null: nullpx
Batman

10 sagas a las que les sobran películas

Publicado 27 Oct 2015 – 12:38 PM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Parece que los productores toman carrerilla y no pueden parar de ganar dinero con las sagas de cine. En algunos casos, han ganado tanto con las primeras que hacen más baratas las producciones de las secuelas y contratan a los peores equipos. Por lo que se ve, algunas ni siquiera deben tener guiones, y van sobre la marcha, a ver qué sale.

Los aficionados a los buenos planteamientos de las primeras partes acabamos muy cabreados, pero mucho, con ganas de arrojar a la pantalla todas las palomitas y los vasos de coca-cola, pero como sería una estupidez, pues nos acabamos riendo.

Es lo único que podemos hacer por estas “sobras” de las sagas cinematográficas, que de tan detestables deberían formar parte de un museo de los horrores del cine, que hay que conocer porque si no ¡parecen increíbles!

#10 Rocky V (1990), John G. Avildsen

Es muy patética al encarar la decadencia del héroe arruinado que se vuelca en preparar a un novato; ni emociona ni divierte. Y eso que fue dirigida por el mismo realizador que la primera, la mejor de toda la saga, que se cerraría en 2006, con Rocky VI que se defiende mucho mejor.

#9 Freddy's Dead: The Final Nightmare (1991), Rachel Talalay

Es la sexta entrega de A Nightmare on Elm Street , donde se desaprovecha un buen punto de partida, ya que el terrible Freddy utiliza a un muchacho que padece amnesia para satisfacer sus criminales apetencias.

La cosa se desbarranca pronto, pero esta franquicia no se da por vencida, llegando a un total de 8 producciones. La muerte de Freddy decepciona notablemente, entre otras cosas porque ya había resucitado demasiadas veces.

#8 Batman Forever (1995) y Batman & Robin (1997), Joel Schumacher

La llamada "Era Schumacher" fue el lado más oscuro, ramplón y típico de serie B de los Batman. Una sensación de pobreza absoluta que se contradice con lo mucho que invirtieron.

Hay que esperar a 2005 para que Christopher Nolan irrumpa con su magistral Batman Begins.

#7 Star Wars: Episode I, II y III, George Lucas

Después de los trepidantes e imaginativos episodios de la saga nos encontramos con esta trilogía-precuela incongruente y aburrida que sólo por momentos nos produce la emoción de los comienzos.

Algunos actores no encajan para nada y en general se entabla una lucha lamentable entre la pobreza de las interpretaciones y los innovadores artilugios técnicos.

Una agonía para los fieles amigos de Star Wars que intentamos dar relieve a las mejores secuencias.

#6 Scream 3 (2000), Wes Craven

El mismo director se ocupó de toda la serie; un invento terrorífico y criminal con desiguales aciertos pero nunca tropezó tanto como con esta secuela inverosímil la mayor parte del tiempo, más aún con los alardes técnicos que impuso el director a manera de hallazgos visuales que en realidad agotan su impacto no más producirse los primeros.

#5 Jurassic Park 3 (2001), Joe Johnston

Después de dos formidables películas, cuatro guionistas intentaron sacarle partido a los mismos personajes y con Sam Neill como único referente de la primera: el resultado da vergüenza ajena, pero aun así se atreven a realizar una cuarta, que se estrenará en junio de 2015 con equipo nuevo.

#4 Red Dragon (2002), Brett Ratner

Esta es la precuela de The Silence of the Lambs: una mezcolanza de lugares comunes, repeticiones sin sentido y poca sustancia.

De las cuatro, la peor. Las secuelas aportan elementos muy atractivos. Su estupendo reparto no levanta el vuelo: Anthony Hopkins, Edward Norton, Ralph Fiennes.

#3 Blade Trinity (2004), David S. Goyer

El hilo narrativo se difumina entre luchas sin orden ni concierto y los vampiros aburren como si estuvieran en una fiesta de disfraces.

Sosa y sin suspenso, aunque abundan los efectos especiales y la banda sonora suficientemente estridente como para que no te duermas.

#2 X-Men 3: The Last Stand (2006), Brett Ratner

Después de las dos estupendas primeras películas, aterriza esta decepcionante versión que arrastra de mala manera algunos de los mejores logros de aquella. Tiene buen “empaque” en la realización, pero todo resulta muy artificial. Se tardó en retomar, y para ello llamaron al director de las primeras, Brian Singer, en 2003 y 2006; el mismo que estrenará otra más en 2016, X-Men Apocalypse.

#1 Final Destination 3 y 4 (2006 y 2009)

Ningún aporte interesante después de dos películas que sorprendieron por su cautivante manera de tratar el tema de la muerte y el destino en un show espectacular. Parece que va a aportar novedades de impacto, pero los bostezos no te dejan descubrirlas ni asustarte lo más mínimo.

¿A qué otras sagas del cine les sobran películas? 

Reacciona
Comparte