null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 61

Univision26 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

refugio: bueno, ahora sí

ya me voy, ¿eh?

muchas gracias a las dos por--

por todo, por su apoyo.

julieta: ay, refugio.

que dios te acompañe.

pero te vamos a acompañar

aunque sea aquí a la calle.

refugio: no, ay, no.

julieta: ay, amiga.

norma: el cuarto del bebé

está hermoso, patricio.

muchas felicidades.

patricio: felicita a olga,

ella ha hecho

todo el trabajo sola.

olga: bueno, es que tengo

muy buen gusto.

patricio: sí, mi amor,

excelente gusto.

olga: ¿y ustedes qué?

¿no se van a casar?

raúl: [tose]

norma: mi amor.

olga, ve lo que ocasionas,

pobrecito, bebé.

raúl: primita, avisa cuándo vas

a hacer ese tipo de preguntas,

por favor.

olga: ay, sí, pobrecito.

norma: ¿estás bien?

[celular]

patricio: perdón, pero tengo

que atender esta llamada.

no me tardo.

raúl: está bien.

olga: estas no son horas

para que le llamen del trabajo.

me choca mi papá.

chole: señora,

¿quiere que sirva lo que sigue?

olga: chole,

tú ves esta silla vacía, ¿no?

bueno, no está el señor,

lo vamos a esperar.

chole: sí, señora, con permiso.

patricio: bueno, entonces,

ya volvió en sí.

¿y preguntó por alguien?

villaseñor: la señora abrió

los ojos, nos miró.

y volvió a quedar inconsciente.

avísele al licenciado ancira

que quizás tenga que pedir

una segunda opinión a un colega.

patricio: no, no, no,

¿cómo se le ocurre?

acuérdese que le pidió

discreción total, por favor,

es importante, no haga eso.

villaseñor: perdóneme,

pero usted comprenderá que yo

no puedo arruinar mi carrera

por una persona

que no es mi paciente

y que ni la conozco,

y que por lo mismo no registré

su ingreso a la clínica.

por lo menos dígame su nombre.

patricio: flor, flor escutia.

olga: ¿flor? ¿flor escutia?

dime qué es lo que está pasando,

patricio.

patricio: sí, después lo llamo

para ver cómo sigue.

gracias, doctor.

olga: ¿doctor?

¿ahora "doctor"?

¿me puedes explicar, patricio,

con quién estabas

hablando de ella

y a estas horas?

patricio: mi amor--

¿te acuerdas de los regalos

para nuestro hijo?

bueno, eh--

es esa flor.

olga: por supuesto que sé

que es esa flor.

yo te lo acabo de decir.

lo que no entiendo es:

qué tienes que ver

tú con ella.

patricio: bueno, es que

como tú me dijiste

que querías los datos

para decirle gracias

por lo de los regalos.

entonces, yo busqué

la manera de contactarla.

y, bueno...

es más, no estaba hablando

con ella,

estaba hablando con su médico.

olga: ¿cómo que "con su médico"?

me lo vas a explicar

ahorita mismo,

porque me estás poniendo

muy nerviosa.

patricio: no, mi amor, perdona,

mira.

eh... ella está enferma.

entonces, yo llamé

para preguntar de su salud

y se reportaron conmigo.

es más, mira, llama.

confirma que es una clínica.

sin problemas.

olga: ten.

ten, discúlpame.

patricio: mi amor,

es que no puede ser.

de verdad.

es que, tus arranques de celos

son constantes

y me están cansando ya.

olga: ay bueno, ya, amor, ya.

te pedí una disculpa.

lo que no entiendo es,

pues, yo nunca te pedí

que me consiguieras sus datos.

patricio: a ver, olga.

olga: ¿qué?

patricio: ya.

si vas a seguir

desconfiando de mí,

me voy a dormir

y me despido de tus amigos, ¿ok?

es más, chau.

olga: no, no, no.

no te vayas.

por favor, no te vayas.

consuelo: ya, bájale

a la temblorina

que se te va a caer

el vaso con leche.

nacho: ¿cuál temblorina?

si yo estoy perfecto.

consuelo: ah, ¿sí? ¿perfecto?

perfectamente nervioso.

nacho: no bueno, pasa es que--

martina: mira, mi hijo.

esta es la mejor

y la menos estorbosa.

pues, como ves, era de mi hijo.

ay, te la encargo mucho.

y ojalá que les dé mucha suerte

para encontrar a su dueño.

nacho: va a ver que sí,

doña martina.

y, pues, mucha gracias

por la confianza,

por la financiada y por todo.

martina: no, mira, al contrario.

muchas gracias a ti

por ofrecerte a hacer esto.

y vieras que es

tan importante para nosotras.

nacho: sí, yo sé.

consuelo: ¿neta ya estás

más alivianado con lo del avión?

nacho: sí, sí, no, ya,

supertranquilo, ya.

consuelo: ah, pues, qué bueno,

porque te tengo un regalito.

pues, para ver si sí estás

más tranquilo,

una estampita

de san josé de cupertino.

martina: [ríe]

nacho: me agarraron de bajada.

consuelo: eh, me la compró fidel

y, es más, él te la manda.

nacho: no gana uno

para burlas, ¿eh?

no se puede con ustedes.

martina: ay, es una ayuda

del cielo.

además, dios siempre ayuda

a los que hacen el bien,

nachito.

así que usted no se me preocupe.

nacho: pues, muchas gracias y--

y bueno, pues,

ya nos vemos mañana.

consuelo: te tomas un tecito

de tila, ¿eh?

y bien cargadito para, pues--

martina: ya, chelito,

déjalo en paz.

acompáñalo.

consuelo: sí, sí, espera.

martina: vamos, hijo.

ay, qué guapo.

ahí te lo encargo, ¿eh, mi hijo?

cuídeseme mucho, ¿eh?

nacho: gracias, hasta luego.

consuelo: hasta luego.

nacho: "bye".

consuelo: "bye".

"bye".

martina: ven para acá, hija,

ven para acá.

olga: ya, mi amor,

no te pongas así.

no te enojes conmigo.

es que esto del embarazo

me tiene muy temperamental.

patricio: no, olga.

esto no es de hoy.

¿tú crees que se me olvidó

lo que pasamos

en la luna de miel?

olga: ay, oye.

eso ya quedó en el pasado.

no lo menciones, por favor.

mira, te voy a decir

realmente mi preocupación.

patricio: a ver, dime.

olga: es que ahora--

pues, que me ponga gorda,

me da miedo que

me dejes de querer.

patricio: ¿estás hablando

en serio?

olga: claro que sí.

patricio: mi amor,

al contrario.

te voy a querer más.

te vas a ver hermosa

con tu pancita.

olga: ¿hermosa?

tú eres el que no puedes

estar hablando en serio.

patricio: no, sí estoy

hablando en serio.

mi amor, mírate.

estás más guapa que nunca.

tienes una mirada diferente.

sexi.

olga: [ríe]

ay, ahora vas a decirme

que estoy radiante,

como la loca de érika, ¿no?

porque tampoco a ella

se lo creí.

patricio: pues, créelo, mi amor.

porque es verdad.

además, sabiendo

que ahí adentro tienes

a nuestro hijo,

yo sería incapaz

de ver a otra mujer.

incapaz.

olga: soy una tonta, ¿verdad?

patricio: sí.

rómulo: ¡bueno!

qué bonito ver a la gente

que está realmente enamorada.

olga: papi.

papi, ¿qué te pasó?

rómulo: venía manejando,

me bajé del coche,

una rama, no la vi.

olga: pero ¿cómo?

rómulo: pues, así.

olga: ay, papá.

a ver, déjame, veo esto.

pero, con cuidado, hija.

olga: no, papá.

bueno, a ver, espérate.

rómulo: ¿está grave?

olga: ¿te duele ahí?

rómulo: sí me duele.

edmundo: hola, mamita.

refugio: hola, hijo.

edmundo: ¿cómo estás?

refugio: ¿cómo estás tú?

edmundo: pues, más o menos.

lo que pasa es que lucero

nos sacó un poquito

de onda hoy.

refugio: ¿por qué, hijo?

edmundo: a ver, ven.

te quiero platicar, ven.

siéntate.

pues, mira, llegué a requena,

pues, a tu trabajo, ¿no?

y, pues, para invitarlas

al cine y--

y, de pronto,

magos entró como en una crisis

que terminó con alguien,

algo así.

y luego lucero me dijo

que la disculpara.

que la iba a acompañar.

pero es muy raro,

porque yo las vi después,

cuando se despidieron.

y cada una se fue por su lado.

¿tú sabes algo de eso, mamá?

refugio: hijo,

lucero es una buena muchacha,

que te quiere mucho.

y te respeta.

y si hace cosas

que te parecen raras,

pues,

algún buen motivo tendrá.

te lo aseguro.

en todo caso,

el día estuvo muy complicado

en la oficina, hijo.

edmundo: sí, sí, eso me dijo,

también.

bueno, en fin,

te voy a poner tus gotitas.

oye, cuéntame cómo vas

de tus ojos, ma.

oye, quiero que

la doctora pastrana

te vuelva a revisar, ¿eh?

refugio: hijo, estoy bien,

estoy bien.

a veces, creo ver cosas,

pero, es mi imaginación

la que me engaña, no mis ojos.

edmundo: ah, ¿sí?

a ver, vamos.

¿cosas?

¿como cuáles, ma?

refugio: pues, personas--

edmundo: ahí está.

refugio: que resultan ser otras.

y a ti, ¿cómo te fue, hijo?

edmundo: pues, más o menos, ma.

es que me están

presionando mucho con--

con una tarea y--

y no sé qué hacer.

refugio: estoy segura

de que vas a tomar

la mejor decisión, hijo.

ay, hijo.

¿te puedo pedir un favor?

es que se me rompió

el cristal de mi foto.

mira, y aquí también.

edmundo: ah, a ver.

refugio: ¿tú crees que

lo puedas arreglar?

edmundo: sí, sí.

tú no te pongas triste.

yo te lo arreglo,

está perfecto esto.

no pasa nada.

¿ok?

va a quedar como--

nueva.

¿qué pasó, mamá?

¿seguro estás bien, ma?

refugio: sí--sí.

nada más estoy

un poco sentimental.

edmundo: ya,

ánimo, mami.

refugio: voy a preparar

la cena, hijo.

edmundo: sí.

ánimo.

yo te arreglo la fotito, ¿eh?

refugio: sí.

olga: y, entonces, papi.

¿qué?

¿te quedas a cenar

con nosotros?

rómulo: no.

olga: ay, papá.

en el comedor están

norma y raúl.

rómulo: sí, ya los vi, hija.

los saludé cuando entré,

buscándolos a ustedes.

nada más, vine rápidamente

a arreglar un asuntito urgente

con patricio.

¿me prestas un rato

a tu marido?

olga: bueno.

pero no se tarden,

porque ya no son horas

de oficina, ¿eh?

patricio: mi amor, acuérdate

que los asuntos de tu papá

son importantes

y hay que atenderlos.

olga: depende.

rómulo: ay, ya, hijita, ya.

olga: ay, ya, papá, ya voy.

nada más,

te cuidas esos arañazos.

y le dices a mi mamá

que te cuide,

porque, luego, no te cree nada.

rómulo: hija.

para que veas cómo sufro.

tu madre nunca me entiende.

¿qué pasó?

[música]

[música]

patricio: bueno, como le dije.

el médico está empeñado

en que quiere

una segunda opinión.

rómulo: ¿cómo una segunda

opinión?

¿qué no está seguro o qué pasa?

patricio: no, no sé.

pero yo le recordé

que usted le exigió que fuera

muy discreto con esto.

rómulo: ese imbécil.

le hablo al rato,

tú no te preocupes.

su deber es atenderla.

evitarme a mí conflictos.

pagarme los favores

que le he hecho.

patricio: señor,

hay que justificar

la ausencia de flor

con alguien porque,

pues, tiene una vida, ¿no?

rómulo: sí, tiene una vida,

pero, no.

ella se comunica realmente

muy poco con su familia.

es más, la consideran

como la oveja negra.

yo estoy de acuerdo.

en su trabajo

no tiene ni amigos.

así es que a nadie

le va a preocupar dejar de verla

por unos días.

patricio: está bien, señor.

rómulo: cómodo, ¿no?

tener a alguien así.

sin familia que pregunte.

y que, si desaparece,

¿a quién le importa?

[ríe]

¿qué pasa?

¿te quedó el saco?

patricia: sí,

de alguna manera, sí.

rómulo: no seas tonto.

aquí estoy yo para ti.

tu familia,

la familia ancira,

a nosotros nos importas y mucho.

deja de preocuparte

por niñerías.

y, cualquier cosa,

me avisas de inmediato.

patricio: sí, señor.

rómulo: hija.

¡hija!

¡te estoy hablando!

¿dónde estás?

martina: mi hijita,

de verdad te pido

que te cuides mucho.

no quiero que andes por ahí,

echándole pleito a la gente.

o queriendo hacer cosas

que no debes.

consuelo: jefa, ya me leí

el libro tres veces.

créeme.

no me voy a poner

a hacer cosas que no deba.

martina: óyeme,

yo me refería

a cosas más peligrosas.

como--

en la calle o en el camino.

pero, pues, ya que andamos

tan abiertitas,

pues, bueno, vamos a hablar--

consuelo: [bosteza]

ay, híjole, ya me tengo que ir

a dormir.

porque, pues,

capaz que mañana

no me levanto.

ay, qué sueño--

martina: chelito,

ven acá.

ándale, siéntate.

siéntate.

lo único que te pido

en serio es que,

si no encuentran

pistas de césar

en los lugares donde

él mandó las cartas,

se me regresan, ¿eh?

porque yo no voy a estar

tranquila hasta que los vea

sanos y salvos,

de regreso.

¿ok?

prométemelo.

consuelo: sí, mamá.

martina: prométeme.

consuelo: sí, si tú me prometes

que tú también te vas a cuidar.

y que vas a darle, aunque sea,

una visita a la doña refugio.

para que nacho esté tranquilo,

¿no?

martina: con todo gusto,

mi hija.

pero ella no va

a quedarse sola; tiene a mundo.

consuelo: pues, sí.

pero, como se la pasa

entre la escuela y el negocio

y lucero,

ah, pues, capaz

que se le olvida

cuidar a su jefa.

mejor, échale un ojito tú, ¿no?

martina: está bueno, mi hija,

yo me encargo.

consuelo: pues, todo se lo debo

a mi manager.

o sea, tú.

martina: [ríe]

consuelo: te quiero, ma.

gracias.

martina: y yo a ti, hija.

consuelo: déjame besarte, ma.

martina: no, yo.

consuelo: mamá, yo primero.

martina: no, mi hija.

consuelo: ¡yo llegué primero!

martina: tú te vas a ir

y te voy a extrañar.

no, no, quiero besarte yo--

consuelo: ¡mamá!

nacho: buenas.

edmundo: ¿qué pasó, nachito?

oye, qué bueno que llegaste,

porque, ¿sabes qué?

me voy a tener que ir.

y no quiero dejar sola

a mi mamá.

nacho: pues, claro.

para mí, mi jefecita

es lo primero.

¿verdad jefa?

¿qué te pasa, jefa?

te veo como apachurradona.

¿estás bien?

¿es por mi viaje?

ey, digo, si quieres,

te juro, no voy.

no hay bronca.

refugio: no, hijo.

quiero que vayas,

por favor.

además, se lo prometiste

a martina y a chelito.

ellas siempre se han portado

muy bien contigo,

mi hijo.

edmundo: [ríe]

mamá, solamente

está buscando pretextos.

porque, ¿sabes qué?

a nachito mira,

le da miedo el avión.

nacho: ¿qué estás diciendo?

edmundo: [ríe]

¿sabes qué?

ni tiempo te va a dar

de tener miedo

porque ¿sabes qué?

va a estar chelito encima

tirándote unos bocinazos ahí.

nacho: ¿qué bocinazos?

no me da miedo el avión.

solamente soy precavido y ya.

edmundo: sí, cómo no...

nacho: no me estés fastidiando

con chelito.

edmundo: [ríe]

nacho: ¿qué te pasa, jefecita?

refugio: nada, hijo.

estoy bien.

edmundo: está sacada de onda

porque--

porque, mira.

se le rompió aquí

el marquito de la foto.

