null: nullpx
Coronavirus

El papa Francisco llama a vacunarse contra el covid-19 como "un acto de amor"

En un mensaje en video, el papa Francisco junto con otros líderes de la Iglesia católica envía un contundente mensaje a favor de la inmunización contra el coronavirus frente a la retórica antivacuna de algunos sectores ultraconservadores católicos.
18 Ago 2021 – 02:24 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La cúpula de la Iglesia católica ha enviado un mensaje rotundo a favor de la vacunación contra el covid-19 para tratar de convencer a las personas que no se están inmunizando en parte por la influencia de sectores ultraconservadores, particularmente en Estados Unidos y Latinoamérica.

El papa Francisco y seis arzobispos y cardenales del continente americano lanzaron la campaña “De Ti Depende” del Ad Council y COVID Collaborative, iniciativas sin fin de lucro que han hecho campañas informativas, de sensibilización y educación en torno a la pandemia.

"Vacunarse con vacunas autorizadas por las autoridades competentes es un acto de amor. Y ayudar a que la mayoría de la gente lo haga es un acto de amor. Amor a uno mismo, a los familiares y amigos a todos los pueblos. El amor es también social y político, es universal", dice Francisco, el primer papa latinoaméricano, en el vídeo de la campaña.


Y añade: "Vacunarse es un método sencillo pero profundo de promover el bien común y de cuidarnos unos a otros, especialmente los más vulnerables".

El papa Francisco, que se vacunó entre enero y febrero y siempre ha defendido la inmunización, dijo además que pide a Dios para que "cada uno pueda aportar su pequeño grano de arena, su pequeño gesto de amor, para un futuro mejor".

En el videomensaje aparecen también el arzobispo de Los Ángeles, José Horacio Gómez Velasco; los cardenales Carlos Aguiar Retes ( México); Óscar Rodríguez Maradiaga ( Honduras); Cláudio Hummes ( Brasil); Gregorio Rosa Chávez ( El Salvador) y el arzobispo de Trujillo ( Perú), Héctor Miguel Cabrejos Vidarte.

Los religiosos no solo piden que se vacunen quienes no lo han querido hacer hasta ahora, sino también llaman al acceso universal a la inmunización en todo el mundo, frente a la desigualdad actual: el 31.8% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna y el 23.9% la pauta completa, pero solo el 1.3% de la población de los países de bajos recursos han recibido al menos una dosis, según el portal de estadísticas Our World in Data.

Ultraconservadores antivacunas en la Iglesia católica

En Estados Unidos, según datos del Public Research Institute, organización que estudia y sondea diferentes tópicos vinculados a las religiones, los protestantes hispanos y los protestantes evangélicos blancos siguen siendo los grupos religiosos con menor probabilidad de aceptar vacunas (56% para ambos grupos).

Pero también algunos líderes católicos han mostrado posiciones antivacunas, incluso dentro de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), que en marzo dijo que la inmunización tenía "peligros morales" por el presunto uso de líneas celulares de fetos abortados.

De hecho, las vacunas de Johnson & Johnson no usaron tejidos de fetos abortados sino líneas celulares de fetos que se abortaron en 1985, que en realidad son solo células independientes que se han cultivado en un laboratorio durante décadas, como explicó El Detector de Univision en esta nota.

Johnson & Johnson ha reiterado que su vacuna no usó tejidos de fetos en su fabricación ni en su fase de pruebas, y los científicos han aclarado que no se usan tejidos de fetos para la fabricación de ninguna vacuna.

El cardenal Burke, antivacunas y muy grave por covid-19

Por otra parte, el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, conocido por sus discursos contrarios a la vacuna contra el covid-19, se encuentra hospitalizado y conectado a un respirador artificial tras ser diagnosticado con la enfermedad.

En los primeros meses de la pandemia, el cardenal, uno de los mayores opositores de Francisco, animó a los católicos a que no hicieran caso de las recomendaciones sanitarias y se mostró contrario a las vacunas haciéndose eco además de una de las falsedades que circulan sobre la inoculación de “una especie de microchip con el que en cualquier momento el Estado puede controlar la salud de las personas".

Iacopo Scaramuzzi, periodista italiano y autor del libro sobre la manipulación del cristianismo por parte de los políticos ultraderechistas y populistas, "¿Dios? Al fondo a la derecha", explicó a la agencia Efe que "hay un sector de católicos ultraconservadores, reaccionarios... que han abrazado la posición antivacunas por múltiples razones como, por ejemplo, el uso de células procedentes de tejidos obtenidos de fetos abortados, pero a menudo, en el fondo, hay una desconfianza hacia la ciencia y la modernidad".

"Más que inspirada por el Evangelio, esta posición me parece inspirada por la superstición o por el milagro y a menudo se une con teorías de conspiración imaginativas con un sabor apocalíptico que converge, en el campo político, con las posiciones de la derecha populista... que utiliza instrumentalmente el lenguaje religioso para reforzar sus creencias de forma dogmática", añade.

Scaramuzzi dice que, con el mensaje de esta nueva campaña, "el papa hace una operación refinada. Explica que no hay contradicción entre fe y ciencia y enmarca el tema de la vacunación en una perspectiva espiritual y moral".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default