null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 1

7 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

patricio: no lo haga,

por favor, papacito.

no por favor.

edmundo: por favor.

refugio: pero ¿por qué?

¿qué hice?

baldomero: me hartaste,

me hartaste--

patricio: ya papá--papá, no.

refugio: [llora]

vengan, hijitos.

baldomero: ya me aburrí de ti.

se me van todos ahora mismo.

refugio: esta es mi casa,

aquí vivimos.

baldomero: la casa es mía,

aquí vive quien a mí se me pega

la gana.

edmundo: papá, no.

patricio: por favor,

no lo hagas.

nachito: no, papá.

refugio: ¿dónde van a pasar

la noche estas pobres criaturas?

baldomero: pues en lo de

tus papás, regrésate con ellos.

refugio: sabes muy bien

que no me van a recibir jamás,

por favor.

baldomero: yo no te forcé

a venir conmigo.

refugio: ten compasión.

por lo menos, deja que se queden

tus hijos, en lo que yo consigo

adónde llevarlos.

baldomero: nada me asegura

que sean míos.

si me lo hiciste una vez,

dos no se iba a poder.

refugio: no, ¿cómo puedes decir

eso?

yo nunca te he sido infiel.

si estás hablando

de lo que ocurrió hace años,

tú mismo me dijiste

que lo aceptabas.

baldomero: a las palabras

se las lleva el viento.

antes fue antes, hoy es hoy.

y se me van todos a la calle.

refugio: espérame, déjame

recoger mis cosas, por lo menos.

baldomero: ahí están tus trapos,

te ahorré la empacada.

lo demás es mío

y no pienso regalártelo.

patricio: ya vámonos, mamá.

vámonos, ya no quiere estar

con nosotros.

ya vámonos.

baldomero: ya oíste a tu hijo.

adiós.

>> ya entra, mi vida.

refugio: dios quiera perdonarte,

baldomero.

baldomero: reza por ti,

yo no lo necesito.

pensé que no iban a largarse

nunca.

edmundo: no llores, mamita.

refugio: [llora]

patricio: mamá--mamá.

edmundo: mamita, déjalo

que se quede.

vamos a encontrar un lugar

dónde vivir.

patricio: ándale, mami,

vamos a encontrar un lugar

dónde vivir.

ay, mamá.

refugio: no--no--no,

déjenla--déjenla--déjenla.

patricio: fue todo lo que

me alcanzó, mamá.

refugio: dale a tus hermanos,

y tú también come tú.

patricio: ¿tú no quieres?

refugio: no, hijo, yo no tengo

hambre.

coman ustedes, así se les va

a aplacar el hambre un poquito.

ya luego dios proveerá.

patricio: mamá, ¿ya no--

ya no vamos a tener casa?

refugio: pues ahora no,

pero muy pronto vamos

a tener otra, hijo,

y hasta más bonita, te lo juro.

nachito: ¿no quieres, mami?

refugio: mi amor.

tercer misterio:

jesús es coronado de espinas.

padre nuestro,

que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre,

venga a nosotros tu reino.

hágase tu voluntad en la tierra

como en el cielo.

danos hoy nuestro pan

de cada día.

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

no nos dejes caer en tentación.

líbranos de todo mal.

santa maría, madre de dios--

padre: señora, ya vamos

a cerrar.

refugio: estoy rezando,

y todavía hay gente.

padre: ya no más quedan ustedes.

refugio: cierre, pero déjeme

quedar, no tengo adónde ir

y mis niños se están cayendo

de sueño.

ay, tenga compasión.

padre: es que ha habido robos,

entienda, señora.

vayan a la central de autobuses,

ahí nunca cierran y pueden

dormir en la sala de espera.

nachito: vámonos, mamita.

refugio: mi amor.

patricio--patricio, despierta.

patricio, vamos a ponernos

ahorita algo porque está

haciendo frío.

despiértate, edmundo, vámonos.

altavoz: rápido sureña,

salida de las cero horas

con destino a la ciudad

de guadalajara.

pasajeros favor de abordar

el autobús 332 en el andén seis.

patricio: mamá, mira a ese

señor.

a lo mejor nos viene a correr,

como el de la iglesia.

refugio: no--no, mi amor,

le voy a decir que estamos

esperando un autobús.

patricio: mira, mamá, ya se fue.

refugio: mejor vámonos

para allá, y--y no, ahí no vamos

a estorbar a nadie.

vamos.

¡mundo!

¿mundo?

patricio: mundo.

refugio: ¡mundo!

¡mundo!

edmundo: mamá--mamá, mira.

refugio: pero ¿qué es esto?

edmundo: es una billetera.

patricio: y tiene dinero.

refugio: no--no--no es nuestro,

hijo, se le perdió a alguien

y--y lo ha de estar buscando.

[altavoz]

patricio: pero ¿a quién?

si todos ya se fueron.

vámonos, mamá, vámonos.

patricio: con eso nos alcanza.

edmundo: tenemos que irnos.

patricio: nos alcanza para más.

ándale, mamá, por favor, ¿sí?

edmundo: y si sobra para comida

y todo.

refugio: vámonos, hijos,

vámonos.

patricio.

edmundo: vamos, nachito.

>> señito--señito,

aquí tengo el taxi,

dígame adónde la llevo.

refugio: no--no, yo no quiero

taxi, muchas gracias.

>> le sale barata la dejada.

refugio: no, no lo necesito.

muchísimas gracias.

>> ándele, de una vez--

refugio: no, deje mi maleta.

>> si la llevo.

patricio: déjela,

es de nosotros.

>> muchacho loco--

refugio: ¡no!

cuidado, no toque a mi hijo.

a mi hijo no lo va a tocar.

julieta: sáquele--sáquele,

sinvergüenza, patán.

quítese--

>> además de muertas de hambre,

delicadas.

julieta: váyase--váyase, quítese

sinvergüenza.

¿está--está bien?

¿se encuentra bien?

refugio: sí--sí.

julieta: ¿los niños están bien?

refugio: sí, gracias,

es que no somos de aquí,

no sabemos cómo movernos

aquí en la capital.

julieta: no, pero la capital

es una selva.

¿y--y tiene familiares aquí?

refugio: no--no, si me pudiera

recomendar algún hotelito

barato, algo por el centro.

julieta: híjole, no, pues

la verdad es que yo de hoteles

no sé nada.

pero mire, lo mejor

es que tome el metro

y la entrada está por ahí,

donde está aquel letrero

amarillo, ¿lo ve?

refugio: sí.

muchas gracias.

gracias--gracias.

julieta: que dios la acompañe.

refugio: vamos, hijos, vámonos.

vámonos, nachito.

julieta: híjole,

solos y sin conocidos,

que dios y la virgen

los acompañe.

[música]

[música]

>> eso era lo que te interesaba,

el dinero, ¿no?

>> ¡lárgate,

quiero que te vayas!

>> claro que me voy a ir.

no vales absolutamente nada.

>> a tú lado nadie vale nada.

>> cállate.

¿oíste?

yo soy el que te odia a ti.

>> quiero que te vayas de aquí,

quiero que te largues

de una vez.

>> me das lástima.

te juro que te mato

si lo vuelves a ver, te mato.

[vidrios rotos]

>> te odio, a tu lado nadie

vale nada.

>> ¡cállate!

>> yo que tanto te--

refugio: [llora]

dios te salve, maría,

llena eres de gracia.

el señor es contigo.

bendita eres entre todas

las mujeres y bendito--

[timbre]

>> ¿qué se le ofrece?

refugio: ah, me dijeron

sus vecinos que usted estaba

buscando ayuda doméstica.

>> ¿trae referencias?

refugio: no--no, pero no sé,

yo--yo puedo hacer todo, este,

cocinar, coser, trapear, barrer,

hago lo que usted me pida.

>> uy, no, pero trae tantos

chiquillos.

no, no puedo recibirla, gracias.

julieta: son 20 de jamón

con queso amarillo

y diez de queso de puerco,

vienen con su servilleta

y sus rajitas.

están para chuparse los dedos.

y ahí la cuenta.

>> espere, ahorita le traigo

su dinero.

julieta: claro que sí,

no se preocupe.

refugio: ¿ya te revisaste bien

las bolsas, hijito?

patricio: sí, mamá,

solo nos queda esto.

refugio: ay, madre de dios.

¿y ahora qué vamos a hacer?

patricio: ¿si nos compramos

unas galletitas por última vez?

julieta: oiga, yo a usted

la conozco.

refugio: claro, usted nos ayudó

con el taxista ese, pero nunca

supe su nombre, qué pena.

julieta: julieta, para servirle.

¿y usted?

refugio: refugio.

él es patricio, edmundo

y nachito.

julieta: no, están rechulos

sus hijos, si los conocí

el otro día.

bueno, ¿y por fin encontraron

dónde quedarse?

pues no se hable más,

no se hable más,

se vienen los cuatro

para mi casa.

yo tengo un cuartito

que solo me sirve para guardar

cachivaches, no sirve para nada.

eh--

refugio: no--no--no--no,

qué vergüenza con usted.

no, nada más le vamos

a estorbar.

julieta: vergüenza es robar

y hacer un segundo viaje.

mire, yo vivo de hacer

sándwiches y venderlos.

si usted me ayuda, pues gano más

y nos repartimos las ganancias,

¿qué le parece?

¿cuál vergüenza? ¿cuál estorbo?

¿nos vamos para la casa, niños?

ya estuvo, nos vamos todos

para la casa.

ya pasó.

refugio: muchas gracias,

muchas gracias--

julieta: pues aquí tienen

su casa, bienvenidos.

nachito: ¿puedo jugar?

[ríen]

refugio: sí, mi amor,

vayan, vayan.

edmundo: vamos, hay que ir

a jugar.

julieta: diviértanse.

patricio: gracias.

refugio: muchísimas gracias

por ayudarnos.

no me va a alcanzar la vida

para poder pagárselo.

julieta: no diga eso, yo también

soy madre, y se me partió

el corazón de verla desamparada

con sus hijos.

refugio: muchas gracias.

julieta: de nada, bienvenida.

bienvenidos.

edmundo: gracias.

patricio: muchas gracias.

julieta: de nada, mi amor.

voy a prepararle su mamila

a lucerito.

¿encontraste algo?

refugio: pues sí--sí.

tengo un par de opciones.

mañana voy a pedir el trabajo.

julieta: qué bueno, refugio.

bueno, me voy a la cocina.

refugio: [lee] "empresa requena

solicita auxiliar contable

con experiencia mínima

de un año".

mi vida.

patricio: ya dormí

a mis hermanitos.

refugio: ¿sí?

patricio: y les conté el cuento

que le gusta a este nachito.

refugio: ay, mi amor,

muchas gracias.

patricio: ¿encontraste algo?

refugio: pues sí,

parece que sí.

julieta: ¿ya se durmió lucero,

patricio?

patricio: [susurra] sí, ya está

dormida.

todos: ¡mamá!

refugio: hola, mis amores.

buenas tardes, julieta, me pongo

el delantal y te ayudo.

julieta: pero primero dime

cómo te fue, amiga.

refugio: me dieron el trabajo.

julieta: ¡ay!

todos: ¡sí!

julieta: tienes trabajo.

refugio: sí, mañana entro

a trabajar como auxiliar

de contabilidad.

miren, bien me sirvió

lo que alcancé a estudiar.

julieta: ¿ya ves?

ay, virgencita, dicen que dios

aprieta, pero no ahorca.

no--no--no, deja eso, por favor.

mira, ahorita preparo aunque sea

un cafecito de olla

para que celebremos.

refugio: primero sacamos

lo de tu venta, y ya luego

celebramos.

julieta: ay, pero de un abrazo

sí que no te salvas, ¿eh?

¡felicidades, felicidades!

refugio: gracias.

julieta: te lo mereces.

refugio: gracias.

julieta: niños, abracen

a su mamá.

nachito: qué gusto, mamita.

refugio: ay, mi amor.

patricio: no llores, mami.

refugio: no, mi amor,

es de gusto, de puro gusto.

julieta: yo lo sé.

[música]

[música]

refugio: agárrense bien

de las manos.

patricio: está padrísimo,

¿no, nachito?

edmundo: sí, nacho, mira.

patricio: sí.

fotógrafo: una foto, señito,

para el recuerdo.

refugio: ay, no--no,

apenas si traigo lo justo--

fotógrafo: se la dejo bien

baratita, es que no he vendido

nada en dos días, aunque sea

para persignarme, y para que

se acuerden de cuando vinieron

a ver a la virgencita, ¿sí?

patricio: ándale, mamá,

solamente una foto y ya.

edmundo: hay que hacerlo.

patricio: ándale.

refugio: bueno.

fotógrafo: van a salir bien

chulos todos.

lucero: doña refugio,

perdón que la distraiga.

refugio: ¿cómo te fue, lucerito?

¿todo bien?

lucero: sí.

refugio: de veras,

qué gusto me da, muchacha.

¿cuándo comienzas?

lucero: en dos días.

muchas gracias por recomendarme

con sus jefes.

refugio: no--no--no,

¿qué agradeces?

supe que aquí necesitaban

una auxiliar de oficina,

y recordé que julieta

me había dicho que tú estabas

buscando trabajo.

lucero: no sé cómo voy a pagarle

el favor.

refugio: más le debo yo

a tu mamá, que a pesar

de que no me conocía,

tuvo la caridad de recibirme

con todo y mis hijos

en casa de ustedes,

hasta que pude rentar

el lugarcito donde

ahora vivimos.

lucero: la verdad no me acuerdo

de eso.

[ríen]

refugio: ¿qué te vas a acordar,

lucerito?

si eras una bebé

en aquel entonces.

lucero: ¿puedo?

refugio: claro que sí.

lucero: ¿es de cuando llegaron

a la capital?

refugio: sí.

ay, cómo pasa el tiempo.

mis muchachos ya son unos

hombres hechos y derechos.

lucero: pero patricio siempre

fue el más guapo.

refugio: sí, es lindo

mi mayorcito, ¿verdad?

lucero: ay, qué pena,

no sé ni por qué dije eso.

¿qué va a pensar usted de mí?

refugio: pues que mi patricio

te parece guapo,

¿qué más voy a pensar?

[ríen]

y me da gusto saberlo, porque

quiero mucho a mis tres hijos,

pero él es mi adoración.

raúl: pero bueno, con permiso.

¡patricio!

oye, aquí entre cuates,

la exposición que diste

en clase, ¿tú la hiciste?

patricio: claro, la duda ofende,

raúl.

yo no soy como otros

que se la pasan viendo

qué se roban de internet.

raúl: oye, pues felicidades,

¿eh, maestro?

te quedó excelente.

patricio: gracias.

raúl: oye, ¿tú tesis qué onda?

¿de qué va a ser?

patricio: no sé,

todavía no escojo el tema, ¿eh?

quizás, algo de derecho

internacional.

¿y tú?

raúl: pues con la misma te copio

la idea, se me antoja bastante

hacer una maestría

en el extranjero.

patricio: qué suerte tienes

de que tus papás sean gente

de dinero.

raúl: no, hombre,

hazme la buena.

si pienso pedir una beca.

mira, ¿cómo te explico?

los cervantes somos los pobres

de la familia.

patricio: ¿pobres?

no, bueno, ¿y qué me dejas a mí?

los chavero siempre hemos estado

en la quinta chilla, mano.

raúl: pues nosotros ricos

no somos, digo, sobre todo,

a comparación de los alcira.

patricio: ¿los alcira?

¿y quiénes son los alcira?

raúl: los alcira son primos

de mi papá.

esos sí, para que veas,

están nadando en dinero.

no tienes idea, increíble.

patricio: ah, qué envidia, ¿no?

¿qué se sentirá tener montones

y montones de dinero

para comprar y hacer todo

lo que se te antoje?

algún día, ¿eh?

raúl: algún día.

patricio: algún día.

refugio: a ver, cuándo vas

a la casa para festejar

que ya tienes el trabajo.

lucero: no, qué pena, soy yo

la que debería de invitarle algo

como muestra agradecimiento.

refugio: cuando ganes

tu primer sueldo,

ahora te invito yo.

lucero: [ríe]

refugio: ah, y sirve que saludes

a mis muchachos.

creo que ustedes no se han

vuelto a ver desde que entraron

a la prepa, ¿no?

con el tamaño y las distancias

que tiene esta ciudad.

lucero: bueno, a patricio

yo sí lo he visto.

refugio: ¿de veras?

no me ha dicho nada.

lucero: bueno, es que--

benjamín: hola.

la veo muy platicadora, refugio.

refugio: disculpe,

señor aguilar, es que estaba

felicitando a mi amiga.

el jefe del personal

le dio el trabajo

y comienza en dos días.

benjamín: ah, qué bien, entonces

no le quite el tiempo desde hoy,

¿no cree?

lucero: ya me iba, disculpe.

benjamín: don isaías

quiere hablar con usted,

así que dese prisa, por favor.

refugio: sí, claro.

voy, señor aguilar.

luego platicamos.

dale un beso

a tu mamá de mi parte.

lucero: gracias.

chelito: ese ignacio chavero

a la oficina.

nachito: ¿cómo, chelito?

yo no me llevo así contigo, ¿eh?

chelito: pues no aguantas nada,

nada más era una nalgadita

entre cuates.

nachito: yo no soy tu cuate.

yo trabajo para tu mamá,

no para ti.

ya no te pases, ¿qué quieres?

chelito: nada.

te habla tu hermano, "brother".

no el guapote, el otro.

nachito: voy, pero conste que ya

te había dicho que no te pases,

¿eh, ok?

¡chale!

chelito: pues es lo que más

quisiera, tú ni me pelas.

isaías: ¿qué nota aquí de raro?

¿qué nota?

refugio: creo--creo que le faltó

anotar una línea en el--

isaías: casualmente,

usted me acaba de hacer

quedar mal con un cliente

que necesita esta información.

refugio: yo le dije al contador

que quería cotejarlo dos veces

antes de mandársela--

isaías: ¿cotejarla dos veces?

con fijarse bien se ahorra

tiempo.

todo urge, refugio, todo.

y el trabajo es para hoy, ¿eh?

no para mañana.

refugio: sí--sí, tiene toda

la razón, discúlpeme.

es que estos anteojos

no me ayudan--

isaías: pues consígase otros.

ah, pero en horarios que no sean

de la oficina.

refugio: procuraré hacerlo hoy

a la hora de la comida.

no--no, todavía mejor,

saliendo de trabajar.

isaías: usted sabrá cuándo,

yo no soy su padre

para que me cuente su vida.

nachito: bueno ¿y--y qué a esta

hora no estás en clases o para

variar no fuiste, edmundo?

edmundo: [chista] tranquilito.

estás como que muy gallito

con tu hermano mayor, ¿no?

¿qué pasó con ese respetito,

nachito, eh?

nachito: ¿estás o no estás

en la escuela de medicina?

edmundo: claro, estoy entrando

a clase de patología,

vamos a una autopsia.

¿quieres que le tome una foto

al cadáver con el celular?

nachito: no, bueno, ya dime

qué quieres, ¿no?

edmundo: necesito un libro para

esta clase y cuesta una lanita.

préstame para comprarlo,

nachito, acuérdate que hoy

por mí, mañana por ti.

ya luego patricio y yo te vamos

a financiar la universidad.

ese fue el trato, ¿qué no?

nachito: es que no hay semana

que no necesites un libro nuevo,

edmundo.

además, yo ni gano tanto,

ni recibo tantas propinas.

edmundo: pues a talonearle,

nachito, sonríele al cliente,

o sea, con más carisma.

las propinas se trabajan, ¿eh?

nachito: en la casa hablamos,

ya veo con cuánto te puedo

ayudar.

edmundo: órale, pues, nachito.

[ríe]

qué belleza.

pollo: ¿qué tranza?

¿qué te dijo el buen nachito?

edmundo: ya estuvo, mi pollito,

mañana nos lanzamos

a las apuestitas.

pollo: buena, pues perfecto,

carnal, porque soñé un par

de marcadores que van a hacernos

efectivo, ya vas a ver.

edmundo: espérate, calladito,

hombre.

nachito: a ver, quítate ya

de ahí que ni siquiera

sabes hacer nada.

chelito: vino el cliente

a preguntar si habías encontrado

la falla, y se enojó de ver

que no estabas dándole

a su máquina, ¿eh?

nachito: ¿y qué no le explicaste

que fui a recibir una llamada?

chelito: pues, ¿por qué no

te compras un celular, nacho?

así puedes hablar y seguir

dándole.

nachito: porque la lana

de mis ganancias va para mi casa

y eso lo sabes.

¿y para qué quiero un celular

si no salgo de aquí?

a ver, hazte para allá.

¿y qué más te dijo el cliente?

chelito: no, pues nada,

no ha venido.

era broma.

nachito: no te doy un gomazo

porque eres mujer,

aunque no lo parezcas, ¿eh?

chelito: vaya, pues el que sí

vino fue el dueño del deportivo

rojo, el clásico, dijo que se lo

dejaste mejor que nuevo.

y te dejó una lanita de muchas

gracias.

mira, toma.

nachito: ah, qué buena onda.

déjamelo ahí en la caja, ¿no?

porque tengo las manos sucias.

chelito: no, pues mejor

te lo pongo de una vez

en su lugar, ¿no?

nachito: oye, pero, chelito,

espérate, deja--

chelito: y conste que no toqué

nada, ¿eh?

ahí nos vemos.

nachito: oye, chamaca, espérate.

no me dejes--

[ríen]

esta...

¿qué tanto se ríen?

pues a chambear, comadres.

>> qué buenas chambas haces

nachito: qué bárbaro, ¿eh?

[música]

[música]

>> ¿llega a leer

la segunda línea?

refugio: m, f, o, t.

necesito más aumento, ¿verdad?

>> esos lentes que está usando

no se los graduaron

en una óptica, ¿verdad?

refugio: no--no, los compré

en el supermercado

hace algunos años.

pero me han salido muy buenos,

solo que ya no enfocan bien.

>> señora, es que no se trata

solo de corregirle

las dioptrías.

refugio: ¿perdón?

>> quiero decir la graduación.

refugio: ah.

¿entonces?

>> mire, señora,

lo suyo no es solo

vista cansada,

puede haber algo más.

convendría que la revisara

un oftalmólogo.

refugio: bueno, ya lo está

haciendo usted.

>> no, yo soy técnico

optometrista, lo que usted

necesita es un médico

especialista en problemas

de la visión.

refugio: oiga, ¿y como cuánto

costará eso?

es decir, la consulta,

la revisada.

>> cueste lo que cueste,

su salud es más valiosa.

hágame caso.

refugio: sí--sí, se lo voy

a prometer, pero mire,

por el momento vamos a comenzar

por los puros anteojos,

es que yo necesito saber

qué graduación necesito.

>> señora, le voy a ser honesto,

no creo que sea tan sencillo.

si no se atiende a tiempo, corre

el riesgo de quedarse ciega.

raúl: además, se ve que ustedes

venían de buena familia.

patricio: dices bien, veníamos.

fuiste sutil, raúl.

raúl: cálmate, no lo dije en mal

plan.

bueno, cuéntame, ¿hace cuánto

que murió tu papá?

patricio: mira, raúl,

no me gusta hablar de eso, ¿ok?

raúl: perdón--perdón, digo,

si hubiera sabido que el tema

te molesta, no te pregunto nada.

patricio: perdóname, raúl,

lo que pasa es que no me gusta

hablar de mi familia.

mira, se quedaron todos

en el norte y ahí están bien,

¿ya?

raúl: ok.

patricio: pero bueno,

tú me estabas hablando

de tu prima, cuéntame.

raúl: de olga, está por regresar

de viaje, se fue de vacaciones

a medio oriente como dos meses.

patricio: qué envidia.

tus tíos la han de tener

consentidísima.

raúl: no, bueno, la verdad

bastante consentida.

patricio: ¿y es bonita?

raúl: eh, dos tres,

nada del otro mundo.

mira, es más para que salgas

de dudas, acompáñame a su fiesta

de bienvenida.

en estos días me van a avisar

cuándo es.

patricio: creí que habías dicho

que no te llevabas muy bien

con tus parientes ricos, ¿no?

raúl: no, pero mis--mis papás

me obligan a ir a todos

y cada uno de sus eventos.

y como buena parte de la familia

cervantes ha trabajado

en el bufete de mi tío.

patricio: ¿tu tío es abogado?

raúl: sí, tiene

uno de los despachos jurídicos

más importantes del país.

¿por qué crees que mi papá

casi--casi que me obligó

a estudiar leyes?

patricio: por tu tío.

raúl: obvio.

patricio: ah.

polo: refugio, qué gusto verla.

la esperaba más temprano, ¿eh?

refugio: ¿qué tal, polo?

es que antes de venir

por el pan, pasé a la óptica.

polo: muy bien, hace muy bien

en cuidarse esos ojitos

tan chulos que dios le dio.

refugio: compórtese, apolinario,

yo no le he dado motivos

para tantas confianzas.

hay gente muy chismosa.

polo: bueno, reconocer lo bello

no es pecado.

es más, para que se ponga

contenta, le aparté vainillas,

porque sé que le encantan

y le gustan.

y mire, también roles de canela

porque también son los que

se lleva.

refugio: gracias, polo,

muchas gracias.

les encantan a mis hijos.

siempre se los pelean.

polo: ¿y cuándo me va a aceptar

que la invite al cine?

así, nada más de amigos.

es más, que nos acompañe

quien usted quiera,

para que vea que mis intenciones

son buenas.

refugio: deje de insistir,

y mejor cóbreme lo del pan,

por favor.

polo: está bien.

como dice la canción: "si no es

ahora, será mañana".

refugio: [ríe]

lucero: doña refugio.

la estaba esperando

para disculparme con usted.

refugio: ay, caray.

¿y eso por qué?

lucero: por el problema

que le causé por andar

de platicadora.

refugio: ay, no te fijes, hija.

lucero: voy a rogarle

que cuando tenga un tiempecito

me cuente cómo es cada quien

allá en la oficina.

para estar prevenida.

refugio: pues ahora tengo

un tiempecito.

vamos a la casa.

pásale, hija, estás en tu casa.

lucero: gracias.

refugio: ya te digo,

tú a tu trabajo,

llévate con todos bien,

no atiendas a chismes,

y ya con eso basta.

lucero: gracias por sus

consejos, doña refugio, ya verá

que no la voy a defraudar.

refugio: [ríe]

lucero: y bueno, la dejo en paz.

refugio: ay, ¿no te quedas

a cenar?

lucero: mejor otro día, quedé

de llegar temprano con mi mamá.

refugio: bueno, pero

de la invitación que te dije,

no te salvas, ¿eh?

te acompaño a la puerta.

lucero: no es necesario,

siga con sus cosas.

refugio: búscame mañana

para pedirle al contador

que te diga qué documentos

te van a pedir en hacienda.

lucero: claro que sí.

con permiso.

refugio: sí, mi amor.

patricio: lucero,

¿qué haces aquí?

chelito: ¿y cuál es tu color

favorito?

nachito: chelito, ¿por qué eres

tan preguntona?

chelito: no, pues no soy

preguntona, no más quiero saber

tu color favorito.

nachito: pues no sé, eso es como

de viejas, yo--yo no tengo color

favorito.

chelito: pues escoge

del arcoíris, no sé.

nachito: pues el negro.

chelito: el negro no es color.

nachito: ¿no es color?

chelito: ah, no, si está bien

bonito el negro.

nachito: bueno, ya me

acompañaste hasta la esquina,

ya vete a tu casa, ¿no?

chelito: ¿que de veras te caigo

tan mal, nacho?

nachito: mira, chelito,

yo le agradezco a tu mamá

que me diera chamba en el taller

mecánico de ustedes,

pero mis amistades

son mis amistades y ya.

chelito: pues ¿cuáles amistades?

no te juntas con nadie.

nachito: bueno, también eso es

cosa mía, ¿está bien?

chelito: uy, nomás abro la boca

y te pones de malas.

¿y sabes qué es lo peor?

¿sabes qué?

nachito: ¿qué? ¿qué es lo peor?

chelito: pues que contigo

me la paso al revés,

no más abres la boca

y me pongo de buenas.

bueno, ya, vete a tu casa.

nachito: anda.

está loca.

lucero: y eso es todo.

vine para pedirle a tu mamá

que me aconsejara, ya te dije

que vamos a trabajar juntas.

patricio: sí, me queda

clarísimo, pero creí que me

habías dicho que hoy no nos

íbamos a ver porque tenías algo

que hacer en tu casa.

lucero: ya me iba, patricio,

acabo de despedirme de tu mamá.

refugio: es cierto, hijo.

