publicidad
Emprendedores en una sesión de la aceleradora Launchpad de Google en Mountain View.

6 startups mexicanas tan prometedoras que Google las está capacitando

6 startups mexicanas tan prometedoras que Google las está capacitando

La gigante tecnológica seleccionó a emprendedores de salud, ecommerce, servicios domésticos y financieros para ayudarlos a repensar su negocio.

Emprendedores en una sesión de la aceleradora Launchpad de Google...
Emprendedores en una sesión de la aceleradora Launchpad de Google en Mountain View.

MOUNTAIN VIEW, California .— El murmullo de veinte conversaciones flota en el salón.

Sobre cada mesa, además de las computadoras Mac cubiertas con calcos, los post-its y las libretas de anotaciones, hay un pequeño mástil de metal que sostiene un cartel con el nombre de una startup y su país de origen: México, Brasil, India o Indonesia.

Los fundadores de cada una de las 24 empresas, en parejas o grupos pequeños, se inclinan para escuchar entre el ruido a quien tienen enfrente. Puede ser un ejecutivo de una de las muchas áreas y productos de Google o algún otro mentor que la gigante tecnológica invitó a conocerlos y ayudarlos a repensar su negocio desde la óptica de Silicon Valley.

publicidad

Así funciona la aceleradora Launchpad, que este año invitó por primera vez a startups mexicanas y seleccionó a seis que considera de las más prometedoras del país: Aliada, Conekta, Konfío, SaferTaxi, Miroculus y Kichink. Durante dos semanas en Mountain View, los emprendedores se someten a estas sesiones intensas de mentoría y suman contactos valiosos para hacer crecer sus negocios. Luego regresan a su país, pero siguen trabajando con Google por seis meses.

Rodolfo Corcuera, fundador de Aliada, una app de servicios domésticos a pedido en México, confiesa que, aunque tenía claro que esta era “una oportunidad increíble”, no sabía qué esperar del programa.

“Jamás había venido a Silicon Valley —cuenta—. No sabía que la experiencia iba a ser tan profunda. Ahora tenemos mucha claridad de dónde va la empresa, no en tres meses... sino en cinco años”.

En el mundo Google

Por todo Mountain View, se ven las bicicletas multicolores que Google puso en la calle para que sus empleados —y cualquier otra persona— se muevan por el pueblo. Tiene sentido, ya que la empresa ocupa cada vez más edificios varias cuadras a la redonda de su sede central, el Googleplex.

En uno de esos edificios anexos, donde los salones de reuniones tienen nombres de mafiosos de ficción como Tony Soprano, los emprendedores de esta segunda camada de Launchpad Accelerator trabajan todo el día. En la pared frente a ellos, está proyectada una hoja de cálculos Google Sheets con la agenda de las sesiones que tendrá cada startup hoy.

publicidad

Google no es la única opción para los emprendedores de México y América Latina que quieren llegar a Silicon Valley, sea a aprender la manera de hacer negocios e innovar o a lanzar su empresa en Estados Unidos. Hay otras aceleradoras, como 500 Startups o Y Combinator, y también hay muchos programas de introducción a este ecosistema.

El mexicano Jorge Soto es un ejemplo del efecto que tienen estos programas que buscan inspirar a emprendedores de todo el mundo y mostrarles hacia dónde va la tecnología de vanguardia en el Valle. Conoció a sus socios en Miroculus —el chileno Alejandro Tocigl y la griega Fay Christodoulou— en 2013 cuando coincidieron en un curso de verano en Singularity University, a apenas dos millas de aquí.

Christodoulou es bióloga molecular y los tres empezaron a hablar sobre crear una solución para detectar cáncer en etapas tempranas a través de la sangre. Lanzaron la empresa y, cuando vieron que prometía, la mudaron a San Francisco. Ya recaudaron 4.2 millones de dólares de inversionistas y son en total 13 empleados ahí y en Toronto.

“La misión no ha cambiado desde el primer día —dice Soto—: cómo podemos democratizar el diagnóstico temprano de cáncer”.

Lecciones de vanguardia

Su solución es una combinación de un compuesto bioquímico, un aparato que analiza la muestra y algoritmos en la nube que la comparan con bases de datos, información de publicaciones médicas y de otros resultados para refinar el diagnóstico.

publicidad

A medida que analiza más y más muestras, el sistema se retroalimenta con información para poder hacer diagnósticos más precisos. Es una aplicación de una de las tecnologías que más crece en Silicon Valley: el aprendizaje automático ( machine learning) .

Soto, que es ingeniero electrónico, dice que una de las grandes ventajas de estar dentro de Google por unos días es conocer a quienes desarrollan esas herramientas en una de las empresas que están al frente en este campo.

Otro beneficio es “acercarme más a una empresa como Google. El ritmo de innovación y la agilidad que tiene, creo que es algo que todas las empresas queremos aprender”.

“El próximo Google”

Google le da a cada empresa participante 50,000 dólares para invertir en su negocio y, a diferencia de la mayoría de las aceleradoras, no toma a cambio una participación accionaria en la startup. Pero quizás lo más importante es que se convierte en una especie de padrino de estos emprendedores en Silicon Valley, donde les consigue contactos y reuniones incluso después que terminan los seis meses del programa.

¿Y qué gana Google con esto? Roy Glasberg, el ejecutivo que encabeza el programa, dice que lo principal es que se conecta con las empresas más prometedoras de economías emergentes donde hay millones de personas que se están sumando a la economía digital.

publicidad

“Venimos a ayudar a los ecosistemas de apoyo a las startups, así seremos relevantes en cinco años”, dice. “Las startups de hoy podrían ser el próximo Google, podrían ser nuestro socio, podrían ser una megacompañía. Queremos mantener una posición como un socio estratégico de los ecosistemas de apoyo a la innovación”.

La selección de participantes es exigente, dice Glasberg: “Por cada lugar en el programa, se presentaron 200 o 300 empresas”. Tienen que ser empresas que ya tienen claro su mercado y su producto, que están creciendo y han recibido inversiones. Google busca empresas que tendrán un impacto fuerte en resolver problemas en sus países.

Son, a su juicio, las mejores startups de cada país.

Las sesiones con mentores ayudan a los emprendedores a reenfocar su nego...
Las sesiones con mentores ayudan a los emprendedores a reenfocar su negocio.

“Aprendimos... cómo aprender”

Si la meta de Google era que los emprendedores repensaran sus negocios desde la óptica de Silicon Valley, parece que lo logró.

“Nos llevamos una sorpresa muy interesante”, dice David Arana, fundador de Konfío, un sitio de préstamos al instante para empresas. “Aquí hay un enfoque muy bueno en la experiencia del cliente vista desde el lado del producto, que no era nuestra prioridad número uno. Aprendimos nuevas metodologías de cómo trabajar, cómo aprender mucho más rápido”.

Uno de sus primeros pasos de vuelta en México será diseñar una experiencia más positiva para los usuarios de celular.

Mentalidad importada

“En ningún otro lugar —dice Claudio del Conde— hay el pool de talento con la experiencia que hay aquí, gente de recursos humanos, marketing o lo que sea, que haya escalado proyectos de un millón a mil millones de usuarios... Ese tipo de expertise, de escalabilidad, no lo encuentras”.

publicidad

Del Conde es uno de los creadores de Kichink, una plataforma para que pequeñas empresas puedan vender por internet, que ya alberga 58,000 tiendas de ecommerce en México. Su primer gran tarea, dice, será importar a su empresa la mentalidad de trabajo, veloz y práctica, de Silicon Valley. “¿Qué podemos hacer ahorita, cómo resolvemos este problema? —dice—. No planear a futuro”.

Conocer a “gente increíble de distintas disciplinas, que te den puntos de vista frescos”, agrega, motivó al equipo de Kichink a enfocarse en un posible lanzamiento en Estados Unidos.

Limpieza hogareña por algoritmos

Corcuera arrancó Aliada con Aidé Reséndiz Serrano, quien limpiaba su departamento de estudiante de Derecho. Él creó un sitio y, cuando llegaban los primeros clientes, se comunicaba con ella por WhatsApp para coordinar horarios y lugares.

La empresa creció y Reséndiz pasó a ser coordinadora en la oficina central. Aliada conecta a clientes con sus profesionales de limpieza y cobra una comisión de 15% sobre el precio de 70 pesos (menos de cuatro dólares) por hora.

La visita a Mountain View, dice Corcuera, “nos ayudó a ver cómo el mundo va a estar en cinco años y cómo nos podemos adaptar a ese lugar”. Hablando con un mentor, se dio cuenta que necesita desarrollar algoritmos que conecten a cada cliente con la persona con las capacidades indicadas.

publicidad

Otra decisión que tomó en Mountain View fue desarrollar un bot que responda por chat a las dudas de los clientes, una tarea que hoy requiere atención telefónica... y seres humanos.

“Vamos a crear un bot que se llama ‘Aidé’ —dice Corcuera—, para conectar las necesidades con las soluciones en tiempo real”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad