null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - 'A buen sueño no hay cama dura'

20 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

mónica: claro que sí.

sí, sí, ahí estaremos.

muchas gracias.

hasta luego.

sandra: ya me voy, ma.

mónica: no, no, no, espérame.

alicia me acaba de hablar

que tiene un casting,

hoy,

y cree que tienes

muchas posibilidades

de quedar seleccionada.

sandra: no empieces, ¿sí?

ya sabes que no puedo faltar

al entrenamiento y ahora menos,

ya va a empezar el torneo.

mónica: no, no, no seas egoísta.

¿hasta cuándo vas a seguir

con esa idea del fútbol?

ya casi tienes 18 años.

sandra: amo el fútbol.

es lo que más me gusta hacer

en la vida, no lo voy a dejar.

mónica: mi amor,

uno no se mantiene

de lo que le gusta.

necesitamos el dinero

y tú mejor que nadie lo sabe.

sandra: mi entrenador

se va a enojar.

mónica: yo hablo

con tu entrenador,

él tiene que entender.

¿vamos?

sandra: bueno, pues, vamos.

mónica: vas a salir tan bonita.

ándale, vamos, vamos.

>> guau.

impresionantes fotografías.

mónica: ¿verdad que sí?

>> fotografías muy bien,

tienes mucho potencial.

¿te gusta modelar?

sandra: no--

mónica: sandra.

ay, discúlpela.

los cambios de humor

a estas edades son difíciles.

>> mira, este es un comercial

para américa latina.

¿por qué no haces

la prueba de cámara?

inténtalo.

no tienes nada que perder

y si quedas seleccionada,

puedes ganar muy buen dinero.

¿qué opinas?

sandra: ok.

>> ¿lo intentamos?

va.

mónica: estamos listas, ¿eh?

cuando usted diga.

>> acomódate de nuevo el pelo,

eso.

todo el cabello,

todo el cabello, eso.

sandra: ¿falta mucho?

mónica: no sé, no tengo idea.

¿puedes tener paciencia,

por favor?

sandra: ya sabes que no me gusta

perderme el entrenamiento.

mónica: no empieces con eso,

¿quieres?

sandra: ay, ¿por qué no, a ver?

mónica: cállate ya.

cállate ya.

>> muy bien, ya es todo.

muchísimas gracias,

ya te puedes ir.

¿ya estás lista?

mónica: sí.

sandra: sí.

>> bueno, mira,

te voy a explicar.

esta es una campaña

para chavas de tu edad

que quieren ponerse un poco

lencería más atrevida,

más coqueta, ¿me entiendes?

eso es lo que queremos

transmitir,

lo que queremos enseñarle

al público de tu edad.

sandra: no, a ver,

explíqueme mejor,

es que no entendí nada.

>> mira, queremos que estés

cómoda, transmitir que--

que la ropa es cómoda,

te sientes muy a gusto

utilizándola.

¿tú crees que me puedas

transmitir eso en la cámara?

sandra: puedo intentarlo, sí.

>> mira, lo más importante

es que tú quieras hacerlo,

porque si tú no me puedes

transmitir seguridad, alegría,

que estás a gusto,

la verdad, no tiene caso

que hagas las pruebas.

sandra: no, sí.

sí, sí, claro.

>> ¿sí?

¿estás convencida?

bueno, entonces empezamos.

quítate la bata, siéntate--

sandra: ¿me la saco?

>> sí.

quítatela y acuéstate--

haz de cuenta que tú estás

en tu cama.

sandra: ¿así o más?

>> quítatela completa, claro.

haz de cuenta que tú estás

en tu cama, acabas de hablar

con tu novio--

perdón, señora,

¿me deja trabajar?

por favor, hágase tantito

para atrás, gracias.

estas a gusto.

ok, bien,

acomódate el cabello

hacia el otro lado,

voltéame un poquito

más para acá.

mónica: tienes un talento

innato para el modelaje,

definitivamente.

sandra: no es cierto.

mónica: claro que sí.

sandra: lo hice porque tú

me obligaste.

y digo, sí traté de quedar

seleccionada porque sé

que necesitas el dinero,

pero nada más.

mónica: lo necesitamos.

¿por lo menos puedes

alegrarte un poco?

[timbre]

sandra: ya, mamá.

mónica: ya, ve a abrir,

es tu tía luz.

sandra: ay.

¿tía?

luz: hola.

chiquilla, estás enorme.

y superbonita.

sandra: tú también, muy guapa.

luz: muchas gracias.

sandra: dame tu maleta, pásale.

uy, ¿qué traes, piedras?

luz: [ríe]

mónica: hermanita,

llegaste justo a tiempo.

pedí pizza para celebrar

bueno, que estás aquí, uno,

dos,

que tenemos modelo en casa.

sandra: y dale con lo mismo.

yo no soy modelo, mamá, ya.

mónica: ¿cómo de que no?

sandra acaba de ser

preseleccionada

entre 80 participantes

para ser la modelo

de una supermarca

de ropa interior.

luz: ay, pues, qué bien, ¿no?

sandra: sí,

pero el punto aquí es que

lo estoy haciendo obligada.

yo no quiero ser modelo, mamá.

quiero ser futbolista.

mónica: qué cansado.

es absurdo

que quieras ser futbolista.

las mujeres no son futbolistas.

sandra: claro que sí.

hasta hay mundiales de futbol

de mujeres, ¿o no?

mónica: ay, sí,

pero nadie los ve.

sandra: yo los veo.

mónica: a ver,

ya tienes casi 18 años,

es hora de que empieces

a pensar en tu futuro.

sandra: yo pienso en mi futuro,

el problema aquí es que no es

el que tú quieres para mí,

que es muy diferente.