¿estás molesto por algo?

patricio: no, mamá, no,

claro que no.

bueno, lucero, entonces,

nos buscamos mañana.

digo, si quieres.

con permiso.

lucero: creo que sí se molestó.

no vaya a pensar

que lo vine a checar.

refugio: ay, no--no te fijes,

a veces llega un poco de malas,

pero es que estudia mucho

y se cansa.

ya está por recibirse

de abogado, ¿sabes?

ay, pues claro que lo sabes,

si ustedes están viéndose,

¿verdad?

lucero: pues sí, hemos salido

juntos últimamente.

refugio: ¿y como amigos o--?

lucero: ay, doña refugio,

discúlpeme, pero mejor

que se lo diga él.

con su permiso y gracias

otra vez.

gracias.

refugio: con cuidado.

patricio.

hijo.

ah, vas a ver, ¿por qué no

me habías dicho que estabas

saliendo con lucero?

patricio: porque no hay nada

formal entre nosotros, por eso.

refugio: ¿es decir que no se han

hecho novios?

patricio: ¿a qué viene

esta plática, mamá?

refugio: pues a que antes

me contabas todas tus cosas,

hijo.

patricio: antes era un niño,

pero ya crecí, mamá.

refugio: eso ya lo sé,

y por lo mismo me queda claro,

pues algún día te vas a querer

casar, formar tu propio hogar

y bueno, pensé que a lo mejor

estabas pensando en--en lucero

con ese fin.

patricio: pero ¿quién está

hablando de casarse?

yo no, todavía no.

francamente ni lo he pensado,

soy feliz estando soltero.

refugio: ay, pues qué bueno,

hijo, pero bueno algún día vas

a cambiar de parecer y--

mira, cuando una pareja

se quiere y cuando su amor

es muy grande,

pues casi siempre terminan

en matrimonio.

patricio: no sé, mamá,

no me consta y, según recuerdo,

a ti tampoco.

[música]

[música]

nachito: [silba]

ay, perdón, disculpe,

no me fijé.

lucero: por poco me tiras.

nachito: perdón,

no fue a propósito.

¿era lucero?

me canso que era lucero.

patricio: discúlpame, mamita.

no quise ser grosero

ni hacerte sentir mal.

refugio: hijo, ¿de verdad sigues

recordando con tanto rencor

lo que nos pasó hace años?

dímelo con toda sinceridad.

patricio: no lo puedo evitar.

es más, a todos mis compañeros

de la universidad les he dicho

que mi papá falleció

cuando yo era niño.

refugio: es verdad.

patricio: ¿que mi papá murió?

refugio: por eso,

nunca has traído a tus amigos

a la casa, ¿verdad?

por temor a que te contradijera.

patricio: no, no es por eso.

no los he traído

porque me da pena.

ellos saben que no soy rico,

pero, no sé, imagina que vivo,

es decir, que vivimos

en un lugar tan feo.

perdóname, pero es la verdad.

refugio: sí, pero para eso

estás estudiando, hijo.

para que algún día

puedas llevar una vida mejor

de la que yo en mi pobreza

y en mi ignorancia

te he podido dar.

patricio: mamá, yo lo sé.

si te digo las cosas

tal como las pienso, fue porque

me pediste que te hablara

con toda sinceridad.

nachito: ya llegué, mamá,

ya llegué.

[silba]

patricio: llegó el grasiento.

refugio: ay, no seas malo,

te va a oír.

tú sabes cuánto nos ayuda

tu hermano.

patricio: es que me desespera

ver cómo se comporta,

cómo habla,

cómo llega con sus manos sucias,

mamá.

refugio: no te hagas ideas,

mi amor, ni te aflijas tanto

por lo que no tenemos.

se me parte el corazón de verte

así de triste.

nachito: ¡jefa, tengo mucha

hambre!

refugio: ya voy, hijo.

patricio: jefa, se dice mamá.

edmundo: oye, ¿traes con qué

pagar, o qué piso y corres?

pollo: no, pues aquí me conocen,

no podemos hacer eso.

edmundo: yo solamente traigo

mi tarjeta del metrobus.

pollo: pues ya te quedaste

a lavar platos.

edmundo: nos quedamos,

aquí somos un equipo.

pollo: enorme, mundo.

no nos van a cobrar,

la dueña es mi amiga.

edmundo: ah, sí.

pollo: me consciente.

le procuro sus gustitos.

edmundo: no te entiendo.

pollo: le consigo pastillas

en la farmacia de la facultad.

por eso te traje,

para presentarte con ella.

me propuso un negocio, pero yo

no puedo hacerlo solo, carnal.

el efectivo en clase de química

eres tú.

edmundo: ¿y qué?

