null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 34

Univision3 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

sebastián: de tantas casas

que hay en mazatlán,

tenías que hospedarte en la mía.

victoria: si vivimos en tu casa

es porque no hubo de otra, eh.

sebastián: ah, ¿ya quieres

hablar conmigo?

victoria: yo no fui el dramático

que dijo "si cruzas esa puerta,

todo terminó para siempre".

sebastián: ya entendí.

quieres decirme la verdadera

razón por la que terminaste

conmigo.

victoria: ¿estás sordo

o te haces?

sebastián: ya te contesté

que no te creo.

victoria: esa,

hígado encebollado,

es tu bronca, no la mía.

sebastián: entonces no tenemos

nada de qué hablar.

victoria: sebastián,

pues aguanta, ven.

ahorita que vamos a vivir

los dos aquí--

sebastián: sí, va a ser

un infierno.

victoria: en una de esas, sí.

pero igual y no llega a tanto,

si no me hablas

y andas lejos de mí.

sebastián: perfecto.

me gusta eso de no tener

que dirigirte la palabra.

tienes razón,

entre más lejos, mejor.

victoria: ay, es por ti,

juana inés.

por ti, juana inés...

mauricio: ♪ soy vecino

de este mundo

por un rato

y hoy coincide que también

tú estás aquí

coincidencias tan extrañas

de la vida

tantos siglos,

tantos mundos,

tanto espacio

y coincidir

si a la noche me entretengo

en las estrellas

y capturo la que empieza

a florecer

la sostengo entre las manos

mas me alarma

tantos siglos,

tantos mundos,

tanto espacio

y coincidir ♪

bárbara: estás bien perrón.

además de ser el supermau,

¿cantas?

¿qué otra cosita?

mauricio: también compongo.

bárbara: trocas.

mauricio: canciones.

bárbara: a poco se la compusiste

tú.

mauricio: sí.

¿te gustó?

bárbara: está hecho con ganas.

eres un estuche de monerías.

mauricio: ojalá que entre

mis monerías estuviera

poder curar a juana inés.

octavio: mira pues.

¿cómo que te tiró de la cama?

soledad: ¿cómo que cómo?

o sea, me jaló de los pies

y fui a parar al piso de sentón.

encima me dijo "vete a vivir

con octavio".

octavio: amá, más respeto.

no seas tan llevada pues.

>> ♪ duérmete, niño

duérmete ya ♪

soledad: ¿la oíste?

octavio: ¿qué?

canta "duérmete, niño".

soledad: ay...

[mensaje]

[soledad] si nos comunicamos

con mensaje de texto,

no creo que tu mamá se entere

de lo que hablamos.

¡eh!

[chista]

[mensaje]

[soledad] ocupamos hacer algo

antes de que me deje melolenga.

[mensaje]

[octavio] sí, ¿pero qué?

[mensaje]

[soledad] y...

¿si fingimos que estoy

embarazada?

[chista]

juan: maría no aparece.

fernando: se fue con su familia

antes del huracán.

juan: solo eso me faltaba.

miren cómo está la cocina.

teresa: no te apures, juan.

las juanas y yo nos vamos

a ocupar de la casa,

de la limpieza,

de la comida, de todo eso.

juan: no, teresa, por favor.

qué pena.

teresa: pena es robar

y que te cachen.

tú nos hospedaste meses

en tu hotel

y ahora nos das refugio

en tu casa.

lo menos que podemos hacer

es echarte la mano, ¿no?

fernando: de acuerdo, teresa.

usted enjabona y yo enjuago.

¿va?

teresa: sale vale.

sebastián: ¿en qué ayudo?

teresa: puedes empezar a secar.

victoria: papá.

juan: ¿qué pasó, hija?

victoria: me acordé que

en el media luna se quedó

un chorro de comida.

compramos de todo para cuando

llegaron los chinos.

hay un buen de despensa.

sebastián: claro, papá.

hay que traerla antes de que

los saqueadores se lo lleven.

victoria: no, qué buena idea.

yo nomás lo decía

para hacer plática y así.

sebastián: después de ti.

victoria: gracias.

eres todo un caballero

y tienes unas ideas bien acá.

bárbara: la que le acabas

de cantar a la monjita

está bien perrona, eh.

o sea, me gustó mucho.

es como romanticona,

pero a la vez le echas porras

a la juana inés.

mauricio: ojalá sirva de algo.

bárbara: me enteré de cómo

te meolló tu papá

y me quedé piense y piense.

no parece pero tú y yo

tenemos muchas cosas en común.

mauricio: ¿tu papá también

te maltrató?

bárbara: mi padrastro.

ese infeliz me tiraba del carro

en mal plan,

me voleaba de a feo,

me traía azorrillada.

y pues...

el desgraciado también

me tocaba.

era yo apenas una huerquita

de 14 años.

mauricio: [suspira]

me acuerdo de la entrevista

que te hizo todoelmundo.

me llegó mucho.

para mi papá yo siempre

he sido un mediocre, un inútil.

bárbara: igualito conmigo.

el idiota ese me decía

que no servía para nada

y menos para la boxeada.

mauricio: ahora ya me resigné

a que nunca voy a conseguir

su reconocimiento.

bárbara: pues así está mejor.

¿qué fregados hacemos buscando

la aceptación de los que

hasta parece que nos odian?

mauricio: con estos días

tan difíciles.

es más, con juana inés así

siento que perdí el rumbo.

bárbara: no te me agüites, mau.

yo a veces también

quiero tirar la toalla,

pero voy a ayudarte

a que busques tu esquina.

>> buenos días.

ambos: buenos días.

>> perdón que los moleste,

pero vengo de parte

de la administración.

bárbara: ¿qué necesitas?

>> debido a la contingencia

por el huracán, el día que

ingresó la paciente

no se le solicitó,

pero es necesario que depositen

en la caja 100 mil pesos

por los gastos generados

en terapia intensiva.

[música]

[música]

victoria: papá, siento que

se me apachurra el alma

solo de verte así.

mauricio: ya sé qué

te va a animar.

que cobres el seguro

de daños del hotel.

fernando: en cuanto salga ese

dinero, dejamos al media luna

como nuevo.

juan: sí, sé que lo vamos

a reconstruir pero...

[suspira]

me duele ver destruido el lugar

que mi papá fundó

hace tantos años.

victoria: ni tan destruido.

veámoslo así nomás,

está patas para arriba.

y como dice fer,

va a quedar más bonito.

juan: sí.

bárbara: pues van a tener

que aguantar un rato porque

ahorita no hay dinero,

¿sí captas?

>> requiere el depósito

para seguir atendiendo

a la paciente.

es política del hospital.

bárbara: está bien,

te voy a dar tu depósito,

¿dónde te lo pongo?

mauricio: tranquila.

bárbara: es que esta pelada

tiene el corazón más frío

que un chopo.

>> les repito,

son políticas del hospital.

si no tienen para pagar,

recurran a la asistencia

gratuita.

bárbara: si no te largas,

tendrás que buscar un dentista

para que te pegue

tus dientecitos.

perdón, pero es que...

mauricio: no te preocupes.

estuviste bien.

sí se puso bastante

intransigente.

oye, ¿pero qué es un chopo?

bárbara: pues un helado.

mauricio: [ríe]

bueno, espérame aquí.

ahorita regreso.

juan: vamos a trabajar.

vamos a ver si hay cosas

que sirvan en ese congelador.

sebastián: pues la comida

no huele a podrido.

bárbara: pues no.

da la casualidad de que está

en un congelador.

sebastián: pero se fue al luz.

victoria: pero estaba congelada.

sebastián: hay que llevárnosla.

victoria: estás viendo y no ves.

este bolón de comida no cabe

en el refrigerador de tu casa.

sebastián: entonces nos llevamos

este completo.

victoria: [suspira]

voy por unas bolsas.

bárbara: yo por un diablito.

juan: ¿jugaban

o estaban enojados?

fernando: no sé.

juan: pleito de hermanos.

no hagas caso.

vamos.

¿puedes con las zanahorias?

bárbara: ¿qué hacemos

en la caja?

primero habría que avisarle

a mi papá, ¿no?

mauricio: tú déjame a mí.

bárbara: por cómo están

las cosas, al pobre le va a dar

un ataque cuando se entere

las cien mil bolas que hay

que pagar aquí.

me consta que allá en méxico

haría un tarjetazo para pagar

los estudios que le hicieron

a la monjita.

mauricio: por eso no vamos

a molestarlo a juan.

suficientes broncas tiene

con el media luna.

bárbara: ¿entonces qué hacemos?

