null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 8

13 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

flor: ¿y tu hija sigue tratando

de averiguar tu vida

o ya la pusiste en orden?

rómulo: pasó algo mejor.

tiene un nuevo prospecto

de novio y su única obsesión,

ahora, es él.

flor: a ver si no le va como con

el último y vuelve a la carga

contigo y con su mamá.

rómulo: no creo.

ahora va a ser diferente.

flor: ¿ajá?

rómulo: ajá.

flor: ¿y por qué?

rómulo: porque esta vez,

se trata de alguien a quien

puedo controlar muy fácilmente.

[ríe]

[música]

[música]

>> pues, yo no le podría

perdonar una infidelidad

a mi marido jamás.

primero lo mato.

>> ay, qué anticuada.

yo me conseguiría un amante

también

y todos felices y contentos.

>> ay, ¿tú estás loca?

mercedes: yo concuerdo contigo.

yo mato a mi marido

si lo agarro en una jugada.

>> ¿estás segura de que eso

le harías a rómulo

si llegas a verlo con otra?

ten cuidado con lo que deseas,

porque se te puede conceder,

mercedes.

mercedes: pues, fíjate que no.

rómulo y yo

tendremos nuestras diferencias,

como todas las parejas,

pero él me es fiel.

y cualquier rumor que hayan oído

sobre lo contrario,

es eso, chismes.

me parece de muy mal gusto

que mis amigas de toda la vida

insinúen lo contrario.

ay, yo mejor me voy.

aprovechen mi ausencia

para hablar mal de mi esposo.

buenas noches.

>> mercedes, por favor,

no te pongas así.

esta es una plática

como cualquier otra.

mercedes: buenas noches.

>> qué bárbaras, ¿eh?

>> te dije

que nunca lo iba a aceptar.

pobrecita.

vas a ver

el día que la dejen por la otra.

>> si no te pasa antes a ti,

querida.

[música]

>> es la tercera vez

que te marco, pollo.

tengo más de una hora

esperándote.

más te vale que te aparezcas.

habíamos quedado

en ir a las apuestas.

¿qué pasa, hermano?

márcame.

zaida: hola, edmundo.

edmundo: ¿qué onda?

zaida: pues, ninguna.

la que tú traigas.

edmundo: no, pues,

ya estuvo que no.

zaida: ¿qué?

¿me invitas a sentarme

o estás esperando a alguien?

edmundo: estoy esperando

al pollo.

es que no aparece.

llevo aquí esperándolo horas.

zaida: uy, qué genio.

ni pa' concederle un deseo, ¿no?

me hubieras dicho

que querías estar solo

y me corto.

edmundo: no, no, zaida,

espérate, espérate.

ya, perdón.

es que llevo horas

esperando al pollo.

ya, te juro, ya me harté.

zaida: ay, es en serio.

bueno, si no vino,

pues, ya ni modo.

¿qué te parece si mejor

me invitas algo de tomar

y así te hago compañía?

¿sale?

nacho: ¿qué onda, jefa?

refugio: hola, hijo.

¿la pasaste bien con tus amigos?

nacho: ¿cuáles amigos?

ni eso tengo.

si nomás me llevo

con los mecánicos del taller.

y pues, con chelito.

refugio: ah, fuiste a visitar

a chelito.

nacho: ¿para qué,

si la veo a diario?

fui a ver a lucero.

refugio: ¿a lucero?

¿como para qué?

nacho: pues, no sé.

me dio gusto verla

la vez pasada y...

pues, de chavitos

éramos muy buenos amigos, ¿no?

refugio: ah, eso sí.

ustedes siempre

se llevaron bien.

me da mucho gusto, hijo.

¿y tu hermano estaba con ella?

nacho: no.

es más,

lucero me dijo

que no lo ha visto

en todo el día.

refugio: bueno, pero ya se

hablaron, ¿no?

nacho: la neta, no sé, jefa.

lo que sí te sé decir

es que lucero está como que...

muy clavada con patricio

y no le interesa

nada ni nadie más.

refugio: bah.

así comienzan los noviazgos.

¿no te da gusto por tu hermano

que tenga un noviazgo

con una muchacha tan buena

y tan linda como ella?

nacho: pues, la neta, no.

refugio: ¿por qué dices eso?

nacho: bueno, porque lucero

es una muchacha muy buena

y, pues, no sé, la neta, no--

refugio: ay, ay, ay, ay.

nacho: ¿qué te pasa, jefa?

refugio: ay, no, nada.

es que me lastimé el brazo,

pero no es nada serio.

nacho: ¿quién sabe?

y ahorita que venga edmundo

y que te revise.

refugio: sí.

nacho: que para algo sirva

la escuela que le pagamos, ¿no?

refugio: sí, sí, sí.

ay, pero mira, no es nada grave.

no te preocupes, mi amor.

¿sabes qué?

mejor te voy a dar

algo de cenar.

desconecta la plancha, ¿sí?

nacho: sí, jefa.

>> pero ¿por qué me estás

halando, eh?

policía: calma.

>> nada más

porque traes el uniforme, ¿no?

policía: vamos, vamos.

[murmullo]

>> ¡yo no me robé el coche!

¡aparte no sabes

con quién te estás metiendo,

carnal!

[murmullo]

>> ah, cállate.

zaida: ¿de veras no quieres ir

a conocer mi depto?

edmundo: no.

no, ya dije que estoy esperando

al pollo.

zaida: ay, de veras

que parecen novios.

ya te dejaron bien plantadote,

¿eh?

y tú aquí de menso esperando.

y mira,

todo esto aquí enfrente de ti.

edmundo: ajá.

zaida: pero en fin,

como quieras.

yo nunca le he rogado a nadie

ni voy a empezar contigo.

edmundo: ah, ¿sí?

[ríe]

zaida, zaida.

aguanta, aguanta,

ahorita nos vamos.

pollo, te la perdiste, flaco.

yo me largo.

cambio de planes.

[ríe]

patricio: de verdad, gracias,

¿eh?

por prestarme otra vez

tu compu, raúl.

la que conseguí el año pasado

era tan vieja,

que de plano ya no aguantó.

raúl: me hubieras dicho

desde antes.

es más, quédate con esta.

mi papá

me acaba de regalar una nueva.

patricio: ¿sabes qué?

te la acepto.

pero prestada.

es que necesito investigar

varias cosas.

raúl: te digo que te la quedes,

yo casi no la uso.

¿qué estás viendo, eh?

¿praga?

¿para qué estás viendo eso?

patricio: es que estoy planeando

un viaje

para después de titularme.

quiero ver lugares

que la gente visita,

aprenderme detalles, costumbres,

bueno, todo lo que sea

interesante.

raúl: pues, yo diría que vegas,

papá.

vegas, "baby", es lo de hoy.

patricio: bueno, sí,

eso es lo que dicen.

pero no sé.

bueno, luego sigo buscando.

oh, y lo que te conté de tu tío.

me ofreció chamba, coche

y hasta una membresía

en su club.

¿no está increíble?

raúl: pues, la neta, sí.

pero ¿sabes qué?

la neta,

hay algo que me preocupa

y mucho.

patricio: ¿qué?

raúl: que cuando algo parece

demasiado bueno para ser verdad,

por lo general,

no es ninguna de las dos cosas.

refugio: me dijo ignacio

que fue a visitarte.

qué lindo detalle de mi hijo,

¿no?

lucero: la verdad, sí.

pero me dejó preocupada.

me dio la impresión

de que no quiere a patricio.

refugio: no, lucero.

mis hijos se pelean entre ellos

como la mayoría de los muchachos

de su edad,

pero se tienen

el cariño de hermanos

que les inculqué desde pequeños.

lucero: es que ayer,

cada vez que mencionaba

a patricio,

ignacio se ponía como muy serio.

y cuando le dije

que íbamos a terminar

siendo cuñados,

se puso hasta como de malas.

refugio: son celos de hermanos,

nada más.

lucero: me tranquiliza mucho,

doña refugio.

porque yo no quisiera

causarle un conflicto a nadie

con el cariño

que siento por patricio.

patricio: raúl,

tú eres mi mejor amigo.

necesito que me digas

lo que realmente piensas

del ofrecimiento de tu tío.

raúl: mira, la verdad, me suena

a que te están comprando.

patricio: ¿cómo que me están

comprando?

raúl: pues, sí,

dándote confianza.

te están preparando

para que te hagas a la idea

de que te pida lo que te pida,

no tengas más remedio

que hacerlo.

y honestamente, a mí

eso me daría mucho más miedo

que gusto.

patricio: no, no,

estás viendo cosas que no son.

raúl: a ver, patricio,

entonces explícame por qué

te quieren tratar como jefe

si ni la carrera has terminado.

patricio: bueno, a lo mejor

tu tío se dio cuenta

de que tengo potencial.

raúl: ajá, sí, ajá.

el dueño de uno de los bufetes

más importantes del país,

de pronto

decidió que eras lo máximo.

patricio: bueno,

hasta me recomendó

con el juez marrufo.

te lo conté, raúl.

raúl: patricio, no inventes,

date cuenta de las cosas.

obviamente

debe haber un motivo especial

para que te trate así.

patricio: ¿será olga?

raúl: conste que tú lo dijiste.

patricio: no, ¿sabes qué?

estás muy mal.

olga no es la razón.

apenas acabo de conocerla,

no es la razón.

raúl: mira, lo único

que quiero que entiendas

es que mi tío

es un gran manipulador.

es capaz de lo que sea

con tal de salirse con la suya.

patricio: bueno,

pero yo no soy un niño.

además, yo no creo que tu tío

estuviera dispuesto

a darme todo lo que yo quiera

solo porque le gusté a su hija.

raúl: ok, ya, ok.

entonces debe ser

porque eres superinteligente.

por eso te trata así, ¿no?

patricio: bueno,

¿por qué no te da gusto

lo que me pasa, eh?

¿no eras mi mejor amigo?

raúl: sí, pero--

a ver, no es eso, entiende.

yo mismo le pedí a mi papá

que te echara la mano

con mi tío.

solo te pido que tengas cuidado.

bueno, ¿ya pensaste

qué hacer con lucero o no?

patricio: mira, raulito,

ese es asunto mío.

¿y sabes qué?

gracias por la computadora,

pero no la quiero.

raúl: ay...

patricio: no vaya a ser

que me la quieras regalar

nada más

porque le gusté a tu prima.

toma.

raúl: patricio.

ay, dios.

[suspira]

ah, patricio.

>> ¿estás seguro de que nada más

nos culpan del robo del coche?

pues, porque nosotros no fuimos.

pues, si es así,

nos van a tener que dejar libres

rápido por falta de pruebas.

>> sí, ese es todo el cargo.

pero ¿desde cuándo acaso

le importa a la tira

para tenerte detenido

todo el tiempo que quieran?

>> no, es que la neta,

yo sí me preocupé, carnal.

¿qué tal

si nos hubieran pescado

por lo otro?

>> ¡pollo!

pollo: ¿qué?

>> cierra el pico.

pollo: hace ratito

me dieron chance

de hacerle una llamadita

a una amiga,

pues, a ver qué sale.

>> ya, pues, échame la mano

a mí también, pollo.

no hay que ser...

pollo: pues, ¿cómo crees,

pinzas?

pues, en estas tranzas,

la regla de oro

es que cada quien se rasca

con sus propias uñas, carnal.

pinzas: óyeme bien,

fregado pollo.

pollo: ya, acábala,

no te esponjes.

policía: josé barajas,

a la reja.