mónica: si te digo estas cosas,

es porque soy tu mamá

y no quiero que arruines

tu vida.

tú sabes todo lo que me ha

costado sacarte adelante.

sandra: sí, yo lo sé

y siempre te lo voy a agradecer,

pero--

mónica: pero nada, no hay peros.

sandra: no, sí hay peros.

si arruino mi vida,

es problema mío.

yo no voy a dejar de jugar,

entiéndelo.

mónica: eso está por verse.

sandra: de verdad,

no entiendo cómo acepté

hacer ese casting.

odio modelar

y me choca tener que estar

poniendo cara de niña boba,

tonta y--

yo no soy eso, mamá,

ya entiéndelo, por favor.

luz: pues, yo creo que llegué

en muy mal momento.

mónica: no, no te preocupes,

es la edad.

luz: ¿sí, tú crees que sea

la edad?

mónica: no me digas

que la vas a defender.

luz: a ver, hermana,

con todo el cariño que te tengo,

pero no creo que sea la edad.

desde que es chiquita

le encanta el fútbol, lo ama.

mónica: ¿y eso qué?

yo no le digo que deje de jugar,

solo que no se dedique a eso.

ahí no hay futuro.

luz: ahí sí la neta

yo no me voy a meter

porque no sé si en el fútbol

haya o no haya futuro--

mónica: luz, hermanita querida,

con todo el cariño que te tengo,

no te metas.

lo que menos necesito

en este momento es que vengas

a echarle más leña al fuego.

sandra está ya

bastante confundida

para que la apoyes

con esa idea estúpida

del fútbol.

luz: pero es lo que ama,

es lo que le gusta.

mónica: sí, sí,

pero uno no vive de lo que ama,

de lo que le gusta.

estoy tapada en deudas,

apenas si me alcanza.

tú mejor que nadie sabe

lo miserable que es

jaime conmigo

y con sandra ha sido

el peor padre de todos.

luz: a ver, ya, tranquilízate,

relájate.

no vengo a que me grites, ¿eh?

voy llegando.

tranquila.

lo único que te pido

es que lo consideres,

porque yo creo que le va

a afectar muchísimo a sandra

pues, dejar de hacer lo que ama.

mónica: a ver,

sandra puede seguir jugando,

pero como un hobbie,

como un deporte,

no como el centro de su vida.

ay, ya, no hablemos de eso.

ya, ya, ya me duele la cabeza.

ya.

luz: tranquilízate.

mónica: tú me haces poner así.

luz: ¿te paso un pedacito

de pizza?

sandra: el problema no es ese,

sino que mi mamá no quiere

que sea futbolista

y yo no quiero dejar el fútbol.

por nada del mundo.

rafael: perdón que me meta,

pero ¿en serio eres futbolista?

sandra: sí.

¿qué, no se me nota o qué?

rafael: bueno, la verdad--

sandra: bueno, sí, ya sé

que no soy como el estereotipo

de futbolista, pero lo soy.

digo, no profesionalmente,

pero...

bueno, ella también

es futbolista.

rafael: bueno, ¿y están

aplicando en algún equipo

o algo?

sandra: pues, todavía no

en un equipo profesional,

pero quién sabe.

algún día, ¿no?

estefanía: bueno,

tarde o temprano va a pasar

porque sandra es la goleadora

del equipo.

sandra: ay, no exageres.

somos un buen equipo, eso sí.

rafael: bueno, yo creo que nunca

hay que renunciar a sus sueños,

¿eh?

de hecho, hay un dicho por ahí

que habla sobre eso.

dice que--

don tomás.

ambas: [ríen]

rafael: don tomás.

tomás: hola, ¿qué tal,

cómo están?

ambas: bien.

rafael: don tomás, ¿cómo va

ese dicho que habla de la cama

con los sueños inalcanzables?

sandra: [ríe]

tomás: "a buen sueño,

no hay cama dura".

rafael: eso mero, ese.

sandra: "a buen sueño,

no hay cama dura".

estefanía: qué buen dicho, ¿eh?

muy sabio.

sandra: a mí me pasa eso.

¿saben qué?

no me importa cuántos

sacrificios tenga que hacer,

yo voy a ser futbolista.

tomás: me alegro mucho.

pelea por tu sueño.

entrenador: [llama a la puerta]

¿se puede?

todas: sí.

entrenador: jugaron muy bien,

mi leonas.

así las quiero ver en el torneo,

¿eh?

sandra: ¿cómo, cómo?

¿ya va a ser el torneo?

entrenador: sí, claro,

la siguiente semana.

justamente aquí traigo

las hojas para la inscripción,

¿quién le va a entrar?

todas: yo.

entrenador: muy bien.

así me gusta,

vamos a ir a pelear con todo.

yo creo, modestia aparte,

que tenemos muchas posibilidades

para ganar, ¿eh?

estefanía: y no le vamos

a fallar, profe.

entrenador: justo de eso

quería hablarles.

antes de que firmen

necesito que estén muy seguras,

no quiero que después me vayan

a venir con algún problema.

ahorita todavía estamos a tiempo

de buscar un reemplazo.

nada de faltas,

nada de atrasos,

nada de excusas, ¿estamos?

no las escucho, ¿estamos?

todas: [gritan] sí.

entrenador: si ganamos

este torneo delegacional,

vamos a tener muchas opciones

para competir por algo

más grande.

yo apuesto por ustedes,

pero necesitan echarle ganas.

¿están dispuestas?

todas: sí.

entrenador: no las escucho.

todas: [gritan] sí.

entrenador: así me gusta.

venga, vamos.

vamos, leonas, vamos, vamos.

venga.

venga, venga, vamos.

un, dos, tres...

todas: ¡leonas!

entrenador: bien.

me firman, ¿eh?

las espero afuera.

mónica: ¿este contrato sería

por un año?

>> sí, bueno,

eso es para empezar.

lo que nosotros le ofrecemos

es potenciar a sandra

como modelo,

enseñarle todo lo de pasarela,

maquillaje.

todo lo que tiene que ver

con el mundo del modelaje.

mónica: suena increíble.

>> bueno, y solamente estamos

pidiendo el 15%

de sus ganacias.

mónica: ¿y si no gana nada?

>> es que eso no va a pasar.

y si fuera el caso,

no le vamos a cobrar

absolutamente nada.

mónica: ah, perfecto.

>> la verdad, sandra tiene

una belleza muy especial.

mónica: sí.

>> solamente es cuestión

de que ella quiera hacerlo.

mónica: ella quiere hacerlo.

>> pues eso a mí no me pareció

el otro día que vino.

mónica: ay, porque son cosas

de la edad.

pero ese es mi problema,

sandra va a cumplir

con todos sus requisitos.

>> si firma,

se va a tener que comprometer

a asistir a todos los castings

y pasarelas que nosotros

le asignemos aquí en la agencia.

y también venir a las clases

que se imparten aquí.

mónica: sí, ese no es problema.

>> ok.

mónica: ¿y dónde firmo?

>> aquí, mire.

tiene que firmarme

todas las hojas de este lado

y al final donde está marcado.

luz: no, estuvo padrísimo.

eso fue en la galería de madrid.

no sabes cuánta gente hubo.

ve.

sandra: felicidades.

luz: muchas gracias.

ay, chiquilla, la verdad

es que estoy supercontenta

ahora que me voy a finlandia.

sandra: me imagino.

qué increíble estar por allá,

conocer y me llevas.

luz: claro que te voy a llevar,

¿sabes a qué?

a modelar.

sandra: no, cállate la boca, no.

uy, no.

luz: no, la verdad es que

vale mucho seguir tu sueño

siempre, siempre.

sandra: a buen sueño,

no hay cama dura, como dicen.

luz: uy, ¿y eso?

sandra: un dicho que me aprendí

hace poquito.

luz: pero bueno, sí,

así, exactamente tal cual.

no importa lo que

se te atraviese,

no importa lo difícil que sea,

pero siempre tienes que--

que seguir tus sueños,

serle fiel.

¿tú te imaginas la cara

que pusieron tus abuelos

cuando yo les dije "ay,

quiero ser pintora"?

sandra: no.

luz: no tienes idea, ¿eh?

uh.

sandra: [ríe]

luz: tu abuelita

así como tu mamá.

diario me hacía

la vida imposible, de verdad.

es más, hasta me fui de la casa.

pero nunca, nunca, nunca

dejé de seguir mi sueños.

ay, ¿y nada más

por complacerlos?

jamás, no, no, no.

sandra: no sé por qué me suena

esa historia conocida.

luz: sí, así es.

¿tú de verdad quieres ser

futbolista?

sandra: sí.

sí, es--

es lo que más disfruto hacer.

no sé, me apasiona.

pero mi mamá no quiere entender.

no sé, siente que es,

no sé, un capricho, un berrinche

y que tengo que hacer cosas

más importantes

como ser presidenta

o yo qué sé que piensa.

mónica: hola, hola.

sandra: hola.

estábamos hablando de ti.

luz: sí, te estábamos esperando.

sandra: ¿y esas flores?

¿quién te las dio o qué?

mónica: son para ti, mi amor.

sandra: ¿por?

mónica: eres oficialmente

modelo de la agencia.

sandra: ¿perdón?

mónica: [asiente]

la agencia se compromete

a enseñarte todo

lo que sea necesario

para que seas modelo

y además, te va a promocionar.

sandra: mamá, ¿qué te pasa?

a ver, estás loca, ¿no?

yo no voy a ser modelo,

¿lo puedes entender?

mónica: no empieces con eso.

tienes un don

y tienes que aprovecharlo.

no cualquiera puede ser modelo.

sandra: voy a ser futbolista,

te guste o no te guste.

mamá, ya voy a cumplir 18 años.

mónica: a mí no me importa

cuántos años vayas a cumplir,

mientras estés en mi casa,

vas a hacer lo que yo diga, ¿ok?

sandra: no me queda de otra.

[música]

[música]

[silbato]

entrenador: vamos, niñas,

con energía.

sin soltar el balón,

la mirada al frente.

las quiero concentradas--

estefanía, ¿qué estás haciendo?

vamos.

pensando, niñas, pensando.

vamos, las que siguen.

sandra: profe, es que ya

me tengo que ir.

entrenador: ¿y ahora por qué?

sandra: mi mamá que insiste

en meterme a una cosa

de modelaje.

entrenador: otro comercial.

sandra: algo así.

entrenador: sandra, no puedes

faltar a los entrenamientos,

fui muy claro el otro día.

sandra: ya sé, ya sé,

no va a volver a pasar.

mire, si fuera por mí,

no iría, lo sabe.

entrenador: ¿quieres que hable

con tu mamá?

sandra: no, no, mejor

yo hablo con ella.

entrenador: yo sé que a tu mamá

no le gusta que juegues fútbol,

pero ella tiene que entender

lo que significa para ti.

sandra: si necesito que hable

con ella, yo le digo, ¿va?

entrenador: está bien.

mañana no vayas a llegar tarde,

por favor.

sandra: no, no, no.

muchas gracias, me voy

porque ya llego tarde.

entrenador: vamos, niñas.

[silbato]

¿qué paso con esa energía?

vamos, sin soltar el balón.

