null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 25

28 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

olga: no te enojes.

aunque me encanta

cuando te enojas,

pero no te enojes.

dame un besito.

patricio: no.

no te mereces nada.

olga: ay, ya, dame un besito.

mira, te prometo.

no te vuelto a decir nada

de que me acompañes

aunque deberías.

patricio: bueno, pero chiquito.

olga: chiquito.

ignacio: qué raro,

no veo por la calle

por la que andábamos.

consuelo: ¿para qué quieres

buscarla?

ignacio: porque tú ya no vas

a poder ir porque eres vieja.

así que vamos a ir edmundo y yo

solos.

y quiero fijarme bien

cómo llegar a ese rumbo.

consuelo: pero ¿por qué

no puedo ir?

ya no se me va a olvidar

la licencia, te lo prometo.

ignacio: ¿no decías que el

problema era que alguien

reconociera la unidad, pareja?

consuelo: le puedo pedir

prestado el suyo a fido

o a silvestre.

martina: ¿qué, chelito?

¿qué estás haciendo aquí?

¿que no ibas a ir hoy

a hablar con el director

de la escuela?

consuelo: ¿tú crees

que pueda prestarme su coche?

martina: ¿cuál coche?

¿de qué me hablas, mi hija?

consuelo: perdón, ma.

es que me agarraste

como que con el cerebro

encarrerado en otra cosa.

al rato voy, mamá.

ignacio: no, no, es mi culpa,

doña martina.

yo la entretuve ayudándome

a localizar una calle.

martina: ¿y de qué ciudad,

mi hijo?

mira, yo te lo pregunto

porque este mapa que estás

viendo pues es de guadalajara.

consuelo: no, pues así cuándo.

ignacio: ¿por qué me das

un mapa de guadalajara, mensa?

consuelo: ah, pues ¿no sabes

leer o qué?

martina: ey, ey, ey,

¿cómo que mensa?

es una dama, compórtese.

consuelo: una dama, una dama.

[hablan a la vez]

margarita: [tose]

lucero: ¿qué te pasa, magos?

margarita: es que--

en el periódico--

lucero: voy por agua.

margarita: es que me cae de dios

que no se vale.

de verdad me quedé

con el ojo cuadrado,

me tragué el chicle.

lucero: ah, bueno, por eso.

entonces, voy por agua.

margarita: no, te digo que no.

mira, es por una cosa

que acabo de ver en el periódico

y--y me cae de dios,

que no se vale.

lucero: bueno, a ver,

déjame ver.

margarita: pues es que no

te lo iba a enseñar,

pero bueno, al fin de cuentas

pues tarde o temprano

te ibas a enterar.

y, pues ahí va, mira.

lucero: [resuella]

qué barbaridad, magos.

margarita: te estoy diciendo.

lucero: no, la que no debe

de enterarse de esto

es doña refugio, no yo.

margarita: ¿cómo?

pensé que te iba a afectar

más a ti.

lucero: no, patricio a mí

ya no me importa.

en cambio, si doña refugio

llega a enterarse de que su hijo

se casa en dos semanas,

pues ahí sí--¿qué, qué?

margarita: ay, doña refugio.

refugio: déjame ver ese

periódico.

lucero: no, pues es--es que es

un chisme, doña refugio.

margarita: sí, exacto.

lucero: no--no tiene caso que--

refugio: quiero verlo.

lucero: no.

refugio: por favor.

margarita: bueno, está bien.

refugio: [solloza]

lucero: no--doña refugio,

¿está usted bien?

refugio: sí.

¿pueden regalármelo?

margarita: es que...sí, claro.

lléveselo.

lucero: la acompaño

a su escritorio.

refugio: no, no, hija.

gracias.

sigan trabajando.

agustín: no puede ser.

tengo que hacer algo

para impedir esta boda.

olga no puede casarse

con el idiota de patricio.

refugio: [llora]

perdí a mi niño.

lo perdí, lo perdí.

mi niño.

"unirán sus vidas olga ancira

y patricio chavero.

en lo que promete ser

la boda del año.

la ceremonia religiosa será

en la capilla de nuestra señora

de la caridad.

el día..."

[llora]

mi hijo se casa

y me tengo que enterar

por un periódico.

¿por qué, dios mío?

¿qué hice yo para merecer esto?

¿qué tiene de malo

que te quiera tanto, hijo?

¿por qué me apartas así

de tu vida?

soy tu madre,

y yo lo único que quiero es

tu felicidad.

patricio: [suspira]

si para conseguir

lo que quiero tengo

que casarme con olga,

estoy dispuesto a hacerlo.

raúl: oye, pa, ¿has hablado

con mis tíos de la boda?

marco: no, no he podido hablar

con tu tía.

porque me imagino que debe

de estar muy ocupada

con los preparativos.

aurora: con eso y con todo

lo que se le ocurra a rómulo.

marco: ¿qué quieres decir

con eso, aurora?

aurora: que en esa casa se hace

la voluntad de él,

no la de ella.

marco: aurora, por favor.

aurora: ¿qué? ¿miento?

en esa casa todo gira alrededor

de rómulo.

sandra: pues mi prima se ve

muy feliz.

aunque de patricio no se puede

decir lo mismo, ¿eh?

mira, ve la cara que tiene.

raúl: pues yo sí lo he visto

muy emocionado con la boda, ¿eh?

sandra: sí, claro, con la boda.

pero no enamorado de ella.

y eso es muy distinto, ¿eh?

marco: ¿cómo pueden decir

tantas cosas nada más

por una fotografía? por favor.

sandra: papito, ¿por qué

no hacemos una apuesta?

yo les doy seis meses

antes de que venga

la demanda de divorcio.

raúl: ay, no seas mala,

hermanita.

aurora: tu hermano tiene razón,

hija, no seas cruel.

yo les doy ocho meses.

¿de a cómo va a ser la apuesta?

todos: [ríen]

marco: oigan, con eso no estén

bromeando, por favor.

somos familia, es mi familia.

ya no quiero cenar.

sandra: [ríe]

consuelo: 38, 39, 40.

tino: ¿qué pasó, chelito?

¿ya hiciste las cuatro series?

consuelo: sí, ya.

tino: eso, muy bien.

oye, y seguro vas muy bien

en la escuela.

consuelo: no sé.

la mera verdad estoy pensando

que lo mío no es la "estudiada".

tino: pero ¿por qué?

no digas eso, chelito.

eres muy inteligente

y muy chambeadora.

no estarás usando a nacho

como pretexto, ¿verdad?

consuelo: no, no, para nada.

aunque sí me gustaría que él

se interesara por mí

o me preguntara, no sé,

qué quiero hacer con mi vida o--

tino: bueno, pero eso no tiene

nada que ver con lo que tú

quieras estudiar.

consuelo: pues, así como tú

lo dices pareciera que no,

pero...

porque una cosa no va

con la otra, eso no quiere

decir que estén tan aparte.

¿o sí?

nito: oye, ¿y si te metes

de comediante?

es que eres muy divertida.

consuelo: ¿me estás diciendo

payasa?

tino: no, no, no, te lo digo

en serio.

eres muy chistosa.

consuelo: lo chistosa

es pariente de lo ridículo,

y yo ni lo uno ni lo otro.

chistosas tienes las narices.

tino: oye, no te enojes,

chelito, es broma.

olga: bueno, a ver.

las voy a acomodar--las voy

a acomodar como si estuviéramos

en la iglesia, ¿ok?

tú obviamente primero.

después tú.

no, y tú hasta atrás,

porque con ese pelo vas

a tapar a todo el mundo.

a ver.

ahora sí, caminen

hacia el altar.

roxana: pero ¿cuál altar?

olga: ay, roxana,

¿cómo que cuál altar?

pues esa mesa de ahí redonda

es el altar, te lo he dicho

36 veces.

a ver, ahora sí,

respiren, entra la música,

caminen.

uy, qué bonita te ves, amiga.

ay, no, no, no, no, roxana.

¿cómo?

si no es pasarela,

no eres naomi campbell.

a ver, otra vez, otra vez.

cassandra: ay, no, amiga, ya,

llevamos horas ensayando esto.

ya, neta, estamos cansadas.

olga: no, por favor.

patricio: hola.

todas: hola.

patricio: mi amor.

olga: pausa para atender

a patricio.

cassandra: qué bueno que llegó

el novio.

ya, descansemos un rato, ¿no?

olga: no, no, no,

te escuché, nada de descansar,

de pie.

ay, por favor, todavía tenemos

que ensayar lo que vamos

a decir.

¿verdad, amor?

¿te lo aprendiste?

patricio: no, mi amor,

todavía no.

¿en qué momento?

olga: ay, ¿cómo no?

ya estás igual que estas.

norma: oye, olga, ¿por qué

no te quedas arreglando eso

con patricio?

y nosotras nos vamos

y hacemos otras cosas, y así...

y--no sé--

olga: no, no, no.

miren, es que tenemos

que ponernos de acuerdo

de las flores de la iglesia.

el color del vestido

es importantísimo, ¿no?

es que mira, yo había pensado

que podían ser orquídeas.

¿tú qué crees, amor?

patricio: mi amor, yo no sé,

las que tú quieras.

como tú lo quieras me agradará.

olga: ay, no seas así, ayúdame.

mercedes: chicas.

todas: hola.

mercedes: me imagino que deben

de tener sed, ¿verdad?

cassandra: ay, gracias,

qué linda.

mercedes: ¿están cansadas?

roxana: sí.

olga: mamá, mamá,

aquí está patricio.

¿no lo vas a saludar?

mercedes: vine a verte a ti,

no a él.

olga: pues, vete haciendo

la idea que va a ser tu yerno,

te guste o no.

mercedes: el compromiso es tuyo,

mi amor, no mío.

olga: mira, mamá, yo ya--

patricio: olga, olga, olga.

olga: es que--

patricio: mi amor, tranquila,

mi amor, no pasa nada.

mejor no la provoques.

es normal que le duela creer

que va a perder a su hija.

su hija tan linda como tú.

olga: bueno, en eso tienes

mucha razón.

[suspira]

a ver, vamos a ensayar otra vez

la entrada, ¿ok?

cassandra: ay, no, no.

roxana: ¿sabes qué?

está mi chofer ahí afuera,

ya me tengo que ir.

cassandra: amiga.

olga: no, no, no, no sean así.

cassandra: me voy al salón,

amiga.

cassandra: "bye".

olga: ay, pero ¿por qué me hacen

esto?

norma: mi mamá me está

esperando.

olga: no, norma, norma.

norma: te quiero.

olga: ok.

bueno, nada más les digo

que cuando ustedes se casen

nadie va a estar con ustedes.

patricio: ya, mi amor, ya,

no pasa nada.

olga: oye, es que entre ellas

y mi mamá.

patricio: no pasa nada, ven.

besito, besito, besito.

besito.

¿no?

eso.

consentida, caray.

lucero: ay, mamá, estoy

muy preocupada por doña refugio.

trató de disimular,

pero me quedó claro

que la noticia le afectó

horrible.

julieta: refugio se iba a

enterar tarde o temprano, hija.

no se puede tapar el sol

con un dedo.

lucero: es que todo parece

tan repentino.

como si quisiera casarse

apresuradamente.

julieta: es la prisa que tiene

quien quiere vivir una vida

que no le corresponde.

lucero: oye, mamá, ¿no habrá

otra razón?

tú me entiendes.

julieta: bueno, no sé.

de cualquier modo, es obvio

que patricio está deslumbrado

por el dinero y la posición

de esa muchachita.

