Entretenimiento

Gloria Trevi encontró la respuesta que buscaba sobre la trágica muerte de su hija Ana Dalai

A casi dos décadas de la muerte de la pequeña, la cantautora mexicana repasa ese doloroso episodio de su vida.

No divulgó detalles adicionales sobre el velo de misterio que rodea la muerte de su hija Ana Dalai, pero la cantante mexicana Gloria Trevi aseguró que encontró las respuestas que necesitaba para enfrentar la pérdida y vivir en paz.

Al cumplirse 18 años de la muerte de la bebé, la artista y madre de tres varones conversó en los pasados días sobre ese doloroso episodio, que la acercó al abismo de la locura.

“Uno no debe preguntarse por qué sino para qué, o sea, porque si preguntas ¿por qué?: la pregunta está mal hecha. Tú tienes que confiar en Dios. Entonces, tú tienes que decir ¿para qué?”, respondió a preguntas del conductor Gustavo Adolfo Infante del programa ‘El minuto que cambió mi destino’.

“Y la respuesta vino a mí. Es para ser una mejor persona”, agregó.

Entre lágrimas, la intérprete de ‘Las pequeñas cosas’ señaló que no había perdido a una hija. Por el contrario, afirmó que su hija muerta constituye “mi camino de estrellas al cielo”. En entrevista previas, la artista ha dicho que la pequeña ha sido su mejor Ángel de la Guarda.

“Claro que me pregunté dónde estaba, sobre todo cuando supe que me habían mentido y fui y busqué las respuestas. Hablé con la persona que tenía la respuesta y ella me lo dijo. Habló conmigo y ahora yo sé que mi hija está donde están las personas que amamos y que ya no están en la tierra: están con Dios y están contigo”, afirmó sin soltar pormenores de esas indagaciones o mencionar el nombre de la persona que ofreció las respuestas.


Ana Dalai, la hija de Trevi y su exrepresentante artístico Sergio Andrade, nació el 10 de octubre de 1999 en un hospital público en Brasil, según diversos medios. Murió en la residencia de la pareja el 13 de noviembre del mismo año.

No queda claro qué exactamente ocurrió en la residencia de la pareja, que en ese momento era buscada por las autoridades por alegados delitos de corrupción de menores.

Hace unos cuantos años, en entrevista con Adela Micha, Gloria de los Ángeles Treviño Ruiz (nombre de pila de la artista) contó que dejó a la niña durmiendo en su habitación cuando empezó una pelea en la sala de residencia que compartía con Andrade. Dijo que en un momento, Katia de la Cuesta salió a buscar a la pequeña, pero que tardó unos minutos, que a ella le parecieron una eternidad porque estaba intranquila.

Trevi precisó que Katia regresó al salón con la niña cubierta y que le dijo que estaba dormida, pero que al ver a la pequeña se percató que algo andaba mal porque tenía la “boquita azul”. Entonces, comenzó a gritar mientras otras jóvenes la detenían en el suelo.

Durante confuso relato apuntó que eventualmente se soltó hasta llegar al cuarto donde vio a Liliana Regueiro darle respiración boca a boca a su hija y escuchar a la bebé realizar un gemido. Ahí agarró a la pequeña y trató de salir de la habitación, pero Karina Yapor la detuvo y le dijo que su hija estaba muerta. Poco después, la mujer colapsó y despertó cinco días después.

En la entrevista reciente con Infante, la cantautora, de 50 años, también afirmó que el tiempo que estuvo en cautiverio fortaleció su espíritu.

“Fueron cuatro años, ocho meses, ocho días que estuve privada de mi libertad, pero no estuve privada de mis capacidades para amar, de mis capacidades para comprender y buscarle sentido a las cosas que vivo. O, sea yo sé que tal vez la intención de las personas que me estaban haciendo eso no era hacerme más fuerte, ni que yo sobreviviera, ni que yo me volviera a levantar, ni de probar el amor de los que estaban alrededor mío. Sin embargo, así fue como sucedió”, indicó.

En enero de 2000, las autoridades brasileñas detuvieron a Andrade, Trevi y la corista María Raquenel Portillo conocida como ‘Mary Boquitas’ . Cinco años después (marzo del 2005), Andrade fue condenado a 7 años y 10 meses de prisión en Chihuahua, México, por cargos de corrupción, rapto y violación agravada de menores.

Trevi como sus coristas, María Raquenel Portillo y Marlene Calderón resultaron absueltas de los mismos delitos el 21 de septiembre de 2004.