null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 30

Univision26 Nov 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

>> [chifla]

>> ¿que no era monja?

>> sí, era.

[chifla]

soledad: [ríe]

soledad: hermana, si tiene lo

suyo.

egido: por la costera,

tanto cuero y el perro

hambriento.

sebastián: ¿en serio es juana

inés?

victoria: no manches,

y pensar que se echa encima

tanto trapo.

inés: [balbucea]

¿por qué todo el mundo me mira?

leonora: dile, mundito.

juan: ahí vamos otra vez.

mundito: dice la doña

que por la crisis tiene hoyos

en las medias.

y un atún en el horno.

leonora: no, no.

que el horno no está para bollos

y el media luna está en crisis.

mejor síguele cono lo de la

alberca.

mundito: pero dijo algo de los

pedazos, ¿no?

leonora: lo que quiero decir,

señor oropeza, es que mientras

ustedes y las ilegítimas se

divierten, el hotel se viene

abajo.

juan: dile a la señora que

hicimos unos videos

para subirlos a las redes.

leonora: dile que no se atreva a

difundir nada con esas niñitas

tan vulgares.

mundito: que dice la señora...

leonora: ya parece que esas

que han estado involucradas

en tantos escándalos,

van a ser una buena influencia

para el hotel y una buena

imagen.

juan: ¿por qué no esperamos

a los resultados?

leonora: no, ya estoy hasta

el copete de esperar.

mundito: ¿por qué la doña nunca

va a la peluquería,

si siempre anda hasta el copete?

>> ¿y por qué no quieres

encontrarte con juana soledad?

egido: fíjate que de niños...

>> ah, ay de ti, pariente, si

desembuchas lo de los...

mauricio: ¿lo de los qué?

>> dulces.

unos dulces que me robé cuando

era plebe.

mauricio: no entiendo nada.

>> ¿cómo vas a entender si andas

todo piñado?

ambos: [ríen]

mauricio: ¿es que no vieron

a juana inés?

egido: pero ¿tú ya sabías

que estaba así de guapísima?

mauricio: no, ni idea, pero el

caso es que ahora estoy más

enamorado que nunca.

todos: [ríen]

mauricio: estoy enamorado

de juana inés.

¡estoy enamorado!

>> cállate, ya.

cállate.

inés: ay, santo niño del cerezo.

dime que yo no hice eso.

dime que lo soñé,

que fue una pesadilla.

soledad: ey, lo hiciste.

bajaste en bikini y así jugaste

vóley, bailaste.

y te fuiste a la playa.

inés: lo dices para hacerme

enojar.

soledad: bueno, si crees que

ando de echadora, ya te vas

a ver en los videos

que todo el mundo

subió al sitio turístico.

inés: o sea que...

soledad: todo el mundo te va

a ver en bikini.

desde el congo

hasta la patagonia.

inés: ay, santa lorenza,

sálvame de la vergüenza.

soledad: es que nomás no me da

en la cabeza, ¿qué te fumaste?

¿por qué se te quitaron las

inhibiciones?

inés: ay, santa brenda,

de aquí no salgo

hasta que aprenda.

soledad: [ríe]

sebastián: fue muy raro

lo de juana inés, se puso...

victoria: ¿se puso?

ya estaba, y qué cuerpazo

se carga la condenada.

bien escondidito que se lo

tenía.

no, hombre, mauricio va a ser el

ganón.

sebastián: sí.

y ella bien que se aplicó

con el galán.

victoria: ey, ¿te imaginas

que terminen juntos?

al final, los oropeza

y los iriarte, sí terminarían

enfamiliarizados.

[música]

darío: es una tontería.

tontería.

no creo que ayude a traer

huéspedes al media luna.

>> no subestime el poder de las

redes sociales y menos

de aplicaciones como turifast.

darío: ¿y eso por qué lo dices?

>> ese sitio tiene decenas

de millones de usuarios en todo

el mundo.

los turistas se basan en su

información para decidir donde

ir, dónde hospedarse,

qué visitar.

qué comer.

darío: ¿qué recomiendas

entonces?

>> lanzar un contraataque

de inmediato.

inés: ay, san alejandro,

ve nomás cómo ando.

[música]

[música]

[golpean]

leonora: ¿quién?

egido: yo, tía.

leonora: ah, pásale.

egido: buenos días.

leonora: ay.

