null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 101

22 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

nacho: aguanten, que donde

manda capitán no gobierna

marinero.

¿qué?

espérate, chelo, basta.

me voy a caer, espérate.

ay, ya estuvo, ya.

chelo: cierra los ojos bien.

nacho: ya están cerrados.

no, no, no estoy abriendo.

chelo: ahora sí, cuenta hasta

mil.

nacho: uno, dos, tres--

chelo: nacho, era broma.

que abras los ojos.

todo esto es tuyo.

el kit ignacio para la uni.

incluye una computadora para

sus tareas y una cuentita de

ahorros para que no haya

pretextos que no puede pagar

la universidad.

nacho: sí, pero pues, no,

yo no pedí nada de esto.

lo que yo no pido yo no

lo puedo aceptar.

a ver, habíamos quedado que

esto no se iba a repetir, ¿no?

chelo: no, pero no se está

repitiendo, no es un préstamo,

es un regalo.

¿me vas a rechazar?

nacho: no, mira, la neta me

siento mal, a mí nadie me va a

hacer menos, y mucho menos tú.

chelo: pero ¿por qué, encima

vas a echar pleito?

no se vale, tú me quieres, ¿no?

nacho: mira, sí, yo te quiero,

pero como veo que esto va a

seguir siempre con lo del

dinero, creo que mejor te quiero

lejos de mí.

chelo: órale, como quieras,

yo me la he pasado tratando de

ayudarte, tú te las has pasado

rechazándome.

si sientes muy gacha

la situación, pues, me cae que

yo la siento peor,

ahí te ves.

>> pero yo le digo--le digo.

¿qué pasa, carnal?

>> qué genio, papá.

>> te echo ojos, chata.

>> simón, ¿qué tranza, qué pasa

con edmundo?

>> pues, dicen que primero lo

trajeron aquí a la misma área de

los separos y que luego se lo

llevaron al área de los delitos

menores.

>> igual, tarde o temprano,

pues, me lo voy a topar por acá.

y ahora sí, no va a tener a

nadie que lo defienda.

ni a su jefa.

chale con ese soplón.

>> aguas.

aguas frescas.

aguas, aguas.

¿qué pasa, papi?

tranquilo.

>> ¿qué tranza, eh?

¿tu carnala cómo está?

me la saludas.

dile que le mando besos.

sandra: prometo que te voy a

llamar muy seguido, mami.

aurora: más te vale.

sandra: ¿y tú, raúl?

raúl: ¿qué?

sandra: me prometiste que vas a

ir a visitarme pronto, ¿eh?

vas a ver que te va a encantar

florencia.

raúl: florencia, ¿qué, flaquita?

me va a gustar más verte a ti.

aurora: te cuidas.

sandra: sí, mamita.

aurora: ándale, ya, vete.

que dios te acompañe.

sandra: cuídate, ma.

cuida a mi mama.

agente: pase.

puerta.

pase.

agente 2: edmundo chavero,

tiene visita.

pase.

polo: ¿lista, julieta?

julieta: sí, polo.

polo: ya tenemos la masa lista

para amasar.

julieta: se ve muy rica.

polo: primero vamos a ponerle

un poquito de harina.

julieta: ajá.

polo: por favor.

julieta: sí.

polo: ponemos harina.

ahora vamos a extenderla.

duro, duro, vamos a extenderla,

por favor.

eso--eso.

oftalmólogo: muy bien, señora.

pase a sentarse.

refugio: gracias.

oftalmólogo: la presión de su

ojo se ha mantenido estable, así

que vamos a seguir con el mismo

tratamiento.

refugio: sí, sí, doctor,

está muy bien.

nacho: pero ¿está bien o no,

doc?

oftalmólogo: el daño a la retina

ya se detuvo.

eso ya es un gran avance.

nacho: ay, pues, qué bueno,

puedo conseguir para

las medicinas, ¿no?

refugio: sí, gracias a dios que

con tu trabajo, hemos tenido

para salir adelante, hijo.

lucero: mi amor, te traje esto

para que te entretengas.

edmundo: gracias.

lucero: ¿cómo vas en enfermería?

edmundo: pues, muy bien.

el médico de guardia dice que

soy su mano derecha.

lucero: pues, me da mucho gusto

saberlo.

tu mamá viene al rato, nadie

sabe la noticia.

edmundo: sí.

te amo.

julieta: don armando, aquí está

su pedido.

armando: pero ¿me lo va a dejar

al mismo precio de la otra vez?

si no, mejor lléveselos.

julieta: está bien, está bien,

quédeselos.

ah, y le recuerdo que ahora

estoy vendiendo pan de dulce

casero, está delicioso.

armando: bueno, tráigase unos,

para probarlos.

julieta: claro que sí, muchas

gracias.

discúlpeme, por favor, por

la tardanza, pero hemos tenido

algunos problemas, pero--y--y

bueno, aquí está el resto.

sí, está--está bien.

agradezco su paciencia.

>> la próxima vez que se atrase,

le voy a cobrar el doble de

intereses, ¿estamos de acuerdo?

julieta: le prometo que no va a

volver a pasar.

discúlpeme, por favor.

>> aquí tiene su recibo.

julieta: gracias.

>> con permiso.

todos: muñeco, muñeco, muñeco.

muchas felicidades, muñeco.

felicidades, fue una gran pelea.

>> felicidades, campeón.

estuviste increíble.

eres el mejor.

nacho: gracias.

>> sí te dieron, nacho.

nacho: no viste al otro, ¿eh?

instructora: inhalo profundo,

en un largo.

exhalo, en cuatro cortos.

muy bien, muy bien, a ver,

papás.

abrazan a sus mujeres,

por favor.

ambos: murmuran.

>> vas a ver que nos va a salir

súper padre el proyecto en

equipo, ¿eh?

te lo prometo, te lo juro.

refugio: son unas tortillitas.

agente: ¿y esto?

refugio: es un guisado.

no traigo nada oculto, nada.

agente: está bueno.

pase.

refugio: gracias.

agente: puerta.

puerta.

agente 2: edmundo chavero,

tienes visita.

refugio: hola, hijo.

toma, hijo.

instructora: es importante que

después de limpiar a nuestro

bebé le pongamos un poco de

crema anti rozaduras, pero no

demasiada.

olga: ay, es broma.

patricio: ya sé que es broma,

amor, pero bueno.

a ver.

olga: te toca limpiarlo.

patricio: dame un beso, hermosa.

olga: sí, tú ven porque yo no me

puedo--

patricio: y tú lo vas a limpiar

todos los días, ¿eh?

como yo voy a estar en

la oficina.

olga: para eso está chole.

patricio: ay.

edmundo: tranquilo, amigo

javier, ya estamos a punto de

terminar.

ya estamos, ya estamos,

ya estamos.

todo va a estar muy bien.

listo.

ya está completamente

desinfectado, doctor.

va a necesitar sutura.

doctor: así es.

muy buen trabajo, chavero.

buen trabajo.

edmundo: gracias, doctor.

patricio: aquí tiene algo más,

don eliseo.

y por favor, siga oculto, porque

hay gente que está jurando que

lo vio por ahí.

eliseo: gracias, patricio.

patricio: oiga, don eliseo, ¿no

cree que sería mejor que saliera

del país?

eliseo: no.

ya estoy viejo para eso.

mira, sígueme ayudando

en lo que busco con quién

puedo refugiarme, pero te juro

que ya te lo corresponderé.

patricio: está bien.

eliseo: gracias, muchacho.

gracias.

de corazón.

gracias.

patricio: no, no se preocupe.

olga: gracias.

quiero ver los regalos, porque

ya me estoy muriendo de ganas--

tania: ay, ese es mío.

olga: ¿sí?

a ver.

ay, mira--

tania: amiga, te lo traje de

berlín.

olga: ¿ah, sí?

>> sí, en mi último viaje--

todas: [hablan a la vez]

flor: buenas tardes.

olga: flor, qué bueno que

llegaste.

flor: te ves hermosa.

muchas felicidades.

y por supuesto, felicidades a ti

también, patricio.

patricio: eh, gracias.

flor: no me puedo quedar mucho

tiempo, de hecho solo vine a

traerles este detallito.

olga: ay, ¿cómo?

no me digas que no te vas a

poder quedar.

flor: no puedo, olga, tengo

varios compromisos.

pero como tú me llamaste para

invitarme, pues, no quise

hacerte la grosería de no venir.

olga: bueno, por lo menos te voy

a presentar a mis amigas.

ella es tania, roxana,

mi querida tía aurora.

mi mejor amiga, norma.

y ya.

flor: mucho gusto.

patricio: ¿qué le pasa?

mercedes: quiero a esa mujer

fuera de aquí.

patricio: bueno, pero ella misma

dijo que no se va a quedar,

señora, así que por favor

cálmese, no pasa nada.

