null: nullpx
Cargando Video...

El Corazón Nunca Se Equivoca Capítulo 12

Univision29 Ago 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

olegario: ¿cómo podrías ayudar

a nuestra familia con algo así?

carlota: ubaldo tuvo que ver

con la muerte de mi hermano.

ubaldo: que estás despedida.

carlota: descubrí que mi hermano

murió en un terreno

que en realidad pertenecía

a isarnio caballero.

me acerqué a ubaldo

para investigar todo lo posible.

olegario: pero no tenías

que caer en esto, carlota.

¿por qué no me lo dijiste antes?

yo te hubiera ayudado.

carlota: no te lo pude decir

porque--

porque tú no estabas

en realidad.

todos estábamos separados

por nuestro propio dolor.

tú eras una isla,

mi mamá era otra.

a los dos los sentía

muy, muy lejos,

separados

por un mar de tristeza.

no sabía qué hacer, papá.

nuestra familia

estaba destruida.

no sabía si me iban a creer.

olegario: yo siempre

te voy a creer, mi amor.

siempre.

y tienes razón.

yo soy responsable de esto,

también es mi culpa.

es mi culpa.

¿te das cuenta de la gravedad?

si ubaldo tuvo que ver

con la muerte de andrés,

yo no me voy a detener,

no voy a parar.

carlota: no quiero perderte

a ti también, papá.

por eso no quería

que supieras mis sospechas.

y ubaldo no puede enterarse

de que tú sabes.

olegario: si descubro

que todo es verdad,

lo voy a matar.

lo voy a matar.

carlota: papá.

papá, no.

ya, escúchame.

papá, por favor, escúchame.

no quería que estuvieras

en peligro.

y te suplico que no le digas

nada a mi mamá.

ella está muy mal

y necesitamos más pruebas.

olegario: ¿has encontrado

algo más?

carlota: sí.

andrés escondió una usb

en su teclado.

y grabó un video donde dice

que ubaldo es capaz de lo peor.

olegario: necesito ver el video.

eduardo: es evidente

que arqui quiere llenar

el vacío de su mamá

con su amiguita imaginaria, ¿no?

aris: sí, pero ¿qué hacemos?

o sea, ¿lo dejamos seguir

creyendo en sus fantasías?

o ¿la hacemos ver que, pues,

la duendecilla no existe?

temo: no.

no, no, no.

es más, yo creo

que hay que dejar que sienta

un rato más acompañado, tahi.

¿ustedes nunca tuvieron

un amigo imaginario?

bueno, es que yo sí.

[ríe]

yo pienso que arqui

inventó esa duendecilla

para sentirse acompañado,

para poder él decidir

sobre su vida.

a veces preferimos

a las personas imaginarias

porque esas no mueren

hasta que nosotros lo deseamos.

[tono de mensaje]

aris: a carlota le urge

que la esperemos

en el departamento.

temo: ¿qué habrá pasado

con carlota?

aris: no sé, no me contesta

el celular.

diego: hola, hola, hola.

no los presento

porque, pues, es apenas

la primera cita.

vamos por tacos,

¿ustedes gustan?

temo: no, gracias, amigo.

con cuidado.

diego: sí, papá temo.

y ustedes sonrían,

que la vida no es tan fea

como parece.

[puerta]

carlota: hola.

mi papá ya sabe toda la verdad.

olegario: gracias por apoyar

a mi hija en contra de ubaldo.

ahora yo voy a tomar el control.

temo: o sea, ¿comprobaron

que fue ubaldo?

olegario: voy a seguir

investigando.

carlota: mi papá quiere ver

el video de andrés.

y quedamos en no decirle

a nadie más,

ni siquiera a mi mamá.

aris: ok.

bueno, para temo

esto es muy difícil.

siempre ha confiado totalmente

en ubaldo, pero cuentan

con mi apoyo, ¿vale?

olegario: ¿qué pasa?

carlota: no sé.

¿qué pasó con el video?

no está.

no hay ningún archivo.

alguien lo vacío.

aris: no, pues nadie movió

el usb de aquí.

carlota: sí, pero no está

el video y les juro que lo vi.

olegario: a ver, a ver,

vuélvelo a meter, carlota.

carlota: y también borraron

el respaldo hecho en la laptop.

olegario: a ver, déjame,

déjame checar.

carlota: suéltame.

no, es que aquí estaba.

olegario: tranquila.

carlota: yo ahí lo tenía,

se los juro que yo lo vi.

olegario: ya, ya, ya.

carlota: no, suéltame.

suéltame.

[llora]

olegario: ya, mi amor.

carlota: [llora]

ubaldo: al fin llegó el día

que tanto esperaba.

hoy es el día de la elección.

soledad: y ¿por qué tienes

esos golpes?

ubaldo: ¿qué me dijiste?

soledad: que por qué tienes

esos golpes.

ubaldo: nada que el maquillaje

no oculte, soledad.

y no hay malas noticias.

así que me baño,

me arreglan,

me maquillan

y nos vamos a votar.

hoy vamos a ganar, soledad.

te prohíbo rotundamente

verte vulgar.

quítate esos aretes.

sabes perfectamente

que no me gustan.

disfruta que vas a ser

la esposa del ganador.

animo.

soledad: ubaldo.

necesito hablar.

elsa: todavía se puede impedir

que ubaldo gane.

¿qué tienes, mi amor?

¿dormiste mal?

es que tienes unas ojeras.

olegario: hola.

elsa: ay, olegario.

no sabía que ustedes

se iban a ver hoy.

carlota: hola.

elsa: ¿pasa algo?

¿por qué tienen

esa cara de angustia?

ubaldo: es mi día, soledad.

y no tengo tiempo

para tus lloriqueos.

soledad: quiero el divorcio.

elsa: ¿qué te pasó en la cara,

olegario?

carlota: fue un accidente

en la moto.

elsa: ¿en la moto?

debes de tener más cuidado.

puede ser peligroso.

¿ya fuiste al doctor?

olegario: ya me tomé

un antiinflamatorio.

elsa: hoy va a ser un día

muy pesado, y necesito

que tengamos toda la energía.

voy por mi bolsa, no tardo.

carlota: papá, por favor,

te lo ruego, no le digas nada

a mi mamá.

olegario: lo siento, hija.

esto es algo muy grave,

tú misma me lo dijiste.

fuimos islas,

y no pienso repetir

los errores del pasado.

carlota, necesitamos estar

más unidos que nunca, ¿ok?

ubaldo: estás enferma.

tú y yo jamás nos vamos

a divorciar.

soledad: es que yo no aguanto,

ubaldo.

no puedo más con esto,

soy muy infeliz.

ubaldo: ¿muy infeliz?

soledad, ¿te falta algo?

tienes todos los lujos.

puedes dedicarte

a tus esculturas

sin preocuparte

si se venden o no se venden

por feas.

soledad: soy una escultura

que no le puede dar forma

a su propia vida.

estoy rota,

tú te adueñaste de mí.

me encerraste en este lugar

como si yo fuera una mascota.

a mí los lujos no me importan,

ubaldo.

lo único que quiero

es ser una mujer de verdad

y no ser la esposa perfecta

que sale divina, impecable

en las fotos de los periódicos.

¿por qué no lo aceptas?

ni tú, ni yo somos felices

en este matrimonio.

ubaldo: mientras la gente

crea que tú y yo somos felices,

no importa ni tu opinión,

ni la mía en este tema.

o ¿lo estás haciendo

para irte con ese profesor?

dímelo, ¿lo estás haciendo

para irte con ese profesor?

soledad: el no tiene nada

que ver en esto, mi problema

es contigo.

con lo insignificante

que tú me haces sentir.

hombre: profesor,

no se vuelva a acercar

a la señora soledad.

ubaldo: yo voy a ser

el próximo jefe de gobierno

y será mi escalón

para convertirme

en el presidente del país,

así que todavía nos queda

muchos, muchísimos años juntos.

soledad: no aguanto, no puedo,

me estoy ahogando,

no puedo respirar.

siento que estoy muerta

en vida.

me has hecho sentir

que no sirvo,

que no valgo,

que debo enterrar mi alma.

ubaldo, la bofetada

que me diste anoche

rompió los límites.

pero hace muchos años

que tú me has estado golpeando.

esos golpes duelen mucho más

que los físicos.

me has dicho que no sirvo,

que soy tonta,

que estoy vieja, fea, operada.

me has dejado plantada

con la cena para ti.

me has humillado

y me he tenido que venir

a dormir a esta cama fría.

tan fría que termino

por congelarme.

ubaldo: tú también tienes

mucha responsabilidad en esto.

soledad: no.

ubaldo: sí.

soledad: yo te he sido fiel

y he sido leal siempre.

me he dedicado a ti,

te he dado todo.

he sido la mejor madre

que he podido, dejé mi carrera

porque tú me obligaste.

he tratado de ser romántica,

de romper la rutina,

pero nada es importante para ti.

¿no lo ves?

estás ciego por la ambición

y me abandonaste.

ubaldo: vas a sonreír,

vas a poner una mirada tierna

y vas a fingir que eres

la mujer más dichosa

de todo el universo.

soledad: estoy marchita.

la poca dignidad que me queda

es para pedirte

que me des el divorcio.

ubaldo, no me amas.

yo sé que te doy asco.

ubaldo: asco no, soledad.

y por supuesto que te amo.

tú y yo construimos una vida.

y nuestro amor

trascendió en diego.

soledad: diego.

mi diego.

lo único bueno que me diste

es diego, pero a él tampoco

lo quieres.

lo utilizas.

no lo amas, tú finges.

finges, pero no eres.

y ya te lo dije, ubaldo,

estás ciego por la ambición

y por el poder.

ubaldo: jamás--

todo esto, soledad,

lo he hecho por ti y por diego.

sin mi familia

nada de lo que estoy haciendo

tendría sentido,

así que el divorcio

jamás, nunca,

nunca jamás va a ser

la solución.

voy a encontrar la manera

de que se den cuenta

de que yo los amo de verdad.

vamos a vivir este día.

ya después vemos

cómo solucionamos nuestra vida.

voy a arreglar

todo lo que esté roto.

te lo prometo.

soledad: no está roto.

está hecho añicos.

y no hay forma

de volverlo a pegar.

[llora]

[música]

[música]

aris: de una vez quiero saber

si quedaron perfectos

los chilaquiles aristemo.

arqui: sí, más o menos,

pero falta polilla.

aris: no, no, no.

de hecho, polilla me ayudó

a cocinar, chaparro.

se comió un platote

así grandotote.

arqui: sí, para que no te rujan

tripas.

diego: obvio.

y no se les vaya a olvidar

hoy votar por mi papá.

temo: además tenemos que ir

a la casa de campaña.

eduardo: votar es nuestro deber

de ciudadano.

diego: ajá.

oigan, y yo quiero ser

padrino de boda

de los aristemo.

obviamente yo me encargo

de la organización

porque ustedes

son demasiado cursis.

eduardo: yo también

ya les había dicho

que iba a ser padrino

de cualquier cosa.

temo: muy bien.

arqui: y polilla y yo también.

aris: ok.

nora: las elecciones

son todo el día

y yo no tengo duda

de que ubaldo va a ganar.

dora: ay, si nuestros padres

pudieran verlo, hermana.

estarían tan orgulloso de él.

todo lo que ha logrado

nuestro hermanito.

nora: pues nada más espero

que sus promesas de campaña

sí las cumpla.

dora: no le eches tierra

a ubaldo.

ha hecho mucho por nosotras.

nora: no te ha ayudado

con la promesa de encontrar

a tu hijo.

dora: bueno, ha hecho

lo que ha podido.

y aunque me duela aceptarlo,

tal vez este es el castigo

que dios tiene destinado

para mí.

nora: hermana.

acuérdate de que la fe

es lo único que no puede morir.

yo creo que--

estoy segura de que la vida

nos tiene preparada

una segunda oportunidad.

[tono de mensaje]

[lee] "mi corazón ha vuelto

a latir.

recuperé la esperanza

después de mirar tus ojos.

quiero bailar contigo".

[ríe]

dora: y ¿ahora qué tú?

¿por qué tan sonriente?

nora: es diego que--

[ríe] dice que quiere

que bailemos cuando gane ubaldo.

bueno, ya me voy, hermana.

dora: bueno.

olegario: hay algo muy serio

de lo que tenemos que hablarte.

mesera: buenos días.

les traje unos vasos con agua

con hielo.

miren, hasta sudan

de lo frío que están.

ahorita regreso

a tomarles la orden.

carlota: nos preocupa

las elecciones, mamá.

con todo lo que ubaldo te hizo,

no puede ganar

como jefe de gobierno.

elsa: lo sé, carlota,

pero no hay mucho

que podamos hacer.

ubaldo está arriba

en todas las encuestas.

olegario: a ver, ¿qué pasa

si exhibimos a ubaldo

en algo muy grave?

algo que la gente

no pueda perdonarle.

elsa: sería útil,

pero no tenemos mucho tiempo.

y a menos que ustedes tengan

alguna evidencia que yo no sepa,

realmente no tenemos mucho

con qué tumbarlo.

mesera: les recomiendo

los frijoleros,

están muy buenos.

vienen calentitos,

hasta humito les sale

de lo calientes que vienen.

aris: nunca creí encontrar

un amor así.

alguien con quien poder ser yo

en todos los sentidos,

sin máscaras, sin poses,

todo auténtico.

temo: yo tampoco.

el temo de 13 años

tenía mucho miedo

y se dormía todas las noches

pensando si entre todas

las almas del mundo

estaba su complemento.

aris: y el aris de 13 años

no se conocía nada bien.

temo: [ríe]

aris: hasta que llegó ese temo.

para cambiarlo en todo,

para ayudarlo a ser.

temo: y hoy eres,

soy y somos.

aris: [resopla] estos días

han sido un caos.

y con lo que pasó

con la usb de carlota

necesitamos estar

más fuertes que nunca.

temo: [chista]

no hablemos de eso.

ahorita yo solo quiero estar

contigo.

nunca quiero separarme de ti,

aris.

necesito que seamos uno

por el resto de nuestros días.

aris: así será.

ubaldo: mándale

un arreglo de frutas

a mi esposa, por favor.

pero que sean de la temporada,

¿sí?

secretaria: sí.

ubaldo: y ponle una nota bonita,

algo que demuestre

cuánto la amo.

secretaria: sí, señor,

está bien, claro que sí.