¿por qué tan contento si el

mundo está por desaparecer?

egido: te traigo buenas

noticias.

[música]

leonora: ¿por qué me enseñas

esta vulgaridad?

egido: a mí no me lo parece.

todo el mundo subió varios

videos a turifast.

y va a atraer turistas al hotel.

leonora: lo único que pueden

atraer esas niñas tan común

y corrientes es el mal gusto.

me niego a aceptar que mi hotel

tenga como imagen

a personas de tan bajo nivel

y nula investidura moral.

egido: creo que tú y yo nunca

vamos a estar de acuerdo.

leonora: no mientras sigas

defendiendo al cuarteto de

ordinarias. pensar que eras mi

sobrino favorito.

egido: no importa,

yo te sigo queriendo igual.

leonora: ay.

¿por qué no?

soledad: ay, siquiera dejó

de dar lata la mamá de octavio.

ya me estaba haciendo desatinar.

¿cómo amaneciste, m'ija?

inés: mejor.

soledad: ¿y el dolorón

de cabeza?

inés: como que ya desapareció.

soledad: ya se nota, entonces,

suelta.

¿por qué no madrugaste si te

despiertas antes que los gallos?

inés: quiero quedarme

en la cama.

soledad: no quieres salir por el

numerito que hiciste con el

bikini, ¿ah?

inés: sí, me muero de la

vergüenza.

soledad: el cuerpo de uno

no es ninguna vergüenza.

y menos el tuyo.

de tiro nos sorprendiste

a todos.

y nos carrilla, ¿eh?

a ver, ya, sor pachorras.

arriba, a la regadera.

inés: ¡ya!

juana soledad, no quiero salir.

bárbara: ya, cierren el pico

que sí me encabrito.

soledad: está bueno, ya.

te dejo en paz.

es que eres bien melolenga.

ay.

inés: [llora]

ay.

bárbara: ya deja de rechinar,

monjita, que no dejas dormir.

leonor: amigas, como saben mi

hotel está un poco vacío por el

escándalo del envenenamiento.

y las ilegitimas hicieron una

campaña para reposicionarlo.

¿escucharon, no?

las ilegítimas.

por lo mismo, va a ser un

estrepitoso fracaso.

entonces me iluminé,

ustedes pueden ayudarme a armar

una de nivel del altura,

de categoría.

para contrarrestar la vulgaridad

de aquellas.

[envía mensaje]

[mensaje]

>> ay, leo, más bien deberías

de aceptar ya a esas muchachas.

leonora: eso nunca.

>> ya vi los videos de las

juanas y me parecieron

buenísimos.

y la que iba para monja,

qué cuerpazo.

ay, ¿qué tal si la lanzamos como

miss convento?

[ríe]

[mensaje]

>> perdón, leo.

estoy en praga y no puedo

ayudarte.

suerte con tu campaña.

>> fíjate, en el salón me

pusieron un tinte horrible

en el cabello.

y si no puedo salir así a la

calle, menos en video.

>> mi marido dice que

promocionar al media luna

después del escándalo,

dañaría mi imagen.

leonora: ah.

qué buenas amigas tengo,

gracias por nada.

[envía mensaje]

pues sí,

no me queda de otra.

soledad: qué latrinchola.

pensé que ya me había librado

de usted.

¿y ahora qué?

¿va a hacer brincar el agua

del excusado como si fuera la

glorieta de la minerva?

ay.

[corre agua]

[grita]

¡déjame en paz!

[gime]

bárbara: ¿qué te pasa, sol?

¿qué te dio por desbaratar

el papel del baño?

¿no tienes algo mejor que hacer?

soledad: yo no fui,

¿qué no me ves?

estoy toda enlodada.

bárbara: yo veo que estás bien

empapada pero pues, hasta ahí.

soledad: ¿no ves el lodo?

bárbara: eso lo traerás en el

cerebro.

soledad: este espíritu

chocarrero.

de a tiro me hace desatinar.

pero yo la mato, te lo juro

que la mato.

la mato.

bárbara: ¿no que ya estaba

muerta?

darío: ¿cómo van las ventas

de tu periódico?

entiendo, sé que ha bajado

la publicidad en los medios

impresos.

y por eso mismo quiero hacerte

una propuesta, a cambio

de un jugoso contrato

para que anuncies mis productos,

necesito que me hagas un favor.

que publiques una noticia en

primera plana y a ocho columnas

para el ejemplar de mañana.

mauricio: entonces, juana inés

ya está mejor.

soledad: sí, pero ahora anda

llena de vergüenza por aquello

de que se lució en bikini.

no quiere ni darme la cara.

victoria: entonces, ¿para qué

carambas salió así?

sebastián: sí, yo tampoco

entiendo.

egido: por cierto, este video

se está volviendo viral.

[música]

soledad: está genial,

si se entera juana inés,

se muere.

victoria: ¿cuántas visitas

tiene?

margarita: baila bien perrón.

teresa: ¿no se lastimó?

juan: seguro que esos videos van

a traer más huéspedes al hotel.

teresa: claro que sí,

sobre todo por las chicas guapas

que salen en el restaurante.

¿verdad, margarita?

margarita: y eso que no nos

dejaron salir en bikini.

todos: [ríen]

sebastián: un aplauso para las

modelos de los videos.

[aplausos]

egido: ¿no van a darle un

especial reconocimiento

al orquestador?

¿al autor intelectual

de la campaña?

¿al conductor, al manager?

victoria: ¿cómo no?

una porra para todoelmundo.

todos: alabío, alabao,

albín, bom bao.

todo el mundo, todo el mundo,

ra, ra, ra.

[aplauden]

victoria: con lo que hicimos,

hasta me dieron ganas

de estudiar publicidad.

o algo sí, cuando termine

la prepa.

juan: y por cierto,

¿cómo vas con esto?

victoria: bien.

no, mal.

ahora que me acuerdo,

me urge hacer un examen en línea

y no sé ni como.

sebastián: si quieres yo te

ayudo.

victoria: ya rugiste, león.

leonora: a ver.

margarita: ¿qué le pasa a esta

mujer?

teresa: quién sabe, pero me está

dando el telele.

leonora: hablar en secreto

es de mala educación.

teresa: es que nos gustaría

saber qué quiere de nosotras.

leonora: las dos son empleadas

de mi hotel, ¿no?

así que me obedecen.

teresa: ¿en qué?

nos tiene en ascuas.

leonor: la tarea complicada

es para mí.

necesito que parezcan señoras

de alcurnia.

a ver.

a ver.

para empezar.

a ver, tenemos este.

victoria: nos van a cachar y se

nos va armar la cámara húngara.

[ríe]

sebastián: en el desayuno

me moría por...

victoria: por desayunarme.

me estabas comiendo así

con la mirada.

sebastián: ¿cuál mirada?

victoria: ay, esa que me derrite

y hace que se me suba la

bilirrubina.

sebastián: vente para acá

y te la subo un poquito más.

victoria: no, que no, tonto.

es que tenemos que hacer lo del

examen.

sebastián: está bien.

[música]

[música]

leonora: si quiere hacer una

delicia de su viaje a mazatlán,

anote.

teresa: el hotel media luna

tiene a los mejores chefs,

amanezca con unos huevos

benedictinos y termine el día

con una langosta temidor.

sí.

margarita: usted puede también

paladear los mejores vinos.

y licores.

mientras escucha a schubert.

a beethoven, vivaldi.

leonora: cada vez que piense

en mazatlán, piense en la

elegancia.

piense en hotel media luna.

todas: salud.

egido: ¡corte!

corte y queda.

mundito: quedó a la primera.

leonora: de ninguna manera,

claro que no.

fue un desastre.

egido: disculpe que difiera,

que disienta.

es que yo lo vi desde mi cámara

y todo fue perfecto.

leonora: no, de ninguna manera,

a este par el refinamiento

no se les da por ningún lado.

no puedo ni imaginar lo que

dirían mis amistades.

margarita: leonora, yo me estoy

asando con este abrigo.

que ni siquiera se usa en la

playa.

leonora: nada de mi ropa

te quedó.

asique debes usarlo.

ni modo que salgas con tus

garras.

tenemos que hacerlo

de nuevo.

de nuevo, chicas.

mesero.

sebastián: ¿qué?

ahora eres tú.

victoria: ¿yo?

¿de qué o qué?

sebastián: la mirada que

derrite.

victoria: lo que pasa

es que estás rete guapo.

yo nomás te estoy admirando.

sebastián: y luego te quejas si

te beso, es que es imposible

resistirse.

victoria: ya.

sebastián: ¿qué?

sebastián: ya.

ya, te calmas, monita, ya.

a ver, pues, a sus órdenes,

profesor.

ahora sí, dígame cómo está

la cosa.

sebastián: mira, cuando pongas

aquí iniciar, empieza a correr

el tiempo y tienes una hora

para contestar.

después de ese tiempo ya no

te permite escribir más.

victoria: ah, mira, pues, así

ni me presiono, ¿eh?

híjole.

sebastián: ¿lista?

victoria: no, no, no, espera,

espera, necesito que desalojes.

sebastián: ¿por qué?

victoria: porque si estás aquí

cerquita me voy a poner así bien

nerviosa.

sebastián: pues, suerte, monita.

victoria: sí, ándale, ya.

ay, ahora sí.

[exhala]

soledad: pobre, ha de traer

mucha vergüenza, mejor

que duerma.

bárbara: para mí que ya se

cree la monja durmiente.

soledad: nomás no me ajusta por

qué se puso el mentado bikini.

bárbara: en una de esas la bola

que le salió en la cara

le está fregando el cerebro.

soledad: ni lo digas.

bárbara: pues, entonces qué onda

con la morra, pasó de una

cortina de vestido, casi, casi

se ve un show de mucha ropa,

mucha ropa.

si cree que esto es un convento

y puede estar todo el méndigo

día encerrada, se equivoca.

la voy a despertar.

soledad: no, no, ya, bárbara,

ya.

déjala en paz, pobre.

bárbara: está bueno, pues,

no me jales.

leonora: si quieres hacer

algo placentero de tu viaje

a mazatlán, entonces, toma nota.

teresa: el hotel medialuna

tiene los mejores chefs.

amanezca con unos huevos

benedictinos y termine el día

con la langosta termidor.

margarita: aquí también puede

paladear los mejores vinos

y licores.

leonora: cada vez que piense

en mazatlán, piense

en la elegancia.

piense en hotel medialuna.

salud.

teresa: salud.

margarita: salud.

leonora: si quieres hacer algo

placentero de tu viaje

a mazatlán.

teresa: el hotel medialuna tiene

chefs, amanezca con unos huevos

benedictinos, termidor o como

quiera.

margarita: aquí también puede

usted paladear los mejores vinos

y licores, mientras escucha a--

leonora: piensa en la elegancia,

en el hotel medialuna.

salud.

teresa: ¡salud!

ay, dios santo.

[ríe]

bárbara: eso, a ver, güercos,

el puño es recto.

no quiero que se me lastimen

por atrabancados, es recto.

vamos de nuevo, fórmenme dos

filas, vamos pasando, un, dos,

tres, cambio.

quiero velocidad.

candela, venga, un, dos, tres,

cambio.

velocidad, velocidad.

un, dos, tres, un, dos, tres,

vamos, vamos.

eso, "arre", eso.

un, dos, tres, vámonos,

dale, dale.

soledad: ay, oye, mi hija,

te dije que estaba aburrida,

pero no para que me pusieras

a que me agarren a trancazos

una bola de güerquillos.

bárbara: eso, eso.

soledad: ya, ya, estuvo bueno,

ya.

bárbara: [ríe]

te la bañas, sol, no aguantas

nada.

soledad: cada quién su vocación,

tú agarras a catorrazos

a la gente y yo la curo.

bárbara: raymundo, éntrale al

quite, que esta ya tiró la

toalla.

raymundo: ahí voy, jefa, a ver.

bárbara: venga, seguimos,

un, dos, tres, cambio.

velocidad, rápido.

un, dos, tres, cambio.

vamos, un, dos, tres,

un, dos, tres.

uno, dos, eso.

rápido, rápido.

soledad: [grita]

raymundo: [ríe]

leonora: si quieres hacer de

mazatlán, una delicia de viaje,

apunta.

teresa: amanezca

con una langosta benedictina.

y termine el día con unos huevos

termidor, ¡sí!

leonora: [ríe]

margarita: y aquí también usted

puede paladear los mejores

licores.

leonora: [balbucea]

¡salud!

teresa: salud.

leonora: a ver.

si quieres un delicioso viaje

al maza--

teresa: hotel medialuna tiene,

¿qué tiene, hija?

margarita: no sé.

leonora: piensa en la elegancia

del ser.

[balbucean]

leonora: ahí está.

[balbucea]

margarita: [ríe]

soledad: no, ya esto está

muy raro, juana inés.

juana inés.

ajá.

darío: ¿cuándo fue la última

vez que nos vimos?

¿de verdad?

bueno, en ese entonces no eras

director general de la cadena

de televisión.

sí, sí, ya sé que tienen buena

parte del mercado americano.

oye, pero te hablé para pedirte

un favor y se trata de algo

especial.

leonora: ¡la nuestra!

[música]

teresa: [ríe]

si quieres en mazatlán hacer

una delicia de viaje, anote.

margarita: el hotel medialuna

tiene unos chefs--

ah, eso no es lo mío.

leonora: y también se paladea

unos super--

[ríe]

que mazatlán se ponga elegante.

teresa: no pasa nada, no pasa--

>> ya, me rindo.

me rindo.

teresa: ¿qué pasó?

leonora: [grita]

si quieres, échale.

si quiere--

[balbucea]

teresa: amanezca con unos--

langosta, langosta.

margarita: media la luna, que

patalee a los vivos, como--

¡beto, ven!

¡tú, ven!

todas: [balbucean]

sebastián: ¿y, y?

victoria: saqué ocho.

sebastián: felicidades.

soledad: otra vez se nos fugó

la monja.

victoria: ¿qué?

ah, canija.

sebastián: ¿desde cuándo?

soledad: ¿quién sabe?

pensé que estaba dormida, pero

solo eran cobijas y cojines.

segurito se escondió

por lo del bikini.

victoria: sebastián, échale

una llamada a mauricio, tal vez

está con él, ándale, vamos.

soledad: juana inés.

darío: así que un proyecto.

mauricio: sí, papá, uno que

le va a ahorrar mucho dinero

a la empresa.

darío: en ese caso es necesario

convocar al concejo

de administración.

mauricio: ¿en serio?

darío: claro, lo mereces,

¿no crees?

xavier: ¡juana inés!

soledad: ¡juana inés!

xavier: juana inés, ¡juana inés!

sebastián: ¿dónde estás?

victoria: juana inés,

juana inés.

inés: [solloza]

victoria: ¡juana inés!

¿juana inés?

juana inés.

juana inés: sebastián.

victoria: juana inés,

¿qué te pasó?

inés: que no se entere que estoy

enamorada de él.

victoria: ¿qué?

>> [ríe]

qué lástima que no lo puedo

subir al turifan, ¿no?

>> pero ¿qué tal a tu página,

"sensei"?

>> ah, pero entonces, pues, ahí

sí lo van a ver miles, ¿no?

>> millones.

>> [ríe]

listo, se fue.

[ríe]

>> otra vez.

>> ¿otra vez? lo vemos otra

vez.

[ríe]

victoria: hermanita,

¿qué te pasó?

échame la mano, es que hay que

sacarte de aquí, por favor.

inés: nadie debe saber

que lo amo, nunca.

victoria: híjole, a ver,

no te me dejes caer, por favor.

inés: lo amo, amo a sebastián.

pero que no se entere.

victoria: auxilio, aquí está.

ay, por favor, necesito

una ambulancia.

leonora: [gime]

juan: ¿estás crudita, mujer?

leonora: vaya, como si tomar

fuera un pecado.

juan: a ver, no entiendo, nunca

te habías puesto así.

leonora: ya ves que últimamente

todo está lleno de "nuncas",

¿no?

nunca nos habíamos separado,

nunca pensé que me ibas a ser

infiel.

nunca había estado vacío

el hotel, nunca, nunca, nunca.

juan: a ver, gordita, vamos

a la cama, ¿sí?

vente.

leonora: ¿quiere saber por qué

tomé, señor oropeza?

algo tenía yo que hacer para

salvar al medialuna, porque

ustedes nada de nada.

juan: claro que sí, trabajamos

durísimo con los promocionales.

ya están en todos los sitios

turísticos de internet.

leonora: promocionales vulgares.

protagonizados por esas cuatro

muchachitas sin integridad

moral.

juan: ah, no, está mucho mejor

con tres mujeres bien borrachas

en la playa con abrigos de mink,

eso está a todo dar.

leonora: ay, usted qué sabe

de eso.

juan: gordita, de verdad,

agradezco tu esfuerzo.

leonora: ¿no le queda claro

que quiero ver la televisión?

juan: perfecto, la dejo

entonces, señora ruiz.

[tv] nos vamos hasta

el bello puerto de mazatlán,

sinaloa, específicamente

al hotel medialuna.

un hotel de cuatro estrellas

ubicado junto al mar, en donde

recientemente se suscitó

un envenenamiento de alimentos

que casi cobra vidas.

de hecho, el sector turismo

de los estados unidos

ha emitido una recomendación.

pide a sus ciudadanos que cuando

viajen a mazatlán de ninguna

manera se hospeden

en el hotel medialuna.

leonora: [solloza]

inés: ya no me duele tanto

la cabeza.

victoria: pues, no, te dieron

un analgésico bien fuerte, juana

inés.

victoria: oye, chico el sustote

que me pegaste, ¿eh?

sol agarró y dijo que te fuiste

porque estabas bien apenada

por lo del bikini.

pero a mí se me hace más bien

que fue por lo que me dijiste

cuando te encontré.

inés: ¿qué te dije?

victoria: ¿ya no te acuerdas?

pues, me dijiste que no quieres

que sebastián se entere

que estás enamorada de él.

inés: no, no, no, no, yo amo

a mauricio, ya te lo había

dicho.

victoria: juana inés, por favor,

dime la verdad.

tú puedes confiar en mí, yo soy

tu hermana.

te quiero un chorro.

inés: y sebastián también

es mi hermano y no debería

de amarlo de la forma

en la que lo amo.

te ruego que no le digas nada.

victoria: claro que no se lo voy

a decir.

sebastián: no entiendo,

¿qué hacía juana inés escondida

en la iglesia?

bárbara: a veces creo que no

la sacaron del convento para que

conociera al mundo, sino para

que lo volviera loco.

margarita: no, estás viendo

y no ves.

tu hermana está enfermita.

bárbara: pero de la cabeza, ma.

¿no ves que la sor bikini

primero anda ahí dando brincos,

loquita de la pena y luego que

siempre no, que qué pena, que

corre a confesarse?

está "chisqueada".

xavier: un poco de comprensión

nunca cae mal.

soledad: tú misma lo dijiste,

mi hija.

es nueva en el mundo, es como

una morrilla, es una niña.

fue mi culpa, por no revisar

las almohadas.

teresa: siquiera a juana

victoria se le ocurrió buscarla

en la iglesia, porque sino...

leonora: no puedo creer que

ernesto cifuentes tenga

contactos de ese nivel.

la cadena de televisión y luego

el sector turismo de estados

unidos.

es que cuando lo vimos

en mi casa, parecía un pobre

diablo.

darío: sí, yo mismo lo he visto

en esas condiciones, pero

la verdad lo he tratado poco, no

tengo ni idea del tipo

de relaciones que tiene.

leonora: ¿es que te das cuenta?

después de esa noticia que pasó

por televisión, nada puede

salvar al medialuna.

darío: lo siento mucho, leonora.

y te aseguro, yo no tuve nada

que ver con eso.

es más, si encuentro la forma

de ayudarlos, no dudes ni por

un momento que lo voy a hacer.

victoria: a ver,

¿desde cuándo te enamoraste

de sebastián?

sebastián: ya está, no pasó

nada, ¿estás bien?

inés: no, no, no sé, no he visto

nada.

nunca he estado mejor.

me salvaste la vida.

desde ese momento

en el campanario he luchado

contra mis sentimientos,

pero sin resultados.

y es mi hermano, no debí

enamorarme de él.

mientras más intento

arrancármelo del corazón,

más lo amo.

victoria: te entiendo rebién,

más de lo que te imaginas.

inés: por eso estoy así.

victoria: ¿cómo?

inés: esta enfermedad

es un castigo del señor, por mi

pecado, por amar a mi hermano.

victoria: no, no, diosito no

te va a castigar por algo que

tú no puedes controlar.

mira, no es tu culpa que ames

a nuestro hermano.

inés: lo dices porque tú eres

fuerte, jamás te pasaría algo

semejante.

victoria: sí, ¿cómo no?

inés: tú nunca te enamorarías

de tu hermano.

victoria: no es cierto.

no soy tan fuerte como crees.

inés: mírame y dime si no soy

la mujer más débil y patética

del universo.

victoria: no, y yo siempre voy

a estar contigo.

yo voy a cuidarte en las buenas

y en las malas.

y en las peores.

inés: solo tú y juana soledad

saben de mi amor por sebastián.

júrame que no le vas a decir

a nadie, por favor.

júramelo.

victoria: te lo juro.

Cargando Playlist...