null: nullpx
100 días Biden

Un salario mínimo de $15 en todo EEUU, una promesa esquiva para Biden

Una iniciativa para elevar el salario mínimo dentro del más reciente paquete de estímulo económico naufragó en el Congreso, donde falló en lograr un consenso entre los mismos demócratas. Distintos análisis han alimentado el debate entre los potenciales beneficios para las personas de bajos ingresos y el posible impacto para los pequeños negocios en medio del golpe por la pandemia.
29 Abr 2021 – 10:58 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Llevar gradualmente el salario mínimo hasta $15 por hora para el 2025 es una promesa del presidente Joe Biden que, hasta el momento, luce esquiva de cumplir.

El principal esfuerzo que han hecho los demócratas en los 100 días que Biden lleva en el poder fracasó en conseguirlo, cuando debieron retirar la iniciativa del paquete de estímulo económico aprobado en marzo, el Plan de Rescate Estadounidense.

Sacar la medida fue decisión de una funcionaria del Senado encargada de evaluar qué asuntos pueden o no ser votados dentro del proceso de 'reconciliación' usado por los demócratas para dar luz verde al paquete de ayudas sin apoyo republicano. Sin embargo, el debate también ayudó a ilustrar lo lejos que están los mismos demócratas de alcanzar un consenso sobre el mínimo que debe ganar una persona por cada hora trabajada .

Para esos días, la figura del senador Joe Manchin se alzó como un punto disidente dentro de las filas demócratas. Expresó renuencia a elevar el salario mínimo hasta el umbral de los $15 por hora y abogó para que se redujera el monto de los beneficios federales por desempleo. Propuso mejorarlo a $11 por hora, desde los actuales $7.25 que ha estado en vigor desde hace más de una década.


"Joe Biden han dicho, y así lo creo, que si vas a trabajar cada día debes ganar por encima de la línea de pobreza, cuando sacas los números obtienes $11, y puedes lograr (ese umbral) rápido en el próximo par de años", dijo Manchin en una entrevista con CNN consultado sobre su postura frente a la de colegas demócratas progresistas.

Si $11 por hora es el número más apropiado también es objeto de debate. Algunos economistas hablan de tratar de llegar a un "sweet spot" o número idóneo, como menciona esta columna de The Washington Post. Sin embargo, ese punto puede ser apropiado en la ciudad de Nueva York, pero no serlo en una zona rural de Estados Unidos.

"El 'sweet spot' es drásticamente diferente a lo largo del país. Incluso varía dentro de un mismo estado. Los costos de vida en Chicago son 35% mayores que los de Danville, en el centro de Illinois, de acuerdo al Pew Research Center", escribió Roger Lowenstein en esa columna. "A nivel nacional, las variaciones son mayores. El costo de vivir en Manhattan es tres veces mayor que el de Joplin, Missouri", agregó.

Beneficio vs impacto adverso, qué dicen los expertos

A la discusión sobre qué salario es pertinente se han sumado también los enfoques que tradicionalmente ponen de relieve los expertos cuando surgen debates como este, centrados principalmente en cuánto se beneficiarán las personas que ganan el salario mínimo y el impacto que tendría el alza en los pequeños negocios y su sobrevivencia. Reportes recientes de entes no partidistas como uno de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO en inglés) también se han agregado a la ecuación.

Ese informe de la CBO aportó otra prueba sobre cuán cuesta arriba puede ser alcanzar un consenso: estimó que un salario mínimo de $15 por hora puede beneficiar a unas 17 millones de personas y sacar a 900,000 de la pobreza, pero a la vez podría amenazar la existencia de 1.4 millones de empleos porque algunos pequeños negocios lucharían para encarar el alza en sus costos laborales.

"Cuando sube el costo de emplear trabajadores con salarios bajos, se reduce el costo relativo de emplear trabajadores con salarios altos y de invertir en tecnología y maquinaria. Por ende, algunos empleadores responderán a un alza del salario mínimo optando por esos sustitutos y reduciendo la contratación de trabajadores de bajos salarios", explicó la CBO.

Algunos economistas, como los del Centro Laboral de la Universidad de Berkeley, difieren de ese análisis. Michael Reich, de ese Centro, explicó en este reporte que elevar el salario de forma gradual —como se ha planteado— evitaría un "shock" y también la rotación de empleados, lo que a su vez reduciría los costos de emplear y entrenarlos.

"Los costos laborales subirían y los negocios pasarían esas pequeñas alzas a sus clientes. Pero las investigaciones muestran que las personas absorberán esos precios más altos, especialmente si se dividen gradualmente a lo largo de cinco años", dijo.

Una medida popular en EEUU

Por el momento, Biden ha maniobrado en lo que tiene alcance. Esta semana, por ejemplo, anunció un alza a $15 del salario mínimo para los contratistas del gobierno federal a partir de enero del 2022.

"La orden ejecutiva garantiza que cientos de miles de trabajadores no tengan que trabajar a tiempo completo y vivir en la pobreza. Mejorará la seguridad económica de las familias y logrará un progreso en revertir décadas de desigualdad salarial", dijo el gobierno.

Elevar el salario mínimo a $15 por hora es una iniciativa sumamente popular entre los residentes de Estados Unidos, de acuerdo a un reciente informe del Pew Research Center donde el 62% de los participantes dijo estar de acuerdo con esa medida. Sus respuestas pueden dar pistas a los legisladores sobre cómo abordar el asunto en Washington.

Un 54% dijo que los congresistas se deberían enfocar en aprobar un alza salarial "incluso si es significativamente menor que hasta $15 por hora", mostró el reporte. Un 43% coincidió en que negociar una subida del salario mínimo debe ser una prioridad de los legisladores pese a que no se concrete un alza este año. Entre los hispanos, el apoyo al incremento se empina al 76%.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default