null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 24

27 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

cuando yo terminé

la licenciatura no tuve fiesta

porque preferí irme

a un crucero.

patricio: has viajado muchísimo,

¿no?

sandra: sí.

patricio: se te ve.

sandra: y ahorita que estoy

en florencia he podido conocer

casi todo europa.

patricio: qué fortuna poder

viajar tan seguido.

sandra: sí, a mí me encanta

viajar.

además nunca sabes en qué lugar

puedes encontrar algo especial.

mira, por ejemplo este,

lo compré en un puestecito

en venecia.

está lindo, ¿no?

olga: mira nada más, norma,

tú que todo el tiempo me estás

diciendo que no y otra vez está

esta zorra arriba de patricio.

norma: olga, no exageres,

es tu prima.

olga: no estoy exagerando.

norma: ¿a dónde vas, olga?

no--

olga: déjame en paz.

¿a ti qué te pasa?

¿eh, arrastrada?

entiende, patricio es mío, ¿sí?

¿sí entiendes? ¡es mío!

[música]

patricio: olga, por favor.

olga: suéltame.

te voy a decir una cosa,

patricio es mi novio, es mi

prometido, así que te largas

ahorita mismo de esta casa.

patricio: ¿qué te pasa, olga?

olga: suéltame.

patricio: ¿estás bien?

sandra: no, no estoy bien, pero

voy a estar bien en cuanto me

vaya de aquí.

patricio: no, no, por favor,

espérate.

discúlpate con ella.

olga: ¿qué estás diciendo?

patricio: que vas a disculparte

con tu prima.

olga: no, no, no, estás pero

idiota, patricio, si piensas que

yo me voy a disculpar con ella.

yo la vi, estaba arriba de ti,

así que no me voy a disculpar

con ella.

patricio: estábamos platicando

de lo que ella estudia en

florencia.

ya entiendo porqué no quería

venir a la fiesta de su hermano.

discúlpate.

olga: ¡no! no lo voy a hacer.

sandra: ¿saben qué? ya, esto es

mucho show, yo ya me voy--

patricio: no, no, no.

sandra: raúl, si quieres tú

quédate, yo ya--

patricio: no, de verdad, por

favor, de verdad.

qué pena contigo esta grosería,

discúlpate, y deja de hacer el

ridículo.

olga: ¡entonces que se largue!

patricio: ¿estás bien?

sandra: no, no estoy bien,

pero ya--

raúl: mira, no te preocupes,

patricio, pero creo que hasta

aquí llegó el festejo y muchas

gracias por todo, ¿eh?

patricio: no, no, nada de eso,

el festejo sigue.

por favor, otra copa, ¡mesero!

por favor.

olga: ¡ay! ¡cállense! ¡cállense!

ridícula, me dijo ridícula,

el imbécil me dijo ridícula.

raúl: no, bueno, ¿eh, patricio?

olga te va a odiar.

patricio: ya me harté de sus

desplantes.

sandra: uy, y eso que todavía no

te casas, ¿eh?

patricio: ¿quieres decir que

todo va a ser peor cuando nos

casemos? no, para nada, yo no

voy a permitirlo.

sandra: no, patricio, es que no

se trata de si lo permites o no,

se trata de que olga es olga,

está loquita.

ay, vas a ver que no va a salir

de la recámara hasta que nos

vayamos.

norma: híjole, sandra tiene

razón, la verdad es que yo

también conozco a olga.

patricio: no, claro que va

a salir, voy por ella.

sandra: ay, no.

raúl: no, no, no, a ver,

espérate que nos acabemos el

trago, se nos pase el coraje,

tranquilos todos, es más,

¡salud!

patricio: muy bien, salud.

>> híjole, cada vez está más

loca.

>> sí, yo creo que no van a

durar nada.

>> en una de esas ni siquiera

llegan a la boda.

>> pues, ojalá que no se casen

porque yo sí me apuntaría con

patricio.

>> ay.

sandra: ¿saben qué? no debí

venir, la próxima vez le hago

más caso a mi sexto sentido.

perdóname, hermano,

pero sí me voy a ir.

raúl: a ver, ¿perdón de qué? tú

no hiciste nada, y además no te

voy a dejar ir sola, nos vamos

los dos.

sandra: ok--

patricio: no, a ver, sandra te

propongo un trato:

si yo hago salir a olga y

disculparse contigo, te quedas

un rato más.

raúl: [ríe]

sandra: no, eso no lo va a hacer

jamás, patricio.

mira, como sé que no lo vas a

lograr, te digo que sí, es más,

te lo prometo.

patricio: conste, ¿eh?

ya van a ver.

raúl: ¡suerte, matador!

norma: ay, perdón, pero olga sí

exageró esta vez, yo le dije que

estaba alucinando, pero no me

hizo caso.

sandra: ¿qué? ¿esta vez? ¿y

cuándo no ha exagerado, norma?

norma: sandra, no te ensañes con

ella, por favor.

sandra: ¿yo? ¿que no me ensañe

yo? ¿ya se te olvidó de que me

tocó la peor parte de su

berrinche o qué?

norma: ok, sí, está bien, pero

ya pasó, vamos a disfrutar de la

fiesta, porque si no se va a

poner como un funeral esto.

raúl: ey, tiene razón, digo,

además la fiesta es para mí,

no voy a dejar que la loquita

de olga me la arruine.

norma: no le digas así a olga,

no seas así.

raúl: ¿ah, no? ¿entonces me

puedes decir lo contrario o qué?

sandra: ustedes dos parecen

novios, ¿eh?

norma: no, no, solamente somos

amigos, ¿o no, raúl?

sandra: mm.

raúl: sí, amigos.

bueno, vamos con los demás, ¿no?

sandra: vamos.

patricio: ¿entonces vas a seguir

haciendo drama?

olga: ¿drama? me dijiste grosera

y ridícula delante de todo el

mundo.

patricio: ¿y no es una grosería

y una ridiculez haberle pegado a

tu prima delante de todos por

nada?

olga: ay, a ver, patricio, yo

soy tu novia, soy tu futura

esposa, ¿sí? por favor, date

cuenta.

patricio: no, olga, date cuenta

tú de que si sigues con esa

actitud, agresiva y grosera, en

este momento se acaba todo entre

tú y yo.

olga: pues, como quieras.

patricio: perfecto, ahora mismo

voy a salir a avisarle a tus

amigos que la boda se cancela.

olga: ¿ah, sí? ¿te vas a atrever

a hacer una cosa así?

patricio: olga, me tienes harto

con tus desplantes de niña

mimada.

nunca debí enamorarme de ti, ese

fue mi primer error. el segundo,

ir a buscarte para pedirte que

me perdonaras.

pero todo tiene remedio, adiós.

olga: no, patricio, por favor,

no, espérate, perdóname,

perdóname, yo te quiero, mira--

véme, por favor, te quiero,

perdóname, perdóname, por

favor--

patricio: es que no es a mí a

quien tienes que pedirle perdón,

sino a tu prima.

olga: ¿a mi prima?

patricio: sí.

olga: no, no, no, estás muy mal,

patricio, a mi prima por

supuesto que yo no le voy a

pedir perdón. no me pidas eso

porque no lo voy a hacer.

>> después del drama de olga se

puso pesadísimo el asunto.

>> pues, yo a rául feliz, y eso

que la bronca fue con su

hermana.

>> a poco crees que le va a

durar el gusto, al rato sale

olga y nos echará a todos,

ya verás.

>> ¿tú crees? ¿llegará a tanto?

>> estoy segura, lo ha hecho

millones de veces.

>> ay, amiga, pues, entonces

agárrate porque ahí viene.

>> uy, ahora sí se va a poner

bueno.

patricio: sandra, olga tiene

algo que decirte.

olga: sandra, no quise

lastimarte ni ofenderte,

¿me perdonas?

sandra: bueno, un error

cualquiera lo tiene, además

somos primas, ¿no?

olga: claro, discúlpame,

no quise lastimarte.

sandra: ya, no te preocupes,

te disculpo.

patricio: ya, ya pasó.

bueno, vamos a seguir con la

fiesta, ¿no?

raúl: sí, sí, por supuesto que

sí.

vamos a la alberca, ven, ven,

vamos.

sandra: vamos.

patricio: ¿ves que no era tan

difícil?

olga: sí, mi amor.

refugio: qué pena que me

acompañara hasta mi casa, hasta

lo hice cerrar su panadería.

polo: no, jamás me permitiría

dejarla volver sola a su casa de

noche, no he olvidado a esos

cobardes que la atacaron.

refugio: bueno, siempre tendré

algo que agradecerle, apolinar.

polo: bueno.

refugio: ay, qué barbaridad,

cada vez ponen focos más

débiles, está muy oscuro.

polo: refugio, permítame, yo

abro, no se preocupe.

ahí está.

refugio: muchas gracias, polo.

¿gusta pasar?

polo: mejor otro día, la dejo

descansar.

refugio: qué más quisiera.

polo: tome, su bolsa de pan.

refugio: de veras, muchas

gracias por oírme, me hizo mucho

bien desahogarme con usted, con

mis hijos, pues, tengo que

hacerme la fuerte, pero a veces

no me sale muy bien.

polo: siempre tendrá en mí un

amigo dispuesto a escucharla,

refugio.

mundo: buenas noches, mamá,

hola.

refugio: ay, hijo, qué bueno que

llegas.

mundo: buenas, don polo.

polo: buenas noches.

mundo: ¿vino a visitar a mi

mamá?

polo: la vine a acompañar nada

más, pasó a la panadería, se nos

hizo de noche platicando y,

pues, bueno, la calle es muy

peligrosa de noche, preferí

venir con ella.

mundo: claro, muchas gracias.

polo: incluso ha habido muchos

asaltos, no vaya a ser la de

malas y le vuelva a pasar

a tu mamá.

mundo: ¿le vuelva a pasar?

¿le vuelva a pasar qué?

polo: pues, pues, sí, otra cosa

mala como su desmayo.

mundo: claro, bueno, sí. siempre

estaremos muy agradecidos por

lo que hizo por mi mamá.

polo: su madre es mi amiga y

para eso están los amigos.

los acompaño, adelante.

refugio: gracias.

mundo: adelante, mamá.

gracias.

raúl: oye, muchísimas gracias

por la fiesta, ¿eh? todo estuvo

perfecto.

patricio: no, un placer.

sandra: bueno, casi perfecto.

olga: ay, prima, ya te pedí

perdón, no seas rencorosa.

raúl: sí, sandra, ya, por

favor--

sandra: bueno, sí, ya, ya, ya,

ok.

patricio, gracias.

patricio: no, un placer.

raúl: ¡norma! norma, ¿nos vamos?

sandra: bueno, me voy.

raúl: hermano, muchas gracias.

patricio: un placer, hermano.

olga: bye.

raúl: bye, primita.

patricio: cuídate mucho.

sandra: igual, bye.

raúl: vámonos, normita.

norma: chau.

patricio: bye.

olga: bye.

norma: disfruta tu día.

olga: sí, con cuidado, ¿eh?

patricio: oye, ¿ya ves qué

fácil es llevarse bien con

la gente?

olga: a mí con el único que me

interesa llevarme bien es

contigo.

patricio: ¿y si cerramos la casa

y nos vamos?

olga: ay, no, para eso están los

sirvientes, patricio, para eso

les pagamos, que lo cierren

ellos.

patricio: ah, claro, se me

olvidaba que tu papá tiene gente

encargada de todo y para todo.

olga: así es.

oye, ¿y si nos quedamos?

patricio: ay, me encantaría

pero tenemos cosas que hacer.

olga: ay.

patricia: mira, pronto nos

quedaremos donde nos guste

y el tiempo que queramos.

además, le prometí a tu papá

que--

olga: ay, no, no empieces con lo

de mi papá que ya sé.

bueno, voy por mi bolsa y nos

vamos, ¿sí?

patricio: ok.

oye, olga, gracias por ser tan

buena y obediente.

olga: ¿y ese beso?

[ríe] ¿qué onda con ese beso,

patricio? fue como de mi papá

con mi mamá.

patricio: bueno, para que te

vayas acostumbrando.

ven, te acompaño.

olga: bueno.

oigan, ya nos vamos, ¿eh?

>> ay, nosotras nos quedamos

un ratito.

olga: como quieran.

mundo: ¡don polo! ¡don polo!

polo: ¿qué pasa, edmundo?

mundo: oiga, eso que me sonó del

asalto, ¿le pasó a mi mamá?

polo: sí, mira, tu madre no ha

querido que se enteren porque

no quiere que se preocupen y

cometan una tontería por

impulso.

mundo: ¿usted vio al asaltante?

polo: no, fueron dos tipos, pero

traían la cara cubierta.

cuida mucho a tu mamá,

por favor.

mundo: sí, don polo, y muchas

gracias.

polo: y por favor acéptame un

consejo, vigila mucho a tus

amistades, edmundo.

buenas noches.

mundo: buenas noches.

mi mamá--fue el pollo, por eso

el tenía el rosario de mi mamá,

fue el estúpido.

[música]

refugio: ay, ¿dónde los dejé?

no puede ser.

lucero: disculpe que la

distraiga, doña refugio,

pregunta el contador si--

¿qué busca?

refugio: ay, no puede ser, mis

antejos, no los encuentro.

lucero: pero si los trae

puestos.

refugio: ay, pues, sí,

sí los traigo puestos.

lucero: ¿qué le pasa, doña

refugio?

refugio: es que veía todo

borroso, no--no puedo ver,

a lo mejor están sucios.

¿a dónde dejé las toallitas?

los voy a limpiar.

lucero: pues, yo los veo

limpios.

refugio: ay, entonces no sé

qué me pasa, lucero.

lucero: ¿sabe qué? a lo mejor

está durmiendo mal y--y por eso

se le cansa la vista, o a lo

mejor está estresada por el

trabajo.

refugio: ¿sí, verdad? sí,

eso ha de ser, cansancio.

lucero: ¿sabe qué? mire, vamos

por un cafecito, a tomar un poco

de aire para que descanse aunque

sea un ratito.

y si los clientes se enojan,

pues, que se enojen.

refugio: no, bueno, bueno,

vamos.

lucero: vamos.

marco: oye, ¿y estuvieron tus

tíos en tu fiesta, hijo?

raúl: claro que no, papá, éramos

puros amigos, ¿por qué crees que

no los invitamos a ustedes?

marco: bueno, pues, es que no me

pareció raro porque mercedes a

quien invita a las celebraciones

en su casa siempre es a ti, rara

vez rómulo o ella se toman la

molestia de invitarnos a tu mamá

o a mí.

raúl: pues, sí lo he notado,

¿eh? ¿y eso por qué pasa, papá?

marco: no, no tengo idea, y en

todo caso lo que me importa es

que te tengan presente a ti,

hijo, tú eres quien estudió para

abogado.

raúl: no estoy seguro de querer

trabajar con ellos, papá.

marco: raúl, no vas a encontrar

en toda la ciudad un lugar mejor

para desarrollarte en tu

carrera.

raúl: papá. estás exagerando,

no es el único bufete.

marco: mira, raúl, si los ancira

te organizaron esa fiesta eso

quiere decir que, pues, que te

tienen más que considerado para

que trabajes con rómulo.

raúl: papá, la fiesta me la

organizó patricio, tú lo sabías,

acuérdate.

raúl: pues, no debiste haber

aceptado, el sobrino eres tú, él

es un extraño, me molesta que se

dé aires de importancia sólo

porque es novio de olga.

raúl: patricio es mi amigo, y en

una semana se casa con olga.

aurora: miren lo que acaba

de llegar,

la invitación de la boda

de olga.

marco: no, no puede ser.

refugio: ya veo mucho mejor,

tenías mucha razón,

era el cansancio.

lucero: de cualquier manera, ¿no

le convendría mejor consultar

a un especialista?

refugio: ¿para lo de mis ojos?

no, no, no sé, mira, ¿qué tal si

me dan una mala noticia?

lucero: preferible saberla a

tiempo, doña refugio,

¿no le parece?

refugio: no, no, ¿qué gano con

saber? ¿qué tal que-- que

resulta que es algo grave? ¿de

dónde voy a sacar el dinero para

atenderme? además, mientras me

atiendo, ¿quién va a trabajar

para mantener mi casa?

lucero: es que es su salud,

doña refugio.

mire, ¿qué tal si por no

atenderse, tipo, usted se

queda--?

refugio: ¿ciega? ay, no, no creo

que sea para tanto, a diario le

rezo a la virgen para que se me

componga la vista, o al menos

para que me dure hasta que mis

tres hijos terminen sus estudios

y puedan ganarse la vida por sí

solos.

chelito: ay, ¿me puedes explicar

otra vez para qué estamos

haciendo esto?

nacho: ya te lo dije,

necesitamos saber dónde está

viviendo mi hermano.

chelito: eso ya me quedó

clarísimo, pero quiero saber

para qué, o sea, el porqué ya lo

tengo, pero me falta el para

qué.

nacho: pues, pa lo que se

ofrezca, ya, ¿no?

chelito: no, pues, no se puede

de chida tu explicación.

nacho: ¿ya ves? por eso no

quería que vinieras, porque todo

preguntas, todo quieres saber,

siempre estás ahí enchinchando.

chelito: ah, pues, como la dueña

de esta unidad soy yo.

nacho: no, no, no, la dueña es

tu mamá.

chelito: pues, sí, pero la que

viene al mando, o sea al

volante, soy yo.

nacho: bueno, ¿qué? ¿patricio

no piensa salir nunca o qué?

chelito: por mí no hay problema,

¿eh?, podemos esperar un rato,

¿no? estoy muy a gusto

acurrucada aquí contigo, presta

más pa acá, ándale--

nacho: no, espérate, chelito,

espérate, no estés ahí

enchinchando.

mira, ahí viene, ahí viene,

órale.

órale, órale, prende el carro--

chelito: espérate, espérate.

nacho: vámonos, métele.

refugio: el descansito me sirvóo

de mucho, palabra que ya veo

mucho mejor.

lucero: por favor, doña refugio,

hágame caso, vaya a consultar un

especialista. es más, yo le pago

la consulta.

refugio: ay, no, hija, ya estás

manteniendo tu casa en lo que la

tienda comienza a dejar

ganacias, ¿cómo vas a pagar

lo mío, hija?

[teléfono]

lucero: ay, permítame.

edmundo.

sí, ya falta poco para la hora

de salida.

está bien, ahí te busco.

refugio: aprovecho que te llamó

mi hijo para pedirte un favor.

no quiero que mis hijos se

enteren de que cada vez me

cuesta más trabajo ver bien.

lucero: ay, no, pero es que

edmundo es médico y a lo mejor

él podría ayudarle--

refugio: no, no, no, todavía no

es médico, le falta tiempo para

recibirse. no, y ya no quiero

que se preocupe de más ni que

vaya a interrumpir sus estudios

por culpa de mi problema.

lucero: no, doña refugio--

refugio: lucero, si quieres que

sigamos teniendo confianza, me

vas aguardar este secreto,

por favor.

marco: de veras no lo puedo

creer.

raúl: ya quita esa cara, papá,

te dije que se iban a casar

pero no me creías.

ya me voy, ¡adiós, mamá!

aurora: adiós, mi amor,

buen camino.

marco: aurora, ¿tú--tú qué

piensas de esta boda?

aurora: la verdad no les veo

mucho futuro, se conocen muy

poco.

marco: además patricio apenas

está empezando su carrera como

abogado.

aurora: es muy astuto, mira en

qué poco tiempo logró entrar a

trabajar en el bufete.

marco: eso es lo que me molesta,

que el lugar que tiene patricio

en el bufete lo debería de estar

ocupando raúl.

aurora: para mí tiene más valor

que nuestro hijo encuentre

trabajo por sus propios méritos

y no sólo por ser el sobrino de

rómulo ancira.

marco: pero no es justo, aurora,

después de todo lo que yo he

hecho por rómulo.

aurora: ojalá tu hijo no termine

como tú, haciendo y solapando

los trabajos sucios de los

ancira.

marco: cómo me molesta cuando

dices eso, no quiero que mis

hijos te escuchen hablando así.

[bocina]

[música]

ica]

lucero: mundo, ¿y cuánto te

falta para recibirte de médico?

mundo: uh, como año y medio,

pero en una de esas tengo que

interrumpir mis estudios,

al menos por un par de años.

lucero: pero ¿por qué? tu mamá

y nacho tienen puestas sus

esperanzas en que tú te recibas.

mundo: pues, sí, pero hay cosas

más urgentes, más importantes,

como ganar dinero, precisamente

para echarles una mano.

lucero: ¿y cómo vas a ganarlo

si dejas de estudiar?

mundo: no sé, no sé, no sé. no

sé, a lo mejor me meto, no sé,

a trabajar en una farmacia,

sé bastante de medicinas.

lucero: no, mejor sigue

estudiando, recíbete.

mundo: así me voy tardar años,

lucero, necesito entrar a un

negocio que me haga ganar dinero

rápido y fácil.

lucero: no, mundo, mira, cuando

el dinero llega tan fácil,

casi siempre sale de un

negocio chueco.

¿y esa sonrisa?

mundo: pues, estaba pensando

precísamente en el negocio

chueco de patricio.

lucero: ¿de qué hablas?

mundo: de andar con una chavita

de lana, ¿a poco crees que es

amor? eso es puro interés, es

más, si decide casarse con ella,

el título de abogado, mira, le

va a sobrar totalmente.

lucero: bueno, pues, yo a lo

mejor soy una ingenua y prefiero

creer que sí se quieren.

[teléfono]

mundo: permíteme.

bueno.

nacho: adivina a quién acabamos

de seguir hasta el lugar ahora

dónde vive, carnal.

mira, ¿sabes qué? deja lo que

estás haciendo y vente para acá.

pero córrele, cómo vas, córrele,

ahorita te digo dónde.

patricio: hay unos tipos que

vienen siguiéndome desde que

salí de la oficina, son los de

la grúa esa que está ahí

enfrente.

por favor, llame al jefe de

seguridad y asegúrense de que

se los lleven.

>> sí, señor.

patricio: gracias.

mundo: bueno, bueno.

lucero: ¿qué pasó? ¿quién era?

mundo: nachito, pero solamente

se oían ruidos.

lucero: ¿y qué quería?

mundo: localizó a patricio.

lucero: ¿y? ¿le pasó algo?

chelito: ¡cuidado!

nacho: ¿cuidado qué? ¿qué?

¿qué te pasa?

chelito: no, pues, ya valió.

nacho: ¿que ya valió qué?

chelito: nos fuimos.

nacho: pero ¿qué nos vamos?

¿qué te pasa? tranquila.

chelito: el vigilante del

edificio pidió refuerzos,

está rete grandote.

¡viene para acá! ¡vámonos!

nacho: ¡chelito! ¡aprieta el

embriague! ¡ándale!

lucero: mira, yo no estoy segura

de que a tu mamá le vaya a

parecer bien que ustedes le

estén buscando a patricio.

mundo: nosotros no sólo lo

estamos buscando, lucero,

solamente queremos saber dónde

vive por si mi mamá se pone mal.

lucero: pero si se puso mal por

él, por las groserías que hizo.

por suerte nada más fue lo de la

presión y no lo de su otro

problema.

mundo: sí, su hipertensión me

tiene preocupado.

¿qué otro problema?

lucero: ay, no--no sé por qué

dije eso.

mundo: lucero, uno no dice las

cosas solamente porque sí,

¿sabes algo de mi mamá que yo no

sepa?

lucero: no, no, no, no sé en qué

estaba pensando. además, pues,

el médico eres tú y, pues, si

hubiera algo más ya te hubieras

dado cuenta.

¿no le vas a volver a llamar

a nacho?

mundo: ya lo llamé, pero no

contesta.

lucero: ah.

patricio: a ver, ¿qué pasó?

>> en cuanto salimos,

arrancaron, no pudimos ni

verlos.

patricio: pero ¿cómo es posible?

>> lo siento, señor, en este

momento llamamos a la policía.

patricio: a ver, ¿y qué datos

les vas a dar? si me estás

diciendo que no viste nada.

>> pues, por lo menos que

traigan una unidad para que

estén al pendiente por si

regresan.

patricio: eres un inútil, de

verdad no puedo creer que te

paguen por hacer tu trabajo

y tan mal.

>> lo siento, señor, no volverá

a suceder.

patricio: no, claro que no va a

volver a suceder, para la

próxima me voy a encargar

de que te corran.

>> no es necesario, estaré al

pendiente, señor.

patricio: no, bueno.

nacho: nos la libramos, ¿eh?

oye, ¿y te acuerdas por dónde

llegamos? ¿crees que podemos

regresar?

chelito: pues, yo iba siguiendo

su coche, por donde él se metía,

pues, yo me metía también, pero,

pues, el rombo está bastante

enredado, pero--pues, sí,

creo que sí, sí.

lo bueno es que ya supiste cuál

es la calle, ¿no, pareja?

nacho: pareja...

pues, todavía nos falta saber en

qué departamento vive. el plan

era que en cuanto él se metiera,

yo iba al edificio con el

pretexto de checar el coche y mi

caso que le sacaba el dato al

vigilante.

chelito: no, pues, ya no va a

ser tan fácil, pareja. pues, ya

vieron mi unidad, y como salimos

huyendo así tan tendidos como

bandidos, pues, no, van a pensar

precisamente eso, que somos

bandidos.

nacho: pues, gracias por la

levantada de ánimo, ¿eh?

por cierto, hablando de celular,

pues, te tengo malas noticias.

esto pasó cuando se me

cayó--digo, más bien despacito,

porque al tratar de levantarlo

como que lo pisé sin querer,

o sea no fue a propósito--

chelito: no es tan grave, mira,

nomás se desarmó.

ay, los hombres, de veras, son

incapaces de arreglar lo que

descomponen.

nacho: bueno, ya deja de decir

burradas, dame chance de

hablarle a edmundo para contarle

lo que pasó.

chelito: ta bueno, pareja.

nacho: y deja de decirme pareja,

¿no?

chelito: está bien, pareja, ya

no te vuelvo a decir pareja,

pareja.

nacho: qué babosa eres.

raúl: ¿y, pues, qué pasó, eh,

que el vigilante está tan

paranoico?

patricio: ¿por qué? ¿te dijo

algo?

raúl: a mí no, pero a todas las

personas que no conoce les hace

mil preguntas y hasta los

revisan.

patricio: pues, es que hace un

par de horas, cuando llegué,

me di cuenta que me estaban

siguiendo.

raúl: ¿a ti? ¿y como para qué?

¿o quiénes?

patricio: no, ni idea, pero le

pedí al vigilante que estuviera

muy atento.

raúl: gracias.

¿y no serán tus tíos?

patricio: ¿cuáles tíos? ah, no--

sí, mis tios, no creo porque

ellos ni siquiera están

en el df.

raúl: pues, ¿no que estaban

checándolos? bueno, olvídalo, no

te voy a poner paranoico ahora

yo.

patricio: no, pues, sí, a lo

mejor eran ellos o quién sabe.

perdón, salud.

raúl: perdón, salud.

yo vine a agradecerte el

reventón de ayer, toma.

patricio: historia de la

jurisprudencia de méxico.

hombre, gracias.

raúl: de nada.

oye, vamos a cenar algo, ¿no?

