Entretenimiento

Esteban Loaiza, viudo de Jenni Rivera, ahora enfrentará un cargo federal por posesión de cocaína

La fiscalía de San Diego desestimó los tres cargos de narcotráfico que presentó en contra del exlanzador para dar paso a un nuevo proceso en el foro federal.

Esteban Loaiza, viudo de la ‘diva de la banda’ Jenni Rivera, enfrentará ahora un cargo de posesión de cocaína con intención de distribuirla a nivel federal, luego de que este miércoles su caso de narcotráfico cambiara de jurisdicción.

Inicialmente el lanzador retirado encaraba tres cargos estatales por posesión de sobre 20 kilogramos (44 libras) de cocaína, posesión de cocaína con intención de venderla y transportación de sustancias ilícitas. Pero la fiscalía de San Diego retiró esos cargos cuando las autoridades federales presentaron una denuncia en su contra ante el Southern District de California.

En la nueva denuncia, el agente Chad T. Plennes de la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) consignó que el pasado 9 de febrero -día de su arresto- el lanzador retirado “a sabiendas e intencionalmente poseía con intención de distribuirla 5 kilogramos (11 libras) y más de una mezcla que contenía una cantidad detectable de cocaína”.

La declaración de causa probable que acompaña la denuncia ofrece datos adicionales a los divulgados previamente por la Oficina del Alguacil de San Diego, que explicó que agentes de la Unidad de Supresión de Narcotráfico en la Frontera detuvieron a Loaiza cuando saltó una señal de pare, poco después de salir de la residencia que alquilaba en la ciudad de Imperial Beach, al suroeste de San Diego.

Según la Oficina del Alguacil, el exlanzador manejaba una camioneta Mercedes Benz 450 que los agentes investigadores sospechaban se estaba usando en el trasiego de drogas. Esta agencia nunca explicó por qué registró el vehículo, modelo 2010, descubriendo un "compartimiento sofisticado", que se utiliza para esconder contrabando.

Pero la declaración de causa probable explica que los agentes vigilaban la Mercedes gris cuando arribó a una residencia localizada en el 1044 de Fern Avenue, en Imperial Beach. En el lugar, un oficial observó que la camioneta entró a un estacionamiento con espacio para dos vehículos y que la puerta se cerró. Diez minutos después, la camioneta salió del lugar y los agentes la siguieron hasta detenerla en un estacionamiento público.

Explican la razón para la orden de allanamiento


De acuerdo con el documento oficial, un agente utilizó un can adiestrado para olfatear narcóticos, que detectó rastros de droga en la parte trasera del vehículo. Esa alerta llevó a los agentes a registrar el carro y descubrir el compartimiento especial. También, en la camisa de Loaiza, encontraron el control remoto de la puerta de un garaje, que tenía la dirección de la residencia donde lo habían visto estacionarse antes de la intervención.

Armados con esa información, los agentes obtuvieron una orden de registro y allanamiento de la casa, aún sin amueblar, pero donde estaba estacionada una minivan Nissan. En ese carro, los agentes notaron unos bultos de béisbol, algunos de los cuales tenían el apellido del expelotero. Ahí, justo debajo de esas bolsas, divisaron 20 paquetes de lo que aparentaba ser 20 kilogramos (44 libras) de cocaína.

La vocera de la U.S. Attorney's Office for the Southern District of California, Kelly Thornton, no explicó la razón del cambio de jurisdicción, ni la diferencia en la cantidad de droga que le imputaban a Loaiza tener en su posesión. Solo indicó que se había presentado una denuncia contra el imputado y que fue transferido a la custodia federal.

Señaló también que el pelotero retirado de 46 años fue llevado ante la magistrada Nita Stormes, quien fijó una audiencia de detención para el 12 de marzo, a las 10:00 de la mañana y la audiencia preliminar para el 20 de marzo a las 9:30 de la mañana.

“Esta oficina no hará más comentarios en este momento", añadió en un correo electrónico que envió a Univision Entretenimiento.

Hasta la mañana del miércoles, Loaiza se encontraba en la Unidad 4E de la San Diego Central Jail, una institución penal que se especializa en el manejo de casos de alto perfil.

En la audiencia de presentación de cargos a nivel estatal, celebrada el 14 de febrero, lo representó la licenciada Janice Deaton. No queda claro si mantendrá la misma representación legal, la fianza original de 250,000 dólares y la alegación de no culpabilidad.