null: nullpx
Curiosidades de Famosos

A Lady Di la abandonó su mamá cuando era niña, pero eso le dejó una importante lección

Publicado 19 Oct 2020 – 05:23 PM EDT | Actualizado 19 Oct 2020 – 05:23 PM EDT
Reacciona
Comparte

La princesa Diana es quizá la royal que más tragedias enfrentó en su vida (conoce más de ella en una serie gratis aquí). Sin embargo, éstas no la detuvieron. Por el contrario, la impulsaron desde muy joven a ayudar a los menos favorecidos.

Las desgracias que ella enfrentó junto al príncipe Carlos son ya bastante conocidas, pero poco se sabe de su pasado, como el hecho de que su mamá la abandonó durante su infancia.

Diana Spencer nació el seno de una familia aristócrata británica, pero eso no la salvó de tener una niñez complicada. Su padre, John, heredó el tituló de conde y su mamá, Frances, era la hija de un barón. El matrimonio tuvo 5 hijos en total, siendo Lady Di la cuarta de ellos.

Aunque parecían tener una relación sólida, John y Frances se separaron al cabo de unos años, poco después de que Diana cumpliera 5. Su mamá dejó la casa donde todos vivían, prometiendo regresar para verla a ella y al resto de sus pequeños, pero eso no sucedió.

Siendo apenas una niña, la princesa del pueblo debió enfrentarse a la ausencia de su mamá y, según declaraciones de su hermano, durante mucho tiempo ella mantuvo la esperanza de volverla a ver y a abrazar.

Los hermanos Spencer no recibieron una explicación por parte de su progenitora, pero llegaron a la conclusión de que ella no se sentía capaz de ser madre y decidió que lo mejor era alejarse. Además, ella sufrió violencia doméstica por parte de John y quedó bastante afectada luego de que su tercer hijo, John, muriera a tan sólo 10 días de haber nacido.

Ella se casó por segunda ocasión con un hombre llamado Peter Shand Kydd, aunque esta unión también derivó en divorcio. Mientras que Diana y sus otros hijos — Sarah, Jane y Charles — fueron criados por su padre, quien fue un hombre muy amoroso con ellos y se dedicó a educarlos para que se convirtieran en grandes seres humanos.

La ausencia de su mamá hizo que Lady Di madurara a una corta edad y se hiciera cargo de varias labores en su casa. Al igual, parece ser que eso, y las enseñanzas de su padre, la motivaron a siempre ver por las personas más necesitadas.

Y claro, la princesa se aseguró de ser una grandiosa mamá con sus dos hijos: William y Harry, lo que sin duda logró, pues ellos aún la llevan en su memoria.

Con el tiempo, Diana y su progenitora volvieron a contactarse e incluso Francis acudió a la boda de su hija, quien no le guardó rencores por lo sucedido y comprendió su decisión.

No cabe duda de que Lady Di fue una mujer extraordinaria a pesar de las malas experiencias que vivió, es digna de admiración.

Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte