null: nullpx
Andrew Cuomo

Cuomo pidió esperar los "hechos" del informe; llegaron y sus aliados quedaron sin argumentos para defenderlo

Los demócratas, incluyendo al presidente Joe Biden, le han dado la espalda al gobernador argumentando que la contundencia del reporte de la fiscalía no deja espacio para respaldarlo. Eso, y el cobor que le hacen de algunas jugadas políticas del pasado, han dejado en la soledad a Cuomo.
9 Ago 2021 – 04:46 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, adoptó el estilo de decisiones basadas en “hechos” como su marca personal. Una estrategia que le dio credibilidad y reforzó su imagen de líder nacional cuando el país atravesaba la peor fase de la pandemia del coronavirus en 2020.

“Mi trabajo es informar a los neoyorquinos de los hechos, ya sean bonitos o feos”, dijo en un tuit en abril del ese año.

Diez meses después, Cuomo apeló confiado a los “hechos” como su última línea de defensa cuando surgieron acusaciones de acoso sexual y otros abusos en el lugar de trabajo en su contra.

En ese momento, Cuomo negó las acusaciones y solicitó a la fiscala general de Nueva York, Letitia James, que investigara el caso y pidió “a la gente de este estado que espere a los hechos del informe del fiscal general antes de formarse una opinión”.

El informe llegó esta semana y Cuomo terminó convertido en víctima de sus propias palabras, porque en sus 165 páginas y apéndices aparecen detallados “hechos” contundentes que implican al gobernador y que no parecen ayudar incluso a quienes quisieran respaldarlo en esta hora compleja.

En el reporte se afirma que Cuomo "participó en una conducta que constituye acoso sexual, según las leyes federales y del estado de Nueva York". El texto describe desde el uso del poder para acosar sexualmente a 11 mujeres, besos y toques a personas sin su consentimiento, comentarios sexuales y ofensivos, y hasta cómo presidió una cultura laboral de “miedo e intimidación”.

Los relatos de todas las mujeres fueron consistentes a través de la investigación, que incluyó entrevistas con más de ciento cincuenta personas y la revisión de unas setenta y cuatro mil páginas de documentos.

Esos hechos en los que confiaba Cuomo terminaron volviéndose en su contra. Sus aliado le dieron la espalda y sus enemigos los usan ahora para avanzar en un juicio político que podría convertirlo en tan solo el segundo gobernador en enfrentar este procedimiento en más de un siglo.

Efecto cascada

El resultado del informe no dejó muchos argumentos para defenderlo. El presidente Joe Biden, quien había sido cauteloso cuando salió a la luz el escándalo, le dio el golpe más fuerte diciendo que debía sajar el cargo.

Como resultado, se desbarató el frente de figuras políticas locales con quienes Cuomo se había rodeado tras la denuncia y que ayudaron a crear una calma temporal para la aprobación del presupuesto, una ley que legaliza el consumo de marihuana, y acciones para controlar la variante delta del covid-19.

Su aliado más cercano, Jay Jacobs, el jefe del Partido Demócrata del estado, y quien había sido el defensor más acérrimo del gobernador en los últimos meses, dio un paso atrás según reportó el diario The New York Times.

"El gobernador ha perdido su capacidad de gobernar, tanto en la práctica como en la moral", dijo Jacobs, quien fue elegido por Cuomo para el cargo en 2019.

Cargando Video...
¿Quién es Kathy Hochul, la mujer que podría reemplazar a Andrew Cuomo en caso de salir de su cargo?

Incluso seguidores fieles del gobernador han dicho estar decepcionados y desconsolados tras lo que leyeron en el informe, de acuerdo a una publicación del medio local Gothamist.

Se trata de las personas que respaldaron a Cuomo en los eventos públicos poco después de que surgieran las acusaciones, como los líderes de la Iglesia Bautista Mount Neboh en Harlem, que habían dejado claro que no abandonarían al gobernador.

También el exrepresentante Charles Rangel, quien dijo en un evento en marzo que Cuomo había ido a Harlem para estar con sus amigos, dijo a Gothamist/WNYC, que “las acusaciones han sido probadas casi sin ningún desafío”.

“Es la realidad y el gobernador tiene un problema realmente serio que, lamentablemente, su respuesta no abordó adecuadamente”, afirmó Rangel.

El exasambleísta Keith Wright, quien lidera el Partido Demócrata en Manhattan, dijo a medios locales que el informe habla por sí solo y que simplemente no sabía si Cuomo podría esperar otra reunión de apoyo de los líderes negros en Harlem.

Mientras, Hazel Dukes, directora de la Conferencia de Nueva York de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), quien se refirió en marzo a Cuomo como su hijo, dijo también a Gothamist/WNYC, que las acusaciones del informe son “muy dañinas y serias”.

Margen limitado de maniobra

El cerco de Cuomo se explica en parte porque el Partido Demócrata se ha alejado rápidamente de él, a diferencia de lo que hizo el Republicano con el expresidente Donald Trump, a quien han tolerado y apadrinando en varios escándalos similares en los que se ha visto envuelto.

El gobernador demócrata entró a la arena política de la mano de su padre, el también tres veces gobernador Mario Cuomo (1983-1994) y además de ser el líder de una influyente familia política estatal, es apreciado por algunos por su fama de ser efectivo al ejecutar objetivos, con un estilo agresivo con el que acosa a sus opositores y alinea a sus colaboradores.

Su estilo de hacer política, y el poder que ha concentrado en Albany, le ha granjeado muchos enemigos dentro y fuera del partido.

En este momento crítico de su carrera política sus errores dan paso al cobro de cuentas pendientes con sectores como la poderosa ala de izquierda neoyorquina con quien ha roto varios puentes y en cuyas filas milita la representante Alexandria Ocasio-Cortez.

En el 2018, cuando peleaba por su tercera reelección había instado a los líderes laborales a retirar el financiamiento al Partido de las Familias Trabajadoras (WFP, en sus siglas en inglés), un tercer partido fundado en 1998 que reúne líderes sindicales y activistas comunitarios, así como a los grupos comunitarios liberales que apoyaban a entonces candidata a alcalde Cynthia Nixon.

Cuatro años antes, Cuomo y sus aliados políticos crearon el Women's Equal Party (WEP) con el objetivo , según reportó The New York Times, de quitar el voto femenino a su oponente republicano, Rob Astorino, quien se oponía al derecho al aborto, y restar también votos al WFP cuya candidata para las primarias era la abogada Zephyr Teachout.

El futuro de Cuomo no solo se definirá en la Asamblea si esta decide abrirle un proceso de ‘impeachment’. También está en manos de los fiscales del estado.

Los fiscales de Manhattan y Albany abrieron investigaciones penales en su contra, y los fiscales de los condados de Westchester y Nassau solicitaron a la oficina del fiscal general material de investigación.

Además, el fiscal del condado de Oswego, Greg Oakes, dijo que solicitará materiales relacionados con una de las acusaciones hechas en el informe, reportó The New York Times.

Mientras tanto, el gobernador de Nueva York Cuomo se mantiene en silencio, atrincherado en su mansión en Albany y fuera de la vista del público.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default