¿les vas a echar pleito

para que no boten a la monjita

a la calle y en coma?

mauricio: juana inés va a seguir

recibiendo la atención

que necesita.

bárbara: ¿pero no oíste

a la mensa esa?

son políticas del hospital.

mauricio: yo voy a pagar

ese dinero.

bárbara: ¿no te digo?

estás grueso.

además de supermau, cantante,

compositor...

benefactor de monjitas.

bueno, si quieres tu papá

está forrado en billetes.

mauricio: oye, no.

yo tengo mi propio dinero

que me gané.

bárbara: achis.

¿a poco sí tienes tanta lana?

mauricio: tenía un empleo fijo

en la empresa de mi papá.

y algo sacaba de la dolorosa.

bárbara: ahora sí, mau,

te voy a poner un monumento.

[ríe]

margarita: no, hombre,

¿dónde aprendiste a poner

vidrios tú?

xavier: todo lo de mantenimiento

y reparaciones lo aprendí

con mi papá en el media luna.

margarita: ¿te ayudo?

xavier: no, gracias.

margarita: te hago un café.

un agüita de limón.

ay, perdón.

te estoy agorzomando, ¿verdad?

xavier: es que estoy

acostumbrado a vivir solo.

margarita: ah, entonces

mejor me voy.

xavier: no, no.

la cosa es que a veces la

soledad me ha llegado a pesar.

margarita: es bien canija.

¿tú nunca te casaste, xavier?

xavier: no, nunca.

margarita: ¿por qué?

aquí entre nos,

eres un hombre magnífico

y hasta guapetón.

xavier: ¿me pasas

la madera, por favor?

margarita: sí, sí...

ya entendí la indirecta.

muy directa.

bárbara: ay, monjita,

¿cuándo me iba a imaginar

que tú y mauricio fueron corazo?

allá en monterrey,

corazo quiere decir tierno.

ay, te salvó la vida

arriesgando la suya.

aparte compone música

y hasta pagó el hospital.

de diez el vato.

¿sabes de qué me dieron

ganas, monjita?

así como de apapacharlo,

protegerlo, de cuidarlo

como osito de peluche.

¿qué tal eh?

¿cuándo te ibas a imaginar

que tu hermanita,

la troncada de juana bárbara,

iba a ser tan cursi?

mundito: ¿ustedes dosqué se trae

soledad: nada, ¿por qué?

mundito: tienen cara como

si quisieran hacer travesuras.

octavio: vente, mi sol,

que estos compas

no entienden indirectas.

[mensaje]

soledad: ¿listo?

octavio: ¿qué me querías decir,

mi sol, mi luna y estrellas?

soledad: es algo que solo

te puedo decir en privado.

octavio: ay, me asustas.

soledad: y haces bien

en asustarte.

octavio: ¿por qué?

soledad: porque...

porque estoy embarazada.

[ruidos]

octavio: ¿estás segura?

soledad: ey...

ocupaba una prueba

de esas de farmacia para calar

y salió positiva.

[ruido]

ambos: ay...

octavio: yo no quería ser

papá tan morro.

el gusto que le hubiera dado

a mi amá tener un plebito,

un nieto.

[ríe]

soledad: pero mejor ahorita

no le decimos a nadie.

después será.

octavio: eso.

es nuestro secreto,

mi sol, mi luna

y mis estrellas.

felicidades, futura amá.

ambos: [ríen]

teresa: ay...

¿y dónde vamos a acomodar

todo esto?

[mensaje]

[estefanía] no puedo más...

estoy a punto de...

no sé, suena ridículo,

juana victoria,

pero me estoy muriendo de amor.

ni mis hijos adoptivos

me ayudan a quitarme

de la cabeza a sebastián.

es el amor de mi vida,

la razón de mi existencia.

no puedo dejar de pensar

que justo por estas fechas

él y yo nos estaríamos casando.

