publicidad
La gentrificación de Highland Park, en Los Ángeles, ha llevado a que se vendan tacos vegetarianos en un camión
Henrik Rehbinder
Opinión

Periodista, estuvo tres décadas en el diario La Opinión de Los Ángeles. Los últimos 15 años como editor de las páginas editoriales.

Marcos Gutiérrez contribuye a que sea un hazmerreír el acercamiento de Trump a los latinos

Marcos Gutiérrez contribuye a que sea un hazmerreír el acercamiento de Trump a los latinos

“La comida mexicana está arrasando los comedores estadounidenses. La primera señal fue cuando la popularidad de la salsa superó al ketchup, de ahí en más desapareció la frontera comestible”.

La gentrificación de Highland Park, en Los Ángeles, ha llevado a que se...
La gentrificación de Highland Park, en Los Ángeles, ha llevado a que se vendan tacos vegetarianos en un camión

Parecía tan inocente y hasta simpático con su colorido. A medida que uno se acerca cae en la trampa perversa. El delicioso olor que despide comienza a dominar la voluntad del individuo, empieza haciéndose agua la boca, los jugos gástricos entran en acción y sin darse cuenta la persona está atrapada en las garras del imperialismo gastronómico mexicano.

La denuncia del fundador de Latinos for Trump, Marcos (Guadalupe Hidalgo) Gutiérrez, de que “si no hacemos algo vamos a tener un taco truck en cada esquina”, dio a entender que la tan mentada reconquista no está en el poder del cambio demográfico sino en la captura del paladar estadounidense. De ahí en más es difícil ver el furor de la moda del chipotle con los mismos ojos que antes.

publicidad

“Mi cultura es muy dominante e imponente y eso está causando problemas”, dijo Gutiérrez a la cadena MSNBC antes de querer alarmar a todos con su predicción de los camiones.

De hacerse realidad la temible amenaza, según algunos cálculos, la cantidad de camiones de comida se ampliará de los cerca de 20,000 que hay en todo el país a 3.1 millones de vehículos. Hay quienes dicen que una flota de este tamaño podría crear más de nueve millones de empleos (tres por camión) y ayudaría al medio ambiente con vehículos más eficientes. Lo que no comprenden estos es que el problema no es el camión sino la comida.

¿Dónde está Taco Bell para sentir la tranquilidad de disfrutar comida mexicana sin que sea una amenaza a la soberanía nacional? ¿Y El Pollo Loco?

Después de ver Breaking Bad ya es dificil confiar en un pollo con nombre en español. Si Los Pollos Hermanos estaban con el narco, cómo no desconfiar cuando se promueve que está Loco.

Quizás Gutiérrez esté en lo cierto. La comida mexicana está arrasando los comedores estadounidenses. La primera señal fue cuando la popularidad de la salsa superó al ketchup, de ahí en más desapareció la frontera comestible. La venta de tortillas fritas supera las papas fritas, el tequila está entre los licores más vendidos, los jóvenes en la Costa Oeste le entraron a los Jarritos y la cerveza mexicana invadió las licorerías. El venerable restaurante Marie Callender’s ahora sirve tacos de camarones con aderezo de chipotle, mientras el chile poblano acompaña numerosos platos en los restaurantes de Estados Unidos.

publicidad

Hoy la norma es preguntar si la comida está picante para no enchilarse en vez de ser al revés.

Se puede decir que la penetración de la comida mexicana en la cultura estadounidense data de mucho tiempo. En el libro, con el título ahora políticamente sugestivo bajo la nueva luz, Taco USA: How Mexican Food Conquered America, Gustavo Arellano relata que el arribo de los tacos a Estados Unidos fue de la mano de los refugiados de la Revolución Mexicana. Y lo demás, como dicen, es historia.

A esta altura, uno puede preguntarse quién es Gutiérrez para ser tan perspicaz. Él es un inmigrante mexicano nacido en Jalisco, que escribe entre paréntesis Guadalupe Hidalgo como si fuera su segundo nombre. En una oportunidad, como ejemplo, dijo en YouTube que su conocimiento del tema migratoria era por tener seis hijos y por haber conducido por un año sin licencia “y me sentí muy mal.”

Su preocupación no se limita a la influencia de los mexicanos en la cultura estadounidense, sino alcanza a otros grupos inmigrantes. Por ejemplo ha dicho que en “Chinatown hay lugares donde (los chinos) se han apoderado por completo.” No queda claro si la frustración es por no hallar suficientes McDonalds en ese barrio o restaurantes de comida armenia o italiana.

En su descripción profesional se identifica como educador y visionario. Parecería que una influencia significativa en su pensamiento es Mr. Spock de la serie Star Trek. “La necesidad de los muchos pesa más que la necesidad de los pocos”, dice Gutiérrez al definir el momento político actual de Estados Unidos con las palabras del extraterrestre televisivo.

publicidad

El perfil laboral de Gutiérrez, que comenzó como vendedor de autos, se asemeja al de su ídolo por estar también en el sector inmobiliario y plagado de quiebras. El matrimonio Gutiérrez tiene a su haber 14 bancarrotas y él perdió su licencia para vender propiedades por varias violaciones “incluyendo la toma subrepticia de dinero de una cuenta bancaria” y de cobrar ilegalmente por modificar préstamos, según documentos judiciales del sitio The Quinton Report.

Estos problemas no le han impedido seguir promoviéndose en LinkedIn como un experto en propiedades y en préstamos inmobiliarios, además de tener dos compañías, The American Dream Housing Agency Corp. y Pepito International Inc., de las cuales es difícil encontrar información detallada. Como si fuera poco, Gutiérrez también afirma en el sitio profesional de la internet que recibió tres reconocimientos anuales como “el Mejor Empresario del Año” de manos de Tom Reynolds, cuando el exlegislador presidía el Comité Nacional Congresional Republicano.

Quizá la amenaza de los taco trucks no es tan grave, ni tampoco que estos sean un instrumento de la “dominación imponente” de los mexicanos que ponga en peligro la integridad y estabilidad de Estados Unidos. Lo que sí es seguro es que individuos como Gutiérrez contribuyen a que sea un hazmerreír la operación de la campaña de Trump para acercarse a los latinos. Quienes no deben reír son los republicanos si los Gutiérrez de este país dicen representarlos.

publicidad

Ahora sí puedo dejar los hot dogs (que son alemanes) embarrados en ketchup y de tomar ‘margarets’ acompañadas de un burrito californiano. Voy a la troka de la esquina y vuelvo.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad