null: nullpx
Cargando Video...

Y Mañana Será Otro Día Capítulo 67

Univision10 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

[música]

pablo: regina.

regina: ¿pablo?

pablo: ¿estás aquí?

regina: ¿pablo?

pablo: tranquila, tranquila,

no llores.

vámonos de aquí.

regina: ¿y margarita?

margarita: aquí estoy, mi amor.

no me he ido.

almudena: bizcochito,

no sé por qué siento

que me estás evadiendo

y por eso no me contestas.

te he marcado más de tres veces,

y... mira, si es que no crees

que me arrepiento

de haber apoyado a rafael,

te lo pruebo como quieras.

no me voy a cansar

de repetirte que...

estoy contigo, bye.

regina: margarita, por favor,

baja esa pistola.

margarita: no, mi amor.

no, regis, no estás entendiendo.

este tipo entró a mi casa

como un ladrón,

no como un invitado.

pablo: no, a ver, tranquila.

yo nada más vine porque--

regina: porque yo le pedí

que viniera.

él también se puede ir

a otro país con nosotros

y con el bebé, maggie.

margarita: no, regis, no, no,

no estás entendiendo.

aquí las cosas se hacen

a mi manera.

y yo a ti te quiero lejos

de nuestras vidas.

¿quedó claro?

[abren la puerta]

[cierran la puerta]

tú y yo nos vamos a ir juntas,

así que te vas despidiendo

de tu amiguito para siempre.

muévete.

¡muévete!

baja.

mira, nada más.

tenemos más visitas.

no solamente eres tú, pablito.

manuel: margarita,

baja esa pistola.

no sé de dónde la sacaste,

pero esto no tiene por qué

ser una tragedia.

margarita: sí, sí, sí, sí, sí.

váyanse de aquí

y no les va a pasar nada.

largo de aquí.

me van a dejar aquí sola

con mi bebé y con mi regina.

te vas con ellos.

tú te quedas conmigo.

¿quedó claro?

regina: pablo,

haz lo que te pide.

yo me quedo con margarita

sin ningún problema.

manuel: maggie. estamos haciendo

lo que nos estás pidiendo,

baja el arma--

margarita: largo de aquí,

no les va a pasar nada.

fuera de aquí. ¡largo!

camilo: ¡margarita!

margarita: [grita]

manuel: quítasela.

margarita: ¡suéltame! ¡suéltame!

adrián: es de... es de juguete.

el arma es de juguete.

margarita: ¡suéltame!

camilo: ¡tranquila!

margarita. margarita.

margarita.

rafael: ¿qué quisiste decir

con eso, ma?

¿que terminaste por darle

la razón a camilo?

almudena: claro que no, hijo.

aunque él dice

que tiene pruebas, yo creo que--

rafael: ¿qué crees,

qué estás creyendo?

si con unas pruebas

prefabricadas,

¿soy un delincuente acaso?

almudena: cálmate, corazón,

no es eso, además yo solamente

escuché su punto de vista.

rafael: sí. hubiera sido bien

si escucharas el mío también.

si me lo hubieras preguntado.

almudena: oh, y te marqué,

pero no me contestas.

rafael: [suspira] mamá,

¿tú qué crees? ¿que no me duele,

acaso, que dudes de mí?

almudena: mi amor, yo no dudo.

y si le dije eso a camilo,

es por estrategia.

iñaki: ¿estrategia de qué?

almudena: es que cuando defendí

a rafa, camilo reaccionó muy mal

y casi termina nuestra

"amistad".

así que pensé que si

le hago creer que estoy

de su lado, pues puedo

poco a poco convencerlo

de que está en un error.

ay, miren, creo que lo más sano

es que dejemos esta plática

hasta aquí, y nos veamos

cuando estén los ánimos

más tranquilos, ¿no creen?

rafa, mi amor, te adoro.

eres un amor, y lo sabes.

bye, mi amor, te quiero.

cierren la puerta, por favor,

antes de salir.

rafael: ¿le creíste?

iñaki: pues, no sé qué decirte.

desde que tu madre llegó aquí,

sólo ve a través de los ojos

de camilo.

pero sé qué te adora,

y te conoce como yo.

así que, tal vez su estrategia,

si es que existe realmente,

pues funcione a tu favor.

rafael: ay, la verdad yo no sé

si quiero que mamá se meta

en esto, aun cuando

sus intenciones sean buenas.

ya ves que le gusta enredar

todas las cosas, siempre.

y ya no quiero más

complicaciones.

iñaki: pues entonces díselo.

dile a almudena que por favor

se mantenga al margen

de toda esta situación.

rafael: ay, no, pa.

se hará como se hará. vámonos.

manuel: no reacciona,

hay que llevarla a un hospital.

camilo: vamos. te ayudo.

manuel: sí, por favor.

adrián: a la camioneta.

regina: me avisan

si cualquier cosa pasa, ¿ok?

camilo: aquí está. llévala.

manuel: abran la puerta,

por favor.

camilo: qué bueno

que estás bien.

regina: gracias por venir

a rescatarme, pablo.

camilo: ¿estás bien, regina?

vámonos. voy a llamar a tu mamá

para avisarle que estás bien,

pero no quiero que vuelvas a ver

a margarita por ningún motivo.

creo que habíamos

dejado claro eso, ¿no?

regina: ella me trajo

con engaños, papá, pero te juro

que no le vuelvo a creer.

me da mucha pena verla así,

tan desequilibrada, pero...

no pienso volver a arriesgarme

a que me haga algo a mí

o a pablo, o a cualquiera

de ustedes.

camilo: eso espero.

regina: bueno, voy por mis cosas

y a ver adónde dejó margarita

mi celular.

camilo: olvídate de ese celular.

al cabo ella te lo regaló, ¿no?

yo luego te consigo otro.

regina: pero me habías dicho

que no querías--

camilo: regina, por favor,

vámonos.

regina: está bien, está bien.

pablo: yo voy por tus cosas,

y si veo el celular se los doy

y ya saben qué hacer con él.

ve con tu papá al coche

y ahorita los alcanzo.

regina: gracias por todo, pablo.

camilo: sí, fuiste muy valiente.

gracias. vámonos.

diana: sí, mónica.

camilo ya viene para acá

con pablo y regina.

por fortuna no hubo

consecuencias.

no, por cristóbal

no te preocupes,

yo me hago cargo de él.

de verdad.

muchas gracias por todo,

seguimos en contacto, ¿eh?

laura: yo quería ir con ellos,

pero no me dejaron.

me dijeron que era peligroso.

pero cómo me hubiera gustado

poner a esa loca en su lugar.

eugenia: ay, a mí también

me hubiera gustado hacerlo.

laura: claro.

eugenia: pero seguro que camilo

ya lo hizo por todos nosotros.

chabe: claro que sí.

diana: mi amor.

[gime] ven.

ay, ¿estás bien?

eugenia: ay, qué bueno

que ya estás aquí, mi vida.

chabe: bendito sea dios,

nada más esperábamos

que llegaras para podernos ir,

mi vida.

tienes que reponerte del susto,

mamacita.

pablo: bueno, yo me retiro.

eh... bonita noche.

diana: que dios te bendiga,

muchísimas gracias por estar

cerca de mi hija,

por habernos alertado.

pablo: saben que cuentan conmigo

para lo que necesiten.

hasta luego.

diana: gracias.

ay, mi amor.

mónica: auch. auch.

[ríe] ¡ay!

no, camilo, los pies no.

camilo: ¿por qué no?

mónica: porque no,

porque me da cosquillas.

ah. ah, ya, camilo, ya, fuera.

fuera, fuera, fuera.

y tú ya no me muerdas mi pie.

iñaki, necesito verte.

a ti y a rafael.

¿mañana donde mismo?

ven, camilo, vámonos a la cama.

es hora de irnos a acostar.

deja de jugar un segundo.

deja de jugar tantito, loquito.

nico: ¿y mi sobrinito está bien?

regina: sí, porque está dando

muchas pataditas.

nico: ¿a ver?

¿eh? ¡guau! ¡guau, guau, guau!

¡guau!

cristóbal: seguro va a ser

futbolista, ¿eh?

nico: ¡ah!

juan: manuel, tu mujer presentó

una crisis nerviosa grave.

tenemos que hacer

varias pruebas.

un análisis psiquiátrico

y exámenes de laboratorio,

para dar un diagnóstico certero.

manuel: ¿eso quiere decir

que se va a quedar internada?

juan: sí, así es.

es que aquí podemos cuidarla

e intervenir de inmediato

en caso de que presente

más crisis.

¿ya le había ocurrido algo así

antes?

manuel: sí, pero no

a este extremo.

hoy sí perdió el control

por completo.

bueno, pasa a la recepción para

que puedas ingresar a tu esposa.

y la pueden llevar de urgencias

a una habitación.

manuel: sí.

juan: bueno.

seguimos en contacto.

manuel: gracias, juan.

juan: al contrario.

adrián: hasta luego.

diana: ¿en qué piensas?

camilo: en si he hecho bien

las cosas...

si he sido un buen padre,

en esas cosas.

diana: a ver.

hoy te llamé por cristóbal.

no dudaste ni un segundo en ir.

estuviste dispuesto a dar

la vida por tu hija, sin saber

que la pistola que traía

margarita era de juguete.

¿aún dudas si eres buen padre?

en muchas ocasiones

yo no hubiera sabido qué hacer.

y tú siempre has estado ahí

apoyándome. resolviendo.

incluso cuando yo te he gritado

que no eres buen padre.

manuel: me voy a quedar

a cuidarla.

maggie está sola en el mundo

y no me voy a quedar

abandonándola a su suerte

en estas circunstancias.

adrián: pues sí.

sólo queda esperar

a que den los resultados,

a ver qué tienes que hacer.

manuel: lo que sí es que no sé

si mañana pueda ir

a la pastelería.

adrián: no te preocupes,

laura y yo nos quedamos

el tiempo que sea necesario.

manuel: gracias.

diana: no sabes la tranquilidad

que me da que sí lo seas.

camilo: no te pongas triste.

regina: ma.