¿quién es?

pollo: ¿quién va a ser, carnal?

aquí tu mero papichulo.

o sea yo.

>> dale pa' arriba,

dale pa' arriba.

>> un poquito más.

>> a la derecha, a la derecha.

>> ay, mi dedo, mi dedo.

[hablan a la vez]

>> [gime]

>> nacho, nacho,

cuando te desocupes

me buscas, ¿no?

nacho: sí, jefa.

si es importante, ahorita voy.

>> nacho, nacho.

>> no, no,

ayuda a tus compañeros.

te espero en mi oficina.

nacho: sí, sí, jefa.

>> ay, el dedo,

el dedo, el dedo.

>> silvestre, no seas chillón,

silvestre.

silvestre: ah, como no es

su dedo, ¿verdad?

>> ay, dios mío.

nacho: órales, arriba, arriba.

>> oye, pues,

¿qué le hiciste a tu novia

que no vino a trabajar?

[ríe]

nacho: no, ¿qué novia?

si no tengo novia.

chelito no es mi novia, menso.

silvestre: pero bien sabes

que hablábamos de la chelito,

¿verdad?

>> ya hasta tu suegra

te viene a buscar

para que hablen a solas, ¿eh?

órale, mi nacho.

nacho: ¿qué suegra?

¿de qué estás hablando?

ambos: [gritan]

nacho: ¿qué suegra?

¿qué suegra?

ah,

cómo están diciendo tonterías,

¿eh?

lucero: qué bueno

que sí pudimos vernos.

ya te extrañaba.

patricio: oye, ¿tú sabías

que el david de miguel ángel,

que está en la plaza principal

de florencia,

es una copia?

lucero: eh, no, no lo sabía,

pero ¿eso a qué viene?

patricio: es que el original

está en la galería

de la academia.

lo restauraron hace ocho años.

lucero: ah, pues, qué bien.

patricio: sí, mide cinco metros.

ah, y no te dejan tomarle fotos.

lucero: ¿tengo que saber eso,

patricio?

patricio: no.

es que eso lo sabe

el que ha viajado a verlo.

lucero: ¿y tú has ido a italia?

patricio: mira,

el gran canal de venecia,

en su parte más ancha,

mide 70 metros.

y 30 en la más angosta.

durante siglos,

solo lo cruzaba un puente,

ahora tiene cuatro.

lucero: a ver--

patricio, ¿qué pasa?

patricio: no, no, nada.

es solo un juego de memoria.

lucero: ok.

[ríe]

bueno, pero mejor vamos a comer,

que me muero de hambre

y después vamos por un helado,

¿sí?

patricio: sí, vamos.

[música]

[música]

refugio: pensé que a lo mejor

hoy se tomaría el día, polo.

polo: [ríe]

refugio: la verdad,

ayer lo vi muy mal.

ay, qué pena que lo golpearan

por defenderme.

polo: no fue tan grave

y además se me bajó pronto

la inflamación,

gracias a sus manos de ángel

que me curaron, refugio.

¿y usted cómo se siente?

refugio: pues, todavía me duele

un poco el brazo.

polo: ah, pues, qué pena.

ah, ah, por cierto.

le tengo una sorpresa.

[carraspea]

tome.

es para reponerle

la que le robaron.

refugio: ay, qué barbaridad.

no, no me diga que la compró.

se ve nueva.

polo: era de mi mujer,

que en paz descanse.

ella cuidaba mucho sus cosas.

y me acordé que por ahí

se había quedado.

y pues, qué mejor que ahora

le sirva a usted.

refugio: no, polo.

no, polo,

como que muchas gracias,

pero no puedo aceptársela.

polo: refugio, por favor.

quédesela.

refugio: no, no, no, polo.

de verdad,

este es un recuerdo suyo.

lo mejor es que lo guarde.

polo: aunque sea en sus manos

volverá a ser útil.

no tiene caso que siga guardada

y acumulando polvo.

por favor,

nada me haría más feliz

que usted la usara.

refugio: está bien.

polo, de verdad, muchas gracias.

>> no se exalte, güero,

ya quedó.

>> ¿cómo no me voy a exaltar?

siempre que vengo, lo mismo.

silvestre: mire,

no quedó como usted quería,

pero ya quedó.

[hablan a la vez]

martina: no discutas

con el cliente.

caballero.

>> buenas tardes.

martina: buenas tardes.

nachito.

nacho: ¿qué pasó?

¿para qué soy bueno?

martina: mi hijo,

¿tú le pediste a mi hija

que se inscribiera

en un gimnasio?

nacho: no.

bue--bueno, o sea,

yo quise entrar primero

y ella quiso entrar

"detracito" de mí,

pero--pero cada quien entró

por su propio pie

y su hija por su voluntad

bien propia de ella, ¿eh?

martina: algo así me imaginé,

pero no tan complicado

como me lo estás explicando.

nacho: pues, es que chelito

es bien complicada a veces.

si no, a ver,

¿por qué no vino a trabajar hoy?

martina: es que la pobre

está en un grito.

ayer estuvo horas en el gimnasio

y mientras te estaba esperando,

bueno, hizo cuanta rutina

se le ocurrió.

y hoy a la mañana, mira, así,

como gusano...

nacho: [ríe]

martina: así,

arrastrándose la pobre.