[llora]

perdón que te moleste

con mis problemas,

pero siento que tú

puedes entenderme.

victoria: no sabes

lo rete bien que te entiendo.

juan: he intentado localizar

a blanca redondo,

mi agente de seguros,

pero me dicen que su celular

está cancelado.

¿ya no maneja las pólizas

desde cuándo?

¿cómo que desapareció?

en todo caso,

soy juan oropeza.

como usted sabe,

el huracán juana

causó muchos daños en mazatlán

y mi hotel, el media luna,

se destruyó.

necesito hacer válido

el seguro contra daños

que tengo contratado

con su aseguradora.

sí, la póliza es--

¿tienes el número?

es 4815...

162343.

sí, sí, espero.

sebastián: ¿entonces

blanca desapareció?

juan: no saben nada de ella.

sí, dígame.

no...

no, no, no puede ser.

que blanca no renovó

la póliza, hijo.

el hotel no está asegurado.

nos quedamos en la ruina.

en la ruina...

[música]

[música]

juan: a ver, señor...

yo le di un cheque

a blanca redondo.

¿ella no le dio ese dinero

a ustedes?

sebastián: esto no puede

estar pasando.

juan: le repito, el cheque

lo hice a nombre de blanca.

así siempre lo hacíamos.

ha sido nuestra agente

de seguros por más de 20 años.

no, no puedo creer

que no haya renovado la póliza.

a ver, dígame,

¿qué puedo hacer entonces?

¿nada?

no, a ver,

llevo una vida siendo

cliente de usted,

nunca les he fallado.

de acuerdo, hasta luego.

sebastián: ¿o sea que blanca

desapareció con el dinero

que le diste?

juan: es increíble.

era amiga de la familia.

sebastián: [suspira]

la cosa es que no hay dinero

para rehabilitar el hotel

y lo que tenía reservado

para el spa se lo dimos

al productor de la película.

además tengo dos créditos

abiertos.

juan: todo es mi culpa.

por imbécil, ingenuo,

por confiar en la gente.

ahora no tenemos nada.

absolutamente nada.

sebastián: a ver, papá,

en todo caso yo también

cargo con parte de la culpa.

me endeudé.

tú me advertiste

que no lo hiciera.

juan: ¿qué vamos a hacer, hijo?

estamos en la quiebra.

darío: te pedí que no renovaras

la póliza del media luna,

pero nunca pensé que entraría

un huracán que destruiría

el hotel de juan oropeza.

[ríe]

>> ¿se destruyó?

darío: quedó como--

[ríe]

y conseguir que vuelva

a funcionar les costará

varios millones de pesos

que no tienen.

>> es lo que querías,

¿no? arruinar a sebastián.

darío: es lo menos que merece

ese infeliz por rechazar

a mi princesa.

bueno, ¿cómo es tu vida en roma?

>> es el paraíso, darío.

y todo gracias a ti.

cuéntame, ¿tú cómo estás?

darío: tratando de conquistar

el amor de--

no, olvídalo.

>> qué raro.

con todo tu dinero,

lo guapo y distinguido que eres,

¿qué mujer se atreve

a rechazarte?

victoria: ¿sabes qué

es el colmo?

que fui y le di en la torre

a la relación de estefanía

y sebastián.

se iban a casar

y terminaron solo

por mi cochina culpa.

la pobre estefi se fue a chiapas

solo para olvidarlo,

pero salió peor

el remedio que la enfermedad.

dice que se está

muriendo de amor.

¿y todo para qué?

teresa: es que a veces

las cosas pasan sin razón.

suceden y ya.

así como el amor

que se tienen sebastián y tú.

victoria: pues sí.

pero el pobre se quedó

como el perro de las dos tortas.

teresa: no, nadie tiene

la culpa de eso.

victoria: ¿será?

yo me siento rete culpable.

[mensaje]

ay...

parece que la llamé

con el pensamiento.

es estefi.

[estefanía] hermanita,

¿me haces un favor?

cuando veas a sebastián,

míralo con mis ojos,

a ver si me llega su imagen,

la del amor de mi vida.

victoria: ¿ves lo que te digo?

ella ni se imagina

que yo veo a sebastián

igualito que ella,

con los mismos ojos de amor.

soledad: me vería bien bonita

embarazada, ¿verdad?

mira.

ay...

chance y va a ser jugador

de fútbol.

