null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Despertar a la vida'

Univision1 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

rubén: me tienes en ascuas,

mi amor,

desde que me invitaste a comer.

¿cuál es la sorpresa?

teresa: ya,

pronto lo vas a saber, amor.

rubén: dime una pista

aunque sea.

¿qué--?

teresa: [ríe]

rubén: ¿qué?

mi amor, no lo puedo creer.

teresa: sí, rubén,

la sorpresa que te tenía

es la noticia

de que estoy esperando un hijo.

vamos a ser papás, mi amor.

rubén: mi amor,

no sabes lo feliz que me haces.

te amo, mi amor.

alicia: irubén!

así que esta es la zorra

con la que me estás poniendo

el cuerno.

rubén: mira, alicia,

no hagas un escándalo, ¿sí?

alicia: ah, no.

si quieres, me siento

con ustedes a brindar.

teresa: no, ya suficiente

le amargaste la vida a rubén

como para que también

nos amargues el vino.

alicia: ite voy a quitar

esa sonrisa de la cara!

rubén: ey, ey, ey,

alicia, tranquila, ¿sí?

alicia: suéltame.

rubén: nos vamos al departamento

ahorita mismo,

no sigas con este jueguito.

ahorita vengo.

alicia: no--

teresa: sí, mi amor.

te amo, te amo.

rubén: vámonos,

ivámonos!

teresa: [ríe]

rubén: ¿por qué te comportas

como una loca, alicia?

alicia: ¿cómo que por qué?

ite acabo de descubrir

engañándome con otra mujer--!

rubén: ya, ya, tranquila,

tranquila.

tranquilízate, ¿sí?

los problemas entre nosotros

no son cosa de hoy.

no hemos estado bien

en nuestro matrimonio.

no hay mucho que explicar,

alicia.

simplemente, te dejé de amar.

alicia: bueno,

pues si me dejaste de amar,

quiero que te vayas

ahora mismo de esta casa.

¿y sabes qué?

nunca te voy a perdonar

el que me hayas hecho perder

diez años de mi vida.

rubén: los mismos diez años

que yo también perdí

a tu lado.

no resultaste ser

la mujer que yo esperaba,

alicia.

alicia: entonces, no perdamos

ni un segundo más y lárgate.

rubén: sí, sí me voy.

con la mujer

que verdaderamente amo.

alicia: ilárgate!

rubén: con la que voy a tener

un hijo.

alicia: [llora]

toma, mi amor.

jonathan: ¿va a venir

papá por mí?

¿por qué no llega?

alicia: no debe tardar, corazón.

come, anda.

[llaman a la puerta]

mira, ya está.

vaya, hasta que te dignas.

jonathan: papito.

rubén: ¿qué pasó, campeón?

¿cómo estás?

jonathan: bien.

rubén: perdón

que me haya retrasado.

alicia: qué fácil, ¿no?

debiste haber llegado

hace media hora.

rubén: sí, había mucho tráfico.

alicia: no, seguramente,

esa zorra y su zorrito

te están impidiendo

venir a ver a tu hijo.

rubén: no, lo que me quita

las ganas de venir eres tú.

no haces otra cosa

más que reprocharme.

alicia: te dije que nunca

te iba a perdonar

el que me engañaras

y fue esa

la que destruyó esta familia.

jonathan: por favor,

ya no discutan.

rubén: tienes razón, hijo.

mejor vámonos de una vez.

con permiso.

teresa: ay, rubén, mi amor,

qué bueno que llegaron.

rubén: mira, hijo,

ve para que conozcas

a tu hermanito.

jonathan: no, no quiero verlo.

rubén: oye, jonathan,

no te portes así,

no seas grosero.

teresa: entiendo

que esta situación

sea difícil para ti, jonathan,

pero tu hermanito

no tiene nada que ver.

jonathan: usted es mala.

por su culpa,

mi papá y mi mamá

se gritan muy feo.

rubén: no voy a consentir

ese comportamiento, jonathan.

discúlpate con teresa

y ve a conocer a tu hermanito.

jonathan: no, no los quiero,

a ninguno de los dos.

ni a ti tampoco.

rubén: jonathan.

jonathan: ya no te quiero, papá,

por culpa de esa señora

y su hijo.

ya no te quiero.

rubén: nos vemos

el próximo fin de semana,

campeón.

y espero que reflexiones

de lo mal

que te estás portando, ¿eh?

te quiero.

alicia: mi amor,

ve a tu cuarto, ¿sí?

anda.

por la cara de jonathan

puedo ver que no la pasó

nada bien contigo.

rubén: por culpa

de la sarta de tonterías

que te escucha decir

sobre teresa y mi hijo.

alicia: a mí no me escucha decir

más que la verdad.

rubén: ¿sabes qué?

esta situación

ya me está cansando.

el próximo fin de semana,

no voy ni a entrar.

no te quiero ver la cara.

alicia: ay, qué pena, fíjate,

porque vas a tener

que soportarme toda la vida

mientras quieras seguir viendo

a nuestro hijo.

rubén: pues no, me separé de ti

para no tener que aguantarte,

porque en ti no encontré

lo que sí encuentro en teresa.

bebé: [llora]

teresa: ¿qué haces con mi hijo?

dámelo.

¿adónde ibas con él?

jonathan: voy a tirarlo

a la basura

para que mis papás

no estén separados.

teresa: no voy a dejar

que le hagas ningún daño.

estás loco.

al igual que la loca de tu mamá.

rubén: oye, teresa, ¿qué pasa?

¿por qué gritas?

teresa: porque tu hijo

quería tirar a la basura

al pequeño rubén.

rubén: pero no es posible

que cada día te comportes peor,

jonathan.

jonathan: mi mamá dice

que por culpa de ellos dos

no estás con nosotros.

rubén: no, y yo he tratado

de hacerte entender

que no es así.

teresa: lo siento mucho,

pero no quiero que tu hijo

vuelva a estar cerca del mío,

así que no quiero

que lo traigas de nuevo

a esta casa, rubén.

ies una amenaza para mi bebé!

ino lo quiero

volver a ver aquí nunca!

alicia: eres el colmo, rubén.

no, ¿sabes qué?

ahórrate tus explicaciones

de por qué no vienes

por el niño.

adiós.

jonathan: ¿mi papá no va a venir

otra vez por mí?

alicia: ay, no, mi amor,

es que a tu papá

se le va a complicar

otra vez venir a verte

el fin de semana.

jonathan: mi papá

ya no me quiere.

alicia: no, mi amor,

no digas eso.

mira, vamos a olvidarnos

de tu papá

y de todo lo que nos ha hecho

y yo siempre voy a estar

para protegerte.

jonathan: pero yo sí

quiero a mi papá.

yo quería

que volviera con nosotros.

alicia: vamos a olvidarlo,

mi amor.

¿y qué te parece

si tú y yo nos vamos de compras

y te compro

la consola de videojuegos

que siempre has querido?

jonathan: ¿en serio, ma?

alicia: sí.

yo no quiero

más sufrimiento en esta casa,

mi amor.

quiero verte feliz.

¿vamos?

jonathan: sí.

alicia: ¿sí?

jonathan: agarra tu bolsa,

vámonos.

alicia: sí, mi amor, vamos.

córrele, córrele.

¿y qué juegos vas a querer?

a ver, platícame.

[música]

[llaman a la puerta]

alicia: jonathan.

hijo, ¿todavía estás en pijama?

jonathan: ay, sí, ma, equis.

pienso pasarme el día jugando.

alicia: hijo, no puede ser

que sigas así.

ya es tiempo de que continúes

con tus estudios,

con tu preparación.

jonathan: ay, ya acabé

la "prepa".

alicia: sí, a duras penas.

cuando te graduaste,

me dijiste que querías tomarte

solamente un año sabático

y ya llevas tres.

jonathan: pues es

que no le encuentro

sentido a los estudios.

¿para qué si luego

no voy a encontrar trabajo?

mira, te he escuchado

hablando con rómulo

de todos los jóvenes

que terminan sus carreras

y nada que consiguen trabajo.

alicia: con mayor razón

te insisto

para que te prepares

porque las cosas

cada día están más difíciles.

jonathan: ay, en serio, ma,

ya no me distraigas,

estaba a punto de ganarle

a otro jugador--

después me sigues tirando

esos chorros, ¿va?

alicia: ya no sé qué hacer

con mi hijo.

apenas habla conmigo

por estar metido

jugando en la computadora.

lo que me preocupa

es que sigue

sin querer estudiar.

rómulo: mi amor,

tú tienes parte de la culpa

por no haberle dado

responsabilidades desde pequeño.

alicia: ay.

rómulo: y no enseñarle

a jonathan

para ganarse las cosas.

alicia: oye, no,

yo no tuve de otra, rómulo.

mi hijo sufrió mucho

con el abandono de su papá

y no podía permitirlo.

ya lo has visto, mi amor.

rubén lleva mucho tiempo

sin buscar a jonathan

y no habla con él.

rómulo: ay, mi amor,

lo entiendo,

pero sobreprotegerlo

tuvo sus consecuencias.

pero no te preocupes.

ya encontré la manera

de ayudar a jonathan

para que puedas estar tranquila.

alicia: le doy gracias a la vida

por haberte puesto

en mi camino, rómulo.

contigo a mi lado,

las cosas son mucho más fáciles.

te amo tanto.

rómulo: y yo te amo más.

ambos: [ríen]

rómulo: [murmura] a dormir,

ándale, ya.

me gustaría

que me acompañaras

a mi trabajo, jonathan.

encontré alguna forma

de conseguirte un puesto.

jonathan: nadie te pidió nada

para que estés de ofrecido,

rómulo.

rómulo: mira,

lo hago para enseñarte

lo que es la vida.

no puedes pasarte todo el tiempo

frente a la computadora.

jonathan: pues no es

problema tuyo, ¿o sí?

no creo que seas mi papá.

rómulo: no, no lo soy,

pero si me intereso por ti,

es--es por ayudar a tu madre

que está muy preocupada por ti.

jonathan: pues si tanto

se preocupan por mí,

comiencen

por no echarme a perder

el desayuno, ¿no?

alicia: ¿qué pasó, mi amor?

¿por qué te levantas?

jonathan: porque ya no puedo

seguir viviendo con este tipo,

mamá.

así que escoge, él o yo.

alicia: pero, hijo,

mi amor.

jonathan: mira,

es que si no se va él,

yo me voy a vivir

con mi abuela ruth.

alicia: jonatha--

jonathan.