¿tú estás bien, mi amor?

lucero: sí, sí, mamá.

la verdad es que cada día

me decepciono más de patricio.

julieta: me da gusto que saques

de tu corazón a ese tipejo.

lucero: pues, no podría ser

de otra manera.

después de ver cómo

se ha comportado con su mamá.

julieta: pobre refugio.

ay, mi amiga.

olga: si estás buscando

a mi papá, olvídalo,

porque ya se fue a la oficina.

y si estás buscando a mi mamá,

pues tampoco está.

agustín: no.

lo que pasa es que vine

por unos papeles,

pero ya que la veo...

olga: ¿qué quiere,

"angustianín"?

porque siempre andas

así como--como raro, ¿no?

ahora ¿qué tragedia te pasó?

agustín: ¿cómo va

con los preparativos de la boda?

olga: ya tengo todo listo.

la iglesia, las flores,

el vestido, las invitaciones.

agustín: pero tal vez le falta

lo más importante.

olga: ¿de qué me hablas?

agustín: ¿está usted segura

de lo que significa casarse?

me preocupa mucho que vaya a dar

ese paso sin conocer realmente

con quién se está casando.

[música]

[música]

olga: mira, agustín.

mi vida no es otro negocio

de mi papá para que te estés

metiendo.

agustín: no lo hago por su papá.

tú mereces alguien

que te quiera,

que se preocupe por cada uno

de los detalles de tu vida,

que te trate como una princesa.

alguien como...

olga: ¿como quién?

¿como tú?

agustín: sí.

olga: [ríe]

ay, agustín, no me hagas reír.

agustín: yo siempre

te he querido.

por favor, no te cases

con patricio, él no te merece.

olga: ¿y tú sí?

mira, ya deja de decir

estupideces, porque me estás

quitando el tiempo.

agustín: yo solo quiero

que estés bien.

olga: pues, ya deja

de preocuparte por mí

porque tengo a patricio

para cuidarme.

ya me hartaste,

ya me voy.

agustín: solo una cosa más, ¿sí?

tómalo como el consejo

de alguien que de verdad

te quiere.

debes tener cuidado, ¿eh?

porque si de novios patricio

te engañó con una cosa

tan simple como su dirección,

¿qué va a pasar

cuando de casados?

mujeres, viajes y esas juntas

interminables de trabajo.

piénsalo.

raúl: no, no puede ser,

no puede ser.

maldita carcacha.

otra vez no puede ser, no.

no, bueno, las llaves.

lucero.

margarita: qué guapo.

lucero: ¿raúl?

raúl: ¿cómo estás?

lucero: bien.

¿qué--qué haces por acá?

raúl: venía a ver si encontraba

una amiga, pero, como puedes

ver, mi coche ya decidió por mí.

así que lo voy a tener

que dejar para otra ocasión.

margarita: ¿no nos vas

a presentar?

lucero: ay, sí, discúlpame.

él es raúl.

raúl: ¿qué tal?

margarita: ay, hola.

lucero: él es el mejor amigo

de patricio.

margarita: ah.

pues, yo soy magos,

una compañera de lucero.

raúl: ah, mucho gusto.

oye, lucero, yo no tuve nada

que ver en lo que pasó

con patricio y tú.

de veras, tú siempre me caíste

muy bien.

lucero: tienes razón, raúl,

perdona.

oye, dime cómo has estado.

raúl: bien.

y de verdad no sabes--no sabes

cuántas ganas tenía de hablar

contigo y saber cómo estabas.

nos conocimos poco, pero siempre

me pareció que eras

muy buena onda.

lucero: muchas gracias.

y mira, la verdad es que lo otro

ya pasó, ya lo superé.

raúl: me da muchísimo gusto.

oigan, les daría un aventón,

pero mi coche se ve bonito

ahí parado, ¿no?

y para colmo dejé las llaves

adentro.

lucero: ay, no te preocupes,

nosotras vivimos aquí cerquita.

pero ¿sabes qué?

déjame hablarle a un amigo

que es muy buen mecánico.

raúl: ¿en serio?

lucero: de seguro él te puede

ayudar, sí, claro.

raúl: ay, muchísimas gracias.

lucero: espérame, ¿eh?

nacho.

oye, ¿podrías ayudar a un amigo

al que se le descompuso

el coche?

refugio: gracias por venir.

julieta: ¿cómo te sientes,

amiga?

refugio: mira.

julieta: sí, ya me enteré

por lucero,

por eso vine a verte.

refugio: me siento

desconcertada, yo no entiendo

por qué mi hijo tomó

esta decisión.

julieta: yo creo que sí sabes,

refugio, sí sabes por qué.

refugio: no, no me digas que es

por interés, porque--porque

mi hijo tiene sentimientos.

[solloza]

está confundido, eso es todo.

julieta: está bien.

refugio: a veces cuando--cuando

uno se enamora, comete locuras.

si lo sabré yo, que perdí

el apoyo de mis padres

y hasta su cariño por un amor.

julieta: dicen que lo que se

hace por amor

siempre termina siendo bueno,

pero no creo que este sea

el caso, amiga.

es patricio el que te rechaza,

el que te da la espalda.

refugio: no, prefiero creer

que lo hace por las mismas

razones por las que yo dejé

todo para seguir a su padre.

solo deseo que la vida

no se lo cobre con tanta dureza

como a mí.

lucero: [ríe]

no sabía que fueras

tan simpático, raúl,

qué linda sorpresa.

raúl: lo mismo digo de ti.

es una pena

que no hayamos tenido chance

de tratarnos tanto.

lucero: ay, es que patricio

era muy celoso.

varias veces le pedí

que te invitara a salir

con nosotros, pero nunca quiso.

margarita: bueno, pero como eso

ya es historia yo digo

que sería muy bonito que,

pues, nos volviéramos a ver

los tres, ¿no?

lucero: cálmate, magos.

mira, no sabemos si raúl

tenga algún compromiso

y acaba de decir que vino

a buscar una amiga suya.

margarita: bueno, yo nada más

decía así de plan de amigos.

raúl: bueno, no tengo ningún

compromiso todavía, pero--

[chiflido]

ignacio: ¿qué tranza?

muñecos.

no--no me tardé, ¿verdad?

raúl: no, no, no, para nada,

muchísimas gracias, mano, ¿eh?

oye, ¿te dijo lucero que también

dejé las llaves adentro?

ignacio: ah, chale.

bueno, no--no te preocupes,

mi taller está aquí cerca.

me llamo nacho, mucho gusto.

raúl: ah, mucho...gusto.

ignacio: ay, perdón, carnal.

es que estaba chambeando y,

pues, ya te embarré todo.

raúl: no te apures, no.

ignacio: ahí te encargo.

raúl: gracias, ¿eh?

y muchas gracias por el paro.

margarita: a ver, a ver,

nachito.

¿soy tan transparente

que ni me saludas?

ignacio: no, no, perdón,

pero es que, pues,

venía a la carrera y, pues,

la neta...

es más, ¿sabes qué?

déjame le echo un ojo de una vez

a tu nave, ¿no?

raúl: ah, muchas gracias.

ignacio: ahí te encargo.

lucero: bueno, nosotras

ya nos vamos.

raúl: sí, porque está a punto

de llover, no se vayan a mojar.

lucero: sí, no, no.

¿y sabes qué?

quédate mi paraguas.

raúl: no, hombre, ¿cómo crees?

lucero: nosotras vamos cerquita,

y yo creo que tú todavía

vas a estar aquí un rato más.

raúl: bueno, te lo acepto,

muchas gracias.

pero ¿cómo te lo regreso?

lucero: mira, el día que quieras

llévalo a mi casa.

te voy a pasar mi dirección.

margarita: ah, mira, pues aquí

anótalo, en una de mis revistas.

lucero: a ver.

margarita: y pues ahí luego

me la regresas, ¿qué te parece?

raúl: sí.

lucero: te dejo en muy buenas

manos, ¿eh?

porque nacho es el mejor

mecánico que existe.

raúl: muchísimas gracias,

me caíste como del cielo.

lucero: adiós, nachito.

ignacio: [titubea]

no, no.

oye, lucero, pero--bueno--bueno,

y hasta luego.

porque sino después se queja

que no la saludo, ¿no?

lucero: [ríe]

ignacio: oye, sí te acuerdas

que te había invitado

a salir, ¿no?

¿qué--qué onda?

¿como para cuándo?

lucero: eh...pues--pues,

mira, puede ser mañana.

pero yo te confirmo, ¿sí?

ignacio: sí.

lucero: vámonos, magos.

nos vemos, nos vemos.

ignacio: bye.

raúl: hasta luego.

muchísimas gracias,

te lo regreso.

lucero: sí, sí.

ignacio: híjole, carnal.

¿sabes qué?

yo creo que vamos a tener

que--que llamar a una grúa.

dices que echó mucho humo, ¿va?

raúl: bastante.

ignacio: sí, parece que está

tirando aceite.

refugio: el fin de ese romance

fue el momento más amargo

de mi vida.

espero que para patricio

las cosas sean muy distintas.

julieta: el asunto es

que tu hijo se va a casar,

y ni siquiera tuvo la decencia

de avisar--bueno, ya no digan

ni de invitarte.

refugio: la noticia me dejó

tan aturdida que yo ya no sé

ni qué pensar.

[llora]

julieta: amiga, yo estoy yendo

a un grupo de ayuda, y no sabes

cómo me ha servido.

¿no crees que te haría bien

desahogarte?

escuchar lo que otras mujeres

como nosotras, sin esposo,

sin parejas, lo que han hecho

para salir adelante.

refugio: sí, ya me habías

hablado de eso,

pero yo no me quedé viuda.

ni siquiera eso.

y no, la verdad es que ahora

no tengo ganas de nada,

de nada.

julieta: ¿y tus hijos?

¿ya saben esto?

refugio: no.

no, y no quiero que se enteren.

porque son capaces de irle

a reclamar a su hermano

y yo ya no quiero

más disgustos entre ellos.

julieta: ay, amiga.

yo siempre voy a estar contigo

cuando me necesites, refugio,

no estás sola.

refugio: [llora]

julieta: siento mucho verte

sufrir de esta manera.

[música]

[música]

fido: ¿qué pasó, mi güero?

aquí entre el nacho, silvestre

y yo, bueno, entre nacho y yo

vamos a dejarte tu coche

como último modelo.

raúl: muchas gracias.

nacho: de hecho,

por ser amigo de lucero,

te vamos a hacer

tarifa especial.

raúl: oh, muchas gracias.

se ve que son

muy buenos amigos.

¿y hace cuánto que la conoces?

ignacio: uh, no, pues sí.

de hecho--

fido: mi nacho, mi nacho.

creo que te andan pedaleando

tu bicicleta.

consuelo: hola a todos.

silvestre: hola.

raúl: bueno, nacho,

te dejo mi coche

y yo te marco, ¿no?

ignacio: sí, carnal.

raúl: gracias.

fido: no se preocupe, güero.

se lo vamos a dejar como nuevo.

raúl: ya dijiste.

fido: por su propina.

¿qué pasó, chelito?

¿y qué? ¿quién es el galán?

consuelo: les presento

a mi novio, tino.

silvestre: órale, ¿qué pasó?

tino: ¿qué pasó, nacho?

no has vuelto al gimnasio, ¿eh?

ya se te extraña.

consuelo: espero que no sea

por celos.

silvestre: uh.

nacho: a trabajar, comadres,

órale.

fido: no, si está más ponchado.

