null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Al final de la calle'

Univision21 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[puerta abriéndose]

>> maritza.

otra vez con la mirada perdida

hacia el final de la calle.

maritza: como todos los días,

vecina.

y más cuando se tiene

una hija de 13 años.

y bueno, ya ve que las calles

últimamente no son muy seguras.

>> pues.

maritza: ingrid acaba de entrar

a la secundaria.

la 45, la que está allá abajo.

>> yo fui a esa secundaria.

ahí tuve a mi primer novio.

el único.

pero no la terminé,

me escapé con el mario.

mi marido, ya ves,

que es mucho más grande que yo.

maritza: sí, eso es lo que me

preocupa,

que hay muchos mañosos

en la calle.

hay hombres a los que les gustan

las niñas así como mi hija.

[suspira]

>> ay, qué rico huele.

maritza: el pollo, el pollo.

lo dejé prendido, perdón.

>> andale, ya.

maritza: ay, ya se quemó

y se secó.

ay, me quemo, esta niña

no llega.

[balbucea]

benny, ¿te encontraste

a tu hermana en el camino?

benny: no, ma, no la vi.

maritza: nunca se había tardado

tanto.

ella sale una hora antes que tú.

dime, por favor, benny,

¿encontraste a tu hermana?

benny: ique no, ma!

ino la vi!

maritza: bueno, ya vámonos

a la casa.

nunca se había tardado tanto

tu hermana.

apúrate, por favor.

benny, ya está la comida.

te sirves.

ahorita vengo.

benny: sí, ma.

¿dónde vas?

maritza: voy a buscar

a tu hermana.

ahí cierras, por favor.

[llama a la puerta]

[llaman a la puerta]

>> qué escándalo.

¿qué quiere?

maritza: vengo por mi hija,

una alumna.

se llama ingrid alvarez torres.

dígale que ya vine por ella.

>> mire, ¿dice que ingrid

es su hija?

maritza: sí, sí, es una morenita

flaquita, con el cabello largo.

vaya y dígale que vino su mamá

por ella.

>> mire, señora, yo no conozco

a todas las chamacas

de la escuela y aunque

me la describa yo no la ubico.

maritza: bueno, pero ¿al menos

puede ir a ver si está por ahí,

por favor?

tal vez alguna vez la vio.

>> yo solo soy el que limpia,

no tengo nada que ver

con los chavos.

maritza: por favor,

estoy muy preocupada por ella.

>> le digo que no está aquí

porque ya adentro de la escuela

ya no hay nadie.

ya todos se fueron.

maritza: pues, no le creo.

iingrid, ingrid!

isoy yo! ¿dónde estás?

iingrid!

>> ile digo que no hay nadie,

señora!

maritza: iingrid!

isoy tu mamá, ya sal,

por favor!

>> ile digo que ya se fueron

todos desde hace dos horas!

se fueron todos los chamacos.

vaya a los salones, a los baños,

donde quiera, pero no la va

a encontrar porque no hay nadie.

oiga, ¿no se iría de pinta

con alguna de sus amigas?

maritza: brenda.

ay, muchas gracias.

eh, discúlpeme, discúlpeme.

tú sabes dónde está mi hija.

ingrid no ha llegado

a la casa y acabo de estar

en la escuela y no está.

tú sabes dónde está.

brenda: no, yo no sé,

¿por qué tendría que saberlo?

maritza: porque eres su mejor

amiga.

brenda: no sé nada.

no voy a dar razones

ni explicaciones de nada.

maritza: se fue con vicente.

se fue con él, ¿verdad?

brenda: claro que no.

yo la dejé en el mismo lugar

de siempre y no iba

con el vicente.

después yo me fui por mi lado

y ella por el suyo

así que no sé nada.

maritza: me estás mintiendo,

brenda.

dime si mi hija se fue

con vicente.

brenda: no, ella no tiene novio,

ella se lo dijo,

pero usted no le creer.

es como mi mamá,

nunca nos creen.

maritza: mira, yo sé

que no me llevo muy bien

con mi hija,

pero si la cuido

es porque la quiero.

por favor, brenda,

dime si sabes dónde está.

brenda: ustedes no nos

entienden.

>> si lo que les molesta

es que las cuidemos

las que están mal

son ustedes, brenda.

maritza,

mi hija es como la tuya,

se enoja porque la cuido

y porque veo por ella.

piensa que lo hago para hacerla

enojar, para fastidiarla.

brenda: ¿y no es así?

>> no, no es así.

una como madre lo que menos

quiere es que algo malo

les pase a sus hijos.

y ahora le vas a decir a maritza

dónde está su hija

o te voy a dar una paliza

que no te vas a querer

para en meses.

brenda: es que ese

es tu problema, todo lo quieres

arreglar a golpes.

>> iporque no entiendes

de otra manera!

ile vas a decir dónde está

su hija!

brenda: pues, la ingrid,

como no tiene datos

en su celular

se va a un café de internet

que está cerca de su casa.

¿satisfecha?

[música]

[música]

maritza: [llaman a la puerta]

idon atenor!

idon atenor!

idon atenor, ábrame, por favor!

idon atenor!

idon atenor!

[llaman a la puerta]

ipor favor, ábrame!

idon atenor!

atenor: ¿qué pasó?

¿qué sucede?

¿qué pasa?

¿por qué toca de esa manera?

¿qué no ve que está cerrado?

¿qué quiere?

maritza: ¿dónde está mi hija?

atenor: ¿su hija?

maritza: idéjeme entrar!

atenor: no puedo abrirle.

maritza: iclaro que me va

a abrir!

su mejor amiga me dijo

que estaba en este ciber.

atenor: es que no hay nadie.

¿qué no entiende?

no hay nadie.

maritza: entonces ¿por qué

lo tiene cerrado?

porque la tiene allá adentro,

¿verdad?

atenor: ¿ya vio?

no hay nadie.

hoy no pude abrir

porque me dio la gota.

mire.

su hija no está acá.

si gusta puede entrar

y buscar hasta por debajo

de las sillas,

pero pues no la va a encontrar.

y ahora per--permítame que

cierre porque me encuentro

muy mal.

con permiso.

maritza: tres horas sin saber

de mi hija.

¿y ahora qué hago?

benny: oye, pa, ¿en la tarde

sí vas a llegar temprano

para ir por los tenis

que necesito?

>> no, cabezón, se me complica,

tengo mucho trabajo.

ingrid: siempre tienes

mucha chamba, eres un papá

ausente.

y mejor que lo seas.

anda, ya vete a trabajar.

>> ¿ya vas a empezar

con tus cositas?

no quiero problemas, ¿eh?

ingrid: yo no me ando

con problemas,

soy una chava normal.

benny: oye, pa, la neta

sí necesito esos tenis.

los que tengo ya están bien

rotos, mira.

>> a ver.

uy, sí, cabezón.

le vas a comprar unos tenis

al niño en la tarde.

yo llego en la noche.

y guardas el cambio.

toma, vieja.

nos vemos.

pórtense bien.

maritza: apúrense que tienen

que ir a la escuela.

ingrid, y antes que te vayas

tienes que lavar los platos.

ingrid: ¿y por qué no le pides

al cabezón que te ayude?

benny: porque yo soy el hombre

de la casa y los hombres

de la casa no hacen nada.

¿o qué?

¿quieres que le diga a mi papá

que me pusieron a hacer aseo

y lavar los platos?

ingrid: no tiene consideración

por nadie, ni por tu mamá,

nunca haces nada

y como nunca hace nada

siempre me cargan la mano a mí.

mamá, no soy tu sirvienta

ni la de mi hermano.

benny: ay, ya estás haciendo

tu pancho de nuevo.

al final vas a terminar lavando

todo,

no eres la sirvienta,

eres la mujer de la casa

así que a lavar los platos

sucios.

ingrid: estoy harta,

harta de todos.

siempre me ponen a hacer todo.

si voy al mercado,

tiendo las camas y regreso

a calentarle la comida

a este inútil que llega

tarde de su entrenamiento

y llega cansado y yo tengo

que calentar todo, mamá.

no es justo, estoy harta.

maritza: iasí es como debe

de ser!

debes de aprender a llevar

una casa para cuando te cases.

¿y sabes qué?

vas a lavar también tu ropa.

ingrid: ¿y por qué el cabezón

no lava la suya?

maritza: a penas tiene

nueve años, ingrid.

benny: sí, soy el menor

y el hombre de la casa.

>> ya llegué.

ingrid: qué bueno que llegaste

porque te voy a decir

todo lo que mi mamá y mi hermano

me hicieron hoy.

no es justo que tú--

>> iingrid, vengo muy cansado

del trabajo,

lo menos que quiero es llegar

a la casa y escuchar quejas

y quejas!

así que cállate.

ingrid: pues me vas a escuchar

porque no es justo

todo lo que me están haciendo.

tú no ves nada porque estás--

>> itengo ganas de comer algo,

de acostarme, de relajarme!

¿entiendes?

ingrid: ipues, me vas a escuchar

quieras o no,

porque estoy harta--!

>> te dije que no y es no.

¿qué parte no me entiendes?

ingrid: papá, me estás

lastimando.

>> ipues te aguantas!

ivengo todo el día de estar

en el trabajo y puras tonterías

tuyas!

hasta el hambre se me quitó.

>> vecina.

otra vez estirar los ojos

hacia el final de la calle.

maritza: como todos los días.

>> muy bien, vecina,

pues yo voy por las tortillas

porque el mario no tarda

en llegar a comer.

maritza: orale.

>> ¿qué esa no es la ingrid?

maritza: sí, sí, es ingrid

y está con ese tipo.

la mato, la mato.

ingrid: [gime]

maritza: y ahora me faltaba

esto,

verte a ti besuqueándote

con tu noviecito.

ingrid: mamá, suéltame.

suéltame, mamá.

[música]

[música]

ingrid: suéltame, mamá.

suéltame y deja de jalarme ya,

mamá.

maritza: no tiene permiso

de andar de noviecita

y andarte besuqueando

en la calle y mucho menos

de andar con alguien mayor

que tú.

¿cuántos años tienes?

>> 19, señora.

y si ellas quieren andar

conmigo yo les doy el gusto.

ingrid se moría de ganas

por ser mi novia.

maritza: me saliste muy gallito

y respondón aparte de pedófilo.

¿sí sabes que andar

con una menor de edad es motivo

de cárcel?

le voy a hablar a la policía.

>> ay, qué intensa, señora.

ya, ahí muere,

déjese de panchos.

ahí te ves, ingrid,

tu mamá es muy complicada.

ingrid: vicente, no te vayas,

por favor--

maritza: no vas de arrojona.

a la casa.

ingrid: imamá, suéltame, ya!

maritza: no me hagas hacer esto

en la calle.

ingrid: ya suéltame

que me está doliendo la cabeza

de tanto que me estás jalando.

maritza: si hasta ganas tengo

de golpearte.

escúchame muy bien

porque no lo voy a repetir

dos veces.

es una advertencia.

nada de noviecitos a esta edad.

cuando cumplas los 18 años,

hasta ese momento podrás tener

novio.

así es que terminas con ese

vicente, no quiero volver

a verlo.

ingrid: no, no lo voy a dejar.

maritza: claro que lo vas

a dejar.

no estoy jugando, ingrid.

no vas a ser lo que tu quieras.

en esta casa mandamos tu padre

y yo, ¿entendiste?

y si antes te dejaba salir

con tu amiga, olvídalo,

esas salidas se terminaron

porque estás castigada

y ahora solo vas a estar

en la casa y me vas a estar

ayudando...

para que dejes de andar pensando

en tus noviecitos.

ingrid: ino es justo!

maritza: ¿no es justo?

para que sea más injusto

se acabaron tus datos

en el celular.

ingrid: no me puedes quitar

los datos del celular, mamá.

no me puedes dejar incomunicada

del mundo.

maritza: iclaro que puedo

porque yo soy quien los paga!

ingrid: pues, sí, pero los

necesito para hacer tarea,

y la investigación

para la escuela, mamá.

maritza: si tienes que hacer

tareas, investigar

vete al café internet

y solo una hora.

mira, las dos sabemos

que lo que menos te preocupa

es tu investigación

de la escuela,

lo que quieres es estar

chateando con ese...

delincuente.

ingrid: ino es ningún

delincuente!

maritza: ique sí es un

delincuente, chamaca estúpida!

ya deja de seguir respondiéndome

así.

si sigues te voy a poner

más castigos.

ingrid: si no te sales te juro

que le voy a--

benny: no creo que quieras

que te castiguen más, ¿o sí,

hermanita?

porque yo le digo todo a mi papá

y a mi mamá, ¿cómo la ves?

ingrid: benny, salte del cuarto,

por favor.

benny: mm, qué amable,

así las cosas cambian.

ingrid: ya terminé de hacer

la limpieza de la casa.

el cuarto que más me costó

trabajo fue el del benny

porque tenía todo el closet

hecho un desastre.

maritza: pues, qué bueno

que lo ordenaste porque ahora

mismo voy a revisar

que esté todo bien

y lo que encuentre que hiciste

mal o que te falte por hacer

lo vas a hacer.

¿adónde vas así con la mochila?

ingrid: tengo que ir al café

internet a hacer

una investigación.

necesito que me des dinero

para pagar la hora.

te va a salir más caro

darme el dinero para la internet

que ponerme datos en el celular.

maritza: no te voy a poner datos

digas lo que digas.

estás castigada,

¿ya lo olvidaste?

ingrid: no, no lo he olvidado,

pero bueno, ya sé, eres tú.

ya me voy.

maritza: ¿adónde vas?

nada de irte.

no he revisado lo que hiciste.

me esperas hasta que baje.

ingrid: sí, vicente,

perdóname.

mi mamá se pasó contigo.

yo lo sé.

por favor, perdóname.

>> don atenor, ahí puse

a imprimir unos documentos.

atenor: ah, ya están saliendo.

ahorita se los llevo.

>> gracias.

aquí los tiene.

>> gracias.

es de la venta de zapatos

por catálogo.

atenor: usted puede pedir

imprimir lo que quiera,

estamos para servirle.

>> muchas gracias.

atenor: hola.

maritza: ingrid, ¿cómo vas?

ingrid: eh, bien, ma.

ya solo me falta terminar

esta investigación.

maritza: pues, qué bueno,

porque ya se terminó el tiempo

que te di, ¿eh?

ingrid: sí, solo mando

a imprimir y ya.

maritza: bueno, ya apúrate.

>> maritza.

maritza: [resuella]

patricia, perdón, no te vi.

patricia: no te preocupes.

maritza: ¿cómo estás?

patricia: como te vi entrar

un poco seria, pues,

no te saludé luego, luego.

pero aquí mandando documentos

de la chamba.

maritza: ay, qué bueno que a ti

sí se te da esto

de la computación.

la verdad es que soy muy burra

para esas cosas.

patricia: pues, tuve que

aprender, ¿eh?

me enseñaron mis hijos.

maritza: ah, mira, a ti sí

te ayudan, no como otras.

ingrid: bueno, ya terminé.

¿ya nos podemos ir?

maritza: sí.

maritza: bye, patricia.

patricia: te cuidas, chula.

adiós, ingrid.

maritza: apúrate, ingrid.

hasta luego, don atenor.

atenor: hasta luego.

ingrid: ¿es neta que todos los

días me vas a estar esperando

aquí afuera de la casa

mirando tu reloj?

maritza: sí, ingrid,

no estoy jugando.

te tomo el tiempo

desde que sales de la escuela

hasta que llegas a la casa.

otra vez llegaste puntual.

muy bien.

si sigues así muy pronto

te voy a levantar el castigo.

ingrid: te pasas.

pero mejor me callo porque si

no después me va peor.

maritza: vas entendiendo muy

bien cómo son las cosas.

muy bien, ingrid.

vete a quitar el uniforme.

ven, para que me ayudes

a picar la verdura y la papa.

vamos a hacer tacos.

¿no quieres terminar

con tu noviecito ese?

pues entonces atente

a las consecuencias.

bien vigilada vas a estar

y castigada.

ingrid: ay, no, ma, ya no.

te lo juro que ya voy a terminar

a vicente y que ya no voy

a tener novio hasta los 18 años,

pero por favor ya levántame

el castigo, mamá.

neta, ya no quiero.

maritza: está bien,

te lo voy a levantar,

pero pobre de ti si me estás

mintiendo.

duérmete ya.

que te duermas.

vicente: pues, de ti depende

si sigo contigo o no, ¿eh?

hay muchas que quieren conmigo,

así que ya sabes.

vámonos.

ingrid: sí, vámonos, pero--

vicente: pero ¿qué?

ingrid: es que te quería pedir

que tuviéramos más cuidado

y que ya no me lleves

hasta mi casa.

o sea, bueno, sí,

pero que ya no me dejes tan

cerca de mi casa.

vicente: ¿por qué o qué?

tienes otro.

ingrid: no, no, no,

solo ando contigo,

solo tú eres mi novio,

pero es que es por mi mamá.

no le caíste tan bien

y ella ya no quiere que ande

contigo.

vicente: hoy quería ir al cine

y quería ir contigo,

pero si tu mamita no te deja

ir, pues, entonces voy a buscar

otra con quien ir.

ingrid: no, no te preocupes,

vamos al cine.

solo deja voy con brenda

y arreglo el asunto.

ahora vengo.

brenda: ingrid, ahí está

el vicente.

ay, yo ya me voy para mi casa,

pero tú te diviertes, ¿sí?

ingrid: sí, amiga, muchas

gracias.

mañana te cuento todo, ¿vale?

brenda: bye.

ingrid: [ríe]

hola, ya llegué.

vicente: estaba a punto de irme.

ingrid: no sabes lo que

le tuvimos que decir a mi mamá

para que me dejara salir.

brenda y yo le dijimos

una mentira y se la creyó toda.

vicente: muy bien,

esa es mi novia.

eso se gana por no dejarte salir

conmigo.

ingrid: eso se gana.

¿ahora vamos al cine?

vicente: sí.

ambos: [ríen]

[música]

[música]

maritza: [llaman a la puerta]

brenda: señora maritza,

¿qué hace aquí?

maritza: más bien dime tú

dónde está la fiesta

de tu abuelita donde invitaste

a mi hija.

>> ¿fiesta de tu abuelita?

¿fiesta de tu abuelita?

¿por qué le dices mentiras

a maritza?

maritza: para sacar a mi hija

de mi casa.

>> seguramente porque yo

no tengo mamá desde hace

cinco años.

maritza: ¿dónde está mi hija,

brenda?

¿con quién se fue?

dime la verdad.

brenda: no se los voy a decir

y háganle como quieran.

maritza: es la última vez

que me ves la cara, brenda,

y te exijo que dejes de ser

la tapadera de mi hija.

ya no quiero que sigas siendo

su amiga.

>> ¿en serio te gusta meterte

en problemas, niña?

¿por qué solapas a la ingrid?

brenda: porque somos mejores

amigas, solo por eso

y no me vayas a sermonear

que a ti no te hice nada.

maritza: ¿dónde estuviste

y con quién?

maritza: ay, mamá,

¿cómo que con quién estuve

y dónde?

estuve con brenda, no te--

maritza: ino me quieras ver

la cara de estúpida,

no te lo voy a permitir ya!

ingrid: ¿y ahora qué hice?

maritza: ¿cómo que qué hiciste?

te he estado marcando

a tu celular y está apagado

y qué bueno que no lo tienes

porque tu amiguita no te pudo

avisar.

ingrid: mamá, me está doliendo,

suéltame.

maritza: deja de mentir,

de verme la cara.

fui a la casa de brenda

y no había fiesta

y para tu conocimiento la abuela

lleva cinco años fallecida.

¿con quién estuviste?

¿con vicente, verdad?

maritza: no, ma, te lo juro--

ima, yo no estuve con vicente!

maritza: icállate!

ya deja de mentirme.

y estás castigada de nuevo, ¿eh?

y como no usas tu celular

o lo traes apagado,

pues, te quedas sin él.

maritza: no, mamá,

no me castigues con el celular.

castígame todo lo que quieras,

pero el celular no me lo quites.

maritza: quedarte sin celular

te duele mucho, ¿no?

pues, muy bien, te quedas

sin celular.

brenda: tu mamá y mi mamá

son nefastas.

odio a mi mamá.

si pudiera pedir un deseo

pediría que desapareciera

de mi vida.

ingrid: yo estoy igual que tú,

odio a mi mamá.

más porque me quitó mi celular

y me dejó incomunicada

con el mundo.