[ríe]

nacho: es que yo fui a visitar

a una amiga de la infancia,

así como luego dicen

y pues, me puse a platicar

con ella y pues--

martina: mira, mira, nachito,

lo único que quiero que me digas

es que si piensas seguir yendo

al gimnasio, ¿sí o no?

nacho: no, pues--

pues, la verdad yo sí quisiera,

pero, pues, ¿con qué ojos?

martina: mira,

si de verdad quieres ir,

yo te doy lo de la inscripción.

nacho: ¿neta?

martina: neta.

nacho: ¿en serio?

no, pues, muchísimas gracias.

yo prometo írsela pagando

poquito a poquito.

martina: no, no te preocupes.

solamente te encargo mucho

a mi hijita.

nacho: ¿trato?

martina: trato.

[gime]

ay, nachito,

me pasaste a perjudicar,

mira nada más.

nacho: límpiese.

perdón.

muchas gracias, doña martina,

de verdad.

martina: no te preocupes,

no te preocupes.

edmundo: ¿qué pasó,

semi mago houdini?

hasta que apareces.

[ríe]

te estuve llame y llame ayer.

nunca me contestaste,

¿qué pasó?

pollo: pues, nada,

pues, me torció la tira

y me la pasé toda la noche

en la delegación.

no, neta, si es más,

si no fuera por mi amiga,

la del pozol,

ahí seguiría.

edmundo: ¿es neta?

¿ahora qué hiciste?

pollo: nada,

nos querían echar la culpa

a un cuate y a mí

por habernos robado un coche.

pero la neta,

nosotros no hicimos nada, mundo.

edmundo: no, no, seguro.

pues, no te creo nada,

la verdad.

mira, deberías de bajarle

una rayita ahí a tus ondas.

te van a agarrar

en uno de tus "business"

y no va a haber marcha atrás.

pollo: ah, nel, nel, nel.

pa' mis business,

ahí sí estoy a las vivas.

edmundo: sí, seguro.

tanto que te estaba cachando

el panadero el otro día,

no te hagas.

pollo: mira,

si hasta en una de esas

pues, el ruco nos puso en cuatro

pa' vengarse.

edmundo: no, ¿vengarse de qué?

no seas ridículo.

solamente te preguntó

si eras mi amigo, nada más.

no exageres.

pollo: yo sé mi cuento, mundo.

¿y sabes qué?

mejor invítame una chela, ¿no?

ya, pues, estoy bien seco.

edmundo: [ríe]

va.

¿sabes qué?

ayer me gasté...

pues, me gasté poquito ayer.

pollo: ¿por?

edmundo: me encontré a la zaida

ayer.

pollo: no, ¿a la zaida?

edmundo: sí, a la zaida.

pollo: no, a la zaida.

edmundo: ¿y sabes qué?

se puso bastante,

bastante romántica, ¿eh?

pollo: [ríe]

edmundo: sí me llevó

a un cuartito

a casa de unas amigas.

y, pues, ¿qué te cuento?

se puso bien chido.

pollo: tú pasándotela de lujo

y tu compadre

a un pasito del bote, ¿eh?

ya, pues, no,

ahora me invitas dos.

[hablan a la vez]

patricio: ¿cómo que ignacio,

mi hermano, llegó a visitarte?

lucero: sí, qué lindo, ¿no?

patricio: ¿y a qué fue?

lucero: a saludarme.

dijo que le había dado

mucho gusto

que nos volviéramos a juntar

todos

después de años de no vernos.

patricio: ¿te lo mandó mi mamá

contigo?

no entiendo.

lucero: patricio,

te estoy diciendo

que lo único que quería era

saludarme y ya.

patricio: pues, qué raro

que anoche no me dijera nada.

lucero: bueno,

¿y por qué habría de contártelo

si fue una visita de amigos?

patricio: ¿cómo que una visita

de amigos?

me estás diciendo que comentaron

que llevaban años sin verse.

lucero: ¿de veras te molesta

que nacho haya ido a buscarme?

patricio: a ver, por fin,

¿fue a buscarte o a saludarte?

lucero: bueno, es lo mismo.

patricio: no, no es lo mismo.

no es lo mismo.

ahora entiendo

por qué mis hermanos

estaban tan gallitos conmigo

el otro día

que fuiste a la casa.

lucero: a ver, cálmate,

no es para tanto.

mira, si hubiera sabido

que te ibas a poner así,

mejor no te cuento nada.

patricio: ah,

¿ahora vas a empezar

a ocultarme las cosas?

lucero: mira, patricio,

estás haciendo una tormenta

en un vaso de agua.

escúchame, yo te quiero.

en mi futuro estás solamente tú

y nadie más.

incluso le comenté a nacho

que él y yo íbamos a ser cuñados

y le dio gusto, te lo juro.

patricio: lo que menos entiendo

es por qué se lo callaron.

lucero: pero si te lo estoy

contando ahora.

patricio: ¿y por qué

hasta ahora?

edmundo: ¿ya más alivianadito

o qué?

pollo: eh, no, pues,

muchas gracias, mundo,

por la chela.

la neta sí me alivianó.

edmundo: sí, no,

ya me di cuenta.

pollo: sí, pero ya me quiero

ir a mi casa a bañar.

edmundo: sí, sí hueles

medio gacho.

pollo: ay, ya.

edmundo: oye, este, voy al baño

y nos vamos, ¿eh?

pollo: sí, pues,

déjame una lanita

nomás pa' pagar así adelanto,

¿no?

y ya nos vamos.

edmundo: ahí paga, ¿no?

pollo: [murmura]

¿qué tranza, pinzas?

qué bueno que contesta, ¿eh?

¿a qué hora te soltaron?

cámara,

qué buena onda de tu jefa, ¿eh?

ah, chido.

no, pues, que te quiero topar

para contarte...

se me hace que ya sé quién dio

el pitazo de lo nuestro, ¿eh?

nacho: a ver, jefecita.

ya está caliente.

¿seguro que nomás te falseaste?

refugio: ay, sí, sí, hijo.

eso fue todo.

ay, qué rico.

más arribita, más arriba.

ay.

nacho: es que parece

como si te hubieran haloneado.

