publicidad
Papa Francisco con Patriarca Kirill

El Papa y el Patriarca ruso, juntos tras mil años de distancia

El Papa y el Patriarca ruso, juntos tras mil años de distancia

Camino a México, Francisco hizo una parada en La Habana para reunirse dos horas con el patriarca Kiril de la Iglesia Ortodoxa Rusa

Papa Francisco con Patriarca Kirill
Papa Francisco con Patriarca Kirill

El papa Francisco y el patriarca Kiril de Moscú hicieron historia este viernes en La Habana, al ser protagonistas del primer encuentro que han sostenido los jefes de las Iglesias Católica y Ortodoxa en casi mil años, desde el Gran Cisma de 1054 entre Oriente y Occidente.

Vea la cobertura en vivo aquí


En una declaración conjunta al término de la reunión de dos horas, Francisco y Kirill señalaron que esperan que el encuetro devuelva la unidad del cristianismo.

"Al reunirnos a distancia de las antiguas disputas del Viejo Mundo, sentimos muy fuertemente la necesidad de colaboración entre los católicos y los ortodoxos, que deben estar siempre preparados para responder a cualquiera que les pida razón de la esperanza", dice el documento.

"Levantando nuestras voces en defensa de los cristianos perseguidos, también nos solidarizamos con sufrimientos de seguidores de otras tradiciones religiosas, que se han convertido en víctimas de la guerra civil, el caos y la violencia terrorista", agrega.

Este viernes el Papa hizo una parada en el aeropuerto de La Habana para reunirse con Kiril antes de continuar su viaje de cinco días por México.

El Patriarca de Moscú llegó el jueves por la tarde a la isla, donde permanecerá hasta el domingo como parte de su segunda gira por Latinoamérica, que le llevará también a Paraguay y Brasil.

El histórico encuentro entre el papa Francisco y el patriarca Kiril en Cuba abre una vía de diálogo entre las dos Iglesias, que comparten la creencia en un mismo Dios y el mismo evangelio. Y con ello, también la posibilidad de una futura visita del Papa a Rusia, donde unas 600.000 personas comparten la fe católica.

publicidad

Además de acercar a ambas Iglesias, uno de los objetivos del encuentro es aunar esfuerzos para denunciar la persecución de las minorías cristianas en Oriente Medio y el norte de África.

Católicos y ortodoxos comenzaron a alejarse en el siglo IV (año 330 d.C), cuando Constantino decidió trasladar la capital del Imperio de Roma a Constantinopla.

El distanciamiento se agudizó en el siglo IX, con la separación definitiva a raíz del Gran Cisma de 1054 entre Oriente y Occidente, durante el papado de León IX y el patriarcado de Miguel I Cerulario, quienes se excomulgaron mutuamente.

Ambas Iglesias se separaron, entre otras razones, por diferencias en asuntos como el Filioque, -el Espíritu Santo no sólo procede del Padre, sino también del Hijo-, la jurisdicción universal del papa entre todos los cristianos o la validez de algunos sacramentos.

El patriarca Kiril sostuvo una reunión con Raúl Castro horas antes de la...
El patriarca Kiril sostuvo una reunión con Raúl Castro horas antes de la llegada de Francisco

En estos años, las relaciones entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa han sido distantes y en ocasiones, incluso tensas. Por ello, la cita religiosa en La Habana servirá para mostrar la flexibilidad de ambos líderes religiosos.

Durante el pontificado de Juan Pablo II, los ortodoxos rusos le culparon de agudizar el cisma al defender a ultranza a la Iglesia greco-católica o uniata (católicos de rito oriental) en Ucrania y le acusaban de hacer "proselitismo" en territorios de su tradicional influencia.

Además, Wojtyla decidió en 2002 reorganizar la Iglesia católica en Rusia, creando cuatro diócesis, lo cual fue recibido por los ortodoxos como un "desafío" y provocó la expulsión de cinco sacerdotes católicos, incluido un obispo.

publicidad

Las relaciones mejoraron tras la elección en 2005 de Benedicto XVI. Durante su breve papado, en 2009, Rusia estableció relaciones diplomáticas plenas con el Vaticano.

Tras Mijail Gorbachov, todos los dirigentes rusos han sido recibidos por el papa de turno en el Vaticano y si en algún momento los presidentes de Rusia invitaron al pontífice a visitar Moscú, el patriarca Alexis II vetó cualquier intento de viaje pastoral de un obispo de Roma a Rusia.

En 2008 falleció Alexis II y fue sustituido un año después por Kiril, un firme partidario del ecumenismo y quien, recién entronizado como Patriarca número XVI de la Iglesia ortodoxa rusa, recibió en Moscú una delegación del Vaticano encabezada por el presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad