null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 5

12 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

patricio: está brilloso

de tantas veces

que me lo he puesto.

¿y esta camisa

con el cuello todo rasgado?

¡es una porquería, mamá!

edmundo: ¿qué te pasa, imbécil?

¿por qué le hablas así

a mi mamá?

refugio: no, no, no, por favor.

edmundo: ¿no que muy machito

o qué?

a ver, grítame a mí, imbécil.

¡grítame!

patricio: eres un naco.

¿nada más sabes arreglar

las cosas a golpes?

edmundo: por supuesto.

déjame.

refugio: edmundo, por favor

ya basta.

patricio: pégame.

refugio: basta.

respeta a tu hermano mayor.

edmundo: que él aprenda

a respetarte también, mamá.

ve cómo te habla.

¿quieres tu camisa?

ven por ella.

patricio: estoy harto

de que agarres mis cosas.

harto.

menos mal que nacho

siempre anda de overol.

edmundo: sabes por qué es,

¿no, idiota?

es por tu culpa.

refugio: ay.

edmundo: ¿de dónde crees que

sale el dinero para esta camisa?

refugio: devuélvele su camisa,

edmundo.

y ya dejen de ofenderse,

son hermanos.

edmundo: ¿quieres tu camisa?

se la voy a devolver, mamá.

con todo gusto.

refugio: ay. no.

edmundo: aquí está.

refugio: por favor, edmundo, no.

ay, no.

no, no te preocupes, hijo.

mira--

yo voy a ver si tiene arreglo.

y, si no, pues, le volteamos

el cuello a la otra camisa y--

a ver cómo le hago, mi hijo.

patricio: gracias, mamá.

deja eso.

y si te ofendí, perdóname, mamá.

pero yo creo que tú

sí entiendes por qué me pongo

así, mamá.

edmundo: me enoja muchísimo

que patricio le hable así

a mi mamá.

ignacio: pues, tú no eres

el hijo que todo méxico

esperaba, ¿eh?

edmundo: cálmate ya, nachito,

¿eh?

ignacio: a ver, ¿conseguiste

lana para los lentes de mi jefa?

neta que sí los necesita.

edmundo: ya lo sé, ya lo sé.

pero ¿de dónde?

ignacio: pues, no sé.

búscate una chamba temporal,

aunque sea nomás para sacar

esa lana.

yo no sé cuándo vuelvan

a darme una propina tan buena.

y neta que todo lo que gano,

todo lo que gano se va en gastos

de la casa y hasta falta.

edmundo: bueno, ya.

perdóname la vida, ¿no?

te prometo hacer todo lo posible

por recuperar esa lana.

ignacio: y espero que no vuelvas

a inventarle líos a mi jefecita,

¿eh?

porque ya hasta dudo que estés

yendo a clases.

edmundo: voy perfecto

en la escuela.

ignacio: pues, no estás

tan menso, ¿eh?

¿cómo le haces?

si no estudias.

edmundo: para que veas,

cerebro privilegiado.

¿sabes qué? ya me voy.

ahí me saludas a tu hermanito,

el mayor.

ahí nos vemos.

consuelo: [resuella]

ay, hola.

buenas tardes.

así soy yo de femenina

y de delicada.

¿qué tal?

[llaman a la puerta]

martina: hija, ¿puedo pasar?

consuelo: espérame, mamá.

pasa, pásale.

martina: ¿qué haces, hija?

consuelo: pues, nada.

acomodando mis cajones.

martina: ¿nada más?

consuelo: no, pues, sí,

nada más.

¿qué se te ofrece algo, asunto?

martina: pues, yo nada más venía

a darte las buenas noches.

ya me voy a dormir.

que descanses, mi amor.

ven.

consuelo: ah, sí, tú también,

mamá.

martina: ¿qué es esto, eh?

¿por qué está aquí

abajo de tu cama?

consuelo: ah, pues,

se me ha de haber--

se me ha de haber caído.

es que estaba revisando

mis cajones para ver

de qué me deshacía.

martina: ay, no.

¿cómo lo vas a tirar, chelito?

pero si está bien bonito.

y está casi nuevo.

no, no, no.

va a ser un desperdicio.

mejor se lo regalamos a la hija

de don salomé.

le va a encantar.

refugio: patricio,

tú eres el mayor,

el que debe poner el ejemplo.

mantener la paz

entre ustedes, hijo.

patricio: pero velos, mamá.

se comportan como niños.

refugio: con paciencia

y buena voluntad, hijo.

patricio: mamá, ya deja eso.

esa camisa no tiene remedio.

se le va a notar mucho

las costuras.

refugio: no, tú déjame hacerle

la lucha.

ay, ya viste lo bien que quedó

la otra, la blanca.

a la que le volteé el cuello,

¿te acuerdas?

terminando esto me pongo

a despercudir en cloro.

y al rato llevo tu traje

a la tintorería.

patricio: gracias, mamá.

es que la fiesta

es muy importante.

es de gente que tiene un bufete

muy prestigioso.

y ya estoy a unos meses

de terminar la carrera

y tú sabes que las oportunidades

así no--no abundan, mami.

refugio: tú confía en mí, hijo.

es más, si quieres vete a dar

una vuelta.

verás que cuando regreses,

vas a tener dos camisas

para escoger.

[ríe]

patricio: gracias.

te veo al rato.

voy a salir con lucero.

refugio: ay, qué bueno, hijo.

ay, ¿sabes qué?

toma, toma, para que

te distraigas.

mira, son--son 20 pesos,

pero de algo te han de servir.

patricio: no, mamá, ¿cómo crees?

refugio: por favor, tómalos,

tómalos, por favor.

patricio: gracias, ma.

refugio: [ríe]

hijo.

patricio: gracias.

refugio: [suspira]

esto tiene que quedar perfecto.

mercedes: ya hablé con tu papá.

y te manda a saludar

y te asegura que sí va a estar

presente en tu fiesta.

olga: ¿en serio?

mercedes: ajá.

olga: a lo mejor porque

la fiesta es en su casa

y no le queda más remedio.

mercedes: bueno,

también va a aprovechar

y va a invitar a dos asociados.

y a un ministro

de la suprema corte también.

olga: mamá, la fiesta es mía,

no de mi papá.

me choca que siempre

se adueña de mis reuniones.

¿no te acuerdas de mi fiesta

de 15 años?

la arruinó invitando

a puro ruco horroroso.

yo solamente pude invitar

a unos amigos ahí,

más cercanos.

¿te parece justo?

mercedes: olga, no seas

malagradecida.

tu papá te hizo una fiesta

espectacular.

contrató el show

del circo canadiense

y hubo 1500 invitados.

por favor, mi amor.

olga: [ríe]

ay, mamá, me da hasta risa.

el circo estuvo aburridísimo.

y cuando ves a un trapecista

ya los viste a todos.

a ver, préstame la lista.

ay, no, raúl cervantes,

mi primo.

todavía que me deja plantada

en el aeropuerto

lo vas a invitar.

mercedes: no seas así con él.

siempre ha sido muy detallista

contigo.

olga: ay, sí, mamá.

porque es un lambiscón.

mercedes: olga.

olga: ay, bueno, ya, mamá.

me da lo mismo, la verdad.

mercedes: además,

me dijo que va a traer un amigo.

un compañero suyo

de la facultad.

olga: seguramente igual de teto

y aburrido que mi primo.

patricio: [ríe]

lucero: [ríe]

ay, está increíble, patricio.

muchas gracias.

patricio: [ríe]

lucero: es el regalo más lindo

que nadie me ha dado jamás.

patricio: bueno,

tampoco es para tanto.

apenas es un peluchito.

lucero: pero es el detalle,

el cariño con el que me lo das.

te acordaste

de que me gustan los conejos.

patricio: [ríe]

lucero: y eso quiere decir

que piensas en mí.

[ríe]

lo voy a guardar como si fuera

de oro.

patricio: qué bueno

que te gustó.

lucero: lo voy a poner junto

a mi cama y todas las noches

cuando me vaya a dormir,

será como si tuviera

un pedacito tuyo acompañándome.

ambos: [ríen]

patricio: bueno, y cuéntame.

¿cómo te ha ido en el trabajo?

lucero: ay, más o menos.

llegar a un lugar nuevo,

pues, no siempre es fácil.

y don isaías es bien enojón.

patricio: sí, ya sé.

mi mamá me lo ha contado.

ojalá y ella pudiera cambiar

de empleo, pero a su edad

y sin haber terminado

los estudios está muy difícil

que consiga algo.

lucero: no, no.

si ella se cambia a otro empleo,

palabra que yo la sigo.

vaya adonde vaya.

además, si tomé el empleo,

es porque quiero ayudar

a mi papá para que tenga

un mejor trabajo.

patricio: claro.

es que hay que hacer

lo que sea por mejorar.

tener una vida más holgada.

muchas gracias por--

por tenerme tanta paciencia.

lucero: también tú a mí.

te quiero.

patricio: yo también.

pollo: ya, mundo,

ya deja de preocuparte

por la lana de tu jefa, carnal.

los papás están para dar lana,

no para quitarla.

yo, por ejemplo,

no le tengo que rendir

cuentas a nadie.

a mis viejos ni les preocupa

lo que yo haga.

eso sí, mientras que no me tome

los alcoholes de mis jefes,

lo de más les vale, ¿eh?

edmundo: mi mamá no me dice

nada, es nachito,

el más pequeñito

de estos que te traen jabón.

y ahora patricio

se juntó con él.

pollo: eso es lo que yo digo.

que tus peores enemigos

están en tu mismita familia.

edmundo: dime cuándo.

es que ahora sí necesito

ese quinientón.

ya me pasé de buena onda

y le volví a prometer

que los conseguía.

pollo: tampoco te vas a meter

a chambear como dijo tu carnal.

edmundo: [ríe] sí.

¿qué te pasa? ¿a qué hora?

pollo: pues, ¿entonces?

te recuerdo que yo te había

invitado a un negocito que

podría resultar bien chido, ¿eh?

y si no lo he hecho,

es porque no puedo solo, mundo.

así que sufres porque quieres,

carnal.

edmundo: es que,

¿no hay otra manera?

son 500 pesos nada más.

está papita.

pollo: ay, papá, ¿eh?

hoy es tu día de suerte.

ya ve que sí haya.

[silba]

ese.

>> oh.

pollo: ¿qué tranza?

>> ¿qué hubo, mi pollo?

pollo: todo chido.

>> oye, ¿me acompañas

a un entre?

pollo: clarín, mi pinza.

oye, carnal,

¿puede venir mi cuate?

sí se rifa, se rifa, ¿eh?

se ve fresa, pero se rifa.

julieta: hija, ¿cómo te fue?

lucero: muy bien.

[ríe]

julieta: oye, ¿y ese peluche

que traes?

lucero: me lo regaló patricio.

a poco no está precioso.

julieta: sí, ¿es un regalo

adelantado de tu cumpleaños?

lucero: no, fue nada más así,

de la nada.

qué detalle, ¿no?

[suspira]

nos la pasamos increíble.

patricio volvió a ser

el mismo del que me enamoré.

julieta: ay, pues,

qué gusto me da.

yo también te tengo noticias.

llamó tu papá.

lo detuvo la patrulla de caminos

porque llevaba carga

con sobrepeso.

lucero: pero ¿él está bien?

julieta: sí, sí, sí.

el error fue de su supervisor.

pero bueno,

lo bueno es que le asignaron

una ruta más corta.

y sí va a poder estar

para tu cumpleaños.

ambas: [ríen]

julieta: ay, mi amor.

lucero: nada puede salir mal

en este mundo

cuando hay tanto amor

y tantas cosas bonitas.

julieta: y mientras tanto,

yo ya hice un postre

para chuparse los dedos

para mañana.

lucero: [ríe]

ay, qué emoción.

vas a ver que la vamos a pasar

superbién.

ay, me muero de ganas

de saludar a nacho, a mundo,

y avisarles que van a ser

mis cuñados.