¿te puedes quedar a dormir

conmigo?

me haces falta.

diana: está bien, amor,

tú también me haces falta.

sólo déjame hablar

con cristóbal, porque quería

venirse a dormir conmigo a casa

de mi mamá.

regina: ya hablé con él.

él también se quiere quedar.

no sé qué trae, pero hay algo

que no nos quiere contar.

no es normal que si ya estaba

viviendo solo, ahora quiera

dormir contigo.

camilo: mira, cris no la está

pasando bien, pero cuando esté

listo nos dirá lo que le pasa.

hagan una cosa, vayan

a acostarse ya en mi cuarto,

para que estén más cómodos.

diana: ¿lo dices en serio?

camilo: sí. deja mi pijama

afuera, yo me duermo

en el cuarto de regis.

regina: gracias, pa.

camilo: mi bebota.

regina: [ríe]

diana: bueno, pues vámonos

a dormir, entonces.

camilo: descansa.

diana: buenas noches.

camilo: que descanses.

[suspira]

[música]

regina: no se vale, nico,

yo me quería dormir con mi mamá,

no contigo.

nico: ay, pero yo también

quiero dormir con ella.

regina: pero no cabemos

los tres.

nico: ay, pero somos cuatro,

cris también duerme

con nosotros.

cristóbal: hola.

regina: ahora sí de plano

no vamos a caber.

diana: ay, claro que sí

cabemos todos, vénganse aquí,

mis niños.

nico: ¿nos cuentas la historia

de las sardinas luchadoras?

diana: ¡ah! ¿te acuerdas

de ese cuento?

pues había una vez, una familia

de sardinas y todos vivían

en la misma lata.

eran tantas sardinas,

que se apretaban, apretaban,

todas juntas--

[celular]

para estar más cerca

y poder platicar.

camilo: perdónanos, barbie,

pero todo fue tan rápido

que seguramente a nadie

se le ocurrió llamarte,

pero no te enojes.

bárbara: pues si me casé, papá,

no desaparecí del planeta.

soy parte de esta familia, papá.

o sea, si no me doy cuenta

yo sola que en el chat decía

que ya ibas por regina y pablo,

no me dice nadie, no me entero.

camilo: discúlpame, hija.

no vuelve a pasar.

bárbara: bueno, es que también

me enteré que mauricio

va a trabajar en una propuesta

para volverse tu socio.

de hecho no ha llegado

por estar preparándola.

¿de verdad te vas a asociar

con él, pa?

camilo: tomaré la decisión

cuando vea el proyecto

definitivo, pero no sabes

cómo se lo agradezco.

lo que pretende hacer

por mi empresa y por mí

es increíble.

y me tiene muy emocionado.

me queda claro que elegiste

un buen marido.

bárbara: sí, ¿verdad?

camilo: bueno, mi amor,

nos hablamos mañana.

diana: [ríe]

y la sardina voló y voló y voló

mientras hacía su ruidito.

nico: [gruñe]

diana: nicolás, eso es un cerdo,

no una sardina.

nico: ay, que no sé cómo son

los ruidos de la sardina.

cristóbal: zape, por no saber.

regina: y almohadazo,

por no saber.

nico: ay, vas a ver.

regina: ¿voy a ver?

diana: no, no. ey, ey, ey, ey.

¡a ver niños, no!

¡guerra de almohadas!

nico: ¡sí, sí!

diana: niños contra niños.

¡niñas contra niños!

¡vamos!

¡cuidado! ¡cuidado con el bebé!

¡cuidado con el bebé!

este es muy abusivo.

[ríe]

¡cuidado con nico!

[ríe]

¡cuidado!

[alerta de texto]

almudena: ¿estás enojado conmigo

por lo de rafa?

mauricio: [suspira]

¿que la una de la mañana?

ximena: ay.

mauricio: ey.

ximena: ¿qué?

mauricio: ximena.

ximena: ¿qué, qué, qué pasa?

mauricio: ¿por qué me dejaste

dormir?

ximena: ¿qué? ¿y me reclamas

a mí?

a ver, mauricio,

estábamos en plena acción

y te quedaste dormido,

y tampoco me cumpliste a mí.

mauricio: no, no, eh...

¿cómo me pude haber quedado

dormido con... contigo?

ximena: [ríe] pues yo no sé.

y vaya frustración, ¿eh?