¿te acuerdas de esto?

nacho: pues, de la foto, sí.

pero, del momento, no.

pues, yo estaba rechavito

y bien bonito, ¿no?

edmundo: uy, sí, cómo no--

nacho: no como tú que

mira nada más, vete.

edmundo: ay, pero,

cómo me compuse, papá.

nacho: cómo quisieras.

si sales con cara de sope.

edmundo: bueno, ¿tú de qué

me estás hablando?

tienes un moco hecho costra--

nacho: eso no es moco

hecho costra.

refugio: ya, ya, ya.

hijos, por favor.

estense sosiegos.

ya dejen esa foto ahí en la mesa

porque la van a estropear.

ya.

edmundo: bueno,

yo ya me voy, mamá.

nos vemos.

ya le puse sus gotitas.

o sea que todo bien.

nacho: cámara.

edmundo: bueno, nachito,

pues, que te vaya muy bien.

a volar, nachito.

nacho: no andes haciendo bromas,

¿eh?

edmundo: lo bueno es que tienes

este paracaídas integrado.

no te va a pasar nada, hombre,

no seas chillón.

nacho: no hagas bromas con eso,

con eso no se juega.

así se muere la gente, baboso.

edmundo: [imita avión]

nacho: mamá, dile algo.

¿te puedo ayudar en algo, jefa?

refugio: no, hijo.

ya casi acabo.

termino esto

y te doy de cenar, hijo.

nacho: no, no, jefa.

no te preocupes.

yo, ahorita--

ahorita me hago algo de cenar.

tú, mejor, descansa,

que mañana tienes

que chambear temprano.

rómulo: bueno, muchachos,

me voy.

hija,

dale un beso a tu padre.

olga: padre--

rómulo: no,

de ese lado no, mi amor.

te amo.

olga: yo también.

rómulo: patricio.

bueno, sobrino.

raúl: muchas gracias.

rómulo: disfruten su velada.

me hubiera encantado

quedarme a comer el postre.

[ríe]

felicidades.

hija, te amo.

olga: yo también, papi.

raúl: bueno, nosotros

también ya nos vamos.

norma: muchas gracias,

olga y patricio.

la pasamos muy bien.

patricio: no, al contrario,

gracias a ustedes.

qué bueno que vinieron.

raúl: oye, acuérdense

que está pendiente la cena

que mi papá les organizó, ¿eh?

para celebrar su embarazo.

patricio: sí, está bien.

no se me olvida.

raúl: bueno,

primita,

"bye", "bye".

norma: patricio.

patricio: "bye".

raúl: patricio.

olga: "bye".

norma: nos vemos.

olga: y a ti, ¿qué te pasa?

te pusiste muy raro

desde que estuviste

con mi papá.

patricio: no, mi amor, nada.

cosas de trabajo, nada más,

de la oficina.

olga: bueno,

igual y yo puedo hacer

que todo esto se te olvide.

patricio: ah, ¿sí?

olga: ajá.

patricio: amor, lo que pasa

es que estoy cansado.

y me duele la cabeza.

olga: ah, ¿te duele la cabeza?

patricio: sí.

olga: pues, eso no es

un pretexto, ¿eh?

eso lo decía norma

cuando teníamos 15 años.

patricio: no, pero,

no es por pretexto.

es--

no me pasa nada.

si sabes que yo te quiero.

somos una familia.

vamos a tener un hijo hermoso.

me hace sentir seguro.

chole: señora.

su pastilla.

olga: chole,

a ver, ven, ven para acá.

una vez más que me interrumpas

con esto y te vas a la calle,

y sin referencias.

patricio: a ver, amor.

por favor.

es por nuestro hijo, a ver.

tómatela con cariño.

ten.

olga: por nuestro hijo.

patricio: toma.

patricio: gracias, chole.

se puede llevar eso.

chole: con permiso.

[música]

zaida: pensé que ya

no te iba a ver hoy, mi rey.

edmundo: bueno, pues, ya ves.

aquí me tienes, ¿no?

zaida: sí, pero, primero,

me pides que te acompañe.

y luego me llamas

para decirme que siempre no.

¿qué?

¿fue por la chava

con la que andas?

edmundo: eh, pues, sí.

me saqué de onda,

pero luego ya me decidí.

y, pues, así pasa

cuando sucede, ¿no?

además, tú fuiste

la que me propusiste

venir aquí, no yo.

zaida: pues, como el pollo

me dijo que estabas terco

en venir a probar suerte.

pues, me dije:

"igual y en una de esas,

también se me pega la suerte".

edmundo: eh, pues, también vine

por aquella que dice que:

"desafortunado en el amor,

afortunadito en el juego", ¿no?

zaida: uy, pues,

si encima andas

con problemas con tu monita,

seguro nos vamos

a echar de lana esta noche.

edmundo: [ríe]

vamos a ver, ojalá que sí.

apostador: ¿qué pasó, chula?

zaida: hola.

apostador: ¿cómo estás?

zaida: bien.

edmundo: oye, ¿en qué mesita

nos podemos sentar o qué?

apostador: podemos jugar

en esta, ¿sí?

órale.

edmundo: ah, pues, chido.

zaida: conste que yo, nomás,

vengo como amuleto, ¿eh?

apostador: pues, ojalá, ¿eh?

de buena suerte. vente.

zaida: claro.

edmundo: ahí estamos.

¿qué pasó, señores?