[resuella]

ay, lo siento mucho, rómulo,

pero creo que es mejor

que recojas tus cosas

y te vayas.

yo no puedo estar separada

de mi hijo.

¿por qué tuvo que ser así?

¿por qué?

¿por qué jonathan no entiende

que lo único que rómulo quería

era su bien?

ay, madre mía, ilumíname.

tengo que encontrar la manera

de ayudar a mi hijo.

jonathan ha sufrido mucho

y yo ya no quiero

que siga sufriendo,

pero no puede seguir

como hasta ahora,

sin tener ningún motivo

en su vida.

ay, te pido,

virgen de guadalupe,

que me hagas entender

cómo ayudar a mi hijo

para que pueda

despertar a la vida.

[llaman a la puerta]

hijo, ¿podemos hablar?

jonathan: ajá, dime.

alicia: ay.

jonathan, por favor,

esta situación

no puede seguir así.

necesitamos buscar ayuda

para que tú encuentres

otras motivaciones para vivir

además de estar metido

en esa computadora.

jonathan: yo no estoy loco,

no necesito ayuda de nada.

y si rómulo se fue de la casa,

fue porque se metió en un lugar

donde no lo llamaron.

y ya déjame solo

porque no quiero

volver a perder por tu culpa.

alicia: ay.

le puse agua a la rosa

para que se conserve

igual de hermosa.

seguramente,

rómulo me la dejó aquí

antes de irse.

ruth: no puedes seguir atenida

a la voluntad de tu hijo,

alicia.

te vas a quedar sola.

y jonathan

solo se está haciendo daño.

ya ves, ni siquiera

ha venido a saludarme

por estar encerrado

en su cuarto.

alicia: tienes razón, mamá.

voy a insistir

hasta que jonathan me haga caso.

pero por ahora

no lo quiero contradecir

porque me amenazó

con irse a vivir contigo.

ruth: pues que se vaya

quitando esa idea

porque no lo pienso recibir.

alicia: ay, mamá, por favor,

no puedes cerrarle

las puertas de tu casa,

es tu nieto.

ruth: si no es

por falta de cariño, hija.

tú sabes que lo amo

con todo mi corazón.

pero él tiene que aprender

a dejar de portarse

como--como un niño

de cinco años.

alicia: ay, quisiera encontrar

la manera de hacerlo reaccionar,

pero no sé cómo.

ruth: yo ya te dije

una posible solución,

pero te has negado.

alicia: bueno, es que anoche

se lo comenté a jonathan

y, no, no lo aceptó.

me dijo

que no está loco

y la verdad

es que tiene razón, mamá.

ruth: no, no está loco,

está desmotivado.

y como tú estás empeñada

en sobreprotegerlo,

yo me tomé la libertad

de platicar con la hija

de mi comadre,

que es psicóloga,

para que me dijera

qué hacer con él.

alicia: ay, mamá,

no puedes andar ventilando

las cosas de mi hijo por ahí.

ruth: pero yo no las estoy

ventilando por ahí.

hablé

con una persona profesional

y por lo que le conté

me dijo que mi nieto

se conforma con lo que recibe

al haber sido abandonado

por su papá.

y como tú le das todo.

alicia: ay, es mi hijo, mamá.

ruth: sí, es tu hijo,

y tú deberías de ser

la primera en reconocer

que tu hijo tiene problemas.

la psicóloga me dijo

que mientras más te niegues

a aceptar la realidad

y no dejes de sobreprotegerlo,

se va a hundir más y más

en ese letargo en el que vive.

alicia: ay.

ay, no sé, mamá.

ruth: date cuenta, hija.

es la opinión

de una persona profesional

y lo que está en juego

es el futuro de mi nieto,

de tu hijo.

alicia: tienes razón, mamá.

por el bien de mi hijo

tengo que dejar

de sobreprotegerlo

y hacer lo que sea

para que cambie

su estilo de vida.

ruth: pues sí.

jonathan: [gime]

que ni crea

el jugador que me ganó ayer

que lo voy a dejar.

va a ver

cómo le voy a poner

una paliza en la revancha.

[alerta]

qué raro.

no me puedo conectar

porque no hay internet.

[chasquea la lengua]

imamá!

ima!

alicia: hijo, mi amor,

buenos días.

qué bueno que ya te despertaste.

en lo que te bañas,

te voy a preparar el desayuno.

jonathan: pero primero aclárame,

¿por qué

no hay internet en la casa?

alicia: ah, porque ayer

llamé al proveedor

para que cancelara el servicio.

jonathan: pero ¿por qué?

no podemos vivir sin internet.

alicia: mira,

para lo que yo lo necesito,

voy a usar la red

de mi teléfono.

jonathan: [gime]

¿qué?

¿tampoco tengo red

en mi teléfono?