¿sabes qué? ahora comprendo

a la pobre de tu mujer,

es que... ¡qué horror!

mauricio, de verdad,

ve al doctor, o no sé, búscate

otro brujo, porque...

ya que conmigo tampoco despierta

el monstruo, quiere decir que

estás en serios problemas.

mauricio: no, no, no,

pero contigo no tengo problemas.

no entiendo qué pasó.

ximena: ay, pues, mira.

yo nada más estaba esperando

que despertaras para no irme

de aquí sin decirte que algo

tienes que hacer.

no puedes seguir siendo

un fiasco, mauricio.

mauricio: no, no. no me digas

así, tú no. yo...

ximena: mira, yo no acostumbro

a mentir, mauricio, sabes

muy bien, ¿no?

otras veces te he dicho

que eres un campeón.

pero hoy... hoy, dejaste

a esta amazona vestida

y alborotada.

¿y sabes qué?

a ver si te busco después,

porque de veras que...

qué decepción.

qué decepción.

me voy.

¡chau!

[música]

[música]

mauricio: ¿qué haces despierta,

mi amor?

bárbara: esperándote.

mauricio: ah.

bárbara: creí que ibas a llegar

más tarde.

mauricio: sí, bueno, me apuré

para llegar lo antes posible

a la casa.

pero la verdad es que vengo

muerto, ya.

bárbara: hablé con mi papá, ¿eh?

sobre tu sociedad con él,

y estoy muy orgullosa de ti.

mi amor...

y él muy agradecido.

mauricio: ¿eso quiere decir

que va a aceptar?

bárbara: seguro, seguro.

lo hará en cuanto

vea tu propuesta.

mauricio: ¿sí?

bárbara: pero también me dijo

que escogí un buen marido.

mauricio: ajá.

bárbara: yo creo que eso

hay que comprobarlo.

mauricio: sí.

pues qué bueno que tu papá

aprecie lo que estoy haciendo,

porque yo pienso en el futuro,

mi amor.

bárbara: ay, mi amor.

mauricio: cuando él falte.

bárbara: no, pues eso va a ser

en 200 años, no sé, ahorita

no te preocupes por eso,

mi papá es joven,

así que ahorita preocúpate

por el aquí y ahora, mi amor.

mauricio: sí, mi amor,

pero sí, sí, sí me preocupo.

bárbara: ay.

mauricio: yo también quiero

llegar lejos, quiero, eh...

bárbara: ¿qué?

mauricio: rodearme de lujos,

y rodearte a ti de lujos, y...

quiero ser un hombre de poder.

bárbara: ay...

¿sabes lo atractivos que son

los hombres con poder?

mauricio: ajá. eso dicen, ¿no?

bárbara: ajá. y, mi amor, poder,

es "poder".

mauricio: ajá.

bárbara: ándale.

demuéstralo.

así, mi amor, sí.

parece que por fin, va a pasar.

¡por fin!

ximena: [silba]

mónica: ay, amiga, ven,

qué bueno que llegas.

cuéntame, cuéntame, cuéntame

cómo terminó todo con mauricio.

ximena: uh. perfecto.

no sospechó nada.

mónica: guau. ya quedé de ver

a iñaki y a rafa mañana.

ximena: amiga,

con lo que encontramos

en el celular de mau,

segurito van a tener pruebas

en su contra.

mónica: bueno, sí. todas.

ximena: oye, ¿tú crees que

en cuanto mauricio caiga,

camilo te va a regresar

tu puesto?

mónica: no. no lo creo, amiga.

ya viste que no aceptó

la sociedad con iñaki,

estoy totalmente segura

que fue por mí.

ximena: oye, a ver, a ver.

¿entonces por qué te preocupas

tanto por demostrar

la culpabilidad de mau, eh?

mónica: no, pero si no es

por camilo.

ximena: ¿entonces?

mónica: no, yo le tengo

mucho cariño a media link.

no quiero que quiebre.

ximena: ay, entonces estás

enojada con camilo.

mónica: más bien, desilusionada.

me dolió muchísimo

su decisión tan radical

de no quererme en la empresa

aunque eso afecte

sus propios intereses.

ximena: pues, sí,

en eso tienes razón.

oye, a pesar de su enojo

que puede que sí

esté medio justificado,

te la está cobrando

demasiado caro, ¿eh?

mónica: sí, así es exactamente

como lo siento.

ya empiezo a ver a camilo, pues,

ya no así como mi dios,

sino como un hombre

con defectos como todos.

bárbara: [gime]

y, al final, como siempre,

no sentí nada,

otra vez nos quedamos en

el "ya merito, ya merito,

ya merito".

mauricio: pero, vengo cansado.

bárbara: ah, sí, pretextos,

más pretextos.

claro, claro.

mauricio: además,

tenemos un acuerdo, ¿ajá?

es tu culpa,

tú lo rompiste por--

bárbara: ¿por qué?

a poco es un pecado.

mauricio: apasionada.

bárbara: dime, ¿es un pecado?

tienes razón, no lo vuelvo

a intentar.

es espantoso, mauricio,

quedarse alborotada.

contigo no hay placer,

solo frustración.

mauricio: ay, maldita paloma.

esto es magia negra,

tiene con ximena.

ximena: amiga, me parece que eso

está muy bien,

que ya no le tengas idolatría

a camilo.