[ríe]

julieta: qué flojera.

[música]

[música]

ignacio: ¿y ahora?

¿qué te pasa, chelito?

¿te torciste la pata o qué?

consuelo: no, ¿por qué

lo dices?

ignacio: pues porque caminas

como gallina rengueando.

consuelo: pues fíjate que estoy

bien, sin novedad.

te traje un tentempié

para compartirlo contigo.

son tortas de chilaquiles.

ignacio: ah, pues qué chido.

gracias, ¿eh?

¿dónde las compraste?

consuelo: pues en ningún lado.

las hice en la mañana.

ignacio: ¿tú?

consuelo: bueno, mi jefa.

voy por unos chescos.

ignacio: órale.

suelo.

una, dos, tres.

lo rudo, lo rudo.

¿estás bien?

consuelo: déjame.

estoy bien.

ni que fuera una ruca.

ignacio: oh, chicharitos.

¿para qué te pusiste

esos zapatos?

pues con razón.

consuelo: pues para

lo que no te importa, menso.

ignacio: duele.

>> aquí tiene, doña refugio.

nada más que...

refugio: ¿qué pasó?

>> mire.

refugio: [resuella]

ay, no. no, no, no.

>> me da mucha pena,

pero ya estaba viejito

y no aguantó la máquina

de lavado y...

refugio: no, no puede ser.

mi hijo va a sentir

que se muere.

>> lo único que puedo ofrecerle

es no cobrar por el servicio.

usted ya sabe

que si la tela viene mal,

pues, no podemos hacernos

responsables.

refugio: ay, dios mío.

¿qué voy a hacer,

qué voy a hacer?

>> lotería para mañana.

lotería para mañana.

lotería, lleve su lotería

para mañana.

edmundo: a ver, jefe, venga.

>> tengo estos números.

no sé cuál le guste.

hoy puede ser su día

de suerte, señor.

edmundo: me siento con suerte.

a ver, este.

>> claro que sí, permítame.

edmundo: écheme la buena, ¿eh?

>> claro que sí,

va a ser el bueno.

edmundo: ahí estamos.

>> ok.

muchas gracias, hasta luego.

y suerte.

edmundo: gracias, gracias.

>> lotería para mañana.

lotería para mañana.

edmundo: con este cachito

voy para pagar las deudas

que tengo.

que sea el bueno.

apolinario: dichosos los ojos

que la miran, refugio.

refugio: ¿perdón?

apolinario: qué bueno verla.

me da gusto y se ve hermosa,

como siempre.

refugio: ¿cómo dice, polo?

es que--ay, perdóneme,

pero es que estoy muy distraída.

apolinario: pero ¿qué le pasa

hoy?

digo, al menos antes me mandaba

a callar y--y ahora

ni caso me hace.

[ríe]

refugio: polo, es que estoy

muy preocupada.

mi hijo patricio tiene un evento

muy importante.

en la tintorería le echaron

a perder su traje.

apolinario: ay, qué--qué

barbaridad.

pero--pero no--no se preocupe

que no soporto verla así.

por favor.

refugio: te lo agradezco,

pero nadie,

nadie puede ayudarme.

polo: ay, ¿cómo de que no?

no diga eso.

a ver, dígame cómo cuánto mide

su muchacho.

yo tengo un par de trajes ahí

y con todo gusto se lo regalo.

refugio: no, no.

de ninguna manera, ¿cómo cree?

se lo agradezco,

pero yo no puedo aceptar eso.

apolinario: sí, sí.

ya sé que usted no se quiere

sentir comprometida conmigo,

pero usted y yo somos amigos

y para eso son los amigos,

para apoyarse.

es más, se los llevo en un rato

a su casa.

y si le sirven, bien,

se los queda, y ya.

tan amigos como siempre.

>> pero cuéntame.

cuéntame con más detalles.

lucero: bueno, pero no me puedo

tardar.

don isaías salió,

pero no quiero que me vayan

a regañar como la otra vez.

>> tú tranquila.

yo le dije a su secre

que te busquen aquí.

tú respira.

lucero: [suspira]

lo pasamos increíble.

patricio fue tan tierno,

tan romántico.

no sabes cómo me miraba.

>> así como floribón

con juan pablo en "siempre mía".

lucero: sí, así,

todo tierno y apasionado.

>> ¿y nada más se besaron?

lucero: ¿qué te pasa?

pues, claro.

todavía no somos novios

formales, pero estoy segura

que mu pronto me lo va a pedir.

ignacio: pues, con la pena,

jefecita.

pero creo que se va a notar

mucho que soy un pobre mecánico.

porque no me puedo quitar

toda la grasa de las manos

y menos de las uñas, ¿eh?

refugio: [ríe]

nacho, tállatelo bien.

edmundo: ahí nos vemos, familia.

refugio: no, no, no.

¿cómo que te vas?

si lucero y julieta no tardan

en llegar.

edmundo: ¿es hoy, ma? no.

refugio: sí.

edmundo: con razón hasta

el overol te quitaste, nachito.