[celular]

ubaldo: pancho.

querido amigo, ¿a qué debo

el honor de tu llamada?

pancho: pues te echaba el fonazo

para dos cosas, mi ubas.

una, para agradecerte

cómo has cuidado al temochas.

ya me dijo que anda aprendiendo

un chorro contigo.

ubaldo: pancho, me lo encargaste

y yo lo tengo que tratar

como si fuera mi propio hijo.

pancho: y lo otro

es para recordarte

lo que platicamos hace años.

ubaldo, apenas te estabas--

lanzando para diputado.

el poder abre muchas puertas,

amigo, pero a veces

también deja entrar demonios.

sé la clase de hombre que eres.

sé que te ves acá bien rudo,

fifí, pero la neta es que tienes

un corazón de pollo

que ya se agrandó.

ubaldo: así es, efectivamente,

sí lo tengo de pollo,

pero, pancho, me gustaría

tenerlo de león.

pancho: hasta el león

necesita ayuda

para ser el mero, mero.

no dejes que el poder te ciegue.

sigue siendo honesto, sincero.

nunca olvides

por quién haces las cosas.

ubaldo: bueno, todo esto

ha sido por mi hermana flora.

por una muerte

que se pudo haber evitado

y por todo el dolor

que sufrimos.

pancho: pues ahí está,

la familia es tu corazón,

ubaldo.

no nos decepciones.

todos confiamos en ti.

olegario: desde que se murió

andrés, hubo un ruptura

en nuestra familia que yo pensé

que el tiempo iba a sanar

y ahora me doy cuenta de que no,

que esa herida sigue abierta,

pero con mucho más dolor..

mujer: ¿usted es elsa reynoso?

elsa: sí.

¿en qué puedo ayudarla?

mujer: usted es una corrupta.

espero que disfrute el desayuno

con el dinero que se robó

de las medicinas de la gente.

olegario: señora, mi esposa

no es ninguna corrupta.

discúlpese con ella, por favor.

mujer: mi esposo murió

porque no había medicinas

y ustedes desayunando

como si nada.

debería de darle verguenza.

elsa: señora, de verdad

lamento mucho su pena,

pero yo no soy culpable.

al que le debería de reclamar

es a ubaldo ortega.

mujer: ubaldo ortega

la corrió a usted

por sus tranzas.

y qué bueno que lo hizo.

espero que pueda dormir bien,

señora, porque cientos

de personas se están muriendo

por su culpa.

olegario: señora.

carlota: bueno, ya,

se acabó el show.

cada quien a lo suyo.

olegario: elsa,

no sabe de lo que habla.

por favor, no dejes

que te afecte.

elsa: ya lo hizo, olegario.

mi imagen está por los suelos.

por favor, pide la cuenta,

me quiero ir.

olegario: sí.

elsa: me quiero ir.

mesera: ¿qué tal su desayuno?

¿puedo ofrecerles

un chocolatito caliente?

olegario: no, no, gracias.

la cuenta, por favor.

elsa: ya me quiero ir.

olegario: ya nos vamos, mi amor,

ya nos vamos.

nora: mira, diego,

todos son jovencitos.

se van a reír de mí.

diego: tía, ¿te acuerdas

de cuando les conté

que era gay por primera vez?

jamás voy a olvidar

lo que me dijiste.

vive, porque cuando todo termine

tu sonrisa dependerá de ti.

no temamos hoy

y nadie nos va a quitar

lo bailado.

nora: oye, me da mucho gusto

saber que estás saliendo

de la depresión poco a poco,

diego.

bueno, yo quisiera ser

tan valiente como tú.

diego: y lo eres, tía.

solamente necesitas encontrar

esa nora dentro de ti.

nora: ¿tú crees?

diego: ¿bailamos?

te apuesto que lo hago

mejor que tú.

nora: ah, te apuesto

unos tamalitos canario

a que te gano.

yo bailaba en los angeles.

diego: ¿en estados unidos?

oh, lalá, qué internacional.

nora: en el salón los angeles.

ambos: música, maestro.

[música]

aris: ¿estás seguro

de lo que vas a hacer, temo?

temo: sí, tahi.

sé que es un camino

sin retorno,

pero tengo que saber la verdad.

saber si ubaldo nos ha mentido

todo este tiempo.

aris: pase lo que pase

yo soy tu refugio.

nunca me voy a ir, ¿ok?

temo: y vivamos lo que vivamos

siempre serás mi corazón.

[música]

carlota: parte de lo que nos

dijo ubaldo es verdad, papá.

vivimos en un mundo machista.

y van a pensar que me acerqué

a él por interés.

olegario: mi hija,

yo voy a escribir

todo lo que sea en mi columna.

la gente tiene que saber

la realidad.

carlota: la gente no nos va

a creer sin evidencias.

yo sé que mi mamá

tarde o temprano

se iba a enterar,

pero no quiero que sufra más

ahorita.

elsa: ¿nos vamos?

olegario: sí, vamos.

diego: yo gané, me los debes.

mateo: se veían muy bien

bailando, tenían mucha energía.

diego: y eso que no es

de mi época.

nora: mi vida, te espero afuera.

diego: sí.

nora: con permiso.

mateo: hasta luego.

diego, perdón

por nuestros pleitos anteriores.

diego: equis, mateo,

no soy rencoroso.

si perdoné a aristóteles

porque me quitó

al amor de mi vida,

claro que te puedo perdonar

a ti.

mateo: ¿sigues interesado

en temo?

diego: ¿por?

¿me quieres presentar a alguien?

mateo: no.

diego: ah.

no, temo es mi mejor amigo

y, la neta, prefiero

que las cosas sean así.

ya llegará mi verdadero amor.

te dejo, que tus músculos

no crecen solos.

padre: dora, me has confesado

ese pecado varias veces.

ya has cumplido tu penitencia,

hija.

dora: yo no siento

que eso sea cierto, padre.

si no hubiera sido por mí,

mi hermana flora

no habría muerto.

padre: dios actúa

de formas muy misteriosas, hija.

sin esa tragedia, tu hermano

no estaría a punto de ser

jefe de gobierno.

dora: cada noche

cuando cierro los ojos

veo a flora en el suelo,

queriendo aferrarse a la vida.

las miradas de terror de nora,

de ubaldo.

y por eso sé que mi castigo

es que me hayan arrebatado

a mi hijo.

pero lo único que pido

es el perdón de dios.

quiero saber

si mi hijo está vivo.

elsa: los veo muy extraños.

¿qué me iban a decir?

olegario: como ya les dije,

yo voy a cuidarlas

hasta mi último aliento.

ustedes son mi vida.

son lo único que me queda

y lo único que necesito.

elsa: si nos mantenemos juntos

encontraremos

una forma de sobrepasar

toda esta tragedia.

eso es lo que andrés

hubiera querido.

los amo.

olegario: y nosotros a ti.

elsa: bueno, me voy a bañar.

olegario: todo lo estoy haciendo

para evitar más dolor, hija.

pero este secreto

no podemos guardarlo.

yo ya no quiero fallarle

a tu madre.

carlota: y te lo agradezco

muchísimo.

yo sé que lo que hice

estuvo mal.

pero necesito fuerzas

para poder decírselo.

no quiero que se entere

por nadie más.

olegario: ¿estás segura

de que no quieres

que te lleve a tu casa?

carlota: no, pa.

tengo muchas cosas

en qué pensar.

pero gracias por comprenderme

y por perdonar mis errores.

te amo.

olegario: yo también, mi hija.

¿por qué tenemos

que venir a verte

cuando estamos al límite?

tengo mucho miedo.

tengo miedo de que mi familia

se vuelva a destruir.

por favor, te pido,

no permites que tanta tragedia

afecte a nuestras vidas.

dame una señal.

dame la fuerza que necesito

para ayudar a mi hija

y mi esposa.

nora: gracias, padre.

lo espero en el condominio.

necesitamos echar agua bendita

por todas partes.

padre: muy bien.

nora: ¿estás bien, olegario?

te veo un poco golpeado.

olegario: ah, sí,

fue un accidente,

nada de cuidado.

estaba pidiendo un poco de paz.

y me vendría muy bien

un abrazo.

nora: yo también necesito uno.

olegario: pues aquí están

mis brazos abiertos.

en eso quedamos.

en convencer a la vida

de que podríamos ser

madre e hijo.

temo: aristóteles me dice--

[ríe]

"no, temo,

no puedo corresponderte

porque yo no soy gay".

todos: [ríen]

carlota: lo bueno

es que te decidiste, aris.

yo me hubiera preocupado.

diego: no, yo tuve que aguantar

todos los dramas de temo.

aris: bueno, bueno, bueno.

lo importante ahorita

es que estamos juntos,

más que nunca,

y nadie nos va a poder separar.

[zumbido eléctrico]

diego: temo, creo que esa

es nuestra señal para irnos.

tenemos que ir

a la casa de campaña de mi papá.

si no, nos va a matar.

aris: ah, te veo en la noche,

tahi, mucha suerte en tu chamba.

temo: y a ti también, tahi.

mi persona favorita.

diego: ay, dios mío.

qué cursis son, aristemo.

o sea, no se van a morir hoy.

carlota: oigan, tahis,

sé que no se los he dicho

lo suficiente,

pero ustedes cambiaron mi vida.

hicieron darme cuenta

de que en el mundo todavía

existen personas buenas.

y quiero decirles, tahi,

que los amo hasta el infinito.

aris: qué original.

temo: ay, sí, vénganse.

aris: no me aplasten mucho,

por favor.

[gime] no.

thiago: estuve analizando

tus videos y obviamente

tienen sus cosillas,

pero tus canciones iguau!

aris: mis mejores canciones

las hice pensando en temo.

las compuse con el corazón.

el es mi motor.

thiago: y por eso te quiero

proponer algo.

terminando mis conciertos

en méxico, voy a hacer

una gira por europa.

y me encantaría

que vinieras conmigo.

aris: [titubea]

bueno, pero eso si--

significa que tengo que dejar

a temo.

thiago: puede ser un boom

para tu carrera, aris.

literal, te voy a hacer famoso.

¿qué dices?

¿quieres viajar conmigo

y conocer el mundo?

soledad: perdón por pedirles

esta reunión de emergencia.

yo sé que este

es un día muy difícil

para todos.

elsa: soledad, nuestro lema es

"entre mujeres nos apoyamos".

nora: pero ¿qué tienes?

¿por qué lloras así?

dora: ¿qué?

¿tuviste problemas

con mi hermano otra vez?

soledad: me quiero divorciar

de ubaldo.

diego: ¿qué te pasó en la cara,

papá?

ubaldo: fue un resbalón, hijo,

que me caigo en la regadera

por estar pensando

en todo lo que viene

por delante.

pero lo bueno

es que llegaron temprano.

así que podemos convivir.

diego: oye, pa,

y ¿mamá por qué no ha llegado?

ubaldo: ya conoces a tu madre.

seguramente quiere hacer

una entrada triunfal.

siéntense.

le compré un vestido maravilloso

para el día de hoy.

temo: ubaldo,

¿puedo hablar contigo?

ubaldo: claro, siéntense.

temo: a solas.

ubaldo: ¿tienes algún problema,

temo?

me preocupa un poco tu tono.

sabes perfectamente

que puedes confiar en mí.

temo: ¿de verdad, ubaldo?

ubaldo: pero claro.

temo: porque eso es justo

de lo que dudo.

ya ni sé si puedo confiar en ti.

¿por qué tuviste

una relación con carlota?

¿por qué engañaste a tu familia?

[música]

nora: ¿por qué quieres

divorciarte de tu marido?

mi hermano es un buen hombre,

soledad.

elsa: soledad merece felicidad.

si ella está pensando

en esa opción, es porque tiene

razones muy poderosas.

nora: antes de juzgar,

necesitamos escucharla.

es nuestra amiga, ¿no?

se lo merece.

soledad: desde que era muy joven

y trabajaba en la tienda

de artesanías de mi papá,

yo lo único que quería

era ser feliz.

y por muchos años pensé

que ubaldo era mi felicidad.

dora: mi hermano te ha dado

mucho, soledad, no lo olvides.

soledad: tampoco olvido

todo lo que me ha hecho sufrir,

dora.

tengo que preguntarme tres veces

antes de ponerme un vestido

o unos aretes.

tengo que preguntarme

si puedo abrir la boca

o sonreír

sin que ubaldo se enoje.

nora: hay personas

a las que les molesta

que alguien más sea feliz.

dora: ay, por el amor de dios.

soledad está siendo egoísta.

tienen un hijo.

ubaldo está a punto de ganar

las elecciones.

soledad: ya lo sé.

pero yo soy muy infeliz.

dora, tu hermano me golpeó.

nora: ¿qué?

soledad: ¿tú crees

que eso está bien?

¿una mujer tiene que aguantar

insultos, golpes?

elsa: por supuesto que no.

eso no debe perdonarse.

yo te apoyo.

y todas deberíamos hacerlo.

dora: ubaldo no te va a dar

el divorcio,

no lo va a permitir.

elsa: existen instancias

legales que permiten

un divorcio incausado.

soledad puede hacerlo

sin que él lo autorice.

dora: ay, vaya, qué fácil.

ubaldo ni se va a enterar.

soledad: ya lo sabe, dora.

dora: ¿eh?

soledad: esta mañana

me atreví a decírselo.

no está de acuerdo,

pero yo ya decidí

que quiero pensar en mí.

nora: eduardo es abogado.

el puede ayudarte.

thiago: tú eres un artista.

y temo quiere ser político.

tarde o temprano los dos

van a tomar caminos diferentes.

aris: perdón, pero yo no pienso

así.

temo y yo,

pues, queremos casarnos.

¿qué, tú no has amado?

¿nunca has sentido

que el corazón

nunca se equivoca?

thiago: aris, eso es muy bonito

en las canciones,

pero en la vida real

es mucho más difícil

de lo que te parece.

créeme, te lo digo

por experiencia.

la fama puede destruir

las relaciones.

aris: lo dices por anya,

o sea, por la hermana de mateo.

thiago: anya y yo nos amábamos,

pero su familia,

y mateo en especial,

tenían otros planes para ella.

aris: siempre van a haber

cosas que se opongan

a la felicidad, thiago.

hay gente que nos odia

o nos envidia

por lo que tenemos,

porque quisieran sonreír

como nosotros.

yo creo que neta,

el amor es la principal razón

por la que debemos luchar.

así que perdón.

perdón, pero yo no puedo aceptar

tu propuesta.

no voy a dejar a temo.

ubaldo: tú eres muy joven

todavía, temo,

pero llega un punto

en que el matrimonio

se convierte en rutina.

y yo me sentí atrapado

y carlota me hacía sentir

valorado, me dio vida otra vez.

temo: pero eso no justifica

lo que hiciste con carlota.

ella tiene nuestra edad.

¿en qué estabas pensando?

ubaldo: no lo pensé bien.

reconozco que cometí

un error grave, muy grave,

pero tiene solución.

de verdad créeme

que estoy muy arrepentido.

lo que viví con carlota

ya no existe, ni existirá.

temo: pero hubieras pensado

en tu familia,

en la maestra elsa,

en su hermano andrés,

en el respeto que se merecen.

ubaldo: tienes razón.

yo quería muchísimo a andy.

el era como otro hijo para mí.

me dolió en lo más profundo

lo que pasó con él.

su muerte, temo,

se pudo haber evitado.

andrés tenía un gran corazón.

y en eso se parecía mucho a ti.

lo primero para él

siempre fue el bien común.

pero a veces era un joven

demasiado extremista

y muy sensible.

temo: andrés padecía

de depresión.

ubaldo: si tan solo hubiera

hablado conmigo

antes de lo que hizo,

tal vez hoy seguiría vivo.

temo: ubaldo,

yo te quiero mucho

y me preocupo mucho por ti.

ubaldo: yo también te quiero

mucho, temo.

temo: entonces acepta

un consejo.

si verdaderamente amas

a tu familia, demuéstralo.

piensa en tu esposa, en diego,

antes de que sea

demasiado tarde.

eduardo: te ayudo con gusto,

soledad, pero los inmuebles,

pensión alimenticia y más

será con una orden legal extra.

dora: piensa bien

lo que estás haciendo, cuñada.

soledad: tengo que hacerlo,

dora, por mi hijo y por mí.

hoy decido ser feliz.

ya no puedo seguir

a la sombra de ubaldo.

eduardo: terminadas

las elecciones,

iniciamos el trámite.

[timbre]

nora: lo mejor será

que te vayas adelantando

con ubaldo, soledad,

porque no queremos

que tengas más problemas.

elsa: te deseo lo mejor, amiga.

yo sé que de alguna manera

todo se va a acomodar.

hoy va a cambiar nuestra vida.

dora: ay, padre,

qué bueno que llega.

ahora más que nunca

este condominio necesita

toda la purificación posible.

thiago: pienso que si no fuera

por mi fama, tal vez podría ser

amado por alguien que me conozca

de verdad.

aris: carlota.

thiago: carlota no me veía

a través de cientos de filtros

de las redes.

aris: ajá.

thiago: me veía como--

como persona.

y no supe cómo acercarme a ella.

me gusta de verdad, aris.

aris: mira, yo creo que...

para poder avanzar

antes tienes que cerrar ciclos.

carlota lo que necesita

es sanar.

y también necesita

mucho, mucho amor.

el amor está en el apoyo,

no solamente en no sé,

actos increíbles.

si te gusta,

si la quieres de verdad,

espérala.

[música]

mateo: diego ya no está

interesado en cuauhtémoc.

tienen una relación

más de hermanos.

ubaldo: acepta que fracasaste

con la misión que te pedí.

ahora resulta que--

que tú sabes más que yo

lo que quiere mi hijo.

mateo: diego me lo dijo

personalmente, señor.

y por lo mismo,

llegué a la conclusión

de que es una misión fallida

desde el inicio.

ubaldo: si tú no pudiste,

el destino se va a encargar

de separarlos.

[tono de mensaje]

fracasaste en esto, symanski.

si no fuera porque aportaste

otras ideas,

ya no estarías aquí.

vete y ponte a trabajar.

mateo: sí, señor.

galván: señor, necesito

su última confirmación.

todavía está a tiempo

de cambiar de opinión.

ubaldo: [resopla]

elsa: tantos años trabajando

con ubaldo para llevarlo

a la victoria

y ahora es lo que menos quiero

que suceda.

debí haberle hecho caso

a mi corazón.

olegario: elsa,

yo sé lo que esto implica.

pero seremos un ojo crítico

y no vamos a descansar

hasta mostrar su verdadera cara.

carlota: y también para estar

más unidos como familia.

elsa: sí.

carlota: lo he pensado

y después de este mes

no voy a renovar

el contrato de renta.

ma, ¿puedo volver a casa?

elsa: por supuesto que sí,

mi amor.

tu casa siempre ha estado ahí

para ti.

voy a estar tan, tan feliz

de que regreses.

olegario: qué bueno.

ahora sí voy a ahorrar

un poquito en gasolina.

un poquito, pero puedo ahorrar.

[ríe]

carlota: yo sé que nos hemos

alejado mucho.

no fui la mejor hija.

te culpé de muchas cosas.

quisiera volver a empezar.

hay tanto que decirnos.

quiero que me perdones, mamá.

elsa: por supuesto

que te perdono, hija.

tú eres la luz de mi vida.

también yo te he fallado,

pero te prometo que yo también

le voy a echar todas las ganas

para ser una mejor mamá para ti.

carlota: gracias, ma.

elsa: ay, mi amor.

[suspira]

aris: hola, ¿qué tal?

¿iniciamos su viaje?

¿sigo la ruta

que me marca el gps?

payaso: sí, gracias, jovenazo.

aris: por supuesto.

payaso: soy un artista

de la risa, jovenazo.

soy payasito

de fiestas infantiles.

si se te ofrece,

ahorita te doy mi tarjeta.

aris: ¿neta?

tengo un hermanito

y yo creo que se le haría

genial.

la neta, hemos vivido

cosas muy difíciles estos días.

payaso: yo tengo un dicho,

no importa qué tan difícil

sea la vida, la sonrisa

siempre encontrará la manera

de curar el alma.

[ríe] así.

elsa: nuestra vida

cambiará para bien

cuando vuelvas a casa.

carlota: los amo, papás.

y mucho.

olegario: yo a ti, mi hija.

elsa: adiós, mi amor.

thiago: carlota, carlota.

qué bueno que no estás

en la casa de campaña.

carlota: ya no trabajo ahí.

así que tú y yo ya no tenemos

ninguna relación laboral.

permiso, tengo cosas que hacer.

thiago: no, no, espera, espera.

regálame un minuto, ¿sí?

hay algo que quiero decirte.

payaso: solamente recuerda,

sonríe y el mundo te ayudará.

[ríe]

hay que estar felices.

gracias.

aris: hasta luego.

thiago: hoy entendí

algo crucial, carlota.

y me lo dijo aris,

algo que yo no respeté en ti

porque no lo había entendido.

tú necesitas cerrar

todo el dolor

que vivió tu familia

y para poder seguir adelante.

así que si después de eso

todavía te interesa platicar

conmigo, quiero que sepas

que aquí estaré esperándote.

carlota: admito que tu voz

suena mejor hablando

que cantando.

thiago: [ríe]

así nos vamos a llevar entonces.

vale, vale.

padre: agua.

thiago: señor, ¿qué hace?

padre: agua bendita.

thiago: si le juro por dios

que me bañé, se lo juro.

dora: no sea sacrílego, joven.

esto es un asunto serio.

carlota: ¿están haciendo

un exorcismo al condominio,

doña dora?

dora: es una purificación,

carlota.

quiero

que todos los malos espíritus

se alejen.

echele más a esa puerta, padre.

más, a esa sí.

mucho más.

olegario: esperamos tener

un golpe de suerte

y que los resultados

nos sorprendan,

porque el señor ortega

no es lo que la gente piensa.

incriminó a mi mujer

de enriquecimiento ilícito.

elsa: el poder aplasta

a sus opositores

mediante la difamación

y la calumnia.

ubaldo ortega se esconde

detrás de una máscara

para obtener lo que quiere.

locutor: pero hay quienes

consideran que usted está

motivada por el resentimiento.

a ver, trabajó muchos años

al lado de ubaldo.

a ver, usted le dio

la estrategia de campaña.

elsa: sí, y me arrepiento,

pero espero que la gente

no se haya dejado llevar

por las emociones

y que haya votado con la razón.

diego: cuando era niño

me dabas un dulce

antes de regañarme.

ubaldo: diego,

el que hizo algo malo fui yo.

antes quiero que me digas

qué es lo que piensas de mí.

te juro que no me voy a enojar.

diego: siento que a veces

no soy lo que tú esperabas

y que te gustaría

que yo fuera diferente.

no sé, tal vez si fuera

heterosexual y hubiera estudiado

lo mismo que temo,

pues me amarías de verdad.

ubaldo: diego, yo te amo

de verdad.

estoy orgulloso de quién eres.

un hombre valiente.

y te acepto tal cual eres.

y no es justificación,

pero por años construí

mi carrera política pensando

en el bien de mi familia,

y lo único que logré

fue alejarlos,

causarles dolor.

y yo no quiero perder

a mi familia, diego.

diego: no nos vas a perder,

papá.

mi mamá y yo te amamos.

ubaldo: soledad.

ahora sí nuestra familia

está completa.

ven.

ven, hijo.

aris: ♪ baila esta conmigo

ambos: siente ese corazón

que nunca se equivoca

aris: mira nuestros cuerpos

son polos puestos

ambos: qué más se atraen

cuando la gente no está viendo

vamos a otro lado

poco iluminado

y ahí te enseño

lo que me has provocado ♪

Cargando Playlist...