null: nullpx
Vanessa Guillen

Líderes del Congreso se unen en apoyo a nueva 'Ley Vanessa Guillén' para prevenir abusos en las fuerzas armadas

En un paso adelante para las víctimas de abuso sexual en las fuerzas armadas, un grupo bipartidista de congresistas de ambas cámaras tiene previsto presentar este miércoles una nueva ley para que la decisión de enjuiciar a los responsables deje de depender de la cadena de mando. (Read this article in English)
23 Jun 2021 – 11:52 AM EDT
Comparte
La congresistas Jackie Speier (izq) y Kirsten Gillibrand han propuesto leyes para eradicar el acoso sexual entre militares. Crédito: Getty / Univision

El nuevo proyecto de ley que se presentará este miércoles por la mañana, intenta unir dos proyectos de ley que compiten en la Cámara de Representantes y el Senado, lo que podría allanar el camino para la rápida aprobación de una ley que sería una pieza legislativa histórica.

La nueva propuesta, titulado la 'Ley Vanessa Guillén de Mejora de la Justicia Militar y Aumento de la Prevención', es el resultado de una colaboración de la representante Jackie Speier, de California, y la senadora Kirsten Gillibrand, de Nueva York, que han liderado la campaña en el Congreso para prevenir los abusos sexuales en el mundo militar y que cuenta también con el respaldo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

En un esfuerzo bicameral diseñado para avanzar más rápido hacia un voto, Speier está adaptando un proyecto de ley que presentó el mes pasado con algunos cambios para acercarla a una propuesta ya introducida por Gillibrand en abril, de acuerdo con un anuncio oficial de la oficina de Speier. También cuenta con el apoyo de varios otros congresistas, incluidas Sylvia García y Verónica Escobar de Texas.

"Los proyectos de ley son prácticamente idénticos. Hemos trabajado muy estrechamente para asegurarnos de que así fuera," dijo un vocero de la oficina de Gillibrand.

Durante décadas, los esfuerzos en el Congreso han fracasado en la aprobación de leyes que protejan a las mujeres -y a los hombres- del acoso y las agresiones sexuales durante el servicio militar, debido a la falta de voluntad política y a la resistencia de los militares.

Eso cambió tras la desaparición y el asesinato de la especialista Vanessa Guillén en Fort Hood, Texas, el año pasado, lo que provocó una enorme indignación pública y la solidaridad con su familia.

Obstáculos

Los defensores de la reforma dicen que los esfuerzos unidos de Gillibrand y Speier podrían marcar la diferencia esta vez. "Está muy cerca". Está unido, es bipartidista, tiene ambas cámaras", dijo el coronel Don Christensen, presidente de Protect Our Defenders, un grupo que defiende a las víctimas de abusos sexuales en las fuerzas armadas.

Pero la resistencia no ha desaparecido del todo. El nuevo proyecto de ley es también un esfuerzo para presionar a dos senadores clave, ambos veteranos del Ejército, el demócrata Jack Reed, de Rhode Island, y el republicano Jim Inhofe, de Oklahoma, que están bloqueando el rápido avance de la legislación.

Reed, que preside el Comité de Servicios Armados del Senado, ha impedido que el proyecto de ley sea votado por unanimidad en el comité, lo que aceleraría drásticamente su aprobación.

Se acusa a Reed y a Inhofe de obedecer a los intereses de los generales y almirantes que intentan limitar el alcance del proyecto de ley de Gillibrand, que eliminaría la cadena de mando no solo en los delitos sexuales, sino también de todos los demás delitos graves.

"Los militares saben claramente que han perdido en el tema de los abusos sexuales, así que ahora quieren hacer una retirada estratégica y asegurarse de que no pierden nada más", dijo Christensen.

El legado de Guillén

"Estamos orgullosos de nuestro duro trabajo y esfuerzos y emocionados de ver la unión de los proyectos de ley de Gillibrand y Speier y el nombre que honrará el legado de Vanessa de por vida", dijo Natalie Khawam, la abogada de la familia Guillén, que asiste al anuncio del nuevo proyecto de ley este miércoles.

Khawam dijo que es importante que el proyecto de ley se apruebe rápidamente, "para que nuestros soldados estén protegidos como se merecen, y para que lo que le ocurrió a Vanessa no vuelva a suceder".

La familia Guillén ha liderado una campaña nacional para presionar al Pentágono a fin de que realice importantes reformas que permitan la creación de fiscales independientes que no respondan ante la cadena de mando militar. Con demasiada frecuencia, dicen los críticos, se permite que los abusadores se salgan con la suya en el acoso y la agresión sexual debido a que los comandantes prefieren encubrir los abusos para proteger su reputación y la de sus unidades.

Alianza bipartidista

El nuevo proyecto de ley en la Cámera de Representantes se hace eco de la legislación de Gillibrand, que retira de la cadena de mando la decisión de perseguir los delitos graves y la pone en manos de fiscales militares capacitados e independientes.

La propuesta de Gillibrand que fue presentado a finales de abril también prevé varias disposiciones nuevas de prevención, como una mayor y mejor formación de los mandos y un aumento de las medidas de seguridad física, como una mejor iluminación en las bases militares y cámaras de seguridad.


A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años por el Pentágono para abordar el problema, las denuncias de agresiones sexuales se han duplicado, mientras que el índice de enjuiciamientos ha descendido. Una de cada 16 mujeres en el Ejército denunció haber sido manoseada, violada o agredida sexualmente en 2018.

La propuesta de Gillibrand obtuvó una rara alianza bipartidista de decenas de miembros clave del Senado, incluidos republicanos como el senador Ted Cruz de Texas y el líder de la minoría republicana Mitch McConnell.

Dos semanas después, Speier presentó su propia propuesta, que incluía algunas diferencias. El proyecto de ley de Speier también contemplaba crear un proceso para la compensación financiera de los miembros del servicio que sobreviven a la violencia sexual cuando el ejército ha sido negligente, y una reforma para mejorar al programa militar de acoso sexual/respuesta y prevención de agresiones (SHARP).

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Vanessa GuillenAbuso sexualAcosoCámara de RepresentantesJackie Speier

Más contenido de tu interés

Default

Default