null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 33

Univision30 Nov 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

[truenos]

juan: [llora]

dios mío.

mi hotel.

mi media luna.

completamente destruido, señor.

[solloza]

[motor]

mauricio: [gime]

¡juana inés! ¡juana inés!

te voy a sacar de ahí.

resiste un poco más.

[gime]

juan inés, juana inés.

juana inés.

[gime]

[chillido]

juana inés, juana inés,

juana inés.

juana inés.

¿estás viva?

¡estás viva!

[chillido]

victoria: híjoles, qué gacho.

ahora sí que nos llevaron

al baile.

sebastián: papá...

javier: entiendo lo que sientes,

yo estoy igual.

juan: nuestro hotel era.

>> oye, mi celular no tiene

señal.

>> yo creo que así estamos todos

porque yo tampoco.

egido: eso pasa en un evento

de meteoro como el juana.

cesa el suministro de los

servicios.

y regresamos a la época de las

cavernas.

octavio: hay que ir por mi compa

pero ya.

bárbara: y por la monjita

atrabancada, ahora sí se la

bañó.

teresa: sí, ¿cómo demonios se

salió en pleno huracán?

soledad: vámosle todos, pues.

sebastián: oigan, oigan,

un momento, un momento.

¡momento, momento, momento!

soledad: ya es bien mucha

angustia.

ocupamos saber de juana inés.

javier: la angustia es mala

consejera.

la ciudad está llena

de escombros y es peligroso.

victoria: ya no se aceleren.

yo también ando rete preocupada

por mi hermanita, pero

de nada sirve que nos lancemos

en bola a buscarla.

sebastián: juana victoria tiene

razón.

hay que organizarnos en grupos

para ampliar la búsqueda.

margarita: sí, porque, ¿qué tal

que juana inés y mauricio

anden por aquí por el hotel?

javier: tienes razón, margarita.

[chillido]

mauricio: [gime]

[derrumbe]

juan: ¡juana inés!

¡juana inés, hija!

¡mauricio!

teresa: ¡juana inés!

¡mauricio!

juan: ¡juana inés!

teresa: todos te vamos a ayudar

a levantar el hotel, juan.

juan: la destrucción del media

luna me duele, pero es algo

material.

si algo le pasa a mi hija,

te lo juro que me muero.

¡juana inés!

teresa: ¡juana inés!

juan: ¡mauricio!

teresa: ¡mauricio!

sebastián: ¡mau! ¡mauricio!

victoria: ¡juana inés!

¿está viva?

sebastián: sí, está viva.

egido: ¿qué tienes, mauricio?

mauricio: creo que me rompí

el tobillo.

sebastián: ¿qué le pasó?

mauricio: le cayó encima ese

espectacular.

victoria: hay que llevarla

de volada al hospital.

vamos.

sebastián: todoelmundo,

avísale a todos que vamos

al hospital con juana inés.

pero ya.

egido: sí, señor.

vamos, mi pupilo.

tenemos una misión que cumplir.

victoria: con cuidado, mau.

ayúdame, yo no puedo sola, mau,

ayúdame.

[música]

[música]

darío: ¿estás en culiacán,

ricardo?

pero ¿qué rayos te pasa?

sí, ya sé que entró el huracán.

tú deberías estar cuidando mi

casa y mi empresa.

regresa a mazatlán de inmediato.

haz un recuento de los daños.

pide el helicóptero de la

empresa, imbécil.

buenos días, leo,

¿cómo dormiste?

leonora: mal, es que la angurria

me está matando.

se me hace raro que sebastián

tenga el teléfono apagado tanto

tiempo.

darío: ¿por qué no salimos un

rato? ¿no quieres conocer el

parque balboa?

el zoológico de san diego es uno

de los más grandes del mundo.

leonora: quisiera quedarme aquí

si no te molesta,

quiero ver la tele.

darío: haz lo que te plazca,

se trata de que te sientas

a gusto.

y tranquila.

aunque podríamos bajar

a la la alberca.

hay un jacuzzi al aire libre.

¿qué te parece?

leonor: extraordinario.

>> vamos.

mauricio: ¡ay!

[jadea]

sebastián: ¿caminaste así hasta

la camaronera?

mauricio: sí, necesitaba un

montacargas para levantar

el espectacular para sacar

a juana inés.

y ya, manejando, regresé hasta

la dolorosa.

victoria: pero cuando llegamos,

el letrerote ese, estaba ahí en

el piso, apachurrando todo.

mauricio: casi se nos cae

encima.

apenas saqué a tiempo a juana

inés.

[gime]

victoria: me cae que eres

un héroe, mauricio.

le salvaste la vida a mi

hermanita, gracias.

mauricio: no entiendo qué hacía

juana inés en la dolorosa.

sebastián: suponemos que fue

a buscarte, menso.

mauricio: ¿qué?

victoria: te vio bien jarra

y seguro pensó "si lo dejo solo,

le va a pasar algo".

y no dijo ni agua va.

nomás así, desapareció, igual

que tú.

mauricio: me salí antes de que

empezara el huracán y después ya

no me acuerdo de nada.

victoria: y ahí va la acelerada

de juan inés detrás de ti.

mauricio: pero ¿por qué?

sebastián: porque está enamorada

de ti.

>> ¿van a comer aquí?

darío: no.

voy a llevar a la señora a un

lugar maravilloso ahí

en coronado.

leonora: antes de irnos,

¿me puedes prestar tu

teléfono otra vez para llamar

a mazatlán?

>> ni se moleste.

darío: ¿nos vamos a la alberca?

leonor: ¿por qué?

>> yo soy de allá

y he estado marque y marque,

para hablar con mis hijos.

y nada que entra la llamada.

leonor: pero ¿por qué?

>> dicen que huracán arrasó

con la ciudad.

leonor: virgen santísima.

¿qué?

darío: ¿qué?

[música]

sebastián: es que no puede ser

que nos corran de urgencias.

soledad: es lógico.

hay muchos heridos y poco

espacio.

juan: ¿y cómo está juana inés?

victoria: bien no saben,

en esas anda el doctor.

esperan que se desocupe la sala

de rayos x.

aquí nomás estamos estorbando.

¿por qué no mejor no nos ponemos

las pilas y vamos a ayudar a la

gente?

bárbara: yo le entro, vamos

a ayudar.

teresa: yo también me apunto.

egido: vénganse.

teresa: donde sea, pero vámonos.

javier: vénganse, vénganse.

>> actualmente hay 12 muertes

reportadas y 120 heridos.

pero las autoridades aseguran

que el número de víctimas

fatales puede crecer en los

próximos días, pues se reportan

cerca de 60 desaparecidos.

el huracán juana, categoría 5,

impactó la costa de mazatlán

sinaloa, dejando miles de

viviendas destruidas.

leonora: ¿te das cuenta?

darío: y nosotros aquí.

tan tranquilos.

leonora: qué barbaridad.

darío: voy a checar si el

huracán afectó a la camarronera.

leonora: ¿y ahora cómo averiguo

si el señor oropeza y sebastián

están bien?

darío: tranquila,

seguramente salieron de ahí

antes de que entrara el huracán.

leonor: ¿si salieron, por qué no

contestan el celular?

por favor, necesito regresar

a mi casa.

darío: con gusto, pero ahorita

el aeropuerto de mazatlán

debe de estar cerrado.

mundito: mira cómo quedó

nuestra casa, papá.

egido: no te preocupes,

mi pupilo.

lo importante es que estamos

bien y juntos.

las cosas son lo de menos.

mundito: pero está toda

destruida.

egido: vamos a ver qué podemos

recuperar,

ya después vemos cómo

reconstruimos nuestra casita.

mundito: ¡mi mamá!

se salvó del huracán.

padre: atrás de la iglesia,

tenemos un galerón muy grande.

lo usamos para algunos eventos.

victoria: eso suena re bien.

ahí podemos armar nuestro

refugio. ¿cómo la ve?

padre: perfecto.

victoria: vamos a necesitar

colchonetas, cobijas, comida.

agua.

un buen de cosas.

padre: el problema es que no

tenemos teléfono.

habrá que poner un letrero bien

grande fuera de la iglesia.

para ser un centro de acopio.

victoria: a todo dar,

muchas gracias.

padre: no me agradezcas,

a todos nos toca ayudar.

[mensaje]

bárbara: achís, ¿a poco ya jalan

los celulares?

ah, no, nada, dice

"sin servicio".

victoria: a mí sí me llegó un

mensaje.

bárbara: ¿de quién?

victoria: de estefanía.

bárbara: ahí voy, si quiere...

estefanía: juana victoria,

me enteré que el huracán entró a

mazatlán, estoy muy preocupada.

¿como estás?

¿tus hermanas y don john?

¿cómo está sebastián?

no quise mandarle un mensaje

directo para que no piense que

quiero volver con él.

pero, la verdad,

muero de angustia por saber si

está bien.

juan: me siento tan mal, hago

un esfuerzo por no quebrarme.

javier: te entiendo, si quieres

vamos a mi casa para que

descanses un poco.

juan: no, gracias.

necesito saber si juana inés

se va a poner bien.

y para colmo, ni un mensaje de

leonora, como si no le importara

lo que pasa aquí.

javier: no hay señales

celulares, todavía,

ten paciencia.

[celular]

juan: es el celular de darío.

seguro es leonora.

¿bueno?

leonora: ¿señor oropeza?

bendito sea dios, desde ayer

estoy tratando de comunicarme

con ustedes.

¿cómo está sebastián?

juan: todos bien, gordita.

leonora: ¿se quedaron en

mazatlán durante el huracán?

juan: sí, en un lugar seguro.

leonora: tan pronto abran el

aeropuerto, voy para allá, ¿sí?

juan: no, mejor quédate en san

diego, es más seguro.

leonora: ¿cómo sabes que estoy

en...?

olvídalo.

¿por qué quieres que me quede

aquí? ¿le pasó algo a la casa?

juan: no sé, todavía no voy para

allá.

leonora: ¿bueno?

señor oropeza, no lo escucho.

¿bueno?

juan: ¿leonora?

leonora: ¿bueno?

juan: se cortó.

[música]

[música]

bárbara: ay, la juana sí

estuvo muy cañona.

ve nomás cómo dejó nuestro

cuarto.

soledad: hay que ver qué

se salvó.

bárbara: también necesitamos ver

en los otros cuatros.

hay que llevarle sus cosas a mi

mamá, a juana victoria

y a teresa.

soledad: vamos a darle,

que es mole de olla.

[voces]

doctor: lo siento, pero les

tengo malas noticias.

victoria: ¿qué tiene juana inés?

doctor: su estado es grave.

no sabemos si va a sobrevivir.

victoria: [solloza]

sebastián: pero ¿qué le pasó?

doctor: sufrió un traumatismo

craneoencefálico.

el golpe fue en el hueso

occipital.

provocó un edema cerebral.

es decir, su cerebro está

hinchado.

victoria: pero, se lo pueden

deshinchar, ¿no?

¿por qué dijo que a lo mejor mi

hermana no sobrevive?

doctor: el daño es severo.

y por ahora lo más recomendable

es inducirle a un estado

de coma.

sebastián: ¿estado de coma?

doctor: se le aplican

medicamentos para mantenerla

inconsciente. tranquila,

sin dolor. así podemos ir

desinflamando la zona afectada.

bueno, pero necesito que

autoricen el procedimiento.

sebastián, por favor.

sebastián: sí, lo autorizo.

victoria: doctor,

salve a mi hermana, por favor,

por lo que más quiera.