[música]

[música]

norma: ¿sabes?

tu tío me saca mucho de onda.

raúl: ¿por qué?

norma: pues, no sé,

cómo llega a arreglar

cosas del trabajo

a estas horas.

raúl: pero, así es él.

no le importa ni horario

ni mucho menos

lo que estés haciendo.

se siente el dueño

del tiempo de todos.

norma: debe ser muy difícil

tener un jefe así.

y que encima

sea tu suegro o tu tío.

pobres de ustedes.

raúl: no es para tanto, ¿eh?

norma: oye.

¿qué fue lo que le pasó

en la cara?

raúl: ni idea, ¿eh?

pero, sí traían algo raro ahí.

porque todo el día

se desaparecieron.

ya mañana, investigo.

flor: yo también soy parte

de tu vida.

¡si yo no fuera nadie,

no estarías aquí!

[grita]

¿en qué estabas pensando, flor?

qué desperdicio de mujer.

qué estúpida fuiste.

¿cómo te atreviste, siquiera?

a decir lo que dijiste.

mercedes: ¿qué haces aquí,

hablando solo?

no te escuché llegar.

rómulo: no sabía que tenía

que reportarme contigo

cada vez que cruzaba

la puerta.

y, la próxima vez,

me coloco mi cencerro.

mercedes: ay, perdón.

solo era un comentario.

no te estaba reclamando.

rómulo: mm.

mercedes: digo, y si perdiste

algún juicio en los tribunales,

no es mi culpa--

rómulo: nunca pierdo un juicio

en los tribunales.

y antes de que empieces

a hacerte ideas,

porque ya te vi la cara,

esto me sucedió en la calle,

porque le di el día libre

al chofer.

que tenía unos 15 años,

por andar de patrón buena gente.

tuve que manejar,

me bajé del auto y no me fijé.

y una rama, mira.

mercedes: pues, me parece

muy raro.

rómulo: aquí lo importante

no es lo que te parezca,

sino lo que es.

en lugar de preocuparte

por tu marido.

mercedes: conste que de mi boca

no ha salido

ni una sola pregunta.

y, a justificación no pedida--

rómulo: a justificación

no pedida, necia manifiesta.

ay, por favor.

déjame solo.

me duele la cabeza.

mercedes: [ríe]

¿qué?

rómulo: ¿de qué te ríes?

mercedes: si esos rasguños

te los hizo alguna

de tus amiguitas, dímelo.

las quiero felicitar.

rómulo: no te hagas

la inteligente, no te va.

no tienes la altura necesaria.

mercedes: bueno,

¿o quizás te lo hizo flor?

voy a aprovechar

para agradecerle también

los regalos que le mandó

a nuestro futuro nieto.

rómulo: "te lo hizo flor".

"voy a agradecer los regalos".

edmundo: vamos, vamos, vamos.

échale.

señores, lamento decirles que...

a ver, esa tercita.

¿cómo la ven?

zaida y edmundo: [ríen]

bueno, vámonos, pues.

a casita.

venga, venga con papi.

elige, zaida,

que la suerte está

de mi lado ahorita.

zaida: sí.

edmundo: ahí estamos.

zaida: no, no te pases.

los demás como que ya

se están molestando.

edmundo: ay, ¿qué quieres

que yo haga?

pues, ni modo.

ni modo que pierda a propósito.

[ríe]

zaida: nada más te digo,

ya vamos.

edmundo: no, está bien.

¿y otra manita no?

apostador: ole.

edmundo: échele, échele, vamos.

voy con todo,

voy con todo.

zaida: no, no.

edmundo: sí, sí, todo.

zaida: ¿con qué vas a jugar

al rato?

edmundo: ¿qué pasó, zaida?

con lo que gane,

hasta la duda ofende, hombre.

a ver.

ya gano estas dos.

ya estamos.

apostador: pago por ver.

otros: no voy.

edmundo: ay, qué lástima,

señores.

a ver.

¿cómo matas esa tercia?

a ver, ¿qué tienes?

échele.

apostador: póquer.

edmundo: ¡ah!

esta era mi racha, caray.

zaida: te lo dije.

edmundo: no tengo más.

nacho: san cupertino,

no seas gacho.

en serio,

has que no se caiga el avión.

mira, tú sabes que yo tengo

que cuidar de mi jefecita y--

y, pues, si no estoy yo,

pues, tú cuídamela mucho.

digo, aunque sí esté yo.

yo sé que tú

no te encargas de eso, carnal,

pero, pues, haz que

a mi jefecita le sea

más leve la chamba.

que sus jefes ya no sean

tan gandayas con ella.

refugio: nachito.

nacho: ay, jefa.

me asustaste.

refugio: ¿estabas rezando?

nacho: no, no.

estaba checando que--

que pasara bien el gas.

porque me voy a echar

un regaderazo.

refugio: nachito.

si quieres vamos a rezar juntos

para que llegue ese día

en que encuentren

al hermano de chelito.

para que las cosas

se arreglen para todos.

nacho: sí, ma.

¿y esa carita?

¿qué llegaste de madrugada

o qué?

edmundo: sí, y estoy

muy cansado.

así que, ahorita, no me estés

dando latita, nachito,

por favor.

nacho: tranquilo.

nomás, preguntaba.

edmundo: [resopla]

nacho: oye, jefecita,

¿me podrías prestar la plancha?

es que anoche lavé un pantalón

y, pues, todavía

no se seca bien.

y no lo quiero echar

así a la maleta

porque luego se huele todo.

refugio: sí,

pero yo te lo plancho

para que logre secarse.

y tú no te preocupes, ¿eh?

oye, nachito.