¿te imaginas

que de verdad

trajera al mundo a otro octavito

o a otra juanita?

octavio: bueno,

esta abeja se cambia de panal.

me voy a enfriar porque

tengo mucha changa

por lo del huracán.

raymundo: oye, vato,

aprovechando échame una mano.

quiero ir al media luna

por el equipo de gimnasio.

octavio: ¿cuál, compa?

hay que ver qué ha quedado

con el huracán.

ray: como diría mi abuelita:

"de lo perdido lo que aparezca".

oye, a ver si le presta

a la pulmonía.

octavio: ah, pues...

me sale de pedinche.

¿alguna otra cosa

que se te ofrezca?

raymundo: ándale ya, préstamela.

y que dios te lo pague

con hijos.

octavio: ya pues...

raymundo: [ríe]

margarita: ¿y a qué se debe

la reunión, juan?

juan: quiero hablar

con ustedes porque--

bárbara: espérate, pa.

raza, agárrense que

les traigo un notición.

victoria: a ti sí te dicen

la juana oportuna, ¿verdad?

bárbara: ahora todos

podemos apodos.

margarita: ¿qué quieres decir?

bárbara: el mauricio pagó

los 100 mil pesotes

de juana inés

que se debían al hospital.

estuvo perrón el supermau, ¿no?

juan: pues, por ahora solo

podemos agradecerle el favor.

fernando: qué buena onda

el chavo.

bárbara: creo que lo voy a subir

de rango.

de supermau defensor

de las accidentadas,

a san mauricio patrono

de las monjitas enfermas.

[ríe]

juan: pues, les decía...

los llamé para...

para...

no puedo, hijo.

por favor,

tú dilo.

sebastián: el hotel...

no está asegurado.

todos: [preguntan]

sebastián: no tenemos dinero

para reconstruir el media luna.

darío: ¿puedo hacer algo

por ti, leo?

leonora: me siento tan mal

contigo.

me has traido hasta aquí,

me has tratado como si fuera

la princesa de mónaco

y yo he sido

una pésima compañía para ti.

darío: tranquila.

te entiendo bien.

la noticia del huracán

nos tomó por sorpresa y es

lógico que estés preocupada.

leonora: ¿ves cómo siempre

me justificas?

la verdad es que quiero

regresar a mazatlán para ver

cómo está todo.

sebastián, el sr. oropeza,

mi casa, el hotel.

darío: eso puede esperar.

ya sé, es difícil

pero vive el momento.

ya sé,

vamos a hollywood.

en avión llegaríamos

en media hora.

hay un restaurante donde

comen las celebridades.

leonora: la propuesta

es tentadora.

darío: quizás no te has dado

cuenta, leo.

pero conmigo el mundo está

a tus pies.

victoria: ¿y luego?

¿ya no va a funcionar el hotel?

teresa: el huracán nos dejó

sin chamba.

margarita: ¿de qué vamos

a vivir?

xavier: ¿qué pasó

con el seguro?

se supone que estaba pagado.

bárbara: si alguien te dio

un golpe bajo, papá,

nomás me dices y le aplicamos

el uno-dos.

fernando: ¿en qué te puedo

ayudar, tío?

juan: a ver, les explico.

me cometieron un fraude

y el hotel quedó inservible

y por lo tanto

no tenemos ingreso.

sebastián: y nuestras cuentas

bancarias están en cero.

encima tenemos un montón

de deudas.

bárbara: entonces no hay

ni para la papa.

teresa: con lo que trajimos

del media luna igual

nos alcanza para un ratito.

soledad: ajá.

¿y luego?

victoria: a ver cómo le hacemos.

margarita: el caso es que

las juanas van a tener que vivir

aquí hasta quién sabe cuándo.

juan: sí.

sí, margarita.

no hay de otra.

bárbara: ¿y qué fregados vamos

a hacer cuando llegue la ñora?

soledad: cuando llegue

doña leonora, chance y...

nos manda bien lejos.