ay, necesito comunicarme

con el amor de mi vida,

porque si no le hablo por chat

estoy segura que otra

me lo va a bajar.

así que tengo que ir al ciber

café para avisarle

que mi mamá me quitó

mi celular.

brenda: sí, tú ve, amiga.

aparte aunque ella te lo prohiba

sigue con él,

es tu felicidad, no la de ella.

ingrid: claro que no le voy

a hacer caso,

ahora menos porque me quitó

mi celular.

pero bueno, amiga,

voy a ir ahorita al café

internet porque tengo

que contactarme con mi novio

por internet para avisarle.

voy a ir al que está a la vuelta

de mi casa.

nos vemos mañana, ¿vale?

brenda: está bien, va.

te cuidas.

[puerta abriéndose]

>> maritza.

otra vez con la mirada perdida

hacia el final de la calle.

maritza: como todos los días,

vecina.

y más cuando se tiene

una hija de 13 años.

y bueno, ya ve que las calles

últimamente no son muy seguras.

>> pues.

maritza: ingrid acaba de entrar

a la secundaria.

la 45, la que está allá abajo.

>> yo fui a esa secundaria.

ahí tuve a mi primer novio.

el único.

pero no la terminé,

me escapé con el mario.

mi marido, ya ves,

que es mucho más grande que yo.

maritza: sí, eso es lo que me

preocupa,

que hay muchos mañosos

en la calle.

hay hombres a los que les gustan

las niñas así como mi hija.

[suspira]

>> ay, qué rico huele.

maritza: el pollo, el pollo.

lo dejé prendido, perdón.

>> andale, ya.

patricia: don atenor,

ya se me terminó el tiempo

y no he terminado de enviar

mis documentos.

atenor: lea ese cartel

y es sin excepción alguna.

patricia: [suspira]

bueno, ni hablar,

voy a tener que ir por dinero

a mi casa.

ahora vuelvo.

atenor: bien.

atenor: ¿con quién estás

chateando tan sonriente, ingrid?

ingrid: estoy chateando

con mi novio, don atenor,

solo que como mi mamá me quitó

el celular por eso vine.

atenor: muy bien.

ya llegas mucho rato chateando,

¿tienes sed?

¿quieres un café?

te invito un café.

ingrid: gracias, se lo acepto.

atenor: ingrid.

aquí tiene tu café.

ingrid: gracias.

atenor: a ver qué tal.

ingrid: mm.

está muy bueno, don atenor,

gracias.

¿qué está pasando?

[jadea]

¿por qué está cerrando?

atenor: es que me gustas mucho.

ingrid: ino, suélteme!

ipor favor, no!

atenor: [gime]

ino!

imaldita!

[gime]

maritza: [llaman a la puerta]

idon atenor!

idon atenor!

idon atenor, ábrame, por favor!

idon atenor!

idon atenor!

[llaman a la puerta]

ipor favor, ábrame!

idon atenor!

atenor: ¿qué pasó?

¿qué sucede?

¿qué pasa?

¿por qué toca de esa manera?

¿qué no ve que está cerrado?

¿qué quiere?

maritza: ¿dónde está mi hija?

atenor: ¿su hija?

maritza: idéjeme entrar!

atenor: no puedo abrirle.

maritza: iclaro que me va

a abrir!

su mejor amiga me dijo

que estaba en este ciber.

atenor: es que no hay nadie.

¿qué no entiende?

no hay nadie.

maritza: entonces ¿por qué

lo tiene cerrado?

porque la tiene allá adentro,

¿verdad?

atenor: ¿ya vio?

no hay nadie.

hoy no pude abrir

porque me dio la gota.

mire.

su hija no está acá.

si gusta puede entrar

y buscar hasta por debajo

de las sillas,

pero pues no la va a encontrar.

y ahora per--permítame que

cierre porque me encuentro

muy mal.

con permiso.

maritza: tres horas sin saber

de mi hija.

¿y ahora qué hago?

no me puedo quedar aquí.

patricia, ¿no has visto

a mi hija hoy?

patricia: sí, la acabo de ver,

está en el café internet.

maritza: no, es imposible,

está cerrado, hoy no abrieron.

patricia: claro que abrieron,

estuve ahí enviando informes

para mi empresa,

solo que fui por más dinero

a mi casa.

me extraña que digas

que está cerrado--

maritza: ino, no, no, patricia,

mi hija está allá adentro!

iayúdame!

ipatricia!

patricia: ¿qué pasa?

maritza: iabrame, don atenor!

iabrame, yo sé que mi hija

está adentro!

iabrame y deje salir a mi hija!

iabrame!

iabrame!