eso es muy sano, mónica.

mónica: pues, sí, pues, sí,

porque ahora estoy...

estoy empezando a ver

lo que a mí me conviene,

lo que a mí me gusta,

lo que me hace sentir bien,

valorada.

ay, amiga, creo que, al fin,

dejé de ser la incondicional

de camilo.

ximena: ay, mónica, ahora sí

que me tienes sorprendida,

pero para bien.

mira, está padre

querer a alguien,

pero tampoco fundirse en él,

¿no?

mónica: sí, exacto,

y la verdad es que no sé

si es por ego o por orgullo,

pero ahorita lo único

que me interesa

es recobrar el respeto

y la confianza que

camilo tenía en mí, pero,

pero en el plano profesional.

ximena: ay, pues,

a lo mejor lo logras

tanto en lo profesional

como en lo personal.

mónica: sí, estaría padrísimo,

pero,

pero ahorita solo me interesa

lo profesional.

ay, aunque con él ya nunca

se sabe, ya ves cómo es.

ximena: pues, sí.

mónica: ¿qué cosa?

oye, ¿qué tantos besos?

tú estás más... muy acelerado.

calma.

mónica: tú siempre me despiertas

con tus movimientos.

[suspira]

¿sabías que tu tocayo, camilo,

siempre me hablaba a las siete

de la mañana?

pero eso se acabó.

ya no voy a vivir pendiente

de este reloj

ni añorando llamadas.

nunca más.

almudena: ay, bueno,

si la montaña no va a mahoma,

entonces--

¿tú qué haces aquí?

diana: hmm, ¿perdón?

es mi casa, más bien,

¿qué haces tú entrando así?

almudena: la puerta

estaba abierta.

¿ya regresaste con camilo?

diana: ¿no te parece

una impertinencia preguntar

así sobre mi vida privada?

sin contar que se trata

de una pregunta obvia.

almudena: no, pero es que

estás aquí--

diana: es mejor que te vayas,

almudena, porque no son

horas de visita.

te advertí que la esposa

de camilo soy yo.

por eso estoy aquí.

paloma: hola.

manuel: hola, ¿cómo estás?

paloma: me dijo el joven adrián

que te quedaste aquí

toda la noche.

pensé que tenías hambre

y te traje una torta de tamal.

manuel: gracias.

paloma: [ríe]

aunque seguramente a ti

ya no te han de gustar

esas cosas, ¿verdad?

sino puras cosas finolis.

manuel: no, sí me siguen

gustando, y mucho.

paloma: y, pues, ¿cómo está

la güera pelos de elote?

margarita.

manuel: mal, mal,

no han dado

un diagnóstico completo,

pero está muy mal

de los nervios, de su cabeza.

paloma: pues, qué mala onda.

manuel: sí, es bastante

complicado porque no la puedo

dejar sola y el plazo

que te había dicho para

resolver mi situación con ella

puede ser largo.

paloma: no te preocupes,

hay prioridades,

saber cómo está su cabeza y...

y ya luego habrá tiempo

para hablar de nosotros.

manuel: ¿de nosotros?

paloma: me voy a chambear.

[celular]

manuel: bueno.

sí, licenciada, dígame.

diana: de saber cuánto tarda

en desmentirme camilo

con almudena, pero es que me dio

muchísimo coraje verla aquí.

mónica: ella también debe

haber hecho un enorme coraje

al verte ahí.

diana: si supiera que solo

me quedé a cuidar a mis hijos.

mónica: ya sé.

ay, bueno, diana, discúlpame,

tengo que colgar,

pero luego seguimos platicando,

¿va?

un beso a todos, bye.

ximena: ¿y ahora qué?

mónica: anoche diana durmió

en su casa.

dice que no pasó nada con camilo

pero quedarse de nuevo

en su casa, pues, ya es

ganar terreno.

ximena: ay, amiga,

lo que no se te debe olvidar

es que por más que amiguitas

que anden ustedes dos, ok,

yo me moriría de celos,

pero, bueno, eso es otra cosa,

lo suyo sigue siendo

competencia, mónica.

mónica: sí,

sí, así lo acordamos.

ximena: bueno, si te anotas

un punto o dos, al dejar

descubierto lo de mau, pues,

amiga, disfrútalo sin culpa.

mónica: gracias, amiga,

te lo prometo, pero, la verdad,

todavía no sé qué va a pasar.

lo único que tengo claro es que

esta historia todavía

no termina.

ximena: así se habla,

porque esto no termina

hasta que termina, y punto.

mónica: pues, sí.

paloma: pues, bien dijiste,

mi suerte esa bipolar.

y ahora sí, ya perdí

las esperanzas con el manuel.

lo conozco, él es rebuena gente.

y si esa mujer

se queda turulata, pues,

él se va a quedar con ella

toda la vida.

sí, si estoy chillando

porque lo amo,

lo amo mucho,

¿y de qué me sirve?

te dejo chambear, bye.

