null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 29

Univision23 Nov 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

...evisa presenta

bárbara: cómo le das vueltas

al asunto, morra.

soledad: pues es que después

de lo que pasó,

me siento bien...

¿quién sabe cómo?

bárbara: bueno, sí.

eso ya me lo dijiste,

pero ¿qué te dijo

tu suegra de ultratumba?

soledad: quiere

que le dé nietos.

bárbara: achis, achis,

los mariachis.

¿no me estás echando carrilla?

soledad: pues, cuata,

el espíritu

de la mamá de octavio

quiere que le dé nietos.

bárbara: ah, fue eso.

ahora sí se la bañó esa vieja.

soledad: ay, pues,

ni tan vieja, ¿eh?

murió como a los 30 y pico.

bárbara: pero, como sea,

ese fantasmita

está chisqueado.

soledad: pues sí.

de a tiro, melolenga.

apenas empezamos a andar

el octavio y yo.

¿y ya la doña quiere

que tengamos hijos?

bárbara: ay, qué fregados,

mándala mucho al inframundo.

oye, bueno. ¿y qué cara puso él?

soledad: no.

o sea, ahorita la melolenga

eres tú, mi hija.

pues ni pío le solté al octavio.

¿qué tal que piense

que es puro cuento mío?

puede creer

que quiero embarazarme

nomás para amarrarlo.

bárbara: no, pues, eso sí.

pero, bueno...

y, entonces, ¿qué?

¿qué vas a hacer, morra?

soledad: ay, pues, no sé.

fernando: ¿y sol te dejó así,

con la duda?

octavio: pues sí.

nomás se fue en friega.

fernando: pero ¿seguro

que habló con tu mamá?

octavio: pues se supone que sí,

pero yo no oía nada.

la sole contestaba.

fernando: o sea que tu novia

salió por pierna,

como tú la última vez.

octavio: así mero, güerito.

algo le dijo mi mamá

que se asustó

y... casi le da un supiritaco.

fernando: ¿qué sería?

>> amigo.

amigo, la cuenta, por favor.

fernando: la cuenta

de la siete, rápido.

octavio: toma, es para ti.

>> conserva el cambio, ¿eh?

octavio: ah. gracias.

fernando: ¿500 pesos?

octavio: sí. ¿por?

fernando: porque ve

todo lo que consumieron,

octavio.

te equivocaste de nota, mira.

mira.

octavio: pues, con tanto lío

en la cholla, ¿qué quieres?

porque así es que a este ritmo

vamos a quebrar "la dolorosa".

fernando: ¿"vamos"?

me suena a manada.

soledad: [resopla]

chance y no voy a pegar

el ojo en toda la noche.

bárbara: o, más bien,

vas a soñar

con el montón de güerquitos

que debes darle al tal espíritu.

menuda la suegra, ¿verdad?

hasta después de muertas

siguen fregando.

inés: [grita]

bárbara: ¿qué te pasa,

mi hija?

¿soñaste fellón?

eso no es nada.

espérate a ver

lo que le espera a la sol.

inés: [solloza] no, no, no.

este dolor de cabeza

está peor que nunca.

ay, santa rosa criolla,

¿qué me salió en la cholla?

soledad: ¿por qué, qué tienes?

inés: una bola.

bárbara: ¿no será

un piquete de mosco?

soledad: a ver.

inés: [grita]

si me tocas, me duele más.

siento como choques eléctricos.

soledad: chanza,

lo voy a hacer despacito.

necesito ver qué tienes.

inés: ay.

soledad: es como una bolita

de grasa. pequeña,

como de dos centímetros.

bárbara: milagro.

¡milagro! ¡aleluya,

le está creciendo el cerebro

a la monja!

alabaré, alabaré, alabaré...

soledad: ¡ya, ya, ya!

¡deja de echarle carrilla!

es en serio, morra bárbara.

inés: ¿qué es, sol?

¿qué es?

¡ay, no!

juan: "un hombre afectado

de sus facultades mentales

puso veneno en la comida

de uno de los mejores hoteles

de mazatlán

con graves consecuencias".

margarita: "actualmente,

la seguridad en media luna

ha sido reforzada al máximo,

de manera que los turistas

pueden hospedarse en ese hotel

sin correr riesgo alguno".

xavier: ¿eso es todo?

bárbara: ha sido

más insignificante la noticia...

hasta la del clima

ocupa más espacio.

margarita: además, pusieron

la nota perdida

en la mitad del periódico.

soledad: el caso es

que, con esa mini noticia,

el media luna

no se levanta ni con chochos.

juan: tienes razón, hija.

y mientras ernesto cifuentes

siga libre, menos.

>> localizamos el cuchitril

donde vive.

pero está abandonado.

juan: ¿"cuchitril" dice,

licenciado?

darío: no puedes vivir

en un lugar así.

estefanía: cuando hablamos,

me prometiste

que me ibas a dejar algo--

darío: [chista]

a ver, no, no te preocupes.

te di mi palabra.

la voy a cumplir.

[carraspea]

vine...

vine nada más porque...

[solloza]

voy a confiar en ti, por...

estefi, tú eres mi princesa,

mi amor. y me duele

hasta el fondo del alma

verte en semejante miseria.

cuando yo pongo

el mundo a tus pies.

estefanía: no soy una princesa,

soy una mujer desgarrada

por la realidad, daddy.

tú no puedes

protegerme de mi propio dolor.

darío: ay, entiendo...

que quieres estar sola...

y sí, lejos de mazatlán.

pero ¿aquí,

en la pobreza total?

estefanía: sí.

porque el dolor

de haber perdido a sebastián

se mezcla con el hambre,

con los piquetes de pulgas,

con los mosquitos,

con las chinches, con el...

con el miedo

de que aparezca una víbora...

darío: vámonos a europa.

parís.

siempre te ha gustado.

estefanía: no, papá.

tengo que quedarme aquí.

te quiero.

darío: [solloza]

¿de dónde...?

¿de dónde saco fuerzas

para dejarte

en semejante situación?

¿de dónde?

estefanía: del amor

que me tienes.

[música]

[música]

victoria: juana inés.

¿estás enamorada de sebastián?

jerome: qué bueno que viniste.

eh... quiero regalarte

tres de las novelas

que he escrito.

están traducidas al español.

sebastián: ¿y...

me las dedicaste?

jerome: eh...

no.

sebastián: pues, tal vez quieras

usar esta pluma.

jerome: eh... sebastián.

¿eres feliz?

victoria: no te hagas

que la virgen te habla.

te hice una pregunta,

juana inés.

¿estás enamorada de sebastián?

¿sí o no?

inés: ¡ya déjame en paz!

¡mi cabeza está

a punto de hacer pum!

victoria: pues aunque

me salpiques.

yo no me voy

hasta que tú me digas la verdad.

inés: ¿de--de dónde sacaste

esa idea tan descabellada?

victoria: ¿de dónde?

de que te le has pegado

como sanguijuela.

primero, que quieres

trabajar con él,

luego lo persigues.

le espiaste sus mensajes.

le armaste un pancho

con una periodista.

inés: ¿quién te lo dijo?

victoria: el mismito sebastián

me lo contó

porque él está

bien sacado de onda.

inés: [balbucea]

pues estoy preocupada por él.

¡se ve con una señora casada!

yo sólo cuido

a nuestro hermano.

victoria: hablé

con la madre superiora.

inés: ¿por qué?

victoria: porque no es normal

que estés tan angustiada

y que, por eso, traigas

dolor de cabeza todo el día.

inés: soy una persona

muy estresada.

victoria: la madre superiora

me dijo que esa vez

que te trepaste al campanario

fue porque estabas enamorada.

dos más dos son cuatro,

juana inés. y yo no soy tonta.

y si estás enamorada

y andas como lapa

con sebastián--

inés: ¡bueno, sí!

sí. sí estoy enamorada.

pero de mauricio.

sí estoy enamorada.

pero de mauricio.

mauricio: juana inés.

inés: ay, santa teresa,

me va a reventar la cabeza.

[solloza]

victoria: ay, perdóname.

inés: me gritaste bien feo.

victoria: pues es

que pensé que--

inés: ¡no! pues--

victoria: mira, la regué

gachísimo.

inés: te entiendo.

yo también me endemoniaba

si te enamorabas

de nuestro hermano.

victoria: [balbucea]

pues sí, ¿verdad?

es que eso sí, pues...

pues sí estaría cañón.

bueno, pero, pues, mira,

la cosa es que tú deberías

de preocuparte menos por él.

y ya, pues, ver así,

qué onda con mauricio.

inés: ¿cómo que qué onda?

victoria: si estás enamorada,

pues, vas.

a él se le nota

que le--le encantas un chorro.

como quien dice, mira,

si los dos se gustan,

ese arroz ya se coció.

inés: [tartamudea] pues sí,

pero no--no pensaste

en el negrito del arroz.

su papá se opone.

victoria: ay, a ver, a ver,

¿se opone?

inés: ay...

en la despedida de estefanía

nos vio juntos

y puso una carota

como de gárgola de catedral.

victoria: no.

estás alucinando.

inés: de veritas.

mauricio después me lo confirmó.

soy una mujer decente

y con valores.

no quiero

una relación a escondidas

como una cualquiera.

victoria: no, sí...

ay... no.

eso sí ha de ser horrible, ¿eh?

[tose]

inés: además,

nunca he tenido un novio.

y piensa

que hasta hace unos meses

iba a ser religiosa.

pasé mi vida

adentro de un convento.

estoy educada en la idea

de que, pues, el sexo es malo.

victoria: ay. a ver. pero...

pero, pues, si tampoco

te estoy diciendo

que le des vuelo a la hilacha

y que ahí a la primera...

[silba]

te eches al acostón

con mauricio.

no. mira.

intenta una relación con él.

inés: no, pues, es que...

ni idea de cómo.

[tartamudea] por eso,

estoy tan nerviosa.

no sé qué hacer y...

y tengo miedo de equivocarme.

victoria: ay, pues,

si no lo intentas,

¿cómo vas a saber

si puedes o no?

sebastián: sueño

con que mis papás

se reconcilien,

con que mi mamá

por fin acepte a mis hermanas.

jerome: eh...

sebastián, si te dije aquello,

en realidad, eh...

fue más bien

porque me cuentes sobre tu papá.

sebastián: ah. pues él...

él es un gran hombre.

a pesar de sus infidelidades

del pasado,

es maravilloso, generoso,

simpático, honesto, honorable.

es el mejor padre del mundo.

jerome: si yo tuviera un hijo,

me encantaría

que se expresara así de mí.

sebastián: y, en cuanto

a tu pregunta, sí.

soy feliz.

y no solamente

por mi familia y mi trabajo,

sino, además,

porque estoy enamorado.

jerome: qué gusto me da.

y, mira, estoy a punto

de regresarme a parís.

y si estás de acuerdo,

me gustaría

mantenerme en contacto contigo.

sebastián: pero por supuesto,

ya tienes mis datos.

jerome: ¿un abrazo de despedida?

victoria: ahorita mismo

te me arreglas

y vamos al doctor.

inés: [gime]

victoria: no es normal

que traigas todo el tiempo

la maceta a punto de explotar.

inés: no, no, no,

ya me dijo que es estrés.

victoria: bueno, pues, entonces,

vamos con otro matasanos

que sí te cure.

inés: no, no, no.

ya me recetaron medicina.

ahorita me tomo una

y santo remedio.

victoria: está bueno.

pero así que digas:

"uy, qué convencida me quedo",

no, ¿eh?

pero, pues, ni modo. ya sabemos

que nadie le gana a sor necia.

pues...

ahí nos vemos, entonces.

inés: una...

dos...

tres...

cuatro.

[gime]

sebastián: te lo agradezco

mucho, amelia. de verdad.

no, no, no te preocupes.

entiendo perfecto.

sí.

ojalá regreses pronto

a mazatlán.

muchas gracias.

gracias.

juan: ¿qué te dijo tu amiga?

victoria: es que hasta parece

burla, me cae.

esa noticia estaba más escondida

que los horóscopos.

sebastián: a ver.

el periódico

donde amelia trabaja

es de distribución nacional.

su jefe no le permitió

darle mayor relevancia

a la nota sobre el media luna.

teresa: pero ¿por qué?

sebastián: dijo que a nadie

le interesa la historia

de un hotel cuatro estrellas

en provincia, donde un loco

envenenó a los huéspedes.

victoria: [ríe]

xavier: fue un buen intento.

bárbara: las peleas no se ganan

intentando,

sino conectando golpes.

y esa nota no sirve

ni para abanicar el anafre.

margarita: ay, hija.

qué porras

le echas a tu hermano.

teresa: no. lo que hay que...

que hacer es

echarle muchas ganas.

sí no, todos nos vamos

a quedar sin chamba.

soledad: pero, entonces,

¿qué es lo que podemos hacer?

¿repartimos volantes

en la calle o qué hacemos?

bárbara: no, ya sé.

que la monja haga un show.

inés: puedo cantar el ave maría.

♪ ave marí... ♪

[ríe]

bárbara: ah, no.

me dieron ganas de ser sor...

pero sorda.

inés: [ríe]

bárbara: qué desafinada, morra.

victoria: ay, no. ¿ya ves

lo que provocas, juana bárbara?

tú y tus bromitas.

esto va en serio.

todos los de aquí vivimos

del media luna.

y si no se levanta,

nos va a llevar el carambas.

sebastián: ya sé.

bárbara: ¿ya ves? yo mantenía

el espíritu del equipo

en lo que al sebastián

le giraba el hámster.

sebastián: a ver.

hay sitios de internet

que usan los turistas

para viajar por todo el mundo.

uno es... turipast.

juan: sí. he oído mucho

sobre él.

sebastián: bueno, también

funciona como aplicación.

la tienes en el celular

y te dice dónde hospedarte,

dónde comer, qué visitar

y, claro,

en base a los comentarios

de los usuarios.

victoria: [resuella]

bendita sea. me cayó el 20

de lo que vamos a hacer.

leonora: pero ¿cómo te atreves

a presentarte en mi casa

donde vivo con mi marido?

jerome: vine a decirte

algo importante

con respecto a mi hijo.

[música]

[música]

leonora: si le dijiste

la verdad a sebastián,

te juro que--

jerome: estuve a punto.

leonora: ¿qué?

jerome: iba a explicarle

que yo soy su padre biológico,

pero me contó sobre juan,

cómo lo admira.

y yo ya no le dije nada.

leonora: ay, menos mal, jerome.

le hubieras hecho pedazos

la vida.

y sebastián no lo merece.

jerome: sí, tienes razón.

es un gran muchacho

y tiene un gran padre,

juan oro... oropeza.

por eso, ahora puedo regresarme

tranquilo a parís,

pero eso sí.

si sebastián tiene problemas,

si me necesita,

eh, yo siempre voy a estar

para él.

leonora: te lo agradezco.

jerome: aunque no lo creas,

eh, me dio mucho gusto verte.

leonora: buen viaje, jerome.

victoria: el media luna no tiene

pero ni un méndigo huésped,

todomundo.

bárbara: es una emergencia,

bato, así es que más te vale--

todomundo: está bien. bueno.

soledad: ey. hay que hacer

una campaña de publicidad--

todomundo: está bien.

inés: pues yo--yo quiero salir

en los videos.

soledad: necesitamos ayudantes.

>> [silba]

inés: yo quiero salir.

todomundo: si hablan

al mismo tiempo,

es imposible

entender, comprender, atender.

a ver, una por una, por favor.

todas: [hablan al mismo tiempo]

>> [silba]

¡habla la que yo señale!

¡tú!

soledad: ocupamos que nos ayudes

con unos videos para internet.

todomundo: pues si siempre

las he ayudado.

¿que no, mis juanas? ¿eh?

inés: yo--yo--

>> tú.

inés: yo--yo.

el veneno de la media luna

de los huéspedes de la ausencia

es la promoción

del desprestigio.

>> tú, tú, tú.

victoria: la idea es subir

a los sitios y a los shops

de turismo

todos esos videos

que vamos a hacer en el hotel.

todomundo: está bien.

>> tú, tú, tú.

bárbara: y tienes que echarnos

la mano o te aplico el uno dos.

inés: yo quiero salir

en los videos.

soledad: ay.

bárbara: ya lo dijiste,

disco rayado.

soledad: oye. ¿te sientes bien,

juana inés?

inés: ¿voy a salir en el video?

ambas: [resoplan]

juan: y para variar,

se me armó con tu mamá.

a ver, pensó que le estaba

mintiendo para taparte.

sebastián: ¿y por qué dice

que no fue a bucear?

¡ah!

ah, claro, sí, es que...

se me olvidó,

pero renté otro equipo de buceo.

juan: a ver,

¿cómo que se te olvidó

si ya lo traías

cuando hablaste

con javier y conmigo

en mi despacho?

sebastián: sí.

¡sí!

pero regresé aquí por algo y...

y lo dejé aquí.

pa, pa, con tanta cosa,

no sé ni dónde traigo la cabeza.

juan: ajá.

leonora: ah.

no esperaba encontrar aquí

al señor oropeza.

juan: disculpe, señora ruiz.

este es mi lugar de trabajo.

leonora: ¿y seguro que trabaja?

porque yo sigo viendo el hotel

como si estuviera abandonado.

juan: estamos haciendo

lo posible para--

leonora: no me interesa.

vine a hablar con mi hijo.

¿me permite, señor oropeza?

no, no me vea así

porque aquí el único culpable--

juan: no me interesa.

leonora: pero ¿qué se cree

ese hombre?

ahora se hace el digno, ¿no?

ay...

sebastián: a ver, ma.

debes ser más paciente con él.

los problemas del hotel

lo tienen abrumado.

leonora: ja.

luego hablamos del hotel.

por ahora me interesa

otro asunto.

yo... yo estoy consciente

de que tú y yo hemos tenido

nuestros problemitas, mi amor.

y me duele mucho que estemos

distanciados, hijito.

sebastián: a mí también, mamá.

leonora: la verdad es

que ya no sé nada de ti.

¿cómo te sientes

con lo de estefanía?

sebastián: prefiero evitar

el tema, mamá.

leonora: como quieras, pero...

¿y qué has hecho?

¿dónde has estado?

sebastián: con los problemas

del hotel,

buscando una solución.

leonora: ah.

¿y para eso,

viste al hombre

con el que te encontré

en el quelite?

sebastián: no. no. él es jerome,

un escritor francés.

de hecho, me regaló

tres de sus novelas.

las tradujeron al español.

leonora: ah, mira qué bien.

¿y cómo se hicieron amigos?

sebastián: fue raro.

sentí... una conexión especial,

me inspiró confianza.

leonora: mm... una conexión...

pero ¿de qué...?

¿de qué hablaban o qué?

sebastián: quiere escribir

una novela

ambientada en mazatlán

y el protagonista de la historia

es semejante a mí.

leonora: ah. a ti.

sebastián: sí, sí, pues,

joven, le gustan

los deportes acuáticos,

tiene una novia...

todomundo: por obvias razones,

voy a ser el escritor,

productor y director

de todos estos promocionales,

¿eh?

>> y yo, el asistente

del escritor, productor

y director.

victoria: ah.

todomundo: ¿están de acuerdo?

bárbara: ajá.

soledad: sí.

todomundo: pupilo,

tráete el cuaderno amarillo,

el de las ideas.

>> sí, sensei.

todomundo: ándale.

vamos a hacer

lo que los gringos llaman

"tormenta de ideas".

bárbara: achis.

y necesitamos paraguas, baro.

soledad: siempre tan cuereada

mi hermana.

bárbara: [ríe]

todomundo: vamos a empezar

aquí con lo básico. ¿ok?

vamos a hacer videos

mostrándolas a ustedes aquí--

inés: yo--yo--yo voy a salir.

todomundo: sí.

en diferentes zonas del hotel

y van a estar

guapas, arregladas, maquilladas,

como diríamos acá, en el medio,

bien producidas, ¿eh?

victoria: ah. y yo puedo salir

en el restaurante

así, con una mesa bien...

[silba]

bien acá,

llena de manjares deliciosos.

soledad: ay, ay,

y--y vestida como chef.

victoria: ándale.

sí.

todomundo: [balbucea]

tú, juana bárbara,

tú eres deportista, ¿que no?

bárbara: claro.

puedo salir aplicándole

el uno dos a cualquier bato,

de preferencia, al infeliz

que me envenenó y casi me mata.

victoria: no, bueno,

es que contigo

siempre es lo mismo.

a ver.

no todos los deportes

son de trancazos.

todomundo: a ver,

yo quiero decir:

correr, hacer zumba,

todo eso, ¿eh?

bárbara: bueno, estrújale.

todomundo: eso.

¿sabes qué, pupilo?

vamos a necesitar

más staff, ¿eh?

>> sí, mi sensei.

para las luces,

el tripié y las modelos.

victoria: ay.

igual y que los muchachos

nos echan la mano, ¿no?

todomundo: órale.

soledad: no.

victoria: ¿no?

soledad: yo--yo no quiero ver

a octavio.

fernando: sí.?

puede ser que tu mamá

le haya dicho a juana soledad

algo relacionado contigo.

octavio: ah.

y, entonces, por eso,

se asustó y se fue corriendo.

fernando: a lo mejor,

le contó un secreto sobre ti.

octavio: mira, pues.

¿y cuál sería?

fernando: pues algo

que asustara a juana soledad.

por eso, no quiere verte.

una cosa vergonzosa tal vez.

¿se te ocurre algo?

octavio: pues, aquí entre nos,

pariente,

mojé la cama hasta los 12 años.

fernando: tómala.

[ríe]

octavio: una vez agarré

unos chocolates de una tiendita

y que me cae el dueño.

me puso una friega.

fernando: me imagino.

octavio: y así que digas

cómo me gustaba bañarme,

pues, no.

siempre andaba como cochi.

fernando: ¿como qué?

octavio: cochi.

o sea, puerco, marrano, pues.

fernando: ¿andabas?

octavio: a ver.

sebastián: no va a servir

de nada la campaña

para reivindicar el hotel

mientras no detengan

a ernesto cifuentes.

xavier: estoy de acuerdo.

estando libre,

persiste la amenaza

contra el media luna.

juan: el licenciado del mp

dijo que localizaron

el lugar donde vivía.

xavier: ah, sí,

comentó que era un cuchitril.

juan: a mí me pareció muy raro.

sebastián: ¿por qué alteraste

la voz de juana victoria, eh?

ricardo: me contrató

una persona.

darío: ¿quién?

ricardo: no sé,

nos comunicamos

a través de mensajes.

nunca supe cómo se llamaba.

juan: ¿en qué piensas, hijo?

sebastián: el trabajo de alterar

aquel video que desprestigió

a mis hermanas

fue algo muy complicado.

xavier: y a ese tal ricardo

deben de haberle pagado

un dineral por hacerlo.

juan: claro.

arriesgó su trabajo.

sebastián: ernesto confesó

que encargó ese trabajo.

entonces, ¿con qué lo pagó

siendo que vive en un cuchitril?

¿mm?

victoria: [silba]

ya dejamos todo

bien planchadito.

mañana empezamos

a grabar los videos.

¿y ahora?

¿qué le pasa a mi papá?

xavier: creo que necesita

estar solo.

y yo aprovecho

para llevármelos a ustedes.

vamos, vamos.

vamos, vamos, vamos.

sé lo que hacen ustedes dos.

sé lo mucho que se aman.

sé que no son hermanos.

victoria: oiga, qué gacho,

don xavier.

pues yo no le dije esas cosas

para que las esté ventilando

aquí delante de sebastián.

sebastián: no te preocupes,

bonita.

mi tío también es mi confidente.

victoria: ah, caray.

no, pues, ahora sí

me dejó de a seis, don xavier.

o sea que, entonces,

mientras yo le venía aquí

a soltar el chisme,

él hacía lo mismito.

xavier: sí, pero eso

es lo de menos.

lo importante es que llevan

una relación clandestina.

sebastián: sí, pero, pues,

nadie sospecha que--

xavier: sería grave

que juan y leonora

se enteraran de lo que hacen.

pero más grave es el efecto

que va a tener sobre ustedes.

victoria: ¿pues como de qué

o qué?

xavier: ¿cuántas mentiras

tienen que inventar

para estar juntos a escondidas?

¿saben qué termina

pasando con eso?

se van a confundir,

se van a enredar...

incluso poco a poco las mentiras

les van a parecer verdades.

todo supuestamente

justificado por el amor.

sebastián: bueno, sí, pero--

xavier: y, peor que eso,

ustedes mismos

se van a sentir indignos

del respeto de los demás.

no van a poder

mirar a nadie a los ojos.

créanme.

esto les va a afectar más

de lo que se imaginan.

sebastián: juana victoria.

victoria: ay...

don xavier tiene la boca

llena de razón, sebastián.

sebastián: sí, pero--

victoria: no, mira,

estoy hasta el gorro.

estoy harta

de esconder nuestro amor,

de mentir.

y no pienso seguir así.

[música]

[música]

sebastián: ven, bonita.

vamos a mi oficina.

victoria: [resopla]

sebastián: yo también

a veces me desespero

por lo mismo,

pero es la única manera que--

victoria: me cae que si sueltas

que no nos queda de otra,

te juro que... ay,

ya no sé ni qué decirte,

de veras.

ni me pongas esa carota.

tus papás son

los que más van a sufrir

si se enteran

que no somos hermanos.

y... pues, que andamos

y toda esta cosa.

sebastián: sí.

alguna vez me dijiste

que no te sacrificabas

por ellos, sino por mí.

victoria: pues sí,

pero a veces me dan ganas ya

de dejar de sacrificarme.

por lo mal que me siento.

es que...

ay, sebastián,

a mí me encantaría, pues,

presumir nuestro amor,

así, compartir con los demás

mi felicidad.

sebastián: ¿y qué?