¿o ya tienes planes con olga?

patricio: olga está ocupadísima

con los preparativos de la boda.

por fin su mamá la convenció de

contratar los servicios de una

agencia, quería que yo también

opinara, pero le dije que para

la boda yo ya había colaborado

con lo más importante.

raúl: ¿ah, sí? ¿y con qué?

patricio: ¿cómo con qué?

con el novio.

oye, ¿y--y si invitamos

a tu hermana?

raúl: ¿a tu boda?

patricio: no, hombre, a cenar.

raúl: ah, no, no, no, salió

con norma al cine.

patricio: bueno, pues,

ni hablar.

ah, oye, pero, a ver, tienes que

ponerme una dedicatoria en el

libro, es el primer regalo que

recibo de quien va a ser mi

padrino y mi nueva familia.

raúl: pues, sí, es cierto,

vamos a ser familia.

mundo: ¿aquí está bien?

julieta: allí arriba, edmundo,

al fondo, sí.

mundo: perfecto.

julieta: sí, por favor.

mundo: ay, ay, ay.

pues, sí, me dolería mucho dejar

de estudiar, pero si no me queda

de otra, ni modo.

juliera: pero ¿por qué vas a

interrumpir tus estudios, mundo?

mundo: bueno, lo que pasa es que

tengo una deuda con nachito, él

también quiere estudiar, a veces

me siento culpable de que la

mitad del gasto de la casa

sale de su chamba.

julieta: hija, ¿me pasas mi

bolsa, por favor?

lucero: sí, mamá.

julieta: pero ¿sabes qué, mundo?

¿tú crees que lo ayudarías mucho

abandonando tus estudios?

al contrario, le darías un mal

ejemplo, y a la larga lo vas a

perjudicar.

lucero: pues, sí, yo ya le dije

lo mismo, mamá.

mundo: pues, sí, pero es que

esto--esto no hubiera sucedido

si patricio no hubiera roto

todas sus promesas.

julieta: la situación no va a

mejorar porque dejes tus sueños,

mundo, y te aseguro que nacho va

a ser el primero en oponerse,

y tú mamá, bueno, ni hablar,

la conozco perfecto, ¿eh?

mundo: pues, sí, sí, sí,

puede ser.

lucero: no, ningún puede ser,

si al final de cuentas decides

hacer algo así, pues, que sea

con el consentimiento de tu

mamá.

julieta: ¿me ayudan a cerrar,

chicos, y nos vamos?

mundo: sí, por supuesto.

julieta: edmundo, la luz está

detrás de la estatuita,

¿me la apagas?

mundo: yo, yo, yo voy, ahora

vengo.

julieta: gracias, gracias.

lucero: ay, mamá, si yo ya le

dije, pero es que no me quiere

hacer caso.

[música]

ica]

patricio: no, y muchas gracias

por el libro, muchas gracias

por estar aquí.

raúl: de qué.

patricio: oye, dime algo, ¿tu

hermana sigue enojada por lo que

pasó en valle?

raúl: mm, claro que no, a mi

hermana no le afectan ese tipo

de cosas, ella no es como olga.

por cierto, no le vayas a decir

a olguita que sandy salió con

norma, porque se va a poner muy

celosa.

patricio: no, más le vale que

no, porque la vuelvo a poner en

su lugar.

raúl: por cierto, mis respetos,

maestro, ahora sí te creo que

tienes carácter. olga estaba

como sedita después de que la

obligaste a que se disculpara

con mi hermana.

patricio: porque me quiere,

bueno, los dos nos queremos, por

eso es que ella hace lo que yo

le pido.

raúl: oye, sigues teniendo eso

muy vacío, ¿no piensas ir por

tus cosas a casa de tu nana?

patricio: ahí ya no vive nadie,

y todo lo mío se lo regalé a

unos vecinos que se la pasaban

limosnéandome cosas.

raúl: caray, pues, qué generoso

saliste.

patricio: ¿es una ironía?

raúl: no, lo sigo en serio.

patricio: oye, ¿y qué pasó con

esa mujer misteriosa que

conociste de casualidad?

raúl: no ha pasado nada, ya van

dos intentos que hago para

acercarme a ella y no es no.

patricio: ¿cómo que no? con dos

intentos ya debería bastarte

para saber qué onda, ¿no?

raúl: ojalá, pero cuando por fin

pude hablar con ella, se me

olvidó preguntarle su nombre.

patricio: ay, raulito, me

saliste bueno para el romance,

¿eh?

bueno, me cambio y nos vamos,

¿ok?

mercedes: hija, mis amigas

ya están recibiendo las

invitaciones de tu boda y me

están haciendo preguntas que

no sé cómo contestar.

olga: pues, no les contestes, la

que se va a casar soy yo, no tú.

mercedes: bueno, y otra cosa,

quiero saber si los familiares

de patricio van a estar

presentes, por lo menos para

conocerlos.

olga: no, no van a estar, y ya

sabes que a patricio no le gusta

que toquen el tema de su

familia, así es que por favor

déjalo en paz.

mercedes: mi amor, es que--es

que me llamó la atención que en

la invitación sus papás no

aparecen, ¿es un error?

olga: no, patricio me anotó lo

que quería que dijera y así

llevé la lista a la agencia.

mercedes: es que esto está muy

raro, hija, y mis amigas no

paran de hacerme preguntas.

olga: mamá, ya te dije que no es

asunto tuyo, y si tus amigas no

quieren venir a la boda, que no

vengan y ya.

mercedes: bueno, está bien, está

bien, ¿por lo menos sabes dónde

viven tus futuros suegros?

olga: sí, él en el panteón y

ella ni idea, y si me sigues

molestando, se lo voy a decir a

mi papá, porque al revés de ti,

él está feliz con mi boda.

mercedes: ay, ¿sabes qué?

has lo que gustes, yo no puedo

con ustedes dos.

olga: ay, ay, ay.

aurora: ¿a dónde compraré mi

vestido nuevo?

marco: ¿para qué quieres un

vestido nuevo?

aurora: para la boda de olga, no

pretenderás que me ponga algo

que ya usé y menos para una

ocasión como esta.

marco: ¿y por qué no? ¿cuánto

hace que los ancira no nos

invitan a un festejo suyo, eh?

años. yo no creo que te hayan

visto nada de lo que te has

puesto.

aurora: nos invitaron cuando

olga cumplió quince años, que

por cierto obligaste a raúl

a ser chambelán.

marco: pues, más a mi favor,

entonces hasta eras de otra

talla.

aurora: ¿estás insinuando que

estoy gorda?

marco: tú has dicho cosas

peores, como ayer, que me

acusaste de hacer el trabajo

sucio de los ancira.

aurora: ¿y no es verdad?

marco: no, no, no.

aurora: es más, yo creo que esa

es la razón por la que no nos

quieren ver la cara en ninguno

de sus eventos.

marco: ¿qué tiene que ver una

cosa con la otra, aurora?

aurora: mucho, eres el

recordatorio de los pecados de

rómulo que le ayudaste a lavar.

marco: mira, eres mi esposa,

no mi conciencia.

¡ve! ¡compra lo que quieras!

¡gastate lo que quieras!

¡ya, déjame en paz!

aurora: hija, ¿a qué hora

llegaste que no te escuché?

sandra: acabo de llegar, mamá.

marco: ¿y--y estuvo bonita la

película?

sandra: mas o menos, pero ¿sabes

qué? por mí no se preocupen,

síganse peleando, lo hacen muy

bien. con permiso.

julieta: adelante.

mundo: gracias.

¿le dejo ahí las bolsas?

julieta: sí, gracias, edmundo.

mundo: perfecto.

julieta: oye, ¿gustas

acompañarnos a cenar?

mundo: no, doña julieta, me voy

a mi casa, le prometí a mi mamá

que--que no iba a llegar tarde

por las noches, y como puedo

pues, se lo estoy cumpliendo.

julieta: pues, me da mucho gusto

saberlo.

ay, mi hijito, quién lo diría.

lucero: ¿qué, mamá? ¿por qué

ese suspiro?

julieta: porque no hace mucho yo

pensaba que tú ibas a ser el

mayor dolor de cabeza de tu

mamá.

mundo: no, no, cómo cree,

para nada.

julieta: pero me alegro tanto

de haberme equivocado.

espérame, por favor, porque le

voy a mandar a tu mamá una caja

de té de manzanilla para que se

haga unas compresas húmedas para

los ojitos.

mundo: ah, perfecto, muchas

gracias.

julieta: permíteme, con permiso.

mundo: gracias.

lucero: edmundo, desde hace rato

te quería pedir que no te

preocupes tanto, ni tampoco te

preocupes por todo, no quieras

cargar el mundo en las espaldas,

ocúpate de una cosa a la vez, y

lo primero, pues, es tu mamá.

mundo: gracias por tus palabras,

sobre todo por la manera en cómo

me las dices.

lucero: ¿por qué?

mundo: no sé, de repente suenas

diferente, eres otra lucero.

lucero: a lo mejor sí, dicen que

los golpes te van haciendo

crecer.

mundo: ¿ves por qué me estoy

enamorando de ti?

lucero: yo también comienzo a

sentir algo por ti.

mundo: ¿de veras?

lucero: sí, de veras.

mundo: no lo puedo creer,

lucero, me haces muy feliz.

lucero: sigue así, quién sabe

qué más pueda suceder.

[música]

[música]

refugio: ¡ay!

nacho: mamá.

mundo: a ver, te ayudamos.

refugio: bueno, no es necesario

que me cuiden tanto, yo puedo

levantar la mesa.

nacho: ni que se nos fueran a

caer las manos por ayudarte,

jefa, con algo tan fácil.

mundo: exacto, ma, además entre

los tres el trabajo de la casa

es muy sencillo y rápido.

refugio: gracias, hijos,

gracias.

voy a lavarme los dientes y a

buscar mi bolsa porque me tengo

que ir a la oficina.

nacho: sí, ma.

mundo: bueno, ¿y en qué calle

vive tu hermano?

nacho: ¿hermano? el tuyo.

mundo: ah, pues, ese.

nacho: pues, no, no me sé el

nombre de la calle, pero chelito

se acuerda bien de cómo llegar.

mundo: perfecto. si vuelven a

ir, me avisan.

nacho: simón.

mundo: vale.

rómulo: señora ancira,

buenos días.

mercedes: buenos días.

rómulo: ¿le gusta? me la acabo

de comprar, en tamaño natural,

por supuesto.

¿y olga? ¿mi hija ya bajó de su

recámara?

mercedes: se levantó desde

temprano y ya se fue, no me

preguntes a dónde porque

no me lo dijo.

rómulo: bien, mi hija está feliz

con su boda.

mercedes: sí, supongo.

rómulo: ¿cómo que supones?

acabas de decirme que se levanóo

temprano, eso es rarísimo en

ella.

mercedes: no sabía que madrugar

fuera síntoma de felicidad.

rómulo: ah, que no lo sepas no

quiere decir que no sea verdad.

¿sigues molesta con la idea de

que le compré la boda a mi hija?

mercedes: pues--pues, mira, hay

algo que me tiene muy contenta,

rómulo.

rómulo: finalmente,

gracias a dios.

mercedes: sí, ya le dices mi

hija en vez de tu hija,

lástima de los motivos.

rómulo: sigues muy molesta.

mercedes: pues, fíjate que no,

muy, muy molesta no. después de

que hablé con ella anoche, vi

con optimismo su boda, es más,

me alegro que adelantara la

boda.

rómulo: ¿y eso por qué?

mercedes: porque así también se

va a adelantar su divorcio.

imagínate, hubiera sido peor

aguantarle un noviazgo largo

con--con ese hijo de nadie

salido de quien sabe donde.

rómulo: ay, tenía razón mi

compadre, mi esposa es como una

mosca, se levanta en la mañana,

agarra sus manitas, se limpia su

carita y a molestar todo el día.

mundo: chelito y tú son un par

de mensos, me hubieran dejado

acompañarlos.

