null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 97

18 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

refugio: no soportaría

verte en la cárcel.

edmundo: no, mamá.

no digas eso.

las cosas se ven más graves

de lo que son.

refugio: ¿de veras, edmundo?

edmundo: perdóname

la vergüenza

que te estoy causando, mamá.

sobre todo, perdóname porque...

con mis errores,

solamente te he causado

más lágrimas.

refugio: hijo...

patricio: perdón, perdón,

perdón, flor, pero...

es que yo no debí besarte.

no, no puedo estarte besando.

flor: es una pena

que las circunstancias

no nos favorezcan.

porque está claro

que tú y yo haríamos

una pareja extraordinaria.

[teléfono]

bueno.

rómulo.

eh... sí. sí, ahora pido

que abran la cochera, permíteme.

que abran la cochera,

por favor.

>> sí, señora.

flor: patricio.

rómulo.

rómulo está afuera de mi casa.

no tarda en entrar.

y límpiate los labios.

patricio: sí, sí, sí.

flor: ven, vamos adentro.

patricio: me voy al jardín

de atrás y ya--

flor: no, no, no,

¿dejaste tu coche ahí afuera?

patricio: sí.

flor: hay que justificar

que estés aquí.

patricio: no, ¿cómo?

si don rómulo me mandó

a casa del ingeniero cervantes.

rómulo: ¡patricio! patricio,

¿dónde estás? ¡ya vi tu coche!

¿qué hace este imbécil aquí?

flor: ay, ¿no es un amor?

rómulo: ¿este?

flor: sí,

vino a preguntarme

si no se me ofrecía algo,

patricio ha seguido

al pie de la letra

tu orden de atenderme.

patricio: eh, señor, finalmente

tuve que explicarle por qué era

que la visitaba con frecuencia,

no quería que flor

lo malinterpretara, nada más.

flor: rómulo, eres un encanto,

siempre tan preocupado por mí,

muchas gracias.

patricio: bueno, eh...

yo me retiro.

flor, un gusto saludarte.

don rómulo--

rómulo: ya, lárgate, ya.

patricio: sí.

flor: ¿pasa algo, rómulo?

¿a qué se debe

esa mirada suspicaz?

rómulo: patricio debería

de estar ocupándose de un asunto

que yo le encargué,

un asunto importante,

no contigo.

flor: ay,

no me vas a decir

que te pusiste celoso

de tu yerno, mi amor.

rómulo: ¿celoso? por favor.

flor: ah, qué bueno,

porque hubiera sido ridículo

que creyeras

que yo me iba a fijar

en un muchachito como él,

a mí me gustan los hombres,

me gustas tú.

refugio: mundo,

¿cómo es posible?

mundo: al principio,

fabricábamos medicinas,

pensé que eso sería todo, ma.

luego, a pollo se le ocurrió

que podíamos hacer otras cosas,

con otras sustancias.

después me asusté cuando vi

el tamaño del circuito que...

que teníamos de distribución,

pero era ya demasiado tarde,

mamá.

refugio: nunca es

demasiado tarde para negarse

a hacer algo ilícito, hijo.

mundo: el pollo me tenía

amenazado de muerte.

refugio: pudiste denunciarlo

entonces.

nada justifica tus acciones,

hijo.

traicionaste tu vocación,

estudiaste medicina

para salvar vidas, hijo,

no para complacer

a gente viciosa.

mundo: yo lo sé, mamá.

cuando vi el dinero

que salía de todo ese negocio

y todo lo que podía comprar,

cuando veía

tu carita de felicidad

por los regalos que te di...

el refrigerador,

el teléfono, la televisión...

refugio: no era por los regalos,

hijo, era por el cariño,

por la alegría

de saber que habías pensado

en mí para dármelos.

pero igual de feliz

me he sentido

cuando me regalas un beso.

mundo: yo sólo quería

recompensarte por lo mucho

que has hecho por mí,

y también quise ayudar a nacho,

no sé, quería...

quería hacer algo

para que estuviéramos mejor,

mamá.

refugio: no me hagas sentir

culpable de algo

que yo no te pedí

que hicieras, hijo,

y tampoco tu hermano.

mundo: no, mamá,

todo esto es culpa mía,

me dejé llevar

por el dinero fácil,

y tenías toda la razón,

más bien lo hice porque quería

competir con patricio,

quería demostrarle a todos

que yo era mejor que él, mamá,

y ve lo que resultó.

perdóname, por favor,

soy el peor de tus hijos, mamá,

ya no me importa lo que me pase,

tan sólo quiero

que tú me perdones.

perdóname, mamá.

refugio: hijo...

mundo: perdóname, mamá.

refugio: hijo...

mundo: perdóname, ma,

yo no quería hacerlo.

nacho: ¿qué pasa?

