Entretenimiento

No necesita enemigos: la reina Isabel II sabe que su corona tiene el potencial de matarla

En un adelanto de la inusual entrevista que la monarca más longeva del mundo ofreció a la cadena BBC, dejó saber que para ella representa un peligro cada vez que tiene que ponérsela. Y te explicamos por qué.

En la cinta de dibujos animados 'Minions', la meta de la villana Scarlett era robar la corona de la reina Isabel II de Inglaterra, a quien en la vida real no le quita el sueño que algo así pase. A lo que sí le teme la monarca de mayor edad en el mundo es al peso de su corona, pues podría romperle el cuello con tan solo un movimiento.

"Hay desventajas en las coronas", aseguró la abuela de los príncipes William y Harry a la cadena BBC, que la entrevistó para el programa especial 'La coronación', que se transmitirá este domingo. Un avance de sus expresiones fue publicado este viernes, destacando las penurias nada glamorosas de la soberana de 91 años.

Cada vez que tiene que leer el programa de gobierno ante el Parlamento británico, la reina Isabel II tiene que ponerse su corona oficial. Entonces, debe asegurarse de no mirar hacia abajo "para leer el discurso... Si lo haces, se te rompería el cuello", advirtió la mujer que el próximo 6 de febrero conmemora 66 años al mando del Estado británico.

La corona Imperial de Estado no fue hecha para ella, sino para su padre, el rey Jorge VI, en 1937. La exquisita pieza está hecha con un rubí enorme, 11 esmeraldas, 17 zafiros, 2,868 diamantes y cientos de perlas. Tras el repentino fallecimiento de su padre, Isabel II recibió su misma corona, el 2 de junio de 1953. "Afortunadamente, tengo la cabeza casi de la misma forma que mi padre y una vez que te la pones, se queda (fija)", detalló sobre la corona que se estima pesa 2.3 libras (1.04 kilos).