nacho: pues, te avisé, pero como

estás tan embobado con lucero ni

siquiera me pelaste.

nacho: ¿embobado yo?

no inventes, de eso sí me

acordaría perfectamente.

mundo: no te acordaste--

refugio: ¿acordarte de qué,

hijo?

mundo: de nada, ma, del

cumpleaños de un amigo, y no

queremos que se nos vaya a

pasar felicitarlo porque es

importante.

refugio: ese amigo ya sé quién

es.

mundo: ¿quién?

refugio: estaban hablando de--

de mi cumpleaños, ¿verdad?

nacho: híjole, jefa, es que nos

cachaste.

mundo: sí, sí, tu cumpleaños,

ma, que es en un par de semanas,

¿qué no?

refugio: por favor, no vayan a

hacer nada, nunca me ha gustado

celebrar mi cumpleaños.

¿nos vamos?

nacho: ah, no, de que nos vamos,

nos vamos, pero de que te

celebramos, te celebramos,

jefa, ¿eh?

refugio: ay.

nacho: ándele, jefa.

mundo: ¿cuándo es el cumpleaños

de mamá?

nacho: cállate, luego te digo.

refugio: ¡ya los oí cuchicheando

otra vez! ¡vuelvo a decirles que

no quiero fiesta! ¡y ya vámonos,

por favor!

mundo: órale.

nacho: cómo no sabes cuándo

cumple mi mamá.

mundo: ya, ya, luego me dices,

bye.

olga: acompáñame aunque sea una

vez con el coordinador.

patricio: mi amor, yo ya te he

dicho que esas cosas no me--

no me gustan.

olga: pero es que tu opinión es

muy importante para mí.

patricio: mi amor, déjame

ocuparme a mí de lo mío, que

es trabajar. tu papá me está

poniendo al día de todos los

asuntos del bufete.

¿sabes qué? me ofreció hacerme

socio del bufete.

olga: ay, qué bueno, entonces

acompáñame un ratito nada más,

para que me digas si prefieres

que los arreglos sean rosas o

amarillos.

patricio: ¿no me estás

escuchando, verdad?

olga: no, sí, sí te estoy

escuchando, que el bufete, que

mi papá, los socios, todo eso.

¿qué?

patricio: olga, es que mi

carrera no te impora en lo más

mínimo, ya me di cuenta.

olga: ay, mi amor, ya, dame un

besito, no te enojes, aunque me

encanta cuando te enojas pero no

te enojes, dame un besito.

patricio: no, no te mereces

nada.

olga: ay, ya, dame un besito,

mira, te prometo, no te vuelvo a

decir nada de que me acompañes

aunque deberías.

patricio: bueno, chiquito.

olga: chiquito.

nacho: qué raro, no veo por la

calle por la que andábamos.

chelito: ¿y para qué quieres

buscarla?

nacho: pues, porque tú ya no vas

a poder ir porque eres vieja.

pues, vamos a ir edmundo y yo

solos, y quiero fijarme bien

cómo llegar a ese rumbo.

chelito: pero ¿por qué no puedo

ir? ya no se me va a olvidar la

licencia, te lo prometo.

nacho: ¿no dices que el problema

era que alguien reconociera la

unidad, pareja?

chelito: le puedo pedir prestado

el suyo a--a fidel o a

silvestre, hay tantos--

martina: ey, chelito, ¿qué estás

haciendo aquí? ¿que no ibas a ir

hoy a hablar con el director de

la escuela?

chelito: pues, ¿tú crees que

puede prestarme su coche?

martina: ¿cuál coche?

¿de qué me hablas, mi hija?

chelito: perdón, ma, es que me

agarraste como que--con el

cerebro encarrerado en otra

cosa.

al rato voy, mamá.

nacho: no, no, es mi culpa, doña

martina, yo la entretuve

ayudándome a localizar una

calle.

martina: ¿y de qué ciudad,

mi hijo? mira, yo te lo

pregunto porque este mapa que

estás viendo, pues, es de

guadalajara.

chelito: ah, pues, ¿así cuándo?

nacho: ¿y por qué me das un

mapa de guadalajara, mensa?

chelito: ah, pues,

¿no sabes leer o qué?

martina: ey, ey, ey, ¿cómo que

mensa? es una dama, compórtese.

nacho: ah, cómo una dama...

chelito: soy una dama.

martina: mire, bájele o le bajo

el sueldo.

nacho: no, pues--

martina: ¿qué le pasa?

chelito: ¿oíste, mamá?

magos: [tose]

lucero: ¿qué te pasa, magos?

magos: es que--en el

periódico--

lucero: voy por--voy por agua--

magos: véngale.

es que me cae de dios, que no se

vale, de verdad me quedé con el

ojo cuadrado y me tragué el

chicle.

lucero: ah, bueno, pues,

entonces voy por agua--

magos: no, te digo que no.

mira, es por una cosa que acabo

de ver en el periódico y--y me

cae de dios que, pues, que no se

vale.

lucero: bueno, ya, ¿qué es?

déjame ver.

magos: pues, es que no te lo iba

a enseñar, pero bueno, al fin de

cuentas, pues, tarde o temprano,

pues, te ibas a enterar, y,

pues, ahí va, mira.

lucero: ¡qué barbaridad, magos!

magos: pues, ¿qué estoy

diciendo?

lucero: no, la que no debe de

enterarse de esto es doña

refugio, no yo.

magos: ¿cómo? pensé que te iba a

afectar más a ti.

lucero: no, patricio a mí ya no

me importa. en cambio, si doña

refugio llega a enterarse de que

su hijo se casa en dos semanas--

magos: shh...

lucero: ¿qué? ¿qué?

Cargando Playlist...