¿por qué están llorando?

jefa, ¿qué pasa?

carnal.

mundo: perdóname, mamá.

refugio: hijo mío.

[música]

rómulo: un whiskey.

flor: ¿qué te pasa, rómulo?

¿por qué de pronto

estás tan molesto?

rómulo: ¿por qué de pronto

estás tan molesto, rómulo?

siéntate.

me vas a decir exactamente

en este momento

qué estabas hablando

con ese inepto.

porque ese cuento de que vino

a ver qué se te ofrecía,

mira, lobita,

no te lo cree nadie.

flor: ay, está bien,

nos descubriste.

patricio vino para pedirme

que sea la madrina de su hijo.

rómulo: ¿patricio te pidió

a ti eso?

flor: sí,

y le dije que primero

lo tenía que consultar contigo

porque me parecía

un atrevimiento.

rómulo: yo sabía que era imbécil

y que la cara no le ayuda,

pero ¿cómo se le ocurre

decirte a ti eso?

flor: dijo que eran

los deseos de olga.

y patricio, como siempre,

la obedece en todo.

rómulo: mira, lobita,

a mí no me gustan

las provocaciones,

te lo voy a recordar

por esta ocasión,

por menos de esto

nos distanciamos tú y yo

y ya ves lo que te sucedió, ¿eh?

flor: pues si tanto te molesta

y lo consideras

como algo tan grave,

no lo deberías

de discutir conmigo,

sino reclámaselo directamente

a olga.

rómulo: hasta ironizas.

[ríe]

tienes toda la razón.

voy a llegar con mi hija

y le voy a decir:

"hijita, olguita, mi niñita,

esa comadre que quieres

no puede ser tu comadre

porque es mi amante".

flor: bueno, pues, entonces,

no te pongas

a hacernos reclamaciones

ni a patricio ni a mí

porque esa idea

salió de tu hija

y honestamente no creo

que fuera de mala fe.

rómulo: no, jamás diría

que mi hija actúa de mala fe.

flor: pero yo sí.

y, por cierto,

si eso va a hacer

que te enfurezcas de nuevo

y decidas alejarte de mí,

dímelo ahora mismo.

nacho: es que no puede ser,

mundo, me cae que te pasaste

de la raya. ¡eso no se hace!

mundo: yo soy el primero

en aceptar que la regué, nacho.

nacho: ¿la regaste?

esto es mucho más fuerte

que decir: "la regué,

me equivoqué". mira,

mejor no te digo lo que pienso

porque ahí está la jefa

y no la quiero avergonzar

ni faltarle al respeto.

nos engañaste, edmundo,

me viste la cara de imbécil,

pero la culpa la tuve yo

por haberte creído,

por haber creído en ti.

refugio: ya, por favor,

dejen las reclamaciones,

de nada sirven.

lo hecho hecho está.

mundo: mamá, si yo pudiera

regresar el tiempo,

corregir lo que hice,

te lo juro que lo haría,

pero no puedo,

será mejor que me vaya lejos--

refugio: no. no, no--

mundo: sí, sí,

lo más lejos posible

para no meterlos en problemas

a ustedes

que no son suyos, además.

refugio: no, no, no, mundo,

tú no puedes hacer eso.

además, claro que esos problemas

son nuestros.

¡tú eres mi hijo!

nacho: no, pues, qué fácil, ¿no?

¿te largas y dejas a mi jefa

avergonzada de lo que hiciste,

preocupada por ti?

mundo: nacho...

nacho, entiéndeme--

nacho: no te entiendo,

¿cómo ves?

mundo: sería también

para no exponerlos a ustedes--

refugio: no.

mundo: para que todo esto

no los vaya a perjudicar,

entiendan, entiéndelo, nacho.

refugio: no, no--

nacho: no te entiendo.

[teléfono]

refugio: [llora]

mundo: ¿qué pasó, zaida?

zaida: vine a ver

si había problema con tu depa,

los vecinos me dijeron

que no ha venido nadie,

todo está tranquilo

como me lo imaginé.

mundo: menos mal.

zaida: si quieres sacar algo,

vente de una vez,

tarde o temprano

va a llegar la tira

y vas a quedarte sin nada.

y si encuentran

algo comprometedor,

pues, peor, ¿no?

mundo: bueno, voy para allá,

no me tardo,

cualquier cosa rara que veas,

me marcas luego, luego.

ahorita vengo--

refugio: ¡no, no, no!

¿a dónde vas, mundo?

mundo: voy a ver si puedo

rescatar mis cosas.

refugio: no, no, no--

mundo: perdón, mamá.

perdóname, mamita.

te llamo en cuanto pueda, ¿ok?

refugio: ¡no, hijo!