¿quitaste los--los datos

de mi plan?

alicia: sí, mi amor,

tu línea está a mi nombre

y yo la pago,

así que yo puedo poner

las restricciones

que yo considere pertinentes.

jonathan: ay, yo necesito

el internet, ma.

alicia: bueno,

si tanto lo necesitas,

trabaja para pagarlo.

jonathan: no, no, no, no,

tú eres mi mamá

y tienes que darme

todo lo que necesito.

alicia: no, mi obligación

como mamá

es amarte como lo he hecho

hasta ahora,

pero ya no voy a seguir

haciéndote daño.

ya estás en edad

de hacerte responsable

de ti mismo.

y a partir de este momento,

así será.

jonathan: [resopla]

pues me vale.

si no me quieres

pagar el internet,

no lo hagas,

así puedo encontrar la forma

de pasar el día.

alicia: ah, muy bien.

eh, voy a estar desayunando

si quieres,

y si no, bueno,

buscas algo en el "refri"

para que te lo calientes, ¿sí?

jonathan: [gime]

[música]

alicia: hijo,

voy a hacer un mandado.

jonathan: [resopla]

chale.

llevo días escuchando

las mismas canciones en el "cel"

porque no puedo bajar más

sin internet.

y mi mamá

parece que no va a dar

marcha atrás,

así que...

ay, lo que queda es trabajar

y poder pagar el internet.

así me voy a poder conectar

y tener vida.

ingrid: entonces,

no tienes experiencia.

jonathan: pues no,

no puedo tener experiencia

si a todos lados

donde voy a pedir trabajo,

pues, no me quieren contratar

porque no tengo experiencia.

así no la voy a tener nunca.

ingrid: tienes razón.

mira, yo soy la encargada

y te voy a dar

el empleo de mesero,

para que ya comiences

a tener experiencia.

jonathan: va, chido.

ingrid: me llamo ingrid

y la gente que viene aquí

es muy relajada.

no dan ningún problema,

siempre y cuando

se los atienda bien, ¿ok?

jonathan: ajá.

ingrid: mira, aquí están

el nombre y la contraseña

del "wifi"

por si algún cliente

te lo pide, ¿ok?

jonathan: sí.

ingrid: eh, voy por tu mandil

para que ya empieces

a trabajar.

jonathan: ajá.

ingrid: aquí tienes

y bienvenido.

[alerta de mensaje]

jonathan,

te estoy hablando.

toma tu mandil.

jonathan: es--espérame tantito,

es que tengo que revisar

mi perfil.

llevo días sin internet

y siento que estoy resucitando.

ingrid: ay, por lo visto,

las cosas no van a funcionar.

si no le vas a echar ganas

por estar metido en el internet

es mejor que no te dé el empleo.

alicia: ¿cómo es posible

que no hayas durado

ni un día en el trabajo, hijo?

jonathan: ay, ¿qué quieres, ma?

la encargada de ese lugar

es una pesada.

es una chava bonita,

pero sangrona.

alicia: pues si ibas

a trabajar, mi amor,

no a que te cayeran bien

tus compañeros.

jonathan: bueno, como haya sido.

yo lo intenté

y las cosas no salieron

como tú querías.

lo mejor es que las cosas

vuelvan a ser como antes.

ya paga el internet, ¿no?

alicia: no, pero por supuesto

que no, olvídalo.

yo seguiré sin pagar

el internet.

jonathan: ay, no seas mala onda,

ma--

alicia: no, no soy mala onda.

pero vas a pedir

otra oportunidad

o te buscas otro trabajo,

porque yo no pienso

dar marcha atrás.

y más vale

que le eches más ganas,

porque conforme pase el tiempo

te voy a ir quitando

todas las comodidades

que tienes en esta casa.

jonathan: [resuella]

vengo a pedirte

que me des otra oportunidad

para el trabajo.

es que ya estuve

buscando en otros lados,

pero no es tan fácil conseguir,

ya sabes, por la experiencia.

ingrid: te voy a dar

una segunda oportunidad,

pero con una condición.

acepto que regreses,

siempre y cuando,

en cuanto llegues,

me tienes que entregar

tu celular.

jonathan: ay, no, mi celular no.

ingrid: es para que yo

esté segura

de que no te vas a colgar

del wifi mientras trabajas.

jonathan: está bien.

aquí está mi "cel",

pero te lo mega encargo, ¿ok?

ingrid: entonces, el trabajo

vuelve a ser tuyo.

voy por tu mandil

para que ya empieces a trabajar,

que ya no tardan en llegar

los clientes, ¿sí?

por favor, ayúdale, ismael.

rodrigo: buenas, buenas, buenas,

mi reina.

aquí me tienes

más puntual que el sol

para que aceptes

una salidita conmigo.

andale.

ingrid: ya deja de molestarme,

rodrigo.

ya te dije que no.

a mí no me gustan

los buenos para nada como tú.

rodrigo: uy, pues para ser

un bueno para nada,

como que traigo mucha lana, ¿no?

ingrid: ay, todos sabemos

que eres un raterillo.

y menos voy a salir

con alguien como tú.

y ya deja de molestarme y vete

que ya van a llegar

los clientes, órale.

rodrigo: [chista]

vas a caer, chiquita.

te lo juro, vas a caer.

vámonos.

ruth: ay.

alicia: pues sí, ma,

jonathan quiso convencerme

porque lo corrieron

del trabajo que consiguió.

pero ¿sabes qué?

no pienso ceder, mamá.

sé que no será fácil,

pero tengo que lograr

que mi hijo cambie.

ruth: mira, yo estoy de acuerdo

por el bien de mi nieto.

pero también debes

de pensar en ti, alicia,

en cambiar lo que no está bien

en tu vida.

