Cargando Video...

Aaron Hernández tenía el cerebro como el de un hombre de 67 años por los golpes del deporte, según médicos

Aaron Hernández, el jugador de la NFL que se suicidó en prisión el pasado abril con apenas 27 años, padecía la mayor Encefalopatía Traumática Crónica (CTE, por sus siglas en inglés) jamás analizada por científicos en una persona de su edad, según anunciaron los investigadores de la Universidad de Boston.
Cargando Playlist...