manuel: qué bueno que todavía

estás por acá.

tengo algo que decirte,

me habló la abogada.

paloma: ¿es algo bueno?

manuel: pues, es por el juicio

de tu inocencia.

paloma: ya, suelta la sopa.

manuel: mira, como margarita

dio declaraciones falsas,

pues, cometió perjurio.

y, si te declaran inocente,

automáticamente las autoridades

van a ir en contra de ella.

pero, bueno, si tú aún

quieres seguir adelante,

yo, pues--

paloma: ¿cómo le voy a hacer

eso a tu mujer?

si ni siquiera sabemos

cómo va a salir de esta.

manuel: de verdad,

lo siento mucho.

paloma: pues, yo lo siento más.

no voy a poder esperar

un mejor empleo y mi palabra

contra la del promotor, pues,

no vale nada, ¿verdad?

manuel: no, no, no,

a ver, la acusación contra

el promotor sigue en pie

y esa la vamos a ganar.

mauricio: te dije "tercer

trimestre del año pasado",

nora, ¿no entiendes?

nora: mau, me dijiste que el--

mauricio: a ver, a ver, a ver,

¿cómo me dijiste?

nora: pues, mau, mauricio,

así te llamas.

mauricio: no, soy

el licenciado romero.

¿se te olvida que soy el gerente

de todo esto, o qué?

mónica: cómo olvidarlo,

si me lo has repetido

como cien veces al día.

mauricio: ah, ahora eres cómica.

mejor, concéntrate

en tu trabajo, ¿sí?

luis: bájale, no hables así

a norita, tus gritos se oyen

hasta mi oficina.

mauricio: ah, ¿oficina?

¿tu cuchitril es una oficina?

mejor, lárgate a trabajar

en lugar de estarte metiendo

donde no te llaman.

luis: me meto porque nora

es mi novia.

mauricio: ¿son novios?

órale, el reglamento prohíbe

las relaciones entre empleados

de la oficina.

nora: y eso, ¿dónde lo dice?

mauricio: en el nuevo reglamento

que yo puse, así que déjense

de tonterías y arrumacos

aquí, ¿sí?

tercer trimestre, nora,

y es para hoy.

camilo: buenos días.

mauricio: camilo, buenos días,

eh, ¿me das unos minutitos?

camilo: sí, claro, vamos.

buenos días.

buen día a todos.

luis: aguanta, norita,

a este animal no tardan

en caerle.

nora: bueno, pues, espero

que sea pronto porque así

no hay ni quien aguante.

ay, luis, aquí lo padre era

el ambiente de trabajo.

si esto no se compone,

yo me voy.

rafael: pero ¿cómo conseguiste

todo eso?

mónica: ah, mira,

no me preguntes,

pero salió del celular

de mauricio, y lo mejor

es que él no tiene

la menor idea.

rafael: ¿de su celular?

pablo: ahora está más que claro

que ese tal damián

es su cómplice.

mónica: obvio.

rafael: pero es que ese tipo

se presentó en media link

como un técnico externo en

computación que llevó mauricio.

claro, ahora me queda claro

por qué cuando le pedí sus datos

para usarlos después

nunca me los dio.

mónica: pues, no.

patricio: pero, pero,

dime una cosa, ¿tuvo acceso

a tu computadora?

rafael: no lo sé.

patricio: no, es que si lo tuvo,

él pudo haber hackeado toda

tu información.

pablo: no, no, y no solo eso,

no solo puedo haberte puesto

una trampa en tu proyecto sino

sembrar las dichosas pruebas

que aparecieron

en nuestras máquinas.

mónica: obvio.

rafael: no, tenemos que dar

con ese hombre.

pablo: tenemos su celular, rafa.

rafael: [ríe]

mónica: híjole, somos

un gran equipo, la verdad, ¿eh?

solo espero que estemos

a tiempo de desenmascarar

a mauricio y de reivindicarte,

rafa, bueno, a ti también,

pablo.

patricio: permítanme un segundo.

rafael: mónica, tú dices

que todo salió del celular

de mauricio, ¿no?

mónica: sí.

rafael: bueno, por favor,

necesito que me digas

cómo entraste.

es que ese infeliz

tiene un video... comprometedor

de paloma y puede que esté ahí.

mónica: ay, no, no inventes.

bueno, es que yo entré

pero porque ximena

me echó la mano y ella es

la que puede ayudarte, rafa.

camilo: esto es una porquería.

mauricio: ¿qué, la propuesta?

camilo: no, el café.

desde que se fue mónica

no hay un día que esté bueno.

mauricio: sí, bueno, incluí

un estudio preliminar de áreas

que pueden reducir y diferir

sus costos para generar

ahorros operativos

y de inversión en media link.

camilo: sí, ¿me permites?

mauricio: sí, claro.

mauricio: y, de pasada, te aviso

que estoy metiendo en cintura

a la gente, ¿eh?

porque andaban ya en el puro

chacoteo, como que

no les cabe en la cabeza

que en los tiempos difíciles

hay que ponerse la camiseta

y dar el cien por ciento.

camilo: mauricio, está bien,

pero ¿me dejas concentrar?

mauricio: sí, sí, sí, claro.