>> bien,

suéltate un poquito más.

suéltate, eso.

bien, bien, bien.

acomódate el cabello

hacia el otro lado.

eso.

a ver, déjame ver.

mónica: sandra, ¿dónde estás?

apúrate, por favor.

ya va a ser tu turno.

>> ¿alguna noticia?

mónica: eh, sí, ya viene.

está en el tráfico.

>> por esta vez

se la vamos a pasar,

pero que no se le haga

costumbre, ella tiene que ser

muy puntual en esto.

madre: sí, por supuesto.

sandra: ay, perdón, perdón.

es que no pude llegar antes.

>> mira, por suerte llegaron

dos chavas antes que tú.

por favor, vete a cambiar

y también pasa a maquillaje,

pero no te tardes.

mónica: ¿es el primer día

y llegas tarde?

sandra: mamá, ya te dije

que no pude llegar antes.

de hecho, me tuve que salir

antes de que acabara

el entrenamiento, ¿feliz?

mónica: pues, voy a tener

que hablar con tu entrenador.

él tiene que entender

que el fútbol no es tu vida,

¿ok?

sandra: ojalá que la que

me entendiera fueras tú.

mónica: ay, ya cállate.

vete a cambiar.

sandra: como usted diga, señora.

a ver, yo me puedo cambiar sola.

mónica: llegas tarde y todavía

te tardas.

ambas: ♪ estas son las mañanitas

que cantaba el rey david

a las muchachas bonitas

se las cantamos aquí ♪

luz: ya despiértate.

mónica: feliz cumpleaños,

mi niñita preciosa.

pide un deseo.

sandra: buenos días.

mónica: buenos días.

sandra: eh.

ambas: ¡bravo!

mónica: toma, mi tesoro.

luz: ábrelo, ábrelo.

mónica: un set de maquillaje

de más de 15 colores,

¿no está increíble?

sandra: muchas gracias, ma.

mónica: de nada, mi amor.

el arte del maquillaje

lo tienes que aprender

a la perfección, ¿eh?

sandra: [asiente]

luz: para que luego me maquilles

a mí.

a ver, abre este.

sandra: ¿qué es?

luz: ay, pues, no,

¿cómo te voy a decir?

si no, no es sorpresa.

sandra: ay, ¿qué es, qué es?

a la una, a las dos--

ay, sí.

luz: los regreso--

sandra: no, no, no.

muchas gracias.

luz: de nada, mi amor.

sandra: ¿cómo sabías que era

mi color favorito?

mónica: ya, vete a bañar

para que no se haga tarde.

sandra: ay, ya, me pruebo esto

para ver si me quedan.

mónica: por cierto,

tu papá me mandó mensaje

que le llames.

sandra: ¿cómo,

ni en el día de mi cumpleaños

me puede llamar él?

dile que ni piense

que lo voy a llamar.

luz: bueno, ya, ya, ya,

no te claves con eso.

vete a bañar

que nosotras te vamos a preparar

un desayuno digno

de una chava mayor de edad.

ya vas a poder votar.

sandra: ay, suena muy raro, ¿no?

mayor de edad, ya soy

mayor de edad, sí.

me voy a bañar,

pero con mis tenis.

muchas gracias.

ambas: [ríen]

sandra: me voy a bañar.

luz: ya ve, ya ve, ya ve.

es que no puedo creer

que ya sea toda una mujer.

mónica: sí.

me doy cuenta.

y créelo, por favor,

para que le ayudes también

a creerlo a ella.

regalándole tenis

no le estás ayudando mucho.

luz: ay, mónica, por dios,

¿qué tienen que ver mis tenis?

mónica: que fomentas

la tontería del fútbol.

ay, mira,

yo no me voy a cansar

hasta que lo entienda.

luz: no, no, es que te oigo

y de verdad que aquí veo

el reflejo de la señora laurita,

tu mamá, qué horror, no manches.

mónica: por favor.

vamos a desayunar.

estefanía: si jugamos como hoy,

vamos a llegar muy lejos.

sandra: sí.

se siente luego, luego

cuando todas estamos

jugando bien.

estefanía: ¿sabías que mi mamá

mandó a hacer las playeras

para todas?

sandra: no, qué buena onda.

estefanía: ya sabes que es

nuestra fan número uno.

sandra: ya sé.

ojalá pudiera decir lo mismo.

estefanía: ay, ya,

no te amargues.

aparte, hoy es tu cumpleaños,

¿por qué no vas a festejar

a la cafetería del dicho?

sandra: no puedo, me tengo

que ir corriendo a la agencia.

pero el fin de semana seguro sí.

¿me perdonas?

entrenador: sandra, ¿tienes

un minuto?

sandra: sí, profe, ¿qué pasó?

entrenador: en el entrenamiento

pasado vinieron unos directivos

de un par de clubes

profesionales.

sandra: ¿y?

entrenador: y están interesados

en ti.

sandra: ¿en serio?

¿y qué clubes son o qué?

entrenador: mira, lo más

importante es que definas

si realmente quieres ser

futbolista.

sandra: claro que sí,

es el sueño de mi vida.

entrenador: no parece.

sandra: ¿por qué me dice eso?

usted mejor que nadie sabe

que amo el fútbol.

entrenador: sí, yo lo sé.

pero tu mamá no piensa lo mismo

y te presiona

para que seas modelo

y desgraciadamente

ambas cosas no pueden ser.

mira, si quieres dedicarte

realmente al futbol profesional,

tienes que tomar una decisión.

ahora si decides no ser

profesional, no hay problema,

puedes seguir como aficionada

y está bien.

pero si lo que quieres

es ser futbolista,

la cosa cambia.

hoy vienen otra vez

los directivos

y quieren verte jugar.

hay un partido con las azules,

si quieres, te puedo meter,

pero tienes que decidirte.

sandra: es que me tengo que ir

a la agencia.

entrenador: yo lo sé.

sandra: ¿y no puede ser

otro día?

mire, mañana puedo llegar a--

entrenador: sandra, esto es

una oportunidad,

tú decides si la tomas

o la dejas.