[ríe]

ignacio: ponchado.

¿desde cuándo andan así

de la manita y abrazaditos

por la calle, eh?

consuelo: pues eso es

lo que hacen los novios, ¿no?

tino: claro.

ignacio: pues sí, pero yo pensé

otra cosa.

consuelo: ah, ¿sí?

pues, ¿qué pensaste?

ignacio: no, nada.

felicidades, "coach".

tino: gracias, nacho.

ignacio: chelito es

una buena chava.

está medio loca, pero es chida.

diviértanse.

consuelo: no se puso celoso.

yo pensé que te iba a pegar.

tino: no, pues muchas gracias,

chelito, ¿eh? qué detalle.

consuelo: falló el experimento.

gracias.

tino: no, espérate, chelito.

¿vas a dejar que note

que no era cierto?

consuelo: ahí nos vemos.

gracias.

apolinar: ay, pues no me gusta

ver así a refugio.

julieta: ya lo sé, a mí tampoco.

pero no hay peor ciego

que el que no quiere ver.

refugio se rehúsa a ver

la realidad de patricio.

apolinar: bueno, lo que pasa es

que ese muchacho está muy mal.

julieta: de acuerdo,

pero también refugio.

yo sé que las mamás hacemos todo

por nuestros hijos,

pero hay un límite.

apolinar: lo que pasa es

que refugio es una mujer

muy buena, y como patricio

la ayudó tanto cuando era niño

con sus hermanos...

julieta: pues, sí.

pero de verdad, ay,

a veces me desespera.

yo la adoro, es como la hermana

que nunca tuve.

y a los niños los amo,

los vi crecer desde pequeñitos.

apolinar: bueno, uno cumple

con hacer lo que le corresponde.

ya pues lo demás depende

de cada uno, ¿no?

aunque me queda claro que usted

quiere mucho a refugio, ¿verdad?

julieta: así es,

y usted también.

no crea que no me he dado

cuenta de cómo la mira.

apolinar: sí, bueno, sí,

la quiero muchísimo.

pero desafortunadamente

ella no me corresponde.

julieta: es que está dedicada

en cuerpo y alma a sus hijos.

y, bueno, aunque yo respeto

sus decisiones, creo que ella

no debería de olvidarse

de ella misma.

apolinar: ahora entiendo

por qué ustedes son tan amigas.

consuelo: tonto, ciego, menso.

no puedes arreglar ni un coche.

voltéame a ver.

tino: oye, oye, esa foto no va

a aguantar otro round, ¿eh?

consuelo: no importa,

le saqué varias copias.

tino: a ver, a ver, a ver,

a ver, a ver.

oye, tú sabías que esto podía

pasar.

consuelo: pues, sí.

pero yo pensé que como que

la lucero ya está más en serio

con el mundo, pues,

nacho ya se estaría olvidando

de ella.

y si me veía contigo, pues...

tino: a ver, a ver,

yo te dije--a ver, yo te dije

que esto no iba a ser

una buena idea.

consuelo: me vale.

ya no quiero nada contigo.

me voy a meter de monja.

tino: ¿en serio?

consuelo: no, lo de meterme

de monja no es cierto,

pero ya no te voy a estar

rogando, zonzo.

tú te lo pierdes

y yo me lo evito.

ignacio: jefa.

jefita.

jefecita, ya me voy.

[chifla]

"fui a la farmacia, no tardo.

si llegan los del gas,

el dinero está en el cajón.

mamá".

¿cómo que patricio

se va a casar?

raúl: espero que le gusten

los chocolates.

[timbre]

julieta: ay, ¿quién será?

¡ya voy!

ay, dios mío.

raúl: ¿u--usted?

julieta: ¿usted?

¿qué haces aquí?

¿y cómo conseguiste

mi dirección?

raúl: no, no, no, yo no sabía

que--¿usted vive aquí?

julieta: la que va a hacer

las preguntas aquí soy yo,

¿sabes?

me queda claro que me estás

siguiendo.

a ver, ¿qué es lo que quieres?

raúl: no, no, no, señora, yo--

julieta: dímelo.

raúl: yo--yo le juro que venía--

es una casualidad rarísima.

yo venía a buscar a--ah.

lucero: raúl, qué sorpresa.

julieta: ¿tú conoces a este

muchachito?

lucero: sí, mamá.

pero pasa, por favor.

raúl: no, muchas gracias,

aquí estoy bien.

lucero: pásale, hombre,

estás en tu casa.

raúl: bueno, gracias.

yo solo venía a devolverte

tu sombrilla.

julieta: y ustedes de dónde

se conocen, ¿eh?

raúl: lucero y yo tenemos

un amigo en común.

bueno, ya no.

julieta: pero ¿cómo que ya no?

¿cómo es eso?

lucero: se refiere a patricio.

julieta: ¿a patricio?

raúl: sí, eh, eh, eh, éramos

compañeros, pero él y yo

somos muy diferentes.

y mi amistad con lucero no tiene

nada que ver con patricio.

y yo solo quise traerte

los chocolates para agradecerte

que me prestaras la sombrilla

y la recomendación del taller.

lucero: no te hubieras

molestado.

raúl: no.

lucero: es que ayer a raúl

le pasó de todo, mamá.

y como estaba a punto de llover,

pues yo le presté mi paraguas.

julieta: ah.

lucero: oye, pero no te quedes

ahí, siéntate, por favor.

¿te ofrezco algo?

raúl: no, muchas gracias,

ya me voy.

mejor luego te busco.

y mucho gusto, doña--doña--

lucero: [ríe]

julieta.

raúl: mucho gusto, doña julieta.

julieta, se llama julieta.

a buena hora supe su nombre,

y en dónde.

lucero: ya sé que es medio

distraído, pero es muy amable.