¿te duele mucho?

refugio: bueno,

me estuvo dando lata al teclear,

pero no mucho.

ay, ay, ay, ay.

nacho: ojalá me lo pudieras

pasar ese dolor a mí, mamacita.

refugio: ay, hijo.

ya te he pasado tantos dolores.

nacho: no inventes,

¿cuáles?

refugio: pues, como ayudarme

a sostener esta casa

o a apoyar a tus hermanos.

ser paciente con ellos, conmigo,

con mi falta de suerte

para conseguir un trabajo

donde pudiera ganar

un poco más de dinero

y poderte mandar a estudiar

la carrera que quieras.

nacho: todo a su tiempo,

jefecita.

tú no te agüites.

refugio: mi hijo,

este es tu tiempo, mi amor.

nacho: bueno,

pero ya mis hermanos

me van a ayudar

cuando termine de estudiar

y--y entonces ellos van a ser

nuestras dos manos.

tú no te desesperes, jefa.

refugio: mi mayor ilusión

es verlos algún día a los tres

hechos unos hombres de provecho.

ese día voy a descansar,

no antes, hijo.

nacho: ay, madre.

refugio: ay.

patricio: buenas.

refugio: hola, hijo,

pensé que ibas a llegar

más tarde.

¿no viste a lucero?

patricio: vengo de estar

con ella.

y qué bueno

que me encuentro a ignacio,

porque quiero

que me explique algo.

nacho: ¿qué o qué?

patricio: quiero saber

por qué fuiste a visitar

a lucero sin avisarle a nadie.

ni siquiera a ella.

te gusta mucho mi novia,

¿verdad, hermanito?

pollo: ah, no manches.

edmundo: es que no había

para secarse.

¿qué onda?

¿ya pagaste o qué?

pollo: nel, pues, no.

el chango no trajo la cuenta.

edmundo: [chifla]

>> señor.

edmundo: eso.

¿y la lana?

pollo: ¿eh?

edmundo: ¿no agarraste

la lana, tú?

pollo: no, pues, el chango

no había traído la cuenta.

¿cómo la voy a agarrar?

edmundo: es que yo traía

lana chica.

pollo: ¿eh?

edmundo: me robaron.

pollo: ¿te robaron?

pues, ¿dónde anduviste anoche?

edmundo: no, pues,

fui con la zaida.

pollo: ah, no, pues, esa zaida

es bien hábil.

edmundo: chale...

pollo: [ríe]

qué bueno que te salió baratita

la noche, carnal.

edmundo: ya cállate.

>> bueno,

¿y quién me va a pagar?

pollo: yo te pago, [...]

yo invito.

cóbrate.

edmundo: ¿y esa lana?

¿no que no traías lana?

pollo: pues, me la dio mi amiga,

la pozolera,

para que me fuera a mi casa.

aparte yo nunca dije

que no traía lana, mundo.

nada más te dije

que me invitaras unas chelas.

¿sabes qué, carnal, la neta?

si me vas a estar culpando

de agarrarte yo tu lana,

pues, mejor ahí la dejamos, ¿sí?

edmundo: cállate, cállate.

ni siquiera nadie

está diciendo esto.

¿sabes qué?

eres un chillón, hijo.

pollo: ah, ya la neta,

mejor ahí la dejamos.

ya me voy a mi casa.

edmundo: órale, pues, llégale.

pollo: ey.

edmundo: no, no, quédatela.

ahora encima

caminando hasta mi casa.

[...]

nacho: si a lucero

no le molestó verme,

no veo por qué te enojas tú.

y ya párale,

que estás preocupando a la jefa,

¿eh?

patricio: no debería molestarme,

¿verdad?

¿qué parte de "ella es mi novia"

no entiendes, idiota?

refugio: no, no, no,

insultos no, patricio.

nacho: hasta donde yo sé,

tú no has formalizado nada

con ella, ¿eh?

patricio: ¿que me estás dando

la razón?

fuiste a buscarla

porque te gusta, ¿verdad?

refugio: no, eso no es verdad

y ya basta.

patricio: ¿qué no es verdad,

mamá?

¿que le gusta mi novia

o que la fue a ver a escondidas?

refugio: nacho mismo me contó

que había ido a verla,

pero solo como amigos.

siempre lo han sido.

nacho: ¿lucero te dijo

que le pareció mal--?

patricio: no, lo que diga lucero

no importa.

esto es entre tú y yo.

nacho: ah, ¿no importa

lo que diga ella?

patricio: ¡no importa!

nacho: pobre lucero.

se clavó con el peor idiota

que pudo conseguir.

[golpe]

[música]

[música]

refugio: ¡no, patricio!

¿qué te pasa?

patricio: ¿qué?

todos: [hablan a la vez]

patricio: ¡eres un cobarde!

refugio: no, ya basta.

ya basta.

patricio: ¡no te acerques

a mi novia!

¿ok?

nacho: ¡que me lo pida ella!

patricio: ¡ey!

refugio: ¡ya cállense los dos!

¡basta, por favor!

[celular]

nacho: [jadea]

patricio: ¿bueno?

refugio: hijo.

[llora]

patricio: sí, agustín, dime.

refugio: te golpeó

toda la nariz,

te está saliendo sangre.

nacho: no es nada, jefa.

patricio: no, no es nada,

es--es la televisión,

una telenovela.

nacho: eres un idiota.

refugio: ¡no!

ya cállense, por favor.

patricio: espérame.

refugio: [llora]

nacho, mira cómo se pelearon--

nacho: salte.

refugio: ya, por favor.

[llora]

>> ¿patricio se puso celoso

porque nacho vino a visitarte?

lucero: sí, mamá.

por más que le insistí

que nada más me ayudó

a ordenar mis discos,

se puso tan molesto

que me vino a dejar y se fue.