¡tú no salgas de aquí!

¡quédate aquí,

por favor, mundo--!

nacho: ¡jefa! ¡jefa! ¡espérate!

refugio: no, no, no--

nacho: jefa, espérate--

refugio: no puede ser--

nacho: te vas a poner malita,

tranquila, tranquila--

refugio: le va a pasar algo

a mi hijo--

nacho: no le va a pasar nada,

tranquila.

refugio: [llora]

mundo, mundo, mundo.

nacho: tranquila, ma.

no va a pasar nada.

flor: me sentí tan halagada

de saber que patricio venía

a visitarme

porque tú se lo ordenaste,

eso significa

que nunca he dejado

de ser importante para ti.

rómulo: ay, lobita, no abuses

de lo mucho que me atraes.

mi familia y tú

no pueden estar juntas,

así es que en este instante,

te olvidas

de esa absurda petición

de mi hija.

flor: pues no te entiendo.

si no me quieres

cerca de los tuyos,

¿para qué mandaste a patricio

a hacerse cargo de mí?

no me reclames

lo que tú provocaste, rómulo.

ahora que si no se trataba

de una atención,

sino de una vil desconfianza--

rómulo: ¿qué me estás dando

a entender?

flor: ¿lo mandabas de espía

para ver si te engañaba?

rómulo: claro que no.

flor: mejor,

porque hubiera sido absurdo,

¿qué podías reclamarme

si habíamos terminado?

además, ten por seguro

que si me hubiera conseguido

otro amante,

jamás hubiera dejado

que patricio se enterara.

rómulo: sí, ¿verdad?

te felicito.

como toda mujer,

eres una necia,

pero tú--tú eres especial,

hasta acá escucho tu cascabel,

porque eres

como una serpiente, ¿verdad?

mira, lobita,

si lo que tú querías

era quitarme

las ganas de estar contigo,

lo lograste,

te vas a quedar aquí,

arregladita,

oliendo muy bien,

vestida muy elegante,

sola.

gracias por el mal rato.

>> ¿qué?

mercedes, ¿olga pidió

como madrina de su bebé

a la examante de tu marido?

no, no, no,

espérame, no lo puedo creer.

mercedes: aunque mi hija deje

de hablarme 100 años,

no lo voy a aceptar jamás.

>> oye, mercedes,

yo creo que ya es momento

de que olga se entere

de una vez por todas

de quién es flor,

y también de la clase

de fichita que es su padre, ¿no?

mercedes: no va a servir

de nada,

olga es incapaz de creer

que su papá pueda

hacer algo malo.

>> ay, qué barbaridad.

bueno, y lo peor

es que no lo dudo, ¿eh?

mercedes: y hay algo más--

>> ay.

mercedes: sospecho que flor

y rómulo reanudaron su--

>> ay, ¿tú crees?

ya es demasiado, ¿no?

mercedes: te lo digo

porque rómulo

ha estado sospechosamente

amable conmigo,

y de excelente humor,

así que no dudo que flor

tenga que ver con eso.

>> ay, no, mercedes,

tal vez esté así

por su nieto, nada más.

agustín: yo voy a ser

tu contacto con don rómulo

y quien te asigne

tus actividades,

tendrás que firmar un compromiso

de confidencialidad.

benjamín: [ríe]

¿por qué mejor no te esperas

a que primero acepte el trabajo?

agustín: ¿qué?

¿después de que me estuviste

rogando tanto tiempo?

benjamín: lo firmaría,

pero tengo que ser...

fíjate, primera condición,

empleado de base,

porque así de externo,

freelancer, no, para nada,

voy a dar fe de la honorabilidad

del bufete,

y me...

"firma ahí cualquier..."

no, no, papá, no me conviene.

agustín: cálmate, interventor,

esto no es un juego, si quieres

perder la oportunidad, allá tú.

benjamín: eso no es verdad,

papá, tú me necesitas a mí,

a nadie más,

tú requieres de mis habilidades

y conocimientos, ¿o no?

es más,

te la voy a poner más fácil,

¿a cambio de qué

me estás ofreciendo

este trabajo?

agustín: a cambio

de una sola cosa:

tu lealtad conmigo.

¿aceptas o no aceptas?

benjamín: condición

por condición, agustín.

¿estás dispuesto

a compartir conmigo,

eh, lo que se pueda conseguir,

lo que resulte? y no me ofendas

con que "bueno, no te entiendo",

¿eh? porque me queda claro

para qué me necesitas,

para qué estás ahí

y yo estoy aquí, ¿eh?

pollo: ¿tú qué traes?

¿quién eres? ¿qué quieres?

porque yo no voy

a abrir el hocico

hasta no tener aquí

a mi abogado.

