null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 22

26 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

todos tenemos parientes

de los que nos avergonzamos,

puertas que quisiéramos

nunca haber abierto en la vida

y desearíamos cerrarlas

de una vez para siempre, pero--

yo las puedo cerrar por ti.

y a cambio,

tú haces feliz a mi hija.

[música]

[música]d.

rómulo: ah.

llegó la luz del día.

flor: [ríe]

hola.

buenas tardes.

patricio: buenas tardes.

¿qué tal?

rómulo: el licenciado

patricio chavero.

flor: ¿qué tal?

patricio: patricio chavero,

mucho gusto.

flor: mucho gusto.

patricio: un placer.

rómulo: permítame.

flor: ¿llego tarde?

rómulo: tú nunca llegas tarde.

siempre en el mejor momento.

flor: [ríe]

¿nos va a acompañar tu amigo?

rómulo: permíteme.

desgraciadamente, no en esta

ocasión. se tiene que retirar.

patricio: hasta luego.

gracias, don rómulo.

rómulo: siempre estoy

para servirte, ¿verdad?

patricio: con permiso.

rómulo: patricio, piénsalo.

patricio: sí, claro.

rómulo: es de los buenos.

flor: [ríe]

rómulo: ¿qué quieres tomar?

¿lo de siempre?

[ríe]

flor: [ríe]

rómulo: ey.

benjamín: doña refugio.

refugio: ya le dije que no tengo

interés en salir con usted,

benjamín.

por favor, no insista.

benjamín: en cambio yo sí me

interesé por usted cuando estaba

usted de mal enfermita, ¿verdad?

¿eh?

le recuerdo que yo le puse

el dinero de sus medicinas.

lucero: ya me estoy

arrepintiendo de haberle

pedido su ayuda, contador.

benjamín: tenga cuidado

con lo que dice.

y, además, en la forma

como lo dice, señorita vázquez.

porque, ¿qué tal ese día

en la oficina, "ay, nos urge

y que no tiene ni no sé qué"?

patricio: mamá.

benjamín: ¿se acuerda?

patricio: mami.

refugio: hijo.

patricio: apenas llegué

a tiempo.

refugio: [suspira]

patricio: ¿qué tal, lucero?

lucero: hola, patricio.

benjamín: ¿el auto ese es suyo?

patricio: todavía no, pero ya

pronto.

ah, y qué bueno que lo veo,

contador.

benjamín: ¿qué pasó?

patricio: mi madre me dijo

que tiene una deuda con usted.

yo creo que esta es la cantidad.

benjamín: no, no, no, no.

patricio: tome y gracias.

benjamín: quédese tranquilo,

tranquilo. no hay ninguna prisa.

lucero: ah, ¿cómo de que no?

dicen que las deudas queman

las manos. así que tómelo.

patricio: ¿nos vamos, mamá?

refugio: sí.

patricio: lucero, ¿quieres

que te lleve a tu casa?

lucero: no, gracias.

quede de verme con alguien aquí

cerca.

patricio: está bien.

mamá, vamos, ¿eh? adiós.

refugio: hasta luego, lucero.

hasta luego.

benjamín: lucero, ¿usted sabe

en qué trabaja el hijo de doña

refugio? ¿o en qué anda metido?

lucero: hace tiempo que no sé

gran cosa de él, contador.

hasta mañana.

patricio: pásale, mamita.

refugio: [suspira]

ay, hijo, hijo.

qué lindas flores.

pero hasta pena me dio ver

lo que pagaste por ellas.

patricio: te gustaron, mamá.

refugio: [ríe]

patricio: y con eso--con eso

basta, mami.

el precio es lo de menos.

refugio: sí, pero es un crimen

lo que están cobrando ahora

por un ramo como este.

patricio: bueno, yo pensé que tú

eras la que me había dicho

que primero estaban

los sentimientos.

y después el dinero.

refugio: pues sí, pero--

patricio: pero nada, mamacita.

tus ojitos felices mirando esas

flores valen 10 o 20 veces más

de los que pagué por ellas.

refugio: ay, hijo,

que dios te bendiga.

patricio,

quiero pedirte un favor.

pero este no es de dinero.

patricio: dime, mami.

refugio: quiero que me lleves

a conocer a olga.

patricio: ya la conociste el día

que vino aquí.

refugio: no, hijo, pero ese día

ninguna de las dos supimos

a quién teníamos en frente.

patricio: yo a ella

ya le expliqué quién eres.

refugio: más a mi favor.

llévame a conocerla o invítala

aquí a la casa.

patricio: no.

mira, discúlpame, mamá, pero

me estás pidiendo un imposible.

flor: me sorprendí mucho

cuando me dijiste quién era ese

muchacho con quien estabas

en el restorán.

¿no te da miedo de que hable

con tu hija?

rómulo: no.

lo hice para probar su lealtad

conmigo.

si se va a casar con mi hija,

quiero saber desde ahora si es

capaz de ser discreto.

flor: ¿no es muy riesgoso?

rómulo: solo los cobardes

no toman riesgos, bebita.

a lo mejor algún día podríamos

necesitar de la discreción

de ese muchacho tú y yo.

flor: no sé si te admiro

o me das miedo.

rómulo: [ríe]

lo que tú tienes que hacer

conmigo, florecita,

es quererme, adorarme.

flor: [ríe]

pues te quiero cada día más.

rómulo: ah, ¿sí?

flor: ajá.

rómulo: a ver.

flor: [ríe]

rómulo: [ríe]

patricio: es que las cosas

empezaron mal entre olga y tú,

mamá. entiéndelo.

refugio: pero comenzaron mal,

¿cómo?

ella llegó preguntando por ti.

yo--yo solo la había visto

en una foto.

ay, no la reconocí de momento.

eso fue todo.

patricio: quiero decir

que ella me siguió a escondidas

y se formó una mala imagen de ti

y del lugar en el que vivimos.

refugio: ¿nunca le habías

hablado de nosotros?

patricio: mamá, cuando estás

empezando un noviazgo, no te

pones a hablar de los parientes.

hablas de ti, de tus planes,

no sé, de lo que te gusta, mamá.

refugio: y de la gente

que te quiere, hijo.

eso no me lo tienes que

explicar.

yo también estuve enamorada.

patricio: en nuestro caso no fue

así.

olga y yo hablamos de todo,

menos de ustedes, mamá.

y luego ella vino aquí,

a este lugar,

y se llevó una mala sorpresa.

refugio: porque nos negaste,

como dijeron tus hermanos.

patricio: no, mamá,

no fue por eso.

refugio: bueno, no quiero que

otra vez nos enojemos por esto,

hijo. pero, por favor,

considera lo que te dije, ¿sí?

patricio: mamá, mira.

te prometo que voy a arreglar

todo, pero dame tiempo.

refugio: sí.

está bien.

patricio: bueno, me voy

a estudiar.

cada vez falta menos para que

llegue el gran día en que mi

vida va a cambiar para siempre.

refugio: hijo, no va a haber

de mi talla.

patricio: mamá, claro de que va

a haber de tu talla.

refugio: no, no, no.

está carísimo, patricio.

patricio: no me importa.

te va a quedar increíble.

vendedora: ¿se lo va a probar?

refugio: eh--no, no--

patricio: sí, claro que se lo va

a probar. vente.

refugio: patricio, esto no me va

a quedar--

patricio: te vas a ver hermosa,

mamá, por favor.

refugio: patricio. [ríe]

patricio: por favor. [ríe]

refugio: patricio.

[ríe]

patricio: mamá.

te ves increíble, mamá.

refugio: ¿de veras, patricio?

patricio: qué guapa.

refugio: [ríe]

patricio: mamá, qué orgullo,

hermosa.

refugio: ay.

patricio: a ver.

mamá, te ves hermosa.

refugio: [ríe]

patricio: a ver, te ayudo.

refugio: ¿cómo ves este?

es que le puse este saquito

un poquito--

patricio: increíble, mamá.

estás bonita.

refugio: ¿sí te gusta?

patricio: me encanta.

refugio: es que el color está

como muy chillante, ¿no?

patricio: mamá, te ves tan--

ay, no lo puedo creer.

no sabes lo feliz que estoy,

mamá.

refugio: ay, hijo. yo también.

están preciosos todos.

patricio: da una vuelta.

refugio: [ríe]

edmundo: estuvo increíble todo.

patricio: familia querida.

nacho: ay, mamá, hijo de la luz.

edmundo: muy bien, eh.

patricio: la más guapa

de la casa. mami.

mamita.

nacho: a ver, ábrelo, ma.

refugio: mira. ay, qué bonita.

patricio: para el futuro médico

de esta familia.

edmundo: a ver, a ver, a ver.

patricio: el futuro ingeniero.

refugio: [ríe]

nacho: a ver.

edmundo: ey, muy buena.

nacho: guapo. ay, muñeco.

patricio: dame una abrazo, ven.

nacho: está bien chida, eh.

patricio: mami.

refugio: ay.

refugio: mañana es el examen

de patricio.

ya se va a recibir de abogado.

julieta: [ríe]

ay, felicidades, amiga.

refugio: [ríe] ay, sí.

yo quiero festejarlo,

aunque él me dijo que no quiere

más que un abrazo.

ay, pero ¿cómo va a ser?

¿cómo voy a dejar pasar

esa fecha como--como un día

cualquiera?

si es lo que él ha estado

soñando todo estos años.

julieta: él y tú.

refugio: [ríe]

julieta: bueno, hasta nachito,

que por fin va a poder estudiar

el pobrecito.

refugio: sí, sí, claro que sí.

y, además, ese fue

el compromiso.

julieta: bueno, ¿y qué piensas

hacer para celebrarlo?

refugio: pues le estoy

organizando una fiesta

en el patio de la vecindad.

quiero que los amigos

y que todos los vecinos estén

presentes.

patricio me prometió que va a

regresar a la casa en cuanto

salga del examen.

ay, se va a encontrar con la

sorpresa de que todo el mundo

quiere felicitarlo.

tú y lucero tienen que estar.

julieta: ay, amiga.

si vamos, es solamente por ti.

refugio: no me digas eso.

mi patricio ha cambiado mucho.

julieta: está bien. vamos a ir.

bueno, pero pienso ayudarte

a cocinar ese riquísimo mole

que haces.

así que espérame

desde temprano, ¿sí?

refugio: mira, traigo una lista

de lo que necesitamos.

ay, te lo quiero comprar todo

a ti.

julieta: ay, qué buen negocio.

adelante, clienta. bienvenida.

refugio: [ríe]

mira.

julieta: qué padre, vente.

[música]

[música]

rómulo: a ver, mi querido señor

juez, a ver si ahora tengo

suerte.

esta marca te va a gustar.

eliseo: bueno.

pero para después de la comida,

¿no?

rómulo: bueno contigo.

eliseo: ya sabes que--

rómulo: [suspira]

eliseo: oye, llegó el gran día

para tu protegido, eh.

se titula mañana.

rómulo: finalmente, ¿verdad?

¿vas a estar entre los sinodales

del examen?

eliseo: no solamente eso.

mis colegas me distinguieron

invitándome a presidir la mesa.

[ríe]

rómulo: qué honor.

eliseo: mm.

vas a estar presente.

rómulo: cedo los honores

ante usted, señor juez.

además no me da el tiempo.

tengo muchos asuntos.

lo que sí voy a hacer es invitar

a varios colegas a un brindis.

si patricio se va a volver socio

de este bufete, hay que empezar

a relacionarlo de inmediato

con nuestras amistades.

eliseo: me parece perfecto.

yo llegaré con tu protegido

y futuro yerno, eh.

rómulo: [ríe]

eliseo: ¿va a ser aquí

el brindis?

rómulo: no, no, no.

que lo organice mercedes.

que sirva de algo.

además, olga no me perdonaría

si le secuestro el novio.

como dice ella.

eliseo: quieres mucho a tu hija,

¿verdad?

rómulo: la adoro, eliseo,

pero ¿sabes qué?

amo más mi tranquilidad.

de eso se trata.

para mí, chavero es

mi pasaporte a una jubilación

tranquila, sin problemas.

refugio: muy guapo, mi vida.

muy guapo.

patricio: ay, gracias, mamita.

te quiero mucho.

refugio: [suspira] yo también.

patricio: ya me voy, eh.

deséenme suerte.

edmundo: mucha suerte, patricio.

con todo, eh, vamos.

nacho: y la vas a tener, carnal.

luego de ser tú, voy a ser yo.

que no se te vaya a olvidar, eh.

patricio: ya párale con eso,

nacho. claro que sí.

refugio: hijos, ya no pongan

más nervioso a su hermano,

por favor.

[ríe]

patricio: mamá, perdón

que no te invité al examen,

pero es precisamente por eso,

para evitar que me dé nervios.

refugio: [ríe]

me queda muy claro, hijo.

no te preocupes.

nada más promete que te regresas

temprano para festejarte

como te mereces.

patricio: está bien,

te lo prometo.

refugio: sí, mi amor.

patricio: pero va a ser algo

sencillo, ¿no?

refugio: bueno, va a ser digno

de mi hijo mayor, que por fin va

a empezar su vida profesional.

patricio: mamá, eres un ángel.

te quiero.

refugio: [ríe]

mi cielo.

patricio: a ver, abrazo.

refugio: [ríe]

uy.

déjame darte tu bendición, hijo.

patricio: amén.

refugio: que te acompañen dios

y la virgen.

patricio: los quiero, eh.

edmundo: vamos, vamos.

nacho: pues sí, carnal.

edmundo: vamos, equipo, eh.

patricio: bueno, ya, que me

pongo nervioso. ya, ya.

edmundo: vamos, vamos.

nacho: que te vaya bien, carnal.

refugio: [ríe]

patricio: "bye".

nacho: "bye".

refugio: adiós.

