muchas veces perecemos en el acto porque los espacios no cumplen las mismas funciones que el nuestro, no conviven con las mismas áreas a sus alrededores o simplemente físicamente no concuerdan. Estos son unos de los principales errores que, por no saber lo básico, nos relevan resultados luego catastróficos o nos dejan simplemente insatisfechos.

Algunos consejos para decorar con colores

En esta ocasión quisiera solo hacerles caer en la cuenta de los valores emotivos, psicológicos, simbólicos o semánticos a los que puede estar sometida una selección de color. Todo esto aparejado a nuestra cultura, educación, experiencia y por supuesto arraigo social.

Decir que el rojo es el color de la pasión (y siempre acudo a este ejemplo para ilustrarlo) no es para nada un código, por el contrario, esta frase es fruto de la pura experiencia de aquel que así lo menciona. El rojo para mí puede ser pasión pero para alguien vinculado a la política puede tener otro significado y para otra persona que vive en la guerra pues puede ser hasta la más pura traición.

Por lo tanto, no existen cánones que añadan un color o matiz a determinado sentimiento o expresión o estado de ánimo. Sí existen estudios y se han logrado hacer analogías de este tipo pero desde una óptica muy general y conservadora siempre enfocados en el aspecto psicológico de quien lo consume. 

Resultados en la decoración

El color por tanto no es más que un adjetivo a nuestras sensaciones y esta teoría no es más que la base de cualquier solución tanto tridimensional como gráfica, de ahí que seamos tan ricos en variantes de diseño en cualquier esfera. De otro modo viviríamos atados a cánones preestablecidos que no harían más que cegar nuestras ideas a lo que “otros” un día concibieron desde sus personales percepciones.

Aquí lo dejamos por hoy. Es un buen punto de partida saber que las hipótesis que muchas veces leemos y a las cuales nos atamos con mucha facilidad, no son más que el fruto de las experiencias y sensaciones de otros. ¿Por qué entonces no buscar las propias a la hora de elegir los colores para la decoración de interiores?

Reacciona
Comparte