>> ayúdame, ayúdame.

victoria: morenita, venimos a ti

para pedirte que salves

a nuestra carnalita.

que le eches la mano.

que salga bien librada de esta

prueba tan grande.

queremos que pronto pueda volver

con nosotros para darnos toda su

alegría.

su ternura.

apenas está conociendo el mundo.

está empezando a vivir.

soledad: dale fuerzas para que

se recupere y sigamos las cuatro

unidas para apoyarnos.

por favor.

no permitas que nada le pase

malo a mi juana inés.

te lo pido con todo mi corazón,

bien mucho.

bárbara: yo sé que no he sido

muy cercana a ti.

y aunque siempre ande haciendo

re pelar a la monjita,

la quiero un buen.

sé que a ella le daría un chorro

de gusto saber que sus hermanas

estamos juntas acá.

rezando por su salud.

juan: ¿estado de coma?

teresa: válgame el cielo.

mauricio: tiene que salvarse.

juan: por supuesto que va

a salvarse. con nuestro amor,

con nuestros cuidados y como

la familia que somos,

tenemos que organizarnos

para apoyarla todos los días

en el hospital, ¿ok?

>> juana bárbara,

cuenta conmigo para todo lo que

se ofrezca.

bárbara: ay, mi monjita,

no tires la toalla, sigue dando

pelea.

margarita: ¿y cuánto tiempo se

va a quedar así, o qué?

sebastián: el doctor dijo que

depende de su evolución.

victoria: sólo hay que esperar

sea lo más rápido posible.

juan: primero el herpes y ahora

el espectacular que llegó

volando.

no, pobre de mi juana inés.

javier: tu hija es joven

y fuerte.

soledad: claro, y eso le va

a ayudar a superar la crisis.

bárbara: se me hace que cuando

empezó el huracán, tu te jalaste

a juana inés para la dolorosa.

¿estás chisqueado o qué?

mauricio: claro que no.

cuando llegué ella estaba ahí,

abajo del espectacular.

egido: mauricio no tuvo la culpa

de nada.

octavio: sí, no te desquites

con él.

juan: no me parece un buen

momento para este tipo

de discusiones.

sebastián: a lo mejor, salió del

hotel siguiendo al mau.

lo que sí es seguro

es que él le salvó la vida.

bárbara: ¿cómo estuvo eso?

mundito: mauricio levantó el

letrerote con una maquina.

egido: y gracias a eso,

sacó a juana inés.

sebastián: la puso fuera

de peligro.

y con el tobillo fracturado.

victoria: muchísimas gracias,

muchas gracias.

soledad: gracias, gracias.

victoria: muchas gracias.

soledad: y para colmo, juana

inés sigue con el herpes ese.

victoria: sí, no manches,

todo se le juntó a nuestra pobre

hermana.

soledad: se va a poner bien.

verás.

victoria: todo por haberse

enamorado de sebastián.

soledad: jalas, ¿qué dijiste?

victoria: no te hagas,

yo sé que tú sabes.

juana inés me lo soltó cuando

la encontré tirada en el

confesionario.

por eso mero es que trae

la cabeza hecha un lío.

¿por qué no me lo dijiste?

soledad: me hizo jurar que no se

lo dijera a nadie.

y a aparte lo descubrí en una

visión.

como que una energía rosa salía

de juana inés y abrazaba

a sebastián.

victoria: pobrecita, ella sí que

la ha pasado rete mal.

soledad: ey.

a ella es a la que le han

tocado las pruebas más feas.

justo a ella, la más indefensa.

victoria: me cae que ella sí que

no se lo merece.

[música]

[música]

bárbara: quiero decirte algo.

pero como que me encabrita

esa palabreja.

¿sí captas?

mauricio: no, ¿cuál palabreja?

bárbara: esa que dices cuando

haces una burrada.

mauricio: ni idea.

bárbara: ay.

perdón, mauricio.

me la bañé echándote broncas,

es que andaba toda angustiada.

mauricio: no te preocupes,

estás perdonada.

bárbara: entonces, ¿qué?

¿ahora te vamos a decir el súper

mauricio?

mauricio: no, yo estoy enamorado

de juana inés y yo tenía que

salvarla.

bárbara: ¿y por qué andabas

tan jarra antes del huracán?

mauricio: estaba triste,

estaba enojado.

mi papá me humilló horrible,

me hizo algo imperdonable.

bárbara: claro, y pistear

siempre resuelve las broncas,

¿qué no?

mauricio: y para colmo se

llevaron a la ciudad de méxico

a juana inés y yo no sabía qué

tenía.

bárbara: ya entendí, andabas

bien agüitado.

