MQB Originals

Rumbo a la final MQB: Un triunfo maratónico opacado por la palabra final de los jueces

El clavadista obtuvo 70% de los votos frente a Paul Stanley; sin embargo, cuando llegó el momento de conocer a quienes pasarían a la final, no fue de los elegidos, por lo que debió regresar a casa con todo y Chuvi Pacheco, que lo acompañó en su última participación en el reality de baile.
7 Sep 2018 – 2:47 PM EDT

Seis participantes llegaron a la séptima gala de Mira Quién Baila, pero en la final sólo podía haber cuatro. Por eso, Javier Poza y Chiquinquirá Delgado informaron al arranque del show que en esta gala, además de la salida de uno de los nominados, habría una eliminación directa, basada en la segunda ronda de baile.

Sí, hoy las reglas volvían a cambiar. Dos estrellas dejarían el programa y ninguno de los cuatro participantes que bailarían por segunda vez esta noche estaba contento —sin contar al eliminado ni a Santiago Ramundo, quien pasó automáticamente a la final—: ¿por qué ignorar toda la temporada y basarse sólo en un baile?

Entre eliminaciones múltiples y cuerpos al límite concluye semifinal de MQB

Loading
Cargando galería


En Mira Quién Baila las emociones están a flor de piel, después de seis capítulos en los que hubo lágrimas, traiciones, confesiones, pero sobre todo baile. Dos de los seis famosos empezaron a tronar: Greeicy se enfermó "horrible" esta semana, ha sentido escalofríos, fiebre y el cuerpo muy débil; también para Sara fue complicado, aunque el doctor le recomendó reposo por su neuritis costal (en la que los movimientos bruscos la hacen sentir como si le encajaran un cuchillo en la costilla), ella decidió que no va a parar.

Los participantes mesculinos parecen no tener mayor conflicto que los nervios. Aunque no han dado muestras de dolencias físicas, saben que las competidoras más fuertes son precisamente Greeicy y Sara.


Hoy quienes se jugaron el todo por el todo fueron Paul y Rommel, los últimos en pasar a la pista. Les tocó bailar pocos minutos antes de conocer el resultado de la votación. Rommel llegó vestido de ranchero, listo para el 'Pasito perrón'. Antes confesó que sus rivales más fuertes eran Greeicy y Emmanuel y aceptó que para él lo más importante sigue siendo ganar en la fosa de clavados. Rommel llegó con Chuvi, su mascota, que formó parte de su show, que cerró con una piñata y rehiletes de pirotecnia.

Los jueces quedaron maravillados con su baile. A Joaquín lo impactaron sus movimientos de cadera, a Dayanara le sorprendió la fuerza y el control que tuvo de su bailarina, "la estabas guiando a ella, no ella a ti", le dijo y agregó: "Esto definitivamente es la semifinal. ¡Qué baile! Ha sido mi favorito de todos los tiempos". La 'Jueza de hierro', por su parte, celebró su entrega: "Vimos en el escenario a un Rommel completamente diferente. Hiciste un gran espectáculo".


Cuando llegó el turno de Paul Stanley, los jueces tenían un buen sabor de boca por los shows que los participantes estaban ofrecido, así que lo recibieron con una sonrisa. Al ser cuestionado sobre su semana, confesó lo difícil que había sido pues le tocó competir por votos contra "un héroe nacional". Insistió en que no saber bailar nunca fue un impedimento para que él siguiera, aún con una lesión en el pie.

A Paul le tocó moverse al ritmo de 'Wake me up before you go', baile con el que los jueces aplaudieron su energía. Dayanara destacó la personalidad del conductor —"eres un showman", le dijo—, y le agradeció que no se hubiera dejado vencer por el dolor. Joaquín también hizo referencia a su tenacidad: "Estás luchando hasta el final", aunque no quedó sorprendido: "la actuación ha estado bien, completita", señaló. Lola también reconoció su esfuerzo: "Está perfectamente claro que estamos viendo a nuestros grandes artistas dando el todo por el todo".


Había llegado la hora de la verdad: los dos nominados pasaron al escenario para nombrar al que no competiría en la semifinal. ¿Quién sería el ganador? Después de minutos de tensión, Javier prounciaría el nombre de Rommel Pacheco, quien había conseguido más de 374 mil votos; es decir, 70% del total, con lo que se convirtió en uno de los cuatro semifinalistas que competirían en la segunda ronda de baile. Feliz, el clavadista no perdió la oportunidad de comentar que una persona votó 857 veces por él.

Con su característico sentido del humor, Paul Stanley se despidió de la competencia: "Romperse la madre en la pista no es fácil", dijo antes de tomar su ramo de rosas y salir de la competencia a la que siempre le puso su muy particular estilo.


Para sorpresa de los jueces, los que debían de hacer una nominación directa en la ronda semifinal, los participantes no estaban de acuerdo con la dinámica. Sara Corrales fue la primera en mostrar su inconformidad: "Nos pareció un poco extraño que la calificacion fuera basada solo en el segundo baile de salvación". Junto con sus compañeros, explicó que a éste le dedicó menos tiempo que al principal: "no sabía que este baile nos iba a asegurar la permanencia".

