null: nullpx

Desafíos y peligros detrás de la grabación de 'Ángeles y Demonios'

La reportera Andrea Sambucetti comparte su experiencia al entrevistar a un grupo de personas que en el pasado estuvieron relacionadas con el crimen y hoy promueven un mensaje contra la violencia en Ciudad Juárez, México.
14 Feb 2017 – 3:54 PM EST


Por Andrea Sambuccetti

Ciudad Juárez, Chihuahua, México- “Quiero hablar con la reportera, primero, sola”. Esa era la condición si quería entrevistar a ‘Pantera’. Estaba con mi equipo y era algo difícil el decidir qué hacer. Yo quería su testimonio: Pantera tenía su frente tatuada con la historia de un pasado oscuro, sabía que había estado vinculado con las maras y que hoy había cambiado su vida. Quería saber qué lo llevó al infierno y qué lo sacó de él. Quería saber cómo fue su radical transformación.

Pero… ¿Por qué 'Pantera' había pedido eso? ¿Qué debía hacer? Estábamos en un barrio alejado de Ciudad Juárez y siempre trabajamos en equipo. Y nos debíamos separar para que sucediera esa conversación. Fueron unos minutos tensionantes. Al final, me decidí.

Una vez solos, Pantera me dice: -“A mí no me gusta la televisión, nunca he salido en la televisión”. -“La verdad es que a mí tampoco”, le contesté.


Yo no miro mucha televisión, la verdad. Sólo me gustan algunas historias, en especial, las que tienen algún mensaje, las que rompen la barrera del simple relato de sucesos y llegan un poco más allá. Y estaba segura: 'Pantera' tenía ese tipo de historia.

'Pantera' lo pensó un instante. Y luego accedió a darme la entrevista, a contarme de sus sufrimientos, del horror que vivió de niño y del sufrimiento que él causó a otros.

Lo más importante que tiene todo entrevistado es la historia de su vida. Por eso le agradezco que 'Pantera' me la haya confiado. Me senté frente a un ex pandillero por cuyas manos corrió la sangre, que privó vidas. También me senté frente a un niño quebrado por padres abandónicos, que no le lograron transmitir amor.


'Pantera' estaba viviendo en tremenda soledad en las calles. Y estaba mudando sus dientes, a los 11 años. No sabía qué hacer del dolor que tenía. Esos son problemas que a la mayoría de los niños les resuelven sus papás. En cambio 'Pantera', sin saber que hacer, se dio su primera dosis de heroina, a esa edad, iniciándose en una adicción que lo acompañó por años.

Toda la grabación del especial "Ángeles y Demonios" presentó desafíos. Encontramos momentos y situaciones muy complicadas junto al grupo que forman personas que estuvieron vinculadas con el crimen organizado de alguna manera y salen a las calles vestidos de angeles con mensajes directos a los carteles de la droga, a los traficantes, a las prostitutas, a los corruptos.


Tuvimos que estar en las calles hasta la madrugada en medio de un frío record en esa ciudad, con vientos y sosteniendo los ángeles sus alas, mientras intentábamos grabar cómo ellos les llevaban su mensaje de cambio, arrepentimiento y acercamiento a Dios.

En un momento, estábamos grabando a un grupo de mujeres trabajadoras sexuales cuando seis individuos me rodearon y otros dos, al camarógrafo. Todo el mundo salió corriendo y así logramos despistar. No se qué querrían, pero fue una situación incómoda.


Ángeles recorren Juárez incitando al cambio entre traficantes, criminales y prostitutas

Loading
Cargando galería

Por otra parte, me sorprendió muchísimo la buena aceptación que el grupo “Angeles Mensajeros” que lidera el ex periodista y evangélico Carlos Mayorga tiene en las calles.

Con mensajes claramente incómodos como “policía corrupta arrepiéntete”… pensé que nos sacarían de muchos sitios. Pero no fue así.

Lo que más me gusto de este especial, es haber visto con mis propios ojos el poder curativo de la fe.


RELACIONADOS:ReligiónNarcotráficoAYA A Fondo
Publicidad