¿por qué no se te ocurrió algo

mejor que ponerte hasta las

chanclas?

mauricio: sí, ya sé, tienes

razón, estuvo mal.

pero, en fin, ya ni remedio.

ay, voy a ver si me dejan entrar

a terapia intensiva.

quiero acompañar a juana inés.

bárbara: oye, mau.

es bien raro que yo se lo diga

a un vato, pero mis respetos.

te admiro por lo que hiciste.

darío: la madre mauricio

lo consentía demasiado.

de nada me sirvió educarlo

con mano dura porque esperanza

lo echó a perder.

terminó siendo un verdadero

pelele.

leonora: pero es tu hijo.

darío: la verdad, yo no lo veo

como un hijo.

de hecho, hace poco se hizo

el digno, se largó de la casa.

leonora: ¿cómo? ¿por qué?

darío: porque intenté ubicarlo

en la realidad.

porque yo quería que el fuera

duro, fuerte, decidido.

leonora: ¿como tú?

darío: en fin, a ver si ahora

que debe valerse por si mismo,

se hace hombrecito.

leonora: sin embargo,

con estefanía eres diferente.

darío: por supuesto,

es mi princesa, es la adoración

de mi vida, como sebastián

lo es para ti.

leonora: sí, lo extraño,

me gustaría estar con él en esta

situación tan difícil.

juan: vámonos, para que de una

vez se instalen en su lugar

temporal, vamos.

bárbara: achís, a ver, ¿y eso?

soledad: ¿hogar temporal?

¿dónde queda eso?

juan: ¿dónde va a ser?

obviamente en mi casa.

victoria: ¿eh?

juan: ¿qué?

sí.

[monitor]

sebastián: juana inés,

¿sabes la verdadera razón por

la que tu hermana me terminó?

es que me duele hasta el alma

no poder estar con ella,

pensar que nunca vamos a ser

felices.

y también estoy furioso con

juana victoria porque no quiere

decirme porqué tronó conmigo.

yo sé que me esconde algo.

y perdón por contarte mis penas.

no se comparan con lo que tú

estás pasando.

victoria: perdón, papá, pero eso

no se va a poder.

ni aunque nos paguen vamos a ir

a casa de esa señora.

bárbara: esa señora nos ha

tirado mala onda, y por más que

sea tu esposa,

yo no me meto a su cueva.

soledad: aparte se pasa la doña,

de ilegítimas no nos baja.

juan: entiendo su resentimiento.

bárbara: no es resentimiento,

es encabritamiento.

encanijamiento más lo que se

acumulé.

juan: por favor, ya, no hay

opción, la casa tienes varias

recámaras.

victoria: así tuviera chorromil,

esa casa nos dice...

soledad: es la casa de la

llorona.

bárbara: es como la jaula del

tigre, no, el pozo de las

víboras.

juan: a ver, chicas, ya.

es sólo por un tiempo.

por suerte, a la casa no le pasó

nada.

y cuanto el seguro me pague

todos los gastos y reparamos

el media luna, y nos regresamos

a vivir allá.

ya, tranquilos.

bárbara: no, papá,

no queremos vivir ahí.

juan: chicas, a ver, vengan para

acá, es mi casa, se las ofrezco

con todo, todo mi amor.

las quiero tener así, cerquita

para cuidarlas.

victoria: de veras, muchas

gracias, papá, y no te apures.

a ver nosotras cómo nos

las arreglamos.

eso sí, ya cuando nos

instalemos, hay que turnarnos

para cuidar a juana inés.

bárbara: ay, mi monjita.

¿cómo seguirá la pobre?

sebastián: te quiero, hermanita.

[monitor]

mauricio: hola.

sebastián: hola.

mauricio: vine a relevarte.

sebastián: después de lo que te

pasó deberías estar descansando.