[ríe]

edmundo: oye, por fin se fue,

hombre.

refugio: ya, ya, ya.

edmundo: pensé que se iba

a quedar todo el día aquí.

le voy a avisar a lucero

y a doña julieta que ya pueden

venirse para acá.

nacho: jefa, ¿en qué te ayudo?

refugio: no, no.

pero es que--tenías que ir por--

nacho: voy por las mesas

y las bancas.

edmundo: pero córrele.

tienes mucha chamba, eh.

refugio: y no te vayas a tardar,

que hay que colgar los faroles

en el patio de la vecindad.

nacho: ah, ok.

refugio: quiero que todo se vea

muy bonito, muy bonito.

nacho: sí, jefa.

ya sabrás, muñeco.

edmundo: [ríe]

refugio: [ríe]

edmundo: hola, es edmundo.

ya--ya vénganse para acá.

ya no hay patricios en la costa.

vámonos. vale.

adiós.

ya viene aquí doña martina,

chelito y todos los mecánicos

del taller.

refugio: ay, sí, sí.

edmundo: todo listo, ma.

refugio: ayúdame a sacar las

cacerolas que escondí debajo

de mi cama.

edmundo: sí.

refugio: ah, y no se te vaya

a olvidar llamar al rato

a los mariachis.

edmundo: no, no, no--oye, oye,

mamá, pero ¿sí va a alcanzar

el dinero para todo esto que

quieres hacer?

o pediste fiado, ¿verdad?

refugio: bueno, solo algunas

cosas.

vendí hasta una cadenita de oro

que me heredó mi mamá.

edmundo: ¿en serio, mamá?

refugio: sí, sí.

no, no importa nada.

hoy es un día muy grande

para mí, para nosotros.

edmundo: sí, va a estar bueno.

refugio: ayúdame a sacar

las cazuelas.

edmundo: ah, ¿las elegantes?

refugio: sí.

edmundo: las chidas.

patricio: destaco las etapas

en resumen.

sustanciación del juicio,

declaración del imputado,

facultades del imputado,

variación de la calificación,

ampliación de la acusación,

recepción y exhibición

de pruebas de perito y testigos,

interrogatorio final

y sentencia.

gracias.

eliseo: ¿estamos de acuerdo?

por decisión unánime, esta mesa

de sinodales, que me honro en

presidir, otorga al ponente,

patricio chavero hernández, el

título de licenciado en derecho

con mención honorífica.

patricio: gracias.

gracias.

gracias.

[aplauso]

gracias.

eliseo: enhorabuena,

licenciado chavero.

patricio: no, imagínese, juez.

es un placer de verdad.

eliseo: colega.

a partir de ahora, colega.

patricio: mayor placer aún

ser su colega. muchas gracias.

le agradezco.

juez 1: licenciado.

patricio: gracias.

juez 2: licenciado.

patricio: muchas gracias.

muchas gracias.

raúl: felicidades, licenciado

chavero. muchas felicidades.

patricio: gracias.

sandra: felicidades.

patricio: gracias.

refugio: ay, todo está quedando

precioso.

martina: mira, mira, aquí hay

otros platos. mira.

refugio: sí, sí, sí.

martina: ¿mejor los ponemos acá?

refugio: no, ese no.

por favor, no.

ese hay que dejarlo allá abajo.

julieta: ¿te ayudo, amiga?

martina: no, que esto no.

julieta: ¿no, eso no?

refugio: no, no.

julieta: bueno, pero las

servilletas, ¿no?

refugio: [ríe] sí, sí.

martina: ¿estas cestitas?

¿las cestitas sí?

refugio: sí, esa si quieres sí,

porque ahí podemos poner cosas.

martina: ok, sí.

refugio: ay, todo está quedando

hermoso.

edmundo: mamá.

refugio: ¿qué pasó, hijo?

edmundo: mamá.

me acaba de cancelar

el mariachi.

refugio: ¿cómo?

edmundo: sí.

refugio: pero ¿cómo, edmundo?

si te lo encargué a ti.

edmundo: no, ya sé.

refugio: ¿cómo te van a--?

edmundo: es que acaba

de cancelar el mariachi.

todos: [hablan al mismo tiempo]

[música mariachi]

refugio: ay.

no, no.

por favor, no, no, no.

no, no.

silencio, silencio, por favor,

no pueden tocar.

es que--es que saben

que es una sorpresa.

si--si llega tu hermano, se va

a arruinar toda la sorpresa.

edmundo: espérense, por favor.

refugio: lucero, lucero, lucero.

lucero y tú váyanse a la entrada

y me avisan cuando llegue, ¿sí?

y lo vamos a aplaudir.

martina: una porra, una porra,

una porra.

nacho: la de licenciado.

martina: sí, sí.

nachito: chiquitibum--va.

una.

todos: dos, tres.

chiquitibum a la bim bom ba

chiquitibum a la bim bom ba

a la bio, a la bao,

a la bim bom ba

el licenciado, el licenciado

ra, ra, ra.

[aplausos]

[vitoreo]

[música]

[música]

olga: ay, amor. ya llegó.

ya está aquí.

[aplauso]

muchas felicidades.

patricio: gracias, mi amor.

rómulo: patricio,

déjame felicitarte.

enhorabuena.