[ríe]

perdón,

pero es que no me puedo quedar.

tengo que estudiar

para un examen de bioquímica

para mañana dificilísimo.

refugio: no, mundo.

edmundo: sí, sí.

refugio: pero si ya habíamos

quedado.

edmundo: ay, ni modo, ma.

perdón.

ahí me la saludas mucho, ¿eh?

refugio: ay, hijo.

edmundo: me saco la espina

después, ma.

ahí nos vemos, nachito.

refugio: ay, no.

raúl: no, no puede ser.

no.

patricio: ¿de veras tu prima

te bloqueó?

raúl: debe ser un error.

ya ves que eso luego pasa

en automático, así.

patricio: bueno, pues,

está claro que el destino

no quiere que yo la conozca.

raúl: tranquilo, hombre.

ya la vas a ver en persona

el viernes.

sí vas a ir, ¿verdad?

no me vayas a salir

con otro pretexto.

patricio: ya, ya te dije

que voy.

por echarte la mano

y porque tengo interés

de conocer a tu tío.

por ahora estoy bien con lucero

y no quiero--lucero--

la cena.

no, me van a matar.

nos vemos mañana.

luego te pago.

raúl: sí, ándale,

mañana me pagas.

no, no puede ser

que mi prima me dio de baja.

segurito fue

por lo del aeropuerto.

pero bueno,

mi prima no me quiso invitar

a la fiesta, pero mis tíos sí.

edmundo: aquí está el agüita

que querías, toma.

lucero: gracias, edmundo.

edmundo: permiso.

ah, te voy a traer un platito

para que le pongas abajo.

ahorita regreso.

lucero: gracias.

ignacio: ¿no que te ibas?

edmundo: [ríe]

eh, no.

me acabo de acordar

que el examen

es hasta pasado mañana.

me quedo.

ignacio: ah, mira.

edmundo: [ríe]

ignacio: doña julieta,

aquí está su té.

julieta: ay, muchas gracias,

nachito.

ay, tú siempre tan lindo,

tan chulo.

y bueno, te has puesto

grandote, guapote.

¿verdad que está nomás lindo,

mi amor?

lucero: sí.

ignacio: ya ve.

así pasa cuando sucede.

julieta: [ríe]

lucero: ¿y cuánto hace

que no nos veíamos?

ignacio: yo a ti

como una semana.

julieta: ¿cómo que una semana?

pues, ¿dónde?

ignacio: sí, lo que pasa

es que no nos reconocimos.

fue la tarde que viniste

con mi jefa.

lucero: ay, tienes razón.

qué pena.

es que y no sabía que tú--

refugio: ay, no te apures, hija.

es normal

que no lo reconocieras, ¿eh?

ay, ya es todo un hombre.

[ríe]

ignacio: siéntate, mamacita,

por favor.

refugio: sí, mi amor, gracias.

edmundo: aquí está el platito.

julieta: amiga.

refugio: ay, mi amiga.

lucero: ¿y patricio?

ignacio: mi hermano

no ha llegado.

refugio: pero no debe de tardar.

edmundo: [chista]

nachito, nachito.

olga: [ríe]

obviamente iba a bloquear

al tonto de mi primo de aquí.

mercedes: ¿solo porque

se le descompuso su coche?

no seas cruel, olga.

olga: si no va a cumplir,

entonces, que no prometa nada.

ya de por sí no me gusta que

mis amistades nos relacionen.

qué bueno que tiene

otro apellido.

mercedes: gracias

por lo que me toca, hija.

por cierto, los cervantes son

la única familia que me queda.

olga: ay, mamá, ya.

agradece que te doy chance

de que los invites

a mis fiestas.

mercedes: bueno, ¿y no conociste

a alguien especial en tu viaje?

olga: no, mamá.

ya parece que voy a andar

con cualquiera nada más

porque sí.

mercedes: entonces,

nadie te llamó la atención.

olga: no.

yo necesito un hombre hecho

y derecho.

un hombre con ambición,

con voluntad, con carácter.

y sobre todo que sea guapísimo.

mercedes: eso no es lo más

importante, mi amor.

olga: claro que sí.

y no me pienso conformar

con menos.

martina: ¿qué te pasa, hija?

¿no quieres cenar?

consuelo: no tengo hambre.

martina: ¿por qué?

¿hay problemas en el taller?

consuelo: no, no es eso.

martina: ¿entonces?

consuelo: nada, cosas mías.

martina: hija, hija,

te tengo una muy buena noticia.

llegó esta carta

y aprobaste todas las materias

de segundo año

de la prepa abierta.

ay, me siento tan orgullosa

de ti, hija.

consuelo: pues, sí, pero no.

martina: ¿y eso?

¿no te da gusto?

consuelo: pues, no tanto.

no me sirve de nada.

porque en esta vida

nada sirve de nada.

martina: pero ¿qué te pasa?

tú no eres así.

¿qué pasó que de pronto estás

tan negativa?

consuelo: nada, mamá.

me voy a mi cuarto.

martina: no, no, no, chelito.

quiero que me digas

qué es lo que te pasa.

consuelo: pero ¿cómo te voy

a decir lo que no sé, mamá?

martina: ¿fue porque regalé

tu vestido?

tú me dijiste que ibas a tirarlo

a la basura, perdóname.

consuelo: no, no es por eso,

mamá, ¿ya me puedo ir?

martina: está bien.

buenas noches.

consuelo: ah,

y hablando de cosas que pasan

porque suceden.

por accidente raspé tus zapatos

de tacón.

los rojos.

martina: ¿los--los rojitos?

ignacio: déjame,

le llevo su chesco a lucero.

edmundo: no, se lo llevo yo.

ignacio: no seas gandayas,

se lo llevo yo.

edmundo: no, bueno,

llévaselo tú y le dices

que es de mi parte, ¿vale?

ignacio: vale.

edmundo: órale.

ignacio: ¿cómo de tu parte?

no, no, ¿qué es eso?

edmundo: no, no, no.

nada más espérate.

todas: [ríen]

patricio: perdón.

buenas noches.