[música]

[música]

>> sonríe un poquito.

eso, eso.

suéltate, bien.

bien.

¿problemas con el tráfico

otra vez?

madre: no lo sé.

la verdad es que

no me ha contestado.

>> la verdad, aquí estamos

perdiendo el tiempo, señora.

madre: no, no,

ella va a responder,

yo se lo aseguro.

>> mire, ella no quiere modelar.

madre: claro que quiere.

usted vio los resultados

el día de la campaña.

>> sí, los vi,

pero ella no quiere hacerlo.

madre: sí quiere.

por favor,

dele una última oportunidad.

le aseguro que esta va a ser

su última falta.

>> bueno, está bien.

una última oportunidad

pero si falta o si llega tarde

hasta aquí la dejamos.

>> sí.

>> ¿de acuerdo?

déjame ver.

esta foto no me sirve.

mónica: ahora sí me va

a escuchar.

me mintió,

estuve en la agencia,

me dijo que iba a ir,

¿cómo es posible que me haya

mentido?

luz: ya, por favor relájate,

así no vas a solucionar nada--

mónica: no, tengo que lograr

que me respete.

luz: oye, mónica,

es su cumpleaños,

ha de estar con sus amigas

festejando--

mónica: ay ya deja

de defenderla por favor.

luz: ay, dios mío,

qué difícil es.

sandra: hola.

mónica: ¿dónde estabas?

¿por qué llegas tan tarde?

sandra: ay, perdón,

es que se me apagó la pila

del teléfono y ya en la agencia

ves que no hay--

mónica: mentirosa.

te estuve esperando

y nunca llegaste,

¿por qué?

sandra: me tuve que quedar

en el entrenamiento, ¿contenta?

mónica: tenías un compromiso,

¿ya se te olvidó?

sandra: ¿cómo quieres que

se me olvide si me lo recuerdas

todo el santo día?

mónica: ¿entonces?

sandra: entonces lo mejor

es que rompamos el contrato

con esa agencia.

a ver, mamá,

no sé en qué tono

te tengo que explicar

que no quiero ser modelo.

¿que es tan difícil de entender

que quiero ser futbolista?

mónica: ¿sabes qué?

se acabó.

desde hoy tienes prohibido

seguir en el futbol,

no voy a seguir consintiendo

tus caprichos.

luz: a ver, no son caprichos--

mónica: no te metas.

sandra: a ver, no le hables así

a mi tía, ¿eh?

tiene razón, no es ningún

berrinche.

y no me puedes obligar.

mónica: claro que puedo,

por supuesto que puedo.

sandra: tengo 18 años,

¿ya se te olvidó?

no pienso dejar de seguir

mi sueño por ti.

a buen sueño no hay cama dura.

mónica: ya te dije que mientras

vivas en mi casa

vas a seguir exactamente--

sandra: si, si, si,

tus reglas, ya lo sé.

pues quédate con tu casa.

no pienso seguir tus reglas.

mónica: ¿a dónde vas?

sandra: a donde sea

que me dejen ser yo, mamá.

mónica: ¡te vas a arrepentir,

sandra!

luz: ¿ves lo que acabas

de hacer?

¿contenta?

mónica: ¿sabes qué?

no tengo ganas de escucharte,

¡no tengo ganas de escuchar

a nadie!

sandra: no entiendo porqué

mi mamá es así conmigo.

estefanía: mira, ella no sabe

lo que hace,

seguro te quiere.

sandra: si de verdad me quisiera

pensaría en mí,

en lo que yo quiero,

en lo que yo necesito,

no lo que a ella se le da

la gana que crea que

yo necesito.

estefanía: bueno, igual

y te puedes quedar

el tiempo que tú quieras aquí.

sandra: ay yo sé,

pero no, tengo que buscar

cómo me las arreglo yo.

no quiero ser una carga

para ti y para tu mamá,

no me puedo quedar, no.

estefanía: mira, lo bueno es que

ya eres mayor de edad,

acabas de cumplir 18 años,

ya eres una adulta.

sandra: qué ironía, ¿no?

es el cumpleaños más triste

de toda mi vida.

estefanía: ey, sabes que cuentas

conmigo para lo que necesites.

sandra: ay yo sé.

pero ya, ya me tengo que calmar

y ya tengo que estar bien y ya.

estefanía: no te reprimas,

es bueno llorar.

sandra: no, pero sino me voy

a deshidratar y el coach

se va a enojar conmigo.

estefanía: jamás se enojaría

con la jugadora estrella.

[celular]

sandra: ¿por qué no puede

entender que no quiero hablar

con ella?

no me va a dejar en paz nunca.

mónica: ¿por qué no me contesta?

luz: ay pues porque está enojada

contigo.

mónica: ve la hora que es.

no puede hacerme esto,

no puedo más de la angustia.

luz: ah, es justo un mensaje

de sandra,

dice que está en casa

de su amiga estefanía,

que por favor la dejes en paz,

que no vayas.

mónica: ¿a mí no me contesta

y te escribe a ti?

luz: pues porque está enojada

contigo, mónica, ya, por favor,

por lo menos sabemos dónde está.

mónica: voy a ir a buscarla.

luz: ¡a ver, ya déjala en paz!

ya, te estás pasando.

mónica: ¿tú qué sabes

si no eres mamá?

luz: sí, no, no soy mamá,

pero sé lo que son las

relaciones humanas y la estás

absorbiendo con tu actitud.