¿por qué no hablas con rómulo?

¿no lo extrañas?

alicia: ay, muchísimo, mamá,

pero no quiero complicarme más

la vida.

apenas estoy logrando

que jonathan salga de su cuarto

y que empiece a trabajar y--ay.

ruth: ay, pero además de mamá,

eres mujer

y rómulo es un hombre

que se ha portado

contigo muy bien

porque te ama.

alicia: nunca lo dejo

de reconocer, ¿sabes?

y sí, tal vez hice mal

en pedirle que se fuera

por petición de jonathan,

pero las cosas son como son

y, por el momento,

prefiero no pensar

en otra cosa

que no sea mi hijo.

y no solo

por la situación de jonathan,

sino también porque las cosas

se están complicando muchísimo

en mi trabajo.

ruth: [murmura] ay, también eso.

a ver.

>> ¿qué te pasa?

no nos han traído las "chapatas"

ni los "smoothies" que pedimos.

ingrid: mil perdones.

ahorita mismo voy a ver

qué pasó con su pedido.

con permiso.

jonathan, apúrate,

no puedes hacer esperar tanto

a los clientes.

las niñas de allá

están enojadísimas.

jonathan: hago lo que puedo,

ingrid, pero esto de ser mesero

no es tan fácil.

ingrid: es cosa

de que te acostumbres,

pero sí tienes

que echarle más ganas

para que aprendas rápido.

jonathan: está bien,

me voy a apurar.

ay, me lleva.

ingrid: no te preocupes.

yo te voy a ayudar

a levantar el tiradero,

pero, lo siento,

voy a tener que descontarlo

de tus propinas

por todo esto que tiraste.

jonathan: ay.

[resopla]

alicia: hijo,

qué bueno que llegas.

ya estaba preocupada.

¿cómo te fue, mi amor?

jonathan: ay,

trabajar es horrible, ma.

vengo supercansado,

no me dieron mis propinas

que porque tiré unas cosas

y lo peor de todo es que ingrid

me quita el celular

para, pues, para que no me pueda

conectar a la red.

[resuella]

se pasa.

alicia: así es el trabajo, hijo.

pero uno no debe pensar

en el cansancio

ni en los problemas

que puedas tener,

sino más bien en la satisfacción

que da el irse superando

y, sobre todo,

hacer las cosas bien

por uno mismo.

jonathan: no te la compro, ma.

trabajar es horrible

me digas lo que me digas.

pero como tú

no me quieres apoyar

y me sigues torturando

dejándome sin internet,

pues no me queda otra

que trabajar, ¿no?

así que ya me voy a dormir.

alicia: [ríe]

que descanses, mi amor.

jonathan: ajá.

aquí tienen.

>> oye, no te pedimos alitas,

te pedimos fajitas.

jonathan: ay, sí es cierto,

perdón.

>> y como te tardaste tanto

en traer la orden,

está mi smoothie todo aguado,

que parece agua.

no manches, qué "loser".

>> [ríen]

ingrid: ay, no te preocupes,

ahorita mismo

te preparo otro smoothie

y te traigo las fajitas.

recoge las alitas.

jonathan: sí, perdón.

oye, no inventes,

me dijiste

que la gente de aquí

era alivianada.

ingrid: es que no lo estás

atendiendo bien.

pero ya,

yo me encargo de esa mesa

para que no haya broncas, ¿ok?

jonathan: gracias.

ingrid: jonathan,

toma todas las propinas

que sacaste hoy.

jonathan: qué chido.

¿hoy sí me tocaron propinas?

yo pensé que me iba a tardar más

pagando lo que tiré.

ingrid: no te di propinas ayer

y no como castigo,

sino para que aprendas a ser

más cuidadoso.

hoy terminaste el día

con saldo blanco,

y, pues, te las ganaste.

jonathan: gracias.

ingrid: pero, bueno, ya me voy

porque tengo tarea que hacer.

jonathan: oye, ¿a qué hora

puedes estudiar

si todo el día estás aquí?

ingrid: querer es poder.

además, me apoyo

porque estoy estudiando

mercadotecnia en línea.

tú deberías continuar

con tus estudios.

jonathan: [ríe]

no, yo no puedo.

termino tan cansado

que lo único que quiero hacer

es dormir

cuando llego a mi casa.

ingrid: no puedo creer

que un niño tan guapo

y que parece que es inteligente

se quiera pasar toda la vida

sirviendo mesas.

y no porque tenga algo de malo,

¿eh?

sino porque, pues, hay que ir

progresando en la vida.

jonathan: ¿a poco se te hace

que soy guapo?

ingrid: bueno, o sea,

no estás tan mal.

lo que sí es que no eres

tan inteligente

porque después

de todo lo que te dije

lo único que entendiste

es que estás guapo.

jonathan: [ríe]

ingrid: bueno, ya me voy

para no desvelarme tanto.

jonathan: hola, ma.

¿qué te pasa?

siempre me preguntas

que cómo me fue

y ahora estás muy callada.

¿te pasa algo?

alicia: sí, mi amor.

hubo recorte

en la empresa donde trabajo

y me despidieron.

ahora solo contamos

con tu empleo, jonathan,

y ahora sí dependemos de ti

al 100%.

