Explosiones

Investigan conexión entre las víctimas de paquetes que explotaron en Austin

Las autoridades no descartan ningún móvil y elevaron la recompensa para quien ofrezca pistas que lleven a un arresto en el caso. Ofrecen $50,000 dólares más los $15,000 que prometió el gobernador Greg Abbott.
13 Mar 2018 – 11:47 AM EDT

Autoridades investigan los posibles vínculos entre las víctimas de los tres paquetes que explotaron este mes en Austin, pero no consideran que la comunidad hispana o la afroamericana deba estar especialmente alerta.

“¿Hay comunidades específicas en Austin que debe estar más preocupadas que otras por los paquetes? Mi respuesta es no", aseveró el jefe de la policía, Brian Manley. "No vamos a ignorar el hecho de que las tres víctimas que conocemos fueron blanco específico son de color. No podemos ignorarlo, es algo a lo que hay que prestar atención, eso no indica que sea un crimen de odio, pero no lo vamos a descartar porque no queremos limitar lo que consideramos durante la investigación de este caso”.

Manley, quien estuvo acompañado de representantes del Buró Federal de Investigación (FBI) y la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF), señaló que también evalúan si fueron actos terroristas o vinculados al crimen organizado.

Manley identificó al afroamericano de 17 años que murió el lunes en la cuadra 4800 de Oldfort Hill Drive como Draylen Mason, un músico involucrado con la Orquesta Juvenil de Austin, en la que tocaba el bajo. Su madre resultó herida, pero no de gravedad.

"Era un joven extraordinario, tenía un destino prometedor", señaló Manley.

El exconcejal de Austin, Mike Martínez, recordó en un post de Facebook que el joven ganó un concurso de ensayos de la asociación de abogados hispanos Hispanic Bar de Austin en 2013.

"Su ensayo fue sobre la categorización racial", señaló. "Fue muy maduro y profundo para un chico tan joven".


La familia de Mason conocía a la de la primera víctima, Anthony Stephan House, de 39 años, quien falleció el 2 de marzo cuando le explotó un paquete similar que dejaron en su puerta. El padrastro de House es buen amigo del abuelo de Mason, según el Washington Post.

El presidente en Austin de la Asociación Nacional para el Avance de Gente de Color (NAACP), Nelson Linder, le aseguró asimismo a la AP que las dos víctimas mortales están emparentadas con figuras prominentes de la comunidad afroamericana en la capital texana.

El jefe de la policía señaló que la relación entre las víctimas es parte de su pesquisa. “Estamos investigando el entorno de las víctimas porque es clave entender si hay una conexión”, dijo cuando un reportero le comentó sobre la relación entre las familias.

Una hispana de 75 años que resultó lesionada el lunes en la tercera explosión sigue en condición crítica, pero la policía no la ha identificado. Se desconoce si tiene alguna conexión con las otras víctimas y se está investigando si la mujer vivía en la residencia en la que ocurrió el estallido.

Las autoridades elevaron la recompensa para quien ofrezca pistas que lleven a un arresto en el caso. Darán 50,000 dólares más los 15,000 dólares que ya había prometido el gobernador Greg Abbott.

Si tiene información sobre lo ocurrido en Austin, la policía pide que localmente llame a Crime Stoppers al 512-472-TIPS (8477, mande un mensaje de texto con las siglas “DPS” seguido de su mensaje al 274637 o se comunique con la agencia de seguridad estatal a través del 1-800-252-TIPS.

Manley pidió a la población mantenerse atenta ante paquetes sospechosos y llamar al 911. Hasta la tarde del martes se habían registrado 265 llamadas en las que se alertaba de correspondencia de ese tipo. Ninguno ha resultado ser peligroso.

El funcionario dejó en claro que los paquetes que explotaron no habían sido entregados por el servicio postal o una compañía de envíos registrada, por lo que creen que los responsables de lo ocurrido “colocan los paquetes durante la noche”.

Justifican acciones ante primera explosión

Cuando una bomba estalló a House a principios de mes la policía pensó que era un acto en retaliación con una redada que habían realizado en una vivienda cercana, en la que desmantelaron una organización involucrada en el tráfico de drogas y decomisaron una “gran cantidad” de efectivo.

El color de la casa de House, el hombre de 39 años que falleció, y los autos eran parecidos a los de la vivienda que fue objeto del operativo, aseveró el martes el jefe de la policía.

Se pensó que “fue un evento aislado que ocurrió en esta comunidad y no teníamos información que nos hiciera pensar que era parte de un plan más amplio”, dijo.

Manley dijo este martes a KXAN que “hay un cierto nivel de habilidad y sofisticación de parte de quien está realizando esto” en referencia a los responsables de colocar los paquetes bomba en los domicilios.

El Buró de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) envió a un equipo para ayudar a procesar la escena de la explosión del 2 de marzo. La colaboración de dicha agencia incrementó considerablemente este lunes cuando señalaron que mandarían a miembros de su Equipo de Respuesta Nacional para ayudar con la investigación.

Esa unidad se encarga de investigar incidentes como el bombardeo en Oklahoma City en 1995 y el incendio en la compañía West Fertilizer en West, Texas, en 2013.

La evidencia será analizada en el laboratorio de la ATF en California, donde se buscará reconstruir las bombas.

En la rueda de prensa, el agente especial del FBI, Christopher Combs, señaló que tienen a equipos especializados en realizar perfiles criminales y recabar evidencia, entre otros.

“Los recursos del FBI están siendo desplegados”, dijo. “Seguiremos hasta que esto se resuelva y nos aseguremos de que no hay otros explosivos en la ciudad”.

En fotos: Explosiones de paquetes bomba mantuvieron en vilo a las autoridades en Austin

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:seguridadComunidadTexas