¿cómo están?

se me hizo un poco tarde,

estaba estudiando

con un compañero.

julieta: no te preocupes.

pero aquí, mi hija,

se moría de ganas de ver

a su novio.

refugio: voy a la cocina.

julieta: ay, te ayudo, amiga.

refugio: sí.

julieta: ay, qué rico.

me muero de hambre.

edmundo: entonces,

patito es tu novio.

lucero: bueno, hemos estado

saliendo, pero no hay

nada formal.

patricio: todo a su tiempo.

pero, como cada vez

nos llevamos mejor,

quizás muy pronto

lo formalicemos.

lucero: [ríe]

claro, todo a su tiempo.

edmundo: sí, ya decía yo.

patricio: pero bueno,

ese no es el tema,

sino que mi mamá quería celebrar

que ella y lucero

ya son compañeras de trabajo.

refugio: vengan, hijos.

ya no dejen que se enfríen.

edmundo: ¿quiénes?

ah, ah, los sopes.

los sopes.

patricio: qué gracioso, mundo.

me vi muy optimista

pensando que mis hermanos

sabrían comportarse

a la altura.

ignacio: yo no he hecho nada.

no me metas en el mismo costal.

refugio: hijos.

julieta: ¿pasa algo?

edmundo: no, no, no.

nada, doña julieta.

solamente la sorpresa

de descubrir que una mujercita

tan linda como lucero

se hizo novia de un tipo

tan odioso como mi hermanito.

refugio: edmundo, por favor,

contrólate.

edmundo: no, mamá,

si estoy controladísimo.

te lo juro.

permiso, ¿eh?

lucero, ¿un sopecito?

[música]

[música]

rómulo: hija, ¿cómo te fue?

olga: muy bien.

gracias, papá.

rómulo: me dijo tu madre

que te compraste muchas cosas

en el viaje.

aunque ya lo había yo notado

en tu estado de cuenta

de la tarjeta.

olga: ¿y qué otra cosa

podía hacer?

viajar sola es aburridísimo.

rómulo: ah, caray.

como le añadiste dos semanas

a tu viaje,

yo pensé todo lo contrario.

además, fue contigo...

lorena y...

olga: aurora.

rómulo: aurora.

olga: ajá.

rómulo: se fueron a mitad

del recorrido, ¿o no?

olga: sí, pero se quedaron

en londres.

¿pediste que me espiaran

o cómo lo sabes?

rómulo: ven.

[ríe]

son hijas de mis socios.

así es que...

ellos se enteraron de sus gastos

de la misma forma que yo.

olga: y ya que los mencionas,

no estoy de acuerdo

en que los hayas invitado

a mi fiesta.

rómulo: bueno, de algún modo

tengo que sacar provecho

a los daños que le causas

a mi cartera.

no te preocupes,

no estaremos con ustedes

si eso es lo que te preocupa.

olga: está bien.

tienes que pedir doble menú

porque odio tener que estar

comiendo comida de viejitos.

rómulo: [ríe]

olga: y te veo mañana, papá,

porque el cambio de horario

me trae loca.

rómulo: te trae loca

entre otras cosas.

mercedes: tenle paciencia,

mi amor.

rómulo: [suspira]

lo intento, de verdad.

pero tu hija lo hace

muy difícil.

edmundo: va a estar

para chuparse los dedos el mole,

¿eh?

te va a encantar, lucero.

patricio: ¿mole?

¿vamos a cenar mole?

lucero: ay, qué bueno.

a mí me gusta mucho.

a poco a ti no te gusta

el mole.

patricio: sí, mi amor,

pero de noche es pesado.

edmundo: a ti te cae pesado.

bueno, si quieres--eh, no sé.

salmón o caviar,

hubieras dicho para importarlos

de rusia para ti.

lucero: tu mamá es una excelente

cocinera.

de seguro ese mole le quedó

riquísimo.

edmundo: riquísimo.

ignacio: bueno, ¿y qué quieren

decir con eso de que están

saliendo sin formalizar, eh?

¿son novios o no son novios?

porque una chava como tú

le han de sobrar galanes,

lucero.

patricio: te estás pasando,

ignacio.

ignacio: le pregunté a ella,

no a ti.

refugio: ¿y ahora por qué

tan callados?

si estaban muy animados.

patricio: créeme que nos

prefieres callados, mamá.

julieta: ¿es mi imaginación

o queda muy poco

de los buenos muchachitos

que yo conocí?

refugio: no, no les hagas caso,

julieta.

ya sabes como son los muchachos.

se la pasan molestándose,

pero en realidad

se llevan muy bien.

edmundo: sí.

refugio: ¿te sirvo, hijo?

ay, no, qué pena.

primero pásame el plato

de lucero,

ella es la invitada de honor.

lucero: ay, se lo agradezco,

doña refugio, pero patricio

es el hombre de la casa.

rómulo: tu hija regresó

peor que nunca de su viaje.

con nada se le da gusto,

a nadie respeta y si sigue así,

ya no sé cómo va a acabar esto.

mercedes: es nuestra única hija.

rómulo, no la juzgues.

olga puede ser caprichosa,

pero no es una niña mala.

y ya verás que cuando encuentre

un muchacho que la quiera

y la comprenda,

todo va a cambiar.

el amor hace milagros.

rómulo: tu hija no necesita

un marido, necesita un domador.

mercedes: ¿cómo puedes decir

eso?

estoy de acuerdo que hacemos mal

en complacerla en todo.

pero es por la alegría que nos

dio su llegada.

después de tres embarazos

fallidos para mí es un sol.

rómulo: para ti es un sol,

para mí

olguita es un eclipse total.

mercedes: ay, rómulo.

mira, te prometo hablar

con ella.

insistiré en que pida ayuda.

y vas a ver que muy pronto

va a cambiar su comportamiento.

rómulo: haz lo que creas mejor,

yo me voy a acostar.

tengo un día muy pesado mañana.

mercedes: ¿no me vas a dar

un beso de buenas noches?

rómulo: dámelo tú si quieres

cuando llegues a la cama.

la misma distancia tienes tú

hacia mí que yo hacia ti.

nada más te pido un favor,

no me despiertes.

buenas noches.

refugio: ya estuvo bueno

de que estén molestando

a su hermano.