[música]

[música]

jonathan: eh, ¿ingrid?

bue--buenos días.

oye, no vayas a creer

que estoy buscando pretextos,

pero es que me salió

una emergencia

y quería pedirte

si me das chance

de llegar tantito tarde

al trabajo.

ingrid, neta, te prometo

que lo que tengo que hacer

es muy importante.

pues gracias

por confiar en mí.

nos vemos más tarde, sí, sí.

bye.

hola, ma.

¿ya encontraste trabajo?

alicia: ay, pues ya seleccioné

algunas opciones que vienen aquí

en el periódico.

son muy pocas,

pero espero

poder conseguir alguna.

mientras tanto, mi amor,

tendremos

que apretarnos el cinturón

porque realmente

no tengo mucho ahorrado.

jonathan: [suspira]

mira, mira,

estas son las propinas

que me dieron ayer.

tómalas.

no es mucho

porque ya tomé

lo de mis pasajes,

pero, pues, de algo

te van a servir.

alicia: gracias, mi amor.

solo espero

que esta situación

no dure mucho,

porque si no consigo

trabajo pronto,

nos vendrán tiempos

muy difíciles.

jonathan: pues sí.

alicia: mm.

rubén: jonathan,

muchas gracias

por aceptar verlo.

he esperado mucho

este momento.

jonathan: ha pasado tanto tiempo

que no entiendo

por qué de repente

te dieron ganas de saber de mí.

rubén: hijo,

yo sé que lo que hice

no tiene perdón.

me porté

como el peor de los padres.

no supe entender lo que sentiste

cuando tu madre y yo

nos separamos,

y simplemente me alejé de ti.

jonathan: en el fondo,

siempre creí

que te habías divorciado

de mi mamá

por mi culpa.

rubén: jonathan,

tienes que entender

que entre tu madre y yo

las cosas ya no funcionaban.

jonathan: eso lo entiendo.

pero lo que no me queda claro

es por qué decidiste

hacer las cosas al revés.

tuviste un hijo con teresa,

te separaste de mi mamá,

¿y querías

que yo aceptara la situación

como si fuera algo normal?

rubén: creí que de verdad

querías hacerle daño

a tu hermano.

me dio miedo perder

a teresa y a rubencito

por tu comportamiento.

jonathan: simplemente,

decidiste desaparecer.

en lugar de tenerme paciencia,

darme amor,

¿decidiste dejarle

toda la responsabilidad

a mi mamá?

[resuella]

¿qué quieres, papá?

¿para qué me mandaste un mensaje

después de tantos años?

rubén: jonathan,

quiero pedirte una oportunidad

para recuperar todo el tiempo

que pasamos separados.

me gustaría conocerte,

apoyarte

en lo que sea necesario.

jonathan: ¿y rubencito,

mi hermano, cómo está?

rubén: ah, ya sabes.

es rebelde, renegón,

caprichoso.

la verdad, casi no hablo con él.

está en su etapa

de adolescente insoportable.

jonathan: ay, papá,

qué tonto he sido.

siempre pensé que eras

un hombre sabio, inteligente,

y ahora me doy cuenta

que te gustan las cosas fáciles.

rubén: no me hables así,

soy tu padre.

jonathan: no cometas

el mismo error dos veces,

papá.

a mí me abandonaste

cuando más te necesité.

no hagas lo mismo

con rubencito.

sé un padre para él.

amalo, apóyalo

y disfruta con él cada instante.

hay veces

que los padres y los hijos

no deben de estar juntos

por el bien de ambos.

y creo que ese es nuestro caso,

papá.

[suspira]

gra--gracias, papá.

gracias porque el día de hoy

me has dado un gran regalo.

me has ayudado a comprender

que no quiero ser como tú.

me has ayudado a cerrar

un ciclo de dolor.

y no sé si más adelante

podamos tener

la relación que tú quieres...

[suspira]

...pero el día de hoy no.

rodrigo: ya,

no te hagas del rogar,

si bien que te gustaría

que te agarrara a besos.

ingrid: antes muerta,

fíjate.

rodrigo: ay, ya, chiquita,

dame un beso.

ingrid: ay, ya suéltame

y deja de molestarme.

rodrigo: [grita]

[gime]

ay, así me gustan,

rejegas para yo domarlas.

ingrid: suéltame, no me toques.

ay.

jonathan: suéltala, animal.

¿que no entiendes

que ingrid no te quiere?

rodrigo: el que no entiende--

ingrid: no, no, no, rodrigo,

no empeores las cosas, y si no,

ahorita le hablo a la policía

para que te encierren

por mucho tiempo.

rodrigo: ah, pues esta

me la van a pagar,

se los juro.

se los juro.

vámonos.

ingrid: gracias por defenderme.

jonathan: [ríe]

no iba a permitir

que ese tarado

te siguiera molestando

y--y más porque a mí también

te me haces

una chava muy bonita.