>> no me gusta

que reaccione así.

lucero: te vas a enojar,

pero a mí sí me dio gusto,

porque eso quiere decir

que patricio

está enamorado de mí.

>> hija, los celos no son amor.

son pura desconfianza.

además, ¿cómo es posible

que se ponga celoso

de su hermano?

¿que es que no lo conoce

lo suficiente o qué?

ay, no, sí, de veras.

[teléfono]

lucero: [resuella]

¿si es patricio me lo pasas,

mamá?

>> ay, hija, bueno, lo tuyo.

ay, qué amor de esta mujer.

¿bueno?

¡gerónimo!

mi amor, qué bueno que lla--

[susurra]

lucero: [ríe]

>> sí, mi amor, me dijeron

lo del problema

que tuviste con el tráiler.

¿siempre sí vienes?

[grita]

ambas: [ríen]

>> ay, mi amor,

no sabes el gusto que nos da.

lucero: ¡a mí también, papacito!

[ríe]

>> ay, mi amor.

sí, papito.

te quiero mucho.

ambas: [ríen]

>> ay, bendito dios.

>> joven chavero.

disculpe que lo hiciera venir

al bufete a esta hora.

patricio: no, no hay problema.

¿está el licenciado ancira?

>> salió a una diligencia,

pero me pidió que le entregara

hoy mismo la credencial

del club deportivo.

la señorita olga

lo espera a desayunar mañana

ahí con ella.

patricio: qué bueno.

qué bien.

>> a partir

de la semana siguiente,

entra usted a trabajar

a nuestras oficinas

como asistente

del licenciado ancira.

patricio: oye, agustín,

yo no quiero quitarte tu cargo,

pero--

agustín: no, yo seguiré llevando

la agenda de don rómulo.

y si me acepta un consejo,

nunca comente con nadie

las decisiones que tome

el licenciado.

patricio: está bien, gracias.

agustín: ¿quiere que pase

mañana por usted

para llevarlo al club?

basta con que me dé

su dirección,

porque no le ha dado sus datos

a la secretaria, ¿verdad?

patricio: no, pero no--

no se moleste.

yo sé cómo llegar.

agustín: bien.

espéreme aquí.

voy por el reglamento del club;

lo están fotocopiando.

patricio: ay...

esta es la vida que me merezco.

esta.

refugio: patricio,

¿qué haces levantado

tan temprano?

¿a dónde vas?

patricio: a una cita

muy importante.

estaba por dejarte un recado.

anoche cuando volví,

ya estabas dormida

y no pude avisarte.

refugio: ¿una cita a esta hora?

patricio: es un desayuno,

como el lugar está lejos,

pues, mejor salgo con tiempo

para no llegar tarde.

refugio: ¿y con quién vas, hijo?

patricio: luego te cuento.

en unos cuantos días

entro a trabajar

en un despacho de abogados

importantísimo, mamá.

refugio: ¿no vas a terminar

antes la carrera, patricio?

patricio: claro que sí, mamá.

precisamente, voy a trabajar

en lo que estoy estudiando,

mamá.

lucero: mamá,

voy a invitar a magos.

es una amiga de la oficina,

no sabes qué bien te va a caer.

>> invita a quien quieras.

es tu fiesta, mi amor.

lucero: es que se me ocurre

que se la puedo presentar

a ignacio,

así patricio

ya deja de sentirse celoso.

>> mm, anoche dormiste mal

por seguir pensando en eso,

¿verdad, mi amor?

lucero: un poquito, sí.

>> me lo imaginé.

hijita, mira,

no es nada sano

que dejes que todo tu mundo

gire en torno a patricio.

lucero: [suspira]

es que no puedo

dejar de pensar en él.

como tú y mi papá.

>> ah, es muy diferente.

tu papá y yo

estamos muy enamorados.

yo lo adoro, hija, tú lo sabes.

pero no estoy obsesionada

con él.

si así fuera, pues, imagínate,

no soportaría pasar semanas

sin verlo, mi amor.

lucero: bueno, sí,

pero es que llevan tantos años

de matrimonio,

que por eso ya no necesitan

estar juntos a diario.

>> hija, no digas tonterías,

¿sí?

el amor, no es algo

que se desgasta con el tiempo.

al contrario, crece,

se hace más fuerte

cuando es verdadero.

y no tiene nada que ver

con los celos.

lucero: pues, yo sigo pensando

que quien no te cela no te ama,

como dicen las novelas.

>> ay, mi amor,

la vida

no es como tus novelitas.

créeme que si tu papá y yo

fuéramos celosos,

pues, jamás habríamos aguantado

el tipo de trabajo

que le tocó a mi pobre gerónimo.

él viviría lleno de celos

lejos de casa, imagínate.

refugio: ¿de quién es

esa chamarra, patricio?

no te la conocía.

patricio: mamá, estoy dándote

la noticia de mi vida,

¿y lo único

que se te ocurre preguntarme

es si la chamarra es mía?

refugio: perdóname, hijo,

es que no sé qué decirte.

patricio: felicítame, mamá.

felicítame.

con eso basta.

refugio: felicidades, hijo.

patricio: madre, gracias.

refugio: pero por favor,

en cuánto tengas oportunidad,

discúlpate con tu hermano.

ayer estaba muy triste

por la forma

en como lo trataste.

patricio: no lo puedo creer.

¿eso es lo único que te importa?

refugio: nada en el mundo

me importa más que mis hijos.

patricio, antes de que te vayas,

aprovecha.

habla de una vez con ignacio.

no tarda en despertarse.

patricio: mamá,

¡a mí ignacio me importa

un demonio!

[golpe]

refugio: eso no lo digas nunca

ni de broma.

patricio: escúchame bien.

con un poco de suerte,

en unos meses

se acabaron las pobrezas

para siempre, mamá.

para siempre, ¿me oíste?