¿un abrazo?

patricio: don rómulo.

gracias.

rómulo: [ríe]

como verás, me tomé la libertad

de invitar a varios de sus

colegas, señor licenciado.

patricio: [ríe]

qué bien suena.

rómulo: [ríe] ¿verdad?

desde hoy vas a tener

un futuro prometedor.

te lo aseguro.

y espero que no hayas hecho

planes para esta noche.

toda la noche, a morir,

como los hombres, ¿eh?

patricio: no, don rómulo.

ningún plan. se lo aseguro.

[ríe]

rómulo: mejor, porque aquí el

juez y yo, un servidor, te vamos

a invitar a un club muy

exclusivo, que te va a gustar.

[ríe]

el juez hasta locker tiene ahí.

ambos: [ríen]

patricio: pues va a ser

un placer.

soy de ustedes toda la noche,

licenciado.

olga: ah, no, no, no, no.

en este momento, eres mío.

¿verdad, papá?

rómulo: sí, disfruten.

mercedes: hija.

hija, es un brindis de abogados.

olga: ay, mamá.

pero él es mi patricio.

es el dueño de mi corazón.

rómulo: a ver, honor

a quien honor merece.

el licenciado patricio chavero

y su novia, mi hija olga.

[aplauso]

nacho: ay, pues ahora sí vamos

a echar bailongo, ¿no?

a mover el bote.

todos: ¡sí!

¡venga la música!

[música]

refugio: no, no, no.

apaguen, apaguen.

apaguen eso, por favor.

julieta: sh.

refugio: por favor.

patricio lo va a oír desde

la calle, y se va a arruinar

la sorpresa.

nacho: jefa, jefa.

pues mira ya la hora que es,

y mi hermano no llega.

edmundo: sí.

nacho: o sea, también la gente

se aburre.

refugio: bueno, debe haberle

tocado tráfico.

ay, ya ves cómo está la ciudad.

pero ya no tarda.

de veras, ya no tarda.

ya verán.

julieta: oye. oye, amiga,

y ¿si servimos algo de cenar?

es que ya todos tenemos hambre.

vecino: sí.

julieta: las cazuelas están en

la lumbre y no se vaya a quemar

la comida, amiga.

nacho: sí.

refugio: no, no, no.

esperemos un poquitito más.

nada más un poquititito, ¿sí?

julieta: sí, sí.

edmundo: está bien.

refugio: ay, sí. ahora regreso.

isaías: marrufo no pudo venir,

rómulo, pero ya sabes

que cuentas conmigo.

tu protegido pasó el examen

profesional con excelencia.

rómulo: como debe de ser.

isaías: marrufo y yo hicimos

nuestro trabajo.

rómulo: yo sé a lo que

te refieres. no te preocupes.

las condiciones siempre

se cumplen entre caballeros.

isaías: ya sabes que tus

negocios son nuestros negocios.

rómulo: yo lo sé, yo lo sé.

pero vas a estar presente

en la boda.

isaías: mira, tengo un viaje

a chihuahua, pero--

rómulo: no acepto un no como

respuesta.

isaías: tranquilo.

no te preocupes.

voy a regresar, rómulo.

rómulo: más te vale.

isaías: [ríe]

olga: estoy feliz.

patricio: ¿sí, mi amor?

¿por qué?

olga: mi papá me dijo que va

a hacer un anuncio.

rómulo: hija, patricio.

muchacho, ¿nos permites?

un obsequio.

lo vas a necesitar.

mercedes: rómulo.

patricio: gracias.

mercedes: ¿de qué se trata?

rómulo: de que estés

con tus invitados,

con tu marido sobre todo, eh.

[ríe]

amigos, amigas.

antes que nada quiero agradecer

su presencia aquí en la mansión

ancira.

es una ocasión del brindis

para mi protegido.

mi futuro yerno.

olga: [ríe]

rómulo: [ríe]

el licenciado patricio chavero

que nos honra con su presencia

después de un examen profesional

magistral.

mercedes: ¿perdón?

rómulo: lo que escuchaste,

mi vida.

quiero comunicarles a todos, con

gran placer en nombre mío y de

mi señora esposa, el compromiso

matrimonial de mi hija olga con

el señor licenciado patricio

chavero.

brindemos por su felicidad.

[aplauso]

mercedes: ¿qué estás diciendo?

rómulo: lo que escuchaste, ¿eh?

y disimula.

ven acá. vas a brindar, eh.

felicidades.

sonríe, eh.

julieta: amiga, discúlpanos,

pero, bueno, patricio no llegó,

y se hizo muy tarde,

y mañana tengo que recibir

mercancía a primera hora.

refugio: está bien.

váyanse con cuidado, por favor.

julieta: siento mucho la

grosería que te está haciendo

tu hijo.

tú no te mereces esto, refugio.

edmundo: mamá, hay que dejar

que la poca gente que está,

pues, se sirva.

ni modo que todo se tire

a la basura, ma.

refugio: sí.

lucero: cuida mucho a tu mamá.

que no vaya a ponerse mal como

la otra vez.

edmundo: sí.