¿te sirvo, mamá?

julieta: yo no confiaría

tanto en alguien que es

tan amigo de patricio.

lucero: no, pero de verdad,

él es bueno, son muy diferentes.

julieta: ¿sabes qué, hija?

lo más extraño es que es

el muchacho que llegó

a mi tienda hace unas semanas.

¿te acuerdas que te lo conté?

el del carro descompuesto.

lucero: ah, pues se le volvió

a descomponer ayer.

julieta: sí, el carro

y parte del cerebro.

ay, bueno, ya vengo, mi amor.

patricio: en cuanto al problema

que mencionó, pierda cuidado,

el bufete lo acepta

como representado.

solamente necesito que usted

me firme unos papeles y--

ignacio: patricio, patricio,

tenemos que hablar.

y no me voy de aquí

hasta que me escuches, ¿eh?

patricio: ignacio, por favor,

estoy ocupado.

ignacio: ¡me vale!

¡o te desocupas o te las ves

conmigo! ¿eh?

[música]

[música]

patricio: no tengo tiempo

para estupideces.

ignacio: pues órale, vamos

a hablar.

¡si quieres llamar a la policía,

llámale!

patricio: ¡baja la voz!

ignacio: ¡no voy a bajar la voz!

hacemos esto más grande, ¿no?

patricio: discúlpeme.

a ver, ignacio, ¿qué es

lo que quieres?

ignacio: mi jefa se enteró

por un mugre periódico

que vas a casarte.

¿tú crees que no le duele?

patricio: más le duele

cómo hablas.

"mi jefa", por favor, ignacio,

qué vergüenza.

¿qué es lo que haces aquí?

a ver.

ustedes dijeron que no querían

volver a verme.

¡cúmplanlo!

no me molesten más.

ignacio: ¿te cae que vas

a casarte--valiéndote

lo que piensa--a las espaldas

de mi jefa?

¿lo que sienta?

también es tu mamá, patricio.

patricio: hasta hablas

como ella.

es obvio que te mandó conmigo.

ignacio: ¡a mí nadie me mandó!

patricio: dile que le propongo

un trato.

yo les compro una casita ahí

en el pueblito donde nacimos,

y ustedes se largan, y se van,

y no me molestan nunca más.

ignacio: ni ella me mandó

ni yo vine a limosnear, ¿eh?

¿y de dónde va a salir la lana

para comprar la casa?

¿de la vieja esa

con la que estás?

encima de todo mantenido,

patricio, te vendiste.

te vendi--eso sí debería

darte vergüenza, no mi mamá.

patricio: ¿qué es lo

que quieres?

ignacio: de ti, ya ni el saludo.

haz con tu vida lo que quieras.

ojalá te pudras en el infierno,

idiota.

patricio: disculpe.

hay clientes muy necios.

no entienden que algunos pleitos

simplemente no se pueden ganar.

pollo: ja, les gustó, ¿eh?

ya no las llevo a comer

taquitos al pasar.

[ríe]

cómo comen.

ay, ¿qué pasó, mi buen?

edmundo: ¿qué onda, pollo?

¿qué haces en este lugar? ¿eh?

pollo: ah, pues para que veas

uno que sí prospera en la vida.

edmundo: ¿te robaste

una herencia o qué?

pollo: [ríe]

no, hombre, es algo mejor.

pues, tengo un "businessito"

que me está saliendo ni mandado

a hacer.

edmundo: chido por ti.

que te vaya bien.

pollo: ey, ey, ey, ¿a dónde?

¿qué no quieres que te cuente?

digo, pues, todavía puedes

entrarle.

verás que yo no me olvido

de los amigos.

aunque me la hagas para atrás

de vez en cuando.

edmundo: ya supe que asaltaste

a mi mamá,

y no me extrañaría nada

que también fueras el que trató

de bajarle el coche a patricio.

así es que, como comprenderás,

no me interesa hablar contigo.

pollo: ¿adónde?

[televisión]

martina: ¿no que ibas a ir hoy

a la escuela, chelito?

consuelo: ah, es que, pues,

decidí que estudiar no es

lo mío.

martina: ¿y me lo dices así

con esa tranquilidad?

¿que ya no vas a estudiar?

consuelo: no te calientes,

planchita.

claro que sí voy a estudiar,

pero después.

martina: ey, no me hable así

que soy su madre.

consuelo: pues es que estoy

investigando, pero nada

me convence, mamá.

martina: aunque nada

te convenza, algo tienes

que estudiar.

consuelo: pero mamá, no--

martina: [chista]

silencio, chelito.

hay muchas opciones.

así que investiga,

y quiero que me traigas

toda la información

para que la veamos juntas.

consuelo: ay, ma.

pero acuérdate que a fuerza

ni los zapatos entran.

martina: mira, chelito,

desde niña me has hecho

lo mismo.

que si clases de hawaiano,

luego de gimnasia,

luego natación,

y acabaste jugando cascaditas

de futbol en la calle.

consuelo: ay, está bien,

mamacita.

chula, hermosa, divina.

martina: [ríe]

ya.

consuelo: te lo prometo

que me voy a aplicar, ya, ¿sí?

ya no te enojes así de feo

conmigo.

porque tú me quieres.

¿y qué tal que luego

te arrepientas

de regañarme así, eh?

tan feo, ¿eh? ¿eh?

martina: ya, ya, ya, chamaca,

ya, ya.

consuelo: ¿eh, eh, eh?

martina: ya, ya, ya, mi hija.

si te regaño,

es porque te quiero muchísimo.

y de verdad solo quiero

lo mejor para ti, hija.

consuelo: gracias, ma.

ya lo sé.

