null: nullpx
Vanessa Guillen

Alto mando dividido sobre proyecto de ley Vanessa Guillén que aparta a jefes militares de decisiones judiciales

Un nuevo proyecto de ley que reformaría la forma en que la justicia militar trata los abusos sexuales, así como otros delitos graves como el asesinato, se topa con la oposición de importantes uniformados. (Read this article in English)
23 Jun 2021 – 06:41 PM EDT
Comparte
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin (izq.) y la soldado Vanessa Guillén (der). Crédito: Agecnias / David Maris / Univision

Mientras un nuevo proyecto de ley de reforma militar de Vanessa Guillén gana apoyo en el Congreso, los líderes militares están divididos sobre la propuesta de eliminar la cadena de mando de las decisiones de enjuiciamiento por abuso sexual y otros delitos graves como el asesinato.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, ha dicho que apoyará los cambios en el sistema de justicia militar que saca a los mandos militares de las decisiones sobre el enjuiciamiento de casos de agresión sexual. Pero Austin, que debía declarar sobre este asunto ante el Congreso este miércoles, no ha expresado su opinión sobre otros delitos como el asesinato.

Een las últimas semanas, varios jefes militares -generales y almirantes-, en cartas enviadas al Congreso, manifestaron su desconfianza sobre el cambio en materia de agresiones sexuales, y expusieron sus mayores reservas sobre una reforma más amplia del sistema de justicia militar.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo que la eliminación de los comandantes en decisiones de enjuiciamiento "puede tener un efecto adverso en la preparación, el cumplimiento de la misión, el buen orden y la disciplina, la justicia, la cohesión de la unidad, la confianza y la lealtad entre los comandantes y aquellos que dirigen".

Pese a ello, Milley reconoció que las Fuerzas Armadas no han avanzado lo suficiente en la lucha contra las agresiones sexuales y ha dicho que está abierto al cambio en ese sentido.

Eso provocó una reacción apasionada de los miembros del Congreso que lideran la batalla por la reforma.

Flagelo

"No hay mayor problema en el ejército de Estados Unidos en este momento que el flagelo de las agresiones sexuales", dijo la senadora Kirsten Gillibrand, demócrata de Nueva York, que ha estado presionando por la reforma durante ocho años.

"Aún peor que eso es la visión de los comandantes. El hecho de que nuestros generales, nuestros almirantes... sigan estando en contra de esto es chocante", añadió durante una rueda de prensa el miércoles para anunciar el último proyecto de reforma en honor a Vanessa Guillen, la joven soldado destacada en Fort Hood que fue asesinada en abril de 2020 por un compañero de tropa y cuyo cuerpo apareció desmenbrado en junio de ese año.

Gillibrand calificó las cartas de "decepcionantes, pero no sorprendentes". En un comunicado dijo que "la cadena de mando siempre ha luchado para proteger el statu quo, tal y como están haciendo aquí. Sus argumentos son temas de conversación reciclados de las batallas por el progreso en el pasado y están vacíos de cualquier argumento coherente más allá del falso 'buen orden y disciplina'".

Austin en favor

Una Comisión de Revisión Independiente sobre la Agresión Sexual y el Acoso Sexual, nombrada por Austin, ha recomendado al Pentágono que se eliminen de la cadena de mando las agresiones sexuales, la mala conducta sexual, la violencia doméstica, el acoso, las represalias, las agresiones sexuales a menores y la distribución indebida de fotos.

En una declaración, Austin dijo que es partidario de apartar de la cadena de mando esos delitos de agresión sexual y otros relacionados, como la violencia doméstica, y dejar que se encarguen de ellos abogados militares independientes.

"En general, parecen sólidos y bien fundamentados", dijo Austin en su declaración. "He ordenado a mi personal que haga una evaluación detallada y un plan de implementación para mi revisión y aprobación", añadió.

Austin dijo que presentará sus recomendaciones al presidente Joe Biden en los próximos días.

Su apoyo público al cambio envía una fuerte señal a los militares e impulsa el cambio. El memorando de Austin, sin embargo, no expresa ninguna opinión sobre el proyecto de ley de Gillibrand que introduciría cambios más amplios en el sistema de justicia militar y exigiría que abogados independientes se ocuparan de todos los delitos importantes, incluyendo homicidios.

Algunas fuentes dicen que Austin tiene reservas sobre el cambio más amplio esbozado en el proyecto de ley de Gillibrand, similares a las expresadas por sus principales líderes.

Era hora de que los líderes militares y los escépticos del Congreso "se pusieran en el lado correcto de la historia", dijo el coronel Don Christensen, presidente de Protect Our Defenders, que defiende a las víctimas de abusos militares.

"Después de décadas de luchar contra cualquier tipo de reforma, a pesar de una atroz y continua epidemia de agresiones sexuales, la cúpula militar sabe que ha perdido en el tema de las agresiones sexuales," dijó. "Dejar los delitos graves dentro de la cadena de mando es una forma segura de garantizar que el abuso continúe," añadió.

Cargando Video...
La muerte de Vanessa Guillén: un año a la espera de respuestas

Supermayoría bipartidista

La legislación de Gillibrand, la Ley de Mejora de la Justicia Militar y de Prevención del Incremento, cuenta con el apoyo de una supermayoría bipartidista formada por 66 senadores, incluidos 43 demócratas y 21 republicanos. Pero la legislación está siendo bloqueada en el Senado por dos senadores de alto rango que tradicionalmente se han inclinado a favor de los jefes militares.

El miércoles, la representante Jackie Speier, demócrata de California, presentó un proyecto de ley complementario en la Cámara de Representantes, que lleva el nombre de Vanessa Guillén.

Punto de inflexión

"El atroz asesinato de la especialista Vanessa Guillén fue el punto de inflexión (...) para despertar al Congreso y a los militares", dijo. "Desde 2016, más soldados de Fort Hood han muerto en homicidios que en batalla... haciendo que la patria sea más mortal que el campo de batalla", agregó.

"Según la ley actual, los comandantes que no tienen formación jurídica toman la decisión de procesar a un miembro del servicio por delitos graves, como el asesinato y la violación, en el marco del sistema de justicia militar", dijo Speier.

La nueva ley propuesta "transferiría esta responsabilidad a los abogados militares con gran experiencia en juicios, ofreciendo a las víctimas y a sus seres queridos la confianza de que un fiscal militar profesional e independiente -fuera de la cadena de mando de la víctima y del presunto autor- está tomando decisiones cruciales sobre la conveniencia de llevar a cabo el juicio", añadió.

La familia Guillen también está impulsando otra reforma que permitiría reclamar una compensación económica a los militares por las víctimas de abusos. Según la ley actual, los miembros del ejército no tienen derecho a demandar al gobierno, excepto por negligencia médica.

"Diga su nombre: Vanessa Guillén"

El proyecto de ley de Gillibrand y Speier tiene el apoyo importante del Presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a varios Republicanos y exmilitares en el Congreso.

"Hace tiempo que debería haberse abordado. Llevaremos este proyecto de ley al pleno (para su votación)... tan pronto como sea posible," dijo Pelosi en la conferencia de prensa del miércoles.

"Diga su nombre: Vanessa Guillén," agregó, antes de felicitar a la familia Guillén por su valiente esfuerzo "convirtiendo su dolor en un cambio para salvar a otras personas que podrían ser víctimas."

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default