y muchas gracias por venir

y por todo.

lucero: ma, ¿nos vamos?

refugio: gracias por venir.

martina: bueno, doña refugio.

nosotras también nos despedimos.

chelito: ahora sí se pasó

de lanza su hijo, eh.

tan bonito que le quedó todo,

señora.

martina: ya, mi hija.

con permiso, y--y ahí nos avisa

cualquier cosa.

refugio: gracias.

martina: nos vemos, mi hijo.

edmundo: hasta luego.

buenas noches.

martina: vámonos a casa.

chelito: sí.

edmundo: [suspira]

nacho: oye, jefa, voy a pagarle

a los mariachis.

no tiene caso que sigan aquí

si no van a tocar nada.

edmundo: yo te acompaño.

refugio: [solloza]

polo: tranquilícese, refugio.

no se ponga así, por favor.

refugio: es que no entiendo

cómo patricio pudo olvidarse

de mí en el día más importante

de su vida.

[llora]

nacho: ¿le volviste a llamar

a patricio al celular?

edmundo: varias veces.

pero el infeliz lo apagó,

porque seguramente está

con su noviecita la rica.

nacho: [chista]

edmundo: pero de esta

no se la va a acabar.

tino: muy bien, muy bien,

muy bien.

¿qué pasó, novia?

ay, ¿ya te vas?

chelito: mira, te dije que dejes

de decirme así.

tino: ¿quién empezó con todo

este rollo, eh?

chelito: sí, ya sé.

yo.

pero es que siento bien feo

cuando me lo dices, porque

no funcionó como yo quería.

me siento como la más ridícula

del mundo.

tino: mira, lo que se hace por

amor nunca va a ser ridículo,

eh.

lo intentaste, falló, ni modo.

chelito: sí, pero es que duele.

tino: mira, chelito.

todo pasa por algo.

igual si nacho te hubiera hecho

caso, pues no estarías ahora tan

decidida para estudiar alguna

cosa útil.

chelito: bueno, eso sí.

voy a hacer que nacho se entere,

para que vea que yo sí me quiero

superar.

tino: no, chelito, no.

si uno quiere superarse,

debe ser para beneficio propio.

pues no para apantallar a nadie.

chelito: sí, ya sé, ya sé.

mira, neta que me voy a clavar

en estudiar, y me va a ir súper

bien, vas a ver.

gracias por echarme porras, eh.

tino: oye, tienes

la mano pesada, eh.

chelito: perdón.

de veras, gracias, tino.

tú sí sabes ser buen cuate.

tino: [ríe]

patricio: ay.

ay.

jefe, gracias.

nos vemos al rato.

"felicidades,

lic. patricio chavero".

[música]

[música]

nacho: me cae que eres

un infeliz.

te estuvimos esperando

toda la noche, idiota.

edmundo: ¿no podías llamar para

decir que no ibas a poder venir

o qué?

refugio: hijo, ¿por qué no te

apareciste en este día que iba

a ser el más feliz de mi vida,

hijo?

patricio: te dije que no quería

una cosa así. un festejo.

edmundo: ¿tú crees que mamá

no te iba a hacer una fiesta?

mi mamá te adora, imbécil, eh.

refugio: no, no lo insultes.

hijo, me prometiste que ibas

a volver temprano, y sí, sí te

dije que iba a hacer un convivio

en tu honor, mi amor.

patricio: pues no pude. no pude.

nacho: pues no le hables así

a mi mamá.

¿qué te pasa, estúpido, eh?

patricio: ¿qué? ¿qué?

nacho: mi mamá se gastó todo

el dinero que tiene para hacerte

una fiesta, principito.

edmundo: tú sabes el trabajo que

le cuesta ganarse cada centavo.

eres un infeliz.

patricio: ¿qué? ¡ya!

refugio: no, ya.

patricio: ¿qué pasa?

si eso es lo que les molesta,

nacos.

¡toma, mamá!

¡toma!

¡ahí está lo que te gastaste!

¡y hoy mismo me voy

de esta casa!

edmundo: ¿estás loco, idiota?

nacho: a ver, ya está, eh.

refugio: no, hijos, por favor.

nacho: espera, ven.

edmundo: a ver, idiota.

nacho: ¡ya! ¡estense quietos!

¡ya!

patricio: ¡a ver, a ver!

refugio: [llora]

edmundo : mamá, ¿estás bien?

nacho: miren lo que hacen

con sus estupideces.

parecen niños chiquitos.

edmundo: perdóname, mamá.

¿estás bien?

refugio: ya basta.

ya basta, por favor.

ya basta.

nacho: ¡lárgate, patricio!