¿me dijiste que allá

van a conseguir coche

o en qué se van a mover?

edmundo: una avioneta,

un helicóptero, así,

para que no le de miedo--

nacho: no inventes,

no me estés molestando, ¿eh?

pues, nos moveremos

en lo que se pueda, jefa.

¿por qué?

refugio: no, por nada.

solo para que tengan

mucho cuidado

con la manejada, ¿eh?

nacho: pues, claro que sí, jefa.

tú no te preocupes.

oye, ¿qué horas son, eh?

no, ¿sabes qué?

yo mejor plancho el pantalón,

jefa, porque, si no,

se te va a hacer tarde

para la chamba y--

y, la neta, no quiero

que te regañen.

refugio: no, bueno.

un día que llegue tarde

no va a pasar nada.

edmundo: [ríe]

ya parece, mamá.

con lo pesadito que es tu jefe.

y el otro tipo,

el sin pelo este,

el que se cree chistoso,

no lo soporto a ese.

refugio: este...

voy por la plancha, ¿eh?

edmundo: mm,

uf, ay,

tengo que arreglar

el cuadro este de mamá

con la foto.

hay que ponerle

un vidriecito nuevo y un marco,

también está roto.

y--esto, ¿qué es?

mira, nachito.

mira esto.

nacho: órale.

¿y como por qué le dieron

tanta lana a la jefa, eh?

edmundo: yo qué voy a saber.

que buena onda.

ahí vie--

¿qué te subieron el sueldo

o qué, mamá?

¿qué pasó?

[música]

[música]

nacho: no seas metiche, mundo.

regresa el cheque de mi mamá

a su bolso, órale.

edmundo: ya, ya está, tranquilo.

no se lo pregunté

para molestarla, hombre.

refugio: es que--

me dieron ese dinero porque--

es un bono.

edmundo: ¿un bono?

ah, pues, qué bueno ma.

felicidades.

nacho: ah, pues, qué raro.

porque ese viejo, isaías,

tiene fama de codo, ¿no?

edmundo: eso, sí.

refugio: a ver,

préstame tu pantalón

que está húmedo.

voy a poner a calentar

la plancha.

nacho: sí, jefa.

edmundo: oye, ma.

con ese chequecito, pues,

podrías abrir una cuenta

en el banco bastante buena.

refugio: no, lo necesitamos

para los gastos de la casa.

pues, ya sabes que nunca faltan

los imprevistos.

edmundo: pues, sí.

pero tú estudiaste contabilidad.

y sabes que ese dinero

te va a rendir bastante bien

en el banco.

y, para el gasto de la casa,

pues, con la quincena,

pues, la libramos perfectamente.

refugio: no, este--hijo, no.

yo, hijo--

edmundo: ¿qué pasó, ma?

mamá, mamá.

nacho: espérate, mundo.

ya déjala.

pues, que ella decida

lo que ella quiera,

lo que mejor le parezca.

ve cómo la haces desesperar.

edmundo: oye, nachito.

solamente le di un buen consejo.

y creo que es muy buena idea.

nacho: pues, ella sabrá

si lo toma o no.

edmundo: sabes que algo raro

está pasando.

nacho: para nada.

de un tiempo para acá,

te la pasas mortificando

a mi jefa.

tratas de organizarle la vida.

me cae que parece

que estás tratando de ocupar

el lugar de patricio.

edmundo: no seas llevadito, ¿eh?

sin ofender, nachito.

nacho: pues, me vale

si te ofendes.

a mí, la única que me importa

es mi mamá.

ándale.

ve con ella y pídele

que te disculpe, como vas.

edmundo: ¿ahora tú me organizas

mi vida o qué?

no, nachito.

nacho: bueno, pues, tú haz

lo que se te pegue la gana.

edmundo: como siempre.

nacho: a ver, conecta

la plancha, ahora.

edmundo: te voy a ayudar

esta vez, nomás.

olga: amor, necesito

que me hagas un favor.

patricio: sí, mi amor, dime.

olga: necesito que me consigas

la dirección de flor.

patricio: ¿de quién?

olga: de flor.

ay, de flor escutia.

patricio: ¿y cómo--

para qué la quieres, mi amor?

olga: ya te lo había dicho.

se me hizo muy linda

que, pues, me mandara

un regalo para mi bebé.

así que yo le quiero

agradecer la atención

mandándole otro regalo.

¿qué te parece?

edmundo: ¿se puede, mamá?

refugio: mm--sí.

sí, hijo.

edmundo: vengo a pedirte

que me disculpes, ma.

refugio: no, hijo, no.

no, yo entiendo

que te preocupes por mí, hijo.

pero, créeme que estoy

considerando cómo hacer

rendir ese dinero, hijo.

porque, aunque no es mucho,

dudo que vuelva a ver

una cantidad así

en bastante tiempo.

edmundo: sí, ma.

bueno, ya olvida

que me puse de necio

y tan preguntón,

por favor, ¿sí?

refugio: sí.

edmundo: perdón, mamá.

refugio: no, mi amor.

edmundo: ya ves que

te quiero mucho.

¿qué? ¿a poco estás así

de sensible porque--

porque nachito se va de viaje?

refugio: bueno, en parte, sí,

hijo.

anoche le estuve rezando mucho

a la virgen para que--

para que guíe su camino,

para que me lo proteja,

para que me lo traiga con bien.

edmundo: él va a estar muy bien,

mamá.

tranquila, no pasa nada--

nacho: no, pues, gracias, jefa.

pero, pues, la neta,

si te me vas a poner

así de sensible,

mejor ahorita mismo

le digo a chelito que--

que no voy a poder ir con ella

a ninguna parte.

refugio: no, no, no.

no, tú ya quedaste

en acompañarla.

y martina y chelito

confían en ti.

nacho: pues sí--

refugio: les diste tu palabra.

nacho: bueno, solo me voy

un par de días.

o sea, tampoco es así,

mucho tiempo así

que digamos, ¿no?

refugio: sí, sí.

pues, yo lo sé, hijo.

pero--

mira, por favor,

me llamas cada que puedas, ¿eh?

nada más para saber

que estás bien, hijo. ¿sí?

nacho: sí, jefa, te lo prometo.

pero, pues tú también

me tienes que prometer

que te vas a quedar tranquila.

refugio: pero, claro que sí.

nacho: y tú me la vas

a cuidar, ¿eh?

edmundo: siempre.

refugio: bueno,

voy a terminar

de planchar tus pantalones

para que no se te haga tanto--

nacho: no, no, no.

no te preocupes.

yo ya los acabé de planchar.

mira, mejor, vete a trabajar

para que no llegues tarde, jefa.

refugio: sí.

voy por mi bolsa.

nacho: ahí te la encargo mucho,

¿eh, mundo?

pero de neta, ¿eh?

muchísimo.

edmundo: tú, tranquilo.

también es mi mamá, ¿no?

yo me ocupo de ella.

tú, más bien, preocúpate

por el avión.

nacho: no, ya vas a empezar.

¿qué no ves que me da miedo?

edmundo: no va a pasar nada.

te va a ir muy bien.

cualquier cosa, me llamas.

nacho: sí.

edmundo: ánimo.

bien, nachito.

olga: y, ¿entonces?

¿qué te parece?

patricio: no, bueno--

muy bien, mi amor.

qué bonito detalle

que le quieras

mandar algo a flor.

pero, es que tu papá

ya le mandó algo.

olga: ay, no, ¿cómo?

¿otra vez mi papá

me ganó la idea?

patricio: bueno, ya sabes

cómo es tu papá.

es un espléndido.

además, ella es su cliente.

olga: pues, sí.

ay, mi papá siempre está

en todo, ¿verdad?

no sé cómo le hace,

pero me encanta que sea así

de detallista.

patricio: claro,

es un caballero.

yo estoy haciendo

todo lo posible

por parecerme a él, mi amor.

olga: mm, pues,

me parece perfecto.

necesitas aprenderle

todo lo que puedas

porque mi papá es famoso.

porque nunca ha perdido

un solo caso.

¿tú sabías?

patricio: sí, mi amor, claro.

olga: [ríe]

[música]

[música]

chelito: ¿y ahora?

¿dónde voy a poner

las almohadas?

ay, no me cabe nada.

martina: ay, ¿qué pasa, chelito?

ya casi tenemos que irnos.

necesito otra maleta, mamá.

ya no me caben las cosas.

martina: ¿qué es todo esto?

consuelo: pues, mi equipaje.

lo que voy a necesitar

ahora que estamos

buscando a mi hermano.

martina: ¿todo esto

es tu equipaje?

pues, ¿por cuánto tiempo

crees que te vas a ir?

consuelo: tres días.

martina: a ver.

déjame ver qué llevas.

consuelo: cuidado, mami.

lo acabo de empacar.

me costó mucho trabajo

acomodar las cosas.

martina: ¿una cortina de baño,

chelito?

consuelo: claro, mamá.

pues, imagínate qué penas,

si nacho llega a verme bañando.

martina: hija,

vas a llegar a un hotel.

ni que fueras a bañarte

en despoblado, por favor.

consuelo: bueno, pues.

martina: ¿una tienda de campaña?

consuelo: por si nos agarra

en la noche, a medio camino.

pues, no hay hoteles

en todos lados, mamá.

martina: ay, esto tampoco.

a ver, a ver, a ver.

explícame--

explícame qué es todo esto.

consuelo: pues, un equipo

de supervivencia.

un radio de pilas

es indispensable

para estar supercomunicado

ante cualquier desastre, mamá.

la linterna puede servir, ¿no?

martina: chelito, por dios.

ni que se fueran a explorar

la selva de chiapas, mi hija.

consuelo: no, pues, dicen

que la mujer preparada,

pues, vale por dos.

martina: mi cielo.

además, no te van a dejar

ni subir la décima parte

de esto en el avión.

hay límite de carga.

así que mira.

me vas sacando todo esto

y te vas llevando

lo indispensable.

¿qué es es--?

consuelo: bueno,

puedo dejar el gato mecánico

y la llave de cruz.

pues, cualquiera trae uno.

yo la puedo pedir prestada.

martina: y también vas a dejar

la caja de herramientas

y esta estopa.

¿qué--qué--qué es esto, eh?

y también la bomba para inflar.

¿do--do--dónde está

la bomba para inflar?

consuelo: ¡pero, mamá!

martina: pero, hija.

consuelo: conste, ¿eh?

que si a medio camino

nos surge inflar una llanta,

me voy a acordar

de que mi mamacita santa

me prohibió llevar la bomba.

martina: ¿y esto?

¿qué es esto?

¿para qué quieres esto?

¿quieres un palo?

y mira nada más.

consuelo: un palo nada más,

mamá.

martina: ¿y qué tienes aquí?

consuelo: no, ma, es pura--

raúl: me quedé dormidísimo.

tardísimo ya.

aurora: bueno, nosotros

ya acabamos de desayunar,

pero te acompañamos.

raúl: ay, muchas gracias.

marco: ¿cómo te fue anoche,

hijo?

¿llegaste muy tarde?

raúl: pues, aunque no lo crean,

me fue muy bien.

olga está increíble

de tan amable.

marco: tu prima es muy linda,

no tienes por qué extrañarte

de que te trate bien.

aurora: no sé de qué prima

le estás hablando a tu hijo.

porque si se trata de olga--

marco: mira, aurora.

basta, por favor.

sandra: bueno, papá.

tal vez la maternidad

la está convirtiendo,

por fin, en un ser humano.

marco: ay, ¿ya vas a empezar

con tus ironías?

¿ves lo que causas?

aurora: bueno, pero si mi hija

tiene sus propias opiniones.

ya no es una niña

para tomar las mías.

sandra: papá, no lo dije

mala onda.

de verdad.

tal vez, el instinto materno

la haga volverse

un poquito más linda,

más cariñosa, más amable.

todo puede pasar, ¿no?

marco: espero que eso

lo consideres en serio.

y no sea otra de tus ironías.

sandra: claro que no.

hasta gusto me da por olga.

es más, para que veas

que no tengo nada en su contra,

yo misma te voy a ayudar, mami,

a preparar la cena

para los chavero.

aurora: ¿los chavero?

¿y quiénes son esos?

raúl: mm, mamá.

patricio.

aurora: [ríe]

ya sé, es el apellido

de la familia de patricio.

marco: aurora, ya.

con permiso, ¿eh?

sandra: pase usted.

aurora: de patricio--

nacho: ay, jefecita, pues,

como siempre, tú eres un sol.

refugio: hijito, ¿ya llevas

todo?

nacho: pues, eso espero,

porque, pues ya la llené

de todo lo que encontré.

refugio: [ríe]

qué bonita está la maleta

que te prestó doña martina.

nacho: ¿verdad que sí?

está chida, ¿no?

refugio: mira.

veo que era de su hijo.

nacho: simón.

pues, espero que de verdad

lo encontremos.

refugio: sí.

nacho: digo, porque, si no,

la neta, va a estar

bien triste regresar

sin buenas noticias

para doña martina.

refugio: ay, hijo.

eres tan bueno.

¿qué no daría yo porque alguien

hiciera lo mismo por mí?

y que me devolvieran al hijo

que acabo de perder.

nacho: ay, no, no, no,

jefecita, a ver.

ma, patricio está perdido.

sí, en eso tienes razón.

pero está perdido

de otra manera y--

y por razones muy diferentes.

refugio: a veces,

quisiera creer

que tu hermano está como--

como en una especie de trance

que no lo deja ver la realidad.

y que, lo único que necesita

es que alguien,

alguien lo haga reaccionar.

y que entienda que está

totalmente equivocado.

nacho: ay, jefa,

pues, si así fuera,

créeme que yo haría hasta

lo imposible para traértelo.

refugio: yo lo sé, mi vida.

yo lo sé.

nacho: pero, mira, jefa.

vas a ver que, algún día,

él se va a dar cuenta

solito de sus errores.

y, entonces, no va a necesitar

más que sus pies

para poder retechar a la casa.

vas a ver que sí.

refugio: ojalá ese día

llegue muy pronto.

nacho: no, no, no,

pero tú no te me pongas

triste, ¿eh?

porque, si no, de por sí,

ya sabes que a mí

me da miedo esto

y mejor no me voy, ¿eh?

refugio: ay, no, no.

no, no, mi vida.

mira, a mí ya se me pasó.

tú vete muy tranquilo,

por favor.

y que dios te acompañe

en tu camino, hijo.

nacho: y bueno, y si el mundo

te sigue dando lata, pues, tú,

como si no lo escucharas.

no le hagas mucho así caso,

no lo peles.

refugio: tú vete tranquilo,

mi hijo.

y con la seguridad de que yo

voy a estar muy bien, ¿eh?

nacho: sí, jefa.

¿me das la bendición?

pero, pues, échamela doble,

para que me alcance

los días que voy

a estar fuera, ¿no?

refugio: que el señor

te bendiga.

te guarde.

que te lleve con bien.

y guíe tu camino, hijo.

nacho: gracias, jefecita.

te quiero.

refugio: espérate, espérate.

te voy a dar mi rosario

para que te cuide

y te guarde, hijo.

agáchate para ponértelo.

nacho: no, no, jefecita.

¿cómo crees que te voy a dejar

sin tu rosario?

si este es el que te cuida a ti,

es con el que rezas

todas las noches.

refugio: si lo llevas tú,

yo voy a estar

más tranquila, nacho.

nacho: ay, y ¿qué tal si

se me pierde?

refugio: no.

no se te va a perder.

ya verás.

a ver.

hijo.

nacho: ay, pues,

muchas gracias, jefecita.

refugio: te va a cuidar, hijo.

nacho: te quiero mucho,

jefecita.

refugio: yo también, hijito.

cuídate mucho, mi amor.

mucho.

nacho: tú también, ¿eh?

enfermera: tranquila.

flor: ¿qué me pasó?

¿qué pasó?

¿dónde estoy?

enfermera: en el hospital.

flor: ¿qué pasa?

¿por qué estoy aquí?

enfermera: tuvo un accidente.

se golpeó la cabeza,

y ha estado inconsciente

desde ayer.

flor: yo estaba--

yo estaba con alguien.

enfermera: tranquila.

flor: ¿dónde está?

¿dónde está rómulo?

enfermera: voy a avisarle

a su doctor

que ya volvió en sí.

por favor, no se altere.

flor: ¿qué hago en un hospital?

¿quién me trajo?

me golpearon.

fue él.

fue él.

fue rómulo.

rómulo.

[música]

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.