[música]

ximena: no, ay,

rafa quiere verme.

a ver, a ver, a ver.

"por supuesto, guapo".

"tú dices dónde

y cuándo".

[suspira]

"hoy en el bar".

ay, sabía que volverías

a buscarme, papacito,

ya te habías tardado.

muac.

[ríe]

camilo: barbi me contó anoche

que estabas trabajando en esto.

mauricio: ajá, sí, bueno,

se requiere

de un análisis profundo

y propuestas concretas.

camilo: sí, se nota que hiciste

un gran trabajo.

mauricio: ajá, ¿y?

camilo: tienes mi confianza,

vamos a ser socios.

mauricio: [ríe]

sí, no, ¿qué?

dame un abrazo.

te lo juro que no te vas

a arrepentir, camilo,

te lo juro.

camilo: tenemos mucho que hacer,

de entrada hay que avisarle

a los abogados de la empresa

y tenemos que firmar la sociedad

lo antes posible

para que tu capital entre

y comencemos

la reestructuración financiera.

mauricio: [ríe]

soñé tantas veces

con este momento, socio.

camilo: muy bien, socio.

patricio: así no importa

si el tipo registra el número.

mónica: ay, ahí estamos.

[celular]

patricio: ya está sonando.

damián: ¿bueno?

patricio: hola, damián.

damián: ¿quién habla?

patricio: me llamo

gilberto ríos,

tú a mí no me conoces,

pero me recomendaron contigo

para un trabajo.

damián: mira, ahorita estoy

bien ocupado, ¿sí?

no estoy aceptando

ningún trabajo.

patricio: bueno, este no es

uno común, es uno especial

y con buena paga.

damián: ¿quién me recomendó?

patricio: pues, un amigo

que me pidió no mencionarlo,

pero le has hecho algunos

documentos.

yo lo que quiero es que

me hackees una máquina.

damián: eso cuesta una lana,

¿eh?

patricio: pon la cifra.

damián: bueno, pues, primero

hay que ver de qué tamaño es

el sapo para soltar la pedrada,

¿que no?

ah, y el pago es en efectivo.

patricio: de acuerdo,

¿dónde nos vemos?

sí, ok, a esa hora está bien.

mónica: ay, no puede ser,

ese tipo es un transa,

cayó a la primera.

rafael: yo no puedo

ir con ustedes porque

a mí me conoce.

así que solo esperemos

que mauricio no le haya enseñado

fotos de ustedes o a ti, moni,

¿no te vio ese día

en media link, verdad?

mónica: no, no.

pablo: rafa, mientras, ayúdame

a ordenar estos datos

para agregarlos a los que

nos dio pablo y luis y, bueno,

ver si hay correlaciones.

rafael: ah, bah,

estamos hablando, ¿eh?

mónica: sí.

bueno, ¿y a qué hora

es la cita?

patricio: bueno, tú no vas

a venir conmigo.

mónica: ja, ¿y cómo piensas

impedirlo, iñaki de la maza?

diana: ya los de la clínica

están enterados

de que mañana te ingresas.

cristóbal: ¿y ustedes

pueden ir a verme?

diana: claro que sí, mi amor.

paloma: pues, hasta yo voy a ir.

cristóbal: por favor,

no le vayan a decir nada

a mis hermanos hasta que

ya esté internado.

diana: me di cuenta de que a

regina no le dijiste nada

y te respeto, aunque no sé

a qué se debe, pero va a ser

como tú quieras, mi amor.

cristóbal: gracias, ma,

es que, mira, me está costando

mucho trabajo esto de no tomar

y hoy fue un día

de mucha ansiedad para mí,

pero luis me estaba odiando y--

diana: qué bueno,

tienes que ser fuerte

y valiente, ¿mm?

cristóbal: sí, ojalá que

cuando vuelva de la clínica

podamos vivir todos juntos aquí

en la casa, como antes.

diana: ay, ojalá que así sea.

[celular]

es el asilo.

¿bueno?

sí, ¿qué noticias me tiene,

señorita?

no, está bien.

muchas gracias.

>> ¿cómo es, doña meche?

¿por qué no deja que su hija

venga a visitarla?

meche: porque no soy

monito de feria, ¿eh?

para que me vengan a ver

por pura curiosidad.

esa mujer no me conoce,

así que no me puede querer.

por más que yo sea su madre.

>> ay, dios, qué carácter.

meche: ¿sabes a quién sí

quisiera ver?

>> ¿a quién?

meche: a la muchachita que vino

la otra vez.

platiqué tan a gusto con ella.

sentí que nos entendíamos,

fíjate.

¿pues sabes de quién es nieta?

>> ¿cómo voy a saber,

doña meche?

si ni siquiera

su nombre le dijo.

meche: pues, ojalá vuelva porque

su compañía sí me hizo

mucho bien.