¡llégale, como vas! órale.

patricio: claro que me voy a ir.

con mucho gusto me voy a ir.

desde hace mucho me quiero ir

de esta casa.

refugio: [llora]

patricio: de esta pocilga.

te sacaste la lotería, mamá.

bravo, qué grandes hijos tienes.

edmundo: sobre todo contigo,

imbécil.

patricio: mira lo que hiciste.

me rompiste el saco.

tú, naco, no vales ni la mitad

de lo que vale este traje.

y si no te mando a la cárcel, es

porque sé que tarde o temprano

vas a acabar ahí.

me das lástima.

nacho: ya, mundo, ya déjalo.

este idiota no vale nada.

patricio: me dan lástima

los dos.

refugio: [llora]

patricio: aprendiz de médico,

vago. vago.

vago.

un pobre mecánico grasiento.

refugio: ya basta, patricio.

ya no ofendas más

a tus hermanos.

[llora]

julieta: tu desayuno, mi amor.

lucero: gracias, mami.

¿qué será bueno hacer con toda

la comida que sobró de anoche?

julieta: habrá que preguntarle

a refugio.

ella es la que tiene

que decidir.

lucero: pues yo digo que hay

que donarla a un orfelinato,

para que no se desperdicie.

casi nadie comió nada.

julieta: la comida es lo de

menos.

¿cómo se atreve patricio a dejar

plantada así a su madre?

con todos los sacrificios que ha

hecho esa mujer para darle esa

fiesta.

lucero: apenas puedo creer que

algún día pensé en casarme con

él.

si fue capaz de hacerle eso a su

madre, ¿qué podría esperar yo?

julieta: es un ingrato.

es un mal hijo.

¿sabes qué? dale gracias a dios

de la que te salvaste, eh.

pobrecita mi amiga refugio.

no se lo merece.

pero ¿sabes qué?

no perdamos el tiempo hablando

de él, por favor, ¿sí?

edmundo: que poco te duró

la pose de hijo bueno.

en cuanto te vinieron a poner

un billete encima, se te olvidó

que tienes hermanos,

¡y una madre!

patricio: qué bueno

que lo mencionas. qué bueno.

porque somos tan diferentes que

me cuesta creer que ustedes sean

mis hermanos.

nacho: pues no eres el único

que se lo pregunta, eh.

patricio: dime la verdad, mamá.

dímelo. ¿son mis hermanos?

¿o es parte de la razón

misteriosa por la que mi papá

nos corrió de la casa?

refugio: cállate.

¿cómo te atreves?

¿quién eres, hijo?

yo no te crie así.

¿quién te está envenenando

el alma, patricio?

[llora]

patricio: bueno, ya que tanto,

tanto, tanto te molesta, pues

te voy a ahorrar el disgusto

de tenerme que aguantar

toda la vida.

porque--escúchalo bien, esta es

la última vez que me vuelves

a ver la cara.

nacho: pues órale, ¿cómo vas?

lárgate.

y deja de tratar así a mi mamá,

eh.

patricio: antes--antes quiero

que me digan cuánto les dejo.

porque no quiero que vuelvan a

buscarme con el chantaje de que

mi mamá se enfermó por mi culpa.

refugio: [llora]

edmundo: mi mamá sin tus ofensas

va a estar mucho mejor.

vete de una buena vez.

de una.

refugio: ya cállense todos,

por favor.

ya.

si patricio quiere irse,

es su decisión.

patricio: vaya, gracias.

¿sabes qué es lo peor de todo?

que todo este drama salió por

una fiesta que yo ni siquiera

les pedí.

refugio: [llora]

nacho: mamá, tranquila,

tranquila.

edmundo: mamá. mamá, ven.

ven, tranquila, mamá.

refugio: no.

edmundo: tranquila, mamá.

tranquila, por favor.

nacho: calma.

refugio: [llora]

nacho: tranquila.

[música]

[música]

olga: mira esto.

es la lista de invitados

de mis papás para mi boda.

así que me vale y yo voy a poner

aquí a los míos.

norma: es muchísima gente. guau.

olga: ¿sabes qué es lo peor?

que la mitad de todo esto

es compromiso de ellos.

para variar, van a llenar

la casa de puro ruco horroroso,

que se la van a pasar bailando,

bebiendo, platicando.

norma: pero de seguro

te van a dar muchos regalos.

y buenos.

olga: para lo que me importa.

como si me hicieran falta.

norma: oye, ¿ya tienes pensado

dónde quieres vivir?

olga: pues no sé.

pero estaría increíble que fuera

en londres, en parís,

en florencia.

norma: ¿patricio no iba

a trabajar con tu papá

en su despacho?

olga: sí, pero la verdad

es que no tiene la necesidad

de trabajar.

estaría increíble, porque así

lo tendría las 24 horas para mí

solita.

norma: ok.

es una pésima idea, olga.

tú y él tienen que tener

su propio espacio.

sino se van a alucinar y odiar

y así.

olga: eso les pasa a la demás

gente, pero a patricio y a mí

no.

nos queremos como nunca antes

se ha querido una pareja.

norma: bueno.