[ríe]

pero hay que darle, ¿no?

porque las cosas

se complicaron en mi casa

y ahora más que nunca

tengo que llevar dinero.

ingrid: sí, vamos.

jonathan: guau,

hoy me llevé

más propinas que otros días.

ingrid: fue porque le echaste

más granas

y los clientes lo notaron.

me da gusto por ti.

así se demuestra

que cuando uno le echa ganas,

aunque el esfuerzo

sea muy grande,

podemos lograr

lo que nos proponemos.

jonathan: [ríe]

¿y esto aplica también

para que algún día

salgamos a dar una vuelta?

ingrid: puede ser.

estoy notando

que estás cambiando

y me gusta.

jonathan: [ríe]

alicia: no tuve suerte, mamá.

no he conseguido trabajo todavía

y en verdad

que los problemas no paran.

apenas jonathan

está empezando a entender

que tiene que esforzarse

y encontrarle un sentido

a su vida y--y yo

me tengo que enfrentar

a ser una desempleada.

es tan duro enfrentar

estas situaciones sola, ma.

jonathan: mamá, abue,

me fue como nunca en el trabajo.

mamá, ¿qué es lo que te pasa?

alicia: es que me preocupa

mi situación

de no tener trabajo.

es todo, hijo,

pero no te preocupes, ¿sí?

voy a calentar la cena.

ruth: tu mamá no está siendo

del todo sincera

para no preocuparte.

claro que le mortifica

no encontrar trabajo,

pero también está triste

porque no tiene alguien

que la apoye.

jonathan: mi mamá

nunca me había dicho

nada de esto, "abue".

ruth: hay cosas

que no son fáciles

de hablar con los hijos.

pero la soledad

en la que se encuentra

le duele mucho.

alicia: ¿de verdad

le dijiste eso a tu papá?

jonathan: sí, mamá,

por el momento es mejor

que no tenga

ninguna relación con él.

necesito primero

pasar tiempo contigo

y cuidarte a ti.

alicia: ay, jonathan,

no sabes lo orgullosa

que me haces sentir.

cada vez eres más maduro.

jonathan: mamá, muchas gracias

por siempre haberme cuidado

como tu mayor tesoro.

eres increíble

y--y yo estaba muy ciego

porque todo lo hacías

por mi bien.

alicia: [ríe]

ahora lo importante

es que tú vuelvas a tener sueños

y muchas metas por cumplir

y que sigas

despertando a la vida.

jonathan: sí, ma,

así será.

y voy a poner

todo de mi parte

para enorgullecerte.

alicia: [ríe]

[música]

[música]

ingrid: de tanto tiempo

que llevas limpiando

este tramo de la barra,

está a punto de charolear.

jonathan: [ríe]

sí, es que estaba pensando

en algo.

necesito que me des permiso

para entrar a mi perfil.

ingrid: pensé

que ya habías entendido

que no está bien andar metido

en un perfil

cuando estás trabajando.

jonathan: no lo hago por mí,

sino por mi mamá.

es que--

[resuella]

ella se siente muy sola

y yo quiero ayudarla.

por favor, échame la mano.

ingrid: está bien,

si es por apoyar a tu mamá,

puedes entrar a tu perfil.

jonathan: muchas gracias.

alicia: hijo, mi amor,

ya va a estar la cena.

jonathan: gracias, ma,

pero antes

quiero hablar contigo.

te quiero pedir perdón

por haber sido tan egoísta

y haberte presionado

para que te quedaras sola.

pero quiero solucionar las cosas

y te tengo una sorpresa.

los voy a dejar solos

para que hablen.

alicia: no pensé que regresarías

después de lo que te hice.

rómulo: jonathan me envió

un mensaje privado

desde su perfil.

aclaramos las cosas.

quiero saber qué piensas tú,

alicia.

alicia: todos los días

te extraño, rómulo.

y sé que me equivoqué

al reaccionar como lo hice

cuando jonathan me pidió

que te fueras.

pensé como mamá

antes que como mujer,

pero yo no te he dejado de amar.

rómulo: yo tampoco

he dejado de amarte,

pero era imposible

competir contra jonathan

porque tú no pensabas en nadie

más que en él.

alicia: las cosas han cambiado.

aún hay mucho camino por andar,

pero--pero jonathan

ha empezado a mostrar mejoría

y--

[ríe]

rómulo: si tú aceptas,

yo puedo ayudarte

a andar el camino que falta.

alicia: nada me daría

más gusto, rómulo.

pero no sé si tú

puedas perdonarme

por haber sido

tan injusta contigo.

rómulo: no hay nada

que perdonar.

el pasado ya quedó atrás.

jonathan: hola.

ingrid: hola.

jonathan: ¿te ayudo?

ingrid: sí.

jonathan: por cierto,

toma mi celular.

ingrid: ya no es necesario,

jonathan.

has demostrado

que puedo confiar en ti.

quédatelo.

jonathan: ay, gracias, ingrid,

no te voy a fallar,

ahora que sentí--pues,

la satisfacción

de haber hecho feliz a mi mamá

porque se reconcilió con rómulo,

ya no voy a volver a ser

tan egoísta.

ingrid: ¿ya ves cómo las cosas

son diferentes

cuando nos interesamos

en los demás?

jonathan: [ríe]

ingrid: ¿te das cuenta

que hay mucho más

que ver y disfrutar

lejos de estar

en una computadora?

jonathan: pues sí

y te lo tengo que agradecer a ti

porque fuiste muy dura

conmigo al principio.