>> yo soy tu abogado,

me mandaron los hermanos mayores

para tu defensa,

siempre y cuando tengas

la prudencia de no mencionarlos.

pollo: pues por ahí hubieras

empezado, carnalito.

pues a mí me dijeron

que los cargos en mi contra

son como autor intelectual

del homicidio

de la tal pastrana,

pero, pues,

yo me declaré inocente.

>> eso a los jefes

no les interesa,

cuando la policía te detuvo,

encontraron el laboratorio

y las cajas de anfetaminas,

créeme,

va a ser más fácil

defenderte por homicidio

que por tráfico

de estupefacientes,

pero por lo mismo es necesario

que hagas desaparecer

cualquier cosa, sea lo que sea,

que involucre

a los hermanos mayores,

¿entiendes?

con eso se te garantiza

la defensa.

dime una cosa,

¿tienes a alguien de confianza

a quien encomendarle eso?

marco: hola, patricio.

patricio: ingeniero,

¿cómo le va?

marco: bien.

¿a qué debo tu visita?

espero que no sea

por otra crisis de conciencia.

patricio: no, gracias,

vengo por otro asunto,

don rómulo quiere

que nos pongamos de acuerdo

para ir a la adjudicatura

y sondear cómo están las cosas.

marco: ¿sabes? no me agrada

que nos mande a los dos

porque...

porque no somos equipo,

patricio, no es nada personal,

pero este tipo de cosas

es mejor hacerlas solo.

patricio: don rómulo quiere

que yo aprenda de usted,

de su experiencia, ingeniero,

así que no es personal--

raúl: no, bueno,

buenas tardes y con permiso.

marco: ¿qué pasó?

¿tuviste problemas con mi hijo?

patricio: un malentendido,

eso es todo.

raúl me pidió asesorías

en una cuestión mercantil

y a mí no me pareció

que tuviera importancia,

y eso lo molestó.

marco: no sabes cómo lamento

la falta de vísceras de raúl

para dedicarse a las leyes,

debí dejarlo estudiar

filosofía y letras,

la carrera esa de perdedores

que quería estudiar.

mundo: pásale.

zaida: gracias.

mundo: no sabes

cómo te agradezco

todo esto que haces por mí,

y que siempre estés

a mi lado, zaida.

zaida: a lo mejor,

soy una tonta,

pero te quiero,

y por eso lo hago.

mundo: zaida,

mira, yo la verdad es que--

zaida: no,

mejor no me digas nada.

bueno, ya, apúrate

y saca tus cosas,

acuérdate que el conserje

es amigo del pollo,

no vaya a darle el pitazo

a alguien de que estamos aquí.

mundo: sí, sí, tienes razón,

la policía va a seguir

investigando

a la gente cercana al pollo,

así es que los dos tenemos

que desaparecer a como dé lugar.

zaida: sí, sí,

ya lo había pensado.

yo me voy a quedar

en casa de unas amigas.

si quieres, puedo

preguntarles si también

te dan chance de quedarte.

mundo: no, no, no, yo no quiero

darte más lata.

mira, yo me voy a quedar

en la casa de mi mamá,

pero solamente unos días,

tampoco quiero darle

más broncas a ella, no quiero

que la vayan a acusar

por haberme escondido

o algo así.

zaida: no, no creo,

hasta donde sé, la ley

no considera encubrimiento

que escondas a tus propios hijos

o a tus hermanos.

patricio: bueno, ingeniero,

pues, ya me voy, ¿no?

lo veo mañana.

marco: ah, se me olvidaba,

patricio, ¿cuándo vamos a hacer

la cena que tenemos pendiente?

sí te acuerdas, ¿no?

para celebrar

el embarazo de olguita.

patricio: ¿sabe qué? gracias,

pero yo creo que por el momento

no es conveniente,

mucho menos ahora

que sandra está saliendo

con un hermano mío, así que--

marco: ¿cómo? ¿sandra?

¿con quién?

¿con un hermano tuyo?

patricio: sí, con edmundo,

el peor de la familia.

¿qué? ¿no lo sabía?

marco: bueno, como siempre soy

el último de enterarse

de lo que sucede en esta casa.

permíteme, patricio.

¡aurora!

¡aurora, baja inmediatamente!

nacho: ¿ya estás más tranquila,

jefecita?

refugio: sí, hijo,

no te preocupes.

nacho: ¿pues cómo no me voy

a preocupar, jefa,

si lo que hizo edmundo

no es cualquier cosa?

y discúlpame, pero perdóname,

la neta no es

que te quiera hacer

sentir mal por mencionarlo,

pero, pues, yo también me siento

remal, no sé cómo nos pudo

haber hecho esto mundo,

sólo por el afán

de ser millonario, ¿ves?

eso sí, jefa, no--no te vayas

a empezar con que fue tu culpa,

y que no nos educaste bien,

y que estás triste contigo--

refugio: voy a mi cuarto,

voy a mi cuarto.

[teléfono]

nacho: no, no, yo contesto,

yo contesto.

[teléfono]

bueno.

chelito: nacho, nacho, nachito.

nacho: ¿qué pasó, chelito,

estás bien?

chelito: oye, tengo una duda,

la doctora de los ojos,

la que atiende a tu mamá,

se llama julia pastrana,

¿verdad?

nacho: sí, simón,

creo que sí, ¿por qué?

chelito: pues porque mi jefa

y yo estamos viendo la tele,

una doctora con ese nombre

apareció muerta.

nacho: achis, ¿en la tele?

a ver, ¿en cuál?

¿cuatro?

>> ya que la catedrática

de la facultad de medicina

fue brutalmente asesinada.

los restos de la doctora

pastrana serán entregados

a las autoridades--

refugio: ay, dios mío,

te suplico, te ruego que esto

no tenga nada que ver con mundo.

>> se detuvo

a josé antonio barajas,

conocido como el pollo,

como principal sospechoso

del asesinato de la oftalmóloga.

refugio: no puede ser, ese es--

nacho: oye, chelito,

yo después te marco, bye.

refugio: ay, mundo, no--

nacho: jefa. jefa, ¿estás bien?

¿quieres que te traiga

tus medicinas

con un vasito de agua?

refugio: sí, sí, sí, tráeme--

nacho: voy y vengo.

refugio: no, por favor,

no puede ser, mundo,

no, virgencita, ayúdame,

protege a mi hijo,

no puede ser.

[música]

[música]

mundo: tenía razón nachito,

él me dijo

que si yo fuera tan listo,

no me hubiera dejado enredar

por un tipo como el pollo.

zaida: ya no pienses en eso,

ni que los inteligentes

no cometieran errores.

mundo: me merezco

lo que me pasa, sobre todo,

por haber decepcionado tanto

a mi mamá.

ahora sí estoy como patricio,

hasta peor que él.

nacho: oye, jefa,

mundo no te dijo nada

de la doctora pastrana,

¿verdad? sólo te dijo

de las medicinas y ya.

refugio: sí, hijo, sí, me contó

lo mismo que luego oíste tú

y nada más, hijo.

nacho: pues es que, a lo mejor,

edmundo ni siquiera lo sabe

ni nada--

refugio: no, claro que lo sabe,

¿que no escuchaste

que mencionaron al pollo

en esa noticia?

nacho: pues sí, pero eso

no significa que mi carnal

haya tenido nada que ver ahí,

porque, pues, mundo puede ser

lo que tú quieras, pero...

pero no es un asesino.

si él mismo estaba bien sacado

de onda porque la doctora

no aparecía ni nada--

refugio: sí, mi corazón me dice

que tu hermano no tuvo

nada que ver,

pero ¿si le echan la culpa?

no, virgencita, por favor,

resguarda a mi hijo de todo mal,

cuídamelo mucho, por favor.

[llora]

nacho: todo va a estar bien, ma.

refugio: no...

marco: ¿por qué no me dijiste

nada, aurora?

aurora: porque no quería

que pasara esto precisamente.

marco: [resopla]

soy el jefe de esta familia

y ninguno de ustedes me respeta,

ese es el colmo.

aurora: el respeto se gana,

y ni eso

ni la más mínima confianza

te has ganado

por parte de tus hijos.

marco: mira, no vamos a discutir

esto enfrente de patricio,

nada más quiero saber

si es verdad

que sandra está saliendo

con ese muchacho.

aurora: pues sí, es la verdad,

pero eso ya se acabó, ahora soy

yo la que quiere saber

cuál es el problema

y por qué les parece tan grave.

patricio: bueno, porque edmundo

me odia, señora, y por lo mismo,

estoy seguro

de que sus intenciones

no son buenas.

yo le aseguro que sale

con su hija con el único fin

de ponerla en mi contra.

aurora: acabo de decir

que esa situación ya terminó,

¿satisfechos los dos?

los odios con tu familia

no son asuntos de mi hija.

patricio: ¡a mí

la que me preocupa es sandra!

¡nada más!

sandra: gracias, patricio,

pero ya no soy una niña

y sé cuidarme muy bien.

marco: sandra,

¿nos estabas escuchando?

sandra: ¿cómo no voy a oír

una discusión a gritos, papá?

marco: bueno, pues ya sabes

que esto es por tu culpa,

por salir

con el hermano de patricio.

sandra: ah, ¿sí?

¿y de cuál familia

de patricio, papito?

¿de la que nadie conoce?

patricio: mira, sandra,

por respeto a esta casa

no te digo...

me voy a contener.

sandra: gracias, patricio,

pero yo no voy a dejar

de decirte lo que pienso,

y no sé cuántos aspectos

de tu vida ocultas

ni tampoco sé por qué,

pero eso a quien le tiene

que preocupar

es a los ancira, no a mí.

marco: ¡sandra!

aurora: déjala.

sandra: mira, a mí

me queda muy claro

que la principal víctima

de todos tus enredos eres tú.

patricio: ay, ya veo que edmundo

tuvo muchísimo éxito poniéndolos

en mi contra,

eso incluye a raúl también, ¿eh?

sandra: a raúl no lo metas,

él tiene su propia idea,

y a mí déjame en paz si quieres

que yo te deje en paz, patricio.

¿estamos?

[celular]

zaida: no voy a contestar,

no conozco el número.

mundo: no, contesta, por favor,

puede ser importante.

zaida: bueno.

¿el abogado torija?

ah, sí, entiendo.

sí, claro, guardo su número

y yo le aviso.

gracias, licenciado.

era el abogado del pollo,

me dejó un recado,

quiere que lo busque mañana

en los separos para darme

instrucciones precisas.

ay, no sé si ir, me da miedo.

mundo: mira, él no te puede

hacer nada, y es

muy importante saber qué quiere,

sobre todo, hacerle creer que...

que sigues estando de su lado.

mira, si el pollo te necesita,

no te va a implicar en nada,

zaida.

zaida: pues sí, sí,

en eso tienes razón.

mundo: mira, si quieres,

yo te acompaño,

como la vez que fuimos

a ver al pinzas.

zaida: no, hombre, no,

estás loco, no, no, no,

capaz que la tira te detiene.

mundo: mira, no creo,

ya los hubieran mandado aquí.

zaida: mira, voy a ir y te aviso

si el pollo te tira mala onda

o no, y por si las moscas,

vamos a apurarnos

para que llegues

a casa de tu jefa, ¿sí?

patricio: mira, sandra,

yo en verdad lamento muchísimo

que pienses que yo vengo aquí

a dejarte mal

delante de tus papás,

pero eso no es cierto,

porque yo--

sandra: mira, patricio,

por favor, no seas ridículo,

el único que queda peor con cada

palabra que dice eres tú.

marco: sandra, cállate,

por favor.

aurora, controla a tu hija.

aurora: si mi hija estaba en paz

hasta que empezaste a llamarme

con gritos.

sandra: mira,

edmundo, por lo menos,

es honesto,

por eso yo a ti

no te creo que dices la verdad.

marco: sandra, deja ya

de avergonzarme, ¿quieres?

patricio: veo que conociste

muy bien a mi hermano,

tanto que pareces estar

muy segura de lo que dice.

sandra: no se trata

de qué versión de la historia

me creo ni cuál no, patricio,

ni de quién me la contó,

se trata

de quién oculta a quién.

¿y sabes qué? no digo más

porque no me interesa.

marco: basta, regresa

a tu cuarto, por favor--

aurora: deja a mi hija.

sandra: pero te felicito,

patricio,

caíste con la familia ideal,

los ancira, campeones

de los secretos y las mentiras.

marco: ¡basta he dicho, sandra!

discúlpate con patricio

en este momento.

aurora: mi hija no se disculpa

con nadie, lo que acaba de decir

es la verdad, y me consta

desde hace más de 20 años.

marco: mira, no te metas

en esto, aurora.

aurora: ay, me meto

porque me da la gana,

y si no te parece,

aprovecha que estamos

frente a un abogado

para iniciar

una demanda de divorcio,

estoy cansada de vivir

con un hombre que sólo tiene

prejuicios y exigencias

para sus hijos, pero de cariño,

confianza y apoyo, nada.

fue un error casarme contigo.

refugio: ¿y ya volviste a tratar

de comunicarme con mundo?

nacho: pues sí,

ya--ya le marqué

otra vez al celular

pero, pues, lo trae apagado.

no, yo creo que mejor me quedo

contigo hasta que sepamos

algo de él.

refugio: ay.

[llaman a la puerta]

¡ay!

¡hijo! ¡hijo! ¡hijo!

ay, hijo.

mundo: no tengo adónde ir, ma,

¿me puedo quedar aquí

con ustedes?

nacho: primero júrame

que no eres un asesino.

refugio: claro que no es

un asesino.

¡tú no eres un asesino, hijo!

¡tú no eres un asesino!

[música]

mundo: no, mamá,

yo no soy un asesino.

perdóname, por favor,

perdóname por todo lo malo

que he hecho.

refugio: hijo, hijo.

esta--esta es tu casa, hijo,

y pase lo que pase,

siempre va a ser tu hogar, ¿eh?

mundo: gracias, mamá,

y perdóname

por no haberte dicho antes

lo de la doctora pastrana.

nacho: tenías razón, jefa,

sí lo sabía.

refugio: nachito, por favor.

mundo: ella se enteró

del negocio del pollo

y se preocupó

de que el pollo estaba

comenzando a corromper a todos

los estudiantes de la facultad.

nacho: ¿y ella cómo se enteró

de eso?

mundo: pues no sé, creo

que se lo dijeron sus alumnos.

ella también fue

maestra del pollo,

pero yo no la maté,

yo no tuve nada que ver

con su muerte.

refugio: hijo,

no sabes qué descanso siento

de oírte decir eso.

mundo: es que yo ni siquiera

sabía lo que había pasado,

me enteré hasta que encontraron

su cuerpo.

nacho: a ver, déjame ver

si lo entiendo,

la doctora se preocupó

en lo que hacía el pollo

con tus compañeros,

ella te lo dijo

y el pollo la mató

para proteger el negocio, ¿no?

pues, perdón, carnal,

pero, entonces, creo que sí

tuviste mucho que ver, ¿no?

lucero: ¿de verdad no hay manera

de rescatar nada de la tienda?

julieta: ay, hijita,

no, mañana mismo

voy a poner un cartelón

para anunciar

que remato los muebles y...

y la mercancía que sobra.

lucero: qué triste, mamá.

julieta: pues sí,

y tengo que vaciarla pronto,

porque el banco

va a tomar posesión del local

en dos días.

refugio: no quiero otro disgusto

entre ustedes.

miren, déjense de ofensas,

hay que pensar

con tranquilidad

y--y pensar qué vamos a hacer.

mundo: nachito tiene razón,

mamá, todo esto es mi culpa,

hice mal en pensar que podía

refugiarme aquí con ustedes,

mejor me voy porque--

refugio: no, no, no, hijo,

no, por favor, te lo suplico,

¿a dónde vas a ir?

mundo: no--no sé, mamá.

algo encontraré por ahí,

no pasa nada--

refugio: no, no, no,

aquí con nosotros

estás seguro, mundo.

nacho: a ver, a ver, mundo, ya,

no estés mortificando a la jefa,

ya quédate.

voy a poner tus cosas

en la recámara que era del otro,

al que tampoco le gusta

que le digan sus verdades, ¿no?

[teléfono]

lucero: bueno.

>> ¿cómo estás?

lucero: ah, qué coincidencia,

justamente estaba hablando de ti

con mi mamá por lo del trabajo

que me avisaste.

¿me acompañas mañana

a ver qué onda?

>> sí, claro.

oye, pero te llamo

para otra cosa,

¿viste las noticias?

lucero: no, es que no estamos

viendo tele para ahorrar

un poco de luz, ¿qué pasó?

>> mataron

a la doctora pastrana,

y, pues, parece

que fue el pollo,

el socio de edmundo.

olga: ¿qué pasa, mi amor?

¿tienes algún problema

en el bufete o qué?

patricio: no.

[resopla]

la verdad es que tuve

un problema bastante fuerte

con raúl y con sandra, mi amor.

olga: seguramente,

porque está saliendo

con tu hermano,

pero yo no entiendo

por qué le das

tanta importancia.

patricio: no,

me enteré de que sandra y él

ya terminaron,

pero, de todas formas,

pues yo no entiendo

por qué se tenían

que conocer esos dos.

olga: bueno, ya,

no te preocupes,

solamente espero

que, bueno, que no tengas ganas

de ver a tu familia, ¿no?

¿y sabes por qué? porque yo creo

que no hay peor cosa

que unos ricos venidos a menos,

y perdóname que te lo diga así,

pero es cierto, la gente

se vuelve una resentida.

patricio: ¿de qué hablas,

mi amor?

olga: pues de tus parientes,

¿que no--? tú me dijiste

que tu papá había perdido

la fortuna familiar

y no sé qué tantas cosas, ¿no?

patricio: ah, claro, lo que pasa

es que... eh...

ahora mi familia eres tú y ya,

eso es lo que importa,

y nuestro bebé, ¿sí?

olga: pues sí.

patricio: bella.

julieta: diosito santo,

¿es que refugio, mi amiga,

nunca va a dejar de sufrir

por esos muchachos?

lucero: pues yo no puedo

con esta angustia, mamá,

yo tengo que hablar por lo menos

con refugio para saber

qué está pasando.

julieta: no, pues sí.

ay, diosito...

[teléfono]

mundo: bueno.

¿bueno?

bueno.

julieta: ¿qué? ¿qué pasó?

lucero: me contestó edmundo,

pero no pude hablar con él.

julieta: bueno, pues,

al menos, está con su mamá.

refugio: ¿quién era, hijo?

mundo: no sé, me colgaron, mamá.

refugio: bueno, vente a cenar,

vente a cenar.

¡nachito!

nacho: ¿qué?

refugio: ya está servida

la cena, hijo.

nacho: ¡voy!

refugio: siéntate.

mundo: gracias, ma.

refugio: hijos,

se los ruego, por favor,

lo último que necesitamos

es estar así. yo no quiero

verlos disgustados, por favor,

eso me pone peor

de lo que ya estoy.

nacho: sólo porque tú

me lo pides, jefa,

pero eso no significa

que no sienta coraje.

mundo: no me cansaré de pedirles

perdón a los dos.

gracias por recibirme, mamá.

refugio: mundo,

esta es tu casa, hijo.

mundo: gracias.

zaida: bueno, ¿y qué pasó?

pollo: el abogado

de los hermanos mayores

me va a echar la mano, ¿sabes?

esos carnales

que saben cómo es la movida

en estos rubros.

zaida: oye, pues,

qué buena onda, ¿no?

pollo: sí, ¿verdad?

pero nada es de gratis, zaida,

la primera condición es

que no los involucremos en nada.

zaida: pues,

no suena tan difícil, ¿no?

pollo: para eso te necesito,

zaida.

zaida: ¿a mí?

¿y como para qué o qué?

pollo: pues hay unos videos,

unas fotos y unos documentos

guardados en mi casa,

necesito que te lances

y te deshagas de ellos.

zaida: no, no, no, pollo,

yo no me quiero meter en eso,

me da mucho miedo.

pollo: mira, mi reina,

tú también estuviste metida

en el negocio.

pues así sí te portas bien,

¿me ayudas?

pues, y yo no te involucro,

zaida,

me ayudas más estando afuera.

zaida: está bien, pollito,

y deberías sentirte afortunado

de tenerme, ¿eh?

porque si no,

¿quién te echaba la mano? a ver.

mundo: nunca quise lastimarte,

mamita,

y tampoco a nachito.

refugio: yo lo sé, hijito.

mundo: nacho se fue

muy temprano.

seguramente, no quiere ni verme.

refugio: no, no digas eso, hijo,

tu hermano te quiere mucho,

pero entiende que--que todo esto

no es fácil para él.

mundo: quisiera buscarlo

en el taller y pedirle perdón

las veces que sean necesarias.

no me atrevo a salir, mamá,

hasta que me llame zaida

y me diga

que ya habló con el pollo

y que todo va a estar bien.

refugio: yo--yo preferiría

que no salieras en todo el día,

hijo, no vaya a ser de malas,

yo no quiero

que vayas a la cárcel,

que dios me perdone

por pensar así,

pero--pero eres mi hijo,

y si te encierran,

yo me muero, hijo.

mundo: no, mamá.

todo va a estar bien.

refugio: sí.

mundo: todo va a estar bien.

refugio: sí, mi amor.

zaida: dime la neta, pollo,

¿mencionaste a edmundo

en tu declaración?

pollo: a ese traidor

no me lo recuerdes.

zaida: ¿cómo crees? para nada,

mundo sería incapaz

de traicionarte.

pollo: eso lo dices

porque estás clavadísima con él,

pero a mí nadie me engaña,

ese desgraciado

me tendió una trampa, pero esto

no se va a quedar así, zaida.

zaida: ¿qué vas a hacer?

pollo: ya te vas a enterar

cuando comience el juicio.

zaida: no, pollo,

él te pidió hacer las paces.

pollo: pues sí.

y luego mira, me mandó la tira.

ese "brother"

me las va a pagar

y si lo ves pues por ahí,

dile que se ande

con mucho cuidado.

zaida: mundo no tuvo nada

que ver, pollo, te lo juro,

él no dijo nada.

pollo: [ríe]

claro que sí,

ese fue el rajón,

si no nunca

hubieran dado con la bodega

donde teníamos las pastas.

zaida: oye, escúchame,

por favor, mundo no te delató,

te lo juro por mi mamacita.

pollo: mamá ya está muerta,

mi zaida, deja de menearle

su tumba, a mí nadie me quita

de la cabeza que mundo

fue el que me delató.

[llaman a la puerta]

refugio: no, no, no, tú no

abras, yo abro, yo abro.

>> ¿el señor edmundo chavero?

refugio: ¿para qué lo buscan?

>> traemos una orden

de aprehensión en su contra

por delito contra la salud.

[música]

Cargando Playlist...