¡y si a ti no te parece

importante, a mí sí!

¡muchísimo!

¿te quedó claro?

refugio: suéltame, por favor.

[gime]

patricio: perdóname, mamá,

pero es que--

a veces me desespero.

mamá, te estoy diciendo

que vamos a salir de pobres,

¿y a ti lo único que te preocupa

es si yo me disculpo

con ignacio?

mamá, en la vida hay cosas

muchísimo más importantes.

por favor, entiéndelo.

refugio: ¿estás hablando

en serio, patricio?

¿lo único que te importa

en esta vida es el dinero?

patricio: pues, sí.

¿y sabes por qué, mamá?

porque el mundo

funciona con dinero.

y en todos los años

que llevamos aquí,

es lo único, mamá,

que siempre nos ha hecho falta.

refugio: no, hijo, no.

el mundo funciona con amor.

eso es lo único que importa,

porque es lo único

que nos ha mantenido juntos

todos estos años.

patricio: perdón,

pero me tengo que ir.

refugio: [llora]

[música]

[música]

pollo: buenos días.

polo: buenos días.

¿se te ofrece algo?

pollo: no, a mí no.

¿y a usted?

polo: no estoy para jueguitos

tontos.

si no vienes a comprar pan,

¿te puedes retirar, por favor?

pollo: no, pues, no,

yo vengo a checar un dato.

pues, es que supe

que hay un soplón por ahí

que fue a darle un pitazo falso

a la tira

y... pues, se me hace

que usted sabe, ¿no? quién fue.

polo: no sé de qué me hablas.

y si solo venías a eso,

por favor retírate.

y si vas a tomar pan,

usa las pinzas

que para eso están.

pollo: [ríe]

sí, pero es que no es para mí.

es para sus cucarachas bebés.

polo: despreciar el pan

es un pecado.

pollo: bah.

polo: te largas ahora mismo,

infeliz.

pollo: qué cámara, ruco, ¿eh?

¿qué?

¿que así se va a caer la onda?

¿eh?

pues, no.

polo: tengo que advertirle

a refugio

con quién se está juntando

su hijo.

refugio: [solloza]

buenos días, hijo.

siéntate.

te sirvo de desayunar

antes de irme.

nacho: no, no, no,

yo me sirvo

para que no se te haga tarde,

ma.

pero primero dime

por qué estás llorando.

¿qué te pasa?

refugio: por nada.

me acordé de algo muy triste

y se me salieron las lágrimas.

nacho: ¿es tu bracito?

¿te sigue doliendo, ma?

refugio: no, mi amor, no.

lo que me pusiste anoche

me ayudó muchísimo.

ya casi no me duele.

nacho: ah, entonces

te voy a dar un besito

para que se te acabe de curar.

refugio: [llora]

te quiero muchísimo, hijo.

nunca cambies, por favor, nunca.

nacho: te prometo que no,

mamita.

pero ya--ya no llores

que me vas a hacer llorar

a mí también.

refugio: no.

nacho: mira,

no se vale llorar.

olga: me alegraste el día.

qué bueno

que te dieron mi recado.

pensé que a lo mejor

no querías venir.

patricio: aquí me tienes.

¿por qué pensaste eso, eh?

olga: por lo pesadas

que se pusieron mis amigas

contigo la otra vez.

patricio: mira,

no voy a dejar de verte

por culpa

de los jueguitos tontos

de tus amigas.

olga: qué bueno,

porque eso quiere decir

que ya las perdonaste.

patricio: mira,

ni las tomé en cuenta.

olga: oye, voy a regañarte.

¿por qué apagaste tu celular?

ayer no pude llamarte

en todo el día.

por eso te dejé recado

en la oficina de mi papá.

patricio: es que se me acabó

el crédito.

olga: ay, no,

¿usas celular de recarga?

patricio: lo que pasa

es que a los estudiantes

nunca nos alcanza el dinero.

además,

así controlo mejor mis gastos,

¿no?

olga: le voy a pedir a mi papá

que te dé un celular

de la oficina.

pero eso sí,

va a ser solamente

para que hables conmigo.

patricio: olga, yo no quiero

darle más molestias a tu papá.

olga: oye, cuidado con eso.

mi papá es de los que considera

que el que poco pide,

nada merece.

así que ya sabes.

bueno, bebé,

tengo que ver unas cosas.

en esta mesa

vamos a necesitar una silla más.

patricio: ¿por qué?

olga: pues, porque van a venir

mis amigas.

pero al rato.

quise que llegaras primero

para que estuviéramos solos.

patricio: me encanta la idea

de que estemos solos.

olga: [ríe]

¿y si me das un beso?

patricio: ¿así?

lucero: mi mamá

hizo otra vez sándwiches

para que almorzáramos.

estos son los suyos.

y le manda a decir

que si se los desprecia,

se va a enojar.

refugio: no, no es desprecio,

lucero, pero me da mucha pena.

su negocio

es vender comida rápida.

es como--como si me regalara

su trabajo.

lucero: ay,

pues, ni que fueran tantos.

y hablando de trabajo,

¿usted sabe

cómo le fue a patricio?

¿si lo van a contratar

esos abogados?

refugio: pues, parece que sí,

porque hoy

tenía un desayuno de negocios.

lucero: ¿de verdad?

qué bueno.

y yo pensando mal de él,

por la foto que le tomaron

con esa chava.

refugio: ah, sí.

dijo que era una amiga.

supongo que también ha de pensar

que el dinero

es todo en esta vida.

lucero: ¿cómo dice?

refugio: no me hagas caso.

lucero: pero ¿por qué se pone

triste, doña refugio?

a patricio le va a ir muy bien,

alégrese.

ya verá que esa buena noticia

va a ser la primera de muchas.

refugio: sí, ¿verdad?

lucero: claro.

patricio me dijo

que como va a estar trabajando

por las tardes,

a lo mejor nos vamos a ver

un poquito menos.

pero dicen

que nada es para siempre.

además va a ser con un buen fin.

refugio: claro que sí, lucero.

así va a ser.

