Asilo Político

El periodista mexicano Emilio Gutiérrez Soto, tras 8 años esperando asilo en EEUU, escapó por poco de la deportación

El reportero que solicitó asilo en 2009 tras recibir amenazas de supuestos miembros del ejército en Chihuahua fue detenido el jueves junto a su hijo, pero evitó ser enviado de vuelta a México por orden de la Junta de Apelaciones.
10 Dic 2017 – 6:31 PM EST

El periodista mexicano Emilio Gutiérrez Soto, de 54 años de edad, y su hijo Oscar, de 24 años, han luchado por permanecer en Estados Unidos desde enero de 2009.

Esta pelea casi termina el 7 de diciembre después que agentes de ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas, por sus siglas en inglés) los esposaron y arrastraron en lo que debió ser un control de rutina, según denunció su abogado.

Este episodio fue el más reciente de lo que ha sido una angustiosa historia que es anterior a la ofensiva del presidente Donald Trump contra inmigrantes y solicitantes de asilo. Pero ahora ha tomado un nuevo giro, posiblemente peligroso, dijo el viernes su abogado, Eduardo Beckett, a la publicación online The Texas Tribune.

Gutiérrez Soto huyó del estado de Chihuahua cuando un reportaje sobre la corrupción de los carteles de la droga y los militares mexicanos le puso precio a su vida. El reportero cruzó hacia EEUU en junio de 2008, pero inmediatamente fue detenido por agentes de inmigración durante 7 meses. Fue liberado a finales de enero de 2009 y logró un permiso temporal de trabajo. Su hijo estuvo detenido en un centro juvenil y fue liberado dos meses después.


La petición de asilo del periodista mexicano y su hijo fue negada, aunque el reportero nunca cometió un crimen y siguió todas las instrucciones que le dieron mientras esperaba que un juez dictaminara sobre su caso. La Junta de Apelaciones de Inmigración del Departamento de Justicia de los EEUU desestimó la apelación y el abogado dijo que le quedaba solo una opción: pedirle a la misma junta que reabriera el caso.

"Presentamos una moción para reabrir su caso ante la Junta de Apelaciones de Inmigración, y al mismo tiempo, pedimos una suspensión de emergencia [de la deportación]", dijo el abogado.

Beckett reveló que sabía los riesgos que corría su cliente al registrarse con ICE, pero dijo que tomó la decisión porque era un asunto relativamente rutinario y que es requerido cuando se hace una solicitud para detener una orden de deportación hasta que la junta de revisión tenga un veredicto.

"Tuvimos garantías de que, al menos, esperarían las apelaciones de la Junta de Inmigración para adjudicar la suspensión", dijo Beckett. "Cuando fuimos a ir a informarlo, los agentes del ICE lo esposaron y se lo llevaron", agregó.

Mientras ICE transportaba a Gutiérrez y su hijo hacia la frontera, Beckett pudo detener temporalmente la deportación, pero sus defendidos siguen detenidos en Sierra Blanca, Texas, un puesto a 90 millas al este de El Paso. No hay una fecha límite para su liberación, pero el abogado dijo que espera una decisión sobre la solicitud a la Junta de Apelaciones de Inmigración en unas pocas semanas. Gutiérrez y su hijo no pueden ser deportados mientras se toma una decisión, pero sí pueden permanecer encerrados.

"El 19 de julio de 2017, un juez de inmigración federal denegó la solicitud [de Gutiérrez] de asilo y ordenó su deportación. El 2 de noviembre de 2017, la Junta de Apelaciones de Inmigración desestimó su apelación a la decisión del juez de inmigración. Posteriormente, Gutiérrez presentó ante la Junta una suspensión de expulsión, que fue otorgada el 7 de diciembre de 2017 ", dice un comunicado de la oficina de ICE en San Antonio. "Gutiérrez permanece bajo custodia de ICE a la espera de la resolución de su caso de inmigración".

El caso de Gutiérrez ha despertado la atención internacional, grupos de defensa de los medios han solicitado a las autoridades que le otorguen el asilo al reportero y su hijo. A principios de 2017, Gutiérrez recibió el premio a la Libertad de Prensa John Aubuchon del National Press Club por sus reportajes publicados en México, considerado actualmente como uno de los lugares más peligrosos para periodistas en América.

En un comunicado de prensa de octubre, el National Press Club dijo que Gutiérrez indicó que “él y sus asociados mexicanos se ‘hallan inmersos en una gran oscuridad’, mientras reporteros son asesinados, secuestrados y forzados a esconderse por temor a represalias por sus reportajes sobre carteles de droga y corrupción gubernamental”.

El viernes Gutiérrez dijo por teléfono desde el centro de detención que las cosas en Chihuahua han cambiado desde el que huyó la primera vez, pero que se han puesto peor en vez de mejorar. Describió temblando como pensó a principios de la semana que lo iban a dejar en el puente (fronterizo) y forzar a regresar al país del que escapó.

“Los soldados mexicanos están justo allí en el puente”, dijo hablando en español. “¿Cómo puedes confiar en que ellos van a respetar tu vida?”.

Mientras tanto, Beckett estaba más calmado el viernes de lo que recuerda haber estado el jueves después de que vio a Gutiérrez ser llevado. Él pensó que su cliente iba a creer que había sido entrampado por lo rápido que actué ICE. Buscó la manera de eliminar esas preocupaciones el viernes.

“No quiero que pienses por un minuto que te he abandonado”, dijo a su cliente en español. “Estaremos contigo hasta el final, pero necesito que no te rindas”.

Beckett dice que piensa que ICE podría tratar de detener a sus clientes lo suficiente para que la experiencia rompa sus espíritus y que ambos se rindan y pidan voluntariamente ser llevados de vuelta a México. Así pasó más temprano este año cuando Martín Méndez Pineda, quien también escapó de México después de reportar sobre corrupción llegó al El Paso y pidió asilo. Pero su detención eventualmente lo forzó a desistir de su solicitud y regresó a México.

Pese a varios reverses, Gutiérrez dice que no se rendirá. Incluso si no pudiera quedarse en EEUU, dice, espera encontrar una manera de ser enviado a otra parte porque se rehúsa a regresar a México.

Nota de la redacción: en la década que va del 2006 al 2016 fueron asesinados 21 periodistas mexicanos en el ejercicio de su profesión. En 2017 se han registrado al menos 11 asesinatos de periodistas en México.

Imágenes: estos periodistas han sido asesinados en México

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Frontera EEUU México
Publicidad