¿tú crees que a mí no?

victoria: pues puede que sí,

pero...

ay, no, ya. no, no, no, ya.

mejor...

mejor yo me voy.

¿cómo supiste que estaba aquí?

sebastián: porque, para mí,

este ya es nuestro lugar.

victoria: pues, la mera verdad,

vine porque quiero estar sola.

sebastián: ahorita me voy.

sólo quería decirte que...

que tomé una decisión.

voy a ir preparando a mis papás

para decirles la verdad

sobre tú y yo.

victoria: ¿en serio?

¿no lo dices nomás porque sí?

¿crees que puedes contarles

lo que sentimos?

sebastián: tengo que poder,

bonita,

porque yo no me imagino

mi vida sin ti.

victoria: te amo.

sebastián: te amo.

soledad: quiero tener hijos,

no quiero tener hijos,

quiero tener hijos,

no quiero tener hijos,

quiero tener hijos,

no quiero tener hijos--

inés: ¡pasó algo espantoso!

soledad: chintrola.

inés: juana victoria

me preguntó

si estoy enamorada de sebastián.

soledad: ájalas.

te lo dije, mi hija.

inés: ¿a mí?

soledad: ay, hazte la melolenga.

te advertí que sola

te ibas a echar de cabeza

por andar como lapa

con el susodicho.

inés: ay, ni hables de cabeza,

es que siento que la mía

se viene exprés,

que se va a salir volando

la tapa.

soledad: es que...

ahora sí te metiste

en la cueva de los alacranes.

oye.

pero ¿cómo supo juana victoria

de tu amor prohibido?

inés: pues le habló

a la madre superiora

y ella le dijo

que hice cosas extrañas

una vez que disque me enamoré

de un carnicero.

soledad: mírala.

qué escondidito te lo tenías,

mi hija.

¿y qué tal tenía

el aguayón el morro ese?

inés: no, pues, no sé,

yo compraba puro chambarete.

soledad: olvídalo.

bueno, ¿y qué?

¿cómo saliste de la bronca

con juana victoria?

inés: le dije

que estaba enamorada de...

de mauricio.

soledad: [ríe] ájalas.

¿y te creyó?

bueno, a ver, ¿y qué...?

¿qué vas a hacer

si le van con el chisme?

las cosas se te van a poner

color de hormiga.

inés: ya, ya ni lo digas.

soledad: ponte trucha, mi hija.

si andas inventando

que quieres a mauricio,

nomás lo vas a ilusionar

y puedes hacerlo

sufrir bien mucho.

inés: [gime]

soledad: juana inés,

¿qué te pasa?

inés: me duele horrible

de este lado.

soledad: a ver,

te voy a llevar al doctor

aunque tenga que cargarte

como costal.

"vámosle".

inés: ¡no!

soledad: ¡y dale con sor necia!

inés: lo mío es

pura tensión nerviosa.

soledad: una cosa

son los dolores

y otra, que traigas la cabezota

como tapa chipotuda.

inés: igual no voy.

soledad: a ver.

¿me explicas por qué no quieres

que te revise el doctor?

inés: si me ve

directo a los ojos,

seguro, me descubre

por qué ando tan estresada.

soledad: [resopla]

inés: en mi mirada

está bien clarito

el amor por sebastián.

soledad: pues chance

y te cacha todo lo que quieras.

pero vas a consulta

a como dé lugar.

¡estás enferma!

inés: ¡si me obligas,

te quito el parentesco

y no vuelves a verme

ni en pintura!

soledad: [resopla]

sebastián: cuando saliste

corriendo de mi oficina,

sentí que me tragaba la tierra.

victoria: sí.

estar separados es como...

como caminar sobre vidrios

y sin chanclas.

sebastián: dormirse

en una cama de púas.

victoria: entrar

en el meritito infierno

en tiempos de calor.

sebastián: es

como si te enterraran vivo.

victoria: no, peor que eso.

sebastián: qué tranquilidad,

¿no?

victoria: sí.

mientras no haya monjas espías

ahí persiguiéndote, ¿eh?

sebastián: hoy estuvo

más tranquila mi supervisora

de las buenas costumbres

y la moral.

victoria: pues,

es que me eché

una platicadita con ella.

¿sabes con qué me salió?

que es que está enamorada

de mauricio.

sebastián: tienes cara

de que hay un "pero".

victoria: pues es

que no me cuadra.

sebastián: de juana inés

puedes esperar

hasta cualquier cosa.

que escale un campanario...

victoria: [ríe]

sebastián: que se ponga

un vestido sobre otro.

que se escape

con un motociclista.

que se esconda en una lancha

y termine en altamar.

victoria: [ríe]

es que está reloca.

nunca, nunca se sabe

con qué va a salir.

bueno, ya,

hay que retacharnos

porque mañana va a haber

mucha chamba.

ah, ¿es de orégano?

¿de dónde lo sacaste?

[música]

[música]

soledad: ¿es usted, señora?

[grita]

>> nietos.

nietos.

nietos, nietos, nietos--

soledad: ¡ya, ya, ya!

¡ya, ya, ya entendí! ¡ya!

¡ájala, ya, déjame en paz!

ay, santísimo juan de gritos--

bárbara: ¿qué? ¿se me espanta

o qué? ¿dónde anda

para aplicarle el uno dos?

¿qué? ¿dónde?

soledad: ¡la mamá de octavio!

bárbara: achis,

¿la difunta molona otra vez?

inés: ¿qué te hizo ahora?

soledad: ¡me acosa!

bárbara: se la baña.

soledad: ¡no me va a dejar

en paz hasta que le dé nietos!

victoria: entonces,

¿a la primera de cambio,

te dijo: "mm... toma mi pluma

carísima de oro", así:

"ahí te va"? ¿o qué?

sebastián: pues sí.

estuvo bien raro.

desde la primera vez

que nos vimos, como que...

no sé, sentí

que lo conocía de hace mucho,

desde siempre.

victoria: gracias.

oye, pero...

¿seguro que nunca habías visto

a ese tal jerome?

sebastián: no.

pero nos caímos bien y...

nos conectamos

como viejos amigos.

victoria: ay...

¿cómo no lo conocí? caray.

sí suena que era

así, como, pues, a todo dar.

sebastián: sí.

te hubiera caído muy bien.

leonora: no.

no, qué angurria.

jerome,

¿ya estás en parís?

te marqué

porque estoy indignada.

¿cómo te atreviste a escribir

una novela sobre lo nuestro?

¿qué?

¿ficción?

"tu ausencia"

es la historia que tú y yo

vivimos juntos.

¿y todavía tienes el descaro

de regalarle el libro

a sebastián?

¿qué crees que pase

cuando lo lea?

lo descubrí en su buró.

y lo voy a confiscar.

¡mi hijo jamás va a leerlo!

bárbara: ¡me pelé, sor lenta!

¡nos vemos en la alberca,

juana inés!

inés: [gime]

soledad: te voy a llevar

al doctor aunque tenga

que cargarte como costal.

"vámosle".

inés: [gime]

[murmullo]

todomundo: ¡a ver, a ver,

sin codificar, ey!

pero a ver. ¿cómo ven?

necesito, por favor,

que se acuesten aquí,

en las tumbonas.

se intercalan

un hombre y una mujer.

un hombre, una mujer...

y yo voy a hacer

un travel a la derecha.

soledad: ¿un qué?

mauricio: un travel.

todomundo: para los que no sepan

por falta de conocimiento,

desconocimiento o incultura,

es un movimiento lateral.

todas: ah.

todomundo: la cámara

viaja hacia la derecha.

bárbara: ay, empieza

a apantallarnos, bato.

dinos cómo va este jale y ya.

victoria: no, pero, a ver, oye,

es que, pues, no vamos

a estar ahí nomás echadotes,

¿o sí?

porque para eso,

yo te consigo unos maniquíes.

y, aparte, yo creo

que estaría mucho más padriuri,

a ver, si nos echamos un boli.

todos: ¡sí!

todomundo: a ver, a ver, a ver.

yo soy el director

y no voy a aceptar intromisión.

a ver, en posición.

soledad: bueno, ya.

[murmullo]

pues tú, allá; y yo, acá.

[murmullo]

todomundo: ¿están listos?

soledad: sí.

todomundo: ¿y juana inés?

bárbara: ay... eso...

[silbidos]

[murmullo]

[silbido]

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.