null: nullpx

Dos vidas, un mismo rostro y un atentado: esto sucedió en el esperado estreno de La Usurpadora

Protagonizada por Sandra Echeverría, el melodrama comenzó con un intenso ritmo. Las vidas de Paola y Paulina se cruzaron para dar origen a una historia imperdible que noche a noche estará llena de revelaciones. Este es el relato del primer episodio de La Usurpadora.
17 Sep 2019 – 10:16 PM EDT

Uno de los grandes eventos del año finalmente llegó. Sandra Echeverría comenzó el gran reto de dar vida a Paola y Paulina en La Usurpadora. Con un capítulo lleno de intriga, drama y nerviosismo, dio inicio la historia que se apoderará de tus noches.

No te la pierdas de lunes a viernes a las 9PM/ 8C por Univision. Aquí te contamos los momentos que definieron el episodio de estreno.

Dos vidas, un rostro


Los reflectores y el poder estaban día a día en su camino. Sus órdenes se convertían en realidad. Así era la vida de Paola Miranda, la primera dama de México, la mujer que decidió escapar de su mundo para estar al lado de Gonzalo, su amante.

Para conseguirlo puso en marcha un plan que fue tejiendo por muchos años. Después de una incansable búsqueda, finalmente encontró a una mujer idéntica a ella. Su nombre era Paulina Doria, una colombiana entregada a las causas sociales y defensora de los niños. Al saber de su existencia, le ordenó a Manuel, su mano derecha, tenderle una trampa para traerla a México.

Ilusionada con obtener recursos para la asociación de la que forma parte, Paulina aceptó viajar dejando en su país natal a su madre. El encuentro sucedió, ambas se vieron cara a cara. Paulina se quedó sin palabras, pero Paola quedó complacida.


Sin más rodeos, Paola le informó que estaba ahí para tomar su lugar por algunas semanas. Ante la negativa que halló, amenazó con asesinar a la madre de Paulina, quien no tuvo salida y aceptó la propuesta. Presionada y sin opciones, Paulina aprendió a disimular su acento colombiano y a comportarse como Paola lo haría.

La prueba de fuego


Paola consiguió su gran objetivo: un reemplazo del que nadie dudaría. El rosto era el mismo, pero el carácter y los sentimientos eran distintos. Mientras Paulina es ternura y compasión, Paola es capricho y maldad.

La prueba más difícil estaba frente a Paulina: llegó a un hogar extraño para fingir ser otra persona. La suerte estuvo con ella, pues su familia no sospechó nada al verla. Lo que sí sucedió fue la sorpresa de Carlos al platicar, ya que no encontró reclamos ni pleitos.

A pesar de su incomodidad e intranquilidad por la situación de su madre, poco a poco Paulina se fue adaptando a su nueva vida, mientas su gemela disfrutaba de un paradisiaco viaje al lado de su amante. Lo que Paola no imaginaba es que su vida daría otro giro inesperado que la pondría de cara a la muerte.

El atentado


Paola tenía sus movimientos calculados. El nuevo plan de vida estaba en marcha. Paulina asistió al Grito por la Independencia de México que Carlos daría como presidente. Frente a Palacio Nacional, un hombre alistaba un rifle con el objetivo de asesinar a la primera dama de la nación.


Conoce quién es quién en la nueva versión de La Usurpadora

Loading
Cargando galería

Por su parte, Paola seguía la transmisión del evento desde un televisor y contemplaba todo con ansiedad y emoción. Tras el grito, Carlos, Paulina y toda la familia salieron al balcón principal para contemplar los fuegos artificiales y el festejo de los asistentes a la plancha de Zócalo, quienes a su vez lanzaban fuertes protestas contra el gobierno.

El sicario contratado por órdenes de Paola tenía la mira lista, el dedo en el gatillo y el estallido de los cohetes de su lado para disimular el disparo. Paulina saludaba a diestra y siniestra, sonreía y miraba con deleite la fiesta.

Todo ocurrió en un abrir y cerrar de ojos: Paulina recibió un balazo en el pecho, su cuerpo cayó estrepitosamente. Carlos y sus hijos de inmediato corrieron a socorrerla. La sangre cubría su cuerpo al tiempo que la vida se le escapaba.

Paola estaba feliz, observaba todo con placer ante la sobresaltada miraba de su pareja. La muerte de Paulina la liberaría de su vida, le daría nuevas alas. Solo faltaba algo: brindar por la independencia.

Más contenido de tu interés