>> es el colmo.

algunas mujeres no saben lo que

es la decencia.

aurora: ¿me puedes decir quién

es esta mujerzuela?

mercedes: es una buscona que no

conoce su lugar.

flor: calma a tu suegra.

de verdad, yo no hubiera venido,

de no ser porque olga me llamó.

aunque no te niego que me

divirtió mucho ver la cara que

puso mercedes.

patricio: bueno, como sea.

por favor, mantente lo más

alejada posible.

flor: solo porque tú me lo

pides.

solo por eso.

bye.

>> señor, señor, la señora olga

se siente muy mal.

se me hace que ya se va a

aliviar.

todas: [hablan a la vez]

>> ya va a nacer el bebé.

todas: [hablan a la vez]

patricio: a ver, por favor,

cálmense.

refugio: nacho.

ay, pero mira nada más cómo

estás, hijo.

nacho: pero ni siquiera me duele

así mucho ni tanto.

refugio: no, no, no, ¿cómo no

te va a doler, hijo?

por favor.

ay, ya deja de entrenar eso,

nada más te están lastimando.

nacho: no, pero, pues, es que

así es este deporte, jefa.

pero de veras, no tienes nada

de qué preocuparte.

refugio: hijo, no--no me puedes

pedir que estés tranquila si te

veo todo golpeado, nacho.

nacho: pues, son gajes del

oficio, jefa, es normal, pero

la pura neta, a mí también me

late un chorro lo del box.

no me pidas que lo deje y menos

ahora que me está yendo tan

bien.

refugio: ay, hijo, no.

mira nada más cómo estás.

juez corona: gracias.

agente: levántate, es el juez

corona.

juez corona: quítele las

esposas.

no creo que el detenido intente

estrangularme.

no es un reo peligroso,

quíteselas.

agente: es que así nos ordenaron

traerlo, señor juez.

juez corona: y yo le estoy

ordenando que le quite las

esposas, porque por si no se

acuerda, yo soy la autoridad.

quíteselas.

agente: sí, señor juez.

juez corona: y retírese en lo

que hablo con él.

por favor.

siéntate.

edmundo chavero.

edmundo: así es.

juez corona: ¿fue iniciativa

tuya la solicitud de que tu

proceso se llevara en la

modalidad de juicio oral?

edmundo: sí, señor juez.

de hecho yo mismo hice

los trámites.

juez corona: mira, cuando vi tu

solicitud, pedí que me

asignaran como juzgador,

porque creo que ya es hora de

cambiar los métodos tortuosos

y poco transparentes de la

administración de la justicia.

edmundo: gracias, señor.

por eso lo pedí, justamente.

juez corona: no, gracias a ti.

ojalá que no asienten tu

situación a solicitar ese

beneficio, porque hay colegas

míos que se oponen a los juicios

orales por razones, ¿no?

que no dudo que son muy

cuestionables.

rómulo: tranquilo, patricio.

pareces león enjaulado.

vas a ser papá.

patricio: se están tardando

demasiado, ¿qué pasa?

rómulo: no grites, estás en un

hospital.

enfermera: ¿señor chavero?

patricio: sí.

enfermera: felicidades.

es usted padre de una hermosa

niña.

madre e hija están

perfectamente.

rómulo: ¿cómo que una niña?

eso es un error, vaya

inmediatamente a verificar lo

que está diciendo, es una

tontería.

mi nieto es un varón.

refugio: estuve con tu hermano.

lo vi muy desesperado.

el segundo abogado que le

conseguimos tampoco sirvió de

nada, hijo.

mundo tuvo que ocuparse por sí

solo hasta de enviar

la solicitud para el juicio

oral.

ay, quiera dios que se

lo consigan.

ay, hijo.

nacho: ¿y qué es eso del juicio

oral, qué te dijo?

refugio: pues, edmundo me

explicó que los juicios orales

son mejores que los de antes,

porque los de antes eran puro

papeleo y que ahora se ahorra

mucho tiempo.

nacho: ah.

refugio: ay, dios mío.

yo ya quiero que algo se

resuelva, tu hermano lleva

cuatro meses en la cárcel, hijo.

a mí se me han hecho como

cuatro siglos.

