null: nullpx
Asesinato de Jovenel Moise

Crece la preocupación en Haití por los intentos de sabotear la investigación sobre el magnicidio

Casi un mes después del asesinato de Jovenel Moïse defensores de derechos humanos y observadores internacionales afirman que la investigación se ha convertido en una confusa red de acusaciones y negaciones. A pesar a la ayuda del FBI muchos están perdiendo la fe en que la verdad salga a la luz. (Read in English)
3 Ago 2021 – 12:58 PM EDT
Comparte
El Director General de la Policía de Haití, Leon Charles, camina por las calles después de una conferencia de prensa en Cap-Haitien, el 22 de julio de 2021. Crédito: Valerie Baeriswyl/AFP via Getty Images

A pesar de las más de 40 detenciones realizadas por la policía, no se han presentado cargos formales contra ninguno de los sospechosos del asesinato de tipo mafioso del presidente Jovenel Moïse, y se acumulan las denuncias de violaciones de las garantías procesales, incluido el acceso a la representación legal de los detenidos.

Los fallos en la investigación hacen que algunos observadores teman que pueda crear aún más tensión en esta nación políticamente inestable y plagada de bandas armadas que controlan amplias zonas del país.

Se han denunciado varias amenazas contra los funcionarios judiciales que llevan el caso y hasta ahora no se ha revelado ningún autor intelectual ni ningún motivo, a pesar de la ayuda experta de los agentes estadounidenses del FBI y de Homeland Security Investigations (HSI), que se han negado a comentar sus avances.

"Esperamos que la investigación no se eternice", dijo Jacky Lumarque, rector de la Universidad Quisqueya de Puerto Príncipe, durante un foro en línea organizado por el Diálogo Interamericano en Washington. "También esperamos que la ayuda del FBI en la investigación marque la diferencia... No hay que subestimar la necesidad de justicia ni la rabia del pueblo ante la injusticia", añadió.

Algunos de los líderes de las pandillas han amenazado con la violencia si los culpables no son llevados rápidamente ante la justicia. La casa en la playa de uno de los sospechosos ya fue saqueada y quemada.

Moïse recibió 12 disparos en su dormitorio después de que unos hombres armados entraran en su residencia oficial en la madrugada del 7 de julio, hiriendo también a su esposa.

Manipulación de pruebas

Según la legislación haitiana, los sospechosos deben ser acusados en un plazo de 48 horas o puestos en libertad, y el hecho de no hacerlo podría obstaculizar cualquier juicio futuro. También se ha denunciado la manipulación de pruebas antes de que los investigadores pudieran llegar a la escena del crimen.

A pesar de la presencia de cámaras de seguridad y de varios testigos, entre ellos el propio equipo de seguridad del presidente, las autoridades investigadoras no han revelado la identidad de los pistoleros de habla hispana.

Entre los detenidos se encuentran 18 colombianos -en su mayoría ex soldados- acusados de haber sido contratados para llevar a cabo el asesinato, dos de los jefes de seguridad del presidente, un pastor evangélico que reside en Florida y un ex policía haitiano convertido en informante de la DEA.

La policía busca a otros sospechosos, entre ellos un ex senador, un funcionario del Ministerio de Justicia, un magistrado de la Corte Suprema y un narcotraficante que también era informante de la DEA.

Otros tres colombianos fueron abatidos por la policía haitiana cuando se daban a la fuga.

Cargando Video...
FBI hace varios allanamientos en el sur de Florida relacionados aparentemente con muerte del presidente de Haití

El viernes, el gobierno colombiano pidió a Haití que respete los derechos legales de sus ciudadanos colombianos y que se asegure de que reciben atención médica.

Falta de capacidad, ausencia de recursos

"La falta de capacidad de investigación, la ausencia de recursos y la probable implicación de las fuerzas de seguridad y los funcionarios del gobierno hacen que esta sea una red increíblemente difícil de desenredar", dijo a Univision Noticias Luis Moreno, exembajador interino de Estados Unidos en Haití.

"Existe la posibilidad de que haya vínculos con la droga y, sin duda, con la corrupción. Sin una comisión internacional con algo de fuerza, no veo que la investigación vaya muy lejos", añadió.

Preguntado sobre la preocupación por el estado de las investigaciones, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo a Univision Noticias que el gobierno de Joe Biden estaba centrado "en ayudar al gobierno haitiano con la investigación... determinar quién es culpable, y apoyar al gobierno haitiano en su intento de hacer que los responsables rindan cuentas".

"El pueblo haitiano merece justicia por el asesinato del presidente. La rendición de cuentas de los autores sería un factor importante para fortalecer el Estado de derecho y las instituciones democráticas de Haití", añade la declaración.

Tribunal Especial

El gobierno haitiano ha pedido que las tropas estadounidenses ayuden a proporcionar estabilidad durante la investigación, a lo que el gobierno de Biden se ha resistido.

Algunos haitianos, entre ellos la viuda de Moïse, Martine Moïse, han pedido la creación de un Tribunal Especial de las Naciones Unidas que se encargue de la investigación, similar al que se llevó a cabo en Líbano tras el asesinato del primer ministro Rafik Hariri en 2005.


"Se necesita urgentemente reforzar la investigación", declaró vía telefónica a Univision Noticia Bianca Shinn-Desras, defensora de la justicia social casada con Simon Desras, expresidente del Senado haitiano y actual ministro de Planificación y Cooperación Exterior.

También dijo que los gobiernos de Haití y Estados Unidos deben compartir más información sobre la investigación para tranquilizar a la opinión pública. "El pueblo haitiano merece una investigación adecuada. Nunca la han visto y no saben cómo es una verdadera investigación ética", dijo.