¿duele?

mauricio: un poco.

pero estar con...

con la mujer que amo

es mi mejor medicina.

sebastián: créeme, te entiendo

perfecto.

ey, mau, gracias, gracias por

salvarle la vida a mi hermana.

octavio: a la bestia,

¿quedarse aquí?

a ver, muchachas, pásenle a lo

barrido y vean dónde se

acomodan.

como dice el refrán.

cerrando la puerta,

todo es cama.

mundito: arrimamos más nuestras

cosas.

victoria: ¿sus cosas?

¿y su casa?

egido: es que el huracán la

destrozó, pero ahora tenemos

la oportunidad de hacer otra más

a nuestro gusto, ¿verdad

mundito? enséñales.

mundito: sí, sensei.

mi papá me dijo que la diseñara.

octavio: en un cuarto están

ellos, y en el otro está

mauricio y su servidor.

escojan en cuál se quieren

quedar ustedes.

bárbara: bueno, seguro sabemos

a cuál se va sol, ¿qué no?

octavio: sí, pero el mauricio

en el medio.

[golpean]

>> totoyo, oye,

¿me puedes dar asilo?

octavio: claro, pásale.

aquí nos estamos rifando a ver

quién duerme encima de quién.

victoria: yo zafo.

soledad: de todas maneras,

gracias, jericaya, nosotras

nos acomodamos como sea,

pero ocupamos un lugar adecuado

para cuidar a juana inés cuando

salga del hospital.

octavio: de veras lo siento.

victoria: ni te preocupes.

pero, bueno, nos vamos porque

tenemos que seguir buscando

alojamiento.

teresa: ni modo, lo que es

parejo, no es chipotudo.

egido: [ríe]

ellas: ♪ en el nombre del cielo

os pido posada ♪

javier: sólo tengo una recámara.

soledad: ay, javier,

tienes un...

bárbara: ándale, madre.

tú de volada te pusiste al tiro

para instalarte con el tío

javier.

bien aguzada, ¿qué no?

pero tu hija, bien, gracias.

margarita: tú puedes quedarte

conmigo en la recámara.

bárbara: no, no ves que con mi

monjita enferma, las juanas

tenemos que estar juntas.

javier: yo invité a margarita

asumiendo que ustedes iban

a quedarse en casa de juan.

victoria: ay, don javier,

usted ve la tempestad y no se

hinca.

con doña leonora somos como

el agua y el aceite.

bárbara: más bien como el agua

y el veneno para ratas.

soledad: después de las jaladas

que nos ha hecho, ¿cómo nos

vamos a quedar en su casa?

teresa: en rigor, esa casa

también es de ustedes.

sí, cada una tiene una sexta

parte.

porque juan les dio su apellido

y también las puso en su

testamento.

javier: además, necesitan

un lugar cómodo para atender

a juana inés cuando salga

del hospital.

victoria: conste que estamos

aquí porque no nos quedó

de otra, papá.

bárbara: y si la leonora se pone

al tiro, yo sí le aplico el uno

dos. porque me cae que estoy

como olla a punto de reventar.

juan: por lo pronto,

no se preocupen por ella,

está fuera de méxico.

soledad: ay, menos mal.

victoria: ¿y ya sabe que...?

juan: en cuanto encuentre

el momento adecuado,

se lo digo, ¿ok?

a ver, te dejo este aquí

tantito.

vamos a ver.

qué raro.

teresa: ¿qué pasa?

juan: la puerta está abierta.

teresa: ¿habrán forzado

la chapa?

soledad: jalas.

juan: a ver, cuidado.

pásenle, pásenle por acá.

¿qué húbole?

victoria: ratas de dos patas.

bárbara: vatos, órale.

todos: [gritan]

juan: suéltala.

bárbara: no te preocupes,

aparte es de chocolate.

victoria: uh, esa es mi

boxeadora.

soledad: ¿los noqueaste?

¡guau!

teresa: ¡uhu!

soledad: ah, jales,

ya, suegra, por el amor de dios,

ya.

más que un espíritu chocarrero,

eres carrillero.

¿qué?

no, no, no, no puedo.

¿no vio que la casa de octavio

está repleta de gente?

sebastián: de tantas casas

que hay en mazatlán,

tenías que hospedarte en la mía.

[música]

[música]

Cargando Playlist...