null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 26

28 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

disculpe, don rómulo,

¿me buscaba?

rómulo: pasa.

necesito hablar contigo.

patricio: sí, claro.

dígame, señor.

rómulo: te pregunto,

¿tú sabes cuántos años

me ha costado mantener

el prestigio de este bufete,

que además lleva mi apellido?

patricio: me imagino que muchos,

señor.

y me imagino que también

lo ha logrado porque es el mejor

abogado de este país.

rómulo: qué bueno que lo tienes

claro, ahora, actúa en--

secretaria: don rómulo.

buscan al licenciado chavero

con urgencia.

julieta: buenas tardes.

rómulo: buenas tardes.

julieta: patricio,

me urge hablar contigo.

¿quieres que hablemos aquí?

¿o puede ser en otro lugar?

rómulo: no, no, no, por favor.

antes que nada, permítame

presentarme,

rómulo ancira, a sus pies.

julieta: muchas gracias.

rómulo: bienvenida.

para servirle.

por favor, sé un caballero,

atiende a tu visita.

en la sala de juntas va

a estar más a gusto la señora,

o diría, la señorita.

julieta: muchas gracias.

patricio: sí, disculpe, señor,

con permiso.

julieta: con permiso.

rómulo: por favor.

[música]

[música]

julieta: suéltame.

patricio: ¿qué es lo que haces

aquí, julieta?

julieta: no recuerdo haberte

dado permiso para que me tutees,

pero ya que te sientes

tan respetable deberías

de comportarte como tal.

lo que le estás haciendo

a refugio es una canallada,

patricio.

patricio: en todo caso ese no es

asunto suyo, señora.

julieta: claro que lo es.

tu mamá es como una hermana

para mí.

y me duele ver que le pagues

con desprecio y humillación todo

lo que esa mujer ha hecho

por ti, patricio.

tu madre y tus hermanos

son tu familia, patricio,

¿te parece justa la manera

en que los tratas?

patricio: bueno, ya.

no sé, yo no le permito

que venga aquí a mi trabajo

a molestarme.

y mucho menos a juzgarme.

y para su información,

aquellos que están allá,

que decían ser mi familia,

que me amaban, ellos fueron

los que me corrieron.

así que no quiera venir aquí

a chantajearme, por favor.

julieta: si estoy aquí es porque

no soporto el dolor

y el sufrimiento

que está viviendo tu mamá.

patricio, tu mamá te adora.

aunque empiezo a creer que más

le valdría olvidarse de ti.

patricio: su opinión en lo más

mínimo me interesa.

además, si cree que

por los meses esos que pasamos

de miserias arrimados

en su casa tiene derecho a venir

aquí a meterse en mi vida,

está muy equivocada.

julieta: lo hago por ayudar

a tu madre.

y a ustedes también,

porque estaban muy pequeños

y no me arrepiento, patricio.

a pesar de que te volviste

un mal agradecido y un ingrato.

eres un mal hijo, patricio.

que dios te perdone.

adiós, licenciado.

espero que la vida te cobre

muy caro todo el dolor que

le estás causando a tu madre,

patricio.

con permiso.

patricio: no, patricio,

no pasa nada.

edmundo: ¿qué onda, nachito?

¿está mi mamá?

nacho: ¿qué, la ves en algún

lado?

fue a la panadería.

edmundo: haberlos acompañado,

¿no?

nacho: no quiso.

edmundo: ¿sabes qué?

te tengo una sorpresa,

te traje una lanita.

nacho: ¿cómo, de dónde salió eso

o qué?

edmundo: pues, te la debía.

nacho: ajá.

edmundo: no, si es en serio.

bueno, llévasela a mi mamá

para que se compre algo

que le guste.

nacho: pues qué bueno.

porque ve lo que van a hacer.

edmundo: qué poca.

oye, esto es mejor

que mamá no lo sepa.

nacho: ya lo sabe.

ese periódico lo trajo ella.

edmundo: ¿por qué no ha dicho

nada, eh?

nacho: pues ha de ser

para que tú y yo no

nos lancemos contra patricio.

pero con la pena yo

ya le canté su precio.

mucho que le preocupa

al infeliz.

lucero: mamá, ¿qué tienes, eh?

¿por qué estás tan de malas?

julieta: fui a ver a patricio

para hacerlo entrar en razón.

pero ya me di cuenta que no

tiene remedio ese muchacho.

lucero: no sé para qué fuiste,

mamita, ¿qué necesidad tienes

de soportar sus groserías?

julieta: lo hice por mi amiga,

por refugio.

no soporto verla sufriendo,

hija.

¿sabes que?

espero que patricio pague muy

caro el dolor que le está

causando a su mamá.

lucero: yo espero lo mismo.

y lo más triste es

que está perdiendo a la gente

que lo quiere de verdad.

se va a quedar solo,

sin familia, sin amigos.

julieta: bueno, hijita,

cambiando de tema, yo sigo

asombrada con toda esa

coincidencia de que tu amigo

raúl sea compañero de patricio.

y que, además, sea el mismo

muchacho que me buscaba

en la tienda, hija.

lucero: pues sí, la verdad es

que a raúl lo llegué a ver muy

pocas ocasiones.

así que amigos, amigos,

no somos.

además, patricio

no dejaba que nadie

se me acercara.

julieta: de la que te libraste.

es el tipo más egoísta y más

mezquino que yo conozco.

martina: ¿qué haces?

chelito: pues, como te prometí.

fui a buscar información

de diferentes carreras.

martina: ¿y luego?

chelito: pues, según yo, ya

encontré la carrera perfecta.

me latía ser chef.

mira, me puse a cocinar, mamá.

martina: ya, ya, ya,

mi hijita, ya.

mi hijita, así no se hacen

las cosas.

todo lleva su tiempo.

es como si quisieras ser

arquitecto y te me pones

a construir una casa ahorita,

¿no?

chelito: sí, ¿verdad?

me cae que todo lo hago mal.

martina: no, mi amor.

no digas eso.

mira, tráete toda la información

que conseguiste y la revisamos

juntas, ¿te parece?

chelito: pues sale, ma.

martina: mi hija, ¿por qué

no te das antes un bañito?

chelito: está bien.

pero te aviso que la toalla

va a quedar de no verse.

refugio: hola, hijos.

edmundo: hola, mamá.

refugio: polo les manda saludos.

ahorita les preparo algo.

nacho: mamá, antes queremos

hablar contigo.

refugio: ¿de qué, hijo?

nacho: queremos hablarte

de la boda de patricio.

refugio: ¿cómo se enteraron?

por favor, no vayan a hacer

nada.

no quiero más problemas

con su hermano.

nacho: tú has estado triste

porque no te toma en cuenta,

¿verdad?

edmundo: pudo invitarte, mamá.

o, mínimo, avisarte.

refugio: quizás me lo hubiera

avisado de no ser por la forma

que se fue de la casa.

pero yo me conformaría

con poder darle la bendición

en la iglesia y desearle

que fuera muy feliz.

nacho: te pasas de buena, jefa.

edmundo: además, ¿cómo se va

a casar así de rápido

con una chica que apenas

si conoce, mamá?

refugio: debe estar enamorado.

en esas circunstancias

uno se olvida de todo.

edmundo: ¿hasta de la familia?

nacho: bájale, mundo, que vas

a preocupar más a la jefa.

refugio: yo no quiero meterme

en su vida.

de veras que no,

pero yo no quiero que se aleje

para siempre de nosotros.

quizás el matrimonio lo cambie.

y entonces--

edmundo: mamá, mamá, mamá.

perdóname por lo que te voy

a decir, pero, la verdad,

no creo que patricio

regrese jamás.

refugio: [llora]

[música]

[música]

chelito: ay, mamá, ¿ves cuántas

opciones hay?

a ver, a ver,

¿qué es esto, qué es esto? ve.

idiomas, idiomas, idiomas,

idiomas, ¿cuántas idiomas hay?

yo hablo español. spanish.

yo, yo, no, no--

cuántos idiomas hay, mamá.

es como... ¿cómo voy a saber

qué escoger?

o sea, esto es lo que tengo

que hacer toda la vida.

martina: bueno, mi hija,

yo sé que es muy difícil

decidirte, pero algo tiene

que haber que te guste

más que todo.

chelito: ¿y si me vuelvo

a equivocar?

me va a salir peor.

martina: bueno, ¿y qué tal

si esta vez no te equivocas

y encuentras lo que realmente

te gusta?

chelito: ¿y si resulta

que lo mío, lo mío, es,

pues estar en el taller?

martina: no, no, no, no, no, no,

mi hijita.

tú vas a estudiar

una carrera.

eso es lo tuyo.

prepararte lo mejor que puedas

para tu futuro.

así que, mira, vamos a escoger.

chelito: no, mira,

esta no se ve feliz.

esta no es pa mí.

refugio: ¿quieren atole de fresa

o prefieren que les prepare

chocolate?

nacho: lo que menos trabajo

te cueste, jefecita.

tenemos que hacer algo, mundo.

mi jefa se hace la fuerte,

pero a mí me da miedo

que se me vaya a poner mal.

que tal vez tenemos

que ir a--

edmundo: ¿a qué? no estarás

pensando en buscar otra vez

a patricio, ¿verdad?

nacho: lo único que ella quiere

es darle la bendición.

¿tú crees que sea

tan gacho de no permitir

que mi jefa se le acerque nomás

pa eso?

edmundo: está bien, está bien,

vamos a intentarlo.

ya veremos cómo.

no te puedo creer que mi mamá

se nos vuelva a poner mal.

refugio: ¿qué tanto cuchichean?

nacho: no, nada, jefa.

lo que pasa es que mundo

me estaba platicando

de la escuela y yo le estaba

platicando cosas de la chamba,

del taller, ya sabes.

patricio: oye, melisa, ¿y no

te dijo el licenciado ancira

qué quería?

melisa: me dijo que lo esperara

que salga de su cita.

patricio: ok, gracias.

[suspira]

rómulo: patricio.

melisa: buenas noches, señor.

rómulo: retírate, buenas noches.

pasa.

patricio: señor, hace un momento

llamó el abogado de los pereira

y aceptaron que el bufete lleve

su representación legal.

rómulo: sí, pero no fue gracias

a ti.

después del ridículo

en que nos dejaste a todos

en la mañana tuve que llamarle

y convencerlo.

patricio: disculpe, don rómulo.

rómulo: mira, patricio, es

la última vez que tus problemas

personales llegan a mi bufete.

esta es una oficina respetable.

no como los lavaderos de donde

seguramente saliste.

patricio: yo le prometo que voy

a solucionar--

rómulo: no, tú no te equivoques,

aquí no tienes opciones.

aquí el que manda soy yo.

y lo haces.

patricio: está bien, señor,

con permiso.

rómulo: ¿a dónde vas?

que no he acabado contigo.

en este momento me vas

a explicar quién era el muchacho

que te insultó en la mañana,

quién es esa mujer que se metió

en mi oficina.

me vas a decir todo

lo que yo quiera acerca

de tu familia,

lo que se me pegue la gana.

patricio: don rómulo, quisiera

explicárselo,

pero de verdad no tiene caso.

de verdad no van a molestar

otra vez.

rómulo: a ver, muchachito,

tú no estás entendiendo,

me dices toda la verdad

ahorita o me encargo de acabar

contigo y con tu carrera,

¿oíste, oíste?

patricio: por favor, créame que

quisiera decirle todo,

pero es muy humillante para mí.

rómulo: ay, por favor, no seas

ridículo.

si tú y yo prácticamente

somos familia.

tú confías en mí,

yo confío en ti.

además, no estás firmando

un pacto con el diablo.

patricio: está bien, señor.

nací en un pueblo de zacatecas.

rómulo: ajá.

patricio: apenas pude conocer

a mi padre porque nos echó

en la calle cuando yo tenía

seis años.

somos tres hermanos.

yo soy el mayor.

rómulo: sigue, te escucho

atentamente.

nacho: a ver, yo recojo

los platos.

refugio: no, entre los dos

lo hacemos.

edmundo: no, no, no, mamá,

deja que lo haga nachito.

yo te tengo una sorpresa.

sí te acuerdas, ¿no?

nacho: simón.

refugio: ¿es de lo que estaban

hablando?

nacho: más o menos.

refugio: ¿de qué se trata?

¿y esto qué es?

edmundo: es una lana que te debí

de haber dado hace mucho tiempo,

ma.

refugio: ¿de dónde salió, mundo?

edmundo: un cuate me la debía

y yo prefiero que la uses

tú para lo que necesites, ma.

solamente tomé 100 pesos

para invitar a comer a lucero.

refugio: pues te lo agradezco,

hijo, pero, dime la verdad,

¿de dónde lo sacaste?

no te estás endeudando por mí,

¿verdad?

edmundo: no, no, no, para nada,

mamacita.

te acuerdas que hace tiempo

me saqué un premio en un sorteo,

¿sí?

refugio: sí.

edmundo: bueno, parte

se lo presté a un amigo

para un negocio.

y estas son las ganancias.

¿verdad, nachito?

nacho: sí, jefa.

mi carnal ya me contó

cómo estuvo.

refugio: ay, hijos, yo no sé,

no me lo esperaba.

¿qué te puedo

decir más que gracias?

que dios te dé más.

edmundo: pues, dime solo eso,

mamá, con eso es suficiente.

refugio: hijo, pero esto es

mucho.

¿de seguro que no te quieres

quedar con algo?

a lo mejor lo necesitas

para tu escuela.

o dale algo a nacho, siempre

ha sido muy generoso

con nosotros.

nacho: no, no, no, no, no.

toma todo tú, jefa.

y cómprate algo así nomás

por el gusto de comprarte algo.

edmundo: además, no es tanto.

pero lleva muchísimo cariño.

refugio: pues ya me hiciste

llorar pero de alegría, mi amor.

rómulo: [ríe] mira, nada más.

mi esposa tenía razón.

es increíble, de verdad.

déjame acordar cómo me dijo.

me dijo así:

un hijo de nadie.

patricio: no, no, señor, eso no.

yo tengo un padre y una madre

como todo el mundo.

rómulo: uno de los cuales

te rechazó a ti.

y a la otra tú la rechazaste.

así es que se nulifican.

[ríe]

el resultado es cero.

patricio: por favor,

no se burle de mí.

rómulo: ¿yo, yo? tú. tú.

intentaste burlarte de nosotros

con una historia absurda,

ridícula.

te aconsejo tener más

cuidado con lo que dices,

muchachito.

o todo el mundo se va a dar

cuenta muy fácilmente

de que mientes.

y eso habla muy mal de ti.

y de cualquier abogado.

y te voy a decir algo más,

patricio.

patricio: dígame, señor.

rómulo: toda esa triste

y abnegada historia

ya la conocía.

bueno, la parte tan tierna

y vernácula del pueblito

de zacatecas, no.

pero el resto está escrito ahí,

en un reporte

de mis investigadores.

patricio: ¿me mandó

a investigar?

rómulo: ¿y tú qué esperabas?

¿quién crees que soy?

¿crees que iba a casar a mi hija

con un desconocido de zacatecas?

por supuesto que no.

en mi profesión hay que conocer

bien el terreno que pisas

antes de aceptar un caso

o defender a un pobre imbécil.

patricio: entiendo.

rómulo: pero yo te quiero.

te aprecio, sinceramente.

así es que ni te preocupes,

tu secreto está seguro

aquí con tu amigo.

y nunca me vas a volver

a mentir.

patricio: se lo prometo señor.

rómulo: salud.

relájate. mi hija me está

esperando para cenar.

por supuesto, le dije que iba

a invitar a mi yerno.

¿no te da gusto?

vámonos. es más, tú manejas.

[música]

[música]

nacho: estuvo chido lo que

le dijiste a la jefa, ¿eh?

gracias, mundo.

edmundo: ¿gracias de qué?

también es mi mamá.

y antes de que fuera la tuya.

nacho: no te agrandes, ¿eh?

tampoco.

edmundo: quizás ahí mero,

porque ya ves que no quiere

que hagamos nada

para su cumpleaños.

pero yo pienso que hay

que festejarla, ¿no?

nacho: cada año mi jefa siempre

dice lo mismo,

que no la festejemos,

que no hagamos nada.

edmundo: y cada año siempre

terminamos haciéndole algo.

nacho: el año pasado fue pozole,

¿te acuerdas?

edmundo: sí, estuvo muy bueno.

el año pasado todavía éramos

una familia, sin preocupaciones,

como cualquier otra.

nacho: ¿qué no somos una

familia, mundo?

que patricio se haya largado,

pues no tiene por qué amargarnos

la existencia ni tampoco vamos

a permitir que se la amargue

a mi jefa, ¿eh?

edmundo: sí, sí, sí, por eso hay

que festejarla.

porque, además, su cumple cae

en... cae un día antes

de que se case,

bueno, ya sabes quién.

nacho: sí, es cierto.

no me había caído el 20.

y me acaba de caer otro,

que mi jefa no va a estar

tranquila hasta que pueda

ver a patricio antes de casarse.

algo tenemos que hacer, mundo.

rómulo: ¿quién dices que es esa

mujer que se metió a mi oficina

hecha una furia a buscarte?

patricio: se llama julieta,

señor.

rómulo: ah.

patricio: es viuda, tiene

una tienda de abarrotes.

y, bueno, es la mujer que

nos dejó vivir en su casa cuando

llegamos aquí a la ciudad.

se lo acabo de contar.

rómulo: sí, cómo no, ¿y es todo

lo que necesito saber sobre

ella o hay algo más?

patricio: bueno, es la mamá

de una muchacha con la que yo

estuve saliendo,

pero nunca formalizamos nada.

rómulo: ah, una mujer muy guapa,

decidida.

qué cuerpo. pero a mí

las mujeres con tanto carácter

me dan flojera,

casi siempre terminan solas,

me disgustan.

patricio: sí, a mí también,

señor.

la verdad.

rómulo: julieta.

patricio: sí, julieta.

rómulo: no, está espectacular.

[ríe]

olga: hola.

patricio: la verdad.

rómulo: hijita.

olga: hola, mi amor.

rómulo: ay, ay, no.

olga: ay, papá, no seas flojo.

rómulo: qué bueno,

qué barbaridad.

olga: estoy muy feliz de tener

para mi sola a los dos hombres

más importantes de mi vida.

patricio: sí, mi amor.

olga: así que por eso un besito,

otro besito.

rómulo: no, acá, acá, bien,

bien.

olga: pero papá, ya te dejaste

pintado el beso.

rómulo: supongo que eso quiere

decir que tu madre no va a hacer

el favor de acompañarnos el día

de hoy.

olga: pues ya ves cómo es.

y me dijo que si patricio iba

a venir, entonces ella prefería

salir.

patricio: mi amor, yo claramente

lamento mucho que doña mercedes

no simpatice conmigo.

olga: es que ha de estar celosa

de lo mucho que te quiero.

rómulo: mira, habrá que decirle

que no va a perder una hija,

sino va a ganar un socio

del bufete.

¿ya está lista mi cena?

¿prepararon lo que les pedí?

olga: ay, papá, me estás

preguntando a mí, no tengo idea.

rómulo: hija, ¿qué te pasa?

pronto vas a ser una señora

de tu casa, tienes que atender

a tu marido.

olga: pues mira, con que yo

siempre esté linda

para patricio,

eso es suficiente.

rómulo: a ver, que la más linda

de esta casa vaya a ver si ya

está mi cena.

olga: ay, papá, ya voy.

olga: lula.

raúl: sandra, sí, ya los tengo.

te veo ahorita en la casa

para enseñártelos.

no, bueno, ¿otra vez tú?

no es posible.

edmundo: no te voy a quitar

mucho tiempo.

solo necesito saber

en qué teléfono puedo

localizar a mi hermano.

raúl: yo creo que si patricio

quisiera que lo supieras,

él te lo hubiera dicho, ¿no?

edmundo: lo necesito

para dárselo a mi mamá.

ella quiere saber de él, no yo.

raúl: a tu mamá de seguro ya

se lo dio.

pregúntaselo cuando la veas

o le llames, verás que sí.

edmundo: tampoco ella lo sabe.

mi hermano es un idiota

que nunca se ha preocupado

por su familia.

raúl: ¿de qué hablas?

si él siempre ha visto

por su madre, por ustedes,

hasta por su nana.

edmundo: ¿qué? ¿de qué estás

hablando? ¿cuál nana, eh?

raúl: su nana,

la que se enfermó.

hasta se fue a vivir un tiempo

con ella para cuidarla.

edmundo: ¿de dónde sacas eso?

patricio primero se muere

que cuidar a alguien.

raúl: ¿sabes qué, mundito?

desde que te conocí

no me caíste nada bien.

con razón tu hermano ha tenido

que aventarse todas las broncas

de la herencia.

edmundo: a ver, raulito, ya

bájale, tú también, ¿eh?

tú tampoco me caes bien.

no tengo ni idea

de lo que me estás hablando.

me urge hablar con patricio,

es para un asunto de mi mamá.

raúl: ah, ¿sí? ¿y cuál?

edmundo: ¿me puedes dar

su teléfono o no?

y necesito el de su casa,

no el del antro este

donde trabaja,

ahí nunca me lo pasan.

raúl: ah, claro, como sabes

que a tu hermano

le está yendo bien,

quieres aprovecharte.

edmundo: ¿sabes qué? olvídalo.

no sé qué te dirá tu amiguito,

estás hecho un imbécil,

estás como enamorado de él.

¿sabes qué? llégale.

raúl: ey, ey, ey, ey, bájale,

¿sí?

edmundo: vete al diablo.

avisa a mi hermanito

que su nana no está nada bien,

a ver si viene a visitarla.

tienes manchado el saco.

raúl: ¿patricio? en cuanto

puedas, regrésame la llamada.

me urge hablar contigo.

lucero: le envía esto

don isaías.

quiere que los incluya

en el movimiento del mes.

refugio: dame un momento.

lucero: ¿le siguen dando

problemas sus ojos?

refugio: un poco.

pero me ha servido mucho

lo que me mandó tu mamá.

lucero: qué bueno.

perdón, doña refugio, pero tengo

que preguntárselo, ¿ha sabido

algo de la boda de patricio?

refugio: lo mismo que tú.

lucero: no piensa invitarla,

¿verdad?

refugio: no quiso ni siquiera

presentarme a su novia.

ahí debí entender que mi hijo

estaba sacándome de su vida.

[llora]

lucero: y si el la invitara,

¿usted iría?

refugio: ay, claro que sí,

si soy su madre.

lucero: bueno, a lo mejor si

alguno de nosotros lo buscamos

y hacemos que vea que es

muy injusto con usted--

refugio: no, no, no, no, no.

te lo agradezco, pero no.

a la única a la que le

corresponde hacer eso es a mí.

si supiera dónde vive,

yo iría a hablar con él

antes de su boda.

y si eso no lo ayuda a él,

por lo menos me ayudaría

a mí a encontrar un poco

de resignación.

lucero: sí, me queda claro.

entonces, ¿le dejo los papeles?

refugio: sí, déjamelos.

lucero: edmundo, soy lucero.

acabo de hablar con tu mamá

y tenías razón.

sí, yo me ocupo.

tú busca a ignacio.

[música]

[música]

mercedes: estoy muy orgullosa

ti, hermanito.

raúl: gracias.

mercedes: título, pues

calificaciones, felicidades.

raúl: ahora sí me puedes decir

licenciado.

mercedes: a ver, licenciado,

venga para acá y cuénteme

qué pasó, por favor.

raúl: ah, pues, me topé

con el hermano de patricio.

no sabes qué tipo.

te juro que cada vez

entiendo más a mi amigo.

mercedes: bueno, pero no

se te olvide que siempre hay

dos lados en cada historia.

pero, bueno, vamos

a darle el beneficio

de la duda a tu amigo.

raúl: a mí ya no me quedó tanta

duda, pero, pues, en fin.

mercedes: bueno, raúl, no quería

que me contaras eso,

sino lo de la mujer misteriosa

que te tiene en la baba.

raúl: ya la conocí.

no sabes el oso, no, no, no.

mercedes: cuéntame qué pasó.

raúl: ¿quién crees que resultó

ser esa mujer?

mercedes: la mejor amiga

de mis papás.

raúl: no, es algo peor.

es la mamá de lucero.

la ex novia de patricio.

mercedes: no, ¿cómo que es mamá?

no me digas eso, por favor.

edmundo: ¿qué húbole, mi guido?

guido: ¿qué pasó, mi mundo?

edmundo: aquí estamos.

guido: ¿vienes a ver

a tu carnal?

edmundo: espérate.

guido: pásale, creo que está ahí

en la caseta.

chelito: ey, ¿qué húbole, mundo?

pásale.

edmundo: ¿qué pasa?

guido: ah, pues, ella te lleva,

es como su sombra.

chelito: ¿qué pasó, perrín?

¿así nos llevamos?

guido: no, en vez de enojarte,

contradíceme.

y que no te vea aquí tu mamá,

porque según ella tú ibas

a ver algo de una escuela

de música.

chelito: oye, ya deja

de portarte como si fueras

mi papá, ¿eh?

guido: eso quisieras.

chelito: ¿qué dijiste?

guido: no, que voy a revisar

la capitaneada, digo.

edmundo: ya, ya, ya.

órale, espérate,

me vas a ensuciar la camisa.

mercedes: qué barbaridad.

de veras que la realidad supera

la ficción.

raúl: digo, todo fue

una coincidencia o tal vez

el destino está tratando

de decirme algo.

mercedes: sí, el destino está

tratando de decirte que dejes

de perseguir a las mamás

de todos tus amigos.

raúl, estás peor que una niño

enamorado de una maestra

de primaria.

raúl: ¿en serio piensas eso?

a ver, ¿qué tiene de malo que

me haya gustado una mujer mayor

que yo?

mercedes: pues, eso sí no lo sé.

pregúntaselo a un psicoanalista,

no a mí.

raúl: a ver, estudias

una maestría en el extranjero

y te escandalizas

que un hombre joven se interese

en una mujer madura.

ay, hermanita.

mercedes: no, no entiendo qué

tiene que ver una cosa

con la otra.

y no me escandalizo.

pero piensa que en el remotísimo

caso de que esta señora

te hiciera caso,

con ustedes serían más

las broncas que los momentos

románticos.

raúl: ¿y eso por qué?

mercedes: ¿cómo que por qué?

porque además de todo es la ex

suegra de tu mejor amigo.

¿ya te cayó el 20 o te lo tiro?

tu prospecto de romance parece

salido de una película francesa

o algo así.

raúl: ¿de qué te ríes?

mercedes: ¿cómo que de qué?

de la cara que va a poner papá

cuando se entere.

raúl: no, no inventes.

no pienso decirle nada.

mercedes: ah, así que además de

todo va a ser un amor secreto.

muy bien, raulito, vas muy bien.

edmundo: tenías razón,

eso es lo que quiere mi mamá.

hablar con patricio.

dijo que solamente ahí iba

a estar en paz.

nacho: pues, me caso de que va

a conseguirlo, ¿como de que no?

órale, mi mario brócoli, échale.

mario: ¿y cómo?

nacho: pues, como puedas, papá,

órale.

edmundo: lucero va a hablar

con su mamá, doña julieta está

decidida en ayudarnos

como sea y a lo que sea.

nacho: voy a hacerme en el lugar

donde trabaja.

no creo que haya llegado,

pero más vale que

estemos seguros, ¿no?

edmundo: sí, mejor.

chelito: eso es fácil, oye.

ay. aguanta esto. gracias.

edmundo: ¿qué trae la rosa

salvaje o qué?

nacho: no sé esta qué trae.

chelito: gracias.

buenas tardes, estoy buscando

al licenciado chavero.

es que hablo de la florería.

¿está en casa de su novia?

porque la señorita nos encargó

unas cosas.

ah, gracias, llamo luego.

su hermano no iba a chambear

hoy y pon que está

con la novia.

guardé el teléfono

del changarro donde trabaja

para lo que se ofreciera.

edmundo: oye, chivito,

mis respetos, ¿eh?

aplausos, lo hiciste muy bien.

nacho: eres un genio, me cae.

si nomás eres la cara,

pues, no eres tan mensa.

chelito: oh.

nacho: oye, bueno, ¿pero puedo

hacer un paro con tu jefa?

me tengo que ir.

chelito: me calzo y me fatigo.

síganle a su asunto.

aquí yo me ocupo.

nacho: gracias.

edmundo: órale, órale.

nacho: bien, vamos carnal,

que hay mucho por hacer.

hay que entretener a la jefa.

pues cuando salga del trabajo.

edmundo: órale, pues.

nacho: me encargo, ¿no?

edmundo: ahí nos vemos.

nacho: y desde la tercera.

qué mano.

olga: qué bueno que ya

recibieron en tu casa

la invitación.

ay, dime que te gustó.

norma: me pareció muy formal,

pero está bonita.

olga: ay, ¿qué te pasa, norma?

la invitación está hermosa.

para mí se ven increíbles

nuestros nombres.

patricio y olga.

yo te juro que no puedo esperar

ser la señora chavero.

norma: oye, ¿va a invitar

a su familia?

me muero de la curiosidad.

olga: ¿cómo crees?

si no ves que no se llevan bien.

y eso es lo único

que no me gusta, que tenga

una familia tan conflictiva.

pero, bueno, lo que me tiene

un poco preocupada es que

se le ocurra traer a la nana.

norma: ¿tiene nana? ¿a su edad?

olga: ay, ¿cómo crees?

es su nana de cuando era niño.

pero él la quiere mucho,

la cuida.

pero, la verdad, yo no quiero

invitados de ese nivel

en mi boda.

norma: me queda clarísimo.

pues habla con él.

olga: pues, sí.

no sé cómo, pero se lo voy

a tener que decir.

oye, y ya invité a raúl.

y, conste, voy a hacer

que te caiga el ramo

para que tú seas la siguiente.

norma: olga, ¿cuántas veces

tengo que decirte que raúl y yo

no somos novios?

es más, hace mucho que no

salimos.

y hasta cuando hablamos por

teléfono está como distraído,

no sé, distante, no sé.

olga: ¿pero, bueno,

por qué te admiras?

es su estado normal, él es

así tonto por naturaleza.

no, de verdad,

para mí está mucho mejor

que busques otro.

es más, vamos a volver a ver

la lista para ver con quién

te siento.

norma: va.

julieta: claro, hija.

cierro y los alcanzo,

¿cómo no?

con el coraje que me hizo

pasar ayer, me canso que voy.

nacho: mamá.

refugio: ay.

edmundo: hola.

refugio: ¿y esta sorpresa de que

vinieron los dos a buscarme?

edmundo: bueno, lo que pasa es

que nos urge preguntarte algo,

ma.

nacho: jefa, ¿qué has pensado

sobre la boda de patricio?

refugio: lo que ya sabes, hijo,

que cuánto quisiera verlo

y hablar con él.

edmundo: ¿y qué harías si

supieras dónde vive?

refugio: pues ir a buscarlo,

¿qué mas?

edmundo: ¿y si no te quiere

recibir?

refugio: ay, hijo, ya he pasado

por dolores muy grandes.

hace años me rechazó

tu padre y pude sobrevivir

porque tenía conmigo

lo más valioso que hay

en mi vida: ustedes, mis hijos.

así que creo que podría

soportarlo.

nacho: ay, mami, qué va.

qué bueno que lo dices, porque

te queremos proponer algo.

queremos llevarte a donde vive

patricio para que puedas verlo

y hablar con él, pero solo

si nos dejas acompañarte.

refugio: ¿y cómo vamos a saber

dónde encontrarlo? no, no, esta

ciudad es muy grande. y donde

trabaja no les van a dar su

domicilio.

edmundo: eso ya no es necesario,

mamá.

sabemos dónde vive.

¿y sabes qué?

te vamos a llevar con él.

[música]

[música]

olga: muchas gracias

por ayudarme.

norma: no, ya sabes, aquí estoy.

bye, patricio.

olga: bye.

patricio: bye.

olga: ¿y? ¿ya escogiste uno?

patricio: mira, mi amor.

a mí me gusta este.

olga: ay, ¿cómo crees?

ese no te queda.

mira, lo que tenemos que hacer

es buscar algo de diseñador.

patricio: a ver, mi amor,

¿para qué me enseñas,

entonces, eso, si vas

a terminar escogiendo tú?

olga: para que luego no me digas

que no te incluyo

en los preparativos.

patricio: ay, mi amor.

lula: señorita olga.

olga: ¿ahora qué?

lula: lo trajo el señor agustín.

dijo que es la lista nueva

de invitados de su papá.

olga: gracias.

ya, ya, lula, ya te puedes ir.

lula: sí, señorita.

con permiso.

olga: no, es que--escucha.

el idiota de agustín

ya no sabe qué pretexto usar

para venir a la casa.

porque no sabes el oso

que hizo el pobre el otro día.

tuvo el atrevimiento

de declararme su amor.

patricio: ¿cómo?

olga: sí, así, mira, dijo,

es que yo siempre te he querido,

no te cases con patricio.

obviamente yo me reí de él.

patricio: bueno, ¿qué le pasa

al imbécil es? ¿es en serio?

le voy a romper la cara,

es que no puede ser.

olga: no, no.

patricio: no, no, no.

olga: oye, oye, patricio, ven.

ay, amor.

ven, te lo conté

como un chisme nada más.

patricio: a mí no me parece

un chisme, olga, por favor.

olga: bueno, ya.

si tanto te molesta le voy

a pedir a mi papá que lo corra

y ya.

patricio: no, ni creas.

¿sabes qué?

mejor déjalo.

como dice tu papá.

el amigo, cerca;

el enemigo, aún más cerca.

olga: ay, amor, así,

tienes toda la razón.

patricio: bueno, ya me voy.

se está haciendo tarde

y quedamos de cenar

con tus amigas.

me cambio y te llamo.

olga: sí.

patricio: vale.

olga: sí, amor.

y ya no te enojes, ¿eh?

edmundo: es que mamá--

refugio: no, no, no, no.

edmundo: mamá.

refugio: no me pongas

condiciones, por favor.

yo no quiero presionar

a su hermano, sino simplemente

tratar de hacerlo reaccionar,

recordarle que tiene una madre

que lo va a querer siempre.

edmundo: pero está muy

complicado, mamá.

julieta: hola.

nacho: hola.

julieta: ¿cómo estás?

edmundo: hola.

julieta: así que ya tienen

la dirección.

refugio: ¿cómo?

¿todos están de acuerdo?

julieta: sí, llegó la hora de ir

a poner en orden

a tu muchachito, refugio.

edmundo: y como se ha portado

patricio, nacho y yo no queremos

que vayas sola.

refugio: pero yo quiero ir sola.

si patricio los ve, va a ser

imposible que hablemos.

y yo ya no quiero más pleitos

entre ustedes, por favor.

julieta: lo que podemos hacer,

amiga, es que yo te acompañe.

refugio: no, denme esa

dirección, yo quiero ir sola.

julieta: refugio, por favor,

por el amor de dios,

deja que te acompañe.

ayer fui a hablar con él

y estaba muy agresivo.

pero yo creo que no se atrevería

a hacernos algo a las dos.

nacho: por favor, jefa,

di que sí, ya escuchaste.

edmundo: mamá, por favor.

julieta: tal como me imaginé,

hay vigilante.

pero es pan comido, vas a ver.

refugio: no, yo estoy

muy nerviosa.

julieta: tranquila, por favor,

relájate.

y acuérdate muy bien

de lo que vamos a hacer, ¿sí?

vas a ver, amiguita, vas a ver.

hola, joven,

¿cómo está?

>> bien.

julieta: oiga, qué bonito ese

coche blanco que acaba

de entrar,

de seguro es de alguien

bien picudo, ¿verdad?

>> es del licenciado chavero,

acaba de entrar.

julieta: ay, no me digas.

oiga, ayude a una dama

en apuros, ¿sí?

es que estoy buscando

una dirección

y no sé si es por aquí.

¿usted me podría ayudar?

ay, ay, qué vergüenza,

soy una tonta, discúlpeme.

soy muy distraída.

ay, qué lindo es usted,

qué atento.

de verdad, ya no hay caballeros.

lucero: ¿no ha llamado mi mamá?

edmundo: no.

lucero: ay, es que ya me puse

nerviosa.

edmundo: a lo mejor ella

y mi mamá todavía siguen

esperando a patricio.

lucero: no sé, mira, si no

llaman ellas les voy a llamar yo

para saber que todo está bien.

refugio: hijo.

¿podemos hablar?

julieta: hija, avísale a edmundo

que su mamá sí pudo entrar

al edificio.

lucero: ah, qué bien.

tu mamá sí pudo entrar

al edificio.

edmundo: perfecto.

oye, ¿saben si llegó patricio?

lucero: pregunta edmundo si

ya llegó patricio.

julieta: sí, porque yo vi entrar

un coche blanco.

y el tipo de la puerta

me dijo que era

del licenciado chavero.

así que ya está

en el estacionamiento.

lucero: el coche de patricio

está en el edificio.

así que ya llegó.

edmundo: ok. ¿sabes qué?

pregúntale también si--

lucero: no, no, ¿sabes qué?

mejor pregúntale tú, que yo ya

me puse nerviosa.

edmundo: ok. doña julieta,

soy edmundo.

¿mi hermano está cerca

para que pueda traer a mi mamá

aquí a la casa?

julieta: chelito y él

estacionaron la grúa aquí

enfrente.

y yo estoy aquí cerca

del edificio,

esperando que salga tu mamá.

edmundo: muchísimas gracias.

se la encargo muchísimo,

por favor.

algo me dice que se va

a poner mal.

es que mi hermano tiene

una piedra en donde la gente

normalmente tiene un corazón.

patricio: ¿qué haces aquí?

¿cómo supiste dónde vivo?

refugio: patricio, me estás

lastimando.

patricio: ya déjenme en paz.

no quiero volver a saber

de ustedes.

refugio: hijo, lo que menos

quiero es molestarte,

pero me enteré de tu boda.

patricio: ¿cómo supiste dónde

vivo? ah, ya sé. claro.

te lo dijo nachito.

refugio: cómo supe es

lo de menos, hijo.

lo único que quiero

es que empieces tu vida

matrimonial como dios manda,

con la bendición de tu madre.

patricio: esa bendición no

la necesito. no la quiero.

y tampoco quiero, mamá,

que estés presente en mi boda.

refugio: ¿por qué?

patricio: mamá, ya me imagino

la escena.

tú con el manos sucias

y el vago.

y los invitados especiales,

apolinar, el panadero,

y julieta, la abarrotera.

es que se van a ver

espectaculares.

ahí junto a los ancira,

los jueces de la suprema corte

y las damas de patronato.

refugio: hijo, no me ofendas.

soy pobre, pero no he hecho nada

que pueda avergonzarte.

patricio: lo que me avergüenza,

mamá, es ver de dónde venimos.

refugio: no soy perfecta,

pero siempre intenté darte

todo lo que tú querías,

te lo juro, hijo.

patricio: ahórrate tu drama,

por favor.

ya no me interesa, mamá,

tengo la oportunidad de empezar

una nueva vida,

voy a aprovecharla.

una nueva vida.

con mi nueva familia.

refugio: y en esa nueva vida

que tanto celebras, ¿no cabe

tu madre?

patricio: perdón,

pero para poder entrar a ese

otro mundo tuve que mentir.

olga cree que eres mi nana.

refugio: ¿que soy tu nana?

¿tanto te avergüenzas de que sea

tu madre?

dios de misericordia, ayúdame.

[llora]

Cargando Playlist...