¿no ven que julieta y lucero

están muy incómodas?

edmundo: ¿cómo no va a estar

incómoda lucero, mamá?

si mi hermano se hace

el interesante con ella.

qué flojera.

ignacio: ¿y qué es eso de está

saliendo, eh?

lucero no merece que patricio

juegue con ella.

la conoce de toda la vida, jefa.

edmundo: sí, o sea,

¿para esto era la cena?

¿para que solamente

la presumiera con nosotros?

es casi como nuestra hermana.

eso es un pecado.

refugio: lo que haya

o deje de haber entre ellos

no es cosa de ustedes.

¿no son capaces de respetar

las vidas ajenas?

ignacio: pues, ella está

muy linda como para perder

el tiempo con patricio, jefa.

¿es su novio o no?

refugio: ay, ya.

lleven esto a la mesa

y dejen de molestar.

lucero: ¿en serio eso

es lo que piensan?

martina: hija,

¿de verdad no quieres

un pancito con leche?

consuelo: no, ma.

no tengo hambre.

martina: no me digas que estás

a dieta.

¿y esas palomitas qué, eh?

consuelo: no, pues, están ahí

desde la tarde.

además, ¿para qué me pongo

a dieta?

si, de todos modos,

nadie me pela.

martina: a ver, ¿nadie o nacho?

consuelo: pues, ni nacho,

ni nadie.

soy un mecánico más

en el taller y ya.

martina: ay, mi hijita.

ya te he dicho muchas veces

que si quieres dedicarte

a la escuela o a trabajar

en otra cosa,

tienes todo mi apoyo.

consuelo: pues, a mí me gusta

mi chamba, mamá.

yo prefiero ayudarte.

¿o qué?

a poco hubieras preferido tener

otro hijo hombre.

o sea, lo tuviste

y ve qué pasó.

martina: chelito,

no quiero que el precio

de trabajar conmigo

sea tu felicidad.

consuelo: no, ma, ma.

no te agüites,

mañana se me pasa.

ya me conozco.

y perdón por tus zapatos rojos.

martina: ni te apures.

dejé de usarlos

cuando se murió tu papá.

consuelo: perdón, ma.

martina: está bien.

lucero: qué pena que sus hijos

se peleen por mi culpa.

refugio: ay, no, no es eso.

te defienden.

en esta casa todos te queremos.

sobre todo patricio.

pero tú sabes que por ahora

él necesita dedicarse

a terminar su carrera.

eso ya lo hemos hablado.

lucero: ay, doña refugio,

es que creo que nada más

vine a darle más problema.

refugio: ay, no.

claro que no.

ay, ya verás cómo la vamos

a pasar muy bien, hijita.

[ríe]

lucero: está bien.

patricio: la estamos esperando.

lucero: ah, ya vamos, mi amor.

con permiso, doña refugio.

refugio: sí.

pollo: pues la neta qué chido

que me contactaron, ¿eh, carnal?

mira, esta va por cuenta

de la casa.

>> ¿neta?

pollo: sí, no, sí, sí.

pero pues a la otra

sí la tienen que pagar, ¿eh?

chitón, esta es de la buena,

¿eh?

>> ¿seguro?

pollo: sí, no, está chida,

está chida.

pero si les gusta,

me recomiendan, ¿eh?

camarón, ya están.

chitón, ¿eh?

cámara, carnalito, cámara.

¿y usted qué me ve?

apolinario: ¿que tú no eres

compañero de clases

de edmundo chavero?

pollo: pues puede ser,

pero ¿por?

apolinario: no, no, por nada.

pollo: pues don.

mejor ándese con cuidado, ¿eh?

no me gusta la gente metiche.

apolinario: yo nada más

preguntaba porque la familia

vive por aquí, por el rumbo.

pollo: ey, ey.

apolinario: y te he visto

con él.

pollo: sí, sí, sí.

apolinario: ¿y también

estudias medicina?

pollo: pues sí,

pues lo que vendan los chavos.

sí, lo mismo.

apolinario: sí, sí, sí.

me imagino.

pollo: sí.

cámara, don, buena noche.

apolinario: buenas noches.

a doña refugio

no le va a gustar nada

enterarse de esto.

lucero: miren a patricio.

todos: [ríen]

ignacio: qué marrano estabas,

¿eh? digo, perdón, gordito.

qué bueno que ahí está

el estirón.

edmundo: ¿se acuerdan

cuando lucero se quedó

atorada en el clóset de este?

julieta: ay, cierto.

lucero: yo tenía como seis años.

miren, como aquí en esta foto

que estaba de estrella.

ignacio: no, y estaba

para que la sacaran de--

lucero: ay, sí, fue horrible.

tardaron siglos en oírme.

hasta que llegó mundo

y pura chiripa.

refugio: qué niños más traviesos

eran, ¿verdad?

julieta: pero ni modo

que los estuviéramos cuidando

todo el tiempo.

ignacio: la verdad,

doña julieta,

tenemos mucho qué agradecerle.

de no ser por usted que

siempre--siempre nos apoyó

y nos tuvo tanta paciencia,

pues quién sabe

dónde hubiéramos terminado, ¿no?

refugio: es la pura verdad.

julieta: ay, amiga,

no te me pongas nostálgica,

que me vas a hacer llorar

y no quiero, no quiero.

patricio: bueno, ya, ¿no?

no las invitamos para ponernos

tristes, ¿cierto, mamá?

refugio: no, no, claro que no,

hijo, al contrario.

la reuniones son para compartir

y sentirnos bien y cosas buenas.

julieta: pero la próxima

va a ser en nuestra casa.

y ya saben el motivo.

ignacio: para festejar

a la cumpleañera, ¿no?

para mí, esa fiesta ya comenzó

desde hoy.

lucero: ay, gracias, nachito.

qué lindo.

ignacio: ¿qué húbole,

qué húbole?

consuelo: ¿y ahora?

