null: nullpx
Organizaciones Criminales

Mexicano integrante de una narcofamilia es sentenciado a más de cinco años de prisión federal

Edgar Limón, de 39 años se declaró culpable de participar en una conspiración de trafico de drogas y lavado de dinero; su hermano Jeuri es señalado como el acusado principal de una investigación internacional de drogas, y su madre, de 67 años ya cumple una sentencia de casi siete años detrás de las rejas.
10 Mar 2020 – 09:53 PM EDT
Comparte
Los acusados enviaban metanfetamina porcorreo regular a sus clientes en el país. Crédito: California Justice Department

Edgar Limón, de 39 años, era el cabecilla que dirigía una casa de seguridad en la ciudad de Azusa, California, se dedicaba al lavado de dinero para el cartel de Sinaloa. Hoy fue sentenciado a más de cinco años en prisión. Su hermano Jeuri Limón Elenes, quien se encuentra prófugo, posiblemente en México, está acusado de dirigir una red de tráfico de drogas. La madre de ambos, de 67 años ya purga una sentencia de casi siete años detrás de las rejas.

Limón fue acusado de transportar 21 libras de metanfetamina pura a través de la frontera entre EEUU y México en nombre de una organización de narcotráfico vinculada al Cartel de Sinaloa. Además de la sentencia de 63 meses dictada por la juez de distrito de EEUU, Dale S. Fischer, también le ordenó el pago de una multa de $17,500.


Los fiscales dijeron que Edgar Limón, quien también es conocido como alias “L.A.”, “E” y “Sensei”, fue acusado de orquestar depósitos del dinero derivado de la venta de drogas en Memphis, Tennessee, San Francisco, California, Omaha, Nebraska, Phoenix, Arizona y Baldwin Park, California, entre otras áreas.

Limón se declaró culpable el 17 de julio de 2019 de participar en la conspiración de tráfico de drogas y lavado de dinero. Él es uno de los 22 personajes nombrados en la acusación de un gran jurado que les imputó 19 cargos y que se reveló en 2017.

La lista criminal incluyo a su madre, María Ernestina Limón Elenes, de 67 años, sentenciada a casi siete años de prisión federal y descrita por los fiscales como una “facilitadora” de la red de tráfico de metanfetamina, cocaína y heroína de México a EEUU.

La organización almacenaba drogas en “casas de seguridad” en el Valle de San Gabriel, una de las cuales administraba Edgar Limón.

Durante la investigación de escuchas telefónicas de dos años, los miembros de una unidad llamada Los Angeles Strike Force, incautaron narcóticos con un valor aproximado en la calle en Los Ángeles de más de $6 millones. Las confiscaciones incluyeron aproximadamente 290 libras de metanfetamina, 280 libras de cocaína, 30 libras de heroína y 81 libras de marihuana y $1.3 millones en efectivo.

Limón fue uno de los nueve acusados que fueron detenidos de conformidad con la acusación del gran jurado federal de 2017, y es el último de los condenados. Los otros ocho recibieron penas de prisión de hasta 135 meses. Varios acusados siguen prófugos y se cree que se encuentran en México.

Cargando Video...
Captura de El Chapo y el tráfico de drogas en California

Entre junio de 2014 y abril de 2016, hubo un acuerdo entre Limón y sus acusados para distribuir y poseer con la intención de distribuir metanfetamina en el área de Los Ángeles. En un caso, Limón transfirió más de 3 kilogramos de metanfetamina en El Monte, California. Limón también mantenía un escondite en Azusa que servía como punto de distribución de metanfetamina, heroína y cocaína.

En relación con el delito de lavado de dinero, Limón y sus acusados realizaron transacciones financieras en el área de Los Ángeles y en otros lugares con la intención de ocultar y disfrazar la naturaleza del producto del narcotráfico. Limón recibió efectivo que él sabía que era producto de las drogas, y realizó transacciones financieras diseñadas para ocultar los orígenes ilegales del dinero.

El cabecilla de la banda sigue prófugo

Edgar es el hermano de Jeuri Limón Elenes, alias “Prude”, “Rzr”, Fox” y “Royal Nuevo”, el principal acusado que actualmente es prófugo de la justicia y se cree que se encuentra en México.

Para los miembros de una unidad Los Ángeles Strike Force, un equipo de múltiples agencias que incluye agentes del FBI y la Administración de Control de Drogas, así como representantes del Departamento de Seguridad Nacional, de la unidad de investigación criminal del IRS, del Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos y el Departamento de Policía de Azusa y el Departamento de Policía de Azusa fue el primer caso importante de desmantelamiento del tráfico de drogas.

El equipo se formó en 2014 para centrarse en los carteles mexicanos de drogas que basan su distribución de drogas en EEUU en el área metropolitana de Los Ángeles, desmantelar el tráfico de narcóticos y sus actividades relacionadas de lavado de dinero, arrestar y enjuiciar a los líderes y poner un alto a la operatividad de los carteles.

Los otros miembros del grupo delictivo


Otros detenidos incluyeron a Oscar Valdovinos Arredondo, un hombre de Bakersfield, que presuntamente transportaba drogas; otro de Long Beach, Antonio Orozco, alias “El Sr.”, que supuestamente movió narcóticos a través de la frontera entre México y EEUU, y Froilán Villarreal, alias “Del Monte”, cuya casa en la ciudad de El Monte, al este de Los Ángeles, almacenaba grandes cantidades de metanfetamina y cocaína, así como siete armas de fuego ilegales, que los investigadores confiscaron.

La acusación de 19 cargos emitida por un gran jurado federal documentó minuciosamente cómo el grupo usó teléfonos Blackberry y discutió, a menudo en lenguaje codificado, el contrabando de drogas a través de la frontera.

Los investigadores también monitorearon a los acusados cuando supuestamente establecieron entregas de drogas y los comentarios que hicieron después de los arrestos de algunos miembros de la banda criminal.

Una vez en EEUU, las drogas se escondían en casas y apartamentos en las ciudades de Modesto, al sur de Sacramento, y El Monte y Azusa, California, al este de Los Ángeles, donde también se encontraron equipos y bolsas para sellar la droga.

“La acusación y los arrestos de demostraron la capacidad de la fuerza de ataque de llegar a ambos lados de la frontera, impactando el cartel de Sinaloa al interrumpir su cadena de suministro de drogas y neutralizar a los personajes clave en la organización”, dijo el agente especial de la DEA a cargo David J. Downing.

“Enviamos un mensaje a los carteles: no se les permitirá operar libremente en Los Ángeles ni realizar negocios como de costumbre”, dijo Downing.


Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default