nacho: ahora que lo veas dile

que le vamos a conseguir otro

abogado.

dicen que la tercera es

la vencida, ¿no?

aparte yo voy a seguir

chambeando bien duro y se lo

pagamos, ¿cómo no?

refugio: ay, hijo.

qué bueno eres.

me da mucha pena que casi todo

tu dinero se ha ido en apoyar

a tu hermano.

te quedaste muy callado,

nachito.

nacho: es que se me acaba de

ocurrir que voy a buscar un

abogado que conozco desde hace

tiempo que dice que es el mejor

en su chamba.

refugio: ¿qué, es cliente tuyo

del taller mecánico?

nacho: no, no, mejor no te doy

más datos por si a la hora

de la hora no lo consigo, ¿no?

pero voy a hacer todo lo que

esté de mi parte para que no me

pueda decir que no.

rómulo: está usted como loca,

enfermera.

mi hija estaba esperando a mi

nieto, un varón.

patricio: ¿fue niña, y las dos

están bien?

rómulo: no la distraigas.

estoy hablando con ella.

a ver, concéntrese y haga lo que

le digo.

va a ir inmediatamente con el

doctor--

enfermera: señor, no hay ningún

error, nadie se equivocó,

es una niña.

rómulo: vaya inmediatamente por

el doctor, ¿qué, no me escucha?

pero ya, vámonos.

patricio: rómulo, calma--

mercedes: ya, rómulo--

cálmate.

rómulo: ¿cómo cálmate?

están cambiando a mi nieto.

patricio: escúcheme.

el médico me advirtió que el

ultrasonido no era cien por

ciento seguro, todo está bien.

lo importante es que mi hija,

mi esposa, que es su hija,

están bien, sonría.

rómulo: cállate, ni siquiera

para eso sirves, para darme un

nieto varón.

salga, doctor.

me quiere cambiar a mi nieto.

no me veas así, ve por el

doctor.

patricio: a ver, cálmese, don

rómulo, por favor.

rómulo: se van a arrepentir.

los voy a demandar a todos,

¿me oyeron?

los voy a demandar.

me quieren cambiar a mi nieto.

mercedes: rómulo--ya, estás

haciendo el ridículo.

por favor, ya.

doctor: ¿qué pasa, qué pasa,

qué gritos son estos?

don rómulo, ¿qué le sucede?

es su hija, tuvo una niña

y están perfectamente sanas,

¿cuál es el problema?

rómulo: ¿qué me sucede?

¿cuál es el problema?

médico: sí, dígame.

rómulo: ¿cuál es el problema?

médico: tranquilícese.

rómulo: se van a arrepentir.

patricio: basta.

rómulo: suéltame.

patricio: basta, don rómulo.

juez corona: me informaron que

estás como voluntario

en la enfermería.

edmundo: sí, en algo tenía que

entretenerme en lo que inicia mi

juicio.

es que yo no sé estar sin hacer

nada, señor juez.

y bueno, yo estudio--bueno,

estudiaba medicina.

juez corona: el médico

responsable de la enfermería

elogia tu trabajo, ¿terminaste

la carrera?

edmundo: no.

me faltaba un año cuando se me

ocurrió la mala idea de hacer

pastillas.

juez corona: sí, entiendo.

bueno, pues, solo me falta

pedirte una autorización.

a eso vine contigo, más que

nada.

edmundo: ¿autorización?

juez corona: ajá.

edmundo: ¿y eso para qué?

juez corona: para poder

videograbar y difundir el

juicio.

es que si seguimos promoviendo

su conveniencia, más pronto

vamos a acabar con

procedimientos tan confusos

y difíciles, como los juicios

escritos.

digo, si estás de acuerdo.

edmundo: sí, sí, por supuesto.

dígame dónde firmo.

juez corona: enséñale los

papeles.

edmundo: gracias, ¿me permite

leerlo?

juez corona: adelante, es tu

derecho.

edmundo: gracias.

refugio: hijo, ¿qué pasó con

chelito?

hagan un esfuerzo por

reconciliarse.

nacho: pues, es que no estamos

peleados, jefa.

más bien estamos como

desapartados.

refugio: mira, yo no me quiero

entrometer, pero veo lo triste

que estás y me parece injusto,

porque no dudo que chelito esté

igual, ¿eh?

¿por qué no hablas con ella de

una vez?

nacho: si ya lo intenté.

hasta la fui a buscar a su

escuela, pero, pues, me enteré

que anda saliendo con otro chavo

y no es chisme, porque, pues,

yo la vi, yo la vi con el otro

y ahora sí que cada quién a su

lunch, ¿no?

refugio: ¿y no estarás

equivocado?

a lo mejor viste mal, nacho.

nacho: no, si ya me lo hizo

antes, cuando estuvo saliendo

con el mamil ese, el entrenador

del gimnasio.

refugio: pues, sí, pero ustedes

todavía no eran novios, ¿eh?

acuérdate tú también.

nacho: jefecita, no me lo tomes

a mal, pero, pues, la pura neta

ya no quiero hablar de eso.

además ya me tengo que ir, para

que me de tiempo de ir al

entrenamiento de la noche.

refugio: sí, hijo.

pero con mucho cuidado, ¿eh?

oye, por cierto, ¿cuándo me vas

a llevar a una de tus peleas de

exhibición?

estás como tu hermano mundo,

mucho nos contaba de su trabajo

pero nunca nos quiso decir

dónde era.

nacho: ah, no, pues, prometo

invitarte la próxima pelea.

lo que pasa es que, pues,

somos varios y a mí me toca de

repente como cada 15 días,

pero, pues, la neta, me ha ido

muy bien en las que llevo y

gracias a eso he podido pagar

lo de tu doctor y hasta lo del

abogado de mi carnal que, pues,

mira no ha servido ni para

tamales, pero, pues, igual lo

pagué, ¿no?

olga: le fallé a mi papá.

le fallé a mi papá, mamá,

él quería un niño,

¿y en dónde está, en dónde

está, patricio, por qué no está

aquí?

está furioso conmigo, ¿verdad?

por eso no quiere ni verme.

patricio: no, mi amor, no, no,

no, mira.

yo estoy aquí contigo, mi vida.

estoy feliz, feliz y orgulloso

de que hayamos tenido una hija

tan bella, mi amor,

¿ya la viste, angelito?

doctor: permiso.

mercedes: doctor.

doctor: diga.

mercedes: lamento mucho toda

esta situación y le ruego no

hacer caso de las cosas que le

dijo mi marido.

estaba muy alterado.

pero ya se fue.

olga: ¿cómo que ya se fue?

mamá, ¿cómo que ya se fue,

por qué no me avisaste antes?

patricio: amor, te lo está

diciendo ahora.

doctor: ¿cómo es posible que su

esposo no entienda que lo

importante es que la bebé haya

nacido sana?

olga: bueno, mi papá tiene razón

en enojarse.

usted me aseguró, doctor, que

yo estaba esperando un niño.

doctor: no, yo le dije que

parecía que era un niño

y recuerdo haberle mencionado

que a veces el cordón umbilical

no permite ver con claridad

los órganos sexuales.

olga: usted me lo dijo,

me lo aseguró.

doctor: yo le aclaré que la

ecografía no es cien por ciento

segura, señora.

y usted jamás regresó a que le

hiciéramos la prueba.

olga: porque ya me había jurado

que era niño.

doctor: ningún médico jura esas

cosas, señora.

y francamente estoy muy molesto.

nunca había visto un caso tan

absurdo como el suyo.

ya no pienso seguirla tratando.

entregaré su expediente a un

colega.

adiós.

olga: ¿cómo--cómo que se va,

cómo que se va, patricio?

tráeme a este estúpido.

patricio: bueno, ya basta de

escándalos, olga.

mercedes: ya, mi amor.

cálmate.

yo voy a convencer a tu papá de

que tu hija es la alegría

que--que todos estábamos

esperando.

patricio: claro que sí, mi amor.

olga: yo le fallé a mi papá.

le fallé a mi papá y eso nunca

me lo va a perdonar.

patricio: bueno, pero basta.

mi amor, por favor, velo como

que esa niña es maravillosa y me

repugna, perdón que te lo diga

así, me repugna que la veas como

mercancía defectuosa.

les prohíbo, basta de tragedias.

algo que tiene que ser

maravilloso, felicidad para

todos, ¿por qué, por qué?

enfermera: ¿me pueden hacer el

favor de esperar afuera?

voy a preparar a la señora para

que le de el primer alimento

a su hija.

olga: no te atrevas a traerla.

yo no pienso alimentarla.

juez corona: ¿algún abogado te

sugirió que pidieras esta

modalidad de juicio para

tu proceso?

edmundo: no, yo me enteré de

todo esto y lo solicité

yo mismo.

lo que pasa es que los abogados

que yo he tenido me

decepcionaron mucho y hasta

estaba pensando en defenderme

yo solo.

he estado leyendo muchísimo

sobre leyes y--

juez corona: no, no, no.

no te lo aconsejo.

no es prudente.

mira, yo podría recomendarte un

abogado, pero como voy a

juzgarte, la ética profesional

no me lo permite y sé que hay

muchos tramposos metidos en

la impartición de la justicia.

edmundo, gracias por apoyar

mi campaña.

nos veremos en tu juicio y te

aseguro que daré mi fallo con

toda equidad y en apego

a la justicia.

edmundo: muchas gracias por

todo, señor juez.

patricio: hola, mi amor.

mira, mi vida.

es hermosa.

mi amor, esta es nuestra hija.

es un angelito, mi amor,

¿cómo no le vas a dar de comer?

mercedes: por favor, señorita,

explíquele a mi hija lo

importante que es darle de comer

a esta muñeca.

olga: ¿qué parte de "no le voy

a dar de comer no entendiste?

dale tú el pecho, si tantas

ganas tienes.

mercedes: hija, hija, por favor.

enfermera: permitan a la niña,

volveré cuando la convenza.

patricio: sí.

sabía que estabas loca, olga,

pero jamás en mi vida, jamás,

me imaginé que podías llegar a

ser tan egoísta.

olga: loca.

patricio: sí.

loca y también te dije egoísta

y cruel.

olga: lárgate.

lárgate, patricio.

te odio.

rómulo: ¿qué es lo que no

entiendes?

está muy claro.

fue niña.

flor: no me digan que tu

heredero fue niña.

rómulo: ¿tú de qué te ríes,

te estás burlando de mí,

de mi desgracia?

flor: pues, yo no te permito

que consideres que ser mujer es

una desgracia.

rómulo: mira, flor, no es el

momento para que me contradigas.

ni te imaginas cómo estoy

ahorita.

corres un riesgo, ¿me oíste?

flor: no te tengo miedo

y mucho cuidado, rómulo.

si vuelves a pegarme, ahora sí

te denuncio.

rómulo: estoy muy enojado.

eso no estaba en mis planes,

y ahora ¿qué voy a hacer?

flor: ay, pobrecito mío.

derrotado por una niña recién

nacida.

rómulo: búrlate, ríete todo lo

que quieras, pero alguien me va

a pagar muy cara esta decepción

que me acabo de llevar.

flor: ¿ah, sí, y cómo piensas

cobrárselos, sea quien fuere?

rómulo: no sé todavía.

a lo mejor demando al médico.

¿y qué va a hacer?

ni modo que la regrese.

a mi hija, menos.

pero al estúpido de patricio,

a ese sí lo puedo demandar.

flor: rómulo, ni el mundo es un

tribunal ni tú eres fiscal ni

estás como para pedirle cuentas

a nadie.

mi consejo es que te calmes y

que pienses que tienes una nieta

y ya, vete a tu casa a celebrar.

rómulo: ¿qué "vete a tu casa"

ni que nada?

un error más, no debí haber

venido contigo, solamente

confirmo mis sospechas de que

todas las mujeres, incluidas

las recién nacidas, son unas

estúpidas.

flor: apenas estás empezando a

pagar todo lo que has hecho.

martina: el coche del señor

pérez ya está, el de la señora

fernanda le falta todavía

la verificación y tenemos que

comprar más aceite y aditivos.

nacho: aceite y aditivos.

martina: ajá.

nacho: ok.

está bueno, doña marti, pues,

ahorita me pongo a hacer eso.

¿necesita algo más?

martín: no, eso es todo.

¿se te perdió algo o qué estás

esperando?

nacho: no, es que--es que le

quería preguntar cómo está

la chelito.

martina: pues, ahí la lleva.

y pues, ya que sacaste el tema,

te voy a decir que los dos son

un par de necios.

nacho: no, pues, al contrario.

yo creo que hice muy bien en

decidir lo que decidí.

porque, pues, ahorita la chelito

ya tiene su trabajo para

ocuparse, ¿no?

y pues, yo nada más le iba a

estar de estorbo ahí.

martina: mira, nachito, una

cosa es el que ustedes tengan

sus diferencias y otra muy

diferente que tú estés saliendo

con alguien más,

¿qué húbole?

chelito me dijo que te vio con

otra chava.

nacho: ah, no, no, yo, no, no.

discúlpeme, pero permítame, no,

así no se hacen las cosas.

nada que ver.

y a esas nos vamos, pues, yo

también vi a la chelito bien

contentota del brazo de un tipo

que va con ella a la escuela,

un fresita, ahí.

y no falta que me dijera que es

su novio, porque mire--no es

lo mismo, yo lo vi.

martina: ¿y qué querías, hijo,

y qué querías, que mientras tú

sales, ella no, eh?

y mira, te voy a decir una

cosa, párale, porque yo no voy

a estar de réferi entre ustedes.

yo los quiero mucho para eso.

así que me desdigo de lo que

dije antes, pero sí te reitero,

te repito y te remacho que son

un par de necios y le van

parando--

lucero: nacho, nacho, nacho--

perdone, doña martina.

nacho, me urge hablar contigo,

se trata de mundo.

julieta: a ver qué le parece,

polo.

qué malo, polo.

¿de verdad te gustó?

polo: te quedó delicioso.

oye, a este paso, en vez de

panadería don polo, se va a

llamar panadería julieta, ¿eh?

riquísimo.

julieta: un millón de gracias

por enseñarme.

que dios te bendiga.

polo: ¿y los sándwiches

se siguen vendiendo bien?

julieta: sí, por fin siento que

en la luz se está por verse al

final del túnel.

polo: ay, qué bueno.

julieta: y dios quiera que

también para refugio.

polo: ay, ¿y sabes cómo va el

asunto de su hijo?

julieta: pues, es que están

buscando un buen abogado que no

les cobre tanto.

pero esos tres meses que lleva

edmundo en la cárcel han sido

un infierno para refugio.

polo: sí, me imagino.

oye, bueno, ¿no podríamos hacer

algo para que se distraiga

un poco?

no sé, una reunión, un paseo,

visitarla en su casa.

julieta: no, no lo creo.

cuando una madre tiene a un hijo

en problemas, el mundo deja de

existir para ella.

polo: sí, seguro.

lucero: edmundo consiguió

lo que quería.

el tribunal aceptó que su juicio

sea en la audiencia pública.

es decir, oral.

nacho: ¿en serio?

pues qué chido, ¿no?

lucero: pronto se va a terminar

esta angustia que nos tiene tan

mal y sobre todo porque cuando

menos tiempo pase ahí metido,

pues, menos posibilidades hay

de que el tal pollo lo

encuentre y le vaya a hacer

algo.

nacho: pues, ahora sí voy a

conseguir un buen abogado, ¿no?

lucero: pues, es lo que yo digo.

nacho: pues, así mismo lo pensé

yo.

mercedes: te lo ruego, mi amor.

tienes que alimentar a la bebé,

por favor.

la primera leche que recibe

es la más importante.

olga: sálganse de mi cuarto.

mamá, me siento muy mal,

me siento mal, mamá.

quiero llorar, quiero estar

sola.

mercedes: mírala.

es una bebé hermosa,

tan inocente.

ay, vela, mi amor, es hermosa.

olga: ya, mamá, ¿no entiendes

que no quiero verla?

el doctor me engañó.

nunca me va a perdonar mi papá.

mercedes: ¿qué vamos a hacer,

señorita?

enfermera: voy a prepararle una

fórmula especial, como la que se

da en los bebés cuando la mamá

muere.

olga: yo no estoy muerta.

patricio: ¿ah, no?

entonces demuéstralo.

dale de comer a nuestra hija,

por favor.

olga: no, patricio, no le voy a

dar de comer.

no le voy a dar de comer,

entiéndanlo.

sáquenla de aquí.

mamá, por favor, llévatela, ¿sí?

mercedes: olga.

olga: llévensela, mamá.

llévatela.

patricio: olga, mi amor,

escúchame, por favor.

esto es que es muy importante,

dale de comer a nuestra hija,

por favor.

mírala, es un angelito hermoso,

necesita de su mami.

por favor, olga.

olga: llévatela.

por favor.

llévatela.

refugio: qué bueno que tu

hermano consiguió que se

adelantara el juicio.

nacho: sí, pues, nada más hay

que ver cómo se va a hacer para

que la sentencia no se la

sentencien, ¿no?

y que la sentencia, pues, que

no sea tan desfavorable.

refugio: pues, para eso se

necesita un muy buen abogado.

alguien hábil, para que consiga

que tu hermano salga bajo fianza

o no sé cómo se dice.

nacho: también para que dejes

de angustiarte, jefa.

ya te lo dijo el nuevo doctor,

jefa.

tú no te puedes andar

preocupando tanto, así no más.

la presión te va a seguir

afectando tu corazón.

refugio: hijo, yo trato de

controlarme, hijo, pero no

siempre puedo.

sobre todo en la noche, que me

pongo a pensar cosas horribles.

nacho: pues, te vas a tener que

esforzar más, jefa, por

controlarte, porque no está

funcionando.

rómulo: una niña.

no lo puedo creer.

la misma burla que me regaló la

estúpida de mi esposa hace años,

cuando nació mi hija.

vargas, rómulo ancira.

escúchame bien.

vas a cancelar mi nuevo

testamento.

no te voy a dar explicaciones.

haz lo que te estoy ordenando.

tiene que quedar como bueno el

testamento anterior.

sí, nació.

sí, nació.

pero fue mujer.

ya lo oíste, yo después te

hablo, para decirte más

indicaciones.

refugio: pasado mañana tengo

cita con el doctor de la

presión.

uy, vas a ver cómo me va a decir

que ya voy mejor, hijo.

nacho: pues, eso espero, jefa.

en serio, ¿eh?

ya te tienes que alivianar,

porque vas a ver que con lo de

mi carnal todo se va a resolver

ya pronto.

refugio: ay, además me urge

estar bien porque yo no quiero

que sigas gastando en doctores

para mí, hijo.

nacho: pero, pues, si no es un

gasto, jefa, es una inversión

y es por tu bien.

toma.

oye, por cierto ¿de tu otro

hijo no has sabido nada?

me dijiste que por estas fechas

estaba por nacer su bebé.

refugio: pues, yo creo que me

equivoqué con las fechas que me

dio ese señor rómulo, voy a ver

si le llamo mañana o pasado.

nacho: yo, ya voy.

toma.

falta esta.

refugio: dame.

mercedes: buenas noches.

nacho: buenas noches.

refugio: señora mercedes, qué

sorpresa.

mercedes: perdone que la moleste

a estas horas, pero me urge

muchísimo hablar con usted.

rómulo: ¿qué haces ahí,

imbécil, por qué entras sin

tocar?

>> toqué, señor, pero usted

no me escuchó.

rómulo: ¿qué quieres?

>> estoy trabajando para el

contador en la sala de juntas,

quería preguntarle si en

la auditoría quiere que se

tomen en cuenta los inmuebles

suyos que están a nombre del

ingeniero cervantes.

rómulo: sírveme un vodka.

debe ser la hora, ¿verdad?

porque te vuelves más estúpido

en las noches.

si están a nombre de marco, por

supuesto que no se toman en

cuenta, es el primo de mi

esposa, precisamente para evitar

auditorias y problemas fiscales.

>> perdone, señor.

como van a hacer dos

auditorias, la oficial

y la privada--

rómulo: ey, aún para los

imbéciles no es no.

ni siquiera eso lo entiendes.

o te largas o te saco a patadas.

>> discúlpeme, señor--

rómulo: o te largas o te saco

a patadas.

refugio: una niña.

patricio y olga tuvieron

una niña.

ay, bendito sea dios.

por fin una buena noticia.

¿oíste, hijo?

nacho: sí, claro que oí, jefa,

qué increíble.

me da rete harto gusto por el

patricio, ¿verdad?, esto está

bien chido.

refugio: sí, sí, sí.

mercedes: qué alegría verlos

reaccionar así.

nacho: este--voy por unos

cafecitos.

refugio: sí, hijo, sí.

pero siéntese, por favor.

mercedes: gracias.

refugio: pero ¿cómo no voy a

estar alegre, si es un milagro?

es una bendición.

cuánto nos llegó a preocupar

el temor de que ese bebé

no naciera.

mercedes: por desgracia,

la preocupación no ha terminado,

refugio.

refugio: pero ¿a qué se refiere?

mercedes: estoy desesperada,

refugio.

mi hija rechaza a su bebé.

refugio: no--

mercedes: yo sé que la única que

puede hacer que olga acepte

a su bebé es usted, refugio,

por favor. ayúdeme.

se lo ruego, por eso vine.

refugio: ay, señora.

[música]

Cargando Playlist...