mónica: no me andes

con sermones,

yo he dado mi vida por mi hija,

ella no me puede hacer esto.

luz: a ver,

tú has hecho lo que tienes que

hacer como mamá, punto,

ella no es responsable

de tus errores.

la que dejó todo fuiste tú

por pensar en casarte

con el hombre incorrecto.

mónica: ¿qué estás diciendo?

luz: pues la verdad, mónica.

sí, tú abandonaste todo

porque pensaste que jaime

pues te iba a tener en una casa

divina como princesa

y no fue así.

mónica: ahora soy yo la culpable

de que jaime me haya abandonado,

de que haya resultado ser

un pésimo padre

y de que tenga otra mujer.

luz: no, tampoco te estoy

diciendo eso, no.

tú eres responsable nada más

de haber abandonado

tus proyectos.

mónica: no me estás ayudando.

luz: a ver, por favor,

entiéndelo, entiéndelo ya.

deja en paz a sandra, deja--

deja que ella haga lo que quiere

hacer, es que todos los que

estamos aquí eso deberíamos

de hacer--

mónica: ya no quiero escucharte

más.

luz: a ver, solo te voy a decir

una cosa.

ya has perdido mucho

por el deber ser,

no vayas a perder a tu hija

por favor,

déjala que ella decida,

tiene derechos--

mónica: ya no te quiero

escuchar,

me tienes aburrida.

¿sabes qué?

¿por qué no te vas a casa

de tus amigas?

entrenador: yo sé que en la

cancha están buscando a alguien

que cuide el lugar

por las noches.

sandra: ¿en serio?

entrenador: me imagino que no es

el mejor trabajo,

pero al menos podrías

tener un techo donde dormir

y te pagarían un sueldo.

no es la gran cosa,

pero yo creo que por ahora

puede funcionar.

sandra: no, está increíble,

¿y con quién tengo que hablar

o qué?

entrenador: ahorita te paso

el dato.

sandra: ya tengo casa.

¡don tomás!

¿y, qué te parece?

estefanía: pues está

muy solitario, ¿no?

sandra: bueno, solamente

estaría solo en las noches

así que no me da tanto rollo.

estefanía: ¿no te da miedo?

sandra: no...

no.

estefanía: y entonces sí vas

a aceptar, ¿no?

mónica: ¡por supuesto que no!

sandra: mamá, ¿qué haces aquí?

mónica: vine a buscarte.

vienes en este momento

a la casa.

sandra: a ver, a ver,

no me voy a ir contigo

a ningún lado, ¿ok?

mónica: vas a venir conmigo

por las buena so por las malas.

estefanía: bueno, mejor yo

las dejo.

sandra: no, no, no,

tú no te vas a ir

a ningún lado,

la que se va a ir eres tú.

mónica: ¿no estás escuchando

lo que te digo?

sandra: mamá, ya tengo 18 años,

ya no me puedes obligar a irme

contigo.

mónica: [mufa] pensé que ya

se te había pasado

esa estupidez.

sandra: no es estupidez

y no se me va a pasar,

¿por qué no puedes entenderlo?

mónica: ¿entonces vas

a renunciar a ser modelo?

sandra: yo no tengo que

renunciar a nada, mamá,

yo nunca quise ser modelo.

lo hice porque tú me obligaste

para ayudarte a ti.

mónica: qué pena me da ver

cómo tiras tu vida

a la basura,

qué lástima me das.

estefanía: no te pongas así,

no echaste a perder nada.

quiero que sepas que yo siempre

voy a estar aquí para ti.

[música]

[música]

>> dile que no se preocupe,

que yo mañana le mando.

mónica: gracias.

>> claro, estamos

en contacto.

bye.

señora, qué bueno que vino,

le tengo muy buenas noticias.

mónica: ¿si?

>> me acaban de hablar

para ofrecernos una campaña

de trajes de baño.

mónica: ay no...

>> yo estoy seguro que sandra

puede hacerla.

mónica: de eso justo vengo

a hablarle.

sandra ya no va a venir.

>> ¿qué?

a ver, ¿cómo que sandra

ya no va a venir?

a ver, nosotros tenemos

un contrato firmado,

ella tiene un compromiso,

no puede venir aquí

cuando se le pegue la gana.

mónica: ya lo sé,

no sabe cómo me duele

pero no puedo obligarla,

es una necia,

sigue empeñada en lo del futbol,

¿qué hago?

>> pues si usted quiere

romper el contrato

va a tener que pagar la multa

correspondiente.

nosotros gastamos mucho dinero

en ella, la publicamos

en el catálogo de nosotros.

mónica: ¿una multa?

no sabía que había multa--

>> ah, pues debió haber

leído bien el contrato, señora.

mónica: pues sí, se la pagó,

no sé de dónde voy a sacar

el dinero pero lo consigo.

>> mire, mire, está bien,

lo de la multa va a quedar

a mi criterio, no se preocupe.

yo estoy conciente que usted

hizo hasta lo imposible

por hacer que sandra entrara

en razón.

mónica: no sabe cómo lo he

intentado.

>> mire, yo también soy papá

y la verdad así es la cosa

con los chavos,

nosotros no podemos obligarlos

a hacer lo que nosotros queremos

y, si me permite darle

un consejo, apóyela,

apóyela en lo que ella

quiere hacer.

y, bueno, si se arrepiente,

las puertas de esta agencia

están abiertas para ustedes.

mónica: gracias.

entrenador: sandra, ¿puedes

venir tantito, por favor?

sandra: sí, ¿pasó algo?

entrenador: no, lo que pasa

es que llamaron los directivos

que han estado visitando

las canchas.

sandra: ¿y?

entrenador: y te quieren ver

jugar, están interesados

en ti.

sandra: ¿en serio?

¿qué tengo que hacer--?

entrenador: tienes que

presentarte el próximo miércoles

a las siete de la mañana.

sandra: perfecto,

¿y dónde es o qué?

entrenador: eso es lo malo,

queda como a dos horas de aquí.

sandra: ay no me diga eso,

¿tanto?

entrenador: digo, un día o dos

no está tan mal, ¿no?

pero ya de fijo va a ser

muy pesado.

sandra: no importa, yo llego.

entrenador: a la larga va

a importar, sandra.

¿por qué no te regresas

a casa de tu mamá?

ella vive más cerca del centro

deportivo donde te toca

entrenar.

sandra: no, mire, no pasa nada,

yo llego, me voy en metro--

entrenador: no seas necia,

sandra, si te lo digo

es por algo.

mira, de entrada tendrías que

salir de aquí como a las cinco

de la mañana, ¿eh?

a oscuras, sola.

y luego al regreso

vas a llegar tardísimo,

eso no va a ser bueno para ti.

¿quieres que hable con tu mamá?

sandra: no, profe,

prefiero que no, gracias.

entrenador: tienes que pensar

en algo, sandra,

si vives tan lejos, sola

y sin apoyo familiar,

no va a resultar.

sandra: déjeme ver qué puedo

hacer, ¿si?

entrenador: piénsalo bien.

por tu bien deberías de regresar

a tu casa o buscar un lugar

que no te quede tan lejos.

esto va a ser muy pesado

para ti y te vas a perder

una gran oportunidad.

ándale, a entrenar.

¡vamos, niñas!

[música]

sandra: hola.

mónica: sabía que ibas a volver.

sube a bañarte,

te preparo algo de comer.

tenemos que hablar.

sandra: no, no, nada más vine

por mi ropa y unas cosas.

mónica: no, no, no,

si te vas de mi casa

te vas con lo puesto.

sandra: ¿por qué eres así, eh?

¿por qué eres así conmigo?

mónica: porque me doy cuenta

que estás echando a perder

tu vida.

sandra: ay ¿sabes qué?

no pienso volver a discutir

contigo.

el sábado estoy citada

por un equipo profesional.

mónica: [resuella]

qué maravilla.

sandra: gracias.

mónica: conmigo no cuentes

para nada.

si es para trabajar

o para estudiar, a la mejor,

pero para tu idea estúpida

del futbol olvídalo.

sandra: qué pena que

cuando sea futbolista

profesional no voy a ser

como todos los demás

que les agradecen a sus mamás

por todo el apoyo,

al contrario,

gracias por nada, mamá.

[solloza]

[llaman a la puerta]

¿quién es?

luz: la bruja de tu tía.

ambas: [ríen]

sandra: me asustaste.

luz: hola.

sandra: qué bonita sorpresa,

¿qué haces aquí?

luz: ¿pensaste que te iba

a dejar aquí solita

y abandonada, verdad?

sandra: ¿cómo supiste que estaba

aquí?

luz: pues tu mamá me lo dijo.

sandra: mi mamá.

bueno, no vamos a hablar

de eso ahorita, ¿verdad?

luz: pues te tengo

un chismesote.

a mí también me corrió.

[ríe]

sandra: ¡no es cierto!

[ríe]

bueno, si quieres nos podemos

quedar aquí si no tienes

dónde quedarte, nos apretamos.

luz: ay, chiquilla,

no te preocupes,

ya me estoy quedando

con una amiga.

sólo pasé a dejarte

unas cositas.

sandra: ¿qué cositas?

luz: ah, pues es que pensé

que ibas a extrañar

el maquillaje,

las pestañas postizas--

sandra: no, no, por favor, no.

luz: ábrelo.

a ver, te ayudo.

sandra: tía, ¿cómo crees?

es mucha ropa.

luz: ¿y qué?

y espero que todo te quede

super lindo.

sandra: no, tía, no te lo puedo

aceptar, regrésalo y quédate--

luz: ¿qué te pasa?

claro que no.

además este dinero lo invertí

en ti, voy a hacer que tú

cumplas tu sueño, vas a ver.

al igual que tú,

yo también pasé por muchísimos

obstáculos, no sabes,

nadie creía en mí,

nadie pensaba que yo iba

a ser pintora.

sandra: ¿nadie te apoyó?

luz: sí, solo me apoyó

mi abuelito nacho.

sin él la verdad no sé qué

hubiera hecho.

por eso quiero que nunca,

nunca, nunca te sientas sola.

yo siempre voy a estar contigo.

sandra: gracias.

[solloza]

luz: no sabes cómo me gustaría

que--

pues que tu mamá recapacitara

y que viera que está cometiendo

un error.

sandra: no, no creo, pero--

no vamos a hablar de ella

ahorita--

luz: oye, ¿tienes hambre?

sandra: no, no--

luz: bueno, pues yo voy a ir

a una taquería que está aquí

en la esquina, vi unos tacos

de costilla con cebollita--

sandra: no, no, sí quiero,

sí te acepto unos taquitos,

la verdad sí tengo mucha hambre.

luz: ay véngase, mi chiquilla,

yo te quiero muchísimo.

sandra: dos de pastorcito...

[música]

[música]

luz: vengo a despedirme,

me regreso a morelia.

¿puedo pasar?

mónica: pasa,

estoy desayunando.

