null: nullpx
Eli Roth

Las 10 películas más sádicas de la historia

Publicado 4 Abr 2014 – 12:06 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Existe sadismo cuando hay un disfrute del torturar física y psicológicamente a otro ser humano. El cine (sobre todo el de terror) ha sabido capitalizar este trastorno para ofrecer todo tipo de inquietantes películas.

Dejando de lado los falsos documentales mondo y snuff, o esos oscuros experimentos orientales como Guinea Pig, más centrada en films de corte clásico, esta son las 10 películas más sádicas de la historia

#10 Salò o le 120 giornate di Sodoma (1975)

La última película de Pasolini (lo asesinaron antes de su estreno) está en la línea que separa las obras maestras de la pura provocación. Lo cierto es que la historia, basada en un libro del Marqués de Sade, no deja de ser una cruda representación de lo que fue el poder personalista durante la Segunda Guerra Mundial.

En la república de Saló, salvoconducto creado por Mussolini para los jerarcas nazis y fascistas, se dan cita El Presidente, El Duque, El Obispo y el Magistrado y su séquito. Allí someterán a un gran número de jóvenes secuestrados a descender a los mismos círculos del infierno, donde la maldad pura no tiene techo. Violaciones, torturas, coprofagia, son solo algunas de las explicitas escenas de este polémico film.

#9 Misery (1990)

La novela surgida de la mente de Stephen King se transformó en este clásico largometraje, donde la perturbada enfermera Annie Wilkes tiene una perversa forma de demostrar su cariño hacia su escritor de novelas favorito, una que incluye un martillo de demolición y tobillos rotos entre otras delicadezas.

#8 Funny Games (1997)

Michael Haneke ya había mostrado su costado sádico con Benny´s Videos. Pero con Funny Games (ambas versiones, tanto la austriaca como la norteamericana) el director se recibe del maestro de la crueldad.

Dos jóvenes "correctos" toman a una familia como rehén en su propia casa, y los someten a una de las peores sesiones de torturas psicológicas y físicas que ha dado la pantalla grande.

#7 The Passion of the Christ (2004)

El director Mel Gibson realmente se esmeró en las escenas del tormento de Jesús antes de ser crucificado para hacerlas lo más sangrientas y realistas posibles. Más allá de las polémicas religiosas que desató cuando se estrenó, la película sin dudas será recordada por contener algunas de las tomas más crudas que ha dado el cine bíblico, subgénero hoy revitalizado gracias al estreno de Noah.

#6 Lilja 4-ever (2002)

Porque no todo es cine de terror, Lilja 4-ever es un drama aún más brutal que algunas de las otras películas de esta lista. Sin revelar mucho de la trama, se puede resumir que estamos ante el calvario de una niña de Estonia, cuya madre la abandona a su suerte. Y su suerte no puede ser peor, ya que va a Suecia con la promesa de un trabajo y cae en las garras de un proxeneta muy violento.

La película, siempre desde el punto de vista de Lilja, girará en torno a la búsqueda de la felicidad de la niña, que a medida que pasan los minutos van siendo cada vez menores. El sadismo radica en su inquietante verosimilitud. Esto pasa todos los días, y en todos lados.

#5 Hostel (2005)

Consecuencia de la saga de Saw, Hostel era inevitable. Afortunadamente esta es una película entretenida, sorprendente y con una interesante historia de background. El director Eli Roth (el “Oso Judio” de Inglorius Basterds) había averiguado sobre una macabra moda en unos lugares perdidos de Europa y Oriente, donde la clase alta pagaba suculentas sumas a familias pobres con la condición de que puedan ejecutar a un miembro de un disparo en una cabaña en las afueras de la ciudad.

Roth quiso hacer un documental sobre esto, pero su propia vida corrió peligro a la hora de filmar tan peligroso proyecto. Por eso se decantó por la ficción, consiguió financiación de su amigo Tarantino y conquistó al mundo con su estilo salvaje.

#4 Saw III (2006)

La primera entrega fue uno de los últimos hits de videoclubs, esas películas recomendadas por el boca en boca. La segunda siguió la consigna hollywoodense de explotar lo que gustó de la primera, en este caso los “juegos” (junto a las vueltas de tuerca).

Y ya en la tercera se puede decir que oficializó el torture porn como un sub género de masas, apto para (casi) todo el público. Aquí los juegos son más sofisticados, más sangrientos y con mayor número de víctimas, siendo el argumento coherente la primera de ellas.

#3 The girl next door (2007)

Esta pequeña joya oculta del cine de terror (también incluida en esta lista) retrata el calvario de Meg Loughlin, una adolescente que queda al cuidado de su inestable tía Ruth y sus jóvenes hijos.

Paulatinamente, Ruth encuentra en Meg a la víctima ideal a la cual castigar por todos sus errores pasados. Y hace cómplices a los niños, que ante la autorización de un adulto no encuentran límites para su crueldad. Una película muy fuerte, tanto física como emocionalmente.

#2 Martyrs (2008)

Sin dudas una de las películas mas impactantes de todos los tiempos. Aunque su título adelanta algo de lo que podemos a llegar encontrar en la historia, su original estructura narrativa logra que la "martirización" nos encuentre totalmente desprevenidos. Los últimos minutos son tan difíciles de mirar como de olvidar.

#1 I spit on your grave (2010)

El rape and revenge es todo un subgénero en si, con estrictas reglas propias, pero cuya base es el sadismo, tanto de la víctima como del victimario. La mayoría de estas películas muestran cómo una hermosa muchacha es violada y torturada hasta darla por muerta por un grupo de salvajes hombres. Pero la heroína no muere, y al tiempo vuelve a cobrar una sanguinaria venganza, a la medida del ataque que sufrió por cada uno de los miembros de la banda, solo que se asegurará de que terminen muertos.

Entre la larga lista de títulos de este estilo, tal vez la remake de I spit on your grave sea la más representativa, ya que mantiene la historia clásica y mejora algunas cuestiones que en los otros casos suelen ser dejadas de lado en pos de shockear, como la actuaciones.

Reacciona
Comparte