refugio: [llora]

edmundo: de una vez llévate

todas tus porquerías, incluyendo

tu dinero este que no queremos.

patricio: no voy a llevarme

nada.

y mis porquerías,

como las llamas, se las regalo.

yo de esta casa no quiero

ni polvo.

nacho: sin él vamos a estar

mejor.

refugio: [llora]

patricio: adiós, mamá.

gracias por los años de naques,

de escasez y de miseria.

gracias.

y, por favor, cuando necesiten

algo, sea lo que sea, búsquense

otro imbécil, porque para mí

ustedes ya no existen.

refugio: [llora]

olga: creo que ya está.

si luego me acuerdo de más

gente, la agrego.

conste que dejé en la lista

a tu noviecito raúl.

norma: ¿cuántas veces tengo que

decirte que raúl y yo solo somos

amigos? nada más.

olga: bueno, pues entonces

qué desperdicio de tiempo.

¿para qué sales con él?

tampoco te estás haciendo

más joven.

norma: ok.

tu comentario me está haciendo

sentir muy bien, olga.

olga: ay, no seas tan sensible.

ay, qué padre.

tan a gusto que estábamos.

mercedes: olga, no seas grosera.

olga: si vas a seguir poniendo

caras cada vez que venga

patricio, yo voy a seguir

sin ganas de verte.

así que chau.

vámonos, norma. con permiso.

norma: hasta--hasta luego,

señoras. con permiso.

mercedes: qué te vaya bien.

siéntate, por favor.

érika: gracias.

mercedes: te juro--te juro

que ya no sé qué hacer.

cada día mi hija está peor.

y para colmo, el tal patricio

me sigue sin convencer.

pero como rómulo está endiosado

con ese tipo, no puedo hacer

nada, amiga.

érika: bueno, pues, a pesar de

todo, es hora de que hagas algo,

amiga.

por tu tranquilidad y por el

bien de tu hija, nada más.

mercedes: no me voy a quedar

cruzada de brazos.

tenlo por seguro.

patricio: yo no sé por qué hay

que hacer tanto trámite para que

te den el diploma y la cédula.

la peor burocracia

de este mundo.

raúl: ¿y ahora por qué estás

tan de mal humor?

ayer estabas feliz.

patricio: bueno, me molesta

que las cosas no salen

como uno quiere.

me decido a tratar bien

a la gente, y luego te muerden

la mano.

raúl: ¿qué te pasó?

patricio: ay, nada, raúl, nada.

mejor cuéntame.

¿la pasaste bien anoche en casa

de tus tíos?

raúl: sí, pero la verdad

me sorprendió bastante saber

que te ibas a casar.

¿por qué no me dijiste nada?

patricio: bueno, queríamos

que fuera una sorpresa.

perdón.

raúl: con razón mi tío organizó

esa reunión.

patricio: sí. estuvo buena, ¿no?

raúl: estuvo tan buena que

hasta sandra estuvo contenta.

y eso que mi hermana no la lleva

con olga.

patricio: bueno, pero son

familia.

además vi que doña mercedes

la estima bastante.

raúl: se han tratado poco, pero

sí.

patricio: oye, ¿tus papás

piensan hacer algo para

festejarte?

ahora te toca recibirte a ti.

raúl: híjole, no sé, pero

supongo que será algo sencillo,

como--yo no tengo patrocinador

como otros.

[ríe]

patricio: ay, cálmate.

déjame ver qué se me ocurre.

tú déjamelo a mí, ¿ok?

raúl: va.

patricio: sale, me voy porque

me está esperando tu prima.

raúl: ahí quedó.

refugio: mi hijo.

perdí a mi hijo.

y no sé qué hacer

para recuperarlo.

dios mío, ilumíname, por favor.

edmundo: ya, mamá.

no vale la pena que desperdicies

más lágrimas

en alguien que no te ha

respetado nunca y no te quiere.

nacho: es un ingrato, jefa.

después de todo el esfuerzo que

hiciste, todo lo que has hecho

por nosotros.

edmundo: lo va a pagar.

y muy caro, me cae que sí.

ya volverá con la cola entre las

patas, cuando la riquilla esa

con la que anda lo mande

a volar, mamá. vas a ver.

refugio: no le desees un mal

a tu hermano.

edmundo: es cosa mía, mamá.

solita la vida se lo va

a cobrar.

refugio: es que yo no sé qué

hice para que mi hijo se portara

así.

¿en qué fallé?

¿cuál fue mi error?

¿qué--qué hice?

¿lo quise demasiado?

¿lo eché a perder con mi cariño?

[llora]

ay, no sé, dios mío.

por favor, ayúdame.

nacho: mami, tranquila.

no llores, mamita.

refugio: [llora]

nacho: todavía tienes dos hijos

que nunca te vamos a fallar.

te lo juro.

edmundo: nunca, mamá.

nunca te vamos a fallar.

nunca.

refugio: [llora]

Cargando Playlist...