[grita]

[música]

[música]

maritza: iabrame!

iabrame!

patricia: le voy a hablar

a la policía.

maritza: ipatricia, mi hija,

mi hija!

imi hija!

[llora]

virgencita de guadalupe,

te lo suplico,

ayúdame a salvar a mi hija,

ayúdame a salvarla.

sé que me he equivocado

agrediéndola, tratándola mal,

resolviendo todo con maltrato.

prometo hacer mucho esfuerzo

por atenderla y por apoyarla,

pero por favor, te lo suplico,

sálvala.

[llora]

ite lo suplico!

atenor: [jadea]

te ofrezco el cuerpo de esta

joven para que lo liberes

y lo salves.

te lo ofrezco.

yo soy el liberador.

[jadea]

[balbucea]

yo voy a protegerte...

[balbucea]

[grita]

>> ial suelo! ial suelo!

>> ial suelo! ial suelo!

>> ilas manos en alto!

>> iespósalo!

atenor: yo solo quería

liberarla, señor--

[balbucea]

todos: [hablan a la vez]

>> tranquila, tranquila,

todo va a estar bien.

todo va a estar bien.

tranquila, va a estar bien.

[pitidos]

maritza: [llora]

ingrid: [gime]

¿dónde estoy?

¿por qué me duele?

¿qué hago en un hospital?

maritza: atenor...

abusó de ti.

te violó.

ingrid: no, no, no, no.

maritza: tenía cuerpos

de varias jovencitas--

ingrid: no, no, no, no--

[llora]

no--

[llora]

maritza: perdóname.

perdóname.

perdón, mi amor.

[llora]

juntas tomaremos las terapias

psicológicas.

además van a tener que cambiar

las cosas en nuestra familia.

gracias, madre mía,

por salvar la vida de mi hija.

ingrid: [suspira]

no va a ser fácil superar

lo que acaba de pasar.

maritza: ninguna mujer tiene

la culpa de ser violada,

tú no tienes la culpa

de que ese psicópata haya

abusado de ti, hija.

de lo que yo sí tengo la culpa

es de no tener una buena

comunicación contigo,

con mi hija,

la confianza para que fuéramos

más cercanas.

ingrid: nunca dije lo que sentía

porque solo me enojaba

porque me agredían por todo.

maritza: todos en la casa, hija,

tenemos que cambiar.

debemos tenernos más confianza

y respetarnos.

respetarnos siempre.

ya no podemos seguir así.

te amo mucho, hija, mucho.

[llora]

>> hija.

con el corazón en la mano

quiero pedirte que me perdones.

me--me dejé llevar por--

por el machismo y te descuidé,

no supe protegerte.

benny: perdóname.

te extrañé mucho.

te voy a cuidar.

maritza: en esta casa

las cosas van a cambiar.

somos una familia

y como tal estamos obligados

a respetarnos, a escucharnos,

a tratar con verdadero amor

y consideración a las mujeres

de esta casa.

nunca más,

nunca una palabra que denigre

nuestra condición.

solo así vamos a tener

la confianza de decir

lo que nos pasa para ayudarnos.

ingrid: nunca me di cuenta

que si me esperabas

era porque me cuidas,

porque me amas.

perdónenme.

maritza: el camino será largo

y muy difícil,

pero lo recorreremos juntos

como una verdadera familia.

es tiempo que comencemos

de nuevo, solo así--

para prevenir a nuestras hijas

sobre los peligros

a los que están expuestas

en la calle

las madres debemos ganarnos

su confianza,

cambiar de estrategia

hasta encontrar la forma

de comunicarnos amorosamente

con ellas.

antes que nada debemos

respetarlas para realmente

hacerlas sentir protegidas

y cuidadas.

busquemos la comunicación

con ellas.

trabajemos el puente

de la confianza para no vivir

condenadas a esperarlas

llenas de angustia al final

de la calle.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.