¿jugamos una cascadita?

martina: a tu madre no, no.

edmundo: no te hagas

el inocente.

hablé con zaida, até cabos.

supe quién me había dado

baje con mi dinero.

lo que le pasó a mi mamá

del rosario, también fuiste tú.

por eso tú lo tenías.

no tienes abuela.

pollo: cálmate, mundo.

yo la neta ni sabía

quién era esa señora.

me vine a enterar después,

carnal.

además, no fui yo,

fue el pinzas.

edmundo: sí, ¿cómo no?

mira, te la valgo que

no supieras quién era mi mamá,

pero eres un mentiroso.

eres un gandayita.

¿que te divertiste mucho

viéndome la cara? ¿o qué?

pollo: bájale, mi mundo, la neta

sí me pasé de lanza, carnal.

pero la necesidad--y tú lo sabes

muy bien, mundo,

existe la necesidad.

edmundo: mira, yo no voy

a echarte más pleito

porque tú eres de los que luego

traiciona, y por la espalda.

ahí nos vemos.

pollo: no, espérate, mundo.

no te me vayas tan esponjadito.

>> ay, ya, pollito,

no te enojes.

mejor preséntalo.

pollo: mira, calladitas

se ven más bonitas.

háganse para allá.

ándele, para allá.

ya aliviánate, mundo.

mira, tú y yo siempre

hemos sido, pues,

bien chidos carnales.

edmundo: ajá, claro,

chidos carnales.

pollo: con tu jefa yo sé

que la regué, mi mundito,

pero sin saber,

así que no cuenta.

y lo de tu lana...

¿cuánto fue, carnalito, eh?

¿cuánto fue? ¿dos?

mira.

ahí está, un cuatro.

que te diviertas, mi mundo.

hasta con intereses, papá.

pues, yo estaba muy mal,

carnalito.

pero me trajo suerte,

porque pues me sirvió hasta

para empezar un "businessito".

pues hábleme, ¿no?

cuando le quieras entrar,

es un buen negocio,

déjame te invito.

mírame, mírame, mundo.

esa va a ser mi disculpa,

carnal.

vámonos, chicas.

no se acerquen cuando esté

hablando con la gente.

ignacio: entonces, nos vemos,

lucero.

hecho.

ya quedamos.

ahí mero.

cámara, bye.

gracias, fido, ¿eh?

fido: ¿era la chava

que te gusta?

ignacio: ¡muñeco!

fido: muñeco.

ambos: [ríen]

ignacio: estoy reteemocionado

porque sí aceptó salir conmigo.

la neta creí que me iba a mandar

a volar porque, pues, mi carnal

ya me había dado el baje

con ella.

fido: y qué, ¿adónde la vas

a llevar?

ignacio: pues, a comer

a una fonda porque

no me alcanza para más.

pero ella escogió,

eso es lo chido,

así no quedé tan piojo.

fido: no, pues por lo

que me has contado de ella,

no creo que le importe.

ignacio: es chulísima.

la chava de mis sueños.

la mujer con que cualquier

hombre sería feliz nada más

de estar con ella.

fido: pues, mucha suerte.

porque ahora sí le vas a hablar

de lo que sientes por ella,

sino ni al caso.

ignacio: ahora sí me le voy

a declarar, papá.

ignacio: ojalá y se te haga.

digo, al fin que la chelito

ya anda feliz

con su nuevo galán.

ignacio: ¿tú crees?

ah, yo no los vi tan felices

así que digamos.

aparte, pues, cada quien

su rancho.

fido: ¿qué? ¿te molestó

que chelito se hiciera novia

del entrenador?

ignacio: ¿y como por qué

me va a molestar?

es un gusto de ellos, ¿no?

¿yo qué?

fido: [ríe]

ignacio: ¿qué?

fido: nada, me acordé

de un chiste.

ignacio: me acordé

de un chiste...

margarita: ay, la verdad

no entiendo cómo raúl puede ser

amigo de patricio,

si son tan distintos.

lucero: [suspira]

así son de errados los hombres.

no son tan especiales

para escoger a sus amigos

como nosotras.

margarita: bueno, en eso tienes

razón.

un novio que tuve, sus amigos

del alma no tenían nada

que ver con él.

la verdad nunca entendí

por qué los quería tanto.

y menos cuando terminamos

por culpa de ellos.

lucero: ay, es que los hombres

creen que con irle al mismo

equipo de futbol ya basta

y sobra para saber quién es

su amigo y tenerle confianza.

margarita: y hablando

de amistades,

hoy me vas a dejar comiendo sola

porque te invitó a comer nacho,

¿verdad?

lucero: ay, sí.

margarita: pensé que tenías

otros planes.

lucero: me decidí a aceptarle

de una vez su invitación.

mira, después

de lo que ha pasado,

me urge hablar con él.

agustín: buenas tardes,

licenciado.

¿cómo le va? ¿todo bien?

patricio: déjate de jueguitos

conmigo, ¿qué te pasa?

¿qué quieres?

agustín: nada.

solo quería saber

si no se le ofrece un calmante.

supe que le hicieron pasar

un disgusto allí afuera.

patricio: mira, no sé qué

te contarían, pero mis cosas

no son de incumbencia, ¿ok?

agustín: se equivoca,

licenciado chavero.

soy el asistente personal

de don rómulo.

y tengo que informarle todo

lo que ocurre en su oficina.

eso incluye la conducta

de sus empleados.

patricio: es que si crees

que yo soy un empleado,

estás muy atrasado de noticias.

tu jefe y yo vamos a ser socios.

así que eres tú el que va

a terminar siendo empleado mío.

no corras el riesgo

de que te despida.

agustín: en la vida

todo está por verse.

así es que no se dé prisa

en pedirme la renuncia.

el tipo que llegó a buscarlo

es familiar suyo, ¿verdad?

patricio: eso es algo

que a ti no te importa.

agustín: pero como a usted

sí le importa, va a ser

necesario que me dé

una lista de las personas

que no quiere recibir.

espero que no sea muy larga.

patricio: ¿sabes qué?

la lista comiénzala poniendo

tu nombre, agustín,

y con mayúsculas.

ignacio: lucero, muchas gracias

por aceptar mi invitación.

palabra que estoy reemocionado.

lucero: ¿de qué?

ignacio: pues de ti, de--de

que estamos aquí platicando

juntos y...o sea,

está--está chido, ¿no?

lucero: [ríe] gracias.