[música]

[música]

xavier: luchar contra corriente

solo nos desgasta.

en cambio es más fácil

aceptar la realidad.

no con resignación,

sino con el ímpetu

de salir adelante.

victoria: no chillen

y hay que ponernos las pilas.

bárbara: o como digo yo,

menos guri-guri y más acción.

a ponerse los guantes, raza.

soledad: conmigo cuentan

bien mucho.

teresa: todo eso suena

rete bonito,

pero a ver cuando llegue

doña leonora y vea que esto

parece peregrinación a la villa

cómo nos va.

margarita: seguro se engendra

en pantera.

victoria: por lo pronto

hay que escombrar para que

no parezca esto un chiquero.

sebastián: voy a checar bien

los estados de cuenta

y ver los créditos.

victoria: bueno ya.

vamos a organizar la chamba.

bárbara: ya te extrañaba,

juana jefa.

victoria: a ver, ¿quién tiene

lápiz para que hagamos

un horario y organicemos todo?

fernando: yo tengo en mi cuarto.

victoria: vamos.

raymundo: buenas.

bárbara: ¿qué onda, ray?

raymundo: fui al media luna

y conseguí muchas cosas

del gimnasio.

bárbara: ay, con tantas cosas

me acordaba.

¿quién jala para bajarlas?

margarita: vamos.

mauricio: ¿en en serio,

octavio?

¿no sabes si sirve tu estufa?

octavio: puede que sí,

puede que no.

nunca la he usado, pariente.

mundito: entonces,

¿qué vamos a comer?

todoelmundo: bueno,

aquí solo hay un sándwich

con "rhizopus nigricans".

ambos: ¿qué?

todoelmundo: es el nombre

científico del hongo del pan.

mundito: qué "cochinero"

tienes aquí, octavio.

octavio: a la bestia.

ya con garrote...

todos: [ríen]

victoria: son como los cuadros

de los hoteles

pero estos como que tienen

así más ondita.

están padrísimos, fernando.

fernando: ¿en serio te gustan

o lo dices para hacerme

sentir bien?

victoria: yo la verdad

no sé mucho de arte,

pero cuando uno ve tus pinturas

así como que siente algo.

fernando: pues de eso se trata,

aunque la verdad que voy

muy atrasado.

victoria: ¿atrasado?

¿como de tiempo?

fernando: me dieron una beca

muy importante en nueva york.

o sea, me pagan por pintar.

pero necesito entregar

por lo menos seis obras

para montar mi exposición allá.

victoria: nomás llevas tres.

órale, te tienes que poner

a chambear.

fernando: además pronto van

a mandar a una persona

para supervisar mi trabajo.

victoria: tómala,

uno para que no te hagas

menso con la pintada.

ay, pero...

veníamos por lápiz y papel.

fernando: sí, claro.

aquí está el lápiz.

listo.

victoria: oye, a ver,

estoy pensando.

con todo el trabajo que tienes

todavía me regalaste

una pintura.

fernando: esa no era

para la exposición.

la hice especialmente para ti.

victoria: ay...

soledad: "se acercó a ella

suave y dulcemente..."

[bosteza]

"pero ana no se había dado

cuenta de su presencia.

repentinamente, sintió

su cercanía,

olió su perfume..."

mauricio: llegué en buen momento

para relevarte.

soledad: ¿por qué?

mauricio: necesitas descansar.

soledad: no, hombre.

[llora]

¿sabes qué quiero?

que juana inés vuelva.

[solloza]

que vuelva a hacer su locuras.

que se pelee con juana bárbara

a todas horas del día.

mauricio: vete.

yo me voy a quedar aquí

un buen rato.

soledad: eres un ángel,

mi hijo.

mauricio: mi notita musical.

sebastián: los números

no podrían ser peores.

juan: sí, yo también sé sumar.

xavier: tranquilos.

siempre surge algo

para salir adelante.

victoria: ¿quién va a armar

un pesebre o qué?

teresa: hijo, no hubo caso

el huracán pero sí este animal

diciéndole chivas a las cosas.

todas: [gritan]

>> joven sebastián,

joven fernando,

con mucho cariño les traigo

estos animalitos.

muchas gracias por salvar

a mis hijos.

bueno, que diosito

me los bendiga a todos.

con permiso.

todos: gracias.

teresa: ¿ahora qué hacemos

con tanto animal?

mundito: oye, papi,

¿el chivito muerde?

todoelmundo: más bien yo creo

que esta es chiva, mi hijo.

soledad: entonces es

de las mías.

victoria: nomás eso me faltaba.