tú me ensañaste

que tengo que esforzarme,

y no solo por el bien

que pueda hacer a los demás,

sino también por la satisfacción

que puedo tener para mí.

ingrid: te estás convirtiendo

en alguien especial,

porque, independientemente

que has cambiado para mejorar,

pues también estás demostrando

que eres una buena persona.

jonathan: y me encanta la idea

porque no quiero

que te sientas

decepcionada de mí

nunca más,

porque, la verdad,

te he empezado a amar.

ingrid: yo también te amo.

jonathan: qué bueno

que estamos todos juntos

para presentarles a--a ingrid.

ella es mi jefa

y mi novia.

ruth: ah, vaya que has tenido

un buen desempeño en tu trabajo,

hijo.

alicia: me da mucho gusto

conocerte, ingrid.

y, sobre todo,

por el apoyo que le has dado

a mi hijo.

ingrid: el se lo ganó

con su esfuerzo

y se esforzó tanto

que hasta se ganó mi corazón,

señora.

rómulo: bueno, pues, para seguir

con las buenas noticias,

yo también

les tengo una excelente.

desde mañana mismo

comienzas a trabajar.

pude conseguirte un puesto

en la empresa donde yo trabajo.

alicia: muchísimas gracias,

rómulo.

ruth: no cabe duda.

cuando el amor

entra en las vidas,

las cosas empiezan a mejorar.

>> iquieto, flaco!

iquieto, flaco!

>> iquieto, quieto!

cuidadito con lo que hacen,

o me los quiebro.

ingrid: no, tranquilo,

tranquilo,

no se te va a salir un tiro.

>> que no va a pasar nada

si no haces nada malo.

sé que tienes el dinero,

así que dame--

ingrid: ¿tú?

>> cállate.

jonathan: [gime]

ambos: [gimen]

[disparo]

ingrid: jonathan, jonathan, no.

jonathan, jonathan,

no te mueras, jonathan.

>> vámonos.

vámonos.

ingrid: jonathan, despierta.

jonathan, despierta,

despierta, no, despierta.

ijonathan!

idespierta, jonathan,

te lo suplico!

[música]

[música]

pavón: con la declaración

que acabas de hacer,

me voy a proceder

a la detención del sospechoso.

ingrid: no es ninguna sospecha,

agente pavón.

estoy segura de que fue él.

lo reconocí por una mordida

que yo misma

le hice hace tiempo.

alicia: ay.

rómulo: en cuanto llamaste,

nos vinimos para acá.

ruth: ¿cómo está mi nieto?

alicia: ¿qué fue lo que pasó?

ingrid: se metieron

al restaurante a asaltarnos.

jonathan me defendió

y le dieron un balazo.

alicia: ay.

rodrigo: ay, ya le dije, "poli",

que nosotros no tenemos

nada que ver.

pavón: te identificó la víctima

por la mordida del brazo.

rodrigo: ay, esto bien

me lo pudo haber hecho

una gata, una perra.

pavón: ah, ¿sí?

pero cuando revisamos

las viviendas donde estaban,

encontramos

estas notas de consumo

del restaurante,

que desaparecieron

el día del asalto,

así que mejor no digas nada.

lo que digas puede ser usado

en tu contra

y aunque tienes

el derecho de la defensa

de un abogado de oficio,

si no tienes para pagarlo,

te aseguro que están hundidos.

vámonos.

alicia: ven, ven.

rómulo: jonathan, bienvenido.

qué bueno que te dieron de alta.

jonathan: todavía

no me recupero del todo,

pero el doctor consideró

que ya podía venir.

ruth: yo te hice

el pastel de zarzamora

con queso crema

que es tu favorito,

para celebrar

que saliste con vida.

jonathan: ay, gracias, abue.

y el pastel también va a servir

para celebrar

que he estado pensando

las cosas.

voy a regresar a estudiar

y no voy a dejar mi trabajo.

ruth: bendito sea dios.

alicia: ay, hijo, qué alegría.

no hay satisfacción más grande

que ver que por fin

quieres salir adelante.

estoy tan orgullosa de ti.

jonathan: [ríe]

mi vida va a cambiar, ma.

y no voy a volver

a dejar que mi vida

pase frente a una computadora

porque ya comprendí

que es mejor el mundo

que hay a mi alrededor

que el mundo que puedo ver

a través de un monitor.

alicia: acepto

que yo también me equivoqué

cuando no te supe orientar

al principio

y decidí sobreprotegerte

cuando tu papá nos abandonó

y nos divorciamos.

pero me alegra

que hayas despertado a la vida,

mi amor.

ingrid: si no, yo hubiera venido

a darle un beso

para despertarlo.

>> [ríen]

alicia: los avances

y la tecnología

no son malos.

el internet y las computadoras

son parte de nuestra realidad,

pero hay que saberlos usar

y no convertirlos

en un medio de escape

cuando nos enfrentemos

a algún problema

como es el divorcio

de los padres.

porque una computadora

nunca nos hará sentir

el amor verdadero,

como lo puede hacer

esa persona especial

que ha entrado

en nuestros corazones.

y como mamás,

amemos a nuestros hijos,

cuidémoslos de no sufrir,

pero tampoco los sobreprotejamos

para que ellos puedan defenderse

y salir adelante

en el momento

que tengan que despertar

a la vida.

[música]

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.