¿quieres café?

luz: no, gracias,

ya desayuné.

mónica: ¿entonces para qué

viniste si no quieres

estar conmigo?

luz: anoche estuve con sandra.

mónica: qué bien.

luz: sí, le regalé un poco

de ropa y dinero.

mónica: ah, me vienes a cobrar.

luz: ¿es en serio?

pues claro que no.

solo quiero contarte

que sandra le habló a su papá

y hoy lo fue a ver.

mónica: ¿para qué?

luz: pues ¿cómo que para qué?

para ver si se puede ir

a vivir con él.

mónica: no, es una broma.

luz: no, ojalá fuera una broma.

la pobre tuvo que recurrir

a ese hombre que nunca le ha

hecho caso para conseguir

su sueño.

mónica: no entiendo.

luz: a ver, mónica,

el equipo que la quiere probar

entrena lejísimo,

si sandra sigue viviendo ahí

pues mínimo se va a echar

dos horas de viaje.

mónica: no, y entonces tú

le aconsejaste que le llamara.

luz: ay sí, claro,

pues yo se lo pasé,

pues ¿cómo crees?

pero ¿qué puedo hacer?

no tiene a quién más llamar.

mónica: lo único que va a hacer

jaime es lastimarla.

luz: sí, así como tú, ¿no?

mónica, sandra es tu única hija,

¿de verdad vas a perderla?

¿tú crees que vale más

lo que, según tú,

es correcto para ella?

oye, tú eres testigo de cuánto

me costó recuperar la relación

con mi mamá, ¿no?

¿quieres lo mismo para ti

y para sandra?

mónica: no exageres,

no es lo mismo.

luz: ah, ¿no?

¿y cuál es la diferencia?

yo me alejé de mi mamá

porque jamás jamás me apoyó

en nada.

tú sabes cuánto me costó

ser pintora y pues sí,

no tengo tanto dinero,

pero realmente soy feliz.

y me siento realizada.

hermana,

espero que apoyes a tu hija.

oye, realmente te necesita.

mónica: ¿a qué hora sale

tu camión?

¿quieres que te lleve?

luz: no, gracias,

ahí afuera está mi amiga.

solo vine a despedirme

y a contarte todo esto.

y quiero que sepas, bueno,

no sé si sirva de algo, ¿verdad?

pero nunca, nunca, nunca voy

a dejar sola a mi sobrina,

yo la voy a ayudar en todo

lo que pueda.

mónica: buen viaje.

luz: gracias.

me lo llevo para el camino.

mónica: buen tiro.

sandra: ¿vienes a pelear

de nuevo?

mónica: ¿fuiste a ver a tu papá?

sandra: sí, ¿te dijo mi tía?

mónica: sí, sí me dijo.

¿te vas a ir a vivir con él?

sandra: no, no puede,

no tiene espacio.

[ríe] bueno, en realidad nunca

lo ha tenido.

fue una pérdida de tiempo

pero tenía que intentarlo,

igual y me las voy a arreglar.

mónica: qué miserable.

sandra: mejor no hablemos

de miserables que tú tampoco

me has apoyado mucho

que digamos.

mónica: a buen sueño no hay cama

dura, ¿así va el dicho?

sandra: sí.

¿ahora me vas a decir

que también en eso

estoy equivocada?

¿que me voy a dar cuenta

que no es tan fácil?

lo voy a lograr,

aunque te tenga a ti

y al mundo en contra.

mónica: sí.

perdóname.

he sido muy egoísta.

y, si aún sirve,

quiero que sepas que te extraño

horrores,

que me daría mucho gusto

que regresaras a la casa y que,

por supuesto, te voy a apoyar

en todo lo que necesites

para ser futbolista

o lo que tú quieras.

sandra: ¿estás hablando

en serio?

mónica: sí.

he sido una ciega,

me dejé llevar por mis miedos

y mis frustraciones

y eso está muy mal.

quiero verte feliz,

quiero que hagas lo que

necesites hacer en la vida.

sandra: muchas gracias, mami.

no sabes lo--lo feliz que

me hace escucharte decir eso.

mónica: te voy a apoyar en todo,

siempre.

¿por qué no llama?

¿será que no la aceptaron

en la selección?

luz: ay no, cállate,

no, no creo.

su entrenador dijo que eso

de la prueba pues nada más

era como un trámite,

si la querían en el equipo

pues ya, no han de tardar.

ay, ahí vienen.

mónica: ¿qué pasó?

¿qué?

sandra: [grita] nos aceptaron.

mónica: ¿qué, sí?

¡felicidades!

[risas]

qué nervios, hija.

qué mala eres.

entrenador: esta vez yo invito

porque es una ocasión especial.

mónica: ay muchas gracias.

estábamos con un nervio,

no sabes.

sandra: las vi, las vi.

mónica: ¿por qué no nos

hablabas?

rafael: qué buena onda.

oigan, voy a llamar a don tomás

para que nos saquemos una foto.

¡don tomás!

tomás: ¿qué?

rafael: véngase,

vamos a sacarnos una foto

con las triunfadoras,

las futbolistas.

tomás: [ríe]

felicidades, felicidades.

sandra: es que la verdad

es que somos nosotras

las que nos queremos tomar

una foto con ustedes.

porque pues gracias a su dicho,

a buen sueño no hay cama dura,

hoy entré a un equipo

profesional.

[risas]

mónica: don tomás,

gracias por aconsejar a mi hija

y darle valor para no renunciar

a sus sueños.

tomás: no tiene nada

que agradecer.

ella tenía toda la fuerza.

bueno, me alegro mucho,

las felicito.

sandra: gracias.

¿las fotos?

entrenador: bueno, pues ahora

sí, ¿ya?

rafael: todos miren aquí.

acá está.

¿listos?

a la una,

a las dos...

digan whisky.

todos: ¡whisky!

brisa: ♪ yo no soy

una muñeca plástica

saca el pie del freno

y déjate llevar ♪

Cargando Playlist...