null: nullpx
Entretenimiento

La esposa de Rogelio Guerra busca un buen samaritano que lo mantenga

"Mi idea es conseguir una ayuda de manera permanente que pudiera ser una fundación, un empresario o una empresa que me pueda ayudar de manera permanente", dice Maribel.
7 Ago 2017 – 5:06 PM EDT

Maribel Robles, la esposa de Rogelio Guerra, sigue tratando de encontrar un benefactor que pueda ayudar a absorber los costos médicos de su esposo, justo ahora que acaba de salir a flote de la crisis provocada por la falta de fondos para abonar los salarios atrasados de los enfermeros encargados de atenderlo.

El actor de 80 años sigue estable aunque continúa con las secuelas de una trombosis que sufrió hace dos años y que le ha dejado sin poder hablar ni caminar, explicó la mujer a Univision Entretenimiento.

Maribel tenía un acuerdo con el doctor Israel Falkenstein por el cuál el médico se haría cargo de pagar los gastos sanitarios de Rogelio mientras él estuviera con vida. Gracias a ese compromiso, la familia de Rogeio pudo sacar al intérprete de la Casa del Actor, donde estaba siendo atendido muy por debajo de sus necesidades, de acuerdo con su esposa.


Rogelio Guerra, su vida en 46 fotos íntimas

Loading
Cargando galería

"Él, en una especie de compensación por todo lo que había ganado en credibilidad y en dinero por haber tratado a mi esposo, me dijo que se haría cargo de los enfermeros y de la cama para su cuidado”, explicó ella.

En febrero de este año Falkenstein dejó de pagar las facturas en tiempo y forma: “En ocasiones pagaba menos o se retrasaba en los pagos, para el 15 de julio debía un dineral. Verónica Castro me recomendó sacarlo a la luz. Así surgió la idea del bazar y pude pagar la deuda con los cuidadores que fueron un poco más de 150,000 pesos y actualizarme con sus quincenas y en el pago de la cama", comentó Maribel.

Resuelta la crisis, ahora la esposa está decidida a encontrar a un buen samaritano para que reemplace al doctor Falkenstein como benefactor de Rogelio.


"Al día de hoy, mi idea es conseguir una ayuda de manera permanente que pudiera ser una fundación, un empresario o una empresa, que me pueda ayudar de manera con los gastos de la enfermedad de Rogelio”, indicó.


Maribel también negó que Rogelio pudiera cambiar su estadía a una casa de descanso : “ En ningún momento existe la opción de que Rogelio regrese a un asilo, no hay manera, yo veré que hago para que mi esposo siga atendido y no le falte nada. Mi esposo estuvo muy deprimido por su paso en la casa del actor, además de que dos veces entró al hospital por malos cuidados con su sonda”.

Al final la relación entre el doctor y Maribel no se fracturó pues ella trabajó con él un año como relacionista público de su clínica: “Creo que sus comentarios fueron desafortunados, sé que no es una mala persona, pero, siempre fue muy difícil que pagara, había que estar rogando para que lo hiciera y pues no, si se ofreciera a pagar de nuevo, le diría que no”.

Más contenido de tu interés