Pero, a diferencia de las investigaciones estadounidenses, como la del asalto al Capitolio del 6 de enero, que suelen ser exhaustivas y minuciosas, y a menudo duran meses, es difícil pedir paciencia a los haitianos tras el asesinato del presidente.

"Dicen que se necesitará tiempo. Pero cuando los haitianos escuchan tiempo piensan que nunca se resolverá", dijo recordando las investigaciones anteriores, que nunca identificaron a los culpables.

Cargando Video...
Disparos, bloqueos de calles y protestas civiles, así se vivió el funeral del presidente de Haití

Poder judicial no funciona

A pesar de los años de formación y asistencia financiera internacional, el poder judicial de Haití sigue siendo la "institución que funciona peor" del país, según la evaluación anual del gobierno de Estados Unidos sobre la aplicación de la ley.

El informe anual del Departamento de Estado sobre los derechos humanos en Haití, publicado en marzo, concluyó que el poder judicial estaba "sujeto a la corrupción y a la influencia externa". También señalaba que "el gobierno rara vez tomaba medidas para procesar a los funcionarios del gobierno y de las fuerzas del orden acusados de cometer abusos".

La impunidad también se debía a la escasa formación y a la falta de profesionalidad de la policía, así como a "elementos deshonestos dentro del cuerpo de policía que supuestamente tienen conexiones con bandas".

"No tengo ninguna confianza. El poder judicial es muy corrupto y no me fío de la policía", dijo Pierre Espérance, director de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH). El caso debería haber pasado ya por un juez de instrucción y haber presentado cargos formales, dijo.

"El poder judicial está tardando demasiado. Al ritmo que van tardarán meses", añadió, señalando que todas las declaraciones de los testigos se toman por escrito antes de pasarlas a máquina.

Tela de araña

Teniendo en cuenta estas preocupaciones, no es de extrañar que la investigación de Moïse se vea obstaculizada por las amenazas y la intimidación, lo que hace aún más difícil ver a través de la confusa tela de araña de acusaciones y negaciones de la policía haitiana y de algunos de los sospechosos.

Espérance ha dicho que algunos funcionarios judiciales se han visto obligados a esconderse diciendo que sus vidas estaban amenazadas si no falsificaban pruebas para proteger a algunos sospechosos e implicar a otros.

También se les impidió llegar a la escena del crimen después de que la policía estableciera un perímetro alrededor de la residencia durante varias horas, y posteriormente se les negó el acceso al vídeo de vigilancia de la residencia presidencial.

Entre los escondidos se encuentra Carl Henry Destin, el juez de paz que documentó oficialmente la residencia y el cadáver de Moïse horas después del tiroteo.

La Asociación Nacional de Secretarios Judiciales de Haití publicó una carta abierta en la que afirma que dos secretarios, Marcelin Valentin y Waky Philostene, implicados en la investigación fueron "objeto de graves amenazas de muerte en el ejercicio de sus funciones". En ella se pide al Ministerio de Justicia que garantice su protección.

"Waky, te han dicho que dejes de ir a registrar las casas de la gente en el caso del asesinato del presidente y te has negado", decía una de las amenazas dirigidas a Philostene, según los documentos oficiales. "Te han dicho que saques dos nombres y te has negado, te estamos vigilando", añadía.

Según la denuncia oficial, uno de los que envió las comunicaciones intomidatorias exigió información sobre la investigación y amenazó a Valentin con la muerte si se negaba a implicar a dos destacados haitianos -Reginald Boulos, empresario, y Youri Latortue, político- insertando sus nombres en las declaraciones de los sospechosos detenidos.

Tras la negativa de Valentin, dijo, empezó a recibir amenazas de muerte.

"Puedes esperar una bala en la cabeza"

"Abogado, puedes esperar una bala en la cabeza", rezaba un mensaje de texto recibido por Valentin, según una denuncia formal que presentó ante la fiscalía.

Esperance añadió que algunos posibles sospechosos -incluidos los guardias presidenciales presentes en el momento del asesinato- no han sido llamados a interrogatorio por la Policía Judicial ni por la Fiscalía.

Al menos 14 altos cargos de la policía han sido sometidos a órdenes administrativas para restringir sus movimientos e impedirles salir del país. Pero sólo dos han sido detenidos formalmente.

Peor aún, más de cuarenta policías de la Unidad de Seguridad General del Palacio Nacional (USGPN), agentes del Equipo CAT y del Equipo SWAT, posibles testigos del asesinato de Moïse, estarían desaparecidos, según Esperance.

Primera dama duda de la investigación

Los críticos de la investigación afirman que ninguno de los detenidos parece haber tenido los medios para financiar el complot por su cuenta. La ex primera dama, Martine Moïse, concedió el domingo una entrevista a la CNN en la que afirmó que creía que debía haber un cerebro detrás de todo esto que diera las órdenes y pusiera el dinero para la operación.

Dijo que no podía entender cómo un pequeño grupo de asesinos pudo burlar a los 40 miembros de seguridad apostados en la casa del presidente esa noche. Ninguno de ellos resultó muerto o herido en el atentado.

Culpa a los miembros de la élite empresarial del país que se molestaron después de que Moïse cancelara algunos contratos lucrativos, mientras que otros creen que pueden haber sido los intereses del narcotráfico.

"Hay gente poderosa en Haití. Y debido a su poder, no estoy segura de que la investigación actual pueda encontrar respuestas", dijo a CNN en una entrevista el domingo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default