Aunque los otros tres participantes también mostraron su desacuerdo —estaban confundidos por el hecho de que no se tomaran en cuenta los bailes de toda la temporada—, finalmente aceptaron las palabras de Lola Cortés: "Si ustedes salen al escenario, no le van a decir al publico de dónde vienen ni cuánto les va a costar presentarse. Me parece terrible su comportamiento, porque ustedes salen a bailar y yo no sé si ensayaron una o veinte veces, pero si se parten la cara en el escenario y después me entero de que ni siquiera lo ensayaron ¡doblemente wow!".

Finalmente Lola les advirtió que les exigiría el doble.


A los bailarines no les quedó de otra que aceptar las palabras de Lola y presentar su baile de la mejor manera. A Rommel le tocó bailar la rumba cubana 'Lo digo', a Greeicy la samba 'Don't leave me this way', a Sara el ritmo español 'Djovi djova' de Gipsy Kings y a Emmanuel el cha cha 'I'm too sexy'.

El momento más estresante de la gala llegó: los jueces debían entregar tres boletos para la gran final. Dayanara nombró a Greeicy y Joaquín Cortés a Emmanuel. Lola debía decidir entre Sara y Rommel. Después del enfrentamiento que tuvo con ellos por oponerse a las reglas, dijo que no podía echarse para atrás; finalmente le dio su voto a Rommel; sin embargo, los otros dos jueces votaron por Sara, quien se quedó con el último pase a la final.


Rommel terminó su participación en MQB muy agradecido con la gente. No dejó el escenario sin antes felicitar a sus compañeros por estar en la final. También le dio las gracias a Dayanara, Joaquín y Lolita por hacerlo crecer: "Estoy contento porque ya se ve que puedo bailar. Me voy bailando y contento", dijo, para después deshacer el ramo de rosas que le entregaron y lanzar una a una las flores al público.

La gala semifinal de Mira Quién Baila arrancó con seis participantes y terminó con cuatro que se enfrentarán en la gran final de la temporada, que se realizará el próximo domingo 16 de septiembre.


¿Qué más hubo en la séptima gala?

La semifinal de Mira Quién Baila arrancó con un muy setentero openning. Con 'International Man of Mystery' de la película de Austin Powers, el cuerpo de bailarines calentó la pista que recibió a Sara Corrales para bailar 'Si una vez' en salsa, su género de música favorito, que incluyó un cambio de vestido en pleno show. A pesar de su lesión en la espalda, Sara hizo un baile extraordinario, aunque sin todas las cargadas a las que nos había acostumbrado. Dayanara aplaudió sus líneas; Joaquín celebró su valentía y la estética de sus movimientos y Lola la motivó para ofrecer un espectáculo propio: "Tienes todo para hacer lo que se te de la gana en un escenario".

Santiago Ramundo, el salvado, fue el siguiente en pasar. Luego de que en la sexta gala el jurado le hiciera la propuesta de quedarse, recordó lo difícil que había sido tomar esa decisión: "Mi mamá me dijo: 'uno de los dos va a estar nominado sí o sí, asume ese rol. Te mereces estar en la final". El argentino bailó 'I wanna be like you', participación con la que los jueces confirmaron el porqué de su pase: "Tu cara dice que estás en control total", le dijo Dayanara.


La siguiente en pasar frente a los jueces fue Greeicy Rendón, quien bailó al ritmo de Calvin Harris y Dua Lipa con "One kiss". Joaquín destacó que la colombiana volviera a bailar en tacones, en los que la vio muy cómoda: "Habeis estado muy bien, mejor que la semana anterior, me ha encantado. Sobre su estado de salud, Lola le dijo que es natural el bajón que tuvo: "están acercándose a una final y es natural que se empiecen a enfermar, que tengan lesiones". Dayanara también le habló de que las reacciones del cuerpo son parte parte del proceso, le dijo: "lo hiciste fantastico. Te ves en control, con todo y los zapatos".

Emmanuel bailó a ritmo de afro jazz con la canción 'Magalenha', que dejó fascinados a los jueces. "¡Cómo le han sacado provecho a tu cuerpo los coreógrafos", le dijo Dayanara. Aunque Joaquín le dijo que necesitaba soltar más sus brazos, celebró sus posibilidades de verlo en la final. Finalmente, Lola reconoció su liderazgo a la hora del baile, pero le recomendó contraer más la espalda en este tipo de danzas.


El penúltimo show de Mira Quién Baila contó con la visita de Lucero, quien presentó su más reciente disco “Más enamorada con banda". La cantante se dijo honradísima con la invitación, le deseó éxito a los participantes y cuando Javier le preguntó si participaría en el programa ella contestó "Me tendrÍa que quitar los tacones porque apenas y puedo caminar".

Tres estrellas han asegurado su pase a la final. ¡Ya puedes votar por tu favorito!

Más contenido de tu interés