Entretenimiento

A Luis Miguel no le importa nada (ni él mismo)

Sus fans le perdonan todo a Luis Miguel: que no pague impuestos, que cancele conciertos, que no reconozca a sus hijos. ¿Por qué en un país lleno de ídolos populares —encabezados por El Santo, Pedro Infante o Mario Moreno “Cantinflas”—, un mirrey de sonrisa blanquísima se erigió emperador?
6 May 2017 – 11:42 AM EDT

Los mexicanos –y otros latinos- no tienen memoria. O no la quieren tener.

En 2002, Gloria Trevi fue encarcelada por acusaciones de violación agravada, rapto y corrupción de menores, en el estado fronterizo de Chihuahua en México (tras haber sido extraditada de Brasil). Salió dos años después, exonerada. Hoy, la cantante que protagonizara los calendarios más populares de los años 90, llena el Auditorio Nacional de la Ciudad de México las veces que le da la gana.

En junio de 1999 fue asesinado en la Ciudad de México el popular conductor de televisión Paco Stanley bully por antonomasia al que también se le perdonó todo— por supuestos vínculos con el narcotráfico. Mario Bezares, la eterna víctima de ese bully, quien recibía las humillaciones diarias de su jefe en cadena nacional, se quedó “atrapado” oportunamente en un baño mientras ocurría el atentado. Lo señalaron como cómplice de los asesinos y pasó casi dos años en la cárcel. Hoy, es el titular del programa Acábatelo, de Monterrey.

Los mexicanos no tienen memoria. O no la quieren tener.

El sol se escondió en la Ciudad de México el pasado martes 2 de mayo tras anunciarse que Luis Miguel era detenido voluntariamente en Los Ángeles por una demanda por incumplimiento de contrato. Esa tarde —idílica, primaveral— llovió en la capital del país. Tres horas después, cuando fue liberado bajo palabra (que de no cumplirse le ocasionará el pago de un millón de dólares), volvió a brillar el astro rey: el poder de Luis Miguel se hace presente hasta en el clima.

Todos los mirreyes mexicanos mueren por ser como estos famosos

Loading
Cargando galería

Si Luis Miguel escribiera el manual ¿Cómo ser un ídolo en México?, sus primeros capítulos serían: “Sé un patán”, “Sé un padre irresponsable” y “Vive del pasado o de tus rentas”. Los mexicanos le perdonan todo porque les hubiera gustado ser él, no importa en cuál de sus etapas: gordo, flaco, pelón o con pelazo, como cuando se lo jalaba cada cinco minutos para ver si todavía estaba ahí. Y porque lo siguen consumiendo (sí, ya es un producto): no hay boda, noche de antro o fiesta de XV años que no tenga su momento climático con una de sus canciones. Y todos —todos— se saben una.

Capítulo I: Sé un patán

Lo que para otros cantantes sería bussiness as usual en Luis Miguel se convierte en algo extraordinario. En abril pasado 'El Sol' fue nota porque se tomó fotos con sus fans en un bar en el puerto de Acapulco —donde tenía su casa, el Graceland de los mexicanos—. Sólo unas fotos. Unas fotos. El dios bajó del Olimpo para convivir con los terrenales ligeramente transformado físicamente: sin cejas, la cara un poco estirada y un peinado muy Sinatra.

Luis Miguel nunca ha convivido con sus fans, por eso fue la de ocho. Ni con sus colegas: en 1993, Thalía le entregó una medalla conmemorativa por su participación en el Festival Acapulco. “¿Y si nos echamos un bailecito?”, pregunta, ingenua, la cantante. Luismi, con una camisa de seda Versace casi sin abotonar, la rechaza. #AhoritaNoGracias.


Alejandro Fernández, casi siempre segundo en popularidad pero primero en carisma, más del pueblo y para el pueblo, lo demandó por incumplimiento de contrato por una gira que habrían de hacer juntos. 'El Sol' tendría que pagar seis millones de dólares por el chistecito. En lo que todo se define en una corte, 'El Potrillo' publica en sus redes sociales mensajes como éste:


Capítulo II: Sé un padre irresponsable

Luis Miguel Gallego Basteri nunca tuvo una familia ejemplar. Su padre, el también cantante Luisito Rey, sacó provecho del talento musical de su hijo y no le dio una infancia común. Su madre, la actriz y ex modelo italiana Marcella Basteri, desapareció en 1986, cuando su hijo tenía 16 años. Jamás se supo de ella.

Tres años después nació la primera hija de Luis Miguel, Michelle Salas, a quien tuvo con la cantante y actriz Stephanie Salas, parte de la dinastía de las Pinal, encabezada por Doña Silvia Pinal. "Ya no quiero que me compadezcan por ser la hija no reconocida de Luis Miguel, cuando él sabe que existo. No le pudo una vida, sólo quiero que me dé cinco minutos para que me explique sus razones. Que me diga qué pasó y ¡ya!", dijo Michelle a la revista mexicana "Quién" —algo así como la enciclopedia no autorizada de 'El Sol'— en 2005. El cantante no la reconoció legalmente hasta septiembre de 2011.

Tiene dos hijos más, Miguel y Daniel, frutos de su relación con la actriz mexicana Aracely Arámbula. Protagonista de varias telenovelas, ella declaró a la revista Hola! el verano pasado: “Él es un padre ausente, ojalá que si algún día quiere recuperar el tiempo perdido, no sea demasiado tarde. La imagen paterna mis hijos la ven en mi hermano Leo y en mi papá, con quienes ellos han convivido desde que nacieron”.

Capítulo III: Vive del pasado o de tus rentas

Luis Miguel, su último álbum de estudio, fue lanzado hace ya siete años. Sin embargo, sigue llenando el Auditorio Nacional cada que se presenta, incluso ostenta el récord de más presentaciones consecutivas con 30.

El cantante sigue viviendo de ' La incondicional' y de las más de 15 millones de copias vendidas de Romance (el primero, de 1991), una recopilación de los mejores boleros de antaño, producidos por el gran Armando Manzanero. Hubo dos Romances más (1994 y 1997), pero sin tanto éxito. Hubo villancicos navideños ( Navidades Luis Miguel, 2006), hubo también música popular mexicana ( México en la piel, 2004), pero nada original.

Nunca hubo otro 'Cuando calienta el sol' —un cóver de los años cincuenta, hay que decirlo.


Epílogo

Acostumbrado a vender todas sus entrevistas a la revista 'Hola!', Luis Miguel ya tiene como aliado al medio más poderoso de todos: Netflix. Apenas la semana que anunciaron su encarcelamiento y posterior liberación, el servicio de streaming más importante del mundo dio a conocer una serie en la que el cantante contará “su verdad”; como Niurka, pero con más presupuesto. ¿Casualidad o genialidad mercadológica? A saber. En el tráiler, el cantante hasta hace su clásico brinquito de baile. 'El Sol' nunca pierde.

En un país lleno de ídolos populares encabezados por El Santo, Pedro Infante o Mario Moreno “Cantinflas”, un mirrey (modo en que se conoce en México a quienes visten pretenciosamente, se ufanan de tener mucho dinero y hablan con un sonsonete peculiar) de sonrisa blanquísima se erigió emperador. Luis Miguel bien pudo ser el Sinatra de México. O tal vez sea el Sinatra que México merece… por desmemoriado.

- -
Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Luis Miguel es, desde niño, el rey de los "mirreyes": 20 fotos que lo demuestran

Loading
Cargando galería
Publicidad