¿qué tengo que hacer o qué?

pollo: las pastillas,

¿le entras?

edmundo: no.

no sé, eso--eso es ilegal,

nos--nos puede traer muchas

broncas.

pollo: no, mundo, te voy a dar

chance de pensarlo, no necesitas

decidirlo hoy, carnal.

pero si no le entras,

pues no hay fisgón,

con que te lo calles

basta y sobra.

somos brothers, somos hermanos,

somos carnales, ¿no?

edmundo: pues claro.

nachito: ¿y patricio, jefa?

¿no va a acompañarnos a cenar?

refugio: se está dando un baño,

venía muy cansado.

lo esperamos, ¿verdad?

nachito: bueno, ¿sirve que pueda

preguntarte una cosa

que no me late que escuche él?

refugio: nachito, no me gusta

que tengan secretos entre

ustedes.

patricio es tu hermano mayor

y merece toda tu confianza.

nachito: bueno, no te enojes,

jefecita, es que se trata

de un asunto de mujeres.

refugio: ¿qué?

nachito: bue--bue--bueno,

mejor dicho de una nada más,

este,

pero en este caso no es así

como no mucho.

refugio: a ver, a ver,

no te entiendo.

¿ya tienes novia o de qué

se trata?

no vayas a meterte en problemas,

por favor, hijo.

nachito: no--no--no,

al contrario.

mira, ¿sí ubicas a la hija

de doña martina,

la dueña del taller mecánico

donde chambeo?

refugio: sí.

nachito: pues la chava

se la pasa detrás de mí y--

refugio: ¿chelito?

nachito: ¿verdad que está mal?

además, pues mira cómo se viste,

o sea ni mujer parece,

parece bato.

o sea, antes de ser

hay que parecer.

refugio: hijo, cuando murió

roque, doña martina se tuvo

que hacer cargo del taller.

y consuelito pues la ayuda

porque no tuvieron

hijos varones.

¿cómo querías que se vistiera

si a diario tiene que lidiar

con mecánicos?

nachito: ah, pues--pues sí, pero

pues no por eso la chava tiene

que gustarme, ¿o sí?

refugio: no--no, nadie está

diciendo eso, nacho, pero--

ay, mira, mejor no tengas novia,

porque entre tú y yo tenemos

que sacar adelante esta casa,

y pagar las escuelas

de tus hermanos.

ya cuando ellos se reciban,

ellos se van a ocupar de ti,

ese fue el compromiso.

nachito: pues sí.

marita: quiero que sean

de las efectivas,

que sean de las buenas.

pollo: claro que sí, yo siempre

la consiento, güera.

marita: ándale, pues.

pollo: muchas gracias, marita.

marita: pero cúmpleme,

por favor.

pollo: ya sabe, claro que sí.

marita: ándale.

edmundo: ¿no me habías dicho

que me querías presentar

con ella?

pollo: pues sí, pero pues

como no te decidiste a entrar

al negocio, pues ahí la dejamos,

carnal.

edmundo: no, mano, es mucho

ojo eso.

es ilegal.

pollo: pues ¿en qué país

crees que vives, mundo?

¿en australia?

aquí el que no tranza,

no avanza, carnal.

edmundo: ¿sabes qué?

ya vámonos, necesito estudiar

para un examen.

pollo: vete, si el maestro

de patología es bien barco.

además, me acaban de dar

una lanita, pues te quiero

invitar al antro, papá.

¿no se te antoja?

edmundo: pues ¿cómo que no?

llevo semanas, meses,

me urge un reventón.

nachito: ¿y en cuánto van

a salir tus anteojos nuevos,

jefecita?

refugio: ¿eh?

ah, el de la óptica me dio este

papelito, ahí dice el precio.

nachito: ah, ¿y cuándo

te los entregan?

refugio: ay, no, hijo,

no los encargué,

se me hicieron muy caros.

nachito: pero, jefecita,

tú los necesitas.

refugio: no--no--no, hay cosas

más urgentes.

nachito: para nada,

primero están tus ojitos,

lo demás es lo de menos.

refugio: no, mi vida.

[suspira]

nachito: toma, es una propina

que me dieron hoy y mañana

me pagan lo de la camioneta,

así que te llevo a tu trabajo

lo que falta y hasta te acompaño

a encargar los anteojos,

para que no haya pretexto.

refugio: ay, hijo, no.

¿cómo te voy a quitar

hasta tus propinas?

mejor date un gusto.

¿cuánto hace que no sales

a divertirte?

ay, no, mejor cómprate algo

bonito.

nachito: con ver tu carita

de felicidad, ese dinero

ya me lo gasté

en lo más bonito que existe.

refugio: ay, hijo.

nachito: no, mami, no hagas eso

que no me pude quitar bien

la grasa de las uñas.

refugio: pues benditas

tus manos, tus uñas,

y todo lo que trabajan

para ayudarme, hijo.

nachito: mami.

te quiero mucho, mamita.

refugio: hijito.

[música]

[música]

Cargando Playlist...