¿qué vamos a hacer ahora

que llegue doña leonora?

bárbara: ya invocaste una chiva,

no invoques a la leona.

todas: no, no...

leonora: [resuella]

¿qué pasa aquí?

[música]

[música]

mauricio: sebastián me lo dijo

y espero que no te moleste.

me hizo muy feliz

saber que estás enamorada de mí,

juana inés.

yo te amo con todas mis fuerzas.

cuando despiertes

y seamos novios--

[mensaje]

estefi, hola.

estefanía: hola.

al fin me pude comunicar,

te llamé mil veces.

mauricio: apenas están

restableciendo los servicios.

estefanía: ¿cómo te fue

con el huracán?

mauricio: me rompí un tobillo.

estefanía: ¿pero cómo?

mauricio: una larga historia.

a juana inés le fue mucho peor.

estefanía: [suspira]

ay, no.

¿qué le pasó?

mauricio: se golpeó la cabeza

y el doctor la tiene

en coma inducido.

estefanía: ¿pero se va

a recuperar?

mauricio: espero que sí.

estefanía: a mi papá

le pregunté por ti y me dijo

que te encontrabas bien.

mauricio: en realidad estoy

en casa de octavio, pero...

estefanía: lo importante es

que estás bien, mau.

estaba preocupada por ti.

mauricio: gracias.

¿y tú cómo estás?

[chista]

estefi...

[balidos de cabra]

leonora: cállate.

¿qué es esto?

ya lo vi.

¿qué es esto, sr. oropeza?

me voy unos días

y cuando regreso

mi casa está convertida

en un muladar.

mundito: petunia es una chiva,

doña...

todoelmundo: mundito...

leonora: ay, petunia,

qué elegante.

¿y de casualidad las gallinas

también tienen nombre, mundito?

mundito: a lo mejor les pongo

la guayaba y la tostada.

leonora: ay, qué bonito.

todoelmundo: no digas nada.

leonora: la guayaba y la tostada

le queda muy bien a este rancho.

te digo que te calles.

primero, mi vida

y ahora mi casa

convertida en una vecindad

de quinta.

victoria: dispénsenos,

doña leonora.

la mera verdad

que lo último que queríamos

era invadir su vecin--

leonora: ¿qué?

victoria: su casa.

es que no nos quedó de otra

más que venir a vivir aquí.

leonora: me quieren matar

de un coraje, ¿verdad?

sebastián: no, mamá, mira.

vamos a tu recámara,

platicamos con calma.

fernando: tía, no queremos

que te vuelvas a poner mal.

leonora: [susurra]

xavier: tu salud es delicada,

el médico ha dicho que--

leonora: si quisieran cuidarme

no habrían invitado

a medio mazatlán a mi casa.

octavio: raymundo, todoelmundo,

mundito y su servidor

nada más venimos a merendar.

leonora: "nada más a merendar".

soledad: ey...

andábamos recogiendo para cuando

usted llegara andara

todo ordenadito.

leonora: qué bien lo hicieron.

la presencia de petunia,

la guayaba y la tostada

le da un toque muy pintoresco.

mundito: verdad que sí.

es como una granja.

y si conseguimos un marranito

de esos chiquititos--

leonora: [llora]

todoelmundo: apaga

tu sistema operativo, mejor.

teresa: doña leonora,

nomás para aclarar una cosita.

verá usted,

los animales llegaron

dos minutitos antes

de que usted llegara.

nosotros no trajimos

a los animales.

leonora: eso es lo de menos.

porque no solo las ilegítimas

cayeron de paracaidistas,

sino también la amante

de mi marido.

la trajo a mi hogar,

sr. oropeza.

margarita: yo no soy amante

de nadie y por cierto

no vivo aquí.

bárbara: espérame, madre,

que esto me hizo encabritar.

mire, sra. oropeza--

leonora: ruiz.

bárbara: nuestro papá nos dio

su apellido y nos puso

en el testamento,

así que abusada

porque de todo esto

también somos dueñas, eh.

leonora: nada más eso faltaba,

que se sientan con derecho

sobre mi propia casa.

Cargando Playlist...