¿esa sonrisota?

¿por qué tan feliz?

ignacio: oh.

si estoy de buenas,

porque estoy de buenas.

si estoy de malas,

porque estoy de malas.

nadie te entiende, ¿qué quieres?

consuelo: ay, pues,

yo nada más decía.

ignacio: oye, ¿y cómo vas

con los tacones ya?

¿ya los dominas o qué?

consuelo: ya te dije

que no me molestes.

ignacio: es mi camisa nueva.

consuelo: [bufa]

ignacio: chale, ¿hoy quién

está de malas, eh?

consuelo: oye, pero tú nunca

estás así de buenas, ¿eh?

¿qué te traes? ¿qué?

¿conociste una vieja

o qué cosa?

ignacio: puede ser, tal vez,

quién sabe, a lo mejor, no sé.

consuelo: ay, sí, misterioso.

ignacio: bueno,

igual ya lo conocía.

nada más la reconocí.

consuelo: ah, pues, qué bueno,

fíjate, que te aproveche.

ignacio: oh.

alguien desayunó león, ¿eh?

todos: [ríen]

ignacio: muñeco.

[música]

[música]

lucero: no sabes qué padre

nos la pasamos.

al principio, patricio estuvo

superserio, pero bueno,

siempre que se trata de cosas

de su familia se pone así.

>> bueno,

es que por lo que me cuentas

sus hermanos sí se pasaron.

lucero: ay, no tanto.

si los dos son simpatiquísimos.

>> pues te estás tardando, ¿eh?

presenta.

lucero: [ríe]

deja que antes le pregunte

a patricio si tienen novia

o algo.

>> bueno, ¿yo?

yo no soy celosa.

y a propósito

de lo que me cuentas,

sonó que los dos están

babeando por ti.

lucero: estás loca.

claro que no.

lo que pasa es que los cuatro

nos conocemos desde que

éramos niños, por eso son así.

y no son celos,

solamente me defienden.

>> [resuella]

ay, no, no. ¿te imaginas

si resulta lo que te digo?

tres hermanos enamorados

de la misma mujer.

[resuella]

así como en mi película

favorita, "leyendas de pasión".

ay qué romántico.

lucero: [ríe]

estás bien loca.

no.

y aunque así fuera,

yo solo tengo ojos para patricio

es más, en cuanto averigüe

si están libres,

te los presento.

>> por favor.

lucero: [ríe]

>> ¿están guapos?

lucero: sí, están guapos.

[ríe]

ignacio: ¿qué te pasa, chelito?

dame eso.

consuelo: ok, pero antes

dime la verdad.

ignacio: ¿la verdad de qué?

¿qué desayunaste hoy?

¿qué, te volviste loca,

qué te pasa?

consuelo: el que anda loco

y volado con alguien eres tú.

no me engañas.

ignacio: pues, aunque así fuera,

tú no tienes porque enojarte.

tú y yo somos carnales.

no te me esponjes, tranquila.

consuelo: no te pases de lanza

tú tampoco, ¿eh?

ignacio: síguele así

y ni carnales vamos a ser, ¿eh?

chale.

olga: no tengo anda que ponerme

para la fiesta de mañana.

así que me urge ir de compras.

¿puedo llevarme a abel?

porque a agustín no lo soporto.

rómulo: regresaste

con nueve maletas.

¿qué había dentro, mi hijita?

¿tierra del desierto?

olga: [ríe]

ay, papá.

había regalos, recuerdos

y obviamente ropa.

pero para otro tipo de cosas,

nada "fashion".

mercedes: seguramente de--ah.

algo de lo que te compraste

puede servir para la fiesta,

¿no?

olga: no, mamá.

y de una vez me voy a ir

al "mall", allá desayuno.

así soy la primera en entrar

a las tiendas para tenerlas

para mí solita.

porque me choca cuando la gente

se prueba la ropa antes que yo.

me voy a llevar a abel.

y conste que avisé.

mercedes: mi amor, espera.

espera, hija.

[celular]

rómulo: bueno.

sí.

permíteme que estoy desayunando

con la familia.

yo también me muero

de ganas de verte.

¿de verdad?

edmundo: no sabes qué cosita

es lucero.

en los cuatro años que dejé

de verla se puso increíble.

tiene unas piernas perfectas.

pollo: pues presta

para la orquesta.

ambos: [ríen]

edmundo: solamente que quieras

darle baja a mi hermano

patricio.

esa fue la sorpresa de la noche.

ahora resulta que es

su noviecita, imagínate.

pollo: ah, no manches.

¿y es igual de fresita

y de payasa que él?

edmundo: no, no, para nada.

lástima que llegué tarde

y me la ganó él.

pollo: ay, chale.

me acabo de acordar de algo

que me urgía contarte, carnal.

edmundo: ¿qué pasó?

pollo: pues, nada.

anoche que andaba haciendo

unos "business",

que pasa el panadero ese,

ya sabes, ¿no?

pues me reconoció.

edmundo: ¿polo?

pollo: ese, ese, sí.

pues no sé.

pues me late que se dio color

de lo que yo hacía.

edmundo: no, no, no.

tranquilo, no peles.

ese cuate vive entre los panes,

harinas y--y siempre soñando

con mi mamá.

pollo: pues ahí está.

pues agarra eso de pretexto

para darle una escarmentada

y que deje de espiarme.

edmundo: que no lo peles.

además, ¿sabes qué?

mi mamá ni en cuenta.