>> qué bueno que ya no estás

enojado con nosotras, patricio.

patricio: no,

entendí que sus preguntas

eran un jueguito tonto nada más.

>> y hablando de juegos,

¿te gusta el tenis?

patricio: sí,

pero no lo sé jugar.

>> ¿y sabes velear o esquiar?

patricio: antes de que sigan

preguntándome,

les aviso que yo prefiero

los juegos mentales que físicos.

>> ah, ¿sí?

¿y como qué tipo de juegos?

olga: roxana, ya, ¿no?

roxana: perdón...

>> [ríen]

patricio: oye, rox--¿rox, no?

eh, ¿tú tienes novio?

olga: "ouch".

roxana: no.

>> [ríe]

patricio: ah,

es que no me extraña.

mi amor,

¿vamos a dar una vuelta?

olga: ay, sí, vamos.

nos vemos, chicas, ¿eh?

patricio: bye.

>> [ríe]

roxana: ese tipo es un "fake".

me queda clarísimo.

>> lo que sea,

pero está como quiere.

ah, y de una vez te aviso,

que cuando olga

se canse de él...

roxana: ay, lo que va a ocurrir

en una semana o máximo dos.

>> yo sí le voy a tirar la onda.

aunque crea que rumania

es la capital de italia.

[ríe]

roxana: ¿tanto así te gusta?

>> ay, amiga, es de lo mejorcito

que he visto últimamente.

las manos que tiene, la voz...

esos son hombres,

no como el baboso

que acabo de batear.

roxana: que te bateó a ti,

querrás decir, daniela.

daniela: ay, sí, tú,

hasta crees.

roxana: ¿y tú, norma,

por qué estás tan callada?

norma: a mí sí me cae bien

patricio.

pues, según raúl

es un chavo muy buena onda.

roxana: ay, sí...

>> [ríe]

sí...

edmundo: te dije que no fueras

a visitar al panadero.

¿estás loco o que?

pollo: pues, tú me dijiste

que el ruco ese

había dado el pitazo, carnal.

edmundo: ¿a qué hora

te dije eso?

pollo: no sé, pues,

yo entendí eso, mundo.

y aparte,

el ruco nada inofensivo, ¿eh?

tú me dijiste

"no, pues, bien inofensivo"

y yo llego

y ahí te va la historia.

llego, agarro un panecito

bien tranquilo,

uno bien rico

con crema pastelera

y estoy acá y se me resbala

por la crema pastelera, carnal.

se me cae y el ruco "¿qué?".

me la empieza a hacer de jamón

y le digo "no, ruco,

que si se lo voy a pagar".

que saca una macana y me aprieta

"¿qué? ¿qué tranza?".

y yo--

edmundo: ¿sabes qué, pollo?

ya bájale unas rayitas,

por favor.

no te olvides que ese tipo

conoce a mi mamá.

yo no quiero problemas

mientras siga viviendo con ella

y mis hermanos.

agarra la onda.

pollo: pues, no te prometo nada,

mundo.

el ruco se portó bien gandalla,

carnal, bien gandalla.

edmundo: si quieres que te siga

echando la mano en las clases,

bájale, bájale.

si no, te vamos a extrañar aquí,

¿eh?

pollo: pero si nada más...

patricio: ¿no vas a pasar

a saludar a tu papá?

olga: no, es que tengo una cita

al rato.

mi mamá quiere que regrese

con el psicoanalista.

patricio: ¿psicoanalista?

¿vas al psicoanálisis?

olga: voy de vez en cuando,

porque no vayas a creer

que estoy loca.

patricio: no, no, no dije eso,

solo me llamó la atención,

eso es todo.

olga: es que voy

por darle el gusto a mi mamá,

porque como está de moda

entre sus amigas...

y fue como una condición

que me puso

para darme libertades.

patricio: ¿el psicoanálisis

está de moda?

olga: sí.

sí, bueno, y si no me crees,

pregúntale a mis amigas.

¿nos vemos al rato?

patricio: quiero pasar

a la universidad.

es que los últimos días

he ido muy poco a clases.

olga: ya, mi amor,

deja de estarte preocupando

por eso.

patricio: bueno.

rómulo: eso es todo, agustín.

ah.

que estén en el escritorio

del juez marrufo

en una hora a más tardar.

agustín: sí, don rómulo.

de inmediato.

rómulo: [suspira]

patricio: agustín,

me llamó el licenciado.

pregúntele a la secretaria,

no a mí.

rómulo: [ríe]

muchacho, pásale, por favor.

tengo algo para ti.

patricio: ah, ¿sí?

¿cómo está?

rómulo: ¿empiezas aquí hoy?

patricio: usted me dirá.

rómulo: por favor, siéntate.

patricio: sí, claro.

rómulo: espero

que sea suficiente.

es un anticipo, nada más.

abre una cuenta en un banco

y me dices cuál es

para que ahí

depositen tu sueldo.

anda, muchacho, es tuyo.

patricio: guau.

rómulo: [ríe]

aprovecha de una vez

para comprarte ropa.

patricio.

patricio: sí.

rómulo: en el bufete

somos muy cuidadosos

de la buena apariencia.

no hay nada

como un traje a tu medida,

¿o no?

patricio: sí,

tiene toda la razón, licenciado.

rómulo: muchacho, recuerda:

como te ven, te tratan.

y como me ves, nunca te verás.

[ríe]

Cargando Playlist...