>> solo a ti te pasan

esas cosas.

oye, pero, ¿no te dio miedo?

regina: sí, pero al final me dio

mucha pena.

>> ay, regina, estás igual

o peor que lo que hace

esa mujer.

regina: oye, ¿y el killer ya

no te escribió?

>> pues, sí, pero lo estoy

dejando en visto, gracias.

regina: para eso estamos

las amigas, para apoyarnos

y aunque no entendamos

por qué la otra

hace lo que hace,

para eso estamos.

regina: ya me conoces.

>> ay, regina.

camilo: el rescate de regina

me estresó mucho.

sí, vi tus mensajes, pero

ya no tuve cabeza para

contestarlos.

almudena: ay, creí que

me estabas castigando, mi amor.

camilo: no creí que fueras

del cincuenta y cuatro

por ciento de las mujeres

que padece la paranoia

de que uno está enojado

y castigando cuando no es así.

almudena: eso solo

me pasa contigo porque

me importas muchísimo,

y también porque esta mañana

te fui a buscar a tu casa

y me encontré con diana

en pijama.

camilo: ah, diana se quedó

a dormir para estar cerca

de sus hijos,

regina y cristóbal

la necesitaban,

querían que su mamá

los apapachara.

almudena: ¿y tú la necesitabas

también?

digo, ¿hubo reconciliación

entre ustedes o algo así?

camilo: no.

almudena: ¿y con mónica?

camilo: tampoco con ella,

pero ya deja ese tema

por la paz, por favor.

almudena: ay, sí, bizcochito,

sí, lo que tú me digas.

oye, ¿quieres comer conmigo?

camilo: sí, me va a caer bien

despejarme un poco.

almudena: ¡uh!

bueno, voy al baño

y te espero afuera, ¿ok?

[celular]

camilo: bueno.

dime, diana.

así que mañana se interna,

gracias por avisar.

creo que deberías dormir

de nuevo esta noche en la casa,

quiero que cristóbal entre

tranquilo a la clínica

y que lo llevemos juntos,

¿te parece?

almudena: ay, diana,

la verdad, que

ni para mentir sirves.

[ríe]

mauricio: y listo,

con esto quedamos a mano.

damián: hasta diría que te salió

barata la sociedad

con tu suegro.

mauricio: pues, ni que

me hubieras cobrado dos pesos,

¿eh?

no es bueno ser tan ambicioso.

damián: ¿y qué, no vamos

a festejar tu ascenso?

mauricio: no, ¿cómo crees?

damián: ¿qué, pues, por qué no?

mauricio: porque ya, te acabo

de apagar y san se acabó,

es la última vez que te veo.

damián: ay, qué poca,

¿no somos cuates?

yo pensé que ahora

que ibas a ser tan importante

me ibas a necesitar más,

acuérdate que hay que compartir,

¿eh?

mauricio: [ríe]

cálmate, si fueras mi cuate

todo esto lo hubieras hecho

gratis.

mira, ubícate, güey.

yo voy hacia arriba, ¿ajá?

y tú te quedas en donde estás,

así que borra mi número

y ni se te ocurra aparecerte

en mi empresa,

y si me ves en la calle,

no nos conocemos, ¿está claro?

damián: va, pero si quieres

que desaparezca de tu vida,

te va a costar otra lana.

mauricio: ay, no me friegues,

damián, por favor.

damián: si fueras mi cuate

lo haría gratis,

así que cáete

con un buen billete.

mauricio: vete a la fregada.

bárbara: a ver, mauricio,

no veo por qué estás de genio

si mi papá te aceptó como socio.

diana: hola, pasen.

bárbara: ay, no me cae

que no te entiendo ya.

esto se tiene que componer

y la única manera

es la terapia de pareja,

como te dije, y la cita

la tenemos el próximo miércoles

a las cinco.

¿mauricio?

diana: ¿les ofrezco

algo de tomar?

bárbara: bueno,

¡ay!

me colgó.

me colgó.

me colgó a mí.

hola, tita.

tita: hola, hija.

bárbara: ¿cómo están?

eugenia: bien.

bárbara: les manda

muchos saludos mau.

tita: ay, gracias, mi cielo.

eugenia: ¿todo bien, mi hijita?

bárbara: claro, ¿por qué

no habría de estarlo?

diana: pues, porque parece

que te estabas escondiendo ahí

para hablar.

bárbara: ah, no, no, no.

tita: sí, mi vida,

y tú eres de las que,

cuando te habla mau, andas

"ay, bebé" por aquí,

"bebé" por allá, ¿verdad?

bárbara: no, no, no,

lo que pasa es que

lo estaba felicitando,

le estaba diciendo

cosas románticas a mi marido

porque es

el nuevo socio de media link.

diana: ¿cómo, tu papá

va a asociarse con mauricio?

bárbara: ajá.

tita: ah.

[música]

Cargando Playlist...