órale, ya vámonos.

pollo: ¿neta?

edmundo: te lo juro.

ese güey es un pan.

pollo: no, pues, tú dime, neta.

edmundo: es un pan, te lo juro.

patricio: ¿pudiste hacer algo

con mi traje, mamá?

refugio: ay, hola, hijo.

mañana temprano va a estar listo

y te va a encantar

cómo lo estoy dejando.

patricio: gracias.

bueno, te veo en la noche

que voy a salir con lucero.

a lo mejor paso a la peluquería.

refugio: está bien.

patricio: gracias, mami.

refugio: que dios te acompañe,

hijo.

patricio: también.

refugio: ay.

te vas a ver guapísimo, hijo.

de mi cuenta corre.

lucero: ayer me la pasé

muy bien.

tus hermanos son

muy buena onda.

patricio: ¿qué buena onda

ni qué nada?

se la pasaron fastidiándome

toda la noche.

lucero: oye, ¿no se te antoja

ir al cine?

mañana estrena una película

que me llamó la atención.

¿vamos?

patricio: mañana no voy a poder

verte.

es que voy a acompañar a raúl

a un compromiso donde me van

a presentar a varios abogados.

lucero: ah, ¿sí?

ay, pues, mucha suerte,

mi amor.

mercedes: los arreglos

los quiero en la sala,

por favor.

ah, y no se les vaya a olvidar

poner las luces en el jardín,

¿eh?

hola, mi amor.

olga: hola.

mercedes: ¿es lo que encargaste

ayer?

muy bien.

y sí, ¿todo salió bien?

mercedes: sí, muy bien.

les dije que si no lo tenían,

mi papá los iba a demandar,

¿y qué crees?

llegaron puntualísimos

con el modelito y arreglado.

mira.

el modelito está bonito, ¿no?

¿te gusta?

mercedes: ay, hija.

a veces creo que tu papá

tiene razón.

olga: mamá, no empieces, ¿sí?

mercedes: anda, ven.

mi amor, ¿dónde vas?

¿vienes a comer con nosotras?

rómulo: no.

sigo con el juicio

que te platiqué.

pero regreso para tu fiesta.

mercedes: voy a mi cuarto.

cuando llegue el maquillista,

¿me llamas?

[llaman a la puerta]

edmundo: ma.

ma.

refugio: ¿eh?

edmundo: ¿te sientes mal?

refugio: ay, no, no.

edmundo: perdón que te espanté.

relájate, relájate, mamita.

¿te sientes bien?

refugio: estoy algo cansada.

por eso me recosté un rato.

¿qué hora son?

edmundo: son como las seis

de la tarde.

refugio: [resuella]

edmundo: no, no, no, tranquila.

tranquila.

¿de veras estás bien?

refugio: sí.

es que anoche me puse a coserle

un traje a tu hermano y--

y me acosté muy tarde, edu.

dormí muy poquito.

edmundo: ah, con razón.

escuché como en sueños

la máquina de coser.

refugio: ay, qué pena, hijo.

espero no haberlos desvelado.

edmundo: no, para nada.

refugio: pero valió la pena.

mandé a patricio guapísimo

al compromiso que tenía.

edmundo: ah, ¿sí?

refugio: se fue hace rato.

lo hubieras visto.

edmundo: qué bueno, ma.

patricio: muchas gracias

por la invitación, señora.

su casa es espléndida

y la decoración

de muy buen gusto.

mercedes: muchas gracias.

qué amable.

patricio: el tibor que tiene

a la entrada es muy bonito.

mercedes: se nota que sabes,

muchacho.

raúl: tía, patricio

sabe un poco de todo.

es el cerebrito de la facultad.

patricio: bueno, ya, raúl.

¿qué va a pensar tu tía?

mercedes: no, me da gusto

que mi sobrino tenga

estas amistades.

pasen, muchachos.

tu prima no tarda en bajar.

con permiso.

raúl: gracias, tía.

patricio: oye, ¿de verdad

me veo bien con este traje?

raúl: [ríe]

te queda perfecto.

¿qué? ¿lo acabas de comprar

o qué?

patricio: no, hombre.

me lo arregló mi mamá.

raúl: pues, felicítala, ¿eh?

parece nuevo.

digo, aunque yo insisto

que es muy incómodo

andar de traje, pero bueno,

cada quién.

patricio: no, a mí me encanta.

lucero: ¿te ayudo, mamita?

julieta: ¿no vas a salir

con patricio?

lucero: hoy no.

tiene un compromiso.

julieta: pero qué raro,

si es fin de semana.

lucero: es que no es

de la universidad.

van a presentarle a alguien

importante.

unos abogados o algo así.

y voy a llamarlo para decirle

que si termina temprano,

venga a buscarme.

julieta: no, no, no, hijita.

mira, las cosas van bien

entre ustedes, no lo atosigues.

deja que hoy se dedique

únicamente a conocer a esa gente

que tanto le interesa.

lucero: tienes razón.

algo me dijo patricio

de que a lo mejor entre

las personas que le van

a presentar hoy está su futuro.

ojalá que sí, ¿no crees, mamá?

julieta: por supuesto, mi amor.

lucero: a lo mejor su futuro

y el mío.

qué emoción.

patricio: esto es tener dinero

y saber en qué gastarlo.

raúl: te lo dije.

se pasan, ¿verdad?

patricio: no, se dan un gusto.

a mí me queda claro

que todo esto se lo ganó tu tío.

qué envidia poder litigar

a este nivel.

raúl: defender bandidos

deja mucha lana.

patricio: ¿cómo que bandidos?

es tu tío, raúl.

no hables por hablar.

raúl: mira, ya te lo presentaré.

y, entonces, tú decides

cómo te late que hizo su lana,

¿va?

patricio: está bien.

raúl: mira, ahí viene mi prima.

te la voy a presentar.

patricio: hola.

oye, buenas noches.

gracias por la invitación.

raúl: no, no, no, patricio.

ella es olga, mi prima.

patricio: ah. hola.

olga: hola.

patricio: ¿cómo estás?

raúl: prima, te presento

a mi amigo patricio chavero.

olga: ah, ¿de los chavero

de teca?

ay, primo, hasta que te conozco

a un amigo decente.

bienvenido, patricio.

soy olga ancira.

Cargando Playlist...