¿y cómo has sentido a tu mamá

de ánimo?

en la oficina se hace la fuerte,

pero no sé en tu casa.

¿está bien?

ignacio: pues sí, pues ahí

la lleva, ¿no?

pero--pero tengo algo

muy importante que decirte.

lucero: mi--mira,

si--si quieres, primero pedimos

algo de comer, porque tengo

el tiempo medido,

tú sabes, por la oficina.

ignacio: no, no, no, mira,

mejor de una vez, lucero.

porque no vaya a ser que luego

me ganen más los nervios

y--y luego, no sé, la riegue.

pero mira, la neta,

tú me gustas mucho,

pienso que estás rechula.

lucero: ay, na--nacho,

por favor.

ignacio: no, no, no, espérame,

déjame terminar.

yo te quiero un montón,

desde siempre, digo,

pues muchísimo más ahora

que ya te he tratado así,

de grandes.

no--no tanto, ¿no?

pero pues la verdad yo quería

saber si te gustaría

ser mi chava.

lucero: mi--mira, nacho,

yo--yo también te quiero,

pero tú sabes cómo.

de verdad, no puedo ser

tu novia.

ignacio: ¿porque todavía

quieres al patricio?

¿o porque el mundo te late más?

¿o porque solo soy un simple

mecánico que no tiene nada

que ofrecerte?

dímelo así, dímelo tal cual,

lo que quiero es saber.

agustín: don rómulo, quisiera

comentarle un pequeño altercado

que hubo hace unos momentos.

rómulo: ¿qué pasó?

agustín: vinieron de nuevo

a buscar a patricio.

uno de los jóvenes

de la otra vez.

rómulo: ya no le des vueltas,

agustín, ¿qué es lo que pasó?

agustín: pues, discutieron.

y lo peor es que todo sucedió

enfrente del abogado

de los pereida.

y pues, a mí me preocupa

la imagen del bufete.

rómulo: [suspira]

mira, la imagen de este bufete

se llama "el licenciado

don rómulo ancira".

así que no me vengas

con estupideces,

deja de estar intrigando.

agustín: tiene razón,

don rómulo.

rómulo: ¿por qué discutían?

agustín: no alcancé a escuchar.

rómulo: a ver, a ver, a ver,

vienes aquí a decirme

que discutían frente

al licenciado de los pereida,

pero no sabías de qué hablaban.

no puede ser que ni eso hagas

bien.

¿estás estúpido o qué?

agustín: pero, don rómulo--

rómulo: "pero, don rómulo" nada.

ni siquiera eso puedes

hacer bien.

vienes aquí a cuchichear

y a mentir.

no me vengas con información

a medias.

cuando quieras decirme algo,

investiga primero.

lárgate ya.

órale, lárgate, y dile

a patricio que venga.

agustín: de inmediato, señor.

rómulo: estúpido.

lucero: te lo dije

y te lo repito.

mira, no se trata de ti

ni de tu trabajo.

y no eres un simple mecánico,

nacho, eres mi amigo,

casi mi hermano.

ignacio: ¿y patricio?

¿y edmundo?

lucero: ¿a qué viene

esa pregunta?

mira, nacho, yo te quiero mucho.

eres noble, simpático,

muy listo, pero para el amor

se necesita algo más,

se necesita química.

ignacio: ¿y con edmundo

sí hay esa química?

lucero: todavía no me he hecho

novia de edmundo.

pero por favor,

no me decepciones

haciéndome pensar que todo esto

se trata de una competencia

con tus hermanos.

[celular]

ignacio: contesta.

¿es edmundo?

lucero: sí, dime.

edmundo: ¿qué pasó, morochita?

¿voy por ti y vamos a comer?

me muero de hambre.

ignacio: aquí te dejo,

pa--para que hables a gusto.

lucero: no, espérame un momento.

nacho, nacho, nacho, por favor,

no me hagas esto.

ignacio: te lo digo

en buena onda.

ya me quedó claro

que lo prefieres a él,

y aquí no pasó nada.

lucero: nacho, nacho, nacho,

nacho.

estoy en la fonda de siempre.

ignacio: soy un estúpido.

ella jamás se iba a fijar

en alguien que no tiene carrera,

como yo.

lucero: nacho.

[suspira]

sí, en la fonda de siempre.

patricio: [llama a la puerta]

disculpe, don rómulo,

¿me buscaba?

rómulo: pasa.

necesito hablar contigo.

patricio: sí, claro.

dígame, señor.

rómulo: te pregunto,

¿tú sabes cuántos años

me ha costado mantener

el prestigio de este bufete,

que además lleva mi apellido?

patricio: me imagino que muchos,

señor.

y me imagino que también

lo ha logrado porque es el mejor

abogado de este país.

rómulo: qué bueno que lo tienes

claro, ahora, actúa en--

secretaria: don rómulo.

buscan al licenciado chavero

con urgencia.

julieta: buenas tardes.

rómulo: buenas tardes.

julieta: patricio,

me urge hablar contigo.

¿quieres que hablemos aquí?

¿o puede ser en otro lugar?

rómulo: no, no, no, por favor.

antes que nada, permítame

presentarme,

rómulo ancira, a sus pies.

julieta: muchas gracias.

rómulo: bienvenida.

para servirle.

por favor, sé un caballero,

atiende a tu visita.

en la sala de juntas va

a estar más a gusto la señora,

o diría, la señorita.

julieta: muchas gracias.

patricio: sí, disculpe, señor,

con permiso.

julieta: con permiso.

rómulo: por favor.

[música]

Cargando Playlist...